Dame Argo, Nauta

-Bueno packager, ¿cómo va todo?

-Bien, señor director.

-Bien no, per-fec-to. Todo tiene que ser perfecto. Nuestro sello se caracteriza por la excelente calidad e inmejorable factura de sus lanzamientos audiovisuales. Sólo los más altos estándares son admisibles para nuestra selecta clientela. Toma, firma aquí la prórroga de otras 6 horas de tu contrato de becario.

-Gracias, señor director.

-No te quejarás, otro cranch e igual acabas trabajando un dia entero, malandrín. Bueno, vengo a hacer el cualiti controul. ¿Cuál es nuestro próximo producto estrella?

-Una de Viernes 13. Aquí tiene la ficha.

-Hmmm…  Ah sí, ya me acuerdo.”Jason y los Argonautas”. Esta debe ser en la que sale Freddy Krueger. Te traje personalmente la ilustración para la portada. La hizo mi sobrun artista reconocido internacionalmente. ¡Sólo la mejor calidad! Además mi sobrel artista reconocido internacionalmente siguió fielmente mis instrucciones de dejar un espacio reservado para que superpusieras el título. Te ha venido bien ¿verdad, packager?

-La verdad, señor director, no mucho.

-¿N-no…?

-No, verá, el espacio lo ha dejado pero muy mal distribuido. Mire mire…

…no ha habido manera de tapar todas las cabezas del bicho. ¿Lo ve?

-Vaya…

-Es que claro, así no hay manera.

-No, no la hay. Hablaré con mi sobrel artista reconocido internacionalmente. ¿Y el texto de la contraportada? ¿Ya has hecho las correciones?

-Sí, aquí tiene el texto definitivo maquetado.

-¡Oh Dios mio! ¡Esto es intolerable! ¡INTOLERABLE!

-¿Qué? ¿¿¿QUÉ???

-Debería darte vergüenza, packager. Mira aquí: ERA se escribe sin HACHE. “Era reina de los dioses” ¡Si es de puro sentido común!

-Ha sido un fallo mínimo… un error infintesimal…

-Anda anda, vete a modificar los fotolitos. Menos mal que pasaba yo por aquí para controlar la calidad.

-No contaba con su astucia. señor director.

-No es astucia, packager, es experiencia. Años y años. Una carrera plagada de éxitos desde aquella primera y ya lejana…

…edición de Promesas del Este…

The Hollywood Meme

El retorno académico ya está aquí, bien porque tengas exámenes -que, asumiendo la media de edad de los lectores de cómics, será más probablemente porque los estás poniendo o corrigiendo que porque te toque responderlos- o porque veas acercarse inexorablemente la Vuelta al loquesea.

Precisamente este, el de los Libros de Texto y todas esas locuras, es el mejor momento para hablar de un libro fundamentalmente académico:

Ahí lo tenéis, The Hollywood Meme de Iain Robert Smith. Un repaso por varios ejemplos de películas que ‘adaptan’ ideas extranjeras no desde un punto de visto sencillo del exploit -y, desde luego, sin contar con los permisos correspondientes- sino buscando sacar algo de su éxito.

Bien porque adaptan la historia a la realidad nacional del sitio en cuestión o porque consideran que es más sencillo para ellos que la gente conozca a los personajes tengan o no que ver con lo que realmente eran en origen (algo así como las películas de DC, vaya). Lo hace en unas 150 páginas de texto y 27 más entre bibliografía e índices.

Por supuesto, que él haga eso para estudiar la globalización cinematográfica y el tránsito de ideas no significa que nosotros no podamos aprovechar para barrer para casa. ¡Vamos a sacar las películas elegidas!

IRS decide centrarse en tres países y tres periodos para que sea todo más sencillo: Turquía entre 1970 y 1982, Filipinas entre 1978 y 1994 e India entre 1998 y 2010. Cada uno de los países y periodos tienen su motivo, pero para descubrirlos os toca comprar y leer el libro, que yo estoy aquí para lo que estoy. ¡Las películas!

Turquía (1970 – 1982)

Tras el periodo de esplendor del Yeşilçam la llegada de la televisión supuso un duro competidor para la industria cinematográfica turca, de manera que tuvieron que buscar maneras de ofrecer un entretenimiento barato y que recordara las producciones extranjeras (estadounidenses fundamentalmente) que se les ofrecía. Es decir:

3 Dev Adam (1973)

 

El ejemplo turco sirve para entender la manera peculiar de hacer que funcionara las cosas en aquel momento y país. No se está copiando más que la iconografía y los propios personajes reconocen durante la película que no son los originales. Pero eso da lo mismo porque aquí para lo que están es para atraer al público. Y teniendo en cuenta la popularidad -o fama/ infamia- está claro que lo lograron.

Turist Ömer Uzay Yolunda (1974)

 

Sí, es Star Trek. La serie. Pero no se trata de replicarla sino de parodiarla. Dentro de la serie de películas de Turist Ömer -que podríamos encuadrar entre las películas de Paco Martínez Soria, Cantinflas y Esteso/Pajares, todo a la vez- sirve para parodiar esa ciencia ficción a la americana (el tema central es uno de los capítulos de la serie a la que meten pegotes de otros para alargarla) para poder expandir los lugares a los que este turista puede acceder. Y, de paso, lanzar un mensaje de concordia, o algo.

Şeytan (1974)


Por contra su versión de El Exorcista tenía todo el sentido del mundo: Adaptar los entornos y valores de la película original a la realidad islámica turca. Si, casualmente, se rascan unos duros… pues eso que se llevan. [En España lograron mover las cosas para que la película Exorcismo se estrenara dos meses antes que El Exorcista, que no se diga que estas ideas las tienen solo fuera.]

Dünyayi Kurtaran Adam (1982)

 

En el caso de esta última ya es un punto más complicado. Porque no es tanto que decidieran rehacer La guerra de las galaxias a su gusto, simplemente necesitaban escenas con efectos especiales y, mira, esas parecía que no las estaba usando nadie. Así que estas adaptaciones pueden ser también una manera sencilla de ahorrarse pasta no solo de guionistas.

Filipinas (1978 – 1994)

En el caso filipino se nota sobre todo la mano de haber pasado a ser dominio estadounidense tras el colonialismo español. Vamos, que tienen un cacao de impresión. Y, sobre todo, tienen muy claro lo que quieren imitar y por dónde hacerlo.

Dynamite Johnson (1978)

Por extraño que suene este es el tercer producto de una serie que comenzara The Bionic Boy y Cleopatra Wong, acercamientos más o menos obvios a El Hombre de los Seis Millones de Dólares y Cleopatra Jones. Así que por un lado montaba una secuela para ambos títulos y su personajes centrales mientras que por el otro procuran crear una obra que puedan exportar. Algo que quedará incluso más claro con

For Y’ur Height Only (1981)

Porque si los espías están de moda y James Bond es el más conocido de ellos nada mejor que hacer una versión. Una versión que cuente como parodia para sortear todos esos molestos problemas legales para la exportación.

Alyas Batman en Robin (1993)

Por contra, cuando se esté trabajando para los consumidores interiores no hay problema en reformular -canciones incluidas- éxitos icónicos que poder ofrecer a un público que conozca casi tan bien a los actores originales como a aquello que homenajean. -Sin contar con que el exploit de Batman podría considerarse casi como un género en si mismo en Filipinas, hasta el punto de que con este mismo título hay una película anterior que nada tiene que ver con esta-.

Darna: Ang Pagbabalik (1994)

Ya sabéis que aquí somos muy fanes de Darna. Tanto que cualquier día le dedicamos una entrada. Y es que este personaje de comic, perdón, de komik es probablemente uno de los más famosos del país, con una quincena de adaptaciones cinematográficas además de series de televisión, obras teatrales y más. De ahí que lo que originalmente pudiera considerarse como un personaje creado desde Wonder Woman y el Capitán Marvel adquiriera un puesto de icono del país. Que, sin embargo, no dudara en asumir ideas y señas que no están en los komik, como los brazaletes-detiene-balas que aunque sacados de Wonder Woman son rápidamente asumidos por los espectadores. Porque a los crecidos con un mito propio les parece que el suyo es el original.  [No sé de qué Botones Sacarino me estáis hablando, la verdad.]

India (1998 – 2010)

Las particularidades de India son tantas que su propia manera de funcionar es distinta de las dos anteriores. Frente a la imitación para lograr consumo interno de Turquía y la imitación por asimilación interna o por deseo de exportación de Filipinas aquí tenemos una situación completamente distinta. India es un país con dos grandes excepcionalidades, la primera es que hablamos de una industria enormísima que en número globales superaría a la estadounidense pero que en realidad está muy fragmentada interiormente. La diversidad de regiones y -sobre todo- idiomas hace que aunque la industria en hindi sea la más conocida no son menos importantes las del tamil, telugu o kannada entre más de una docena de idiomas que produce más de una docena de filmes al año y con aún otra docena de idiomas que van produciendo alguna película durante el año. En un mercado tan fragmentado como este no es extraño que unas filmografías copien a las otras y los remakes internos sean realidad cotidiana. La segunda es que el cine anglosajón perdió su preminencia en cuanto se prohibió la exhibición de películas dobladas tras la independencia del país. De esa manera los modos e historias del mudo y de los inicios del sonoro eran notablemente populares, pero a partir de los cincuenta se dio paso a una particular relación. Obras y personal técnico y artístico estadounidense eran desconocidos y, sin embargo…

Koi… Mil Gaya (2003)

 

A partir de 1998 hubo un aperturismo cinematográfico indio, con vistas a vender fuera del país y a dejar que entraran algunos de fuera. Pero lo que no cambió fue la manera en la que influían las películas extranjeras: Dando ideas. -Sí, es un eufemismo-. Puede que en India no interesara demasiado películas extranjeras como ET pero esa sería una de las referencias de esta película, junto con otras que van de La guerra de las galaxias a Encuentros en la tercera fase o de Charly a Contact, además de tirar de la mitología hindú y un poco de lo que se metiera por medio. Por supuesto lo importante fue seguir respetando el método que dicen que tienen los superéxitos comerciales indios -el Masala– adaptando a su realidad todas esas influencias, y a la vez aprovechar esa apertura para contratar a profesionales extranjeros especializados en este caso, y como ejemplo, en efectos especiales. Que les permitiera iniciar su propia saga superheróica. A partir de la segunda adoptaron el nombre de ella: Krrish, y ya llevan cuatro películas.  De hecho, creo que la podéis encontrar en vuestro proveedor de contenidos digitales legales favorito.

Sarkar (2005)

En otras ocasiones la evolución lleva a tomar decisiones inesperadas. O casi inesperadas. Por ejemplo, para adaptar El Padrino decidieron prescindir de las canciones. Una lástima, porque aquí sí que daba ganas de ver lo que harían, pero precisamente para conservar la seriedad decidieron perderlas. Quién les entiende… En cualquier caso la ruptura con la norma cinematográfica servía para demostrar la versatilidad de la industria.

Heyy Babyy (2007)

En otras ocasiones, como esta, la adaptación de una adaptación -al fin y al cabo el original es la película francesa Tres solteros y un biberón, aunque al final fuera más conocida la versión estadounidense Tres hombres y un bebé–  que lo que hace es cambiar el discurso social de la original para adaptarlo a su propia realidad. O, al menos, a aquella realidad mayoritaria que quiere vender/adaptar.

Ghajini (2008)

 

Por supuesto luego llega el momento de rizar el rizo. En este caso la película aseguraba no ser una copia de Memento sino de otra película india tamil del mismo nombre. En cualquier caso, consideraban que el original era muy soso así que metieron varias historias secundarias, canciones incluidas, entre las que destaca la relación romántica con forma de comedia romántica contada en flashback del protagonista con su nova.  Claro que como lo siguiente que cambian es la forma de organizar la película, haciendo que se cuente hacia delante en lugar de hacia atrás como en el original. Ya os decía que lo que les interesa no es hacer una copia y comercializarla o atraer a espectadores usando elementos reconocibles sino sacar ideas. Y luego ya con ellas hacer lo que les da la gana, claro.

Quizá por eso es por lo que han tardado menos en saltar hacia ellos las productoras con acusaciones de plagio. Eh, la globalización también sirve para que ellos se enteren.

Por supuesto en el libro se mencionan muchas otras películas y se sugieren también documentales sobre el tema como Remake, Remix, Rip-Off o Mondo Macabro: Weird & Wonderful Cinema around the World pero ese es, de nuevo, otro asunto.

A nosotros… Bueno… A mí me vale con haber usado el mismo para rellenar un posteo y para recomendaros, de paso, este The Hollywood Meme. Aunque sea porque demuestra como pocos textos las múltiples posibilidades que existen para el homenaje.

N’AVIV SAL SENOICATPADA SELANOICANSNART!!!

 

Candela en el Viento

Hoy se cumple el aniversario de la pérdida de una de las figuras más trascendentales de la historia reciente. Una pieza clave para entender la segunda mitad del siglo XX™.

Dentro video.

Diana de Gales se ha ganado por derecho propio un lugar en el Panteón de la Historia™. Entre sus muchos logros se cuentan casi CASI coprotagonizar una etapa de X-Tatix…

…un cameo en Jenny Sparks: the Secret History of the Authority…

…y por último, pero no menos importante, que los títulos de crédito de Un Hombre Lobo Americano en Londres le felicitaran por su matrimonio.

Pero no todo era gozo y oropel en la vida de aquella que hemos conocido como Lady Di. Todo lo contrario. A pesar de los buenos augurios que suponen que John Landis te felicite por el evento su matrimonio, sorprendentemente, terminó en desastre y su vida en una espiral de infelicidad que desembocó en su trágica muerte.

¿O no…?

Acosada por la prensa rosa y los tabloides. Odiada por el populacho británico por mantener una relación con un ciudadano de origen árabe. Quizá incluso embarazada de él con las complicaciones que hubiera podido ello implicar para la línea sucesoria al trono del Reino Unido. No es de extrañar que muchos piensen [citation needed] que Diana de Gales fingió su propia muerte.

Que organizó a una complicada charada…

…para simular su óbito de la manera más pública y notoria posible…

…con el objetivo de ser finalmente libre…

…y poder vivir el resto de sus dias del dinero que tenía convenientemente guardado en Suiza…

…junto a su amor.

A los detractores de esta teoría les gusta señalar sus puntos débiles. Como por ejemplo que resulta inconcebible que una princesa de la realeza europea tenga cuentas secretas en Suiza. Pero su preferido es que recuerda sospechosamente la trama de la película de 1986 F/X (Spanish Title: FX Efectos Mortales).

Y que no hay nada que los conecte. Nada que relacione a Lady Diana de Gales con la pelíclua que describe detalladamente los esfuerzos de una figura pública por desaparecer sin dejar rastro. Nada que explique cómo podría haberse inspirado en esa trama ficticia para diseñar su desaparición.

No es como si, no sé, como si uno de los dos productores…

…fuera Dodi Fayed, su pareja y la otra persona que falleció aquella noche en París.

¿O no…?

Dentro video.

 

No Da Más

Hoy no hay nadie. Quiero decir, no parece que nadie vaya a estar leyendo. Así que podría escribir cualquier cosa.

Podría, por ejemplo, reutilizar un post antiguo, o toda una serie de ellos, crear una cadena de tuits y plantarla aquí.

Aunque, en realidad, con poner el primero vale.

 

También podríamos poner alguna cosa que quisiéramos promocionar un poco, que la gente sepa. Por ejemplo, este libro:

¿Que cómo voy a poder justificar ponerlo aquí?

Por favor, como si alguna vez hubiera hecho falta. Pero, por supuesto…

¿no creeríais que no había telefilme de superhéroes?

Más incluso que esas.

Pero con todo y eso, al final la actualidad manda así que habrá que acabar con el Capitán América bueno, el que vio lo que hizo su presidente y se marchó.

 

Tuiteando en julio

¡El colmo de la jeta! Este mes en vez de colaros un post de reposiciones veraniegas voy a separarlas para rellenar dos. ¡Aquí está el de mi Tuiter!

La Fuga de Logan

Entre las miles de respuestas que ha desencadenado mi post de la semana pasada una se ha repetido incesantemente: la sorpresa ante la incorporación de Bruce Willis al Universo Cinético Marvel™.

Y no debería puesto que Vengadores: Guerra que No se Acaba no va a ser la primera vez que el ex de Demi Moore se mete en la piel de un personaje de la Casa de las Ideas, no señor. De hecho su anterior incursión fué un rotundo éxito de crítica y público.

Como muchos ya habreis supuesto me refiero a ese reciente filme cuyo título empieza por “Lo

Que transcurre en un futuro cercano en el que una parte de la población posee poderes mutantes…

…cuyo protagonista, incidentalmente, tiene experiencia con viajes en el tiempo…

…y que debe enfrentarse a una organización de malhechores…

…atrincherado en una remota granja…

…para salvaguardar una joven vida mutante decisiva para el futuro…

…y morir heroicamente enseñándole una valiosa lección vital que…

Ay mecachis, se me ha vuelto a estropear el becario. ¿No os da rabia cuando eso pasa? Menos mal que ahora vienen en cajas de doce. Disculpadme un momento mientras lo recambio.

Ahora.

A ver…

Como muchos ya habreis supuesto me refiero a ese reciente filme cuyo título empieza por “Lo

Que transcurre en un futuro cercano en el que una parte de la población posee poderes mutantes…

…cuyo protagonista, incidentalmente, tiene experiencia con viajes en el tiempo…

…y que debe enfrentarse a una organización de malhechores…

…atrincherado en una remota granja…

…para salvaguardar una joven vida mutante decisiva para el futuro…

 

…y morir heroicamente enseñándole una valiosa lección vital que…

…cambie el inminente devenir de su especie y de la raza humana.

Yo siempre lo supe. ¿Sabeis por qué?

Por los niños.

Ellos lo sabían.

Ellos me decían…

Todo esto ha pasado antes y volverá a pasar, Nick…

 

Ragna Rock

De entre la Ámplia Panoplia de Novedades™ que nos tenía reservada la Convención de San Diego (o, usando su nombre informático, la SDCC) ha destacado por derecho propio el anuncio en primicia de la primera película protagonizada por un superheroe negro.

Eh, quiero decir basada en un cómic.

Bueno, sin contar personajes de editoriales pequeñas e independientes, claro.

La primera de un superheroe negro de la MARVEL ¿vale?

Del presente y actual Universo Cinético Marvel ¿OK?

PERO EN PELÍCULA, NO EN NETFILX, NETFLIX CACA, NTEFLIX EL MAL, QUE LO DICEN ALMODOVAR Y NOLAN

Algunos podrían pensar que ya era hora de que un proyecto de tales características llegara a la pantalla grande pero en realidad ha nacido en el momento adecuado. Hace años la responsabilidad de dirigir la película de la Pantera Negra habría recaido en un director norteamericano blanco y protestante que no tuviera el más mínimo atisbo de la sensibilidad cultural de un personaje negro y africano. Sin embargo hoy en día podemos afirmar orgullosos que las riendas directoriales las lleva un norteamericano negro y protestante que lo sabe todo de la sensibilidad cultural de un personaje negro y norteamericano.

Pero no todas las novedades cinéticas marvelianas son del color del ébano de color no-blanco. También hemos podido contemplar ese cartel cinematográfico que le debe tanto al arte y el estilo de Alex Ross.

No, perdón, queria decir “cartel cinematográfico que le debe tanto al arte y el estilo de Alex Ross de una película que alguien REALMENTE tenga ganas de ver (y no cuenta “ver para echarse unas risas”)

Ahora. Y es q…

¿Uatu? Sigue pasando.

Medusa elevada a reina de los Inhumanos. Rayo Negro exiliado. La Tierra barrida por una ola de nieblas terrígenas que ha dotado de superpod…

¡Ahora no, X-57! Joder qué cansino eres, no me extraña que tu padre se suicidara. Y aquí no me llames “Uatu” coño, que se supone que estoy muerto.

¿Por dónde ibAH SÍ… Que no sólo hemos tenido un nuevo poster de Thor Ragnarok sino un nuevo trailer que nos ha permitido una visión más clara de El Ejecutor.

Pocos personajes tan queridos y recordados como el hace años fallecido el mes que viene resucitado Skurge. Y su presentación, además, supone la incorporación de Karl Urban al extenso reparto del Universo Cinético Marvel con todo lo que ello implica.

Ya sabeis.

Las risas de ver en qué otras películas se han ido encontrando.

Y podemos decir que pocos actores estaban predestinados a unirse a la Casa de las Ideas™ como Urban quien, aparte de haber compartido pantalla con Hela…

…fue donde nadie había ido antes en la TNyTD Star Trek junto a Chris Pine, el hijo de Thor…

…conspiró contra Groot en Las Crónicas de Riddick…

…y en Red se enfrentó Bruce Willis…

…quien, como también se ha revelado en la SDCC, va a interpretar nada más y nada menos…

…que al mismísimo Thanos…

BONUS TRACK: “Estoy reuniendo un equipo” son las familiares palabras que recita Thor en el trailer. Y una imagen del mismo nos da la pista definitiva de a qué equipo se refiere.

Hulk, un campeón cósmico, la Valkiria, el mago…

Hasta el más casual y ocasional lector Marvel sabe inmediatamente que estamos hablando de…

…cualquier equipo que NO sea Los Defensores.

¿Quizá los Campeones…?

 

 

Un superhéroe de bigotes.

La cosa empieza con la enésima bronca de DC/Warner a cuenta de esa película que ya lleva como tres versiones y van a por la cuarta. La JLA.

Porque, claro, el problema es que como esto es poco menos que una piedra en el camino le enseñó que su destino era rodar y rodar. Rodar y rodar.

De modo que interfiere en otros rodajes -porque a estas alturas los actores se han buscado otros trabajos, excepto Ben Affleck que se ha buscado una alias- resulta que Cavill, que interpreta a alguien que nos diremos quién es porque es una sorpresa. De esas que te dan cuando en una fiesta aparece un pastel enorme y piensas “Oh, vaya, me pregunto si hay alguien dentro y si entró antes o después de que lo metieran en el horno”. Cavill, decía, está rodando otra película. En la que lleva bigote. Y entonces…

 

Lo primero que uno pensaría es que lo lógico es que se pase esas escenas oliendo flores, comiendo un perrito caliente, leyendo un periódico, bebiendo café y todas esas cosas perfectamente normales.

Lo segundo es que todo esto ya lo vio venir Marvel. Vale, quizá no Marvel pero si Disney. Porque ya sabéis que nunca fue fructífera la relación de los superhéroes y el cine. Pese a lo cuál el Disney Channel realizó en el año 2000 un telefilme llamado

UP, UP, AND AWAY.

¿Queréis echar un ojo a una de sus escenas?

¿Qué queréis que os diga?

Todo esto ha pasado antes…

 

Alien Voló sobre el Nido del Cuco

Pocas artes tan importantes y al mismo tiempo delicadas como la del marketing. Parafraseando a un conocido editor de periódico, el marketing puede hundir películas y derribar a directores de estudio. No importa que tu film sea una obra cumbre llamada a cambiar el devenir del séptimo arte si nadie va a verla. Tampoco importa que sea un infumable bodrio sólo reivindicable por columnistas de suplemento cultureta si la gente acude en masa el primer fin de semana.

Como el milagro geológico que crea los diamantes, el marketing consiste en la presión adecuada ejercida durante el tiempo correcto. Decenas de decisiones continuas que concatenan una sinergia un networking entre un público teórico y un producto todavía inmaterializado. ¿Metemos todavía más colores en las fotos de Wonder Woman para que quede claro que no tiene NADA que ver con Batman v Superman? ¿Ya es seguro decir que el director de Múltiple es “el creador de El Sexto Sentido” o seguimos ocultándolo como cuando Avatar? ¿Cuánto Iron Man podemos meter en las promos de Spider-Man: Casaviniendo sin que la Marvel quiera cobrarnos un extra extra?

Más interesante todavía resulta el estudio de los diferentes acercamienapproachs que toma el marketing para adecuar un producto a distintos mercadosmarkets. Resultaba notable en el sistema publicitario y distribuidor europeo hasta que, a lo largo de los 90, las meillors norteamericanas impusieron la aburrida homogeneidad que reina hoy en día pero los Emergentes Mercados Asiáticos™ han tomado el relevo con envidiable pasión y arrollador entusiasmo.

Tomemos como ejemplo la muy reciente Alien: Condemor. En los mercados occidentales la campaña se ha centrado dejar patentemente claras dos ideas fundamentales.

Una: QUE SÍ, PUTOS FRIKIS, QUE SALE EL BICHO ¿CONTENTOS? ¿EH?

Y dos: esto da miedo Del De Verdad™, esto es terror serio de sitios oscuros en que no se ve nada por los que deambula gente lloriqueando acojonada. De hecho hemos dedicado tanto esfuerzo a hacerla terrorífica que no nos ha quedado tiempo para ponerles armas del futuro y les hemos encasquetado lo primero que hemos pillado en atrezzo.

No está mal para los gustos y costumbres del público occidental. Pero no para el de Corea del Sur.

Hablamos de una nación que lleva décadas existiendo en un permanente estado de pre-guerra. De una cultura cuya marcialidad rivaliza con la de sus convecinos chinos y japoneses. A una gente que te hace Train to Busan no les metes en la sala donde ponen tu película a base de nostalgias ochenteras o moñeces de cine club.

No. Les tienes que explicar que Alien: Condemor es LA CAÑA, una inacabable balasera en la que heroicos y sacrificados humanos masacran oleada tras oleada de Chicos Malos de Ripley™

Y qué mejor manera de hacerlo que plagiahomejaeando la carátula de un juego de PC de calidad narrativa y lúdica ciertamente parejas a la de la cinta de Scott.

Pero no todos los asiáticos son iguales (a pesar de lo que Pablo Motos piense) y el de Japón es un mundo completamente diferente tanto al occidental como al coreano. Allí los bichos de dos metros de alto y seis hileras de dientes son cuquis mascotas en las series infantiles cuando no pokemones que cazar en la esquina de tu casa. Lo que les da miedo de verdad son niños en pantalón corto que se asoman a tu ducha y chicas de pelo largo haciendo extreme yoga. Y del tema violento-militar mejor no hablar, que les soltaron dos bombas hace más de medio siglo y todavía siguien tirándose de los pelos por ello.

Por eso en el País del Sol Naciente™…

…creen que Alien: Condemor es una mística parábola ecologista sobre el equilibrio budista y la coexistencia interespecies.

Luego está Tailandia, claro.

Como sabe todo aquel que haya visto algún Ong Bak o se haya topado con algún The Raid los tailandeses no se andan con chorradas. En Tailandia no existe el cine de terror porque el concepto de algo que no se pueda resolver a hostias les es completamente inconcebible. Tampoco, y por el mismo motivo, los whudunnit, los cyberthrillers o las comedias románticas, pero no divaguemos.

El caso es que no les puedes vender Alien: Condemor a los tailandeses…

…a menos que les asegures un brutal y salvaje duelo de Alien vs AndroiPersona Artificial.

Y en fin, tenemos que hablar de China.

Seguimos teniendo la imagen de un cine chino protagonizado por monjes calvos repartiendo patadas. Y nada más lejos de la realidad. Cierto, su cinematografía abarca las artes marciales pero, igual que Zhang Yimou es capaz de dirigir un Sorgo Rojo y luego un La Casa de las Dagas Voladoras, las audiencias chinas también comen de todo.

No, estoy hablando sólo a nivel cinematográfico.

Y si no puedes tentarles con un festival de hostias porque están más que acostumbrados…

…hazlo prometiéndoles un agridulce y sentimental melodrama de Wong Kar Wai…

 

Bring it Black (Scorpion)

Creo que a lo largo de los años hemos hablado varias veces de Black Scorpion pero nunca nos hemos detenido a dedicarle un bien merecido posteo, así que vamos a ello.

“And you know, this isn’t brain surgery. But I’ve always tried to be one jump ahead.”

“If I can’t be one jump ahead, then I try to be no more than one jump behind.”

Roger Corman es el principio, el final y el relleno de una enorme cantidad de historias. Incluyendo a esta. A principio de los años noventa habían pasado dos cosas -tres si contamos Image-, uno fue el éxitazo de Batman, que se convirtió en la película que más recaudó aquel año, la otra fue que en 1995 Showtime le dio su propio espacio a Corman. Y por espacio queremos decir Dinero pero no demasiado, lo de siempre con él.   La idea era que volviera a filmar alguno de sus éxitos -no las películas que adaptaban a Poe, Vincent Price era insustituible- y crear alguna historia nueva. Y dentro de estas historias, ¿cómo no incluir superhéroes?

Como Corman es como es pensó en hacerlo con una mujer porque así podría ahorrar dinero en el vestuario. (Ya, excusas) Luego pensó que si podía mezclar una historia seria con un tono más humorístico podría aprovechar la falta de dinero para justificar el over the top. Eh, Batman estaba siendo un éxito y la anterior vez que lo fue ya sabemos cómo lo logró. Así que si Batman Returns había sido (másomenos) un éxito con Michelle Pfeiffer haciendo una Catwoman inolvidable, ¿por qué no intentar algo propio? Con esas dos ideas principales más la decisión de meter diversidad con un secundario negro importante para el personaje principal se puso a crear la película. ¿Y qué mejor idea que co-crearlo con Craig J. Nevius? Al fin y al cabo él era todo un experto en superhéroes, ¡habían co-escrito juntos su versión de Los cuatro fantásticos! Una película llamada Black Scorpion, para así  comenzar contando la fábula del escorpión y la rana no fuera a ser que alguien no la supiera y porque, bueno, qué más dará todo. Contó para el papel con la gran Joan Severance que ya estaba reinando en el directo a vídeo tras años de cine y televisión en papeles tan magníficos como el de su temporada de Wise Guy junto a Kevin Spacey. Su interés romántico –Michael– sería interpretado por otra cara conocida, Bruce Abbott (Un día tenemos que hablar de la producción de Blind Justice) y su… ayudante… por llamarlo de alguna manera, iría a otro grande: Garrett Morris.

Así que, resumiendo, una agente de policía -aparentemente especializada en disfrazarse de prostituta (Corman tenía casi 70 años y 40 en la industria, supongo que no es excusa pero sí explicación)- cuyo padre -un expolicía con un pasado complicado por decir algo- es asesinado ante sus narices. De modo que decide honrarle y perseguir a los malos sin esas cosas de la burocracia haciéndose un disfraz: Black Scorpion. Por la historia y un anillo que su padre… Bueno, las cosas de Corman, ya sabéis. Pero al menos eso era una excusa para ponerse una trenza.

– A ratos uno podría preguntarse si Corman quería canalizar Miss Fury. Sí, vamos a poner canalizar.-

A partir de ahí un extraño villano en una especie de extraña armadura -sí, el villano extraño antes que el héroe, esas cosas se pueden hacer- un grupo de policías tirando a lo inútil, un ¿ex?delincuente afroamericano experto en coches -y en cualquier cosa ingenieril que hiciera falta, por supuesto). Por supuesto hay peleas entre buenos y malos, hay un sistema corrupto con un alcalde a la cabeza y una de las escenas sexuales más ridículas que recuerdo haber visto jamás en una película –Black Scorpion completamente desnuda excepto por su máscara tirándose al interés romántico completamente vestido y amenazándole cada vez que intenta levantarse. No, en plan ponerse de pie. Ya, es básicamente una violación y, a la vez, una sexualización extrema del personaje aunque sea la que esté en control todo el rato. Muy complicado. Claro que luego le borraría la memoria así que eso es… ahm… ¿mejor?- y que se supone su último acto antes de dejar atrás su personalidad secreta (?). Luego ya llegaría una segunda lucha contra dos wrestlers femeninas, el enfrentamiento contra el malvado cuya identidad es conocida ya pero que sirve para fusilar más o menos una escena de El retorno del Jedi, y su vindicación como policía. Todo bastante cerrado.

Bien sea por el éxito propio, el interés del canal, las comparaciones con Batman Forever o que meses después llegaría a las pantallas Xena y abriría otra ventana de oportunidad, por el motivo que fuera para 1997 pudimos tener otra película: Black Scorpion II: Aftershock. Esta vez con Whip Hubley como Michael, el interés romántico de la protagonista. Morris repetiría como el ¿ayudante tecnológico? ¿proveedor?, tanto da. La cosa es que deciden ponerle un oponente femenino que para algo es el año de Batman & Robin, y de ahí sale, Aftershock, y ya puestos a ello meten a un personaje que parece la versión negra de lo que Tomy Lee Jones habría hecho con Dos Caras. Solo que esta vez una cara sería el Joker. De todo ello sale la interpretación del ya casi olvidado Stoney Jackson.

A partir de ahí, y ya roto el acuerdo con Showtime, podríamos creer que no íbamos a volver a saber de Black Scorpion. Pero no contábamos con los alemanes, claro. Un productor alemán le hizo una oferta económica a Corman para adaptarla a televisión. Y Corman decidió que si alguien ofrecía pasta es que había pasta, así que se iba a ocupar él de ello y vendérselo a cualquier idiota. En este caso a SyFy. Bueno, Sci-Fi Channel.  Vale lo mismo.

La serie ofrecería una versión animada. No es que tuviera mucho más sentido, ni que ofreciera una explicación mejor y, desde luego, la animación era… bueno… los años noventa. Vale, es una serie de 2001, pero es que los noventa duraron tanto.

El caso es que pasan de las películas más o menos, ofreciendo un nuevo origen excepto porque no se molestan en contarlo. Pero, eso sí, para el sexto episodio aparece el villano original interpretado esta vez por Adam West. El que no sigue es Michael, que es sustituido por Steve Rafferty -e interpretado por Scott Valentine, un actor de tan poco éxito que acabaría pasándose a la producción- mientras que Black Scorpion pasaría a estar interpretada por Michelle Lintel, que reunía todo lo que Corman buscaba: altura, haber sido Miss y ganado premios olímpicos juveniles con algo que quizá o quizá no fueran artes marciales. Quizá no buscaba EXACTAMENTE eso, pero más o menos.

La serie fue incluso más barata y exagerada que las películas pero le permitió unir algunos episodios para sacar dos directos a vídeo de la única temporada que duró. Ahí podía haber terminado la cosa. Pero siempre están los cómics.

Así que para 2009 una serie de imposibilidades y extraños movimeintos hicieron que primero Devil’s Due en digital y luego BlueWater impreso sacaran una serie limitada del personaje.

A esos cinco números -con su TPB correspondiente, que Corman puede no estar directamente detrás del cómic pero no es conocido por perder dinero precisamente- y luego un inevitable número independiente crossover, por supuesto.

Como es de esperar ahora mismo hay uno de esos número gratuitos en Comixology, así que uno nunca puede estar seguro de si realmente esto será lo último que sepamos de Black Scorpion.

Al fin y al cabo Roger Corman siempre estará al acecho para ganar otro par de pavos. Y parece que los superhéroes aún pueden darlos, así que… ¿qué problema habría en volver a los noventa para hacer caja?