Greg Guler, el hombre que llegaba a destiempo

Para poder medrar en el mundillo no basta con ser bueno. Hace falta además tener suerte. Llegar con la obra adecuada en el momento adecuado. Encontrar el momento. Demasiado pronto o demasiado tarde y la obra con la que llevas tanto tiempo comprometido puede pasar desapercibida porque el sabor de moda ha pasado a ser otro. Injusto, sí, pero verdad.

Y el artista que peor lo tuvo a este respecto fue Greg Guler, un muchacho de breve aunque intensa carrera en el comic-book.

Eran los ochenta y las gorras se fabricaban con la visera hacia adelante. El mercado del comic americano estaba en plena explosión (nada que ver con la de la década posterior, pero a su modo era importante) gracias a la progresiva implantación de librerías especializadas que permitían la existencia de nuevas editoriales y con ellas nuevos talentos. Y Guler quiso ser uno de ellos, pese a su estilo, digamos…autodidacta.

Su primera gran oportunidad le llegó de manos de la editorial AC con un caballo ganador: nada menos que una reunión de héroes, todos ellos creados por Steve Ditko en otra editorial y que habían dejado muy bien recuerdo entre los aficionados. Había ganas de seguir leyendo cosas con ellos. Esos populares personajes combatieron juntos por primera vez en un grupo que debería haberse convertido la enseña de la editorial. Fueron presentados en el primer número de Americomics Special bajo el sugerente nombre de Sentinelas de la Justisia. Con esto Whedon te hace hoy día un blockbuster. Y ese especial dibujado por Guler tuvo su público, no penséis mal, pero no llegó a ser el gran bombazo que pudo haber sido.

Y todo porque llegó a destiempo. En concreto algunos meses/años DEMASIADO PRONTO.

Un grupo de vigilantes justicieros que vigilan. Y que a los pocos minutos dejan su solitaria tarea para agruparse y combatir amenazas, sean cuales sean, tanto daban ladrones de bancos como calamares gigantes.

Lamentablemente, este primer especial fue también el último, pues a la altura de la última viñeta de la historia ya avanzaban que ya no podrían hacer mucho más con esos personajes.

Mal momento, como decía, Greg. DEMASIADO PRONTO. Te dan un guión con esos personajes unos años más tarde y haces historia.

En cambio tuvisteis que hacer un casting con lo que teníais por ahí para hacer otra alineación, y como eran los ochenta escogiste a este…

…en lugar de este otro…

…para hacer un grupo genérico de más de lo mismo con prácticamente nulo recorrido. Y mira que si en el ojo en vez de una sombra hubiera tenido un brillo lo hubiera podido petar. O no, igual hubiera sido DEMASIADO PRONTO, vaya usted a saber.

Es lo malo de adelantarse, que el éxito llega después y a otro.

Es por esto que para su siguiente gran trabajo, Greg Guler decidió no arriesgar y aceptar solamente un proyecto con algo consolidado. Y le llegó, vaya sí le llegó. Para DC. Con dos personajes tambien creados por Ditko que venían de petarlo con una miniserie, a Guler le ofrecieron la serie regular derivada con los mismos personajes y la misma pareja de guionistas. Casi treinta números duró, con Guler de artista regular. Y sin un triste recopilatorio que llevarse a la boca, queda como una de las grandes olvidadas de aquellos finales de los ochenta ¿y sabéis por qué fue una obra olvidada.

Porque Guler se subió al barco DEMASIADO TARDE.

La gran ola ya había pasado con el dibujante de la miniserie, de la que todavía es posible encontrar recopilatorios.

Artísticamente, poco queda después de ROB!, así que tras aquel trabajo Guler hizo lo más lógico: abandonar el mundo del cómic. Dedicó su talento al por entonces hermano tonto y repetitivo del cómic, la animación, y ahí sigue, haciendo lo que puede. Se ha quitado la gorra, se dedica al diseño de personajes y después de todo puede decirse que le ha terminando yendo bien.

 

Podemos decir que lo que perdió el cómic lo terminó ganado la animación y el público en general. Final feliz, como no podía ser de otra manera estando ROB! implicado aunque fuera tangencialmente, tal es su influencia.

Así que en conclusión, queridos amigos, recordad lo del principio: si queréis medrar en el mundillo llegad con la obra adecuada en el momento adecuado. Sed OPORTUNOS.

Sed como Pablo Ríos.

pues mi hermana está casada con uno que

Entre el vocabulario de nuevo cuño de nuestra neolengua hay uno que se ha implantado con extrema celeridad, como viene siendo habitual cuando se trata de un buen insulto. Referido en este caso a todo aquel que opina con posesión de la Verdad Absoluta sobre lo divino y lo humano bien acodado en la barra.

Cuñado.

Se trata de una acepción nueva de la palabra, que de siempre había acotado la relación de parentesco político entre uno y (a) el hermano de la pareja, o (b) la pareja del hermano o hermana. Puesto que en esta vida uno puede elegir las amistades pero no la familia, los grados de parentesco pueden usarse como adjetivos, generalmente despectivos (cuñado, primo, suegra, abuelo…). Esto se da con más motivo cuando se refiere a la familia política, pues se elimina el factor de consanguinidad y puedes faltarte más. Así pues, el uso de esta palabra para indicar a aquella persona cercana pero no mucho y que suelta proclamas que nadie ha pedido y con poco acierto que se escuchan con resignación es bastante certero. Hay un hombre en España que lo hace todo, y ese es el cuñado. Eres un fiera porque entras partiendo la pana, invitando a la peña, invitando a cañas, a la hija de la dueña la tienes loca loquita loca. Y él te hubiera conseguido el coche mucho más barato.

 

Del Facebook de Pablo Ríos, por cosas así Internet debería ser de pago

 

Una cosa bonita también de esta palabra es su carácter reflejo: el hecho de llamar cuñado a alguien implica necesariamente que uno mismo también lo es. Para tu cuñado, el cuñado eres tú. Tenedlo presente.

El uso generalizado de la acepción despectiva de la palabra es reciente, pero rebuscando en la historia de nuestra historieta patria podemos encontrar el caso de un cuñado de manual:

Lo cual indica que aunque se haya consolidado no hace tanto, el cuñado ha estado ahí desde mucho tiempo atrás.

Hablando de rebuscar en la historieta, casi como homenaje al recientemente finado Javier Coma me estoy repasando los volúmenes de Historia de los Comics (1982). Si en su día la primera lectura me pareció bastante ilustrativa (aunque ya algo demodé, pues la pillé por fascículos en una redistribución pagando ya en euros), si ahora tuviera que definirla con una palabra sería “contundente“. Tanto como un mazapán atascado en la garganta y que cuesta masticar. Un listado continuado y exhaustivo de autores, títulos y fechas a bocajarro sin apenas espacio para recrearse en estilos, tramas o curiosidades. Al mismo tiempo estoy leyendo también el gigantesco The Comics de Brian Walker, con un campo de estudio más limitado (las tiras de prensa americanas hasta la actualidad)

y la lectura de este último en comparación es una delicia, parándose en situaciones y anécdotas de cada década, además unas reproducciones de tiras añejas espectaculares (que por eso se compran los tebeos, por los dibujos, no lo olvidemos nunca). Es por esto que cuando en los fascículos de Coma encontramos un apartado de varias páginas dedicados a un único autor se agradece, como fue el caso de lo que dedicaron a aquel cuarentón que en sus años mozos hizo cosas underground, ese tal Robert Crumb.

Crumb. Undergound y años sesenta. Lo que se nos dice ahí sobre su estilo es lo que fácilmente podíamos suponer.

 

En cambio, si acudimos a la fuente de saber de todo buen periodista, la wikipedia, se da un dato algo distinto.

¿A que se debe esta discrepancia? pues si seguimos leyendo el texto del artículo…

 

 

…tendremos cumplida cuenta de que la influencia del cuñado poderosa es.

Para el ONVRE del año, el TEVEO del año

Desde hace cosa de un mes, mucha gente en este planeta tiene la sensación de estar viviendo una distopía. Y todo por causa de este hombre ¿o no habéis leído todavía el editorial de Clemente del número 12 de Marvel Age? ¡es gratis!

timetrump

Algunos malpensados han querido ver en el diseño de la fotografía una pulla con las puntas de la M como si fueran cuernos o un capirote de burro. Yo lo que veo sin embargo son…

orejitas

…orejitas ¿no es kawai?

Donald Trump lleva mucho tiempo en el ojo de la farándula, y desde luego no es nada ajeno a aparecer en cómics, aunque esto es algo que merece ser tratado en profundidad más adelante. En los últimos tiempos al estar más expuesto mediáticamente ha sido carne de bastantes parodias, algunas de las cuales las empresas editoras deben de estar comenzando a arrepentirse (al contrario que aquella Casa que tuvo la Idea de donar un milloncito de dólares en su campaña).

mad-magazine-trump-cover

(lo que cambian las cosas en un año ¿no?)

Trump es un personaje de los que inspiran. Y la para algunos inesperada ascensión política ha servido de musa para un autor patrio. Nada más saberse la victoria del magnate, el inquieto Pablo Ríos (Azul y Pálido, Fútbol, El Portero…) tuvo a bien compartir con sus amigos en una conocida red social algunos bocetos que iba realizando en tiempo real.

14991822_1332862750099468_4287423580609789479_n

Pablo Ríos, además de ingenioso autor y estudioso del medio, es seguidor demostrable de esta página desde sus lejanos inicios. De manera que justo es que nos hagamos eco de esta creación espontánea.

14956565_1332887903430286_7228830520853888315_n

Lo que pasa es que cuando el torrente creativo se desborda y se convierte en un caudaloso río, la riada puede arrastrar todo a su paso.

15036384_1333244256727984_9002491624360091241_n

De manera que estos bocetos han sido el embrión de una nueva criatura. Y quién ha conseguido canalizar toda esta energía hidraúlica ha sido la gente de Sapristi, que con gran sentido de la oportunidad van a publicar en un tiempo record lo que si hay justicia será uno de los superventas de estas Navidades.

15541341_1371723936213349_3954750885602849477_n

Presidente Trump. Dios Perdone a América. Sale este Jueves. 8.95 euros. Tapa dura, ojo.

¿Vas a encontrar un regalo de amigo invisible más acertado por menos?

¿o serás capaz de esperar a que Paul Rivers lo publique en USA, que se convierta en un superventas y comprar aquí meses después una versión traducida por el doble que ahora?

15350572_1361408407244902_5988928356801198867_n

Quedan doce días para Navidad. Pídelo en tu librería. Uno, o varios, o los que te hagan falta. Os va a solucionar muchos compromisos. Si no lo regaláis vosotros, algún otro lo regalará y quedaréis fatal. Por lo que cuesta, no merece la pena dejarlo pasar de lado y arriesgarse a fracasar.

Queda poco. Estad preparados. Paz, Amor y Presidente Trump.

Esta es mi recomendación para Navidad. Luego ya llegará el Año Nuevo y nos meteremos en un nuevo terreno, Extremo y excitante.        15272016_10210936009658885_916523117608801663_o

Pero esto ya llegará. Felices compras.