Esto no lo leerán en la prensa

La web argentina Que Ver ha logrado infiltrarse rápidamente en la conversación del twitter que habla de películas gracias a un par de rotundos titulares sobre Mulán, el estreno en imagen real de Disney del que todo el mundo quiere hablar.

Como la gente lo que quiere es que le digan que es muy listo y que tiene razón, ya sea en las noticias de Internet o yendo a ver la última película de Nolan, el titular que puso a todos los influencers que hablar sobre cine comercial sobre la pista de Que Ver fue este:

¿De dónde sale esta información? ¿Cómo se mide si la película es “la más pirateada del mundo»? Por supuesto, no se puede. La afirmación se basa en un poco de fe y el dato de que la película encabeza las descargas de The Pirate Bay durante estos días, lo que es bastante normal dado que se trata de una película de estreno con muy pocos enlaces distintos para descargar.

Para darle una capa de respetabilidad al asunto (si vas a contar una mentira, hazlo bien), se cita de pasada que Deadline adelanta que la versión de imagen real del clásico Disney ha sido un fracaso comercial. Lo más parecido que Deadline comenta al respecto, si acaso es que:

”This weekend, Mulan began a soft theatrical rollout in the markets where Disney+ is not a factor. The live-action update on the animated classic grossed an estimated $5.9M from nine hubs, landing No. 1 in the UAE, Malaysia, Singapore and Thailand. In both Singapore and Thailand it scored the best opening weekend of 2020.”

Resumiendo, que la película se ha estrenado en algunos países en los que Disney + todavía no está disponible, donde ha sido un éxito de taquilla para los estándares de esos países. De hecho, la película todavía no se ha estrenado en cines en China, claramente el mercado mayoritario que Disney tiene en mente, y donde no llegará hasta el día 11 de este mes. Evidentemente, Disney no va a revelar tan rápido los datos de recaudación de Disney + con esta nueva apuesta (si llega a hacerlo) por lo que cualquier presunción sobre su recaudación es, de momento, pura fantasía especulativa.

La atención recibida por esta noticia por parte del Twitter defensor de la piratería sin duda ha animado a los compañeros de Que Ver a seguir explotando la gallina de los huevos de oro con otro de esos anuncios que a la gente le encanta poder compartir para afirmar que tiene razón.

Aquí la redacción de la web se volvió loca a la hora de citar fuentes pero sin enlazar nada, no vaya a ser. Volvemos a citar a Deadline a través de un reportaje imposible de encontrar.

Se cita la baja recaudación de la película (5,9 millones en todo el mundo, siendo todo el mundo, como hemos visto, media docena de países que no son, precisamente, los que tiran del carro de la taquilla mundial), y se comenta oscuramente que ha trascendido (en qué forma, no se dice) que Mulán no ha generado las ventas esperadas. ¿Tendrá Que Ver algún insider en Disney?

La traca final viene cuando el artículo finaliza diciendo que según Forbes, la audiencia de China tampoco espera con expectación la película, ahondando aún más en el supuesto fracaso que va a ser Mulán para la compañía del ratón. Sin embargo, lo que dice Forbes es que…

Todo esto no ha impedido que un montón de gente en Twitter comparta alegremente los titulares de Que Ver apuntándose el gran tanto que, como treintañeros sin hijos, han marcado a Disney no pagando por ver su película para todos los públicos. Porque ya sabemos, la vida pirata es la vida mejor.

¿Se estrenará Black Widow en cines? Probablemente sí, aunque las débiles cifras recaudadas por The New Mutants durante estas semanas, e incluso la modesta recaudación de la gran apuesta para las salas de cine actuales, como Tenet, podrían obligar a rehacer una nueva vez más el calendario de Disney, o incluso volver a valorar la posibilidad de pasarla por Disney +. Lo que podemos afirmar con más seguridad es que no será en Que Ver donde nos enteremos.

Spanish Gothic

Madrid, 2020

Gotham City, 2008

¿Coincidencia? ¿Serendipia? ¿HOMENAJE?

Veamos, una es una ciudad corrupta hasta la médula en la que el crimen está descontrolado y los millonarios conducen pasándose por el forro el código de circulación porque se saben impunes.

Gracias a la complicidad de una fiscalia y unas fuerzas y cuerpos de seguridad fieles perros guardianes a sueldo del poder financiero.

Que con algunos delincuentes extreman la mano dura pero sin embargo con otros se muestran curiosa y sospechosamente clementes.

Una urbe de la que se acaba apoderando una figura de la que nadie está seguro de si tiene un retorcido y maquiavélico plan o simplemente es un demente totalmente disfuncional porque lo único que está claro es que quiere desencadenar caos, muerte y destrucción…

...EMPEZANDO POR DEMOLER LA SANIDAD…

Y la otra la ciudad imaginaria en la que transcurren las ficticias aventuras de una querida y afamada serie de animación de los noventa, claro.

¡NADA QUE VER!

Al fin y al cabo no vamos a caer en la madrileñofobia de decir que es un sitio donde la gente hace descarados… ahm… homenajes…

…a tebeos de Garth Ennis de 2017

…¿VERDAD QUE NO?

Si Batman pagase impuestos, si DC vendiese cómics

Se ha hablado mucho durante las últimas semanas de DC. Primero por los líos empresariales, y después por los grandes anuncios de su reciente evento promocional. Sin embargo, en ambos aspectos se debe leer una cuestión que da pocos clics a “insiders” y alimenta pobremente las hambrientas fauces de las webs de noticias y rumorología de Internet. Por eso, en un acto de servicio público, hoy en ADLO! vamos a hablar de dinero.

Vamos a empezar por lo primero. ¿Cuánto dinero da realmente DC Cómics? Lo cierto es que ahora mismo es prácticamente imposible de calcular. Hay quien ha querido aventurar. En The Motley Fool calculan contando que DC, al poseer el 29% de un mercado editorial que en Estados Unidos mueve aproximadamente unos 1.100 millones de dólares anuales, generó en 2019 unos 300 millones de dólares. Esta cifra del 29% viene dada de los datos de Diamond de 2019. Podéis profundizar un poco en esos datos en Comicsbeat. Sin embargo, reconozcamos que esta cifra hay que cogerla con pinzas. ¿Por qué?

Primero, porque Diamond da sus cifras. Y Diamond es una distribuidora, pero no es ni remotamente la única forma de distribución de tebeos que hay ahora mismo en Estados Unidos. Comicsbeat ofrece aquí una perspectiva bien distinta, en la que DC Comics controla apenas un 8% de un mercado completamente distinto. ¿De dónde salen estas cifras tan diferentes? De Bookscan. Que contempla las compras en grandes superficies y librerías como Barnes & Noble, Amazon, Costco, Hastings, K-Mart, Walmart y otros. En el mismo texto de Comicsbeat se explica, “¿qué ventas no aparecen contempladas en BookScan?» Tiendas especializadas y ferias, por ejemplo. Donde Diamond es la reina. 

¿Qué nos dice todo esto? Que es muy complicado determinar el dinero que produce DC porque ese dinero no viene de una sola fuente. En las ventas de Diamond no viene toda la venta de Amazon y grandes superficies, donde la “novela gráfica” y los tomos tienen una vida mucho mayor que las colecciones regulares.  Y a todo eso habría que sumar los estrechos, pero podemos asumir que existentes, márgenes de beneficio de la publicación en el resto del mundo de los cómics de DC.

En cualquier caso, los cálculos más conservadores hablan de que DC Cómics puede significar unos 330 millones de dólares. Según datos de Forbes, WarnerMedia ingresa anualmente unos 31.000 millones. Cálculos más optimistas elevan esa cifra a 33 billones angloparlantes. Podemos decir que los ingresos que DC Cómics produce para WarnerMedia son de un 1%. En el 99% restante hay que contar un 42% que produce el resto de la división Warner Bros. Y el 57% restante de Warner Media lo producen entre Turner, HBO y un par de pequeñas filiales más.

Es decir, los cómics de DC son algo insignificante incluso para la división de Warner Bros, la filial del grupo multimedia a la que pertenecen, con menos de un 3%. Otras cosas que pertenecen a Warner Bros, por ejemplo, son New Line Cinema, Warner Bros. Pictures, Rocksteady Studios, NetherRealm Studios, Adult Swim,… Cartoon Network, también parte de Warner Bros, tiene unos ingresos anuales que se estiman alrededor de los 560 millones de dólares. El doble que DC Cómics.

Las comparaciones son odiosas. Si según Diamond DC ingresa en Estados Unidos en tiendas especializadas unos 330 millones de dólares, Birds of Prey, la última película de DC Films (también parte de Warner Bros/ Warner Media), considerada por muchos un fracaso en taquilla, ingresó a nivel mundial casi 202 millones. En 2017, con el estreno conjunto de Wonder Woman y Justice League, DC Films sacó en taquilla 1.477 millones de dólares. Joker, que no pertenece a DC Films, sacó este año pasado más de 1.000 millones a nivel mundial. Solo en el mercado doméstico, Joker recaudó en taquilla el equivalente que Diamond le otorga al total de las ventas anuales de tebeos de DC en 2019.

Hay ventajas evidentes sobre los ingresos mundiales de estas películas. Por alto que sea su presupuesto, una vez rodadas no dejan de dar dinero. A estas cantidades habría que sumar el mercado del DVD/Blu-Ray doméstico, los derechos de emisión en televisión y streaming, y un largo etc de ingresos derivados. Sobre el margen de beneficio que dejan esos tebeos impresos habría que hacer cuentas también. Será un poco más complicado ahora que DC ya ha dicho que deja de trabajar con Diamond. La crisis del “mercado directo” de la distribución de tebeos y lo que va a significar a nivel de la producción de las editoriales en los próximos años igual le podemos dedicar texto en otro momento. Para hacernos a la idea, Penguin Random House para a ser la referencia para la distribución de las “novelas gráficas” de DC en el mercado yankee.

¿Quiere decir esto que DC Cómics no es lucrativo? En absoluto. La compañía da dinero. Aunque la cuestión es más bien si da suficiente dinero. En Forbes opinaban en marzo que no. AT&T, el gigante multinacional que posee WarnerMedia, ingresa al año unos 181.200 millones de dólares anuales, según una búsqueda rápida en Google. Según estos cálculos conservadores que ofrecen The Motley Fool y otros, DC Cómics supone apenas un 0,2% de los ingresos anuales de la compañía. Sin embargo, ellos asumen que AT&T no tiene interés en vender DC Cómics. Las licencias son muy lucrativas. En 2016 Warner declaraba unos ingresos en merchandising de DC de 4.500 millones de dólares. Asumimos que son cifras mundiales, pero sigue siendo 13 veces más que lo que 3 años después ingresan sus tebeos vendidos en América.

Cabe entender que para la gente de AT&T, pero incluso para las personas que dirigen WarnerMedia, los tebeos son solo otra forma de merchandising de sus licencias. Una forma no particularmente lucrativa, además. Detective Comics 1000, el número más vendido de un cómic en 2019 según Diamond, es el segundo tebeo con mejores ventas de la década, con más de medio millón de ejemplares vendidos. Se estima que Joker ha podido vender más de 10 millones de entradas en los cines norteamericanos. No solo los cómics no son lucrativos, es que además son un producto minoritario que no crea tantos consumidores de nuevo merchandising como las películas o, por ejemplo, los videojuegos.

Parece que DC no necesita sacar una colección regular de sus personajes con representación audiovisual (como StarGirl, la Doom Patrol o, incluso, los Titanes o Aquaman). Contrariamente a lo que esos fans que creen estar sosteniendo la industria con su visita semanal a su tienda de tebeos, DC no necesita nuevos lectores para nada. No es solo que la antiquísima idea de que las adaptaciones audiovisuales se hacen para atraer nuevos lectores (un concepto que lleva devaluado desde finales de los 90) sea ridícula, es que ni siquiera parece que ese utópico aumento de los lectores signifique apenas nada para Warner Bros, mucho menos para la matrioska de empresas cada vez más grandes que son los verdaderos propietarios de las licencias. Es probable que para AT&T sea más importante la venta de camisetas en Primark con el logo de Superman.

Quizá ha llegado el momento de plantearse que nada es para siempre, y que aunque se seguirán editando tebeos de superhéroes, muchas cosas van a cambiar. Hay una etapa del medio que ha llegado a su fin. Algún día, cuando se empiece a contar, quizá se date el comienzo del fin en la desaparición de los kioscos de prensa. O en la aparición de la tienda especializada. O en el surgimiento de la odiosa expresión “novela gráfica”. Mundos vivirán, mundos morirán y el Universo DC no volverá a ser el mismo.

Parque Warner en Madrid - Guía, Novedades 2018 y Alojamiento ...

Matrix Amantisima

No se me ocurre otra reacción que la de completo alborozo ante la noticia de que Lana Wachowski por fin va a rodar una cuarta entrega de The Matrix. Estamos hablando de la Visionaria Creadora™ (al 50%) de joyas GENIALES! como las dos secuelas de la Matrix original, V de Vendetta, Speed Racer, El Ascenso de Júpiter o El Atlas de las Nubes. No sé vosotros pero yo no estaba tan ilusionado desde que Ridley Scott anunció que estaba trabajando en una secuela de Prometheus. Si el inminente estreno del #Cortesnyder nos daba un motivo para sobrevivir hasta finales de este nefasto 2020 el de Matrix ¿Resetted? nos proporciona otro para adentrarnos en el incierto 2021.

Y una de las primeras noticias es que ya antes de empezar se han deshecho del negro. Sin duda por un justificado motivo argumental como el de ahorrarse la inevitable escena de Matrix ¿Rebooted? en la que sea el primero del grupo en morir. Que estamos en la década de los 20, anda que no hay otras minorias étnicas que usar como secundarios sacrificables. Mira a los samoanos ahí, tan panchos, pensando que nadie se va a atrever con ellos. O los hindues, creyéndose realmente que a ellos nunca les va a tocar ser heridos y quedarse atrás con munición para retrasar a los perseguidores y que el resto del grupo pueda escapar. ¿Y cuándo fué la última vez que un innuit amigo del protagonista descubria que alguien de la comisaria estaba conchabado con la mafia y corria a contárselo al viejo Comisario comentándole que no se lo había dicho a nadie más? Exacto, NUNCA.

Sin duda en esto también abrirá nuevos horizontes Matrix ¿Restarted? Y es que la saga cyberpunkera de las Wachowski siempre ha estado adelantada a su tiempo. Tanto que, como ha declarado recientemente Lilly Wachowski, es una metáfora trans.

Que es algo tan obvio y evidente que ni nos vamos a rebajar a tener que explicarlo. ¡Si está todo ahí, en tu cara, haría falta ser un ignorante espectador de 1999 para no darse cuenta! Y, ay, amigos, ahora más que nunca necesitamos películas como The Matrix. Porque vivimos tiempos dificiles. Tiempos en que los fascistas salen literalmente de las piedras. Incels inadaptados sociales que viven encerrados en sus casas comunicándose por internet.

Intercambiando loquísimas teorias conspiranoicas en foros de la Oscura Red.

Absurdas historias sobre poderes en la sombra que nos mantienen esclavizados mediante mentiras y manipulaciones masivas que el resto de la ciudadanía se cree como dóciles borregos. Pero no ellos, claro, los pocos valientes capaces de mirar a los ojos a La Verdad. De destapar todo lo que unos no quieren que se sepa y otros no quieren saber sobre el no cambio climático, el 5G, el pizzagate, la verdadera forma de la Tierra…

De eso también estamos teniendo aquí, claro. No hay más que recordar la manifestación del pasado domingo en Madrid de gente gritando que oscuros y escondidos poderes en la sombra pretenden imponernos el uso de la mascarilla.

Y que las supuestas vacunas cuya presunta intención es curar el inexistente COVID-19 no son más que un camuflado intento de inyectar en nuestros cuerpos chips que mantengan controlada a la población.

En fin, qué os voy a contar de esta piradísima gente de la ultraderecha norteamericana que no sepais ya. Que hasta han llegado a intentar manchar el bueno nombre de Tom King acusándole de haber trabajado para la CIA en Irak durante la invasión.

¿Tom King?

¿NUESTRO Tom King?

¿Colaborando en una invasión ilegal que en nombre de los intereses del complejo militar industrial causo cientos de miles de muertos y millones de damnificados? ¿Que redujo a un pais a escombros y añadió décadas extra de inestabilidad geopolítica a Oriente Medio (como si hiciera falta) creando un vacío de poder en la zona que fué el caldo de cultivo en el que germinó el DAESH? ¡INCONCEBIBLE!

Y en todo caso de ser cierto seguro que trabajaba en el Metro de Bagdad y si le preguntan por Abu Grahib, Black Water o las prisiones negras de la CIA no sabe de lo que le están hablando porque allá abajo no se enteraban de nada.

Oh tempora, oh logos

El aluvión de GENIALIDAD! que representan las portadas de Vértice que estamos disfrutando estos dias en el blog amenaza con hacer pasar desapercibido uno de los más notables ejemplos de versión española que mejora el original. Más incluso que doblar a Clint Eastwood con la voz de Constantino Romero.

Y es que a la hora de dibujar la portada del cuarto episodio de Los Cuatro Fantásticos Jack Kirby, con esa mediocridad que siempre caracterizó su obra, eligió dibujar esto.

Que a un nivel básico cumple, nos explica el argumento que puede resumirse en «malvados inmigrantes que vienen de fuera a robarnos a nuestras mujeres, nuestro trabajo, nuestras mujeres… ¿he dicho ya que vienen a robarnos nuestras mujeres?«. Pero ya está, no va más allá. Sin embargo los portadistas de Vértice comprendieron perfectamente el subtexto del guión escrito por Lee y lo plasmaron en una espectacular portada.

Donde se muestra QUÉ es exactamente lo que tememos de los inmigrantes que vienen de fuera, surgiendo del mar rotundo, potente y poderoso, terriblemente enhiesto, descomunalmente inabarcable, a punto de pe…

¿D… de qué estába hablando?

Ah, si, imágenes.

Porque una portada, una ilustración, un póster o una foto son mucho más que un dibujo resultón o un paisaje bien iluminado. Siguen unas complejas reglas de proporción y composición que se aplican en todos y cada uno de los aspectos de su realización. Desde la elección del ancho y alto del formato hasta la creación de profundidad a través del color. Pasando por el diseño de lo representado.

Lo que diferencia a Tony Stark del resto de vengadores es que su verdadero poder es su inteligencia. Y los modeladores del inminente videojuego Marvel Avengers han elegido dejar de lado el camino fácil, que hubiera sido seguir las directrices visuales establecidas por su representación el el MCU…

…y hacerle un cabezón de cerebrito que REALMENTE retrate al personaje.

De la misma manera la identidad de Mr Fixit no era más que un burdo disfraz bajo el que se intentó esconder el Hulk gris que no engañaba a nadie como no lo hacía el parche que usaba Lobezno en Madripur.

Por ello su skin parece un cutre montaje hecho dos minutos antes de la presentación por un programador de rutinas de multitudes que no tenía ni puta idea de Photoshop.

Reglas no escritas, un leguaje visual oculto a plena vista que proporciona sucesivas capas de significado y lectura que enriquecen el producto final.

Y así llegamos a la inminente película de la Viuda Negra.

Una historia de espionaje repleta de engaños y traiciones donde nada es lo que parece a primera vista. Que encima explora su pasado como agente de la Antigua Unión Soviética, lo que quintuplica el factor paranoico de falsedades y montajes. Qué cosa más apropiada pues que el fotograma que ha sido revelado esta semana

…parezca un cortaypega cutre de cara que deja a los de CATS: EL FILM a nivel de ultrarrealismo ganador de Oscar™…

¿Recuerdas junio?

Por si acaso, apunté en Tuiter algunas de las cosas que pasaron para que no se nos olviden

Quien Siembra Vientos…

Si algo malo tienen estos gloriosos dias que vivimos, Edad de Oro de Las Series, del Periodismo y de la Comunicación, es que también están siendo la Edad de Oro de la Censura de los Ofendiditos.

Y como ya sabeis la última víctima inocente de la Censura de lo Políticamente Correcto es esa obra maestra del cine que no falta en ninguna de nuestras videotecas: Lo Que El Viento Se Llevó.

¿Podeis creerlo?

¡Lo Que El Viento Se Llevó! ¡Ese CLÁSICO IMPERECEDERO que ya nos sabemos de memoria porque lo visionamos como mínimo una vez al año!

Inmisericordemente censurado por la presión de los Indignaditos sólamente porque salen esclavos. ¡Es la historia tal como fué! ¡No podemos ignorarla!

Que alguno puede que esteis pensando que os da igual. Que total, es un bodrio decimonónico del que sólo habeis visto el momento de A DIOS PONGO POR TESTIGO que ponen siempre en la tele pero ¡A ESO DIGO NO! Recordad que «primero vinieron a por los judíos…«

Hoy es LQeVsL la víctima de su estalinista censura pero mañana puede ser cualquier otra película que ose mostrar la esclavitud como fenómeno histórico.

Como DJango Desencadenado.

O Espartaco.

¡O incluso El Cuento de la Doncella!

Basta con que uno de los Guardianes de las Esencias chille delatoramente cual ultracuerpo para que CUALQUIERA de estas obras maestras sean cruelmente censuradas por un cartelito de aviso que alargue ocho segundos su duración total. No vengais a llorarme entonces.

Quiero decir ¿os imaginais que alguien intentara aplicar semejante dislate al mundo del tebeo? ¡Tintín en el Congo! ¡Cargemos todos contra Tintín en el Congo!

¡Salen negros, ergo es racista! ¡Ni que los belgas hubieran hecho alguna vez algo malo a los congoleños!

¿Podría alguien concebir que los Comisarios Políticos de la Cultura obligaran al autor a afirmar que se trataba de uno de sus primeros trabajos y que debido a su juventud estaba cargado de prejuicios?

¡Sería INCONCEBIBLE! Tanto como que el propio autor unos años después hiciera un esfuerzo por denunciar explícitamente el racismo ignorante.

Esas cosas sólo pasan ahora, que los tebeos están escritos acorde a agendas políticas, no antes cuando simplemente eran diversión y entretenimiento. No sé vosotros pero yo no quiero vivir en esa distopía orwelliana. Mira, no sigo escribiendo porque me caliento y suelto alguna barbaridad. Además tengo que salir porque me han invitado al preestreno en París de un peliculón. Que vamos, no salen esclavos…

…pero seguro que algún iluminado tarde o temprano se atreve a decir que es racista…

El hombre de la máscara de spandex

Me encantaría comenzar este artículo diciendo que me honra comentar la última subida de pan provocada por Javier Zurro, pero desafortunadamente nos enfrentamos a un enemigo mucho más temible: la nota de prensa fusilada de origen indeterminado.

Y es que en efecto, y como se puede leer (esto será importante luego), la HFPA anuncia que los actores enmascarados no podrán optar a la nominación en ninguna de sus categorías. De hecho, la medida parece haber sido motivada exclusivamente por el estreno de El Mandaloriano, cuyo protagonista no se quita el casco hasta los últimos minutos de la temporada.

Teniendo en cuenta que la HFPA tiene literalmente 3 requisitos para que te nominen la peli, me parece excesivo que, por muy poco que te gusten los superhéroes, te tomes la molestia de escribir uno para dejar fuera específicamente a una serie de la que solo hay una temporada. Así que rápidamente voy a consultar ese documento que, cito a El Español, “explica la norma en referencia al impulso que están recibiendo las series basadas en superhéroes o protagonistas enmascarados como el caso de The Mandalorian” pero resulta que me encuentro esto:

¿Cómo que “las actuaciones de voz no se podrán nominar en ninguna categoría”? ¿pero dónde está lo de las máscaras? ¿me estás diciendo que la HFPA no ha escrito una norma en la que pone “debido a la creciente popularidad de las series y películas de superhéroes vamos a banear las máscaras para establecer un cordón sanitario contra ellas”? ¡pero si lo acabo de leer en un montón de medios!

Pues resulta que lo que han escrito es un artículo de Variety en el que alguien (presuntamente) le pregunta específicamente al HFPA si a Pedro Pascal le podrían haber nominado aunque llevara la máscara. Y mucho ojo, porque la respuesta es… que sí, claro.

Y es que, una vez desmentida la premisa inicial de la nota de prensa que se ha difundido en todos los medios en castellano, el resto del artículo hace aguas igualmente. En un momento de incertidumbre para los rodajes y las productoras, la medida parece más orientada a combatir las voces en off, la animación o el CGI (en general, todo lo que puedas hacer desde un distanciamiento social cuya fecha límite todavía no está clara).

No parece que las películas de superhéroes vayan a empezar a ganar ahora Globos de Oro, pero si alguien en la organización realmente ha decidido comenzar una guerra de sabotaje contra las películas de superhéroes para evitar que copen las nominaciones de los Prestigiosos Premios probablemente se habría dado cuenta de que nadie contrata a Chris Evans, Robert Downey Jr. o Elizabeth Olsen para luego ponerles una máscara durante 3 temporadas. Se lo hizo Fox a Oscar Isaac en X-Men: Apocalipsis ¡y mirad lo que ha hecho Disney con Fox!

Aunque a los conspiranoicos hay que reconocerles que esta medida efectivamente consiguió dejar a una heroína de Marvel fuera de las nominaciones a los Globos de Oro (eso sí, en 2013).

Liberad el CUT

Como esto del cine empezó como una afición de poca monta, antes de que vinieran Tarantino, David Fincher y Christopher Nolan, hay películas que se han perdido, de las que no queda copia alguna que nos permita volver a verlas. Con el paso del tiempo, y cuando los frikis del cine empezaron a juntar dinero suficiente como para preocuparse por dónde acababan las películas que habían visto en una nostálgica tarde de domingo cuando eran jóvenes, empezó aquello de la conservación cinematográfica. Sin embargo, ya era tarde. Muchas de las películas que habrían de cumplir diez décadas en lo que llevamos del siglo XXI se han perdido de forma irrecuperable.

La historia de este cine perdido es apasionante. Incluye espías soviéticos, a los hermanos Marx, incendios, a Ed Wood, escándalos sexuales, problemas con la justicia e incluso películas en 3D incompletas. Próximamente, habrán de incluir otro capítulo en la trágica historia de la pérdida del patrimonio fílmico universal. Hablamos del metraje perdido que Zack Snyder lleva un par de años asegurando que constaba en su versión de la película Justice League y que, por desgracia, no vamos a ver.

Lo que sí que parece que vamos a ver es a un montón de directores reclamar su porción del pastel a empresas envueltas en una batalla campal por los servicios de streaming y los contenidos exclusivos durante un año en el que se ha tenido que parar la mayor parte de la producción audiovisual durante meses. Así, tenemos a David Ayer asegurando que también tiene un “cut” de su Escuadrón Suicida.

Y Paul Feig dice que él rodó una película de Cazafantasmas de 3 horas y media, algo que por lo visto, alguien necesitaba ver.

Mientras esto ocurre, muchos nos preguntamos, ¿por qué parar aquí? ¿Por qué no se está reivindicando un Miller&Lord Cut de Solo? ¿Un Trank Cut de Fant4stic? ¿Un Raimi Cut de Spiderman 3? ¿O un Wright Cut de Antman? O aún más, ¿por qué Joss Whedon después de pasar por el insufrible trago de acabar Justice League para que ahora Snyder pueda aportar su visión, no reclama que le dejen rodar un Whedon Cut de Vengadores 3? Seguro que tendríamos un montón de incómodas subtramas sexoafectivas entre los personajes que nos hemos perdido.

¿Es porque Disney paga a los críticos? ¿Es porque los Marvel-fans están demasiado cegados por el lavado cerebral de Disney? ¿Es porque desde las absurdas montañas de dinero del Universo Cinematográfico Marvel Kevin Feige no oye los llantos? Nadie lo sabe. Salvo los youtubers españoles que dan noticias exclusivas como que Ben Affleck va a rodar, ahora sí, su película de Batman.

En medio de todo este asunto, solo hay una cosa que me da paz. Algo que me hace sentir que sé cómo debería sentirme al respecto del Snyder Cut.

ÉL lo aprueba.

El trenecito

No hay nada más divertido que adaptar un cómic de éxito. Salvo, quizá, adaptar un cómic que en realidad no ha tenido tanto éxito. Eh, los segundos se pueden quejar menos.

Imaginad lo que pasa si lo que se adapta es una película de éxito limitado -hizo más en VOD que en salas- basada en un cómic. A ver, ¿adaptar al gusto del público americano una película que era colaboración USA-Corea del Sur adaptando una Bande Dessinée francesa? ¿Qué podría salir mal?

Total, que en 2015 Marty Adelstein decidió poner pasta para comprar la adaptación de 2013 de Le Transperceneige, que los franceses Jacques Lob, Benjamin Legrand y Jean-Marc Rochette sacaron en 1982. ¿Parecido? Ninguno, claro. Bueno, miento, había un tren. Y nieve.

Vale, la película de 2013 tenía a un guionista surcoreano –Bong Joon-ho, que también dirige cosas, un chico joven que está empezando- y al estadounidense Kelly Masterson. Al que, por supuesto, no llamaron. Joon-ho sacó un crédito de productor ejecutivo, Adelstein otro, pusieron a escribir el guión Josh Friedman y supongo que Masterson se llevó este aplauso del público y el juego de nuestro programa.

Para 2016 el canal TNT dijo que adelante, para 2017 el piloto, para 2018 se dijo que adelante con una serie. Un mes más tarde Friedman, a quien quizá conozcáis por The Sarah Connor Chronicles, fue expulsado por dos puntos diferencias creativas punto. Al mes siguiente se reunieron con Graeme Manson -uno de los responsables de Orphan Black– que casi lo primero que hizo fue pelearse con el director del piloto. Algo que quedó claro como quedan claras las cosas ahora, por un tuit:

La decisión en aquel momento parecía sencilla: Había que contratar a más señores. Esta vez le tocó a James Hawes que venía de dirigir unos pocos episodios de Penny Dreadful. Así que ya estaba acostumbrado a adaptaciones laxas y sainetes.

Manson decidió utilizar un total de nada del piloto original que consiguió que la cadena les pidiera una temporada entera. Luego hubo bronca y entonces usó una toma de un efecto especial. La cadena accedió a que se grabara un piloto completamente nuevo, probablemente pensando que en el futuro seguro que habría alguien tan tonto como para pagar el Friedman’s Cut.

Como en 2018 lograron que Netflix pusiera pasta para los derechos internacionales fuera de USA/China y parecía que en 2019 iban a estrenarlo decidieron moverla de canal de la TNT a TBS , ¿que quién lo anunció? Pues el dueño de TNT y TBS, claro. Warner. ¿No os había dicho que era de Warner? Pues creo que os lo podríais haber imaginado ya, sobre todo porque, ya puestos, decidieron darle una segunda temporada porque total, por qué no. Si al final hay bronca internacional por su emisión fuera de USA entre Netflix y HBO Max aún tendré que extender el texto.

Entre las brillantes decisiones tomadas entre medias estuvo mandar un tratamiento a diez guionistas para que hicieran su capítulo cada uno y que luego Manson le diera coherencia. Salió regular y tuvieron que hacer incluso más reescrituras aún.

Por supuesto los franceses autores del cómic original tenían también una opinión, así que aprovecharon para publicar… una precuelas. Porque cada vez estaba más claro que aquello no iba a ser como la película, ni como el cómic, ni como… Bueno, os hacéis a la idea. Con deciros que aprovecharon para cambiar a Legrand por Matz.

¿Por qué precuela? Teniendo en cuenta que ya le habían hecho cambios del cómic a la adaptación como si esto fueran Las tortugas ninja, y que además de los cambios quizá tuvo que ver que con el cachondeo de canales y demás -¿os había contado ya que decidieron volver a mandarlo a TNT? Pues lo hicieron- a los nuevos responsables les tocó convencer a los actores que ya tenían firmado su papel de… bueno…

Sí, que interpretaran diferentes papeles de los del piloto ya rodado, no digamos ya de aquellos que habían leído y accedido a interpretar.

El protagonista, Daveed Diggs -que verá en julio estrenado en Disney + un trabajo rodado hace como un lustro- pasa de ser un drogadicto que se pasea con una caja con ratas a ser un antiguo policía. Todo un Piolín de distancia entre ambos. Una actriz podría haber sido contratada para un papel pero la productora (una de ellas) decidir que hacía falta alguien para un papel similar al de Tilda Swinton, porque todos sabemos que Swinton es una actriz fácil de replicar (y ni siquiera tuvieron a bien poner a otra actriz asiática como Johansson), una chica podía ir de joven trabajadora a mocosa malcriada, un archivista pasar a ser un propietario de nightclub, o eliminar a un cuerpo de policía interno para justificar la trama y, sospecho, poder soltar esta frase:

Ah, sí, ¿no os lo había dicho? Ahora la serie era un policíaco.

Sí, esa es la protagonista. Jennifer Connelly. Por lo visto tenía una visión. Con Hulk funcionó.

Está muy bien porque permite tener a una mujer blanca y a un hombre negro de protagonistas pero no entre los creadores. ¿Y los guionistas? Bien gracias.

Por supuesto podríamos suponer que la idea de montar un policíaco en algo con un set tan limitado y ridículo solo podría recordarnos el genio creador de Agatha Christie, porque aquí parecen tener la misma culpabilidad. No digamos ya las posibilidades de Netflix de invertir en algo que podría ser incluso peor que Altered Carbon. Al fin y al cabo estaría por ver que un policía se uniera a una organización parafascista dirigida por una élite capitalistas y en contra del pueblo más allanado. No parece el tipo de tren en el que pueda haber cacerolas.

Pero qué podemos decir nosotros, si lo más interesante es ver cómo acaba todo esto después de tanta bronca entre bastidores.

Ahora que ha llegado podremos ver si todo este descarrile acaba en un auténtico choque de trenes. Supongo que es el motivo para verlo.