The New40 (8)

warcga.jpg
(por J Calduch)

Una vez más las rabietas de Progressive Boink no se sostienen, lo que hace que defender la imagen sea harto complicado ¿defenderla de qué?

En esta ocasión nos remiten al manido "jaja, mirad cómo coge la espada". Sin siquiera plantearse cómo pueden haberse desarrollado las técnicas de lucha en una civilización tan diferente a la nuestra. Pues estamos en un lugar más allá de los confines del tiempo y el espacio conocidos, como se ve por la cantidad de lunas que iluminan el paisaje. Todo un universo que queda sugerido en una sola imagen y los Progressivos se lo pasan por el arco de triunfo para conseguir sus propósitos, que es llegar a las cuarenta imágenes sea como sea. Fin de la "defensa".

Ahora hablemos de Warchild y sobre qué quiso hablarnos ROB! con esta imagen promocional.

Warchild supuso el intento de ROB! para reflotar un género que a mediados de los noventa experimentaba un cierto declive: el de Espada y Brujería, o como también se llamaba por estos lares, uno de los pocos reductos donde el género funcionaba…

 

fanthero.jpg

…Fantasía Heroica.

La primera toma de contacto de ROB! con los personajes, una secuencia corta de presentación en la revista Wizard, puede darnos una idea de qué se mantuvo y qué tuvo que corregirse con el objetivo en vista de reflotar el género bárbaro.

 

Sword and Stone (from Wizard #23) 00.jpg Sword and Stone (from Wizard #23) 01.jpg Sword and Stone (from Wizard #23) 02.jpg Sword and Stone (from Wizard #23) 03.jpg

Tras la fría acogida por parte del público (que si bien es ignorante al final es el que compra y por tanto impone) lo primero que hubo que cambiar fue el título, nada de parejitas en el título, eso quedaba adecuado para la época de Halcón y Paloma, pero era el momento de los nombres compuestos con Blood, Wild, War etc. Así que lo primero fue bautizarlo con un nombre impactante y efectivo, aunque no reflejase exactamente el contenido. Y dado que cuando apareció la miniserie el grupo que llego a la ciudad de Los Angeles fueron tres por cumplir la cuota de jamona, lo de dar un título genérico fue una buena idea. Sería como si las cabeceras de la línea mutante se titulasen  con la alineación de héroes que aparecen.

Lo siguiente fue cambiar algo del uniforme del protagonista. Concretamente su capita. No puede reflotarse una franquicia con un personaje tan gráficamente "de capa caída" es por esto que tanto en la imagen primera como en la portada definitiva de la miniserie, la inmensa capa del personaje siempre está apuntando hacia arriba.

Traer el género al presente. añadir elementos futuristas…¿qué más? ah, sí, que no se llama "espadita y brujería", si queremos que la cosa remonte debe usarse un ESPADÓN.

 

warcha2.jpg warcha3.jpg warcha4.jpg

Uno tan grande que en manos de un artista menos capaz como Chap Yaep ni siquiera cabe en la ilustración de portada, cosa que sí consigue ROB! en su imagen jugando con las proporciones (y haciendo que el personaje se acuclille). Otra tanto para él.

Con todo, la oferta en el mercado era tan grande que WarChild, que contó con guiones de ROB! pero no con sus dibujos, pasó bastante desapercibido entre el público. De manera que, inasequible al desaliento, nuestro autor favorito sacó la artillería pesada.

 

Warchildo.jpg

¿Cómo se os ha quedado el body? lástima que las veleidades y las salidas de olla del barbudo norteño hicieran que la obra no llegase a buen puerto y lo único que queda son retazos de lo que pudo ser, como las declaraciones que pudimos leer en Entrecomics:

 

Liefeld continúa describiendo un comic-book que Alan Moore hizo para él y cuyos derechos todavía posee, War Child. Está escrito poco después de que Alan Moore viera Pulp Fiction por primera vez, y es una especie de caballeros-de-la-mesa-redonda en un ambiente de bandas urbanas tarantinianas.

Le tengo grabado en cinta hablando sobre ello durante cuatro horas, es mi posesión más preciada.

No has vivido hasta que has escuchado a Alan describir a los héroes –transcurre en el futuro cercano- quedando atrapados en un parque de atracciones en Compton, donde una de las atracciones en las que montas es un tiroteo desde un vehículo en marcha.

Un par de los dibujantes a los que se lo di, lo devolvieron. Las primeras diez páginas son de lo más complicado, visualmente, son difíciles de abordar. Probablemente lo publicaremos en forma de guión. No puedo abordar esto, la vida es demasiado corta.

Estamos en lo alto de un edificio, mirando a través de la ventana en cierto ángulo, mientras que la persona está sentada peinándose y mirándose en el espejo… y las descripciones de la viñeta, te dices: “¿Cómo dibujo esto?” Podría sacar esto con una cámara, pero ¿todos los storyboards? Simplemente es muy difícil.

Es un genio, un showman, un astuto hombre de negocios y un llorón. No tengo intención de volver a trabajar con él.

Tiene la cinta y el guión, todos los extras, sólo falta el contenido. Y lo de hacernos imaginar a Alan Moore saliendo de ver Pulp Fiction también es un concepto bastante potente. Pero no hay nada concreto, sólo detalles apuntados, sugeridos, como la imagen que hoy nos ocupa. con la luna y la sangre, como una metáfora del ciclo menstrual, la espada como símbolo fálico en manos de un niño ("child"), tal vez sentado en la taza del baño ¿no es todo evocador del despertar sexual? ¡no es extraño que a todos les brillen los ojos!

En otro orden de cosas, los chicos de Progressive también se meten con la telaraña de sangre que tiene un personaje en la boca y terminan concluyendo:

 

Holy shit, I can’t believe Rob Liefeld never "invented" an "edgy" version of Spider-Man called "BLOODWEB." He could have a shitty haircut and pouches, or something. Maybe have a couple of swords on his back and carry a gun that looks like a hair drier. I dunno, I’m just spitballing here, Rob. You’re the professional.
Y se creen que son graciosos por decir esto. Hasta que la realidad pone a cada uno en su sitio. Los noventa están volviendo y aquí el que no corre vuela.
 
venomflash.jpg
Así que mucho cuidado con lo que vais diciendo por ahí, que si no lo patentáis a tiempo los que cobrarán los royalties serán otros.

ROBolucionando el arte desde 1967

 ACTION.jpg            
El cómic de superhéroes surgió en el periódo de entreguerras y aunque sea innegable su impacto, y su potencial de instaurar un nuevo modelo de cultura de masas que no sólo aún perdura sino que ha extendido sus reglas a productos de otros medios, lo cierto es que su fórmula es limitada.

Las retcons, las renumeraciones, las versiones ultimate, y los elseworld—se disfracen de Tierra-2 o All Stars—no son más que la prueba definitiva de que la continuidad enriquece pero también estanca el proceso de creación. Por eso los guionistas tienen trucos y reglas para vendernos como nuevo lo que en realidad es viejo.

Así, por muy mal que estén las ventas, por muy mal que se haya puesto la situación, cuando una historia se estanca los creadores saben que pueden recurrir a la tres cosas que mejoran cualquier serie:

Ninjas

DAREDEVIL.jpg

Zombis

ZOMBIS-MARVEL.jpg

y Ciborgs

CYBER-FORCE.jpg

Siempre ha sido así. No importa cual sea el personaje, ni su historia editorial cuando no sepas que hacer añade

Ninjas

lobezno.jpg

Zombis 

WWE-ZOMBIS.jpg

y Ciborgs

SUPES.jpg

No importa que haya que forzar la historia o que simplemente no formen parte del Scope. Si tu historia está ya tan contada y sobada que nadie se la va a creer, no te preocupes tú simplemente añade

Ninjas

batman.jpg

Zombis

ZOMBIS-CAROLL.jpg

o a Ciborg

CYBORG.jpg
Por eso en ADLO! vamos con la cabeza alta, por eso sabemos que nuestra fe es verdadera. Porque cuando ROB! se encontró con una historia manida que se había contado ya cientos de miles de veces, no tuvo que recurrir a este mantra sino que apostó por abrir un nuevo camino:
67c28dff-56c5-44b3-aaaf-87e1556eca9f.jpeg

¡¡Los bárbaros!!!

Santa Claus the Barbarian fue un personaje vital en el desarrollo del llamado noveno arte.

CUCHILLO.jpg

Y si nunca habéis oido hablar de él 

WIKI.jpg

no es porque sólo durara un número o porque este consistiera en dos historias de ocho páginas con doce más de publcidad.

FICHA.jpg

No

Es porque el resto del mundo editorial avergonzado por no haber caído en la cuenta antes, ha lanzado un velo de silencio sobre esta importante creación. Algo que ha permitido de nuevo al estudio favorito de Will Smith, saquear las ideas de ROB! y construir su propio Santa Claus que ataca a los niños malos….con patético resultado….

Gritemos todos AVIV BOR!!! y pidamos ya, a algunas de las editoriales de cómics que sobreviven en España, una edición en cofre de ROB! que incluya esta joya que los grandes poderes quieren que no conozcas.

The New40 (38)

Por Borja Contreras

Canta, oh diosa, la cólera del Aquiles, hijo de Peleo; cólera funesta que causó infinitos males a los aqueos y precipitó al Hades muchas almas valerosas de héroes, a quienes hizo presa de perros y pasto de aves -cumplíase la voluntad de Zeus- desde que se separaron disputando el Atrida, rey de hombres, y el divino Aquiles. Canto I de La Iliada.

 warchild2_medium.jpg

Mientras observamos la figura que nos brinda ROB! solo podemos pensar en una cosa: Guerra. Pero a diferencia de Progressive Point, nosotros vemos la herencia cultural de un poema épico que tiene 3.000 años. La relación entre ROB! y Homero es sutil, pero está ahí. Ambos tratan sobre figuras humanas elevadas a la categoría de dioses, y que, a su vez, conservan esos atributos que los humanizan.

            Esta portada, objeto de burla de gente sin estudios, demuestra esa síntesis entre lo humano y lo divino, el pasado y el presente. Mientras ellos alegan que los pectorales y la musculatura del héroe son completamente exagerados y que están a punto de explotar, el ojo entrenado ve una alegoría de la divinidad en la carne mortal, una fuerza marcada por la violencia de alguien que sabe que la gloria se alcanza tras la muerte. ROB! basa su trazado en la cerámica de figuras negras del siglo VI a.C., en donde confluye la épica anteriormente comentada.

achilles.jpg

            Si comparamos ambos artes, vemos puntos en donde convergen las ideas. Tanto Aquiles como nuestro héroe demuestran una musculatura sobrehumana, incluso en el caso de Aquiles desproporcionada (¡mirad que muslos!). que nos dan esa idea homérica de dioses entre hombres.

            El otro ataque que Progressive Point hace a la portada de Warchild es sobre la panoplia. Pues bien, ninguno de sus argumentos se sostiene. Se alega que está representada cualquier arma imaginada por ROB!, y que las dibujadas son un exceso. Pues bien, las armas son en concreto 7, un número en absoluto excesivo al poder ver que varias de ellas son de hoja corta, ya que no vemos que sobresalgan por el otro lado de la figura. Progressive Point se mofa de que la punta de varias de estas armas están una dirección invertida, lo cual dificultaría su desenvainado. Este argumento se derrumba por si solo pues no podemos vislumbrar el modo de sujeción de estas armas, así que la opinión de Progressive Point es meramente especulativa, ya que perfectamente las armas podrían ser de una tipología específica que permitiese dicha posición. Respecto al número de flechas, podemos observar alrededor de unas 13 flechas, que, al igual que las armas de filo, no es un número especialmente excesivo. Los materiales arqueológicos de la momia de Ötzi (c. 3300 a.C.) muestran un carcaj con catorce flechas, y estamos hablando de una cultura material de época calcolítica.

ice_arrows.jpg

            Siguiendo este tema, se alega que no hay arco, lo cual se explica sencillamente con que lo ha desechado, pues la sangre en su mano derecha muestra que se ha llegado a un punto de combate cuerpo a cuerpo en donde un arma a distancia es inútil. O que bien no lo necesitaba, y que solo es un elemento para dar fuerza a la imagen, matizando su iconografía de cazador, como epítome del guerrero clásico. Un símil perfecto, aunque a la inversa, es la propia constelación de Orion, el cazador, en donde vemos un arco como figura de la caza, pero no así un carcaj con flechas.

ori_010414_2053_CL.jpg

            Para terminar, la más absurda de todas las burlas, la ausencia de camiseta y el exceso de bolsillos. Es de sobra conocido, que la panoplia griega  de finales del IV a.C. se redujo a basicamente lo elemental, llegandose incluso  a eliminar las corazas entre las filas de hoplitas helenos. Por ello argumentar, a estas alturas, que no lleven prendas superiores es un recurso paupérrimo. Respecto a los bolsillos, una crítica muy extendida entre los detractores de ROB!, cabe decir que la logística en el ámbito marcial es fundamental, como demuestran Dion Casio o Julio César al indicarnos que cada legionario romano transportaba hasta 30 kilogramos en campaña.

            Como conclusión, y tras esta breve exposición, vemos que la obra de ROB!, y más concretamente este WARCHILD, están influenciados claramente por una corriente literaria heredera de miles de guerras, batallas y héroes. Así que a nivel personal considero que la ilustración remarca ese sentimiento amargo y duro, de rabia contenida, pero plagado de honor. Los caballeros de Progressive Point seguramente no habrán estudiado ni analizado cada componente del que se mofan, pues de un estudio sucinto nos demuestra cuan rica puede ser cualquier ilustración hecha por ROB!.

AVIV BOR.

Homenajes imaginarios

La semana pasada saltó la liebre. No, lo de DC no. Me refiero a lo de Magneto.
Tras la publicación de una imagen promocional en Newsarama del nuevo crossover de Marvel, Álvaro Pons posteó la comparativa con una foto oficial del Rey.
A partir de ahí numerosos medios americanos se hicieron eco y todo ello ha desembocado en una discusión en el foro de Mark Millar.

Plagio vs homenaje, referencia vs calco, dibujo vs Photoshop… un poco lo de siempre.
La línea es lo suficientemente fina para que partidarios y detractores se tiren de los pelos a la mínima.
Lamentablemente hay muchos ejemplos que han pasado desapercibidos al lector. He aquí algunos de ellos:

Alex «mira el pajarito» Ross se basó en este… en esta… bueno, en lo que sea el modelo, para dar una visión realista de Batman. ¿Alguien se quejó?

Ron «cualquier tiempo pasado fue mejor» Garney dibujó esta portada de Hulk tras tomar unas fotos durante un relajante paseo por el campo. ¿Se montó una polémica por ello?

Todd «viva el mal, viva el capital» McFarlane recurrió a los juguetes de su niñez para dibujar esta portada de Spiderman. ¿Se pidieron derechos de autor?

Rob «carretas forever» Liefeld utilizó los productos de la huerta para realizar este impresionante dibujo de Avengelyne y Glory. ¿Protestó Greenpeace?

Antes estos ejemplos podemos llegar a la única conclusión posible de que tampoco era para tanto lo del dibujo de Magneto.
Un aire más que nada.

Rey de Reyes

Todos esperábais que nos lanzásemos a ponerlo alegremente, sin el análisis, reverencia y respeto que merece no sólo el tema tratado, sino también el autor que lo trata. No. En ADLO! nos tomamos las cosas con calma y seriedad (risas), y la obra que recientemente ha salido aquí y allá en algunos comentarios merecía un análisis exhaustivo de sus primeras páginas.

Sí. Hablamos de ROB!. Hablamos de Godyssey.

Sólo un genio como ROB! podría haberse acercado a un tema tan sensible, tan omnipresente (y más en estos días), como la religión cristiana… y darle un nuevo toque. Una nueva perspectiva. Un cambio en el rumbo del tratamiento de un personaje como Jesucristo, Dios hecho Hombre, ahora Dios hecho Hombre hecho Héroe.

Analicemos la primera página.

ROB!, como gran artista que es, comparable a un Leonardo o un Miguel Ángel salidos de El último Catón o el Código Davinci, deja mensajes ocultos en cada ilustración, en cada viñeta. Sólo que el dibujante (alguien cuyo nombre queda eclipsado) pierde gran parte de la carga simbólico-narrativa. En este Crucificado no sólo está el sacrificio del Cordero de Dios, sino un recuerdo a sus lectores españoles: por la postura del Cristo podemos inferir que está bailando a lo Joaquín Cortés o a punto de picar banderillas, con las manos en la postura de tocar las castañuelas (símbolo de España). ¿Quizás un símbolo de la península como baluarte de la fe, reserva espiritual de Occidente? La expresión del Crucificado es de sombría concentración, como la de un gestor sobre una declaración de Hacienda sumamente complicada. Una nueva aproximación al sufrimiento de Jesucristo, alejándose del sangriento sufrimiento propio del barroco y más adaptado a los tiempos modernos, donde duele más un kilo de papeleo que unos cuantos latigazos.

En la página dos, observamos cómo el narrador lleva a Jesucristo al monte Gólgota («el lugar de las calaveras», dándole un toque sombrío), en una suerte de flashback narrativo. Aquí, en detalles como los alfileres con los que han clavado a Cristo a la cruz de pies y manos (que siguen picando castañuelas, un detalle alegre en contraposición a lo sombrío del momento), y los enanos romanos que se aproximan a la cruz montados en poneys, ROB! nos ofrece un cambio en la narrativa de la Pasión tal y como la conocíamos. Aquí no hay espacio para personajes meflifuos como San Juan, los discípulos o la misma Virgen María, que sólo hacen de comparsas en la narración del sacrificio. Aquí lo importante es la cara de concentración de Jesucristo, la severidad de sus rasgos ante la importante tarea que está cumpliendo. Aquí, en contra de la imagería barroca, Cristo no es bajado de la cruz por su madre y sus discípulos más fieles. Aquí los testigos son los centuriones enanos romanos que montan en poneys, que tienen la importante tarea de romper las piernas de los crucificados, no sea que les dé por bajar y tomarse un vinillo cuando nadie mira.

En la Biblia se dice que Cristo bajó a los Infiernos a recoger las almas de algunos justos y profetas para llevarlas con él al Cielo. Este viaje iniciático tras la muerte (siguiendo las pautas del famoso Viaje del Héroe), es tratado de otra forma por ROB! Aquí yace la originalidad del pensamiento Robiano. Comienza la era Solar, la del cristianismo. ¿Qué ha sido de los otros dioses, que hasta entonces ostentaban la supremacía? Lo importante de esta narración es el cambio de una era. De cómo a unos dioses -con pasiones humanas, pero a los que los humanos les importaban un pimiento, y que lavaban sus túnicas con mucho esmero-, se les acaba el tiempo, y no lo entienden, por el sacrificio de un dios que se deja matar para lavar los pecados de la humanidad. Los dioses occidentales supremos -sí, los de las túnicas blanquitas-, se quedan perplejos ante el hecho. Sabemos que son los Olímpicos porque se dicen los nombres, en un original diálogo. Los atributos de los olímpicos no importan, quedan obviados ante el desfile de playmates y playboys que surgen de las nubes para ver mejor la Crucifixión.

Jesús era muy humano. Le gustaba la jarana como a cualquiera («Hijo, no tienen vino», le dijo su madre en las bodas de Canaán. «¡Esho lo arrieglo yo!», respondió Él). Pero se cabreaba. Tanto que lió una pajarraca con unos vendedores en un templo por un quítame allá esos puestos. Y cómo no se va a cabrear aquí. Él ahí, haciéndose hombre y muriendo, y llega la competencia a reírse. Esta doble página, nos arriesgamos a decir que pasará a la Historia. El dramatismo de una Furia Divina comparable a la del Antiguo Testamento, tanto que le hace bajar de la cruz de un salto y liarse a hacer kung-fu con Apolo y Hércules (ningún conocimiento está vedado al Hijo de Dios), ese trueno que dramáticamente cae simbolizando la rabia. La elección de Apolo y Hércules no está hecha al azar. Apolo, como otro dios solar. Hércules, como otro hijo de un dios. La superioridad de Jesucristo queda demostrada de inmediato.

Lo de ofrecer la otra mejilla se aplica sólo a los humanos. El único dios olímpico que conserva uno de sus atributos (Neptuno y su tridente), y que se tenía por uno de los más poderosos, es derribado de una finta y un simple puñetazo. Como un dios de amor, Jesucristo no les da luego patadas en las costillas cuando han caído. Lucha noblemente. Ante las bravuconadas de Zeus, que podemos traducir como «Te ví a partir la cara que tú no sabes con quién estás hablando», Jesucristo guarda un noble y adusto silencio. No es hora de predicar ni de parábolas. Es hora de luchar.

Las diosas no entran en conflicto, que está mal pegarle a una mujer aunque sea una diosa, no sea que luego arresten los enanos romanos a Jesucristo bajo la demanda de acoso y agresión. Aún así, no sabemos por qué la Virgen María no se enzarza a cates con Hera y Venus, por ejemplo. Aquí hay un significado oculto (o quizás un spin-off), que no alcanzamos a desentrañar.

Ante la proclamación de la insignificancia del hombre, Jesucristo habla por primera vez en esta obra. «¡Nunca!». Nunca dirá eso. Palabras concretas ante la charlatanería de Zeus. La lucha entre deidades, que decidirá nuestro futuro, está servida. La originalidad del planteamiento, como corresponde a un genio como ROB!, es increíble. No sólo nos muestra el auge y caída de distintas creencias. Jesucristo, como hombre q
ue sigue llevando la corona de espinas de su sacrificio, debe de nuevo sufrir tribulaciones que sólo se pueden solventar mediante la violencia física, a la que tan contrario se había mostrado en vida.
Aquí nos deja con la miel en los labios ROB!. No sabemos si luego Jesucristo irá a darle patadas en las espinillas a Buda o le meterá el dedo en el ojo a Odín, o si habrá una secuela (Cristo vs. Mahoma). Pero aquí queda esta Godyssey. Ona obra que a aficionados, detractores, heraldos de aragón, creyentes, ateos, grandes y pequeños, dejará con la boca abierta.

Desde el Concilio de Trento, o desde San Agustín, no se había visto tal revolución en el pensamiento cristiano.

canonizADLO!