Un poco de metalenguaje al año

En el último tomo aparecido de Naruto (el primero publicado bajo el sello EDT) nos encontramos con esto:

naruto58p170.jpg

Se trata de la más audaz demostración de metalenguaje que he visto nunca: los enemigos de Naruto y el enemigo por excelencia del autor, la página en blanco, juntos codo con codo en impía alianza para enfrentarse a Masashi Kishimoto y sus criaturas

Lástima que no todo el mundo haya pillado la genialidad del asunto, y los otakitos hayan pedido que se repita la tirada porque ellos preferían que en esa página salieran ninjas. Vamos, como en todas las demás. ¡Y lo peor es que en EDT les han hecho caso y están distribuyendo una nueva versión sin página en blanco! ¡Así no hay forma de innovar en el lenguaje del cómic!

Goku y Naruto en bolas

(…y un saludo a los que entren vía Google)

Se ha hablado mucho de si Naruto es copia de o está inspirado en Dragon Ball (incluso en este mismo blog). Hoy vamos a resaltar una de las principales diferencias entre las dos obras. En la obra de Akira Toriyama el protagonista, Son Goku, aparece en pelota picada con bastante frecuencia, empezando ya en la octava página de sus aventuras

gokupesca.jpg


En cambio a el pudor de Naruto es notablemente mayor, no produciéndose ninguna escena de desnudo en los primeros siete años de su serie. Esto, unido a que el personaje protagonista es la reencarnación del espíritu demoníaco del zorro de las siete colas (o algo parecido -editado: me dicen que son nueve colas, ups-), lo que lleva a la gente a preguntarse…

eresdebil.jpg


Para acabar con la situación, en el tomo 32 (publicado por Glénat este mes) el cuestionado Naruto va con el preguntón Sai a unos baños públicos, en los que finalmente se nos confirma por boca de su compañero que sí, que Naruto es anatomicamente correcto y no un muñeco Ken

resultaquesi.jpg

[Un saludo a Elena, que me estará leyendo]

Las comparaciones son odiosas

En el tomo 24 de Naruto, en la miniintroducción que incluye el autor en cada tomo, podemos observar que está tan obsesionado por «esa otra obra» como parecía


(Dedicado a todos aquellos valientes que intentan convencer a los narutards más radicales de que «Goku va de rojo y Naruto en cambio va de naranja» no es motivo suficiente como para no admitir que una obra se inspira en la otra)