Tous Illuminati: Pasito a Pasito

Qué fechas mejores que estas, que son tan señaladas, para despedirnos del Nelsonverso, esa gema editorial que pudo haber sido y no fué. Y desde luego si a algo se debió su fracaso no fué a falta de intentos.

Porque viendo la batalla perdida decidieron recurrir a palabras mayores.

Y narrar directamente la vida de Cristo. Y para ello contrataron a una profesional de reconocida valia que ya tenía experiencia en dialogar argumentos ajenos protagonizados por mesías salvadores.

Nuestra apreciada Wheezy hace un excelente trabajo. No a la altura del que hizo en Los Nuevos Mutantes, claro, que allí adaptaba las ideas de ROB! Pero disfrutable igualmente. Sin embargo, a diferencia de otros tebeos surgidos del sello Nelson…

La Vida de Cristo: Historia de Navidad no ha envejecido tan bien, se aprecian claramente elementos aceptables en su época que no nos lo resultan hoy en día.

Como esa hipersexualización de unos personajes masculinos que se pasean casi completamente desnudos mientras los femeninos lucen púdicos atuendos que tapan hasta el tobillo. Aceptemos que en esto los noventa no fueron una época mejor que nuestro presente.

Su secuela, La Vida de Cristo: La Historia de Pascua mantiene el nivel. Para lo bueno y para lo no tan bueno.

Como esas escenas de sadomaso de tapadillo tan comunes en los cómics de aquellos (por otro lado gloriosos) años.

Las aventuras de Cristo no tuvieron continuación. Aparentemente no había un público dispuesto a pagar por leerlas. Con la sabiduria que da la distancia en el tiempo podríamos decir que la inclusión de gore explícito, de números musicales pop o incluso de elementos de comedia convertibles en memes en el futuro habría arrojado otro resultado. En aquel momento si una cosa sabían las mentes pensantes de Nelson era que los lectores no estaban interesados en salvadores semidivinos que morían sacrificándose para luego resucitar.

Y mucho menos si los escribia Louise Simonson.

Así que volvieron a adaptar otro clásico de la literatura.

Sherlock Holmes vs El Padre Brown: el Amanecer de la Justicia

Siguiendo sus Pasos.

Es lo que propone un reverendo repentinamente concienciado a sus parroquianos de la Norteamérica de finales del siglo XIX, seguir literalmente los pasos de Cristo.

Seguir su ejemplo a rajatabla y no hacer nada que él no hubiera hecho. Y uno tras otro los creyentes van cumpliendo su compromiso.

La cantante renuncia a un jugoso contrato en la Ópera de Nueva York porque ¿en qué parte del Nuevo Testamento Jesús se pone a cantar la Traviata? ¡En ninguna!

(no, lo siento, no me vale si es en los Evangelios Apócrifos)

El empresario ferroviario elige renunciar a su remunerado trabajo antes que denunciar las irregularidades de la empresa porque Cristo NO es un chivato.

Ese era Judas.

Por su parte el editor de periódico se niega a admitir que Spider-Man no es una amenaza seguir publicando publicidad de tabaco y guisqui. Porque ningún personaje de la Biblia fuma, NI UNO. Y señaladme un pasaje de la vida de Jesucristo en la que beba alcohol o siquiera apruebe su consumo. OS DESAFÍO, SÓLO UNO.

Qué sabra Clark, su reportero estrella, sobre lo que haría un semidios redentor recién vuelto a la vida, por otro lado.

Pero nuestros heroes no sólo siguen el ejemplo de lo que Jesucristo no hizo sino la senda de las cosas que sí.

Como aprovechar que estás en el paro para montarte un partido político que lleve a cabo reformas acordes a tus creencias (San Mateo 11:26), usar tu periódico para apoyar a tu candidato afín (Hechos de los Apóstoles, 128:42)…

…o ayudar a sostener la cabecera con la fortuna que has heredado a cambio de que no se desvie de la linea ideológica que le has marcado (Carta a los Corintios de San Pablo, 6:27). ¿Os imaginais la maravillosa utopía que seria nuestra sociedad si cosas como esta sucedieran en la vida real?

Lamentablemente no suceden. Por eso el Nelsonverso es sólo un bello recuerdo. La lejana memoria de que, durante un breve instante, a principios de los 90, hubo tebeos que intentaron que sus lectores se convirtieran en mejores personas.

Que supieran que cuando Cristo nos ordenó que nos amáramos los unos a los otros no incluia a los Viet Congs, que Charlie es budista.

Y que la Salvación y la Vida Eterna se encuentran al alcance de tu mano, ahí delante…

…en los esculturales y muscuolosos brazos de chulazo griego de tu amigo que estás mirando de reojo ignorando completamente las vulgares e infladas tetorras de la enfermera mientras te toqueteas el crSERÁ POSIBLE, PUES NO ME HAN VUELTO A HACKEAR LA CUENTA…

Totus Illuminati: Endjuego

Nuestra historia tiene un final triste.

El Iluminador cerró prematuramente tras sólo tres numeros. Podría haber sido el punto de partida, el Cuatro Fantásticos de un rico y extenso Nelsonverso contenido dentro del MNCU.

Ciertamente otros personajes que pudieran unirse un dia para vencer a las amenazas del sindiosismo y las filosofias nueva era que ninguno pudiera derrotar por separado ya habían tenido sus propias cabeceras.

Sin embargo tal conjunción no tuvo lugar. El motivo alegado fué el habitual: ventas bajas. Lo que hace que uno se pregunte en qué otros tebeos podría gastarse sus escasos centavos un joven adolescente durante la primera mitad de los años 90.

Queria decir en qué otros tebeos que hablaran de la lucha de la fe contra el poder del Maligno podría gastarse sus escasos centavos un joven adolescente durante la primera mitad de los años 90.

En todo caso Marvel Nelson tenía un plan B. Si el mercado estaba saturado de superheroes quizá había que buscar una alternativa en las adaptaciones de novelas. Al fin y al cabo todo género es válido cuando, a diferencia de los guionistas de hoy en dia, tu intención no es pretender convertir a tus lectores a tu ideología sino simplemente hacerles pasar un rato entretenido.

Y Marvel Nelson pueden presumir de estar entre los primeros en haber transvasado a las viñetas esa obra literaria que hoy en dia conoce todo el mundo. Esa que ha marcado las constantes que han acabado siendo tropos inevitables de su subgénero.

Comenzando por eso de empezar la historia con un mapa que defina las bases de su mundoconstruyendo.

Continuando con ese protagonista normal y corriente que recibe la visita de un poderoso mísitico que le embarca en una peligrosa aventura.

Una gesta que le lleva a atravesar procelosos pantanos…

…a casi despeñarse desde inalcanzables cumbres…

…hasta encontrar temporal refugio en antiguas construcciones habitadas por sabios inmortales…

…y recibir de angelicales criaturas regalos que le ayuden a completar su viaje. Necesarios pues culmina en un efrentamiento con esa legendaria criatura de sombras y fuego.

EL POLLÓN

Ehm…

Quería decir «el APOLLÓN«, en qué estaría yo pensando.

Si por mucho que sude el protagonista se ve claramente que como mucho ahí debajo hay una minúsucula polliQUIERO DECIR me han hackeado la cuenta…

Como todos habreis imaginado, esta obra no es otra que…

El Progreso del Peregrino, el hito imperecedero de la literatura de aventuras. Y habiendo visto y leido decenas de adaptaciones modernas de otras obras del mísmo género la publicada por Marvel Nelson resulta refrescante. En primer lugar porque frente a estos tebeos modernos nacidos bajo la vigilante mirada de editores que se creen comisarios políticos y pretenden hacernos tragar su forzada multiculturalidad en El Progreso del Peregrino se conservan las características étnicas de sus personajes.

¿Acaso no es posible que cuatro doncellas aleatorias sean una blanca, otra asiática, otra latina y la otra negra?

La violencia que contiene es intríniseca a la historia y necesaria para su desarrollo pero nunca llega a regodearse en ella ni mostrarla gráficamente. No hay chorretones de sangre ni decapitaciones

Bueno vale, en esa página sí, pero eso eran serpientes. ¡Serpientes! Ni que las serpientes fueran un animal creado por Dios como todos los demás. Si tanto os gustan llevároslas a vivir a vuestras casas.

Otra cosa compeltamente ausente en El progreso del Peregrino y que tristemente es cada vez más habitual en los tebeos modernos es la omnipresente sexualización, venga a cuento o no. Si puderiamos viajar en una máquina del tiempo (para desesperación del Partido Comunista Chino) y mostrarle a sus autores Martin Powell y Seppo Makinen las barbaridades que se publican hoy en dia se caerian de la silla. Alucinarian de cómo la más inocente obra con la más pura de las intenciones es mancillada con torrentes de sexo.

Más aún, cómo desde el desembarco de los enfermizos tebeos provinientes de Japón que en aquellos días apenas había empezado tímidamente el mero sexo normal ya no basta, debe tener un marcado componente fetichista.

Y ya si combina uno y dos fetichismos diferentes miel sobre hojuelas.

Y quien dice miel dice «lasciva y aceitosa saliva» y quien dice «hojuelas» dice «tenso y musculado cuerpo de chulazo indefAY QUE VER, QUE ME HAN VUELTO A HACKEAR LA CUENTA…

Totus Illuminati: Lucimiento Personal

El Iluminador, primer y mayor heroe del Nelsonverso, lo tenía todo para haber alcanzado la fama y gloria de otros personajes contemporaneos. Pero todo TODO ¿eh? Empezando por un completo listado de superpoderes.

El de volar haciendo piruetas molonas.

Incluso de hacerlo dejando una estela de estrellitas para esas ocasiones especiales. Ya que, dado que puede convertirse en energia viviente, puede moverse a la velocidad de la luz.

(cualquiera de estos dias uno de estos guionistas modernos concienciados lo copia pero, por supuesto, asegurándose de convertir al personaje en una mujer negra)

(ojo, que algunos de mis mejores amigos son mujeres e INCLUSO negras ¿eh?)

Andy también poseia la capacidad de soltar frases graciosillas durante las peleas.

Graciosillas y SUPERORIGINALES además.

Y el superpoder más importante de todos en los años 90:

Poder decir tu propio nombre con el diseño de la cabecera del cómic. Que os parecerá fácil pero intentad hacerlo vosotros, listos.

Pero, como bien se dice, la medida de un heroe la dan sus enemigos. Y qué galeria de impresionantes villanos tuvo el Iluminador. Terribles amenazas de incognoscible poder y, sobre todo, apabullantemente innovadoras.

Comenzando por Nighfire.

Que aparte también ser capaz de decir su nombre con fuente de cabecera de portada…

…es un ente capaz de poseer cuerpos manifestándose en una siniestra gargantilla.

(cualquiera de estos dias uno de estos guionistas modernos concienciados lo copia pero, por supuesto, asegurándose de convertir al personaje en una mujer mutante)

(ojo, que algunos de mis mejores amigos son mujeres e INCLUSO mutantes ¿eh?)

El siguiente enemigo a quien se enfrenta es Gunther.

Perdón, queria decir GUNTHAR.

Un diabólico ente mazao que usa gemas cristales de poder para sus diabólicos planes.

Que acorde con su color de gema cristal manifiestan un poder llevan a una dimensión diferente (pero todas diabólicas). Unos cristales, por cierto, antiguos.

Muy antiguos.

Tanto que las primeras menciones que existan de ellos probablemente estén escritas en runas.

Runas DIABÓLICAS, obviamente.

Pero si hay un villano que destaca por derecho propio en la magnífica panoplia de oponentes que despliega El Iluminador es la más terrible némesis de nuestro heroe. Un criminal que rivaliza en presencia con el Doctor Muerte y en prestancia con Lex Luthor.

El Profesor Baldwin.

Aunque con quien sería más adecuado compararle es con el torturado Capitán Nemo, otro personaje situado en la difusa frontera que separa al villano del antiheroe. Porque como aquel sólo es un científico que busca el bienestar de sus congéneres.

En ese estilo que ya comentamos en el anterior post completamente alejado de cualquier intención predicadora. A años luz de estas series modernas donde lo único importante es la ideología que los autores pretenden hacernos tragar con un embudo.

Lejos de ese maniqueismo progre de lo Políticamente Correcto™ que asola los tebeos modernos el Profesor Baldwin es un personaje increiblemente complejo y lleno de sutiles matices.

LO FÁCIL habría sido caracterizarlo como un simplón y genérico «mad doctor» que comete impios y basfemos experimentos. Pero los responsables del Nelsonverso saben que un gran villano es aquel que realmente cree ser un heroe. Y que el camino al infierno está pavimentado de buenas intenciones.

Porque ¿es acaso un crimen querer curar los males y dolencias que aquejan a la humanidad?

¿Es demencia querer mejorarla inyectándole genes de cucaracha y de estrella de mar?

¿Acaso es una locura, os pregunto DEMANDANDO una respuesta completamente sincera por vuestra parte, buscar la perfección de nuestra especie mediante experimentos lógicos y mesurados…

…como implantarle las cabezas de DOS perros (encima de razas diferentes, que es mucho más jodido) a un cuerpo de gorila gigante?

Porque si lo es llevadme al manicomio YA, de verdad os lo digo…

Totus Illuminati: la luz al principio del túnel

Lo primero que tengo que aclarar es que yo no tengo ningún problema con los personajes musulmanes. ¡Si algunos de mis mejores amigos son personajes musulmanes!

Tengo un problema con que me cambien la raza y la etnia de un personaje y aprovechen para intentar colarme proselitismo religioso. Sé que no soy el único que cada vez está más harto de que intelectuales con agendas culturales se apropien de personajes para usarlos como herramienta indoctrinadora. Por dios, que hasta el logotipo le han cambiado a la nueva «Miss Marvel».

Echo de menos los 90, los viejos, buenos tiempos…

…en que la reconocible estrella de ocho puntas era portada orgullosamente por un joven personaje al que nadie le habia cambiado la raza ni el género. Que protagonizaba una serie cuyos guionistas no pretendian instrumentalizar para enviar mensajes.

Como muchos habreis adivinado, me estoy refiriendo a…

…EL ILUMINADOR…

Corria el año 1993 y el mundillo atravesaba una efervescente exlosión de subsellos editoriales. Milestone en la DC o en la propia Marvel los Heroes Reborn para los que todavía quedaban tres años. Pero lo que distingue a Marvel Nelson es que adelantándose en cinco a la creación de Marvel Knights transcurre en la misma continuidad que el resto de colecciones regulares.

El «Nelson» del nombre se debe Nelson Publishing, una editorial fundada en el Reino Unido a finales del siglo XVIII cuyo éxito de ventas más reciente es El Cielo es Real y que en 1992 propuso a la Marvel publicar una serie de comics tanto originales como adaptados. Y como eran los noventa y no esta actualidad de omnipresente corrección política…

…los tebeos de Marvel Nelson eran simple y puro entretenimiento sin la más mínima intención propagandístcia de ningún tipo.

Pero sin la más mínima MÍNIMA ¿eh?

Acorde con ello las aventuras del Iluminador comienzan de la manera más inocente posible. Andy Prentiss es un chico normal y corriente. Y blanco y heterosexual, que no es que importe por supuesto pero es blanco y heterosexual QUE QUEDE CLARO. Y un dia sus amigos le gastan la clásica broma de mandarle al bosque a cazar gamusinos.

Que oye, entonces era lo más normal del mundo y no pasaba nada. Nos gastábamos bromas para fomentar la camaraderia y nadie hacia un drama de ello. En nombre de la camaraderia qué importancia tienen cuatro dias de ingreso hospQUE NO PASABA NADA, decía. Y además algunos de mis mejores amigos son gamusinos ¿sabeis?

El caso es que en el bosque en plena noche Andy se topa con una extraña y potente luz. Y tiene la increible suerte de hallarse en un tebeo de Marvel Nelson y no un episodio de Expediente-X (que también empezó ese mismo bendito año) por lo que en lugar de tener que pegarse los siguientes tres meses sentándose sobre cojines blanditos…

…adquiere impresionantes superpoderes energéticos. Y sin necesitar seis episodios de microtrama estirada como un chicle para justificarlo.

A pesar de ser un tebeo publicado por La Casa de las Ideas™ sus creadores no dudan en rendir homenaje a los hitos del género superheroico provengan de donde provengan. Y si el primer acto de Superman en el homónimo film de 1978…

…es rescatar en brazos a Lois, su amada, su corazón, el amor de su vida, y despedirse de ella con un simple «soy un amigo» el primero del Iluminador…

…es resctar en brazos a su amigo Andy que está en paños menores y es ESTRICTAMENTE HETEROSEXUAL QUE NO ES QUE IMPORTE PERO LO ES ¿VALE? y despedirse de él con un simple «soy un amigo«…

Los inicios no son fáciles, tampoco los del Iluminador. Pero sus autores tienen claro que lo que el público les pide son aventuras y emociones.

A diferencia de estos juntaletras modernos que usan las series como un púlpito desde el que pretenden que nos traguemos sus interminables sermones página tras interminable página.

Como si los lectores hubieramos pagado el precio de portada para que intenten convertirnos a su ideario.

Y vaya si El Iluminador cumple con lo que promete. Con creces. Acción desenfrenada y salvaje que ya me gustaría ver en estos modernos tiempos de narrativa descomprimida y mensajes políticos en cada viñeta.

Pero que El Iluminador sea una serie que no intente colarte mensajes no quiere decir que rehuya las cuestiones dificiles o que reniegue de, de vez en cuando y con la mayor de las sutilezas, insertar algún sabio consejo.

Como por ejemplo que los jóvenes de hoy en día os pasais todo el rato pegados a las pantallitas en lugar de jugar en la calle como nosotros a vuestra edad. Pero lejos de caer en la tentación de pontificar El Iluminador trata a sus lectores como amigos a los que habla de tú a tú. Como alguien que ha vivido lo que estais viviendo ahora y sabe de qué van las cosas realmente.

Y por eso sabe que si tus amigos guays te ofrecen cerveza…

…no debes aceptarla porque con toda probabilidad habrán puesto drogas en ella.

Más aun, si tus amigos guays te ofrecen drogas...

…no las aceptes porque con toda probabilidad HABRÁN PUESTO DROGAS EN ELLAS.

Así es El Iluminador. Un clásico imperecedero a reivindicar. Imposible definir su grandeza sin recurrir a sus propias palabras promocionales.

UNA BOMBA ATÓMICA CAIDA DEL CIELO