No es lo mismo

Ojo, que el álbum que abaca de publicar Panini de Thanos en formato OGN con el que Jim Starlin pone fin a su Trilogía del Infinito es este

No os confundáis con este otro álbum que publicó Panini de Thanos en formato OGN con el que Jim Starlin puso fin a una Trilogía del Infinito totalmente distinta

¡Fijáos bien, no vayamos a tener un disgusto! ¡Que no es lo mismo!

Principio y Fin

En esta época en la que los rumores de nuevas adaptaciones cinematográficas de personajes con pijama vuelan como puñales en el Congreso de los Diputados una ha conseguido llamar poderosamente mi atención.

Pero no por razones positivas.

Y sí, en un principio el proyecto de adaptar al primer supergrupo canadiense marvelita debería llenarnos de ilusión y esperanza. Sin embargo…

Hmmmm… ¿Cómo explicarlo adecuadamente?

Me temo que no hay manera de hacerlo sin que algunos me llamen señor mayor, casposo o incluso cisheteroblancocentrista porque, OPINIÓN IMPOPULAR, no me gustan esos cambios que se introducen ahora para «adaptarse a los tiempos modernos». Si no te gustan los personajes ¿para qué haces una película con ellos? ¿Eh? ¿Para transformarlos en algo que nunca fueron, sacrificados en el altar de la sacrosanta «representatividad«?

Que encima es más previsible que el resultado de una votación parlamentaria sobre investigar a la realeza española. Y lo sabeis aunque tercamente os negeis a darme la razón. Venga o no a cuento nos van a colar con calzador como mínimo a un personaje de minoría étnica…

…otro de orientación no heterosexual…

…y si queda sitio (y si no se hace, qué demonios) alguno con algún tipo de discapacidad.

Y, ni que decir tiene, mujeres. Muchas. Y si no las había se recurre a ese truco editorial de matar a un personaje masculino y regalarle su nombre y poderes a una mujer.

Porque a quién le importa que antiguamente los tebeos sólo se preocuparan de contar historias emocionantes y divertidas. A los ejecutivos de Hollywood no y parece que al público mayoritario tampoco. Ahora hay que rellenarlos de mensajes progre-feministas…

…y, no importa lo forzado que quede, meter lo de la autoaceptación y el cuerpo-positivo.

Todo lo que exija su agenda propagandística buenista-pacifista.

Qué otra cosa esperar de estos modernos amigos de los independentistas y de los terroristas.

Yo lo siento mucho. Desde la incorrección poítica, con la autoridad que me otorga el No Ser De Derechas Ni De Izquierdas™ , no puedo sino afirmar que la única manera de que yo pagara el precio de una entrada por ver una película de Alpha Flight sería que pudiera ver en pantalla a la VERDADERA Alpha Flight tal y como fué concebida.

Un grupo de señores blancos y normales y una chica guapa para hacer bonito.

Cuando nadie te dice que pares

Ante cuestiones como las que indica el tuit con el que abrimos hoy, creo que hay bastantes cosas que podemos sacar a colación para rellenar hacer un post un día como hoy. Podemos debatir sobre lo mucho que se dijo que Keaton estaba poco menos que arrepentido de su papel como Batman y que por eso había accedido a protagonizar Birdman. Desde entonces, parece que va a aparecer en 3 Universos Fílmicos distintos… suponiendo que la película de Flash vaya a llevarse a cabo antes de que se jubile. Algo tan probable como el estreno de The New Mutants.

Pero precisamente hablando de esta película, no puedo evitar darme cuenta de la necesidad que tiene la industria de agarrarse a lo viejo. ¡Qué incapaces están los grandes estudios para ver las posibilidades de darle salida a nuevas ideas! Sí, vamos a hablar de los Seis Siniestros.

Bueno, o como le gusta decír ahora a los de marketing, “Sinister Six”. Una cantinela que viene de tan largo que casi parece como de otro tiempo, pero que se aviva cada vez que Sony revela que tiene en desarrollo “una nueva película del Universo Spiderman” o para cualquier pequeño guiño en alguna producción a algo que pueda interpretarse como una continuidad entre películas. Vamos, como con el DCEU, pero al revés.

Sin embargo, no podemos decir que esto sea una cosa que solo pasa en las películas. Los Seis Siniestros tienen una larga estela, ya en la publicación impresa, de gente que no sabe cuándo soltar. Creado para el primer Annual de The Amazing Spider-Man, el grupo no pasaba de ser un All-Star de los villanos más destacados creados por Lee y Ditko durante los primeros números del trepamuros. Ni había mucho donde elegir ni la cosa necesitaba una excusa demasiado buena. De hecho, en el cómic no llegamos siquiera a ver un combate del héroe contra el sexteto completo. Solo salen juntos al principio o en esta escena que inspiró después a Ibáñez para hacer Mortadelo y Filemón contra el «Gang» del «Chicharrón».

La idea se queda ahí (tampoco daba para mucho más, dado que son personajes sin ningún propósito común real) y apenas tiene recorrido. Cuando DeFalco monta un nuevo grupo de villanos aliados contra el trepamuros, crea al Sindicato Siniestro, con personajes con unos intereses y motivaciones más similares y, sobre todo, menos entidad propia, lo que hacía que tuviera más sentido reunirlos para crear una cierta amenaza.

Todo va bien para los Seis Siniestros hasta que Michelinie decide revivirlo en los 90, para The Amazing Spider-man 334. ¡Prácticamente 26 años después de la primera aparición del grupo! Es esta agrupación, que dura la friolera de 4 números, la que reivindica el nombre del grupo y le recuerda a Marvel que tenía ahí esa carta guardada. Erik Larsen no se puede resistir, y cuando le dejan al cargo de la cabecera de Spider-Man, tras la marcha de TODD!, decide traer de vuelta al grupo, esta vez decididos a vengarse no del trepamuros sino del Dr. Octopus.

Esto demostraría que el grupo podía reciclarse si se tenía la suficiente cara dura, falta de ideas o ganas de intentar algo nuevo. Tanto es así que para la Segunda Temporada de la serie de dibujos animados de Spiderman (1995) aparecen, renombrados como The Insidious Six.

Pero también en el 95 aparecería en la colección de Spiderman Unlimited escritos por Tom Lyle, un experto en eso de tener pocas ideas y la cara un poco dura. En este caso, tras la muerte por automedicación de plomo de Kraven, que el Hombre de Arena se uniera a los Vengadores y el asesinato de Octopus a manos de Kayne, los tres miembros originales restantes (más el Duende, que había fichado en el cómic de Michelinie) deciden unir fuerzas con el Escarabajo y el Conmocionador (recliclando fichajes del Sindicato Siniestro) y a Scorpia, un claro caso de diversidad forzada introducida por los malvados SJW de Soros.

A estas alturas los Seis (o siete) Siniestros son más un grupo de apoyo de villanos enemistados con otros villanos que una formación destinada a eliminar a Spiderman, algo que volverá a resonar cuando a finales de los 90 Howard Mackie y Byrne reunan de nuevo al grupo para ir contra un renacido Doctor Octopus. Mackie decide ignorar la aparición anterior del grupo,descartar a las nuevas inclusiones (incluyendo al Duende, que es sustituido por Kraven, pero esta vez el hijo) y poner como sexto miembro a Veneno. No, la cosa no tenía mucho sentido.

Es decir, recopilando, que de aparecer una vez en 1964 y no volver a ser mencionados en 25 años, en apenas 10 años tuvimos 4 apariciones del grupo, en distintas encarnaciones. Bueno, muchos os dirán que es que los cómics de los 90 tenían estas cosas y que bajó de los cielos Joe Quesada y desfació todos los entuertos. Y por supuesto, os estarían mintiendo.

En 2005 Mark Millar está escribiendo Spider-Man Marvel Knights en un proceso de cambio de cara radical para varios de los personajes del plantel de villanos de Spiderman. Continuando con lo establecido por Bendis en The Pulse y Jenkins en Spectacular Spiderman, Millar nos trae una historia que culmina con la aparición de unos ¡12 Siniestros! reunidos por Norman Osborn. ¿Qué sentido tiene que Norman retome y reivindique el nombre de un grupo de villanos del que nunca formó parte y que de hecho le excluyó en todas y cada una de sus formaciones? Bueno, pues que MOLA. Y si MARK! ve que mola, él lo pone.

Aquí ya tenemos un poco de despiporre. Tenemos a la mitad del Sindicato Siniestro (Boomerang, Conmocionador, Hydroman), a medio equipo original y a unos cuantos que no tengo muy claro qué pintan ahí y que creo que solo están porque Millar no se sabe 12 villanos de Spiderman. La broma no llega para mucho más.

Slott reciclaría el concepto unos pocos años después como forma de reintroducir a villanos clásicos y poner a Otto de nuevo como líder del grupo y eje central de la villanía arácnida, en preparación de sus planes Superiores. Probablemente hablamos del único caso, desde 1990, en el que los objetivos del equipo se mantienen fieles a los originales del Annual 1. Y por supuesto, la primera vez desde entonces que el líder del grupo es Octavius. Igual tiene algo que ver.

De modo que cuando uno se pregunta qué lleva a Michael Keaton a presentarse como Batman para una película de Flash después de haber parodiado las películas de superhéroes en Birdman, haberse reinventado como villano en Spiderman Homecoming y hacer un cameo de cara a un nuevo universo cinematográfico en Morbius… Yo no puedo dejar de pensar en qué llevó a Adrian Toomes, el Buitre, a unirse a 7 formaciones distintas de los 6 Siniestros, incluyendo varias en cuyo objetivo era liquidar a otros miembros de anteriores equipos con los que volvería a asociarse más adelante. Y entonces me doy cuenta de que Keaton es un puñetero actor de método, y lleva metido en el personaje del Buitre desde hace años. ¡Qué tipo!

El Relojero

Uno de los aspectos más fascinantes de las historias divergentes, los Y Si?, los Otrosmundos, es el estudio la cascada de eventos causados por un simple hecho diferencial. Que lleva de la nave de Richards y amiguetes estrellándose en su reentrada a los Vengadores intentando detener a Galactus. De un clavo pinchando una rueda del coche de los Kent al cerebro de Oliver Queen dentro del cuerpo de Amazo salvando al universo.

¿Y si la Marvel UK, esa editorial tan cara a este blog, hubiera despertado antes y el desembarco de autores británicos en suelo norteamericano de la segunda mitad de los ochenta no se hubiera producido en la DC sino en la Marvel? ¿Cómo de irreconociblemente diferente habría sido el devenir editorial de aquella época? Probablemente habríamos tenido un Dr Extraño surgido de la pluma de Neil Gaiman.

Quizá una sere en solitario de Hannibal King escrita por Jamie Delano.

Y sólo ROB! sabe qué otra cosa con protagonista cazadelincuentes leatherona y ultraviolento surgida de la calenturienta mente de autores provinientes de la revista 2000 AD.

Pero vamos al grano. A la pregunta que realmente nos estamos haciendo todos: qué habría hecho el Bardo de Northamptom, el Sumo Sacerdote de Glycon, el Visionario Guionista de Judgement Day que algunos conocemos familiarmente como El Barbas…

…pero que la historia conocerá como Alan Moore.

Dificil es discernirlo, el pasado cambiante es, siempre en movimiento está. No habría tenido una serie con protagonista vegetal en la que plasmar sus historias de terror ni sus inquietudes ecologistas.

Ni un villano clásico del que contar una historia definitiva que lo definiera para siempre.

Por no tener no habría tenido ni siquiera un universo superheroico de usar y tirar a mano (todavía quedaba más de una década para la compra del Ultraverso malibeño). Y sin embargo gracias a la cabecera What If podría haber escrito perfectamente su Watchmen. Incluso uno con la representatividad de raza y orientaciones que no contiene el que conocemos. Y con mínimos cambios, usando personajes Marvel detodalavida.

De hecho no cuesta nada identificar los equivalentes en que se habría basado.

Es como si fuera una verdad que hubiera estado siempre ahí, esperando ser descubierta.

Para que todas las piezas encajaran una a una.

Con matemática precisión.

De la primera a la última.

Pero en fin, no malgastemos el tiempo en infructuosas elucbraciones sobre lo que podría haber sido y no fué. En última instancia estamos hablando de un cómic.

Esta es una historia imaginaria.

¿O acaso no…?

Ampliando la pila de lectura

Una de esas cosas de las que uno no debería estar orgulloso es de haberse leído prácticamente cualquier tebeo con el nombre de Spiderman en la portada publicado en 60 años de (irregular es poco) historia editorial del personaje. Por eso, cuando de pronto aparece algo de material que no conocía, siempre estoy abierto a caminar más aún en esa senda maldita que es leerte todo lo que hay de tu personaje preferido para constatar que… bueno, que igual no hay TANTAS cosas interesantes que decir con él. El otro día mi querido @ximicomix me advertía en Twitter de la existencia de dos números especiales, un crossover único entre el trepamuros y… Backlash.

Creado del genio creativo de Jim Lee y Brett Booth, Blacklash es uno de los personajes fundacionales del universo Wildstorm. Mitad atlante, mitad alienígena, ninja, mutante, espía, veterano de la II Guerra Mundial, el personaje lo tenía todo para triunfar, igual que todos los demás personajes de la prometedora editorial. Además de todo esto, tenía el poder de tejer redes psíquicas que le permitían atrapar enemigos y balancearse por los tejados, por lo que en algún momento de 1996 alguien decidió que era el candidato perfecto para cruzarse en el camino de Spider-man.

En aquel momento, casualmente, Spiderman estaba pasando por unas horas complicadas. Peter Parker era padre y el manto lo había tomado Ben Reilly, que todavía en aquel entonces creía que era el Spiderman original, mientras que el Peter retirado era el clon. De modo que aunque Spiderman tuviera muchos años de historia editorial, el personaje estaba casi nuevo, estrenando uniforme, sin personalidad ni carisma como para eclipsar a un recién llegado. Si hubo una situación perfecta para que editoriales jóvenes cruzasen a sus personajes con Spiderman sin miedo a que este les robase el protagonismo, no hubo un momento como 1996.

El trabajo de escribir esta obra magna quedó en manos de Brett Booth, dibujante y co-guionista habitual de la colección del propio Backlash. Aunque ninguno de sus alumnos llegó a los niveles de genialidad del maestro JIM!, debo admitir que el trabajo de Booth a los lápices es bastante GENIAL.

Aquí los tenéis, luchando contra los dos enemigos designados para este crossover. Al de la izquierda ya lo conocemos, era inevitable que en aquellos años apareciera Veneno, haciendo muchas menciones al tema de los simbiontes y a Matanza, su vástago asesino. A la derecha, al villano de Wildstorm escogido. ¿Qué? ¿Que os suena de algo? Por supuesto, es Pike, de Wildstorm.

¿Cómo? ¿Que se parece a otro personaje? No sé de qué me estáis hablando. No tiene nada que ver con ningún otro mercenario creado en los 90. Y la prueba está en que Pike…

…tiene pies.

Para completar este elenco de lujo tenemos a Taboo, una pelirroja poseída por un simbionte vampírico que lanza descargas de energía y es la exnovia de Pike. Y Veneno cree que es un nuevo producto de la reproducción alienígena de su propio simbionte. Y, bueno, se pasa toda la pelea final sin dar señas de vida. No se la podría intercambiar por una lámpara sexy con un simbionte vampírico porque el concepto de lámpara sexy y Kelly Sue DeConnick, igual que el resto de mujeres que hacen tebeos de superhéroes, aún no se habían inventado en 1996.

¿Qué os puedo decir sobre este tebeo? Puro 1996. ¿He comentado ya lo GENIAL que es Brett Booth?

Pues dado que dibujar todas estas páginas es indudablemente un esfuerzo ingrato, el bueno de Brett contó con apoyo para los guiones. El guionista Sean Ruffner se encargaría de apoyar la prosa que debía dar forma al carismático encuentro entre estos personajes. Si no os suena el nombre de Ruffner, os confieso que a mí tampoco. Buscando en Google apenas me aparecen sus trabajos en Image, tanto en Backlash como en la breve cabecera The Kindred, donde junto con otros cuatro guionistas escribiría 4 trepidantes números antes de su cancelación.

¡Ahí está en la portada del primer número, compartiendo créditos con el mismísimo Jim Lee! Como véis, en esta también sale Backlash. El otro no es Pike, no. Es otro personaje de Widlstorm totalmente original y CREADO POR LOS AUTORES llamado Grifter. 

Volviendo a Ruffner, se trata de un autor tan desconocido que no pude resisitirme, y tras acabar este crossover fuí a leer la única pieza de Marvel que encontré acreditada a él aparte de estos dos números de Backlash/Spiderman.

¡Team X 2000! ¿Dónde has estado todo este tiempo? Además dibujado por Kevin Lau, al que seguro que los más avezados recuerdan por su estilo amerimanga en su brevísima etapa de Puño de Hierro en 2004.

Sin embargo, el pesado velo de Quesada y los 2000 empañaron en esta obra el talento natural para la GENIALIDAD de KEVIN! mostrado en Team X 2000 en toda su gloria.

En fin, un número único que en pleno 1999 nos daba todo lo que el ávido lector de los 90 deseaba y ansiaba de un buen tebeo mutante.

¡Cable! ¡Songbird! ¡Bishop! ¡Lobezno Ciborg del futuro! ¡El Doctor Muerte! Los 90 más puros y duros de todos los tiempos. No se puede negar la influencia de los maestros a través de estas páginas. De modo que doy gracias por haberte encontrado, Kevin Lau. Y a ti, Sean Ruffner. Y por supuesto, a ti Brett Booth. ¡Gracias a todos por hacer los tebeos que sí que vale la pena leer!

No Logo Para Bellum

Estamos entrando en territorio desconocido. Auténticamente desconocido.

No, no, claro que no lo digo por las protestas. Eso lleva tanto tiempo que estamos más habituados a ellas que a las pandemias. Y, sin embargo, aparecen menos en la ficción. Supongo que porque siempre hace más gracia cuando la premisa de la comedia es que los ricos deciden hacer huelga. Es un poco lo de siempre, cuando se escudan en la responsabilidad para justificar que si hicieran huelga nadie lo notaría. Da igual que sea la nobleza o nosotros en ADLO!.

Nah, llevamos tanto tiempo con esto de las protestas que ya hemos visto a Batman apoyarlas y a Spider-Man rechazarlas. Superman suele tener un número en cada ocasión, y últimamente coincide con los relanzamientos. Aunque ya sabemos que los superhéroes no se meten en política. Iron Man era un vendedor de armas perfectamente apolítico y el Capitán América solo es un básico. En su gusto por los colores, digo.

De modo que cuando las protestas de turno comenzaron no parecía que fuéramos a tener ninguna novedad importante. Es decir, lo hemos visto ya tantas veces que los cómics han predicho nuestro presente de manera constante en todo eso que llaman ‘distopías’.

Incluso la discusión de que los policías estaban usando material de Marvel (a.k.a. el logo del Castigador) nos recuerda a tiempos tan poco pasados que no hace un año aún.

¿Qué ha cambiado entonces? Pues que parece que esta vez está durando un poco más y lo mismo las empresas tienen que hacer algo. A ver, no mucho. Pero ya han probado a cambiarse el avatar de las redes sociales y a postear un cuadrado negro, incluso a poner texto blanco en el cuadrado negro. Vamos, que han recurrido a todo lo que está en su mano hacer como empresas zillonarias con contactos directos con… bueno… con todo el mundo.

Pero resulta que la gente les pide que hagan algo más, como, no sé… evitar que los policías jueguen a los vigilantes. ¿Podría Marvel/ Disney conseguir que dejen de usar el logo de Punisher? No sé, es como pedirles que dejen de usar simbología… ahm… Celta. No parecen muy por la labor. Así que la respuesta está siendo…

No digamos tibia. En el caso de la tibieza existe al menos un punto medio. Y aquí estamos más bien en un punto… muerto.

Supongo que a todos se nos ocurre alguna idea de esas disputas con la gente de Etsy, con músicos o con guarderías, con… bueno, hay un montón de locas historias al respecto. También algunos libros en los que se habla de ello…

Así que, de nuevo… ¿Cómo era eso de que Disney/ Marvel no puede hacer nada para evitarlo? Es decir, ¿no hablamos de la misma Disney que intentó algo tan lamentable como hacer que todos los tuits que usaran cierto hashtag significaran aceptar sus bases legales?

¿Cómo es posible que contra la policía no sean capaces de hacer nada?

¡Ah, el misterio de la vida!

Pero quizá no ha quedado claro, busquemos algún tuit resumen por si se me ha olvidado algo…

¡Ay, sí, cierto! Cómo he podido olvidar que entre movimiento y movimiento para eliminar el dominio público existió ese tremendo momento de impedir un Spider-Man en la tumba de un niño. Claro, fue hace tanto tiempo, lo menos… ahm… CASI un año.

Historia antigua.

Pero, claro, una cosa es un niño muerto y otra policías vivos. No porque haya ningún ejemplo de causa-efecto, por supuesto. Todos sabemos que los policías no discriminan… por edad. Sino porque, obviamente, son muchas las diferencias entre un policía y una tumba. Por ejemplo, las tumbas solo tienen un cadáver. Y se mueven menos.

Pero, al menos, ya sabemos lo único que es capaz de frenar a Disney/ Marvel: El fascismo.

Así que ahora solo queda por ver si, como en el caso de FOX, también decidirá combatirlo comprándolo e integrándolo en su marca.

Ya, ya sé. Me ha quedado el texto muy largo y no os lo vais a leer. No hay problema, os hago TL;DR en forma de meme:

El misterio de la sangre de Alicia

El Marvel Two in One nº29 ofrecía un encuentro entre la Cosa y Shang-Chi (que en España logicamente se ha publicado en un tomo de Spider-Woman) que contaba además con la aparición de la pareja del primero, la escultora ciega Alicia Masters

Está bien que Alicia nos aclare que es sangre, porque los códigos de color usados en los años setenta pueden engañar al lector y hacerle creer que estamos ante un yacimiento petrolífero, pero toda la historia que se monta la chavala nos deja un poco extrañados. ¿Una persona ciega no ha reconocido la sangre al tacto o por su olor? ¿Ha tenido que probarla? ¿Qué clase de persona va por ahí llevándose a la boca sangre de extraños? ¿Es algún tipo de vicio parafilia extraña?

La explicación a estas preguntas se encuentra en la primera página

Resulta que Wolfman llevaba tantos años escribiendo la Tumba de Drácula que en ese momento le pareció de lo más normal que un personaje Marvel al azar identificara la sangre por su sabor. ¡Distingue, Marv, distingue!

[Este posteo no hubiera sido posible sin man_with_1000_faces]

Quien Benemérita te Hará Llorar

Amigos, vivimos tiempos complicados. Nuestros derechos, nuestras libertades ¡nuestras misma PATRIA! se ven amenazados por una élite que se aferra a un poder obtenido por un mero capricho matmático. Que a fin de retenerlo es capaz de aliarse con criminales, nada extraño si se considera que algunos de sus más destacados miembros son hijos de terroristas asesinos.

Que presumen de ser una nueva generación que no tiene nada que ver con las viejas castas pero día a día demuestran los mismos tics autoritarios de siempre.

Que pretenden tener conocimientos y habilidades superiores gracias a la excelente educación que dicen haber recibido y cuyos títulos exhiben orgullosos pero todo su tinglado educativo apesta a mafia endogámica.

Que afirman querer salvarnos y luchar por nuestro bien pero sus intervenciones no traen más que destrucción y pobreza.

Compañeros, españoles, sé que la situación parece desesperada. Sobre todo cuando hordas de inconscientes jóvenes les vitorean y les aupan. Ciegos por pura necedad o quizá directamente por antiespañola maldad, a su nefanda malevolencia. Parece que la única e inevitable salida sea un lamentable confilcto civil que ninguno queremos y cuarenta años de paz que no deseamos.

Pero hay un atisbo de luz salvadora. Una rayo de esperanza cuyo color, nada causalmente, es el verde.

Nuestra querida y nunca lo suficientemente ponderada Guardia Civil. Ese benemérito cuerpo y fuerza de seguridad del estado. Esos ángeles guardianes que vuelan en parejas en sempiterna vigilancia siempre dispuestos a darlo TODO POR LA PATRIA.

Si, queridos compatriotas, en estos dias de zozobra y peligro podemos confiar en la Guardia Civil…

…para pararle los pies de una vez por todas a esos malnacidos mutantes.

Instagrameos de confinamiento

Hoy el posteo no va a ser largo, que sé que hoy tenéis otras cosas que hacer, que Pdro ya nos deja salir