No Da Más

Hoy no hay nadie. Quiero decir, no parece que nadie vaya a estar leyendo. Así que podría escribir cualquier cosa.

Podría, por ejemplo, reutilizar un post antiguo, o toda una serie de ellos, crear una cadena de tuits y plantarla aquí.

Aunque, en realidad, con poner el primero vale.

 

También podríamos poner alguna cosa que quisiéramos promocionar un poco, que la gente sepa. Por ejemplo, este libro:

¿Que cómo voy a poder justificar ponerlo aquí?

Por favor, como si alguna vez hubiera hecho falta. Pero, por supuesto…

¿no creeríais que no había telefilme de superhéroes?

Más incluso que esas.

Pero con todo y eso, al final la actualidad manda así que habrá que acabar con el Capitán América bueno, el que vio lo que hizo su presidente y se marchó.

 

Tuiteando en julio

¡El colmo de la jeta! Este mes en vez de colaros un post de reposiciones veraniegas voy a separarlas para rellenar dos. ¡Aquí está el de mi Tuiter!

La Fuga de Logan

Entre las miles de respuestas que ha desencadenado mi post de la semana pasada una se ha repetido incesantemente: la sorpresa ante la incorporación de Bruce Willis al Universo Cinético Marvel™.

Y no debería puesto que Vengadores: Guerra que No se Acaba no va a ser la primera vez que el ex de Demi Moore se mete en la piel de un personaje de la Casa de las Ideas, no señor. De hecho su anterior incursión fué un rotundo éxito de crítica y público.

Como muchos ya habreis supuesto me refiero a ese reciente filme cuyo título empieza por “Lo

Que transcurre en un futuro cercano en el que una parte de la población posee poderes mutantes…

…cuyo protagonista, incidentalmente, tiene experiencia con viajes en el tiempo…

…y que debe enfrentarse a una organización de malhechores…

…atrincherado en una remota granja…

…para salvaguardar una joven vida mutante decisiva para el futuro…

…y morir heroicamente enseñándole una valiosa lección vital que…

Ay mecachis, se me ha vuelto a estropear el becario. ¿No os da rabia cuando eso pasa? Menos mal que ahora vienen en cajas de doce. Disculpadme un momento mientras lo recambio.

Ahora.

A ver…

Como muchos ya habreis supuesto me refiero a ese reciente filme cuyo título empieza por “Lo

Que transcurre en un futuro cercano en el que una parte de la población posee poderes mutantes…

…cuyo protagonista, incidentalmente, tiene experiencia con viajes en el tiempo…

…y que debe enfrentarse a una organización de malhechores…

…atrincherado en una remota granja…

…para salvaguardar una joven vida mutante decisiva para el futuro…

 

…y morir heroicamente enseñándole una valiosa lección vital que…

…cambie el inminente devenir de su especie y de la raza humana.

Yo siempre lo supe. ¿Sabeis por qué?

Por los niños.

Ellos lo sabían.

Ellos me decían…

Todo esto ha pasado antes y volverá a pasar, Nick…

 

Ragna Rock

De entre la Ámplia Panoplia de Novedades™ que nos tenía reservada la Convención de San Diego (o, usando su nombre informático, la SDCC) ha destacado por derecho propio el anuncio en primicia de la primera película protagonizada por un superheroe negro.

Eh, quiero decir basada en un cómic.

Bueno, sin contar personajes de editoriales pequeñas e independientes, claro.

La primera de un superheroe negro de la MARVEL ¿vale?

Del presente y actual Universo Cinético Marvel ¿OK?

PERO EN PELÍCULA, NO EN NETFILX, NETFLIX CACA, NTEFLIX EL MAL, QUE LO DICEN ALMODOVAR Y NOLAN

Algunos podrían pensar que ya era hora de que un proyecto de tales características llegara a la pantalla grande pero en realidad ha nacido en el momento adecuado. Hace años la responsabilidad de dirigir la película de la Pantera Negra habría recaido en un director norteamericano blanco y protestante que no tuviera el más mínimo atisbo de la sensibilidad cultural de un personaje negro y africano. Sin embargo hoy en día podemos afirmar orgullosos que las riendas directoriales las lleva un norteamericano negro y protestante que lo sabe todo de la sensibilidad cultural de un personaje negro y norteamericano.

Pero no todas las novedades cinéticas marvelianas son del color del ébano de color no-blanco. También hemos podido contemplar ese cartel cinematográfico que le debe tanto al arte y el estilo de Alex Ross.

No, perdón, queria decir “cartel cinematográfico que le debe tanto al arte y el estilo de Alex Ross de una película que alguien REALMENTE tenga ganas de ver (y no cuenta “ver para echarse unas risas”)

Ahora. Y es q…

¿Uatu? Sigue pasando.

Medusa elevada a reina de los Inhumanos. Rayo Negro exiliado. La Tierra barrida por una ola de nieblas terrígenas que ha dotado de superpod…

¡Ahora no, X-57! Joder qué cansino eres, no me extraña que tu padre se suicidara. Y aquí no me llames “Uatu” coño, que se supone que estoy muerto.

¿Por dónde ibAH SÍ… Que no sólo hemos tenido un nuevo poster de Thor Ragnarok sino un nuevo trailer que nos ha permitido una visión más clara de El Ejecutor.

Pocos personajes tan queridos y recordados como el hace años fallecido el mes que viene resucitado Skurge. Y su presentación, además, supone la incorporación de Karl Urban al extenso reparto del Universo Cinético Marvel con todo lo que ello implica.

Ya sabeis.

Las risas de ver en qué otras películas se han ido encontrando.

Y podemos decir que pocos actores estaban predestinados a unirse a la Casa de las Ideas™ como Urban quien, aparte de haber compartido pantalla con Hela…

…fue donde nadie había ido antes en la TNyTD Star Trek junto a Chris Pine, el hijo de Thor…

…conspiró contra Groot en Las Crónicas de Riddick…

…y en Red se enfrentó Bruce Willis…

…quien, como también se ha revelado en la SDCC, va a interpretar nada más y nada menos…

…que al mismísimo Thanos…

BONUS TRACK: “Estoy reuniendo un equipo” son las familiares palabras que recita Thor en el trailer. Y una imagen del mismo nos da la pista definitiva de a qué equipo se refiere.

Hulk, un campeón cósmico, la Valkiria, el mago…

Hasta el más casual y ocasional lector Marvel sabe inmediatamente que estamos hablando de…

…cualquier equipo que NO sea Los Defensores.

¿Quizá los Campeones…?

 

 

Un superhéroe de bigotes.

La cosa empieza con la enésima bronca de DC/Warner a cuenta de esa película que ya lleva como tres versiones y van a por la cuarta. La JLA.

Porque, claro, el problema es que como esto es poco menos que una piedra en el camino le enseñó que su destino era rodar y rodar. Rodar y rodar.

De modo que interfiere en otros rodajes -porque a estas alturas los actores se han buscado otros trabajos, excepto Ben Affleck que se ha buscado una alias- resulta que Cavill, que interpreta a alguien que nos diremos quién es porque es una sorpresa. De esas que te dan cuando en una fiesta aparece un pastel enorme y piensas “Oh, vaya, me pregunto si hay alguien dentro y si entró antes o después de que lo metieran en el horno”. Cavill, decía, está rodando otra película. En la que lleva bigote. Y entonces…

 

Lo primero que uno pensaría es que lo lógico es que se pase esas escenas oliendo flores, comiendo un perrito caliente, leyendo un periódico, bebiendo café y todas esas cosas perfectamente normales.

Lo segundo es que todo esto ya lo vio venir Marvel. Vale, quizá no Marvel pero si Disney. Porque ya sabéis que nunca fue fructífera la relación de los superhéroes y el cine. Pese a lo cuál el Disney Channel realizó en el año 2000 un telefilme llamado

UP, UP, AND AWAY.

¿Queréis echar un ojo a una de sus escenas?

¿Qué queréis que os diga?

Todo esto ha pasado antes…

 

Alien Voló sobre el Nido del Cuco

Pocas artes tan importantes y al mismo tiempo delicadas como la del marketing. Parafraseando a un conocido editor de periódico, el marketing puede hundir películas y derribar a directores de estudio. No importa que tu film sea una obra cumbre llamada a cambiar el devenir del séptimo arte si nadie va a verla. Tampoco importa que sea un infumable bodrio sólo reivindicable por columnistas de suplemento cultureta si la gente acude en masa el primer fin de semana.

Como el milagro geológico que crea los diamantes, el marketing consiste en la presión adecuada ejercida durante el tiempo correcto. Decenas de decisiones continuas que concatenan una sinergia un networking entre un público teórico y un producto todavía inmaterializado. ¿Metemos todavía más colores en las fotos de Wonder Woman para que quede claro que no tiene NADA que ver con Batman v Superman? ¿Ya es seguro decir que el director de Múltiple es “el creador de El Sexto Sentido” o seguimos ocultándolo como cuando Avatar? ¿Cuánto Iron Man podemos meter en las promos de Spider-Man: Casaviniendo sin que la Marvel quiera cobrarnos un extra extra?

Más interesante todavía resulta el estudio de los diferentes acercamienapproachs que toma el marketing para adecuar un producto a distintos mercadosmarkets. Resultaba notable en el sistema publicitario y distribuidor europeo hasta que, a lo largo de los 90, las meillors norteamericanas impusieron la aburrida homogeneidad que reina hoy en día pero los Emergentes Mercados Asiáticos™ han tomado el relevo con envidiable pasión y arrollador entusiasmo.

Tomemos como ejemplo la muy reciente Alien: Condemor. En los mercados occidentales la campaña se ha centrado dejar patentemente claras dos ideas fundamentales.

Una: QUE SÍ, PUTOS FRIKIS, QUE SALE EL BICHO ¿CONTENTOS? ¿EH?

Y dos: esto da miedo Del De Verdad™, esto es terror serio de sitios oscuros en que no se ve nada por los que deambula gente lloriqueando acojonada. De hecho hemos dedicado tanto esfuerzo a hacerla terrorífica que no nos ha quedado tiempo para ponerles armas del futuro y les hemos encasquetado lo primero que hemos pillado en atrezzo.

No está mal para los gustos y costumbres del público occidental. Pero no para el de Corea del Sur.

Hablamos de una nación que lleva décadas existiendo en un permanente estado de pre-guerra. De una cultura cuya marcialidad rivaliza con la de sus convecinos chinos y japoneses. A una gente que te hace Train to Busan no les metes en la sala donde ponen tu película a base de nostalgias ochenteras o moñeces de cine club.

No. Les tienes que explicar que Alien: Condemor es LA CAÑA, una inacabable balasera en la que heroicos y sacrificados humanos masacran oleada tras oleada de Chicos Malos de Ripley™

Y qué mejor manera de hacerlo que plagiahomejaeando la carátula de un juego de PC de calidad narrativa y lúdica ciertamente parejas a la de la cinta de Scott.

Pero no todos los asiáticos son iguales (a pesar de lo que Pablo Motos piense) y el de Japón es un mundo completamente diferente tanto al occidental como al coreano. Allí los bichos de dos metros de alto y seis hileras de dientes son cuquis mascotas en las series infantiles cuando no pokemones que cazar en la esquina de tu casa. Lo que les da miedo de verdad son niños en pantalón corto que se asoman a tu ducha y chicas de pelo largo haciendo extreme yoga. Y del tema violento-militar mejor no hablar, que les soltaron dos bombas hace más de medio siglo y todavía siguien tirándose de los pelos por ello.

Por eso en el País del Sol Naciente™…

…creen que Alien: Condemor es una mística parábola ecologista sobre el equilibrio budista y la coexistencia interespecies.

Luego está Tailandia, claro.

Como sabe todo aquel que haya visto algún Ong Bak o se haya topado con algún The Raid los tailandeses no se andan con chorradas. En Tailandia no existe el cine de terror porque el concepto de algo que no se pueda resolver a hostias les es completamente inconcebible. Tampoco, y por el mismo motivo, los whudunnit, los cyberthrillers o las comedias románticas, pero no divaguemos.

El caso es que no les puedes vender Alien: Condemor a los tailandeses…

…a menos que les asegures un brutal y salvaje duelo de Alien vs AndroiPersona Artificial.

Y en fin, tenemos que hablar de China.

Seguimos teniendo la imagen de un cine chino protagonizado por monjes calvos repartiendo patadas. Y nada más lejos de la realidad. Cierto, su cinematografía abarca las artes marciales pero, igual que Zhang Yimou es capaz de dirigir un Sorgo Rojo y luego un La Casa de las Dagas Voladoras, las audiencias chinas también comen de todo.

No, estoy hablando sólo a nivel cinematográfico.

Y si no puedes tentarles con un festival de hostias porque están más que acostumbrados…

…hazlo prometiéndoles un agridulce y sentimental melodrama de Wong Kar Wai…

 

Bring it Black (Scorpion)

Creo que a lo largo de los años hemos hablado varias veces de Black Scorpion pero nunca nos hemos detenido a dedicarle un bien merecido posteo, así que vamos a ello.

“And you know, this isn’t brain surgery. But I’ve always tried to be one jump ahead.”

“If I can’t be one jump ahead, then I try to be no more than one jump behind.”

Roger Corman es el principio, el final y el relleno de una enorme cantidad de historias. Incluyendo a esta. A principio de los años noventa habían pasado dos cosas -tres si contamos Image-, uno fue el éxitazo de Batman, que se convirtió en la película que más recaudó aquel año, la otra fue que en 1995 Showtime le dio su propio espacio a Corman. Y por espacio queremos decir Dinero pero no demasiado, lo de siempre con él.   La idea era que volviera a filmar alguno de sus éxitos -no las películas que adaptaban a Poe, Vincent Price era insustituible- y crear alguna historia nueva. Y dentro de estas historias, ¿cómo no incluir superhéroes?

Como Corman es como es pensó en hacerlo con una mujer porque así podría ahorrar dinero en el vestuario. (Ya, excusas) Luego pensó que si podía mezclar una historia seria con un tono más humorístico podría aprovechar la falta de dinero para justificar el over the top. Eh, Batman estaba siendo un éxito y la anterior vez que lo fue ya sabemos cómo lo logró. Así que si Batman Returns había sido (másomenos) un éxito con Michelle Pfeiffer haciendo una Catwoman inolvidable, ¿por qué no intentar algo propio? Con esas dos ideas principales más la decisión de meter diversidad con un secundario negro importante para el personaje principal se puso a crear la película. ¿Y qué mejor idea que co-crearlo con Craig J. Nevius? Al fin y al cabo él era todo un experto en superhéroes, ¡habían co-escrito juntos su versión de Los cuatro fantásticos! Una película llamada Black Scorpion, para así  comenzar contando la fábula del escorpión y la rana no fuera a ser que alguien no la supiera y porque, bueno, qué más dará todo. Contó para el papel con la gran Joan Severance que ya estaba reinando en el directo a vídeo tras años de cine y televisión en papeles tan magníficos como el de su temporada de Wise Guy junto a Kevin Spacey. Su interés romántico –Michael– sería interpretado por otra cara conocida, Bruce Abbott (Un día tenemos que hablar de la producción de Blind Justice) y su… ayudante… por llamarlo de alguna manera, iría a otro grande: Garrett Morris.

Así que, resumiendo, una agente de policía -aparentemente especializada en disfrazarse de prostituta (Corman tenía casi 70 años y 40 en la industria, supongo que no es excusa pero sí explicación)- cuyo padre -un expolicía con un pasado complicado por decir algo- es asesinado ante sus narices. De modo que decide honrarle y perseguir a los malos sin esas cosas de la burocracia haciéndose un disfraz: Black Scorpion. Por la historia y un anillo que su padre… Bueno, las cosas de Corman, ya sabéis. Pero al menos eso era una excusa para ponerse una trenza.

– A ratos uno podría preguntarse si Corman quería canalizar Miss Fury. Sí, vamos a poner canalizar.-

A partir de ahí un extraño villano en una especie de extraña armadura -sí, el villano extraño antes que el héroe, esas cosas se pueden hacer- un grupo de policías tirando a lo inútil, un ¿ex?delincuente afroamericano experto en coches -y en cualquier cosa ingenieril que hiciera falta, por supuesto). Por supuesto hay peleas entre buenos y malos, hay un sistema corrupto con un alcalde a la cabeza y una de las escenas sexuales más ridículas que recuerdo haber visto jamás en una película –Black Scorpion completamente desnuda excepto por su máscara tirándose al interés romántico completamente vestido y amenazándole cada vez que intenta levantarse. No, en plan ponerse de pie. Ya, es básicamente una violación y, a la vez, una sexualización extrema del personaje aunque sea la que esté en control todo el rato. Muy complicado. Claro que luego le borraría la memoria así que eso es… ahm… ¿mejor?- y que se supone su último acto antes de dejar atrás su personalidad secreta (?). Luego ya llegaría una segunda lucha contra dos wrestlers femeninas, el enfrentamiento contra el malvado cuya identidad es conocida ya pero que sirve para fusilar más o menos una escena de El retorno del Jedi, y su vindicación como policía. Todo bastante cerrado.

Bien sea por el éxito propio, el interés del canal, las comparaciones con Batman Forever o que meses después llegaría a las pantallas Xena y abriría otra ventana de oportunidad, por el motivo que fuera para 1997 pudimos tener otra película: Black Scorpion II: Aftershock. Esta vez con Whip Hubley como Michael, el interés romántico de la protagonista. Morris repetiría como el ¿ayudante tecnológico? ¿proveedor?, tanto da. La cosa es que deciden ponerle un oponente femenino que para algo es el año de Batman & Robin, y de ahí sale, Aftershock, y ya puestos a ello meten a un personaje que parece la versión negra de lo que Tomy Lee Jones habría hecho con Dos Caras. Solo que esta vez una cara sería el Joker. De todo ello sale la interpretación del ya casi olvidado Stoney Jackson.

A partir de ahí, y ya roto el acuerdo con Showtime, podríamos creer que no íbamos a volver a saber de Black Scorpion. Pero no contábamos con los alemanes, claro. Un productor alemán le hizo una oferta económica a Corman para adaptarla a televisión. Y Corman decidió que si alguien ofrecía pasta es que había pasta, así que se iba a ocupar él de ello y vendérselo a cualquier idiota. En este caso a SyFy. Bueno, Sci-Fi Channel.  Vale lo mismo.

La serie ofrecería una versión animada. No es que tuviera mucho más sentido, ni que ofreciera una explicación mejor y, desde luego, la animación era… bueno… los años noventa. Vale, es una serie de 2001, pero es que los noventa duraron tanto.

El caso es que pasan de las películas más o menos, ofreciendo un nuevo origen excepto porque no se molestan en contarlo. Pero, eso sí, para el sexto episodio aparece el villano original interpretado esta vez por Adam West. El que no sigue es Michael, que es sustituido por Steve Rafferty -e interpretado por Scott Valentine, un actor de tan poco éxito que acabaría pasándose a la producción- mientras que Black Scorpion pasaría a estar interpretada por Michelle Lintel, que reunía todo lo que Corman buscaba: altura, haber sido Miss y ganado premios olímpicos juveniles con algo que quizá o quizá no fueran artes marciales. Quizá no buscaba EXACTAMENTE eso, pero más o menos.

La serie fue incluso más barata y exagerada que las películas pero le permitió unir algunos episodios para sacar dos directos a vídeo de la única temporada que duró. Ahí podía haber terminado la cosa. Pero siempre están los cómics.

Así que para 2009 una serie de imposibilidades y extraños movimeintos hicieron que primero Devil’s Due en digital y luego BlueWater impreso sacaran una serie limitada del personaje.

A esos cinco números -con su TPB correspondiente, que Corman puede no estar directamente detrás del cómic pero no es conocido por perder dinero precisamente- y luego un inevitable número independiente crossover, por supuesto.

Como es de esperar ahora mismo hay uno de esos número gratuitos en Comixology, así que uno nunca puede estar seguro de si realmente esto será lo último que sepamos de Black Scorpion.

Al fin y al cabo Roger Corman siempre estará al acecho para ganar otro par de pavos. Y parece que los superhéroes aún pueden darlos, así que… ¿qué problema habría en volver a los noventa para hacer caja?

Preguntas – Respuestas

¿No es bonito ver que tras tanto años, tras tanta normalización y tras tanta película de éxito económico aún podemos hacer post de estos de sin despeinarnos con los grandes medios y la ayuda de los amigos?

Por ejemplo, la revista especializada en cine Fotogramas y la colaboración de nuestra Primera Bruja:

 

 

 

Pero como todos sabemos las cosas tienden a ir a grupos de tres.

Así que vamos con la tercera. ¿Cual es el problema de poner imágenes genéricas para complicarlo?

Pues que hay veces que las pones, te pasas de listo.

Y no te das cuenta de que el problema de un plano corto…

es que siempre se puede contextualizar en uno mayor.

Lo importante, por supuesto, es que nos quede claro. Podemos llevar años de películas -aunque luego solo recuerden algunas- que esto de la normalización solo significa que lo icónico lo seguirá siendo, no que podamos esperar una mayor profundización.

Y si comportamientos … discutibles.

 

Pero ya sabéis lo que dicen:

null

Más reposiciones preveraniegas

Como todos sabéis, ADLO! tiene una cuenta de Twitter para, basicamente, enlazar el posteo diario del blog. Pero entre enlace y enlace de vez en cuándo también trinamos o retuiteamos otras cosas. Como estas:

Paul Reubens, un actor encasillado

1991: Paul Reubens interpreta al padre del Pingüino en Batman Vuelve

paul reubens 1

Pero es un papel corto que no le da mucho tiempo en pantalla

paul reubens 2

2016: Paul Reubens interpreta al padre del Pingüino en Gotham

paul reubens 3

Pero es un papel corto que no le da mucho tiempo en pantalla

paul reubens 4

 

Para mí que va a ser…

Coincidencia
Homenaje
Taquiones
Lo que yo decía, en las adaptaciones de DC siempre es de noche

SurveyMaker