Trucos para hacer un buen cómic (I): las portadas

Consejo #1: Saca en la portada del cómic a los personajes que más protagonismo tienen en el cómic.


Ejemplo:
portada de The Mighty Avengers #3 (por Frank Cho), versión Panini.

venguitres.jpg

 

Aparecen la Viuda Negra, el Vigía y la Gata. Los tres tienen grandes momentos de lucimiento durante el cómic: el Vigía tiene una buena pelea con el malo de turno, la Viuda Negra asume temporalmente el control de Shield al quedar temporalmente incapacitados sus dos superiores y la Gata… la Gata… esteeeee… la Gata está a punto de zumbarse a Hank Pym. Y si creéis que eso no es suficiente razón… ¡¡¡miradle las tetas!!!

 

Consejo #2: Muestra a los personajes en posiciones dinámicas, casi casi como si estuvieran bailando.

Ejemplo: portada de Thunderbolts #114 (por Marko Djurdjevik), versión Panini.

Cachete con cachete…

 

bailando.jpg

 

…ombligo con ombligo…

 

Consejo #3: No olvides introducir en la portada elementos para que el lector dirija su mirada donde a ti te interese.


Ejemplo:
portada de The New Avengers #32 (por Leinil Francis Yu), versión Panini.

nuevengui28.jpg
detallevengui28.jpg

Pero recuerda: La sutileza es importante.

Consejo #4: Ten en cuenta los elementos propios de la portada ajenos a la ilustración en sí misma.

Ejemplo: portada de The New Fantastic Four #547  (por Michael Turner), versión Panini.

Vigila cuidadosamente la posición del logo de la colección, del código de barras y muy especialmente…

 

cutrifanti4.jpg

…de la marca registrada.

detallefantastico2.jpg
Digo yo… ¿exactemente qué marca registrada está indicando la R?
¿La marca de Reed Richards?

Witchblade

Damas y caballeros: miss Delfina Palma vuelve a éste su weblog para hablarnos de la que espero que a partir de ahora sea una de vuestras series favoritas en cualquiera de sus versiones, si es que no lo era todavía

Vivimos en lo que las revistas chachis llaman “un mundo globalizado y la cultura del mestizaje”, que son unas palabras muy chulas que extrapoladas al mundo del cómic y las frikadas varias, quieren decir que todos nos copiamos de todos con alegría y regocijo. De ahí los dibujantes de superhéroes españoles, los mangakas ovetenses (que alguno habrá a estas alturas, digo yo) y las gothic lolitas suecas.

Y ahora que ya he cumplido con el párrafo introductorio y he escrito más que la media por post de Eme A, vamos al meollo del asunto:


Witchblade, por Michael Turner. Conocemos el cómic, conocemos la serie de la tele…


…más tapadita ella, que parece una portada de la linea Max (qué cosas tienen las influencias cruzadas)… ¿qué más?

Hombre,sí… ¡el anime!


Impresiona, ¿eh? No, no es Sarita Pezzini, se llama Masane y gasta alguna talla más ( y una pose muy exótica; me pregunto si serán tan fans de ROB! Como nosotros). Y más látex que metal, cosa que sin duda alegrará los corazones de un sector de los fans que ya andaba un pelín descuidado, tanto spandex y tanto metal, y el látex para cuándo. El argumento promete; arrancamos con esta chica tan sanota y su hija de seis años en un futuro post-apocaliptico, huyendo del gobierno. Y un fotógrafo entrometido, y un monstruo que trabajó de extra en Bioman, y un tipo listo con gafas y cara de malo que habla mucho por el movil. Soy incapaz de imaginar a dónde nos llevará el hilo argumental con un planteamiento tan genial, en serio, qué nervios, ¡qué intriga!
Y tenemos trailer:


En el que se ven todas estas cosas.

Siguiendo con los derivados, se ha hecho coincidir su estreno con la versión en manga, serializada en la revista Champions Red con otra protagonista distinta (la Witchblade es lo que tiene, y a los japoneses les encantan los lanzamientos simultáneos. Les deben recordar a Afrodita A):


(Ejercicio visual: averiguar de qué subgénero procede el dibujante en menos de tres segundos).


Hermanas gemelas,¿eh?

Yo diría que los japoneses han captado la idea, pero les falta rodaje. Y rayitas, sobre todo rayitas. Los brillitos no compensan la abrumadora falta de rayitas.

Que viva la globalización y el mestizaje, ¿no? Apenas hay datos disponibles sobre el manga por el momento; es decir, que no me sé el nombre de la chiquilla ni de qué va el tema, pero vamos, seguro que competiciones de peonzas tuneadas no hay. Creo.

Michael Turner tiene que estar dando saltitos de contento con el uso que han hecho los japoneses de la licencia de Witchblade. No todo el mundo puede decir que han hecho un anime Y un manga de su tebeo…