Los tuiteos del octubre de la DUI

Lo de siempre, cuando no tengo ganas de escribir os reciclo cosas viejas de aquí y os las repito. Vamos, lo que Marvel y DC llaman TPBs

En Gen Eral

Comprobando la Realidad, Javi Rodríguez, 2017

Gen 13 #0, Scott Campbell, 1994

¿Coincidencia? ¿Serendipia?

¿Reivindicación?

¡Tú decides!

Para mi que va a ser

Coincidencia
Homenaje
Taquiones
Oh vamos ¿vosotros no os topais con montones de jóvenes tirados por el suelo todos los días?

Made Here

 

Yendo en círculos por Riverdale

Supongo que a estas alturas todo el mundo ha visto el momento más icónico que ha dado Riverdale desde su estreno.

No, no me refiero a esa versión de Milkshake que parece haber sido hecha mientras los productores sujetaban a la familia de las cantantes tras las cámaras con un cuchillo en sus cuellos.

Me refiero a esto:

Habrá quien se pregunte qué es lo que está pasando ahí. Habrá quien lo esté viendo muy claro. En cualquier caso a nosotros nos importa por un motivo muy concreto.

No. Tampoco. ¡¿QUÉ?! ¡¿Pero qué día de la semana os creéis que es?! No, hoy es lunes y esto NO es el blog de ningún aficionado a las OreosTM. ¿Pero es que no lo veis?

Ahí está. En toda la cara. No, no se trata de otro de esos momentos de la serie en la que hacen un reparto aleatorio de ropa. No, esto va de cómics pero Bryan Singer no está por medio. Ni tampoco es ningún tipo de codificación homoerótica. ¡Que estamos hablando de una serie que en este mismo capítulo se dedica a hablar de crusing y sus peligros! Pero NO en esta escena.

Lo que tenemos en esta escena es el Círculo Rojo. No, en serio. Se llama el Red Circle -o se llamó- a los cómics de superhéroes de Archie Cómics.

Por resumir la historia: En 1941 se inventaron a The Shield. Luego se inventarían también a The Wizard y a Black Hood. Para los ’50 decidieron probar cosas nuevas, como Private y Strong. Quiero decir, The Double Life of Private Strong de Joe Simon y Jack Kirby, que también presentaban en ese número a The Fly y The Jaguar. Además de comprarse un rato de The Shadow.

En los ’60 decidieron cambiarse el nombre a Mighty Cómics, que sirvió de paso para crear un grupo The Mighty Crusaders, en el que repartieron los papeles con la gente que tenían. The Fly, Black Hood o The Shield eran héroes, mientras que The Wizard o The Hangman pasaron a ser villanos. Y, de paso, una serie de títulos únicos… que acabaron en una cancelación de toda la línea… al año siguiente de haberse puesto en marcha.

¿Todo esto para qué? Por un lado para recordar que cuando en Archie vieron la necesidad/ posibilidad sacaron superhéroes y por el otro para que se note que no les importa mucho cómo funciona su Universo. Pero si entre 1966 y 1967 tuvimos todo eso no podéis esperaros a ver lo que pasó en los ’70 con el Círculo Rojo.

No, en serio, dejad esas cosas. Es el nombre que le pusieron y no tiene nada de connotaciones, ni la bandera de Japón ni nada de eso.

En Archie tenían en cuenta lo que estaba de moda y detrás de los superhéroes tocaron los cómics de terror, así que para allá que se fueron ellos. Como en estas cosas si no la lías no tiene tanta gracia cogieron uno de los primeros nombres de lo que Martin Goodman aún no tenía claro cómo llamar, pero sí que El Grupo Goodman no era un buen nombre, y que acabaría convirtiéndose en Atlas y Marvel.

¿Que cómo acabó uno de los antiguos nombres de Marvel usado en los setenta para Archie? Pues como todo, por las relaciones. A ver, Martin Goodman había puesto en marcha el nombre, pero no lo había hecho a solas. Lo había hecho a medias con Louis Silberkleit, co-creador de MLJ Magazines, que luego serían Archie, y  padre del en aquel momento presidente del grupo: Michael Silberkleit. Y como lo habían dejado de usar en los años cincuenta. Así que cuando vio la posibilidad, eh, ¡se la había quedado su padre y Goodman no iba a usarla!

Además, ¿qué error podía haber si ellos lo iban a usar para los cómics de terror? No es como si fueran a empezar a cambiar los nombres…

Los nombres… 

Mira, da igual. El caso es que el nombre estaba para quedarse. Lo que no parecía por la labor era el contenido, porque una cosa era centrarse en el terror y otra empezar una deriva con los años…

Aunque eso no es ni lo más extraño que publicarían, claro. Porque por sacar sacaron incluso adaptaciones:

Eh, el guión original era de Lorenzo Semple Jr. A mi me vale.

Esta deriva tenía un motivo claro, como las cosas se van vienen y el terror había vuelto a irse y los superhéroes estaban volviendo en los ’80. Así que era cuestión de sacarlos otra vez del armario. Del arcón, quería decir.

Sí, claro que con Neal Adams. A ver si os creéis que lo de los superhéroes era una promesa hueca como la Tierra.

Así que en 1983 se ponía en marcha con el regreso de su grupo favorito…

Y una buena cantidad de títulos para personajes concretos, que duraría sin problema…

durante casi un año. Para 1984 ya estaban otra vez bajo el sello Archie y para 1985 ya estaban cancelados. ¡Los riesgos del directo! Eh, tampoco es como si 1986 fuera a cambiar el género de los superhéroes. Y, además, nadie podía imaginar que este nuevo sello fuera a salir mal. ¡Es inexplicable!

Posiblemente fue el problema de contratar desconocidos. Por ejemplo, The Fly

la hacía un tal Jim Steranko. De Black Hood se encargaba el recién llegado

Alex Toth. Y cuando se pusieron a cambiar equipos casi peor porque si a ese Steranko le conocía poca gente imaginad darle The Fly a un raro que ni siquiera iba a convenciones como

Steve Ditko. Pero es que claro, Carmine Infantino, Dick Ayers, John Severin… ¡Lo raro es que aguantara algo más de un año!

Por suerte para finales de los ochenta decidieron que había que poner otra vez los superhéroes en movimeinto. Así que para allá que tiraron con una selección de lujo:

¿Qué? ¿Que cómo no os suenan? Bueno… es que en el último momento decidieron cancelar la línea entera antes de haber sacado un sólo título al comprobar que los pedidos eran mínimos. Sí, yo también me sorprendo…

¡¡¡¿Es que no habían visto el nombre de ROB! ahí?!!!

Os pondría alguna imagen de los bocetos pero 1) creo que de eso se encargará mejor Calduch y 2) también es la excusa perfecta para justificar que os pilléis este libro:

Que no todo va a ser tirar de la GCD y Comic Vine. En cualquier caso, y en vista de que aquello no acababa de funcionar, acabaron haciendo lo que cualquier compañía inteligente hubiera hecho en su lugar: Buscar a un primo y cedérselos a cambio de dinero.

Así es como acabaron en DC.

La línea Impact fue el clásico ejemplo de media docena de héroes sueltos, con autores como Rick Burchett haciendo una obvia mejor de diseño a Black Hood

mientras el grupo gordo, que ahora era solo The Crusaders, iba a las manos del más conocido de todos los autores de aquella etapa…

Dan Jurgens. Inesperadamente, como si de un sueño español se tratara, aquello terminó en 1992. Aunque no sería por DC, desde luego, porque en 2008 volvieron a la carga, esta vez decidiendo que el problema era que no lo habían integrado en su universo y que podían haber conseguido a alguien mejor.

Y pusieron a J. Michael Straczynski y J.G. Jones. Ya. Bueno, en realidad a JMS le pusieron  en los cuatro one-shots que sacaron,  mientras que a Jones le pusieron a hacer los rediseños. Pero al menos intentaron que dos de esos títulos tuvieran serie regular. 

Si estáis dando por hecho que los otros dos nombres anunciados abajo en cada serie regular son los de los otros dos personajes que habían tenido one shot

Acertáis, por supuesto. Pero también veis que JMS se largó por patas, pese a lo cual, o quizá al revés, duraron diez números antes de intentar ser rescatados en una sola serie que reuniera a todos los personajes en…

Gente cada vez más conocida, como veis. Y que duraría esta vez seis números. Claro que treinta números en total en cosa de 3 años tampoco está mal para algo con JMS por medio.

Porque, efectivamente, en 2011 DC perdió los derechos y en Archie empezaron a pensar que lo mismo le podían sacar dinero ellos debido a que intentar una y otra vez lo mismo pese a sacar siempre el mismo resultado es la clave para lograr un resultado satisfactorio. Algo así.

Total, que se dieron cuenta de que lo más caro es el papel y la impresión. Así que ese mismo año anunciaron una iniciativa digital para 2012 que comenzaría con New Crusaders y se podría leer a través de una APP. ¡El futuro!

-Que anunciaban como De los creadores de los cómics de Sonic. ¿Qué más garantía se puede querer?- Y, ya puestos, sacaron un título con el que unir la serie ochentera y la actual…

Si, además, eso les permitía reciclar imágenes y poner nombres en las portadas… Ya puestos, incluso imprimieron el primer arco de los New Crusaders. Ya puestos a ello anunciaron New Crusaders: Dark Tomorrow, que no saldría nunca,  y The Fox de un tal Mark Waid y Dean Haspiel, con complementos de The Shield por J.M. DeMatteis… de la que saldrían cinco números…

antes de que decidieran hacer OTRO relanzamiento, que ya habían pasado dos años. Total, que en 2014 anunciaron que para 2015 saldría una nueva continuidad distinta y blablabla… ¡la era de las reediciones!

De entrada sería algo COMPLETAMENTE NUEVO porque ya no era Red Circle.

Ahora era… ¡DARK CIRCLE!

¡Ya no tenía el círculito rojo, ahora lo tenía negro!

Y los nombres y autores eran, eso sí, un poco los de siempre…

Incluyendo, en esta ocasión, una segunda temporada para The Fox con el mismo equipo de antes del reboot.

Algo que acabaría consiguiendo también The Black Hood.

Pero a finales de 2015 la serie, con números anunciados, quedaría en suspenso. A saber por qué.

Pero, mientras tanto comenzó la serie de Riverdale. Bueno, la serie acabaría comenzando en 2017. Pero en ese mismo año tuvo ya su segunda temporada.

Y como estamos hablando de una serie en la que parece que todo se va improvisando sobre la marcha resultaba inevitable que el pollo sin cabeza acabara corriendo en círculos… rojos… o negros… o algo.

Pero círculos fijo.

Porque en la segunda temporada apareció…

¿Os suena, verdad?

Y es que al final todo acaba estando conectado. Al fin y al cabo en ese mismo episodio vemos como Archie se encuentra con el Círculo Justiciero antiguos cómics de superhéroes, no vaya a ser que haya alguien que no lo pille…

Y, al final, como era de esperar, tenemos la imagen obvia de cualquier persona que lea tebeos.

O, al menos, la de las reuniones de lectores. Al menos las de los que se quedan dentro y no salgas, o los de los autores siendo tan respetados que en lugar de con la organización firman con la editorial.

Quiero decir…

AVIV EIHCRA!!! 

Un septiembre histórico y nosotros tuiteando

Hola, me llamo Eme A y este es mi tuita

¡Y recordad que ADLO! también tiene su propia cuenta! Y lo más importante, ¡con ella no solo tuiteo yo!

Total Eclipse of the Coup D’Etat

Era 1990 y con el cambio de década los chicos de Eclipse Comics se empezaban a oler que se les acababa el chollo de publicar tebeos, así que empezaron a diversificar su oferta. Algunos productos eran tan obvios como “Miracleman sin guionista”

checklist 1

Pero otros resultaron bastante más inesperados

checklist 2

Sí, Eclipse sacó unos cromos del asesinato de Kennedy dibujados por Bill Sienkiewicz. Y tenían esta pinta

coup detat

Y la verdad es que tiene mérito sacar esta colección, porque aunque los primeros cromitos son fáciles de decidir…

jfk

goddess

¡A ver cómo rellenas hasta hacer 36 ilustraciones sobre el tema!

control agent i

control agent ii

[Si tenéis curiosidad, podéis ver el resto aquí]

 

 

Ningún Larroca ha sido dañado para producir este posteo

Carlitos y Snoopy por Charles M. Schulz (1988)

peanuts 19880725

Mondo Lirondo por La Penya (1993)

jack mondo

peanuts jack

 

Para mí que va a ser…

Coincidencia
Homenaje
Taquiones
¡No se parecen en nada, el sombrero es de otro color!

Do Quizzes

Tuiteando en junio

Hoy tenía previsto darle un último empulón al mecenazgo de RosaViento, pero como ya está conseguido el objetivo (y le sobran cien euros y tres días) paso a rellenar el resto del posteo con reposiciones veraniegas (indistinguibles de las reposiciones del resto del año, lo admito)

Os supongo enterados de que Dolmen ha sacado el cuarto tomo de la Puta Mili de Ivà. Y si no lo estabais, ahora ya sí #1990-1992

Una publicación compartida de Eme A (@emea75) el

Slutshaming setentero #marvel #mokf39

Una publicación compartida de Eme A (@emea75) el

Sí, sigo leyendo las Historias de la Puta Mili de Ivà, el cuarto tomo (1990-1992) de la edición de Dolmen

Una publicación compartida de Eme A (@emea75) el

Lo de la liberación de la mujer #dc #mm5 #jackkirby

Una publicación compartida de Eme A (@emea75) el

Superman y los yeyés #dc #jo144 #jackkirby

Una publicación compartida de Eme A (@emea75) el

Bring it Black (Scorpion)

Creo que a lo largo de los años hemos hablado varias veces de Black Scorpion pero nunca nos hemos detenido a dedicarle un bien merecido posteo, así que vamos a ello.

“And you know, this isn’t brain surgery. But I’ve always tried to be one jump ahead.”

“If I can’t be one jump ahead, then I try to be no more than one jump behind.”

Roger Corman es el principio, el final y el relleno de una enorme cantidad de historias. Incluyendo a esta. A principio de los años noventa habían pasado dos cosas -tres si contamos Image-, uno fue el éxitazo de Batman, que se convirtió en la película que más recaudó aquel año, la otra fue que en 1995 Showtime le dio su propio espacio a Corman. Y por espacio queremos decir Dinero pero no demasiado, lo de siempre con él.   La idea era que volviera a filmar alguno de sus éxitos -no las películas que adaptaban a Poe, Vincent Price era insustituible- y crear alguna historia nueva. Y dentro de estas historias, ¿cómo no incluir superhéroes?

Como Corman es como es pensó en hacerlo con una mujer porque así podría ahorrar dinero en el vestuario. (Ya, excusas) Luego pensó que si podía mezclar una historia seria con un tono más humorístico podría aprovechar la falta de dinero para justificar el over the top. Eh, Batman estaba siendo un éxito y la anterior vez que lo fue ya sabemos cómo lo logró. Así que si Batman Returns había sido (másomenos) un éxito con Michelle Pfeiffer haciendo una Catwoman inolvidable, ¿por qué no intentar algo propio? Con esas dos ideas principales más la decisión de meter diversidad con un secundario negro importante para el personaje principal se puso a crear la película. ¿Y qué mejor idea que co-crearlo con Craig J. Nevius? Al fin y al cabo él era todo un experto en superhéroes, ¡habían co-escrito juntos su versión de Los cuatro fantásticos! Una película llamada Black Scorpion, para así  comenzar contando la fábula del escorpión y la rana no fuera a ser que alguien no la supiera y porque, bueno, qué más dará todo. Contó para el papel con la gran Joan Severance que ya estaba reinando en el directo a vídeo tras años de cine y televisión en papeles tan magníficos como el de su temporada de Wise Guy junto a Kevin Spacey. Su interés romántico –Michael– sería interpretado por otra cara conocida, Bruce Abbott (Un día tenemos que hablar de la producción de Blind Justice) y su… ayudante… por llamarlo de alguna manera, iría a otro grande: Garrett Morris.

Así que, resumiendo, una agente de policía -aparentemente especializada en disfrazarse de prostituta (Corman tenía casi 70 años y 40 en la industria, supongo que no es excusa pero sí explicación)- cuyo padre -un expolicía con un pasado complicado por decir algo- es asesinado ante sus narices. De modo que decide honrarle y perseguir a los malos sin esas cosas de la burocracia haciéndose un disfraz: Black Scorpion. Por la historia y un anillo que su padre… Bueno, las cosas de Corman, ya sabéis. Pero al menos eso era una excusa para ponerse una trenza.

– A ratos uno podría preguntarse si Corman quería canalizar Miss Fury. Sí, vamos a poner canalizar.-

A partir de ahí un extraño villano en una especie de extraña armadura -sí, el villano extraño antes que el héroe, esas cosas se pueden hacer- un grupo de policías tirando a lo inútil, un ¿ex?delincuente afroamericano experto en coches -y en cualquier cosa ingenieril que hiciera falta, por supuesto). Por supuesto hay peleas entre buenos y malos, hay un sistema corrupto con un alcalde a la cabeza y una de las escenas sexuales más ridículas que recuerdo haber visto jamás en una película –Black Scorpion completamente desnuda excepto por su máscara tirándose al interés romántico completamente vestido y amenazándole cada vez que intenta levantarse. No, en plan ponerse de pie. Ya, es básicamente una violación y, a la vez, una sexualización extrema del personaje aunque sea la que esté en control todo el rato. Muy complicado. Claro que luego le borraría la memoria así que eso es… ahm… ¿mejor?- y que se supone su último acto antes de dejar atrás su personalidad secreta (?). Luego ya llegaría una segunda lucha contra dos wrestlers femeninas, el enfrentamiento contra el malvado cuya identidad es conocida ya pero que sirve para fusilar más o menos una escena de El retorno del Jedi, y su vindicación como policía. Todo bastante cerrado.

Bien sea por el éxito propio, el interés del canal, las comparaciones con Batman Forever o que meses después llegaría a las pantallas Xena y abriría otra ventana de oportunidad, por el motivo que fuera para 1997 pudimos tener otra película: Black Scorpion II: Aftershock. Esta vez con Whip Hubley como Michael, el interés romántico de la protagonista. Morris repetiría como el ¿ayudante tecnológico? ¿proveedor?, tanto da. La cosa es que deciden ponerle un oponente femenino que para algo es el año de Batman & Robin, y de ahí sale, Aftershock, y ya puestos a ello meten a un personaje que parece la versión negra de lo que Tomy Lee Jones habría hecho con Dos Caras. Solo que esta vez una cara sería el Joker. De todo ello sale la interpretación del ya casi olvidado Stoney Jackson.

A partir de ahí, y ya roto el acuerdo con Showtime, podríamos creer que no íbamos a volver a saber de Black Scorpion. Pero no contábamos con los alemanes, claro. Un productor alemán le hizo una oferta económica a Corman para adaptarla a televisión. Y Corman decidió que si alguien ofrecía pasta es que había pasta, así que se iba a ocupar él de ello y vendérselo a cualquier idiota. En este caso a SyFy. Bueno, Sci-Fi Channel.  Vale lo mismo.

La serie ofrecería una versión animada. No es que tuviera mucho más sentido, ni que ofreciera una explicación mejor y, desde luego, la animación era… bueno… los años noventa. Vale, es una serie de 2001, pero es que los noventa duraron tanto.

El caso es que pasan de las películas más o menos, ofreciendo un nuevo origen excepto porque no se molestan en contarlo. Pero, eso sí, para el sexto episodio aparece el villano original interpretado esta vez por Adam West. El que no sigue es Michael, que es sustituido por Steve Rafferty -e interpretado por Scott Valentine, un actor de tan poco éxito que acabaría pasándose a la producción- mientras que Black Scorpion pasaría a estar interpretada por Michelle Lintel, que reunía todo lo que Corman buscaba: altura, haber sido Miss y ganado premios olímpicos juveniles con algo que quizá o quizá no fueran artes marciales. Quizá no buscaba EXACTAMENTE eso, pero más o menos.

La serie fue incluso más barata y exagerada que las películas pero le permitió unir algunos episodios para sacar dos directos a vídeo de la única temporada que duró. Ahí podía haber terminado la cosa. Pero siempre están los cómics.

Así que para 2009 una serie de imposibilidades y extraños movimeintos hicieron que primero Devil’s Due en digital y luego BlueWater impreso sacaran una serie limitada del personaje.

A esos cinco números -con su TPB correspondiente, que Corman puede no estar directamente detrás del cómic pero no es conocido por perder dinero precisamente- y luego un inevitable número independiente crossover, por supuesto.

Como es de esperar ahora mismo hay uno de esos número gratuitos en Comixology, así que uno nunca puede estar seguro de si realmente esto será lo último que sepamos de Black Scorpion.

Al fin y al cabo Roger Corman siempre estará al acecho para ganar otro par de pavos. Y parece que los superhéroes aún pueden darlos, así que… ¿qué problema habría en volver a los noventa para hacer caja?

Tuiteando en abril

Unas cuántas chorradas que habrán leído antes mis seguidores en redes sociales

El Maki y sus contertulios debaten acerca de la Lolita de Nabokov #makinavaja #1991

Una publicación compartida de Eme A (@emea75) el

Un hombre tiene sus necesidades

Este es Archie llevando a Veronica Lodge a su casa después de una agradable velada. Como está escrito en el contrato social, ella debe corresponder la gentileza despidiéndole con un beso

archiekiss1

Pero ella se niega con nosequé excusa tonta de mocos. Menos mal que Archie sabe perfectamente que un no de una mujer nunca significa “no”, sino “tengo ganas de jugar”, así que insiste

archiekiss2

Tras usar todo su repertorio (suplicar, protestar, exigir) la errada Veronica deja a Archie sin el beso que le debe. El pacto entre lo masculino y lo femenino se ha roto, así que Archie debe replantearse toda la existencia tal y como la conoce. Para ello cuenta con la ayuda de su madre, que en su sitio (la cocina) y con su uniforme (el delantal) cumple con su rol (cuidar de su hijo varón)

archiekiss3

Pero la traición es demasiado grande, y ni los mimos de una madre pueden tranquilizar la conciencia de Archie esa noche. La insensata Veronica, aunque tenía buenas intenciones, ha metido la pata hasta el fondo por no hacer caso a su hombre

archiekiss4

El insomne Archie decide salir a dar una vuelta, emprendiendo sin saberlo el camino hacia la solución de su problema. Y es que hay más peces en el mar

archiekiss5

Betty se ha quedado levantada hasta tarde viendo a Buenafuente, lo que Archie aprovecha para cobrarse lo que las mujeres le deben a un buen chico como él

archiekiss6

El equilibrio en el mundo se ha restaurado y Archie puede seguir con su vida. Queda así demostrado que el heteropatriarcado es la única ordenación del mundo que hace felices tanto a hombres como a mujeres

archiekiss7

[Historia extraída del B&V Double Digest 34 de 1992]