Atlantis is Calling

Bienvenidos a un nuevo Dia de los Muertos. Una vez al año podemos contemplar cuerpos muertos moviendose ante nuestros atónitos ojos con espasmódicos pasos animados por el leve recuerdo de cuando estaban vivos.

Y si cambiamos de cadena para no seguir viendo a Cospedal nos topamos con zombis.

Este día la magia oscura lo invade todo. Las calles, los campos, los oceanos, y los cielos. Sí, incluso los mismísimos cielos.

Noticias de Halloween, Telemadrid, vía agencias, octubre de 2018

Las Crónicas de Atlantis #1, Peter David & Esteban Maroto, enero de 1990

¿Coincidencia? ¿Serendipia? ¿Taquiones?

¡Tú decides!

Para mi que va a ser…

Homenaje
Taquiones
Disisjaloguin disisjaloguin jaloguinjaloguinjaloguin
La Atlantis de la Marvel es mejor
Created with Quiz Creator


¿Eh? ¿Cómo? ¿Que el Asteroide Calavera no va a destruir la tierra en Halloween? ¿Que en realidad ni siquiera tiene forma de calavera? ¡Imposible!

Por cierto, ¿ya lo ha visto Jotacé?

 

Cosas de Brujas

La División de Estudios ArchieLógicos debe una vez más aparecer por aquí para hablar de Archie Comics. Una editorial que no deja de darnos alegrías.

Por ejemplo, esta semana, el estreno de la serie Chilling Adventures of Sabrina.

Una serie que, resumiendo mucho, adapta este cómic.

Sí, sí, ya sé. Posiblemente hayáis oído que adapta este otro.

Pero todo tiene una explicación.

Ah, perdón, no, en realidad el principio era el final. Bueno, ya sabéis cómo va esto en realidad. Lo primero es lo último así que esa es la historia más fácil de contar, cómo siempre esperamos que lo último que sabemos de algo sea lo primero que hay que saber cuando, en realidad, ni el principio ni el fin están realmente claro.

Obvio, ¿verdad?

Son los taquiones.

Por eso lo que la gente recuerda de Sabrina suele ser la serie.

 

Ah, sí, claro, que no os referís a esa, que normalmente os referís a la que reciente.

 ¿Qué? Esa es la reciente pero no la última. La última es esta:


Pero, claro, no siempre es tan sencillo diferencias lo que se ve en los cómics de lo que se ve en la televisión.

Por suerte somos una sociedad avanzada.

Pero, como iba diciendo, eso fue en otra época. De 1996 a 2003. La serie de imagen real. La primera, digo. Porque la primera animada es de 1971. La segunda de animación es de 1999. La tercera es ya de 2002. Y la cuarta de 2013. ¿Qué? Claro, la cuarta, la de CGI.

Ah, es cierto, la que no os había puesto era la tercera. Perdón:

Así que, como decía, esto de que cada vez que se toma una adaptación se realice de manera distinta y se adapte a los gustos, modas y necesidades es… bueno… casi inesperado.

Puede salir mejor,

salir peor,

pero lo raro sería que saliera igual.

¿Que si se han hecho cosas raras en los cómics con Sabrina?

Os diré. Pero, venga, hagamos un poco de historia, que sé que es lo que os gusta.

La primera aparición del personaje tiene lugar en Archie’s Madhouse #22, en 1962. Hace 56 años. Se conserva bien, se nota que es bruja. En aquel entonces no era protagonista aún de nada, y no lo sería de manera más regular hasta que en 1969 -y una Embrujada de por medio- se convirtiera en un personaje fijo de Archie’s TV Laugh-Out. A partir de ahí acabaría teniendo título propio en 1971.

Sí, le dieron título propio a la vez que serie de TV. ¿Quién lo hubiera pensado?

Es el título que todos nos podemos imaginar con Sabrina viviendo junto con su tía Hilda y su gato Salem. ¿No le veis ahí en la portada? Es ese gato que es un gato, no habla, no tiene poderes mágicos y es de color naranja. Classic Salem!

En esas historias hacía lo habitual en ella de enfrentarse a Della

la jefa de las brujas Spellman. Mucho antes de que llegara Enchanta, la jefa del Consejo de Brujas. Aunque es cierto que un poco de remplazo también era, porque la primera gran enemiga de Sabrina había sido otra bruja. Rosalind.

Pero seguro que sabíais ya todo eso.

La tía Zelda tardó un poco más en llegar, los cambios son así.

Zelda se une en 1968 mientras que Hilda, que había sido la presentadora de Archie’s Madhouse desde antes de que hubiera aparecido la propia Sabrina, se unió a ella mucho antes. Ah, sí, Zelda es la del pelo verde.

En los cómics, quiero decir. Así no tenéis que jugar a Which witch is wich?.

En cualquier caso, esa serie regular duró hasta 1983. No volvería a tener hasta 1996, a cuenta de ya sabéis qué y con los cambios esperables:

Bueno, unos más que otros.

Es curioso como cosas como la forma de actuar de Salem se unificó a la versión de la televisión, aunque eso significara cambiar al que era el pariente habitualmente metido en líos, de apariencia flamboyant y… bueno, en realidad ya le conocéis.

Quiero decir, está dos portadas arriba, a la izquierda, con la chaqueta azul.

La serie de Sabrina de los años noventa tuvo, por su parte, una serie de evoluciones. En 2001 decidieron que la serie de animación tendría más interés para los lectores de cómics que la de acción real, así que…

Aquello duraría poco más de 3 años hasta que pensaron que había que darle un giro. La cancelación de la serie seguro que no tenía nada que ver.

¿Qué? Sí, Salem en la serie de animación era gris pero para esta versión vuelve a ser blanco y negro como el de… sí, bueno, el blanco… Mirad, it’s very difficult todo esto. Casi os explico la continuidad de Donna Troy. Sobre todo porque para el 57 pensaron que, en realidad, lo que le gusta a los jóvenes es el manga.

Lo cierto es que, ya que estaban, decidieron hacer un Manga take-over completo y

Ya que estaban en esto, empezar a sacar recopilatorios en blanco y negro y formato manga con esta pinta.

Eh, que llegara hasta el número 100 demuestra el interés.

Igual que lo demuestra la mini-serie que tomaría el relevo a la numeración durante los 4 meses posteriores.

Donna Troy, como decía.

Tanto da, ahí comenzaron los problemillas judiciales de la editorial. *cof* Y por eso no volvimos a tener serie de Sabrina.

Hasta que llegaron esos cómics de terror que decíamos antes, ya sabéis.

Que son los que han servido de inspiración para la serie de televisión.

Aunque, claro, los cómics son más para adultos que la serie.

Ya sabéis cómo es ese medio, el streaming. No es como si pudieras hacer cosas como en las cadenas generalistas, como esa que echa The CW, esa Riverdale que incluye historias de webcams sexuales, crusing en el bosque, sectas, sacrificios de bebés o un juego de rol comandado por un tipo con un disfraz muy extraño que puede estar detrás de varios crímenes. Eso es material para la televisión en abierto, igual que el feismo, la violencia y las decisiones algo extremadas en las decisiones de los personajes lo son de los cómics.

El streaming tiene que aprender a mantenerse más abierto a un entretenimiento familiar. No podemos pedirle que llegue a donde los otros medios.

Y así estamos ahora. Con un primo Ambrose, un gato Salem que se aparta del que todos conocemos porque no es naranja y, en fin, todas esas cosas que lo llevan al material original. Lástima que Zelda no lleve el pelo exactamente verde.

Por supuesto es un cómic que se basa en uno anterior,

que aparecía nada menos que en Red Circle.

Sí, lo de los macizos sin camiseta, pero cuando era lo de los cómics adultos de Archie.

De hecho, habían cogido la publicación en el número 6. Del 6 al 11 en el que lo cancelaron. Como tantos otros cómics de terror de la época. Y mira que, como a muchos de ellos, los pasaron a esos sellos adultos desde otros generalistas.

Sí, desde el número 3 estaban ya poniendo lo de Red circle, aunque sin oficializarlo. Del 3 al 5. Y mira que lo intentaron con ganas porque, claro,

venían de los dos primeros números con Sabrina haciendo de anfitriona y presentadora del mismo.

Para eso había que aprovechar la época. Que era 1972 y Sabrina había tenido serie de TV y todo eso. Sí, esta es la primera versión, al setentera. La que os he puesto antes.

Ya os lo había dicho, ¿verdad? Estamos yendo en círculos. Lógico, ya es casi Halloween.

Efecto Dominó

-Buenas, señor librero, ¿tiene el tebeo de Dominó?
-Pues ahora mismo no sé. ¿Tiene que ser el de Dominó?
-Sí, porque es para mi hija de once años y me he informado bien. La guionista, Gail Simone, es una feminista que retrata a la protagonista como una mujer emponderada. Y el dibujante, David Baldeón, hace unos dibujos supercuquis y para nada cosificadores

domino 2018

-Pero es que eso es muy reciente y todavía no ha salido en español. ¿Le interesa en inglés?
-Claro, así la niña practica idiomas
-En inglés ahora mismo tengo este recopilatorio. No es lo de Simone y Baldeón, pero es justo lo anterior

domino tpb

-¿Pero es el mismo tebeo que le he dicho?
-Claro, es igualito. Con la misma protagonista. Para tías y tal

Y estos fueron los tebeos feministas y nada cosificadores de Dominó que leyó la hija de la mujer bien informada:

domino 1997

domino 2003

domino 2010

La X-pinita clavada

Una (más) de las cosas buenas de conseguir el éxito es poder hacer aquellas cosas que antes no te permitían. No se trata necesariamente de grandes excesos ni dispendios grandiosos, basta con que el mismo portero que antes no te dejaba pasar en aquel restaurante sea ahora el que te acompaña sonriente hasta tu mesa reservada en un rincón privilegiado.

En el caso de ROB!, como cualquier otro fan amamantado con la Patrulla-X de Claremont y Byrne, y los Titanes de Wolman y Pérez (que no deja de ser La Patrulla de DC), uno de sus fetiches iniciales fueron los mutantes. De tal manera que cuando por 1987 quiso por primera vez publicar unos personajes de creación propia, George Pérez ya estaba ahí.

Y sí, eso son pies. Todavía estaba puliendo estilo.

 Y tanto Titanes con Mutantes estaban presentes en el mensaje publicitario.

Sí, la fecha de publicación del Special no queda clara según mirases un anuncio u otro, pero eso no tuvo gran importancia porque ese tebeo nunca se publicó. Megaton Comics quebró justo después de hacer estos anuncios y no sacaron nada más. Podemos hacer cábalas de cómo hubiera evolucionado la historia del comic-book si la salida de Youngblood se hubiera adelantado cinco años. A lo mejor en vez de hablar de Los Noventa nos refeririamos a Los Tardochenta. Pero no pudo ser. Aquel anuncio haciendo referencia a los X-Men no cuajó.

Seguimos adelante. 1992. ROB! ya está en la cresta de la ola con X-Force en Marvel y se plantea migrar a pastos más verdes. Image ya ha sido diseñada como una filial de Malibú Comics y los artistas anuncian en las revistas especializadas sus próximas creaciones.

Pero a ROB! el departamento legal de Marvel le pide que cese y desista con eXecutioners y las referencias a X-Force. Otro anuncio que no cuajó, y ROB! tuvo que echar mano de los Youngblood para iniciar la Era Image.

1996. Marvel y DC han agostado el mercado a base de sacar porrones de títulos sin concierto ni sentido. Mientras los artistas originales sacaban adelante sus estudios y sus títulos en Image, las Dos Grandes inundaron las estanterías con imitaciones que raras veces alcanzaban las cotas de Genialidad del producto a imitar. Inflación, compradores-especuladores que dieron la espalda al fenómeno, cierres de distribuidores y librerías. En este contexto Marvel se plantea un cambio de estrategia, comienzan los crossovers con aquellos personajes que tanto tiempo pretendieron ignorar.

Los tebeos se venden y Marvel comienza tímidos contactos con ROB! y Jim Lee de cara a un posible retorno a la editorial  que fructificaría el año siguiente con los Heroes Reborn.

Y entonces sí que sí.

Aquí no hubo pegas ¡por supuesto que puede, que ingenioso es usted, Don ROB!, adelante!

Y como siempre habrá quien arguya que ROB! no tuvo que ver con este título, que los autores fueron otros, por mucho que la portada del especial fuera un homenaje al artista…

…para eso están las páginas de créditos.

Todo llega. Póngame en una mesa cerca de la ventana, por favor.

Lo que hice el último verano (II)

Entre los tebeos que me leí estaban este tomo de Thor y este otro de Snoopy

La rehén más hermosa #thor184 #marvel #los70

Una publicación compartida de Eme A (@emea75) el

Lady Sif, el justo trofeo #thor187 #marvel

Una publicación compartida de Eme A (@emea75) el

Una sutil forma de sugerir a Lady Sif que quizá esté hablando demasiado #thor195 #marvel

Una publicación compartida de Eme A (@emea75) el

El Hombre Absorbente no pelea con chicas #thor206

Una publicación compartida de Eme A (@emea75) el

¡No lo es, Charlie Brown! ¿Quieres dejar de ser tan chungo? #peanuts1992

Una publicación compartida de Eme A (@emea75) el

Los uniformes de Quasar

Cuando Quasar estrenó serie propia, allá por 1989, lo hizo con su uniforme tradicional heredado de su etapa como Marvel Boy

quasar 01

Pero los 90 eran época de cambios, y no sé si se le ocurrió al guionista Mark Gruenwald, al dibujante Greg Capullo o si vinieron órdenes de arriba, pero Quasar cambió de uniforme a la altura del nº18

quasar 18

A pesar de las elogiosas palabras escritas por Gruenwald estaba claro que el uniforme era más feo que pegarle a un padre, y Quasar sufrió un segundo rediseño tan solo medio año después, en el nº25

quasar 25

Por aquel entonces se publicó un tebeo del que muchos habréis oido hablar (sobre todo en 2018), El Guantelete del Infinito. Y el cambio de Quasar fue tan apresurado que mientras que en los cruces de la serie regular con el Guantelete Quasar lleva el uniforme nuevo, en la miniserie troncal del evento… Bueno, parece que nadie les avisó del cambio

quasar gaunlet

Mark Gruenwald, como buen enfermo de Marvel, parcheó este atentado contra la continuidad en el nº28 de la serie del superhéroe cósmico, haciendo que Wendell Vaughn… se equivocara de uniforme

quasar 28a

Sí, así de sencilla es la explicación de Guenwald al cambio de uniforme en El Guantelete: ¡no fue un error del dibujante, sino del propio personaje! ¡GENIAL!

quasar 28b

Esta semana Mark Gruenwald hubiera cumplido 65 años. ¿Hace falta decir lo mucho que le echamos de menos en este blog?

Metropolis Fashion Week

El reciente anuncio de retorno a los tradicionales calzoncillos por fuera pone nuevamente de actualidad al superuniforme.

Y es que el reemplazado Nuevos-52 es probablemente el traje que más haya durado si contamos sólo versiones que intentaron hacernos creer que eran definitivas. Ciertamente el Último Hijo de Krypton™ viste uno de los diseños más icónicos del séptimo arte.

Uno cuya inalterabilidad salvo pequeños detalles sólo rivaliza con el spandex de Spider-Man o los pantalones hechos cisco de Hulk. Básicamente los cambios que se han ido produciendo se han limitado al tamaño del logotipo o al número Pantone de sus colores.

No es de extrañar, por ello, que el mayor cambio que se ha producido en su singladura, el que sigue siendo recordado décadas después y seguirá siendo objeto de estudio de investigadores futuros no se produjera en su ropa sino en su corte de pelo.

Como ya os veiais venir…

…estoy hablando del legendario supermullet.

Ríos de tinta se han vertido sobre papel comentándolo. Oceanos de electrones fluyen por la Red de Redes™ analizándolo. No voy aquí a desglosar sus virtudes o defectos, me limitaré a señalar que el consenso es que algo así sólo podría haber sucedido en los enloquecidos años noventa. Pero ah, amigos adláteres, existe otra gran década de los tebeos. La década olvidada por todos cual tierra paralela de versiones furry de superheroes. Esa década tan ignorada y despreciada que parece mentira que apenas ocho años nos separen de ella.

La década cero-cero.

Y de hecho ni siquiera había comenzado cuando en agosto del 2000, en un episodio de relleno de una serie de Flash que aguardaba impaciente el desembarco de Geoff JOHNS!, un visionario Ron Lim nos regaló con un cambio de aspecto del Hombre de Acero™ todavía más innovador que el supermullet. Sólo los más avezados exploradores de los profundos recovecos del canon deceita conocemos su existencia y mantenemos vivo su recuerdo.

Porque el mundo debe saber que en el episodio 163 del segundo volumen de Flash, durante un instante tan fugaz como glorioso…

…Kal-El lució unos ESPECTACULARES pendientes de oro con forma de S de Superman “esperanza” en kryptoniano.

Un iconoclasta y rompedor look que, ay, los anquilosados responsables de la DC, demostrando nuevamente su pertinaz falta de perspectiva, desaprobaron de inmediato volviendo al tradicional y aburrido aspecto libre de piercings en menos de lo que canta un pájaro azul de Krypton..

Tekno Logia

Los Noventa fueron La Explosión. La explosión de las historietas molonas, la explosión del manga, la explosión del color informático. Los avances tecnológicos fueron aprovechados por la industria como gasolina para avivar esa explosión. Y estos avances se aplicaron, cómo no, a todo lo aplicado al diseño editorial. Correos de los lectores con fuentes y fondos de colores caleidoscópicos, publicidades epileptizantes, y mucho, mucho horror vacui. Cualquier hueco era aprovechable para poner un efecto, un fondo, un gráfico, un letrero. Que se notase que no faltaba de ná. Eso de que lo simple es elegante se lo inventó la gente simple. Y es que en aquella época efervescente cualquiera podía dedicarse al diseño a poco que se manejase algo en el Geocities.

htmls, CD-ROMS, modems…, toda una novedosa tecnojerga a rebufo de una autopista de la información que iba camino de ocupar más discos que la mismísima enciclopedia Encarta.

Y lo más de lo más en aquel entonces, combinando diseño, historieta y manganime…

Diseño molón es poder meter el código de barras y que el ojo apenas llegue a percibirlo

…tenemos publicidad de cromos de Dragon Ball Z en las contracubiertas de los cuadernos de historietas ¿dije “cromos“? ¡Cielos, no! ¡los cromos son cosas de carrozas, no como nosotros que vamos a cambiar de siglo, de milenio! ¡esto no son cromos, son Cards! ¡mejor aún, son Changingcards!

Eh, y nada de pensar que son dibujos de palo, que aquí hay tecnología, nada que ver con aquellas Tarjet Cards que se sacaron los de Ediciones Este dibujadas por algún familiar. No, lo nuestro es lo último de lo último…

…tecnología screener, titis.

 

(y no, no pone “Ilmágenes”, lo primero es un signo que antes se usaba cuando las exclamaciones…)

Matematicalendario

No nos cansamos de alabar los Años Noventa por su influencia en los comic-books. Nunca un nombre de década ha dicho tanto. Y pocos autores han definido esos Gloriosos Años como ROB! Liefeld. Y como ROB! inició su Gloriosa Andadura ante el gran público con Halcón y Paloma se tiende a encasillar a obra y personajes como noventeros.

Pero que no os engañen músculos y pistolones. La Mítica Miniserie Original data de 1988, y la serie regular derivada de la misma, cuya primera portada teneis arriba, es de 1989. Se trata por tanto de una serie ochentera.

La diferencia entre ochentero y noventero es radical y drástica. De hecho, la serie regular de Halcón y Paloma (1989-1991) constituye un mirador de excepción para darse cuenta de ello. La primera escena de la primera página del primer número, dibujado por nuestro amigo Greg Guler, grita “¡Ochentas!” por todos lados.

Típico escenario random de campus universitario con cemento, chavales leyendo el periódico en el suelo, y sobre todo la moda. Esos ropajes, esos colores, ese entalle de los pantalones y esas camisas bien metidas por dentro. Eso era juventú. Que bien peinados ellos y cuanta laca ellas.

Es ver a estos muchachos tomando un malteado tan formales, tan sonrientes, tan pulcros, con tan buena educación, que casi dan ganas de votar a Ciudadanos ¿cuándo se echó a perder nuestra juventud universitaria?

La estética ochentera impregna todo este episodio de 1989. Claro ejemplo es este duro inspector de policía. La dureza viene demostrada por el mullet, los walkman y ESA CAMISA.

Esa camisa. No había color informático todavía, pero ser colorista en los Ochenta era deporte de riesgo.

En episodios posteriores, siempre en 1989, se mantiene la tendencia estética en protagonistas y secundarios.

Camisas por dentro, hombreras, peinados, diseños en los jerseys…fue por esa época por la que Romita Jr se desmelenaba cambiando uniformes en la Patrulla-X.

 

Hasta que nos plantamos en el número 22 de la serie, con fecha de portada Marzo de 1991, aparecido en tiendas en Enero. El primer episodio de la serie en la década de los Noventa. Sí, al igual que el siglo XXI comenzó en 2001 las décadas no empiezan por cero, sino que terminan. Aunque este número no lo dibuje Guler, fijaos en la portada:

Dureza, energía, dientes, gafas de sol y barba de tres días. Testosterona. Bienvenidos a los Noventa. Casi seguro que el nombre del malo en dos palabras en vez de en una sola fue un error de transcripción.

Y en el interior el bueno de Hank/Halcón que va dejando atrás su pulcritud ochentera.

¿Que si el cambio fue tan radical? acabamos de ver el número 22, volvamos al 21, del mes anterior ¿era ochentero?

Lo era.

Pudo haber sido casualidad, por el cambio de dibujante… Vale, pues vamos entonces con el último número dibujado por Guler, el 27, con fecha Agosto de 1991. No es sólo la barba, no.

Es que Hank ya nos lleva la camiseta por fuera.

Y nuestro amigo inspector…

Uniforme, pistola, barba y el mullet recogido en coleta.

No hablamos de una evolución de décadas o años, sino de un número al siguiente, de un mes al siguiente, el mes que marcó el paso de los Ochenta a los Noventa.

CONCLUSIÓN: Los Noventa eran TAN importantes y necesarios que llegaron en seguida. No le dieron a los ochenta ni tiempo a empaquetar y despedirse.

AVIV s’Ö9!!