Domingo en la Heroes Con Botín Madrid

sandmanuela

BENDIS! se despide

spiderman 28

Esta semana se ha publicado el Spiderman 28 de Panini, último número del personaje escrito por Brian Michael BENDIS! antes de irse a DC a jugar a ser Byrne. Y un hecho tan trascendental tenía que verse reflejado en la portada

bendis se despide

Lo que pasa es que en un primer momento no he entendido “Miles” como el nombre de Miles Morales sino como una palabra en español, así que me ha dado la impresión de lo que nos estaban contando es que miles de personas se agolpaban alrededor de BENDIS! para desearle buen viaje. Algo así:

adios bendis

 

Lo que hice el último verano (I)

Pues resulta que dejé el blog de ADLO! en modo automático para que saliera un DC News diario, y yo mientras me dediqué a trabajar en algo que da dinero. Y de vez en cuándo leía algún tebeo, claro. También creo que hubo un mundial de fútbol, pero el recuerdo de eso ya está lejano

Si las portadas matasen

Cuando ves que el megabombazo cinematográfico de DC de los últimos (y próximos) años se apoya en Deadpool en su trailer promocional, nos damos cuenta de que por fin Masacre se ha vuelto mainstream. Tanto Cable como Masacre, merced al estreno de la segunda película del Mercenario Bocazas, que adapta los conceptos fijados por ROB! para estos personajes y X-Force. Snifs, disculpad porque se me ha metido algo en el ojo…

Y como viene siendo preceptivo, las editoriales Marvel y Panini aprovechan la situación sacando material de los personajes. Marvel se saca de la manga un annual de un título inexistente en la actualidad con ambos héroes compartiendo cabecera…

…y Panini apuesta fuerte recuperando en su línea de Mayores de 40 (no se refiere necesariamente a la edad del comprador, sino al precio) la primera mitad del título original.

Una serie que alcanzó la considerable (y hoy día inalcanzable) cifra de cincuenta entregas consecutivas y que aquí se recuperará previsiblemente en dos partes. Una señal de la confianza del mercado actual en el producto, una situación que, debemos recordar, no siempre fue así. De hecho, esta serie tuvo originalmente en nuestro país una trayectoria editorial muy pero que muy errática. Todo comenzó con un tomo con los seis primeros episodios y mismo título que el taco actual:

Años después, una grapa relacionada con Civil War nos trajo los números 29 a 31 de la serie:

Lo siguiente que vimos fue ya el final de la serie, un tomo conteniendo los números 43 al 50, con Masacre en solitario y bajo un título confuso:

Tuvimos que esperar a que se instaurase lo de los tomos de tamaño considerable (Marvel Monster los llamaban, y eso que sólo traían una docena de episodios y en tapa blanda, animalicos) para que en tres de ellos se recopilase en material faltante (7 a 18, 19 a 28, 32 a 41) y se pudiera dar por concluida la accidentada publicación de esta cabecera.

Un título que tuvo buena recepción, buenas críticas, ventas que le supusieron mantenerse una cincuentena de entregas en el mercado, y tan buen recuerdo que hoy día publican un Annual para hacer caja ¿por qué no funcionó aquí a la primera?

Siempre habrá quien crea que publicar tebeos es tan sencillo como meterlo todo en un tomo y ya está. Puede hacerse así, desde luego, pero hay muchos factores que deben considerarse también ¿grapa, tomo medio, tomo gordo, tapa blanda, tapa dura? y sobre todo ¿Qué portada elijo? en aquel momento una Panini algo primeriza decidió lo que pudiera parecer más obvio:

Si ROB! hace las portadas, saca una portada de ROB!

Y esta decisión hundió la serie.

¿Qué cómo osó afirmar esto? pues muy sencillo. Imaginad la situación: llegas a la tienda y una portada como esa te llama, te atrae, sientes la necesidad de coger el tomo, de abrirlo…y cuando lo abres ves que lo de dentro lo dibuja otro, un tal Mark Brooks que tan poco conocido era entonces que ni siquiera lo acreditaron, dando todo el mérito a Patrick Zircher. El término publicidad fraudulenta se queda corto. Ese desengaño tras el subidón de la portada causó que mucha gente no terminara adquiriendo el tomo, lo que se tradujo en una número de ventas bajo y motivo por el que Panini se lo pensó para volver a ir editando la serie de manera gradual aunque progresiva (ahora una grapa, ahora un tomito, ahora tres Monsters). Y al pobre Patrick Zircher me lo vi hace poco en la serie DC de Trinidad publicando casi bajo seudónimo, Patch Zircher, fijaos si salió quemado de aquello.

Está claro, lo que tenía qe haber hecho Panini en su momento era haber sacado el material con la misma portada, pero en un tomo retractilado. Compra y paga primero, abre y lee después. De haber sido así la historia hubiera sido otra. Lo de mirar lo de dentro antes de llevártelo jugó en su contra, es lo que sucede cuando la cubierta genera tantas expectativas.

Ahora Panini nos lo saca con una portada cualquiera de Zircher, así nadie se llamará a equívoco. Y paradójicamente, funcionará. La labor editorial implica decisiones, y no siempre lo más lógico es lo más efectivo. Sobre todo con Masacre por medio.

 

 

 

(y este debe ser el primer escrito sobre esta extensa serie en el que no se menciona para nada a Fabian Nicieoops)

Perdido

Han pasado ocho años ya. Creo que podemos hablar de aquello. De Perdidos. De Lost.

Una serie de la que pasado el tiempo se habla sobre todo de su ¿críptico? final, pero debemos dejar también en la memoria colectiva lo bonito que fue recorrer aquel camino. Todas aquellas temporadas en las que se iba tejiendo una confluencia de relaciones, acontecimientos, sincronías. Un capítulo tras otro, una temporada tras otra, siempre dejando ojiplatico al espectador y con ganas de más. Disfrutando. Porque sí, disfrutamos de Perdidos, prácticamente de su totalidad. Casi de toda. Por lo menos hasta…hasta…buena pregunta ¿hasta cuándo moló Perdidos para ti? ¿te quedaste en la tercera temporada? ¿en la quinta? ¿crees que la sexta temporada sobraba? ¿por qué tuvieron que darle un final, no podían haberlo dejado estar?

Para muchos, Perdidos fue el gran trampolín que impulsó a J.J. Abrams a sus futuros éxitos de taquilla, aunque años antes había colaborado en una de las películas más molonas de todos los tiempos: Armageddon. Y para televisión, antes de Perdidos ya había creado la serie de acción e intriga definitiva con Alias. Cuando alguien te viene diciendo que Agentes de Shield mola, es recordar Alias y te cae una lagrimita. Molonismo intenso con giros constantes y protagonista empoderada. Una obra adelantada a su tiempo. Una obra que, nunca está de más recordarlo, estuvo a punto de ser adaptada a historieta con guión del mismísmo Abrams, que no se ha prodigado todavía en este medio. Se llegó a anunciar y existen páginas dibujadas, pero se ve que finalmente Abrams y el editor de Awesome Enterntaiment no se entendieron y la cosa no fraguó.

Pero volviendo a Perdidos, aquello vivido en su momento, cuando no se había asentado la tendencia de que te volcasen las temporadas y había que esperar entre un episodio y el siguiente, fue un carrusel de sensaciones. Sorpresa, drama, angustia, adrenalina, todo a cargo de un elenco de personajes a cada cual más singular y enigmático.

Pero siempre queda el tema de lo del final. Claro, se tenía que acabar de alguna manera, la propia narrativa lo exige, pero ¿debe de ser siempre así? ¿todo debe tener un final? si cuando el flujo de la historia es tan placentero que buscarle una conclusión lo empeoraría ¿no tendría más sentido dejarlo un buen día como se ha quedado y no seguir más?

Te había preguntado antes hasta cuándo te moló Perdidos. Retén ese momento, ahí en todo lo alto. Que buen sabor de boca te hubiera quedado si lo hubieras dejado ahí. Como esas sentadas de restaurante magníficas de las que sales con el mal gusto de haber terminado con un café requemado ¿por qué no paraste a tiempo en el postre?

Muchas series quisieron luego coger el testigo de Perdidos, aunque ninguna lo consiguió. Al menos no en televisión. Pero en historieta, tres meses después del final de Lost comenzó en Image Morning Glories.

Su escritor, Nick Spencer, no se cortó al describirla como “Runaways meets Lost“, potente sentencia que estuvo en su top hasta descubrió otra más escueta todavía: “Hail Hydra“. Lo cierto es que la estructura de la serie, con sus misterios ofrecidos y sugeridos, sus flashbacks, sus giros de guión y el que cada episodio tenga entidad por si mismo al tiempo que avanza la trama principal, que se va desarrollando por temporadas, recuerda mucho a la serie televisiva. Otra cosa que tienen en común es conseguir esa atmósfera en la que suceda lo que suceda, el lector/espectador se lo traga. Hay pasajes de Morning Glories (ese invernadero) en el que se hubieran podido cruzar con el universo de Lost y te lo crees.

Panini tuvo en cuenta esta similitud con Perdidos y tuvo en cuenta la lección a la hora de sacar la edición española de Morning Glories. Quiso que fuera como Perdidos, pero mejor.

Y lo consiguió ¿cómo? pues aquí lo tenéis.

Con la lección aprendida de la serie de Abrams, Panini comprendió que no había de dejar que la cosa decayese, tenían que llevar al lector a lo más alto y dejarlo ahí, pues todo lo que siguiera sería cuesta abajo. De manera que sacó el primer tomo, luego el segundo, luego el tercero y ya. Sí, hay otros siete tomos en la edición original, pero ¿y qué? ¿acaso mejoraría la experiencia seguir una trama tan jugosa y sugerente hacia una conclusion que a lo mejor no nos convence? ¿no es mejor por tanto dejarlo cuando mola? pues acertadamente, Panini es lo que decidió, a costa incluso de perder ventas y cabrear lectores. Si no emites la última de Perdidos los espectadores pueden enfadarse contigo, pero a la obra la dejas en un pedestal de aura mítica increible. Eso mismo han pretendido con Morning Glories, retomar la experiencia de Perdidos y mejorarla con la perfección de lo inacabado.

¿Teoría absurda para justificar una cancelación? ¿osáis hablar de teorías absurdas en un texto que se trata sobre Perdidos? nada, de eso, de hecho los diez tomos de Morning Glories comprenden sus cincuenta episodios que a su vez se estructuraron en dos temporadas. Spencer y Eisma tienen anunciada una tercera temporada que continuará el cliffhanger del final de la segunda…desde hace casi dos años. Pero después de haber llegado a la cincuentena sin apenas pausa, ahora les cuesta horrores cuadrar las agendas para poder seguirlo, y algo tienen en mente, sí, pero ya verán si podrán ponerse. Aunque ahora mismo lo han dejado en todo lo alto.

La perfección de lo inacabado.

Y luego está Saga. Saga sí que mola ¿eh? con sus personajes, sus giros, sus misterios y todo eso ¿eh? no es Perdidos ni falta que le hace, que el Vaughan sabe trabajárselo. “Star Wars meets Game of Thrones“, porque todo hay que relacionarlo con algo. Que bien está Saga ¿verdad? pues precisamente hace poco Vaughan y Staples han anunciado que se van a tomar un descanso más largo de lo habitual para afrontar la continuación de la serie. La paran en todo lo alto para seguirla más adelante. En un futuro. Cuando puedan.

¿Hay algo que debas decirnos, Brian?

 

 

 

(para los que no la hayais descubierto aún, el canal Energy está retransmitiendo desde Junio Perdidos; se emite los Jueves, bueno, excepto el Jueves pasado, que termino la segunda temporada y dicen que seguirán con la tercera…pronto)

Mirando el Trasero

ESCENA 125

[Indeterminada tienda especializada en tebeos (vulgo: cómics) en algún lugar del Reino de España, mediados del Año del Señor 2018]

[Interior, dia]

PADRE CLIENTE entra por la puerta rojo de indignación y arroja un tomo recopilatorio de Panini en el mostrador ante un sorprendido LIBRERO

PC: ¡Esto es intolerable! ¡¡¡INTOLERABLE!!!

L: ¿C-caballero…?

PC: Hace dos dias vine a esta tienda preguntando por un tebeo adecuado para mi hijita y me vendieron… ESTO

PADRE CLIENTE golpea repetidamente con un dedo acusador la portada del tomo.

L: No… No entiendo…

PC: Y cuál sería mi sorpresa cuando al llegar a casa lo abro para entregárselo y mirando de reojo me doy cuenta de que la protagonista… ¡LA PROTAGONISTA ES UNA MORA DE MIERDA!

Rápido zoom a primer plano de la portada del tomo…

L: Oh cielos…

PC: ¡Y MENOS MAL que me dí cuenta antes de que mi hija lo leyera! Ustedes… ¡Ustedes venden a los niños tebeos en los que salen moros de mierda!

L: Cálmese, caballero, todo ha sido un tonto error. El becario que tenía contratado el martes olvidó explicarle un detalle crucial, voy a tener que subirle un 20% la indemnización que me debe por despedirle. Verá, cuando empezó La Moda de lo Políticamente Correcto™ muchos padres serios y responsables como usted empezaron a preocuparse por los contenidos a los que podían verse expuestos sus hijos.

PC: ¡Maldita moda! ¿Por qué los tebeos no pueden ser simples e inocentes como los que leiamos nosotros cuando teníamos su edad? Como Batman y Robin, Capitán América y el Halcón, Wonder Woman…

LIBRERO asiente

L: Al principio las editoriales añadían pegatinas de aviso en la portada. Pero los de siempre, ya sabe, esos que tienen que quejarse porque sí, se lanzaron a protestar.

PC: ¡Malditos protestadores profesionales!

L: Por ello Panini desarrolló el innovador método del texto de la contraportada. Lea, lea…

PC: ¡Rezapateta!

L: ¿Lo vé? Primero debe mirar la contraportada, ahí se explica de manera elegantemente sutil si es un tebeo que contiene ideas perniciosas o personajes perjudiciales para las tiernas mentes infantiles de nuestros retoños.

PC: Fascinante. Tomo nota para futura referencia, gracias. Bueno, yo realmente a lo que venía era a cambiar… esto… por un tebeo adecuado para mi Adelaida de las Virtudes. ¿Quizá ese que veo ahí? Es una de estas películas recientes ¿no?

L: Sí, sí lo es…

L: Pero no, no se lo recomiendo.

PC. Oh cielos. ¿Y qué tal este? He oido que su serie de televisión era excelente.

L: Lo era, pero como lectura…

PC: Repámpanos. ¿Y… y este…?

LIBRERO niega con la cabeza.

PC: ¡Cristo misercordioso! ¡Desespero como el justo y paciente Job! ¿Está condenada al fracaso mi búsqueda de un tebeo adecuado para mi hijita?

L: En absoluto, caballero. Quizá debería alejarse de los productos que la publicidad y los medios de comunicación se empeñan en meternos por los ojos ya sabemos con qué intenciones. Fijarse en series minoritarias que sin embargo pueden satisfacer sus demandas tanto de calidad como de contenido.

PC: ¿Pero cómo seré capaz de encontrar tal sacro Gríal?

L: Pues como le he explicado, cliente y sin embargo ya amigo, no fijándose en la portada sino analizando la contraportada. Lea, lea…

ESCENA 127

[Fachada de la indeterminada tienda especializada en tebeos de la escena anterior]

[Exterior, dia]

PADRE CLIENTE sale de la tienda con una radiante expresión de felicidad en su rostro y se aleja calle abajo con paso ligero. La cámara hace un lento zoom hacia el tebeo que acaba de comprar y lleva en sus manos.

Sobre la imagen congelada se sobreimprimen los títulos de crédito.

FIN.

 

Siendo social en abril

Reciclando trocitos de mi Twitter y de mi Instagram

Como Curro Romero

Los rotulistas de Panini son capaces de lo mejor y de lo peor. Te pueden escribir perfectamente una palabreja kilométrica inventada…

clash

confrontacion

…o te pueden poner letras de menos o de más en los créditos de la primera historia del tomo. Tres veces en la misma línea

monster

monstruo

[Fotos de La Cosa vs. Hulk enviadas por Jose. ¡Gracias!]

Siendo social en febrero

Estas son algunas de las lecturas de las que he hablado en mis redes sociales en febrero

Power Girl siempre trae regalos, Harley #hq25

Una publicación compartida de Eme A (@emea75) el

Lectura del día: Zorglub 1

Una publicación compartida de Eme A (@emea75) el

El Dilema del Numerito

Es casi ya una tradición de cada año, el inicio de una nueva temporada en Marvel de…de algo. Esta vez toca llamarse Legacy.

¿Que de qué va Legacy? ¿y qué más da? se trata de un nuevo punto de inicio para la entrada de nuevos lectores, basado en retomar la larga historia y tradición superheroica y…no, no sé la diferencia exacta que pueda tener con cuando hicieron La Edad Heroica, ni tampoco pillé en qué se diferenciaban Marvel Now! de All-New Marvel Now!, ni me fijé en cómo llamaron a la época de ey-miradnos-hemos-vuelto-de-las-Guerras-Secretas-y-todo-ha cambiado. Pero ahora van a hacer algo diferente. No van a renumerar las series. Lo que van a hacer es todo lo contrario. Van a retomar la numeración clásica de cada serie muchas de las series, esto es, sumando el acumulado de cada volumen hasta la actualidad.

Aunque el homenaje clásico de verdad es la recuperación de la logoforma, ahí a muchos nos han ganado.

Y es que el truco de renumerar hace muchas renumeraciones que olía a cuerno quemado.

Al primero que lei en su momento sobre la conveniencia de las renumeraciones para recuperar fuelle y masa lectora fue a John Byrne en una de sus columnas de opinión de sus Next Men, ha llovido, abogando por cada mes de enero cambiar de volumen y poner todos números 1, temporada de 12 entregas y a cambiar de volumen.

Y la primera vez que Marvel hizo una renumeración de sus series fue un exitazo.

Por poner un ejemplo cualquiera, a día de hoy ningún tebeo del Capitán América ha conseguido vender tantos ejemplares como el primero de aquella renumeración. Y cuesta hacer memoria para recordar cuántos volúmenes del Capi ha habido más desde entonces.

Pero el abuso frecuente del recurso, sobre todo sin equipos estelares, detrás, ha terminado provocando un cierto hastío y pérdida del novedad en el truquito. Y luego está lo de los aniversarios, que antes cuando se llegaba a número redondo (centena o cincuentena) se montaba numero doble, de páginas y precio, mientras que ahora se dan con un canto en los dientes si llegan a las dos cifras. De manera que el nuevo truco es volver a la numeración tocha, con la cual además será más fácil rebuscar en el mercado de atrasados. Que daba rabia pedirse el 20 de Spiderman, que te cueste un pastizal y encima de no salir Mike Morales te lo dibuje un tal Ditko.

Además de que los cambios de volumen, más que servir de punto de entrada a nuevos lectores, estaba comenzando a servir de punto de salida para los quemados. Que uno puede seguir aaaaños por incercia una serie, y cuanta más inercia más pereza da dejar de pillarla, que algún día mejorará, pero si es que además te la cierran te lo ponen en bandeja. Ey, aguanté en Hulk versión fórum esos siete números con Joe Casey cuando Peter David terminó su larga etapa, y si no hubieran cortado el volumen todavía la estaría siguiendo. Pero me vienen un día con lo de “Último Número, Prueba superada” y yo tan contento con mi serie completa. Por eso, los de Panini, que astutos son, optaron en muchos casos por no cerrar la numeración y mantenerla pese al cambio de volumen.

Astutos y ladinos, que a la hora de afrontar esto del Legacy lo hacen con chulería ¿que me tuvieron el año pasado cotejando cada mes sus listas de novedades para comprobar el nivel de precisión de su plan editorial para la línea en tapa dura para clavarlo al final? pues ahora sacan como el que no quiere la cosa la planificación de sus títulos a un año vista, con nombres, apellidos y meses. Os creo, vale.

Unos informan así y de otros no tenemos claro de verdad qué y cuándo y cómo sale lo de Caballeros Oscuros, y si lo de Metal va aparte, o si hay que pillarlo todo.

Panini además innovó también en lo de atraer tanto al público veterano como al nuevo mediante la doble numeración, con la que tienes la suya propia de siempre en pequeñito, pero también la correspondiente al número del volumen que toque. Todos contentos.

Uno podría pensar entonces ahora le bastaría con mantener la numeración propia y sería todo menos complicado ¿no? pues no.

Numeración americana en la portada.

Que en principio queda chulo, pero cuando por ejemplo en Vengadores estás planificando meter una saga semanal en tomos mensuales con cuatro números cada uno, o cuando alternas con frecuencia el contenido de tu serie de Spiderman, o cuando tienes querencia a las entregas dobles, incluso triples en el caso de grapas con cruces entre varias series, el reto se supone importante.

De manera que ahí va la pregunta de porra ¿Cuándo veremos en portada una triple numeración?

Un ejemplo de no hace tanto:

Contiene

Cyclops v2, 12, Captain Marvel v7, 14 y Legendary Star-Lord 11 USA.
Métele cuadritos.
(y aún así no puedo quitarme de encima la sensación de que se saldrán con la suya y sabrán hacerlo bien, maldita sea…)