El Postrer Vengador

Probablemente esto os sorprenda pero hubo un tiempo pretérito, tan lejano ya que sus hechos se fundan con las leyendas, en que el trabajo de los editores no era decir “¡Por supuesto, Geoff!“, “¡Claro que sí, Jonathan!” o “¿Cómo de alto, Brian Michael?“. Consistía en asegurar la calidad mínima del producto que mandaban a imprenta cada mes. Y se lo tomaban tan en serio que en ocasiones llegaban a ordenar reescribir guiones o incluso *CHOKE* rehacer portadas.

Sí, mis queridos mileniales, un artista podía dibujar una portada y encontrarse con que el editor de la colección le exigía repetirla por no considerarla satisfactoria. Ahh, esos locos LOCOS años noventa y todas las décadas anteriores. Porque además esto podía pasarle a cualquiera. Incluso a un artista hot.

Incluso a un Mike Zeck en su época de gloria, tras Círculo de Sangre, cuando dibujaba la serie del Capitán América. Hasta él podía verse obligado a redibujar una portada entera…

…porque el editor había rechazado de plano su primera versión.

Los motivos resultan evidentes, claro. Nuestro supersoldado favorito se ve reducido a la indefensión en una humillante e hypersexualizada pose en la que JAMÁS se le habría ocurrido a ningún dibujante retratar a un personaje femenino. Ojo, que no digo que sea la intención de Zeck, que puede ser una mera casualidad. Cualquiera puede cometer una serie de tontos errores de trazo y composición que por separado son inocentes pero que juntos forman una Tormenta Perfecta™ que hace que viendo la portada no te quede exactamente claro…

…de QUÉ va el tebeo de su interior…