D de Domingo, D de Defensa: 12

12.jpg
(por Bleyer)
Dicen los de Progressive Boink que este dibujo es malo. Que no se sabe si el personaje salta, si vuela, o si está cayendo. Que según las líneas cinéticas, sólo su brazo izquierdo y su pierna derecha están en movimiento, y ni siquiera en la misma dirección. Que su cadera no está bien alineada con la parte superior de su cuerpo. Que si tienen ojos de borracha. Y hasta incluso se quejan de que su introducción como personaje es deficiente, y no sirve para saber cuáles son sus poderes, atreviéndose a insinuar que es un texto improvisado, que ya se inventarán algo sobre la marcha si interesa desarrollar al personaje.

Y una vez los de Progressive Boink demuestran su cenutriez y su estrechez de miras al leer un cómic de Rob! Porque los chicos de esta web no tienen la profundidad de pensamiento necesaria para tratar con la obra del maestro. Su escasa sensibilidad, artística e intelectual, no les da de sí lo suficiente como para buscar las segundas lecturas que hacen de la obra de Rob! el culmen de la historia del cómic. Y este comentario, superficial y falaz, es un magnífico ejemplo de ello.

Porque en lo que no se han fijado los de Progressive Boink es en lo más evidente: este personaje es una MUJER NEGRA.

Y es que Rob!, que se ve impelido por exigencias de guión a incluir en esta viñeta a un personaje nuevo, sin perspectivas de recorrido por delante, aprovecha esta situación de nuevo para lanzar una de sus metáforas sociales por las que es conocido. El personaje podría haber sido un mascachapas hipermusculado. Pero no, es una mujer negra. Discriminada por ser mujer, discriminada por ser negra. Una paria social, un ser humano que atraviesa la vida peleando por su lugar en el mundo desde que se levanta hasta que se acuesta. Una persona frágil que navega en semejantes aguas turbulentas, a la que muchas veces no le queda más remedio que dejarse llevar por la corriente de menosprecio que le rodea. Una mujer que ha aprendido a ser fuerte a base varapalos. De ahí la aparente contradicción en los movimientos: su brazo izquierdo se mueve por donde ella quiera, pero no así sus piernas, empujadas claramente por una fuerza exterior: la del odio y la discriminación. Es por ello también que la tremenda firmeza de la mujer, su aparente postura de fortaleza, se ve compensada por ese desequilibrio entre las dos partes de su cuerpo: la parte superior representa la indomable voluntad de la fémina, pero la mitad inferior cae presa de las imposiciones sociales que intentan no dejarla avanzar libremente, ni desarrollarse plenamente como persona. En su infinita sabiduría, Rob! dibuja la parte superior del cuerpo de su creación con mucho más detalle que la parte inferior, para enfatizar más su elocuente metáfora. La expresión de la cara que, en su absoluto desconocimiento de las convenciones del medio, los chicos de Progressive Boink atribuyen a un estado de embriaguez es claramente una expresión de agotamiento, la de una persona que lucha, y lucha, y lucha, cada minuto de cada hora de cada día de su vida por salir adelante. A pesar de las cuestiones externas que la lastran, ejemplificadas en sus piernas, que no parecen formar parte de su cuerpo al ser una parábolas de la represión que la sociedad impone sobre las mujeres y sobre las personas de color.

Una durísima alegoría social que el dialoguista del tebeo, seguramente deslumbrado por el torrente de ideas que el Maestro Liefeld vuelca en tan diminuto espacio de papel, decide redondear dándole una línea algo poética (“Tempo, quien puede hacer al tiempo volar con ella”) para que el lector casual se dé cuenta de que está ante un personaje especial, cargado de esa energía de la que sólo Rob! es capaz de plasmar en una hoja de papel. Esfuerzo que no sirve de nada con los estultos gañanes de Progressive Boink, quienes harían mejor en dedicarse a otra cosa que a intentar analizar con su escaso intelecto la obra del maestro. Al final y al cabo, no se le pueden echar margaritas a los cerdos.

 

(y en la próxima entrega…
11.jpg
)

D de Domingo, D de Defensa: 13

(por Bac Hylon)
 
Una semana más, tenemos que enmendar la plana a los mal pensantes y envidiosos (ir)responsables de Progressive Boink, empeñados en echar por tierra, a cualquier coste, la obra y
gracia de ROB!
 
Y cuando quiero decir a cualquier coste, me refiero a que da igual que se les acaben las excusas y los motivos, ellos ya se los inventarán con tal de hacer daño. Vandalismo literario en su más puro estado.

Después de 27 infructuosos intentos de desprestigiar a ROB!, nos encontramos de bruces con su ataque número 13 (fatídico número, pese a que esta vez a quienes traerá mala suerte será a ellos, no a nosotros, fieles creyentes).

A ver, ¿de qué se trata esta vez? En esta ocasión, el objeto de sus ataques es una splash-page a doble página de Youngblood. Una splash-page que ni siquiera tienen el valor de mostrar al completo, primera prueba de lo desesperados que están ya a estas alturas, viendo lo infructuoso de su inútil cruzada. Sólo tienen ojos para los cachetes de Diehard, elegantes en su perfección, que ya hubiera querido Leonardo para su Hombre de Vitruvio, de haberlo dibujado de espaldas.

Sabedores de que poco pueden criticar ya del arte gráfico de ROB!, dirigen su inquina hacia su florido verbo, acusándolo sin apenas fundamentos y con una superficialidad insultante. Son tan simples sus argumentos que, probablemente, ésta sea una de las defensas más innecesarias que merezca la obra de Liefeld.

Progressive Boink le acusa de que Badrock no haga sino soltar un tópico tras otro, y del modo en que Diehard muestra su enfado y disconformidad con la actitud de su compañero.

Ciñámonos a los hechos en su debido contexto. ROB!, que creó a los personajes en su mejor momento, tanto a nivel personal como laboral, supo insuflarles una personalidad acorde a sus caracteres, y tremendamente realista y efectiva. Y si Badrock, bajo su rocosa apariencia, no era más que un chaval de 16 años, que de golpe y porrazo se veía transformado en el poderoso componente de un equipo de élite, ¿no sería normal y hasta esperable que tradujera ese cúmulo de incesantes emociones en el modo en que lo haría un adolescente? ROB! capta a la perfección ese carácter vivaracho y lleno de energía del chaval, y lo plasma por medio de las expresiones que usaría alguien de su edad. De lo contrario, el personaje resultaría demasiado forzado y artificial.

¿Y cuál es la queja de la frase de Diehard? Que está usando simultáneamente los signos de interrogación y exclamación.

¡¿En serio?!

¡¿Ésa es la poderosa razón que argumentan y en la que basan este injustificable ataque a la obra de ROB!?!

¡¿Se están quedando con nosotros?!

Después de todas estas semanas, ya teníamos claro la nula capacidad para admirar el arte secuencial de estas personas, pero es que ahora nos han dejado bien claro lo poco que entienden de gramática.

En fin, después de este intento tan patético, poco más me queda por decir, ellos mismos se han puesto en evidencia.

Qué mala es la envidia.

 
 
(y en la próxima entrega…
12.jpg
)

D de Domingo, D de Defensa: 15

(por Mr. Multiplexor)
Dicen los chicos de Progressive Boink…
"This is Skids Blevin and Magma. They used to be in the New Mutants, but now they’re in the dreaded MILF. They look exactly the same. Can you tell which one is supposed to be Hispanic?"

Tras usar el traductor google: "Se trata de los patines Blevin y Magma. , Que solían ser en el Nuevo Mutantes, pero ahora están en la temida MILF. Se ven exactamente la misma. ¿Puede decirme cuál es el que se supone que es hispano?"

Medio minuto es lo que se tarda en consultar la biografía de Magma en la Wikipedia ( http://en.wikipedia.org/wiki/Magma_(comics) ). Algo tan sencillo les hubiera salvado del ridiculo ya que el verdadero nombre del personaje no es Amara Juliana Olivians Aquilla sino Alison Crestmere y su origen es realmente britanico.

¿Que este origen fue retconeado mucho después de que la imagen fuera publicada?

¡Hasta ahí llega el genio creativo de ROB!

Es capaz de ver en la esencia de los personajes y captar todo lo que han sido y serán… Nunca un artista ha tenido tanto talento, nunca una persona ha sido capaz de expresar tanto en tan poco. Seguro que si hubiera dibujado a Michael Jackson blanco antes de su transformación, esta pareja de panfilos le hubieran acusado de cometer un error en lugar de ver el genio clarividente capaz de vislumbrar un personaje en
su totalidad.


(y en la próxima entrega…
14.jpg
)

D de Domingo, D de Defensa: 16

(por Scari Wo)

El objeto de estudio en esta ocasión es una página del nº 100 de los Nuevos Mutantes, último número de esta cabecera tras el cual el grupo adolescente que le daba nombre se convirtió en X-Force. En esos últimos episodios se realiza una enorme evolución de unos personajes que pasan de ser niños a guerreros por culpa de la sociedad que les odia por ser mutantes. Tal complejidad no se puede expresar solamente con escenas de acción, ha de haber momentos para el diálogo y es eso lo que nos presenta aquí el gran Rob Liefeld: cómo se cierra el pacto entre Cable y las nuevas incorporaciones al equipo. En este nuevo grupo hay muchos momentos en el campo de batalla, pero también hay que dejar paso a escenarios más cotidianos, en este caso una sala de los sótanos de la Mansión del Profesor Xavier. Liefeld comienza la escena con una panorámica de la sala, donde se muestra la situación de los personajes, sentados en sofás rodeados de librerías, como no podía ser de otra manera tratándose de una escuela. A partir de ahí Liefeld se centra en cada uno de los protagonistas de la secuencia, con primeros planos de cada uno para volver de nuevo al rostro de Cable y un plano detalle de su boca.

La gente de Progressive Boink se atreve a criticar esta página a todas luces perfecta. ¡Dicen que Liefeld en lugar de ambientar las viñetas con fondos se limita dibujar rayitas horizontales, entrelazadas y pelos de Dagwood! En el plano general de la primera viñeta no se ven las paredes, luego no sabemos a ciencia cierta cómo están decoradas. Un lugar que sirve de lugar de estudio y residencia de un buen número de adolescentes deberá tener una decoración que les resulte a la vez divertida y didáctica. Y es bastante probable que en la biblioteca tengan tanto libros de estudio como tebeos y que en las paredes se alternen posters de sus personajes favoritos con obras de arte contemporáneas que tengan a la vez una función didáctica y decorativa. Pero Rob es un maestro de la sutilidad y prefiere que la atención del lector no se desvíe hacia lo accesorio y se centre en los graves rostros en un momento tan trascendental. Veamos cómo quedaría la composición de las viñetas si se viera lo que hay detrás al completo:

sendero de guerra y dagwood.jpg

feroz y mondrian.jpg

Como se puede comprobar, es un sinsentido, no sólo no ayuda a la ambientación de la acción sino que la traba.

¡Incluso se atreven a decir que la escena no tendría sentido si no hubiera hecho ese plano general en la primera viñeta! Señores de Progressive Boink: Si mi abuela tuviera dos pelotas sería mi abuelo. Cada viñeta de esta página está planteada como parte de un conjunto y no como una unidad. Esto es arte secuencial, no una colección de ilustraciones bonitas de Alex Ross, Dave McKean o Luis Royo. Lo que cuenta es el resultado global, la suma de las partes, y en este caso es sin duda soberbio.

Además se atreven a poner en entredicho la capacidad de Liefeld de contar cuántos dientes hay en una boca. ¡Esta gente no ha oído hablar del expresionismo! Esa boca irreal tiene como función enfatizar el dramatismo de un momento clave en la vida de estos jóvenes: Van a abandonar el nido y volar independientes como adultos por vez primera, embarcándose en una guerra a la que quizá no sobrevivan. No hay dientes suficientes en una boca humana para expresar esa tensión. Si queréis hiperrealismo comprad fotonovelas. Esto es un cómic dibujado de memoria, sin modelos humanos, porque cualquier modelo real resultaría insuficiente como ejemplo de los personajes que Liefeld nos presenta en sus historias: Mutantes, extraterrestres, viajeros temporales… son conceptos que salen de la mente de Liefeld y de unos pocos visionarios más y hemos de estar eternamente agradecidos por que hayan decidido mostrarnos ese fascinante mundo en lugar de hacer unas oposiciones.

 

(y en la próxima entrega…

15.jpg

)

D de Domingo, D de Defensa: 17

(por Roski666)

Rob Liefeld likes to draw lines all over his characters. So when he gets a chance to draw Spider-Man, a super hero with lines all over his costume, what does he do? He adds metallic reflections to his head and shoulders (the same reflections as Juggernaut’s helmet, so mystic metal and cloth reflect light in the same way), cross-hatches his boots, and colors his belt a different color so he doesn’t have to draw on it.

And he replaces Spider-Man’s normal man hands with lumpy, four-pronged talons.

 

EWWW WHY DOES SPIDEY’S RIGHT HAND HAVE A LITTLE PENIS COMING OUT OF IT

 

Empecemos por el final: ¿“Pequeño pene”?

Grave error. ROB! nunca dibujaría un pene minúsculo. Saliendo de una mano, puede ser (todo sea por dotar de complejidad al personaje deformando su cuerpo), pero no sería minúsculo. Y menos si el deformado/mejorado es un superhéroe carismático como Spiderman… ROB! mejora, y un pene minúsculo no es una mejora (aunque un pene en la mano puede serlo). Así que ESO NO ES UN PENE.

¿Qué es? Ahhhhh… la gran pregunta. Los caminos de ROB! son inescrutables. Y aquí puedo plantear mi teoría, aunque será una entre tantas. Porque ROB! confía en nosotros (sus lectores) y sabe que mejoraremos su obra interpretándola. ¿Por qué dotar de un único significado un dibujo, cuando a través de un trazo sutil como ése puede generar mil dudas y teorías? Nada en la obra de ROB! está puesto al azar y ese pequeño trozo de “lo que sea” mucho menos.

¿Podría ser un dedo? Podría ser. Pero surge un problema: Spiderman/Parker tiene diez dedos en las manos (hasta el momento) y en el dibujo sólo aparecen ocho (sin contar el objeto de esta defensa, la pequeña protuberancia). Los meñiques podrían estar ocultos en el dibujo, tras los brazos en tensión. Sin embargo, recurrir a los estándares (el dedo corazón, más largo que el índice, etc. no sirve. ROB! no se guía por esas normas ancladas en lo real; lo importante es la sensación: apoyo, determinación, fuerza. Con cuatro dedos en cada mano basta. Los meñiques son para los débiles.

Y aquí entramos en el meollo de asunto: Spiderman es un ser débil, indefenso. Sus ridículos poderes no le sirven para enfrentarse al mundo modero (los 90’s). Un adolescente con problemas que salta mucho NO ES INTERESANTE. Y eso lo sabe ROB!. Y ROB! mejora… eso lo sabemos todos.

Y lo hace como los auténticos maestros: a través de los detalles, como un hábil orfebre. Es grande, pero a primera vista, no sabemos el porqué. Así trabaja ROB!: quiere hacer a Spiderman grande pero sin caer en lo burdo y en lo evidente. La admiración ante el renacimiento del héroe debe venir de nuestro interior, de nuestro subconsciente.

Y antes de nada: con un pequeño pene saliéndote de la mano derecha no eres más grande (bueno, en el ambiente donde me muevo yo, no)

ROB! convierte a Peter Parker en un ser mítico, una evolución del ser humano corriente, un primer paso. Un dedo más es una evolución… pero es más que un dedo, es un símbolo de superación. Al igual que el traje de reflejos metálicos: es el siguiente paso que tendría en mente ROB!… convertir a Spiderman en el superhéroe perfecto. Mutante y con ropas metálicas (y seguro que también con muchos bolsillos).

Son detalles, pero los detalles venden la historia… porque estaremos todos de acuerdo con que ROB! es un maestro de lo sutil, ¿no?


(y en la próxima entrega…

16.jpg

)

D de Domingo, D de Defensa: 19

(por absence)
 

Qué atrevida es la ignorancia. Los chicos de Progressive Boink, sin duda adolescentes que sufren esa lacra estudiantil conocida como déficit de atención (aunque eso no les impide hacer una página web… ¡Cuánto daño ha hecho Internet!) cargan contra la bellísima imagen que tienen justo abajo y, ya de paso, arremeten contra la historieta que la cobija, la fantástica presentación de Bloodwulf en el primer número de ese incunable que es Darker Image (donde sólo los excesos de Sam Kieth lastran un valiente tebeo) y acaban por formular una guía de creación de personajes Image llena de maldad, achacando a la revolucionaria editorial algo que, en realidad, forma parte sustancial de toda la cultura popular desde que ésta existe, es decir, desde que el hombre se reunía alrededor del fuego para contar historias. Vayamos, pues, por partes.

 

1 – La Viñeta

Bloodwulf 1.jpg

De entrada, los chicos de Progressive Boink la cagan bien cagada cuando dicen que esta viñeta es el gran final de la historieta. Falso. Sucede en la página cuatro de las nueve que componen la historieta. Ven lo que les decía de la ignorancia y la falta de atención. Está claro que no saben de lo que hablan y que carecen del rigor exigible a todo estudioso de la historieta. Para acabar de rematar, aducen sin vergüenza que es imposible que un disparo a bocajarro haga que una cabeza decapitada gire sobre sí misma. Aceptaría esta crítica si no fuera porque…

 

A/ como persona interesada en la Revolución Francesa sé que la decapitación sigue siendo una muerte traumática cargada de misterios. ¿Cuánto rato permanece viva la consciencia? Todos sabemos que una cabeza recién cortada sigue consciente durante bastantes segundos (que a su propietario sin duda le parecen eternos, he ahí un ejemplo de la relatividad del tiempo), e incluso es capaz de soltar algun improperio (normalmente, en el contexto revolucinario, consistía en un aristocrático “Je me chien toi putain mère”, vulgo Me cago en Tu Puta Madre). A partir de aquí, me parece muy arriesgado considerar que una cabeza recién decapitada se comporte como una vulgar masa inerme, y más teniendo en cuenta que ni siquiera es una esfera perfecta. Si tenemos en cuenta que ya la cagaron de inicio, su credibilidad está por los suelos. O bién se trata de sociópatas que se entretienen en el sótano de su casa disparando contra personas inocentes.

 

B/ ¿Quién coño pide realismo en una escena de violencia gratuita? Fácil: un demente ansioso de sangre. Una persona enferma y, sin duda, peligrosa. La ultraviolencia de ficción nunca es gratuita, pero tampoco realista, es sencillamente una divertida forma de catársis con humor. Un no tomarse en serio a nosotros mismos. Reclamar ánimo y detalle naturalista en este tipo de secuencias es no conocer los mecanismos de la ficción popular que nunca, repito, nunca, recreará estas escenas con realismo sencillamente porque no es divertido. Lo bueno, lo que nos gusta, es que la decapitación sea honestamente falsa y sublimante de humor splastick. De El Regador Regado (Hnos. Lumiere, 1895) a la cabeza decapitada que desafía las leyes de la física (Liefeld, 1993) hay escasísima distancia, y no saber ver eso es ser un aburrido y un triste, además de un sádico que requiere tratamiento médico.

  

2 – Bloodwulf

 

Los chicos de Progressive Boink (que como más lo pienso más infames me parecen) echan en cara a Liefeld que su personaje Bloodwulf no es más que una copia sin gracia de Lobo. Aquí, en adlo, no estamos para engañar a nadie. Es evidente que Bloodwulf se inspira en Lobo, pero… ¿Desde cuando eso es sinónimo de mala calidad? ¿Es mala Watchmen por inspirarse en los personajes de la Charlton? ¿Es Rorscharch un mal personaje por se una copia del Question de Ditko? ¿Es El Quijote despreciable por tomar como punto de partida las novelas de caballería? A ver, a eso se le llama tener prejuicios. El argumento de la copia no me vale porque sirve para unos y no para otros al antojo subjetivo del opinador desinformante. La copia forma parte intrínseca de la ficción popular desde su génesis, y atacar con ella una obra de ficción modesta, un tebeo de consumo, es atacar toda la cultura de ficción que ha creado el ser humano a lo largo de la historia. La Guía para crear personajes image con la que estos chicos despreciables terminan su texto es realmente vergonzosa. ¿Acaso no hacían lo mismo la Marvel? ¿O la DC?  Díganme un solo personaje que no hunda sus raices en uno anterior, ya sea hijo de la novela, la tradición oral o la leyenda histórica. ¿Es un mal personaje La Masa por inspirarse en Mr. Hide? Por eso les digo que arremeter contra Bloodwulf porque se parece a Lobo es una memez. Lo que hay que hacer es acercarse a la historieta de Liefeld desprovisto de prejuicios y se descubrirá entonces una grandiosa y a la vez modesta historieta de entretenimiento.

 

El Bloodwulf de Liefeld hunde sus raices no sólo en el tebeo de superhéroes sino también en las historietas que poblaban cabeceras hoy legendarias como Metal Hurlant o Heavy Metal. La presentación de Bloodwulf no hubiera desentonado nada rodeada de historias realizadas por Druillet, Caza, Moebius, Corben o Bernie Wrighston. Fíjense, por ejemplo, en el nada sutil emparejamiento visual entre moto espacial y pistola.

Bloodwulf 2.jpg

El entintado no es habitual en un comicbook de superhéroes sino que rinde tributo a los grandes nombres arriba citados. Pero incluso diré más: Liefeld hace gala de una honestidad brutal. No hace un chiste moto-pistolón. No. Es que la moto es REALMENTE una pistola. ¿Quién puede criticar tamaña sinceridad gráfica?

Bloodwulf 3.jpg

La escena continua en una excepcional secuencia de tres paneles horizontales en la que el protagonista mira al lector y rie.

Bloodwulf 4.jpg

Puro metalenguaje de altura. Liefeld domina los más complejos recursos del lenguaje narrativo. Y cuando Bloodwulf ríe, lo hace el lector. Tremenda e inmediata identificación en sólo dos viñetas. Yo me quito el sombrero. Pasemos a una nueva viñeta seleccionada.

Habrá quien piense, o incluso se atreva a decir en voz alta… “¡qué malo es Liefeld, fíjate como hace caminar al personaje!” Valiente imbécil, debemos responderle. Esta forma de caminar obedece a un efectivo uso del expresionismo gráfico. Bloodwulf es un ser violento, una máquina de matar, una mole ultraviolenta, un Terminator asesino. ¿Cómo podemos simbolizar todas esas virtudes en una única imagen? Pues haciéndole caminar como una imposible y pesada máquina. Liefeld sacrifica el realismo en pos de la eficiencia narrativa, y pardiez que lo consigue. Por no hablar de las flechas de colores, azul y rojo, que indican direcciones hacia donde caminar. Una bellísima parábola social sobre la sociedad occidental, especialmente la estadounidense. Y ya para acabar.

Bloodwulf 6.jpg

Aquí tienen tres viñetas en las que Bloodwulf se aleja del planeta y lo destroza a traición y de espaldas. Una pedorreta atómica. Una ventosidad apocalíptica. Yo siempre he defendido la escatología como una forma de humor tan válida como sana. Pero creo que es mejor dejarme de monsergas justificativas. Es un panel de viñetas divertido. Muy divertido. Pues ya está. A callar la boca, putos.

Bloodwulf 7.jpg

 Bola Extra:

Y sale Cable

Bloodwulf 8.jpg

(y en la próxima entrega…
18.jpg
)

D de Domingo, D de Defensa: 20

(por Scari Wo)
 

Aquí nuestros amigos de Progressive Boink han patinado del todo, esgrimiendo argumentos del todo equivocados.

Vayamos por partes. Primero proponen el juego de encontrar el pulgar de la mano que viene hacia nosotros. Ellos desistieron, cuando está totalmente claro que es la mano izquierda vista desde arriba, por lo que el pulgar es el que queda a la izquierda de la imagen. Quizá sea complicado de entender para un neófito, pero los Defensores de Liefeld lo tenemos clarísimo. Si intentamos ver nuestra propia mano en ese escorzo en un espejo podremos comprobar como Liefeld ha sacrificado algo de legibilidad de la imagen a cambio de veracidad documental. Si algún día ves una mano cortada viajando hacia tu cara no tendrás claro cuál es el pulgar hasta después de recibir el golpe. Además, los chicos de Progressive Boink no valoran la osadía de Rob al desafiar al Comics Code con esta imagen tan cruda.

Luego cargan sobre el personaje de Estrella Rota. Dicen que esta Genial creación de Rob no tiene más poderes que tener espadas, un protector de boxeador y una estrella pintada en el ojo. Todos los Verdaderos Creyentes sabemos cuáles son los poderes de Estrella Rota, pero, por si acaso, consultamos la Wikipedia: "Shatterstar possesses an overall superhuman level of physical and mental power.". Así confirmamos lo que sospechamos desde el primer momento: Estrella Rota es un auténtico superhéroe de libro, con superfuerza, poderes mentales y fan de Kiss. Rob sólo sabe hacer ganadores.

Otro error que atribuyen al gran Rob es que no sabe dibujar la unión entre el filo de la espada y la empuñadura. Qué ilusos, pretender entender un arma de otra dimensión, la cual es imposible que se rija bajo nuestros parámetros físicos. En MundoMojo las espadas son así, como Rob bien sabe. Y nosotros le creemos.

Y para acabar se meten con la postura de Estrella Rota en la viñeta. Son incapaces de ver la auténtica genialidad de Rob en esta imagen: una atrevida composición en forma de X cuyas aspas están formadas por la guadaña del Segador la primera y por el brazo que sostiene la guadaña y el brazo y la espada de Estrella Rota la segunda. De este modo, da importancia a las armas protagonistas del dramático enfrentamiento de modo totalmente magistral.

SHAKK, sí, SHAKK, ¿qué problema hay?


(y en la próxima entrega…
19.jpg
)

D de Domingo, D de Defensa: 21

Supe que en una página, llamada Progressive Boink, cuarenta muestras del arte de Rob! habían sido criticadas bajo criterios ramplones y cuadriculados. Como adláter, era y es mi deber moral unirme a mis compañeros en su brava defensa, en pro del más brillante de los genios.

En solidaridad con aquellos no versados en la lengua de Dani Marrón, he usado un traductor para presentar los tres párrafos originales en la amada lengua de Menéndez Pidal. El primero es:

¡Recepción a los años 90!  Armas, espadas, y pelo largo.  ¿Es maravilla que durara tan para que los cómic sean un medio artístico socialmente aceptable?  Si Gato Kirby es el Thomas Edison de tebeos, Rob Liefeld es el Al Jolson.  A menos que piense el Al Jolson podría dibujar bastante bien.

Pasemos por alto la insolencia del traductor con Jack, y vayamos a lo importante. No, no es una maravilla que el cómic haya tardado tanto tiempo en ser reconocido. Rob! desafió de tal modo las convenciones artísticas, que han debido pasar varios años y todas las temporadas de Perdidos para que el mainstream se atreva siquiera a acercarse a Su! reino. Por ello, la comparación posterior carece de sentido, pues si bien Jolson acabó recibiendo el amor del gran público, Rob! todavía no.

Veamos el siguiente párrafo:

No puedo conseguir realmente encima cómo Rob enorme tiende a dibujar sus caracteres masculinos.  Realmente, están tan sobre musculoso y un estereotipo de un estereotipo que apenas terminen para arriba parecer fatasses arrugados extraños.  Todas las bolsas y mitad-camisas no son helpin tampoco.

Está claro que yerra: Rob!, en un simple personaje, nos advertía de los peligros relacionados con la salud y la imagen. La obesidad, la vigorexia y la anorexia (representada en la extremada delgadez de la mitad inferior de la pierna izquierda) tienen su vertiente psicológica, mostrada en la expresión de insoportable sufrimiento de Estrella Rota (¿Quizás su nombre sea otra pista de estos problemas sociales?).

Y, finalmente, el párrafo del delito:

Si tuviera un níquel para Liefeld tuviera cada vez sus caracteres el colocarse detrás algo así que él no tuvo que dibujar sus pies, yo sin embargo no tendría casi tanto dinero como Rob Liefeld.

¡La envidia! ¡La avaricia! Estas, y no otras, son las verdaderas razones de los infames de Progressive Boink. El dinero (poderoso caballero) los ha corrompido. Concretamente, en este caso, se nos presenta como níquel, componente con el cobre de la aleación de las monedas de cinco centavos de dólar estadounidense. Tan intolerable es, que me tomo la libertad de dirigirme a estos cómplices de críticas falaces con un pequeño juego de palabras intraducible: la cuestión no es que haya níquel en los bolsillos de Rob!, en los vuestros o en los míos. La cuestión es que el dibujo quede niquelado. Por supuesto, Rob! triunfa, yo lloro de alegría, y vosotros de rabia.

Mientras algunos sólo midan los logros ajenos en relación al beneficio personal, seguiremos siendo testigos de estos escarnios. 

 

(y en la próxima entrega…
20.jpg
)

D de Domingo, D de Defensa: 23

23.jpg
(por Bac Hylon)
Nos encontramos de nuevo, una semana más, tratando de contrarrestar los perniciosos ataques sin fundamento, puro fruto de la envidia, que los inquietos chicos de Progressive Boink perpetraron contra nuestro inigualable ROB!

Esta vez, el objeto de su mal tratada frustración emocional es la portada del X-Force #9, donde, ¡oh, pardiez!, vemos a un Cable más cabreado de lo normal portando una de sus características armas descomunales, marca de fábrica del personaje, y secundado por Estrella Rota y Dominó. Los tres dispuestos a enfrentarse contra un enemigo invisible, fuera de encuadre, y que en esta ocasión no es otro que la mala intención de unos pobres y aburridos individuos. ¿Cuál es el problema, según ellos, con dicha portada? Que el arma de Cable, ¡es demasiado grande!

Pero vamos a ver. Se trata de un tipo medio hombre, medio máquina, con poderes mutantes entre los que se incluye la telekinesia, con una especial predilección por la parafernalia paramilitar, y venido del futuro, de un futuro pseudo-apocalíptico, para más señas. ¿Y el problema es que su arma es demasiado grande? Mucha frustración sexual es lo que veo yo aquí, mucha envidia es lo que hay.

Y qué pobre visión la del crítico, tan obcecado como se encuentra, tan obsesionado (u obseso) con sacarles faltas a la obra de ROB!. Tanto es así, que se pierde en los detalles más simples, y los árboles no le dejan ver el bosque, en una composición que no deja lugar a dudas de la maestría del dibujante.

No hace falta ser un lince para ver el predominio de las armas en la portada. El rifle de plasma de Cable, las hojas de la espada de Estrella Rota, y la pistola de éste, cuya situación en el dibujo no es casual (le duela a quien le duela), buscan mostrarnos una representación de la situación temporal en la que se hallaba por entonces Cable. Tracemos un par de líneas en el dibujo (que ROB! me perdone por mancillar así su obra) para que los más despistados se sitúen.

23bi.jpg
Qué ciegos hemos estado, el mensaje podía leerse ahí desde el primer momento. ROB!, en su infinita gracia, nos muestra el terrible conflicto interior de Cable, el viajero temporal, donde él es el Futuro, ya que de ahí es de donde viene. Estrella Rota representa su Presente, como el guerrero, noble pero de mente confusa, que necesita de su liderazgo en la recién formada, por entonces, X-Force. Pero todo ello sin dejar a un lado a Dominó, un personaje clave en el Pasado de Cable, que reaparece para unirse también al grupo mutante en el momento en el que más lo necesita. Pasado, Presente y Futuro, tan patentes en una única ilustración.

Porque X-Force es Cable, y por extensión, ROB!, tanto como Cable es X-Force. Y todos sabemos en qué quedó el grupo una vez que Cable tuvo que dejarlo… El tiempo nos ha dado la razón a los verdaderos creyentes, y Cable, la gracia de ROB! mediante,volvería al grupo para recuperar su vieja gloria y colocarlo de nuevo en el lugar que merecía.

Así que, la moraleja de hoy es clara: La próxima vez que quieras criticar un dibujo de ROB!, no seas tan simple que te limites a lo más obvio y superficial, su obra tiene muchos más niveles de profundidad de los que puedas imaginar.

(y en la próxima entrega…

22.jpg
)

D de Domingo, D de Defensa: 24

24.jpg
(por Bleyer)
 
Los auténticos conocedores de la obra de Rob debemos rendirnos ante esta imagen. Porque donde un lector común y moliente ve una sencilla viñeta de presentación de un personaje, el lector culto y estudioso ve una reivindicación social de importante calado. Una muestra más de la inteligencia sobrenatural de Rob! quien transforma lo que en el guión no es más que una vulgar viñeta en un feroz alegato sobre la mujer y el ingrato papel que al que la sociedad le ha relegado.

Fijaos en la imagen. En ella, se ve a una mujer de esqueléticos brazos, lo que indica su fragilidad, encorsetada brutalmente en un vestido que la limita, la aprieta, la ahoga, como se puede deducir por las líneas curvas con las que Rob! retrata la indumentaria. El vestido representa, con una precisión digna de la más simbólica de las metáforas, el papel castrante que la sociedad ejerce sobre las mujeres. Por esta razón el vestido es rosa, y por la misma razón el vestido parece presionar a la mujer retratada hasta extremos rayanos en la agonía. La pose aparentemente relajada de la mujer es una alegoría de la sumisión con las que las mujeres han, tradicionalmente, aceptado esta presión social pero, como en la vida real, si se escarba un poco más allá de la superficie esta pose falsamente relajada permite entrever el dolor de las mujeres, su sufrimiento por estar sometidas a un cliché irreal. Rob! nos permite ver ese sufrimiento, por ejemplo, en la postura de las piernas, tensamente cruzadas hasta el punto de la imposibilidad anatómica, que contrasta con la felicidad que irradia la sonrisa de la dama. Aparente sumisión, pero dolor interior. Asimismo, la postura de los pies es otro indicador del suplicio a la que las mujeres se ven sometidas inadvertidamente, ya que el arquetipo de la mujer, magistralmente dibujada por Rob!, camina claramente sobre la punta de los dedos de los pies, algo que, como toda bailarina o adolescente seguidora de Fama A Bailar sabe, es especialmente doloroso y causa, con el tiempo,
terribles malformaciones en las extremidades inferiores. Fijaos en la postura de los dedos de la mano derecha, claramente retorcidos de dolor, en lo que otra muestra más de la dicotomía que Rob! pretende ilustrar con este excelso dibujo: felicidad aparente, agónico interior.

La Mujer, y lo escribo con mayúsculas porque estoy hablando de la Mujer como concepto, la Mujer sometida a esta tortura en lo más profundo de su ser, está claramente atrapada en el limbo que supone tener que elegir aceptar el ya discutido rol constriñente o rechazarlo y empezar la lucha. Perdida entre la aceptación y la revolución social, confusa, como Rob! muestra con preclara precisión al hacer que su retrato alargue su mano derecho hacia un apoyo inexistente, en busca de una seguridad que no se encuentra ahí.

Pero Rob! también nos da un destello de esperanza. A través del infausto vestido rosa, de la terrible jaula a la el inconsciente colectivo social somete a la Mujer, se pueden apreciar con toda claridad las líneas del femenino cuerpo. Rob! quiere recordarnos que, debajo de lo que la sociedad ve, debajo de la aparente felicidad de la Mujer esclava, se encuentra la auténtica Mujer, en toda su belleza, en toda su grandeza, esperando a liberarse explosivamente de su prisión rosa. Un llamamiento que Rob! hace a todas las mujeres del mundo para que vuelen, libres y hermosas, hacia su realización plena.

Y ante semejante alegato, los de Progressive Boink se limitan a decir que Rob! marca las líneas de la vagina (confundiendo, por cierto, vagina con ingles) y que las piernas están del revés… Ignorantes que confunden el arte con la bazofia. A repetir la ESO les obligaba yo.

(y en la próxima entrega…

23.jpg
)