Ningún Larroca ha sido dañado para producir este posteo

Carlitos y Snoopy por Charles M. Schulz (1988)

peanuts 19880725

Mondo Lirondo por La Penya (1993)

jack mondo

peanuts jack

 

Para mí que va a ser…

Coincidencia
Homenaje
Taquiones
¡No se parecen en nada, el sombrero es de otro color!

Do Quizzes

Tuiteando en junio

Hoy tenía previsto darle un último empulón al mecenazgo de RosaViento, pero como ya está conseguido el objetivo (y le sobran cien euros y tres días) paso a rellenar el resto del posteo con reposiciones veraniegas (indistinguibles de las reposiciones del resto del año, lo admito)

Os supongo enterados de que Dolmen ha sacado el cuarto tomo de la Puta Mili de Ivà. Y si no lo estabais, ahora ya sí #1990-1992

Una publicación compartida de Eme A (@emea75) el

Slutshaming setentero #marvel #mokf39

Una publicación compartida de Eme A (@emea75) el

Sí, sigo leyendo las Historias de la Puta Mili de Ivà, el cuarto tomo (1990-1992) de la edición de Dolmen

Una publicación compartida de Eme A (@emea75) el

Lo de la liberación de la mujer #dc #mm5 #jackkirby

Una publicación compartida de Eme A (@emea75) el

Superman y los yeyés #dc #jo144 #jackkirby

Una publicación compartida de Eme A (@emea75) el

Bring it Black (Scorpion)

Creo que a lo largo de los años hemos hablado varias veces de Black Scorpion pero nunca nos hemos detenido a dedicarle un bien merecido posteo, así que vamos a ello.

“And you know, this isn’t brain surgery. But I’ve always tried to be one jump ahead.”

“If I can’t be one jump ahead, then I try to be no more than one jump behind.”

Roger Corman es el principio, el final y el relleno de una enorme cantidad de historias. Incluyendo a esta. A principio de los años noventa habían pasado dos cosas -tres si contamos Image-, uno fue el éxitazo de Batman, que se convirtió en la película que más recaudó aquel año, la otra fue que en 1995 Showtime le dio su propio espacio a Corman. Y por espacio queremos decir Dinero pero no demasiado, lo de siempre con él.   La idea era que volviera a filmar alguno de sus éxitos -no las películas que adaptaban a Poe, Vincent Price era insustituible- y crear alguna historia nueva. Y dentro de estas historias, ¿cómo no incluir superhéroes?

Como Corman es como es pensó en hacerlo con una mujer porque así podría ahorrar dinero en el vestuario. (Ya, excusas) Luego pensó que si podía mezclar una historia seria con un tono más humorístico podría aprovechar la falta de dinero para justificar el over the top. Eh, Batman estaba siendo un éxito y la anterior vez que lo fue ya sabemos cómo lo logró. Así que si Batman Returns había sido (másomenos) un éxito con Michelle Pfeiffer haciendo una Catwoman inolvidable, ¿por qué no intentar algo propio? Con esas dos ideas principales más la decisión de meter diversidad con un secundario negro importante para el personaje principal se puso a crear la película. ¿Y qué mejor idea que co-crearlo con Craig J. Nevius? Al fin y al cabo él era todo un experto en superhéroes, ¡habían co-escrito juntos su versión de Los cuatro fantásticos! Una película llamada Black Scorpion, para así  comenzar contando la fábula del escorpión y la rana no fuera a ser que alguien no la supiera y porque, bueno, qué más dará todo. Contó para el papel con la gran Joan Severance que ya estaba reinando en el directo a vídeo tras años de cine y televisión en papeles tan magníficos como el de su temporada de Wise Guy junto a Kevin Spacey. Su interés romántico –Michael– sería interpretado por otra cara conocida, Bruce Abbott (Un día tenemos que hablar de la producción de Blind Justice) y su… ayudante… por llamarlo de alguna manera, iría a otro grande: Garrett Morris.

Así que, resumiendo, una agente de policía -aparentemente especializada en disfrazarse de prostituta (Corman tenía casi 70 años y 40 en la industria, supongo que no es excusa pero sí explicación)- cuyo padre -un expolicía con un pasado complicado por decir algo- es asesinado ante sus narices. De modo que decide honrarle y perseguir a los malos sin esas cosas de la burocracia haciéndose un disfraz: Black Scorpion. Por la historia y un anillo que su padre… Bueno, las cosas de Corman, ya sabéis. Pero al menos eso era una excusa para ponerse una trenza.

– A ratos uno podría preguntarse si Corman quería canalizar Miss Fury. Sí, vamos a poner canalizar.-

A partir de ahí un extraño villano en una especie de extraña armadura -sí, el villano extraño antes que el héroe, esas cosas se pueden hacer- un grupo de policías tirando a lo inútil, un ¿ex?delincuente afroamericano experto en coches -y en cualquier cosa ingenieril que hiciera falta, por supuesto). Por supuesto hay peleas entre buenos y malos, hay un sistema corrupto con un alcalde a la cabeza y una de las escenas sexuales más ridículas que recuerdo haber visto jamás en una película –Black Scorpion completamente desnuda excepto por su máscara tirándose al interés romántico completamente vestido y amenazándole cada vez que intenta levantarse. No, en plan ponerse de pie. Ya, es básicamente una violación y, a la vez, una sexualización extrema del personaje aunque sea la que esté en control todo el rato. Muy complicado. Claro que luego le borraría la memoria así que eso es… ahm… ¿mejor?- y que se supone su último acto antes de dejar atrás su personalidad secreta (?). Luego ya llegaría una segunda lucha contra dos wrestlers femeninas, el enfrentamiento contra el malvado cuya identidad es conocida ya pero que sirve para fusilar más o menos una escena de El retorno del Jedi, y su vindicación como policía. Todo bastante cerrado.

Bien sea por el éxito propio, el interés del canal, las comparaciones con Batman Forever o que meses después llegaría a las pantallas Xena y abriría otra ventana de oportunidad, por el motivo que fuera para 1997 pudimos tener otra película: Black Scorpion II: Aftershock. Esta vez con Whip Hubley como Michael, el interés romántico de la protagonista. Morris repetiría como el ¿ayudante tecnológico? ¿proveedor?, tanto da. La cosa es que deciden ponerle un oponente femenino que para algo es el año de Batman & Robin, y de ahí sale, Aftershock, y ya puestos a ello meten a un personaje que parece la versión negra de lo que Tomy Lee Jones habría hecho con Dos Caras. Solo que esta vez una cara sería el Joker. De todo ello sale la interpretación del ya casi olvidado Stoney Jackson.

A partir de ahí, y ya roto el acuerdo con Showtime, podríamos creer que no íbamos a volver a saber de Black Scorpion. Pero no contábamos con los alemanes, claro. Un productor alemán le hizo una oferta económica a Corman para adaptarla a televisión. Y Corman decidió que si alguien ofrecía pasta es que había pasta, así que se iba a ocupar él de ello y vendérselo a cualquier idiota. En este caso a SyFy. Bueno, Sci-Fi Channel.  Vale lo mismo.

La serie ofrecería una versión animada. No es que tuviera mucho más sentido, ni que ofreciera una explicación mejor y, desde luego, la animación era… bueno… los años noventa. Vale, es una serie de 2001, pero es que los noventa duraron tanto.

El caso es que pasan de las películas más o menos, ofreciendo un nuevo origen excepto porque no se molestan en contarlo. Pero, eso sí, para el sexto episodio aparece el villano original interpretado esta vez por Adam West. El que no sigue es Michael, que es sustituido por Steve Rafferty -e interpretado por Scott Valentine, un actor de tan poco éxito que acabaría pasándose a la producción- mientras que Black Scorpion pasaría a estar interpretada por Michelle Lintel, que reunía todo lo que Corman buscaba: altura, haber sido Miss y ganado premios olímpicos juveniles con algo que quizá o quizá no fueran artes marciales. Quizá no buscaba EXACTAMENTE eso, pero más o menos.

La serie fue incluso más barata y exagerada que las películas pero le permitió unir algunos episodios para sacar dos directos a vídeo de la única temporada que duró. Ahí podía haber terminado la cosa. Pero siempre están los cómics.

Así que para 2009 una serie de imposibilidades y extraños movimeintos hicieron que primero Devil’s Due en digital y luego BlueWater impreso sacaran una serie limitada del personaje.

A esos cinco números -con su TPB correspondiente, que Corman puede no estar directamente detrás del cómic pero no es conocido por perder dinero precisamente- y luego un inevitable número independiente crossover, por supuesto.

Como es de esperar ahora mismo hay uno de esos número gratuitos en Comixology, así que uno nunca puede estar seguro de si realmente esto será lo último que sepamos de Black Scorpion.

Al fin y al cabo Roger Corman siempre estará al acecho para ganar otro par de pavos. Y parece que los superhéroes aún pueden darlos, así que… ¿qué problema habría en volver a los noventa para hacer caja?

Tuiteando en abril

Unas cuántas chorradas que habrán leído antes mis seguidores en redes sociales

El Maki y sus contertulios debaten acerca de la Lolita de Nabokov #makinavaja #1991

Una publicación compartida de Eme A (@emea75) el

Un hombre tiene sus necesidades

Este es Archie llevando a Veronica Lodge a su casa después de una agradable velada. Como está escrito en el contrato social, ella debe corresponder la gentileza despidiéndole con un beso

archiekiss1

Pero ella se niega con nosequé excusa tonta de mocos. Menos mal que Archie sabe perfectamente que un no de una mujer nunca significa “no”, sino “tengo ganas de jugar”, así que insiste

archiekiss2

Tras usar todo su repertorio (suplicar, protestar, exigir) la errada Veronica deja a Archie sin el beso que le debe. El pacto entre lo masculino y lo femenino se ha roto, así que Archie debe replantearse toda la existencia tal y como la conoce. Para ello cuenta con la ayuda de su madre, que en su sitio (la cocina) y con su uniforme (el delantal) cumple con su rol (cuidar de su hijo varón)

archiekiss3

Pero la traición es demasiado grande, y ni los mimos de una madre pueden tranquilizar la conciencia de Archie esa noche. La insensata Veronica, aunque tenía buenas intenciones, ha metido la pata hasta el fondo por no hacer caso a su hombre

archiekiss4

El insomne Archie decide salir a dar una vuelta, emprendiendo sin saberlo el camino hacia la solución de su problema. Y es que hay más peces en el mar

archiekiss5

Betty se ha quedado levantada hasta tarde viendo a Buenafuente, lo que Archie aprovecha para cobrarse lo que las mujeres le deben a un buen chico como él

archiekiss6

El equilibrio en el mundo se ha restaurado y Archie puede seguir con su vida. Queda así demostrado que el heteropatriarcado es la única ordenación del mundo que hace felices tanto a hombres como a mujeres

archiekiss7

[Historia extraída del B&V Double Digest 34 de 1992]

El efecto del binge-watching sobre las ninjas

Elektra de Frank Miller (1981)

elektra miller

Elektra de Bill Sienkiewicz (1986)

elektra sienkiewicz

Elektra de Mike Deodato Jr. (1996)

elektra deodato

Elektra de Greg Horn (2001)

elektra horn

Elektra de Mike del Mundo (2014)

elektra del mundo

Elektra de Netflix (2016)

elektra netflix

Elektra de Juann Cabal (2017)

elektra cabal

La Ahora-sí-que-sí DC

Será cuestión de encontrar el momento para leer algunos títulos, pero estoy notando bastante ilusión con la etapa de Renacimiento de DC. Y lo curioso es que cuando pregunto en qué se diferencia esto de lo anterior no me saben contestar.

¿Han vuelto a resetear el Universo? no, sigue como continuación de lo de antes ¿ha habido algún cambio de status quo trascendental? no, no se trata de nada en especial ¿la llegada de nuevos autores? no, son casi los mismos de antes ¿personajes nuevos? alguno que otro, pero en general los mismos de antes también ¿alguna serie que destaque muchísimo y se pueda comprar sin dudarlo? puessss no sabría decirte ¿es mejor o peor que la iniciativa anterior del DC You que pasó sin pena ni gloria ni notarse? pues ni mejor ni peor, se trata de que es diferente ¿diferente en qué? en la esencia. En eso que no se ve pero se percibe, no es tangible pero es una sensación. Un algo espiritual más allá del mero papel y tinta que permea todas y cada una de las páginas de los cuadernos engalanados con la cabecera de Renacimiento. Y tampoco es tan intangible, que en las ventas se está notando y eso es lo que al final más termina pesando.

Tenemos pues que no se trata de una serie o personaje en concreto, sino que es una sinergia que afecta a todo un universo de series, sin que destaque ninguna aventura, historia o línea argumental. Y cuando un sello editorial triunfa sin que pueda colocarse como abanderado ningún título, dibujante o escritor, los aplausos hay que dirigirlos a los editores y la gente de marketing.

Ellos son los que pueden hundir en el top de ventas una serie aclamada por la crítica como los Omega Men de Tom King, o hacer que otras suban como la espuma cuando están a cargo de autores que pocos meses atrás nadie les prestaba demasiada atención.

Y en esto del hype DC siempre ha tenido buen ojo sobre a quién contratar. Sin ir más lejos, su Editor-en-Jefe desde 2010 no es otro que Bob Harras.

Sí, el hombre que reseteó el Universo DC y lo dividió en 52 títulos es el mismo que años antes editó la Era del Apocalipsis en la Marvel mutante. Perro viejo mostrando sus viejos trucos pero pareciendo nuevos. Y le ha ido bien. Cuando decimos con alborozo que los noventa están volviendo tenemos claro que lo debemos en gran parte a Bob Harras y sus artimañas para traer hype a los tebeos de DC. Esto es algo que ya sabíais.

Pero el hype es como una droga que engancha al público, pero a la que el consumidor se habitúa pronto y cada nueva temporada necesita de un subidón más fuerte y extremo para reaccionar. Así, los cartuchos de Harras han ido agotándose tras estos cinco años y cada nueva iniciativa (DC You, Convergencia…) iba recibiéndose con una indiferencia creciente y preocupante. Para seguir en su espiral de marketing DC debía hacer algo, debía contratar a alguien.

Y de pronto, todo vuelve a oler a fresco.

Algo ha pasado, desde luego.

Y es que DC tiene buen ojo.

Porque sabe que si sus últimos triunfos se deben al hombre que editó los mutantes durante los años noventa, guionizó los Vengadores en una larguísima etapa que Panini no se decide a recuperar, y fue uno de los responsables de los Heroes Reborn, para regresar a la senda del triunfo debía dejar la estrategia editorial en alguien más grande todavía, en alguien con mayores méritos.

Por eso, repasando el organigrama de DC no me ha extrañado saber quién está ocupando el cargo de Vicepresidente Senior, encargado además de Administración y Estrategia Editorial. Pues no es otro que Hank Kanalz.

¿Cómo? ¿que no os suena?

Pues tampoco ha cambiado tanto desde 1992.

Y recordáis con quién se juntaba en 1992 ¿no?

Y con quiénes se juntaba en 1992 ¿no?

Y a lo que se dedicaba en 1992 ¿no?

 

 

 

A dialogar el tebeo que vendió cientos de miles de ejemplares y revolucionó la industria, además de diseñar el logotipo de la compañía que trajo esa revolución, esa I que un cuarto de siglo después todavía perdura.

Lo dicho, si el Renacimiento de DC es cosa de marketing y Estrategia Editorial, tranquilos todos. Está en buenas manos.

Héroes del ganduleo (I): John Byrne

John Byrne es un artista en evolución constante: lleva cuarenta años de carrera buscando la forma de trabajar cada vez menos. Vamos a repasar algunos de los hitos de su trayectoria

1977: Empiezan a desaparecer los fondos de algunas viñetas. Total, para qué: el lector ya sabe dónde están los personajes, el resto es estorbar a la narrativa

ByrneAvengers165

1981: Deja la Patrulla-X para ahorrarse tener que discutir los argumentos con Claremont y se pasa a Los 4 Fantásticos, donde él se lo guisa y él se lo come. Durante esta etapa el artista canadiense descubre que si en vez de dibujar a lápiz y entintar después dibuja a tinta directamente todo es mucho más rápido

ByrneFFff252

1983: El número 6 de Alpha Flight contiene una pelea de dos personajes blancos en una ventisca de nieve. Sí, muchas risas, pero Byrne se ahorró dibujar cinco páginas y parte de otras dos. Años después repetiría el truco en Hulka, incluso echándole más morro aún

ByrneAlphaFlight6

1990: Byrne descubre la rotulación por ordenador antes que casi nadie, con lo que a partir del 8 de Namor deja de escribir sus frases para el rotulista Ken Lopez y las escribe directamente sobre las viñetas

ByrneNamor8

1999: John Byrne se centra en hacer tebeos ambientados en el pasado o fuera de continuidad, con lo que ya no está obligado a leer los tebeos de los demás

ByrneChapterOneGenerationsHiddenYears

2005: Byrne alcanza el zen del dibujante. ¿Currárselo? ¿Para qué?

ByrneActionComics827

2006: Qué raro, mis tebeos ya no venden como antes. Viviré de hacer dibujos por encargo a fans nostálgicos con pasta

ByrneComission

2013: El más reciente paso en su evolución, adelantando por la derecha a Greg Land. ¿Para qué dibujar si puedes poner bocadillos sobre fotografías?

ByrneStarTrekAnnual2013

Eso sí, trabajar menos no le hace ir más rápido: el canadiense solo ha publicado media docena de fotonovelas de Star Trek en tres años, una nadería si lo comparamos con el Byrne ochentero de las cien páginas al mes. Y es que ser un gandul conlleva mucho, mucho trabajo

Tuiteando en diciembre

Pues eso, que las últimas semanas del año pasado dije estas cosas (entre muchas otras) en Tuiter y en Instagram

Buena frase para ligar, Capitán #otg1 #marvel

Una foto publicada por Eme A (@emea75) el

La Seducción Científica de Conan el Bárbaro #ssc177

Una foto publicada por Eme A (@emea75) el

Conan el Cuñao #ssc186

Una foto publicada por Eme A (@emea75) el

Suspenso en credulidad

Las cosas que ocurren en los cómics, ¿cómo tomárnoslas en serio si ellos mismos parecen muy lejos de poder hacerlo? Pensemos en figuras como la de… yo qué sé… alguien al azar… sí, totalmente al azar…

Lex Luthor.

Lex Luthor es un señor que, antes de aquello de Smallville de que todo el mundo entrase en su mansión y no le dejaran tomarse tranquilo el café, o lo de la película esa en la que lleva unos pelos raros y ha inventado CaraAmigo. Uno de esos. Bueno, antes de eso, decía, cuando era un personaje en los cómics, tenía toda una serie de maldades a sus espaldas. En serio, hizo de todo. En Tierra 1 y en Tierra 2. No había crimen lo suficientemente grande. O pequeño.

lexluthorcakes

Así que toda una vida de maldades más o menos públicas, varios planes megalómanos y algún traje artificial después, más un cambio de universos y, por supuesto, los tradicionales juegos florales con la continuidad y todo aquello que, en fin, acaba siguiendo una lógica que pasa por, en breve, un avanzado cáncer porque cosas, clonación de su cuerpo, paso a un cuerpo más joven -con pelo- -y barba-

luthorclone32-e1427672047985

-seduciendo al clon de Supergirl por el camino- -pero mejor no entremos en eso de nuevo- que cuando empezó a degradarse porque los clones siempre se degradan -y pierden el pelo, claro- le sirvió para acabar atrapado en su propio cuerpo clónico del que solo pudo salir gracias a un pacto con el diablo.

En serio y literalmente. El demonio Neron le ofreció recuperar su juventud -un decir- -no incluía su pelo- y sus actos a cambio de su alma. O algo. En realidad uno no debería fiarse demasiado de Neron, estamos hablando del tipo que le ofreció a Batman comprar su alma a cambio de que Jason Todd estuviera vivo, algo que él jamás hubiera aceptado, por supuesto. Pero Lex es Lex. Y había tenido unos ’90s complicados como hemos visto.
luthorclone51 luthorclone52

Por supuesto uno podría pensar que todo esto no era más que una excusa para traer de nuevo al Luthor de siempre y, de paso, encontrar una forma de arreglar su imagen pública.

Porque todo y cualquier cosa que hubiera hecho Lex Luthor pasó a ser culpa del clon. Sí, ese que estaba deteriorado y blablabla… Mientras tanto el ‘auténtico’ Lex estaba escondido y no había sido culpable de nada. Daba igual que le sacaran libros no-autorizados como este:

lex2

¿Quién iba a creer que alguien con tanto dinero permitiera un libro con semejante portada?

Pero lo mejor de todo es que todo esto de pactar con el diablo, del peinado, de su notoriedad pública, ¡TODO!… iba dirigido a una sola causa.

lex2000

¡Ja! Qué ridículo. ¿Cómo esperaba realmente alguien en DC que creyéramos que podía acabar siendo presidente alguien como él? Con todo ese pasado, con tanta facilidad para echarle los errores a los demás, ¡pactando con el diablo! ¡BAH!

Además, todos sabemos que no acabaría la legislatura, que seguro que antes de eso -y aunque haya tenido oportunidad de meter Nuestros Mundos En Guerra– acabaría perdiendo la cabeza y volviendo a las andadas como si un mal guionista estuviera por medio.

6-1

Así que no me pidáis que intente creerme en absoluto que alguien como él podría llegar al poder en USA. ¡JAMÁS! No se me ocurre ningún tipo de tragedias consecutivas que se hubieran tenido que dar para que eso acabara pasando.

descarga

Y por eso sé que lo único por lo que tengo que preocuparme es porque alguien pudiera haber llegado a pensar que algo así podría suceder.

¡CRÉDULOS!