La importancia de llamarse Conan

Érase una vez en el Planeta de los Mangas una serie de seis tomos llamada Detective Conan


Serie que fue ampliada con celeridad en cuanto las cifras de venta de la serie llegaron a Los Que Deciden


Pero en este momento, a alguien se le ocurrió volver a mirar, y se dio cuenta de que lo que habían estado mirando eran las cifras de venta del otro Conan. Los Que Deciden dieron carpetazo a la serie por siempre jamás…

…(o sea, un par de años)…

…hasta que un estudio de marketing reveló que sería factible continuar la serie debido a la maduración del mercado, la ampliación del público target base, las opiniones de la prensa especializada… y, sobre todo, a que la serie de dibujos la ponían por la tele. Así nació el volumen dos de Detective Conan, en un formato nuevo, pero con la misma intensidad


Una bonita miniserie de 18 números, para que no se haga demasiado larga. Porque dentro de año y medio, a saber si han dejado de emitir la serie por televisión y todos esos frikis ya se han olvidado del personaje. Pero como el manga tuvo éxito (esta vez sí), se amplió un poquito más


Y se amplió otro poquito más


Y se amplió otro poquito más


Ahora es el momento de apostar, niños y niñas. ¿Acabará Detective Conan en el número 50? En caso contrario, ¿en qué número fijará Planeta el próximo final de la miniserie? ¡Mandadnos dinero y se lo devolveremos a los que ganen!

Adaptando que es gerundio

Traducir bien una obra es difícil. Si se traducen literalmente las palabras es fácil que nos encontremos con frases carentes de sentido. Hay que adaptar.

Yo no sé japonés pero me imagino que al ser un idioma tan diferente al nuestro las traducciones tienen que ser difíciles. No sólo en los aspectos meramente técnicos (morfológicos, sintácticos, etc …), también en que la diferencia entre nuestras culturas hará que sea especialmente complicado el adaptar la esencia de lo que se quiere transmitir.

Repito que yo no sé japonés pero seguramente una obra como 20 Century Boys tendrá un plus añadido de dificultad. Tantos personajes, tantas tramas paralelas, mucho diálogo y una historia en la que el suspense y el misterio son fundamentales. Este tipo de trabajos tienen que tener una adaptación que respete el ritmo narrativo que el autor original le quiso dar para que las historias funcionen.

Y aunque pueda parecer pesado, yo no sé japonés pero creo que la siguiente viñeta del 20 Century Boys Nº9 es el ejemplo perfecto de cómo usar el arte de la adaptación para solucionar un complicado problema lingüístico-cultural.

Como diría Tamariz:
Nianooooooooo, nianooooooo, nianoooooo …

Jiro y su veterinario

¡¡¡ ATENCIÓN !!!

Si no has leído el tebeo «Tierra de sueños» de Jiro Taniguchi y piensas hacerlo no leas este post. Te destripará el argumento y el final de la primera historia

Si eres veterinario o tienes algún amigo o familiar veterinario o piensas estudiar veterinaria no te sientas ofendido por este post. No es una generalización, es un caso particular.

Si eres un hooligan de Jiro Taniguchi puede que te sientas ofendido por las alusiones personales al autor. Si es tu caso, ajo y agua.

Hasta aquí las advertencias. Ahora es tu responsabilidad el seguir leyendo.

Antecedentes. En el capítulo «Tener un perro» del tebeo «Tierra de sueños» de Jiro Taniguchi el autor nos cuenta una experiencia autobiográfica (como él mismo dice en el epílogo).

Jiro y su mujer tenían un perro, el perro se hizo viejo (14 años), enfermó y se murió. Una historia muy en la línea de Taniguchi. Sentimientos y sensaciones marca de la casa.

El caso es que el perro, con 14 años, comenzó a tener problemas para caminar y llegó un momento en el que dejó de hacerlo. De estar siempre tumbado le salieron úlceras en la piel y dejó de comer. Empezó a tener ataques y al final murió mientras sus dueños contemplaban paso a paso, sufriendo también, todo el proceso.

¿Porqué el título del post? Porque Jiro, en el epílogo, justifica su comportamiento (cualquiera que haya tenido un perro o un gato en esas condiciones, si lo quiere de verdad, sabe lo que hay que hacer) diciendo que el veterinario les había dicho que el perro no sufría porque estaba en un estado parecido al sueño.

Yo es que me estoy imaginando al veterinario diciéndoles:

-Nooooooo que vaaaaa, si no sufre. No puede caminar pero como que no se entera. Si eso vuelven en un par de días. Paguen al salir en recepción.

-No, hombre, no, si lo de las úlceras no le duele, como mucho le picará un poco. Si eso vuelven en un par de días. Paguen al salir en recepción.

-No se preocupen, no es que no quiera comer, es que no tiene hambre. Si eso vuelven en un par de días. Paguen al salir en recepción.

-Uffff nada, nada, lo de los ataque es lo mejor de lo mejor, así hace ejercicio. Si eso vuelven en un par de días. Paguen al salir en recepción.

Una eminencia el veterinario. Un maestro de las finanzas. Tiene que ser rico por cojones haciendo lo que hizo. Hay que ser muy listo para llevar tan bien su negocio.

Y claro, luego están Jiro Taniguchi y señora que también tienen lo suyo. Que si vas al veterinario te tendrás que fiar de él porque sabe más que tú pero… no sé, todo tiene un límite ¿no?
Pues no. Jiro y su esposa le hacen caso hasta el final. Que gran confianza tenían en ese profesional. Que bonita es la sensibilidad para pasear por la ciudad o la sutileza de mirar un árbol pero para ver la realidad… Que listos que son. No me extraña que estén contentos con su veterinario.

Ya me lo advirtió hace unos días un insigne adláter y la verdad es que tras leer esta primera historia de «Tierra de sueños» tengo unas ganas tremendas de leer las siguientes. Ya caerán y seguro que me gustarán. O quizá no. Lo que pasa es que tengo tantas ganas que prefiero esperar a ver si tengo menos.

Otro posteo arqueológico

Durante dos o tres años ADLO! tuvo un miembro que firmaba como Juan Pablo II. Su estilo de escritura era quizá un pelín agresivo para los estándares de nuestra desorganización, pero escribió algunos textos que deberían incluirse entre el ABC de lo adliano. Por ejemplo éste que vino a continuación, fechado en Julio de 1999, en que respondía a un mensaje de Delfina Palma en el que se calificaba a Marmalade Boy (a.k.a. La Familia Crece) como indefendible

Defensa intelectual de «Marmalade Boy»

1) Falta de prejuicios: Imaginemos que… digamos R.E.M. le hace la música de un disco a Alejandro Sanz o a cualquiera de esos cantantes basura. Si nadie se entera del pastel, el disco venderá sólo a las niñatas de siempre y nadie serio lo comprará. Eso pasará porque tienen PREJUICIOS. Lo mismo pasa con el manga. Tú, delfina, piensas en tu limbo de intelectualidad payasa de fansubs y demás tonterías, que una serie que sea seguida por niñas pequeñas con cerebro de mosquito no puede aportarte nada nuevo. Eso es un PREJUICIO, pues no acabas de comprender que las obras maestras alcanzan a distintos públicos a distintos niveles. Como ejemplo, podría ponerse a los Beatles o a Shakespeare: Su trabajo tuvo éxito entre el pueblo, pero a la vez tratan temas muy profundos, y negar calidad a sus obras porque la gente lo consuma es FASCISMO INTELECTUAL, que es lo que la gente como tú hace para quedar de «guays» y machacar a los débiles que no saben defenderse.

2) Sobre el manga en sí, este puede ser defendido desde varios puntos de vista. El que yo prefiero es el de la lectura oculta. A primera vista, se trata de un culebrón, pero una detenida lectura (no sé si serás capaz de tal esfuerzo, delfinita) muestra una ajustada y precisa descripción de la sociedad japonesa. Por ejemplo, Yuu representa el lado del japón culturalmente aperturista. Habla varias veces en inglés y es aficionado a la arquitectura de Gaudí. La autora nos presenta a este personaje como a alguien con atractivo pero que además tiene un gran carisma. Así, el personaje de Yuu es una apuesta por abrir la sociedad nipona a las corrientes de pensamiento extranjeras. Por otra parte, Miki, la protagonista, es una chica alocada, representando la falta de identidad del país. La chica titubea entre varias opciones y nunca consigue tomar decisiones. Sin embargo, la autora trata a este personaje con especial cariño, pues se muestra esperanzada en el futuro y en el fondo es una buena patriota que ama a su país y quiere ayudar a sacarlo del atolladero (cultural y económico) en el que Japón está metido. Hay muchos más ejemplos de la mentalidad innovadora y progresista de esta autora, pero a mí el que más hondo me llega es el del intercambio de parejas que da lugar a la historia. En una cultura tan tradicional, esto suena absurdo, pero la familia sale adelante. Personalmente, no había visto un apoyo tan fuerte y sincero a la renovación cultural desde aquellas páginas de Sanctuary en las que se proponía la apertura del país a la inmigración del sudeste asiático.

3) Estilo Gráfico: La autora juega con el grafismo de la serie, pues utiliza unos dibujos etéreos para decirnos que lo que cuenta son historias diarias, para llegar a la gente. Esta yuxtaposición de medios contrapuestos intenta por un lado (punto 2) contar una historia profunda que llegue a TODO el mundo, sin elitismos intelectuales como en Evangelion o Akira. Otros mangakas habrían utilizado estos como elementos ad-hoc (lease Katsura) para vender sin preocuparse de la serie como conjunto. Esta gran autora consigue que todos los elementos del manga confluyan para crear una GRAN OBRA, mal que les pese a los popes de la intelectualidad, que desde sus poltronas intentarán decirnos lo que está bien y lo que está mal.

Bueno, esto es todo lo que tenía que decir sobre Marmalade Boy. Podría realizar una defensa más extensa, pero no creo que os lo merezcais.

El foro de Glénat

Hemos interceptado una conversación por Messenger entre dos frikis anónimos (similares, supongo, a los que aparecen en las tiras de sprites) que han descubierto el nuevo foro de Glénat

Clamp4ever dice:
el nuevo foro de glenat es una verguenza
Clamp4ever dice:
la gente se queja y ellos no responden
Clamp4ever dice:
ya he preguntado cinco veces por el artbook de naruto, y ni caso
Clamp4ever dice:
dos ayer y tres hoy
Naruto92 dice:
me imagino a los editores de glenat reunidos en la oficina
Naruto92 dice:
regodeandose en su malignidad por no haber querido responder ni sábado ni domingo
Clamp4ever dice:
son unos cabritos
Naruto92 dice:
a mi lo que me molesta es que no pueden meter imagenes
Clamp4ever dice:
mamones
Naruto92 dice:
ni hacer encuestas para que las chicas te digan su talla de sujetador
Clamp4ever dice:
que rollo de foro
Clamp4ever dice:
tan carca como sus traducciones
Clamp4ever dice:
al kage bunshin no jutsu le llaman replicacion de sombras! no hay derecho!
Naruto92 dice:
estos son capaces de traducir el kuchiyose no jutsu por tecnica de invocacion!!!
Clamp4ever dice:
hay que parar los pies a esos gabachos mamones
Naruto92 dice:
matemosles
Naruto92 dice:
y dejemos pruebas que incriminen a norma!
Naruto92 dice:
asi matamos dos pajaros de un tiro…
Clamp4ever dice:
y que naruto lo edite mangaline! ellos si que molan!
Naruto92 dice:
y que lo escaneen pronto para que yo pueda bajarmelo y leerlo!

[AVISO: cualquier parecido de estas frases o actitudes con otras reales será casualidad, o atribuible a la Unimente]

No me lo digas con spam

La popularización de internet ha traido consigo la aparición de algunos nuevos términos de origen anglosajón que no todos entienden. Uno de ellos es spam

Este palabro, cuyo origen podemos encontrar en un popular gag de los Monty Python, se usa para referirse a la publicidad no requerida, que no interesa al lector y que cansa por repetitiva. Entre la inmensa mayoría de los receptores de spam los únicos efectos que causa este tipo de publicidad son hastío, cabreo y animadversión contra el anunciante y lo anunciado. Entonces, ¿por qué se sigue haciendo? Porque a) al anunciante le sale practicamente gratis y b) siempre hay algún pardillo que pica

(El anuncio de la fotografía superior es el que ha puesto Planeta-DeAgostini este mes en la contraportada de Punisher, Lobezno, Sleeper, X-Men, Spiderman, Los Vengadores, Spawn, Hulk, Tom Strong, Daredevil y así hasta dos docenas de comics de origen estadounidense)