Caca de la Buena

Aprovechando su reciente reedición vamos a saldar una deuda pendiente. La que tenemos con ese famoso cómic que narra uno de los más crueles eventos históricos del siglo XX con animales antropomorfizados. Esa legendaria obra casi CASI tan recomendada como Watchmen en la que los personajes de distintas etnias y nacionalidades son representados como gatos o perros en un marcado contraste con la crudeza de lo contado.

Como todos os habeis imaginado estoy hablando de…

Cat Shit One, el afamado manga sobre la guerra de Vietnam de Motofumi Kobayashi, que este año ha comenzado a reeditar Antarctic Press, en el que los norteamericanos son dibujados como conejos y los vietnamitas como gatos.

Pero lo iconoclasta de su propuesta no debe llamarnos a engaño. Cat Shit One es ante todo un tebeo realista. Realista REALISTA ¿eh? Nivel de realista: de los que tienen notas a pié de pagina.

MUCHAS notas a pie de página.

TANTAS notas a pie de página…

…que acaba explicando hasta qué es el «Pentágono«. Y porque no le quedaba a Kobayashi sitio en el margen para explicar lo que es una «chica» que si no lo hubiera hecho (y quizá a más de uno de sus lectores le hubiera venido bien).

Y es que si Cat Shit One se pliega a un mandamiento es al del realismo histórico.

Cuenta la guerra de Vietnam tal cual fué. Sin embellecimientos ni ficciones interesadas, con una veracidad digna de un documental.

Empezando por la manera en la que operaban los norteamericanos, en pequeñas unidades guerrilleras que usaban el terreno para esconderse. Tendiendo emboscadas a las grandes unidades militares tradicionales de las fuerzas comunistas para irlas desgastando escaramuza a escaramuza.

Soldados aliados con las tribus montagnard locales a las que trataban con el máximo respeto. Qué mejor ejemplo de ello…

…que esas peligrosas misiones de rescate en las que atacaban campamentos del Viet Cong para extraer a ex guerrilleros disidentes que habían solicitado asilo político.

Esta reedición es necesaria, además, para dar a conocer Cat Shit One a lectores que, incorporados al mercado tras la primera edición de 2004, sólo hayan conocido los patéticos plagios de ella que se han hecho en EEUU.

SÍ, MARVEL, TE ESTOY MIRANDO A TÍ.

Es la editorial que, no contenta con responder sacando su propia colección contando la guerra de Vietnam «tal como fué«…

…tuvo los santos estos de copiar entero el episodio del ex Viet Cong desertor contando que si, que vale, que montar una guerrilla contra los malvados franceses o los malvadísimos japos era justificable pero no contra los americanos, que sois guays y venis a ayudarnos de verdad.

Seguro que sus editores se han creido que tratándose de un manga nadie iba a darse cuenta. De hecho no me extrañaría que en cualquier momento dejaran de disimular…

…y publicaran directamente un cómic sobre la guerra de Vietnam protagonizado por conejos antropomorfizados.

Más aún, siendo la Marvel y teniendo ese peculiar concepto de lo que es una «Casa de las Ideas» no seria descabellado en absoluto sospechar que acabarán colando conejos antropomorfizados en cualquier lado.

Y quiero decir CUALQUIER LADO.

Expomanga 2006 (¡mira, mamá, estoy promocionando un Salón!)


¿Publicidad a terceros por el morro? Sí, claro, es que Expomanga tiene un sabor especial para nosotros. De los «grandes eventos» comiqueros que se celebran hoy por hoy en España, éste es el único que ADLO! ha visto nacer y crecer, desde las estrecheces de aquella primera edición del año 2002 que tuvo lugar en el Hotel Puerta de Toledo. Concretamente en un pasillo del Hotel, por lo cual el Salón fue rebautizado por los asistentes como «el Pasillo del Manga» o «la Salita de Té del Manga». Ah, la gloriosa Era De Munk…

Visto el gran éxito de público (medido en densidad de otakitos por metro cuadrado) la organización tomó sin duda la decisión más razonable para la edición de 2003: repetir ubicación. Se repitió el ambiente de metro en hora punta, pero con ese componente de «esto ya lo he vivido» que empezaba a hacer entrañable el certamen. Y un dato para los historiadores: se celebro el primer concierto como grupo de las Charm

Para la edición 2004 de Expomanga la organización optó por abandonar la ubicación tradicional y aplicar la fórmula frikis + trenes que tanta gloria dio al Expofriki 2001, celebrandose el certamen en un local vacío de la estación de Chamartín. Toda una innovación de diseño con respecto a otros salones: su tamaño y forma permitían verlo de dos formas distintas a elegir, a) recorrer los stands o b) situarse en el centro, estirar el cuello y girar 360º. Chiquito, pero matón

Y llegamos a la última edición celebrada hasta el momento. El alquiler del pabellón de La Pipa supuso toda una ruptura con el pasado: se acabaron las apreturas, se acabó la concentración de calor humano, se acabó el no poder moverse del sitio… Vamos, un Salón frío. Un rollo. Suerte que estaban allí los amables agentes de seguridad del recinto, que el día de mayor asistencia empezaron el desalojo del Salón antes de que finalizara el karaoke. Para darle color a la cosa nada más

Una vez contadas las batallas del abuelo Cebolleta pasaré a contestar la pregunta que sguramente todos los lectores de este blog esban formulando para sí: ¿pero a qué cojones voy a ir yo allí, si no se me ha perdido nada?

Aquí teneis dos buenas razones:


¡Sí, son ellas! Las Charm vuelven a Expomanga y darán un concierto el sábado a las ocho de la tarde, además de estar presentando cosillas el resto del día. Es una cita ineludible para todos nuestros socios, simpatizantes y lectores en general. ¡Que no se diga que no mimamos a nuestras protegidas!

Aparte, la organización ha conseguido que este señor que hay aquí a la izquierda acuda como invitado. No, no es Ken Niimura hecho polvo por una gripe mal curada (aunque Ken también estará). Y no, tampoco es Cels Piñol disfrazado de señor Barragán. ¡En este país se puede hacer un encuentro friki sin que acusa Cels! Ep, ¿quién ha dicho Carla Berrocal? ¡Un respeto!

Este señor, decía, es Motofumi Kobayashi, o eso dice en el programa, que a mí todos los japoneses me parecen iguales. Dibuja un manga de conejitos muy mono que se llama Ketchup-Wan, o algo igual de divertido, y de algún modo entre la organización y los chicos de Glénat le han engañado para que venga a España unos días fuera de temporada. ¡Si todo el mundo sabe que lo que les mola a los turistas es el sol, la playa y la paella!

Bueno, que me canso: si quereis saber algo más os vais a la web oficial, que para algo se han molestado en maquetar unos bonitos pdfs con la actividades y demás. ¡Nos vemos en La Pipa!