Liberad a Terra

Buck, el simpático sidekick robótico de Terra Willy: Planeta Desconocido (Eric Tosti, 2019)

V.I.N.CENT, el simpático sidekick robótico de El Abismo Negro (Gary Nelson, 1979)

¿Coincidencia? ¿Homenaje? ¿Serendipìa?

¡Tú decides! (para que luego digais que no hablamos de los grandes temas de actualidad de la astrofísica)

En mi humilde opinión esto es…
Coincidencia
Homenaje
Taquiones
Para agujeros negros los del 11M pero de eso no quereis hablar ¿verdad, radicales amigos de los terroristas?

Bonus Pista:

-Buck…

-Dime, moto de Akira.

-Maximillian no te contó lo que le pasó a tu padre.

-¡Me dijo lo suficiente! ¡Tú lo atropellaste!

-No… ¡YO SOY TU PADRE!

-¡NOOOOOOOOOOOOOOOOOO!

-Oh vamos, no me digas que no te lo veias venir…

Spider Bogaloo

Amigos mileniales, no sabeis la suerte que teneis de vivir en esta maravillosa Era de la Tecnología que os ha tocado. Todavía puedo recordar aquellos dias de antaño en que el video casero era una futurista novedad. Aquellas compactas y ultramodernas cintas de VHS que contenían una película entera a la apabullante resolución de una TV casera cuyo único inconveniente era que habia que rebobinar girando en un bolígrafo como bien cuentan todos esos programas nostálgicos modernos.

Pero la ambición tecnológica del ser humano no conoce límites. No tantos años después apareció un nuevo soporte casero de mayor resolución, mejor calidad e inimaginables y nuevas posibilidades. Algunos pensaron que todo era una simple artimaña para obligarles a volver a comprar los títulos que ya habían adquirido en VHS. Me río mucho de ellos cada vez que me vuelvo a ver Casablanca cambiando de una a otra de las seis cámaras simultáneas desde mi mando. ¡Ni que existiera una conspiración secreta internacional que se financiara haciéndonos pasar por el aro tecnológico cada tres décadas!

¡Qué tonteria! No hizo falta esperar tres décadas para que apareciera el siguiente formato de-fi-ni-tivo. Ese que hoy dais en llamar “Blu-Ray”. Básicamente una versión corregida y aumentada del viejo DVD con una brutal capacidad de almacenamiento. ¿Qué otro formato conoceis capaz de contener la versión extendida de El Hobbit: la Batalla de los Cinco Ejércitos en DOS DISCOS NADA MÁS?

Pero las ventajas del azur formato no son sólo cuantitativas. Son cualitativas también. Comparemos dos ediciones de la misma película. Una escogida al azar. Spider-Man 2, por ejemplo.

Ya empezamos mal con la portada. ¿Esto que es? ¿Spider-Man 2 o Spider-man Ama a Mary Jane: el Film?

La portada del BR va directa al grano. Un Spider-Man y 2 telarañas. Sin tias ni gais (oh vamos, todos sabemos que esa mujer con la que se ha casado Octopus no engaña a nadie) ni cosas que arruinen la experiencia o violen tu infancia. Hasta se permite el lujo de darle un merecido homenaje a Renato Arlem con esas dos manos descaradamente anarroseadas.

Pero claro, el BR de El Nombre de la Rosa sería igual de fragante si otra portada tuviera. Lo importante es el interior. Y la edición de dos devuedés va bien servida.

Tanto que en un despliegue tecnológico adelantado décadas a su tiempo hasta incluye un enlace a una página web. Y a primera vista uno podróa concluir que la simple ventaja del BR es que trae lo mismo en un sólo disco.

Pero estaría equivocado. Mientras que el DVD explica el trasfondo del Doctor Octopus en el mediocre documental Ocho Brazos para Rodearte…

…el BR contiene el mucho más interesante Ocho Brazos para Sostenerte. Pero no es esta la vital diferencia entre uno y otro formato. Porque el caduco y casposo DVD incluye un simplón reportaje sobre efectos especiales…

…pero el destellante BR nos obsequia con un impresionante video…

…de VFX, uno de los más famosos grupos de breakdown de la historia.

AVÏV KAÉRB!

AVÏV N’WÔD!

Cohen Rey

Hay ciertas reiteraciones en la vida de este vuestro blog que han ido incluso más allá de la vida de esta vuestra desorganización, convirtiéndose en eventos fijos en el tiempo que todo el mundo podía imaginar que antes o después acabaría sucediendo algo.

Uno de ellos es nuestro declarado amor por el cineasta Larry Cohen. Hasta el punto de que uno de nuestros posteos de 2004 fuera para cantar las alabanzas de su The Stuff. Recordad lo que dijimos en su momento de este Yogur Mutante Controla-cerebros Intra-terrestre.

Sí, “The Stuff” o “In-Natural” o “La Sustancia Maldita” o yo qué sé cómo la llaman ahora.

Ha pasado tanto tiempo desde entonces que me ha dado tiempo a tenerla en dos versiones domésticas diferentes, la última nada menos que de Arrow Films. (Tranquilos, no incluye flashbacks a ninguna isla)

Pero incluso más que por esa película se le recordaba de manera regular por otra. Sí, ya en aquel primer posteo hace tanto tiempo se escribía sobre ella, pero no solo allí, hubo más ocasiones, la última de las cuales fue cuando alabamos la ética de trabajo de ese otro grande que es Eric Roberts.

Y es que Larry Cohen era un titán. Fuera como director o como guionista siempre encontraba un enfoque de lo GENIAL!, creador de la serie de TV de fantástico y misterio Los Invasores (1967 – 1968) -que fue referenciada en los cómics de Bruguera– además de escribir numerosos guiones para series que van de Los Defensores -La que tuvo más de una temporada- a El Fugitivo pasando por Colombo. Y entonces se puso a dirigir.

Ya solo los títulos alternativos de su primera película, Bone (1972), nos dan una idea de por dónde iban a ir los tiros con él: Beverly Hills Nightmare, Dial Rat for Terror o Housewife. ¿A que ya os ha quedado más claro de qué va?

Y aún le daría tiempo de seguir montado en la blaxploitation adaptando el clásico noir Little Caesar como Black Caesar (1973) y sacándole muy rapidito una secuela: Hell Up in Harlem (1973)

Su siguiente obra daría ya para serie de películas. It’s Alive (1974) va sobre niños que son diferentes pero hay que quererlos igual. O algo así.

Luego llegaría la obra maestra God Told Me To (1976) o Demon o como le toque llamarse esta semana. Sí, los títulos de Cohen siempre están con estas cosas. Aquí que teníamos desde remontar escenas de Espacio: 1999 a darle su primer papelito en cine a Andy Kaufman. Que fuera de un policía que sufre una crisis y empieza a disparar a la gente durante el desfile del Día de San Patricio no tuvo nada que ver. Quiero decir, el hecho de que no tuviera permiso para rodar durante el desfile real y decidiera hacerlo de todos modos con la complicidad de Kaufman.

Los setentas eran así, tú podías hacer una película con intención de que fuera un drama histórico policíaco como The Private Files of J. Edgar Hoover (1977) y el paso de los años harían sonar el título como un softcore kink gay. Son los taquiones.

Para los ’80 ya había llegado a la idea de que aquí había que sorprender, fuera con comedias como Full Moon High (1981), rodar un piloto y que como no salga lo conviertas en un estreno en salas como Momma the Detective, perdón, Hearsay, perdón, See China and Die (1981) y de ahí películas como Q (1982), que como tenía un nombre muy corto para los buscadores tuvo también el título Q: The Winged Serpent. No sé qué problema hubiera habido en llamarla directamente Quetzalcoatl. Esta vez tocaba investigar a los aztecas.

La cosa seguiría con películas como Perfect Strangers (1984) que en lugar de adaptar la serie metía asesinos de la mafia, niños demasiado pequeños como para ser testigos protegidos y madres solteras. Lo típico. No digamos ya el guión de Special Effects (1984), sobre un director de cine que decide dirigir una película basada en un asesinato que acaba de cometer y que están investigando aún, contando con el marido de la víctima y principal sospechoso como ‘asesor’. Eso es solo la mitad de las cosas raras que tiene la película. Como un título que no tiene nada que ver con lo que se cuenta, claro. Teniendo en cuenta que puede rastrearse la influencia de un guión suyo que vendió anteriormente llamado Daddy’s Gone A-Hunting (1969) -él quería que fuera para Hitckcock, pero Hitchcock no opinaba lo mismo- os podéis imaginar lo que nos vamos a encontrar cuando repasemos su carrera como guionista.

Y, por supuesto, la siguiente fue la favorita The Stuff (1985). De la que no creo que haya más que podamos decir.

En los ’80 aún le quedaría tiempo para dirigir la secuela salida de la nada A Return to Salem’s Lot (1987), otra película eminentemente afroamericana como Deadly Illusion (1987) que no diré yo que tenga nada que ver con Action Jackson, pero esta cuenta con Billy Dee Williams, Vanity y Morgan Fairchild y la otra con Carl Weathers, Vanityy Sharon Stone. Bien es cierto que Action Jackson se estrenaría al año siguiente.

Aún le quedaría tiempo en la década para dirigir una última vez a Bette Davis en Wicked Stepmother (1989). No, no es que la hubiera dirigido antes, es que sería su última película. De hecho, se largó del rodaje antes de que terminara -por salud, dijo Cohen; por Cohen, por el guión, por la falta de presupuesto, POR TODO, dijo Davis– así que tuvieron que contratar a otra actriz y reescribir el guión. Pusieron a Barbara Carrera en su lugar, como su hija, y explicaron que la consciencia de Davis había pasado a habitar un gato y se negaba a salir de ahí. ¡Un director de recursos!

Luego llegarían los noventa y con ellos sus últimas tres películas dirigidas: As Good as Dead (1995) y Original Gangstas (1996) serían las dos últimas. La primera un policíaco televisivo con un rato de Traci Lords y un guión setentero. El segundo sería su última película. Una que justifica más que de sobra su leyenda como el director judío que más blaxploitations ha dirigido, y lo hace con una celebración que reúne a Fred Williamson, Pam Grier, Jim Brown y Richard Roundtree entre otros.

Los guiones escritos pero no dirigidos por Cohen serían, entre otros, una multitud de capítulos de series reunidos luego como películas pero también cosas como la adaptación de Mickey Spillane con Armand Assante I, The Jury (1982), el locurón de Best Seller (1987), la nueva adaptación de los Body Snatchers (1993) para Abel Ferrara, el slasher sobrenatural Uncle Sam (1996), las películas de teléfonos y actores Marvel Phone Booth (2002) y Cellular (2004) -¡que sería adaptada en Hong Kong como Bo chi tung wah (2008)!- o Messages Deleted (2010) y, por supuesto, la serie Maniac Cop (1988 -).

Pero, como decía, hay una película en especial que queremos celebrar.

Efectivamente, la película que justificaría por sí solo la presencia de Larry Cohen en este vuestro blog. Es cierto que dicen de él que ha fallecido pero la BBC no ha confirmado nada. Claro que suficiente lío tiene la BBC con lo que tiene. Así que hablemos de

LA AMBULANCIA

En esta película de 1990 un Eric Roberts con el noventeriosmo a tope

pero que muy a tope…

investiga la desaparición de una muchacha, aparentemente raptada por una ambulancia en mitad de la calle. Por supuesto es una posibilidad de explorar la credibilidad de su personaje, realizar una investigación, encontrar aliados, hacer un comentario sobre el principelrescatismo y hablar de la diabetes. Ya, las películas de Cohen son así.

Pero lo más importante para nosotros es el trabajo de Roberts. De su personaje en la película, digo.

Aunque supongo que en esta explosión de noventerismo se nota a qué se dedicaba. ¿No?

¡¿NO?!

Efectivamente, trabajaba como dibujante. En esta empresa, ya sabéis…


Marvel Comics

Esa.

Lo que significa que estamos ante una película que entendió muy pronto, casi podríamos decir que antes de su época, un asunto fundamental.

¡LOS CAMEOS!

No solo porque a Stan Lee le faltara tiempo para ponerse a promocionar que salía en una película* sino, sobre todo, porque entendía que la credibilidad de alguien de la industria del cómic era reducida.

*¡Cómo se puede ver en Namor, The Sub-Mariner, Vol. 1, No. 2, May, 1990, y luego en Conan the Barbarian, Vol. 1, No. 235, August, 1990, joven creyente!

Pero sí, también porque había cameos varios y variados.

ROB! VENDIGA A LARRY COHEN!

Sobre todo teniendo en cuenta que casi podríamos pensar que esta es la historia de orígenes del propio ROB!

Así que sólo podemos despedirnos de él con un sonoro

AVIV YRRAL NEHÖC!

¿Cuándo es hoy?

Lo peor de los Lunes como concepto es la imposibilidad de regresar de inmediato al espacio histórico que ocupan. Es decir, ¿en qué año estamos?

Uno entra por la puerta -por alguna puerta- y empiezan a contarle de una serie antológica de animaciones…

A continuación descubres que hay películas que necesitan…

Greg Berlanti, Michael Green, Chris Brancato & Marc Guggenheim, Phil Lord & Christopher Miller, Seth Grahame-Smith, Rick Famuyiwa, John Francis Daley & Jonathan Goldstein, Joby Harold & Dan Mazeau, Ezra Miller & Grant Morrison…

Más de una docena de guionistas…

mientras que otras películas pueden llegar a estrenarse…


sin ningún tipo de director en absoluto.

Y al final la sensación es que todo es circular.

Para lo bueno

y para lo GENIAL!

¿Qué podemos deciros?

¡SON LOS TAQUIONES, QUE LO ENTURBIAN TODO!

Maravilla capital

Entre el hundimiento de la Atlántida y el surgimiento de los hijos de Arys existió un tiempo legendario. Una pretérita era de oscuridad e ignorancia anterior al advenimiento de la Normalización™ durante la cual entontrarte en la prensa referencias a Stan Lee como creador de Batman o a Spider-Man como miembro de la Liga de la Justicia era la norma.

Afortunadamente las cosas han cambiado y aquellos días sólo existen en la memoria de quienes los vivieron (y premiaron con PicADLOs). Hoy en día sería inconcebible que una revista de autobombo cinematográfico, en su artículo dedicado a la Capitana Marvel…

…metiera tanto la para como para adjudicarle a Jude Law el personaje que interpreta Anette Benning porque ni se han molestado en comprobar la ficha del reparto…

Desde el fondo de la Garganta

Estamos en esas fechas en las que se recuerda la importancia de Fantomah, Miss Fury, Phantom Lady o, incluso, Darna.

Pero como parece que este viernes hay un estreno de una película, o una huelga, o quizá ambas, quién sabe, parece que es mejor que nos vayamos a la cosa del cine.

Por supuesto habrá gente dispuesta a decir que a las mujeres no se les ha tratado igual que a los hombres en el cine. Una afirmación ridícula. Todo porque las últimas películas de supes protagonizadas por mujeres de Las Dos Grandes -las editoriales de cómic, no me seáis- fueron un fracaso. Catwoman (2004) y Elektra (2005) son los motivos por los que se suele señalar que no hubiera más películas de superheroínas de
Marvel o DC hasta Wonder Woman (2017) y es éxito en taquilla de esta última -un éxito moderado, además, porque fue solo la tercera película más vista del año- animó a que se moviera algún proyecto más, pero sin exagerar.

En realidad era lógico, en el mundo de las adaptaciones de superhéroes es difícil dar segundas oportunidades porque hay mucha pasta por medio. De ahí que fiascos en taquilla como los de Hulk, Punisher o Hellboy no se hayan visto recompensados con una serie de películas o de televisión. No hay que ver ninguna intención oculta en que hayan tenido que pasar casi cuarenta películas entre 2005 y 2019 sólo de personajes Marvel para que se animaran otra vez.

Tampoco es como si antes de esa fecha hubiera habido un número de películas muy limitadas de este estilo, en plan Los dedos de una mano. Estaba Supergirl (1984), Tank Girl (1995), Black Scorpion (1995), Barbwire (1996), Witchblade (2000) y… eh… también… ahm… la clase de Abril 2003 de DAVE (Digital Animation and Visual Effects) School hizo un corto de seis minutos y medio sobre Chimera que OBVIAMENTE cuenta también. ¿Veis? ¡Más de una mano! Eh, espera Black Scorpion tuvo una secuela así que MUCHÍSIMOS EJEMPLOS HAY.

Tanto quejarse, tanto quejarse.

Pero, bueno, ¿y después? ¿Realmente desde 2005 hasta 2017 no hubo ninguna película de supes centrada en una mujer? ¡Pues claro que sí! Sólo porque no sean de Marvel y DC no significa que no existan.

El mismo 2006 salió My Super Ex-Girlfriend, una historia que sólo podía ser una comedia (porque era maltratado el hombre y porque entraba en la categoría Mujeres, están todas locas, ¿eh?) pero, sobre todo, la adaptación de Garganta.

¿Pero cómo que no sabéis de quién estoy hablando? ¡De Garganta, una de las integrantes de FemForce! ¡Ahora me diréis que no conocéis tampoco FemForce!

Sin duda son los guiones de FemForce los que hicieron que en 2006 alguien pusiera dinero para que el mundo conociera a Garganta en su propia película: Gargantarama.

Por si algún despistado no la conociera, Garganta es una científica de Yuma que tuvo el clásico problema con suerodelsupersoldados y efectos secundarios. Por suerte llegaron las Gammazons, amazonas extraterrestres, para enseñarle a usar sus poderes. Aunque cuando la ira la invade pierde el control y blablabla. El cambio e tamaño también significa que se rompe la ropa, claro. Por suerte las Gammazonas le dieron un bikini de algo que legalmente no se puede llamar Partículas Inestables. ¿Por qué sólo un bikini? A saber, entiendo que por lo raro del material y no por lo ratas de ellas. Quiero decir, tampoco es como si hubiera un fetichismo específico por las mujeres gigantes. Ni tiene que ver con que luego en FemForce empezaran a meter más -bueno, a darle el poder a las que no tenían, total, más barato- y acabaran teniendo su propia sección llamada, por supuesto, Gargantarama.

Al margen del cuál ella tenía su propia serie, claro. Así de famosa era.

Confío en que se aprecie la diferencia entre ambas obras.

Por supuesto el éxito de esta adaptación y de su actriz principal, Brenna Barry, animó a una continuación: The Ghost of Garganta (2010)

E, incluso, a una reformulación fuera de del personaje -a saber- que cogía el film de 2006 para actualizarlo a 2016 como Amazing Colossal Woman.

Sí, ACW adelantó en un año a WW. ¡Y así se lo pagan, despreciándola!

[EDITADO:

Como el TiempoRiva y los taquiones son así, la sincronía ha querido que El ADLátere Torres haya decidido anunciar hoy esto:

AVIV BÖR! AVIV ATNÄGRAG!]

Vale, es cierto que entre medias no hubo ninguna película más de superheroínas, y que con esto está cubierto el mercado angloestadunidense. Y que sólo de Darna hay más películas hechas que todas estas juntas.

¡PERO!

Eso no nos debe importar seguir pensando en estos parámetros ni, desde luego, sacar conclusiones precipitadas sobre flata de representación o cosas igual de obviamente infundadas. Sería como sugerir que no se atreven a darles películas a una sola mujer y tienen que sacarlas en grupos. ¡Ridículo!

Es decir, ¿realmente alguien cree que antes que a una mujer se le daría una película a, digamos, un montón de barro con hierbas y hojas y ramitas y eso? ¡RIDÍCULO! No es el tipo de cosas que pudiera fallar en taquilla y seguir siendo adaptada a películas, series de televisión e incluso de animación. No.

En contra de lo que alguno pueda pensar, las mujeres superheróicas de los grandes grupos siempre han tenido la misma importancia, siempre han estado ahí, desde el principio:

Y ahora ya sabéis qué es lo que hace falta.

Lo que realmente hay que reivindicar.

¡MÁS GARGANTA!

Packageando en Negro

-Hola becario, ¿ya está listo el packaging de la sobrecubierta de Men in Black?

-Si, jefe. Aquí lo tiene. Verá que me he decantado por un diseño simple a la par que elegante que evo…

¿QUÉ COÑO ES ESTO?

-Pues… El logotipo que se vé en el cuartel gen…

-No no, me refiero al título. Es un pack que incluye LAS TRES películas de la saga. ¿Cómo van a saber los compradores que no es simplemente una reedición de la primera?

-Ehm… Por… Porqueee… ¿Porque lo… pone en el… título…? ¿”La trilogía“…?

-Becario, tú no tienes mis años de experiencia packageando.

-No sé, ¿veinte años siendo contratado y subcontratado como becario cuenta como “experiencia”?

-Claro que no. En mi haber tengo grandes hitos de la profesión como el listado de extras de Promesas del Este. Y si algo he aprendido es que quienes compran estas películas son frikis cobardes y supersticiosos con capacidad de comprensión limitada. Si queremos que gasten su dinero en nuestros productos tenemos que explicárselo todo CLA-RI-TO. ¿Estamos?

-Si, jefe. ¿Mejor así?

-Ajá. Algún lo comprenderás.

-No puedo esperar.

-¿Y la parte trasera?

-Bueno, contando con que ya en la cubierta no sólo indicamos que se trata de “la trilogía” y hemos añadido que “contiene las tres películas de la saga Men in Black!” (no fuera a creerse alguien que contenía las tres películas de OTRA saga) y que por si todo esto fuera poco la contracubierta consiste en…

LAS FICHAS COMPLETAS DE LAS TRES PELÍCULAS DE LA SAGA MEN IN BLACK INCLUYENDO LOS EXTRAS pues yo diría que no es necesario añadir nada.

-Y por eso tú eres el becario y yo el packaging manager senior asociated.

-*sigh*

Sí, bwana…

Hay un negro en DC que lo hace todo

-Este reparto nos ha quedado muy poco diverso, ¿no?
-¿Qué quieres, añadir un negro?
-Sí, seguro que en la editorial tienen dos o tres que podamos usar
-¿Y tener que elegir? ¡Uf, qué pereza! Con que nos pasen uno nos basta

Qué Negro era mi Abismo

Amigos, adláteres, en estas fechas tan señaladas sé que todos estais pensando en lo mismo: el Día de Reyes. Que hay que ver, para eso sois todos monárquicos ¿verdad? Ese día se os olvidan todo eso de reivindicar de república ¿eh, malandrines?

Tranquilos, si yo lo comprendo perfectamente. Porque si es un placer recibir un regalo no lo es menos darlo y una fecha que propicie ambas actividades simultaneamente es en verdad apreciable. Tal vez demasiado pues, con preocupante frecuencia, estos días se convierten en una vorágine de desesperación, en un pandemonium de búsqueda de ese elusivo regalo cuya satisfacción esté garantizada.

Yo ya lo tengo, por supuesto.

Corría el año 1979 cuando la Disney decidió expandir los horizontes creativos de su división de cine de imagen real y adentrarse en la ciencia ficción. Un terreno que ya habían pisado, quizá tangencialmente, con clásicos imperecederos como Un Astronauta en la Corte del Rey Arturo o El Gato que Vino del Espacio. Era Walt Disney, la exitosa productora conocida internacionalmente como una infalible factoría de diversión y entretenimiento. ¿Qué podría salir mal?

Nada, obviamente.

Os sonará extraño pero en aquellas lejanas fechas era costumbre editar libros que aprovecharan el tirón de un estreno importante y El Abismo Negro no fué una excepción.

La mítica editorial Everest fué la escogida para traernos un lujoso libro de portada exquisitamente maquetada que aunaba texto con fotos para narrar el apasionante argumento del filme.

Incluyendo los hilarantes lances y las estremecedoras aventuras del simpático robot V.I.N.C.E.N.T. Porque hay muchas escenas protagonizadas por V.I.N.C.E.N.T. De hecho hace falta examinar el libro con mucho detenimiento para encontrar alguna página en la que no aparezca V.I.N.C.E.N.T. (sin duda debida a algún error de maquetación).

Esta joya impresa culmina con tres páginas dedicadas a explicar sus efectos especiales. Que pueden parecer pocas pero ya son más extras que más de un DVD “edición de coleccionista” que anda por ahí. ¡Y además nos permiten poder disfrutar de más fotos de V.I.N.C.E.N.T.!

Pero no, no es este el mitológico regalo perfecto que os prometí al principio. Tal honor corresponde a un libro no editado por Everest sino por la igualmente legendaria Montena y que responde al titilante título de…

Un Libro Mágico. Basado en una producción empapada de la magia Disney. ¡Eso es magía al cuadrado!

¿Y en qué se aplica esa magia? Pues en el uso de arcanas técnicas de impresión y de secretos procedimientos reprográficos que logran dotar de tridimensionalidad a sus imágenes.

¡Parece que las mismas naves van a saltar de la página y a pasarte por encima! Mediante este misterioso procedimiento podemos experimentar la cósmica maravilla y el estelar asombro de las escenas de El Abismo Negro como si nos hubieramos sumergido de lleno en ellas.

Y luego dicen que el final de 2001 Una Odisea Espacial es dificil de entender.

Pero por si esto no fuera suficiente en los bordes de las páginas hallamos lenguetas que al ser activadas desencadenan un impresionante efecto de movimiento. Gracias a ello podemos ser testigos del giro de las arremolinadas energías del titular abismo. O contemplar cómo el USS Palomino orbita alrededor del Cygnus cual delicada bailarina.

Y sí, claro que podemos gozar de más ingeniosoas ocurrencias de V.I.N.C.E.N.T.

Por ejemplo tirando de la lengueta para desplegar su cabeza verticalmente con un firme y potente desplazamiento…

…en dirección a su estratégicamente colocado nuevo amiguito.

Pero la verdadera piéce de rèsistance, la página que hace de este Libro Mágico de El Abismo Negro un valioso incunable, es la que nos permite revivir el dramático clímax de la película.

En el que un bloque de maquinaria se desploma aplastando al malvado Doctor Reinhardt.

Míradlo ahí, más aplanado que el techo electoral de Podemos.

¡Oh no! ¡¡¡NOOOOOOO!!!

KKK-CRUNCHHHHSSSssskkk k k k

¡Horas y horas de diversión para los más pequeños de la casa!

Sin embargo debo avisaros de que quien adquiera esta maravilla esperando encontrar un buen surtido de chistes sobre pederastia va a quedar severamente decepcionado ¿eh?

¡Ahí viene la plaga!

Por supuesto siempre conviene esperar hasta el último momento posible para escribir estos posteos. Uno se descuida un momento y empiezan a suceder cosas. 

Por ejemplo, parecía una semana sencilla para ponerse a hablar de los trailers y esas cosas. Ha salido mucho trailer que no cuenta nada. Puede uno incluso limitarse a copiar imágenes y sincronizarlas con alguna canción o algo así…

Se acabó/
Porque yo me lo propuse y sufrí,/
como nadie había sufrido, y mi piel/
se quedó vacía y sola, desahuciada/
en el olvido, y después/
de luchar contra la muerte empecé/
a recuperarme un poco y olvidé/
todo lo que te quería, y ahora ya.../
Ahora ya, mi mundo es otro.

Eso y que el Capitán América ha perdido la barba. Y, además, se ha afeitado.

Eso y que la gente que ha visto lo nuevo de Spider-Man anda como loco con ella. En USA se estrena el 14 de diciembre -vamos, el viernes que viene- y teniendo en cuenta que ha costado 90M$ más les vale hacer el primer fin de semana un mínimo de 35. Si hace 65 mejor. A partir de ahí el cielo es el límite.

Algo especialmente divertido porque, bueno… la semana siguiente se estrena Aquaman. Se estima que ha costado unos 200M$ y que mas les vale que el final de semana ‘largo‘ -es decir, del 21 al 15- logre llegar a los 100M$ o están todos j… en peligro. 

Teniendo en cuenta que Sony ha pegado una campanada con Veneno, que ha funcionado bien en USA pero  mejor aún en China (260 M$ lleva ya, frente a los 210 caseros) aún vamos a tener un fin de fiesta entretenido. 

Cierto es que parece poco probable que vayan a dejarlo los medios eso de El cine de superhéroes es una tendencia que se está terminando.

Teniendo en cuenta que 4 de las películas más taquilleras en USA lo son, y 6 de las 10, lo que tiene más mérito teniendo en cuenta que, bueno, no se han estrenado en salas muchas más películas de superhéroes. 

Así que la cosa es… no diré que difíciles de defender porque si lo que hemos visto hasta ahora del periodismo es un ejemplo creo que podemos hacernos todos a la idea de que la verdad objetiva es opcional. –Sí, desde el 1 de agosto de 2016 lleva el artículo de El Diario plagiadito de errores. Convertido a estas alturas en un monumento a lo poco que le importa todo a El Diario, lo mala que es su sección de cultura y que Mónica Zas es tan incapaz como orgullosa–  así que digamos que son tan habituales como podría ser un meme.

De hecho, Venom es la que menos taquilla USA lleva. Al menos de momento. Que aún queda por estrenarse Aquaman, como decía. 

Pero, claro, ¿quién podría tener algún motivo para no ir a ver Aquaman? Si desde las apariciones de Alan Ritchson a la serie de Justin Hartley, a la película de Vincent Chase o los especiales de Robot Chicken, es obvio que hay un interés por ella. Y siendo la nueva película del Universo DC cinematográfico que tantas alegrías nos ha dado no hay nada que pueda hacer que salga mal. 

Ya, bueno… 

Podríamos ponernos a hablar de qué podría llevar a nadie a destruir libros pero los lectores andaluces iban a salirnos con un TOO SOON!!!, que ya les veo venir, así que quizá sea el momento de hacer algo de publicidad para los amigos aprovechando el tema. 

Porque resulta que en Es Pop se ha publicado La plaga de los cómics, que saldrá a la venta en librerías el próximo miércoles 12 (al menos en teoría), y que trata de ese momento en los años ’50 en el que los cómics fueron perseguidos por las autoridades, reforzados por los medios y apoyados en organizaciones que decían ser Sociales pero cuyas finalidades tendían a ser aviesas. 

No solo eso. Ya que se ponía a editar el libro de David Hajdu el editor de Es Pop decidió aprovechar y sacar una edición especial, numerada, limitada y blablabla. 500 ejemplares de lo que ha llamado Cuando los tebeos eran peligrosos.

450 portadas seleccionadas de entre aquellos cómics perseguidos. El clásico Ejemplar de Coleccionista, vaya. Ya sabéis cómo va aquello.

Así que aquí estamos. A medio camino entre la primera parte de la historia, con los supes triunfando en cines, y la segunda, teniendo que recordar a la gente que eso de perseguir y destruir lecturas suele hacerlo un tipo de gente concreta. Aunque sea solo para que entiendan la diferencia entre Recibir una crítica y Quemas públicas, que hay mucha gente a la que parece resultarle indistinguible. 

Y que tengamos que estar recordando esto en lugar de hablar de la JL de Giffen y deMatteis que tienen montada en Legends of Tomorrow… en fin.

Total, que por lo menos podemos hablar bien de una editorial así que…

AVIV SE PÖP!