No Token, que se estropea

Pese a la incerteza de los tiempos, había una serie de valores en los que creíamos que podíamos resguardarnos, pero terminamos cayendo en la cuenta de que las cosas tienen el valor que queramos darles. Que si queremos venderlas dependerá de que haya compradores, y si queremos comprarlas de que haya alguien dispuesto a vender. Y la volatilidad es máxima, las ventanas de oportunidad duran menos que ciertos partidos políticos, no sabes si tienes delante el negocio que alimentará a tus descendientes o la ruina que marcará tu futuro. El precio lo marca el acuerdo social, y la sociedad está en cambio continuo.

Por ejemplo, los tebeos ¿cuánto puede valer este tebeo? pues depende.

El bombazo de la temporada, 25.000 ejemplares vendidos por ejemplar de la miniserie en España, agotado en muchos puntos de venta, mercado de segunda mano, hordas de gentes ansiosas por adquirir…por adquirir el código del juego que viene en el tebeo. Habrá quien págara el triple del precio de portada para tenerlo, pero si te interesa la historieta basta con buscar en las papeleras cercanas a las librerías especializadas. Si no te atrae el juego, es muy posible que no te interese, y si lo compras por el juego es posible que ni lo leas ¿alguien lo está leyendo?

El envoltorio es una historieta, pero lo que vende es el juguete que trae, volvemos a los tiempos del Pif Gadget. Y la teoría económica dicta que no puede tener gran valor algo de lo que que se ha vendido muchísimo.

A menos, claro, que tires de tapa dura.

Y en esto que entran en juego los NFT. Non fungible token, la nueva burbuja, comprar un algo intangible, como ya lo era el código del Fortnite, pero a lo bruto. Arte digital, píxeles que pueden ser tuyos, almacenados y encriptados para garantizar la propiedad. Otros pueden tener la misma imagen capturada de otro sitio, o del mismo, pero no se adquiere la imagen, sino su propiedad. Vale pues. Suerte a los primeros que se apunten a la nueva cosa piramidal, pues todavía será posible encontrar quién lo quiera por más de lo que te salió a ti. Pero aunque no puedas palparlo ni sentirlo, tiene un coste. Mantener en marcha el sistema criptográfico implica un dispendio energético continuo que pronto amenaza con ser insostenible. Precisamente ROB! tenía un proyecto de NFT y lo ha dejado estar por concienciación energética. Ayer mismo compartió el dibujo (que no su propiedad) en sus redes.

Mirad que bonico. A saber el precio que hubiera alcanzado. Para darnos cuenta de lo fuera de escala que están estas cosas, mirad este de José Delbo, el de los Transformers.

Un NFT que ha costado trescientos mil dolares a su comprador. Y por el que DC no ha visto nada. De manera que aunque con las commissions suelen hacer la vista gorda, la editorial ya ha aclarado que a partir de ahora no dejará que se comercie con NFTs con personajes de su propiedad sin autorización previa. Marvel todavía no se ha pronunciado, pero cómo ROB! por conciencia ambiental no lo ha sacado, tampoco importa.

Fortnite, códigos, ROB!, derechos…a saber qué precio le meterán al tercero de la mini de Batman en la que sale el Snake Eyes de G.I. Joe, recién aupado a la fama por la serie de ROB! en IDW, pero cuya propiedad no consta en los créditos del tebeo.

¿Sabéis una cosa? al final lo de siempre es lo más confiable. De manera que lo más seguro sigue siendo el papel:

Sobre todo si es de ROB!, por supuesto.

Visión de autor

Igual no os habéis enterado porque ya nadie le hace mucho caso a los Oscar, pero se ha montado una ligera polémica alrededor del regalo de un NFT «homenaje» a Chadwick Boseman que habían preparado los señores de la gala. Sobre si está bien o mal hacer un objeto especulativo aprovechando la muerte de un artista joven, sobre si los NFT van a liquidar el planeta y sobre el buen o mal gusto de un montón de señores blancos intercambiando como trofeo la cabeza de un hombre negro.

Pero también porque al parecer, el busto original de Boseman utilizado para realizar la pieza es un modelo 3D a la venta en internet por unos 50 pavos, que encima al parecer está robado a otro artista 3D que al final no va a ver un euro de esto. Estas cosas ocurren cuando ponemos a los mandos a autores mercenarios, sin aspiraciones artísticas, estilísticas ni de ningún tipo, sin ninguna brújula moral. Por eso, desde ADLO! os quedemos dar la exclusiva de un NFT homenaje que los Oscar no han sabido apreciar, pero que sin duda, se puede calificar de VISIONARIO. El Zack Snyder’s NFT.

Ningún Filemones Tangible

El dinero, ese misterio.

Puede parecer que lo único que necesitas es un pequeño garaje para lograrlo. Es decir, si el garaje te lo financia la familia que tiene cualquier cosilla: un banco pequeñito, una mina de esmeraldas de nada, un grupo de señoras en régimen de semi-esclavitud. Cualquier cosa sirve para el primer paso.

Por eso lo mejor es imprimirse uno su propio dinero. Algo que puede parecer una idea ridícula pero que ya la tuvo hace años el genio visionario de nuestros tebeos.

Que a vosotros os dará la risa pero que esto es toda una ideaca. No tenéis más que mirar porque hay un montón de coleccionistas dispuestos a dar lo menos 1 € por estos bileltes de 10.000 Mortadelos. Motivo más que razonable para recordar que no solo se imprimió este sino mucho, muchos, muchos modelos diferentes.

Así que no hay más que tener una buena cartera de ellos (la cláscia Posibilidad de inversión) para tener toda una fortuna ahí.

De hecho, nosotros ya tenemos casi casi una porque ahí tenemos las imágenes de los billetes, deberíamos empezar a pensar qué vamos a comprar con ellos. Probablemente podríamos comprarnos la imagen de un viaje o la imagen de una cena o incluso la imagen de un coche o la imagen de una casa. La imagen del cielo es el límite.

El que Ibáñez fuera un visionario creador lo refrenda, además, el hecho de que acabara saliendo en otro de los grandes productos de inversión existentes.

Exacto, los sellos. Habrá quien piense que los sellos no valen tanto porque tienen un precio. Pero todos sabemos que el precio es orientativo. Que lo que importa es lo que esté dispuesto a pagar alguien y que si lo metes en una bolsa acid free y lo consigues firmado hay todo un mercado detrás. No hay más que recordar cómo movía las cotizaciones la revista Wizard. Así que si queremos tener un destino similar al de la revista no necesitamos más que apostar por lo mismo que ellos.

Es una verdad universalmente reconocida que un hombre soltero, poseedor de una gran fortuna, necesita una edición de Spider-Man #1 de Todd McFarlane en tinta metálica y dedicatoria. A ser posible dentro de un bloque de metacrilato. Porque como cualquier fan auténtico sabe el valor de algo es mucho mayor si no se tiene acceso al mismo. Preservado en la infinidad temporal.

Cuanto mayor es la preservación -preguntadle a cualquier lector de tebeos- mayor es el valor. Y más famosos son los autores.

De ahí que, como todo el mundo sabe, haya habido multitud de sellos de cómic.

Que supusieron un dinero indudablemente infinito a manos de aquellos que habían creado esas imágenes que ahora se comercializaban. Sí, los autores de dibujos que acaban siendo fuente de especulación son, sin duda, quienes más se benefician de ella. ¡Especialmente los muertos!

Porque, vale, podéis creer que la única forma de sacar dinero es que cada vendedor lo ponga más caro y se embolse la diferencia. Esa es una cortedad de miras solo comparable a querer construir una caja… ¡¡¡CUANDO PODRÍAIS ESTAR CONSTRUYENDO LAS PIRÁMIDES!!!

Menos mal que siempre estamos nosotros para dejaros claro LO IMPORTANTE. La auténtica riqueza generada para los autores de estos dibujos convertido ahora en ARTE INVERSORIAL.

¡¡¡LA VISIBILIDAD!!!

Pavada de visibilidad estamos viendo y recibiendo, como para encima esperar cobrar algo.

Y es que si alguien quiere cobrar, o saber cuál es el valor real de todo esto que estamos hablando, es otro autor al que tiene que remitirse. Otro VISIONARIO CREADOR:

Y es que al final todo está en los cómics.

Por ejemplo, los Mortadelos estaban en el centro de estos.

Visionarios, os digo.