Spider-Man. Y sus amigos.

Si en Amazing Spider-Man 325 Todd McFarlane había dibujado a Spidey junto al Capitán América en un tebeo con fecha del Noviembre de 1989, apenas dos meses después, el primer tebeo de Spidey en aparecer en 1990 contaba con Hulk en la portada. Spider-man no iba a dejar de ser un personaje tremendamente sociable en los años siguientes, coincidiendo, de la mano de Erik Larsen con el Castigador en el número 330 o con el todopoderoso Thor en el número 339, donde el Dios del Trueno le hacía un favor al trepamuros para librarse de una bomba en el espacio. En Febrero del 91 aparecería Cárdiaco, antihéroe al que podemos considerar acompañante y aliado de Spidey con el paso del tiempo, pero si buscamos algo más convencional, en Junio del 91 le veríamos junto a los Vengadores en la portada de Amazing Spiderman 348. Y un par de meses después, en el Annual número 25 de la colección, volvería a aparecer junto a Iron Man y Pantera Negra. En octubre la serie sería visitada por Nova, y un mes después ambos héroes seguirían juntos en un arco de 6 números que les uniría en equipo con el Castigador, el Caballero Luna, Darkhawk y NightThrasher.

Con la llegada de 1992, y terminado el arco argumental de los sidekicks molones, se consolida la llegada de Bagley a la colección y la primera aparición de Matanza como villano, lo que nos llevaría a la presencia de Veneno cada vez más en un rol de aliado (lo que acabaría llevando a su propia colección como antihéroe un año después). En el Annual del 92 Spidey coincidiría con los Nuevos Guerreros, otro equipo que tendría importante relación con él en los años venideros. En Amazing Spider-man 366 Spidey pediría ayuda al Capitán América, y en el número siguiente contaría con el apoyo del héroe antiterrorista Solo. En 1993 el Annual de la cabecera principal contaría el origen de un nuevo antihéroe, Anexo, para el que pronto habría también una miniserie de 4 números. Pero es que para mediados de ese año comenzaría otro gran arco que reuniría a Spidey con un grupo de viejos y nuevos aliados.

Matanza Máxima fue el gran crossover arácnido previo a los clones, una historia que constaba de 14 números y aunaba las 4 colecciones de Spiderman del momento. Hago aquí una pausa para destacar esto: durante los años de los que hablamos se publicaron 4 cabeceras del personaje al mes, y todos estos cruces y colaboraciones solo corresponden a la primera de ellas. Pero Matanza Máxima es un gran ejemplo de Spidey como héroe solitario. Durante esta prolongada peripecia macabra veíamos luchar junto a Spidey a Veneno, la Gata Negra, Morbius el Vampiro Viviente o a Capa y Puñal, pero también al Capitán América, a Puño de Hierro, Deathlock o a Estrella de Fuego. Y con Estrella de Fuego cabe hacer otra pequeña pausa, porque los orígenes del personaje se remontan atrás en el tiempo. En 1981 se había dado luz verde a Spider-Man and His Amazing Friends, que durante 24 capítulos y tres temporadas estableció a Spidey como un héroe colaborativo que luchaba junto a dos compañeros: el Hombre de Hielo y Estrella de Fuego. No serían los únicos “amazing friends” de la serie, en la que aparecerían entre otros el Capitán América, Daredevil, Hulk, el Doctor Extraño y por supuesto varios X-Men.

La siguiente serie de Spiderman sería Spider-Man The Animated Series, estrenada en 1994 y en la que aunque la titularidad del programa la mantuviera en singular el trepamuros, veríamos a algunos de estos y a otros muchos personajes de Marvel como Nick Furia, Blade, el Castigador, los 4 Fantásticos o Máquina de Guerra, aparte de un memorable cruce con X-Men The Animated Series, un remedo de Secret Wars y un cameo de Stan Lee.

Mientras, durante el 94, la aparición de personajes en los cómics de Spiderman no pararía. Iron Fist en la cabecera sencillamente llamada Spider-Man, en los números 41, 42 y 43, nada más comenzar el año. En Mayo la serie trimestral Spider-Man Unlimited contaría con la Antorcha Humana, y el siguiente número en Septiembre, con Thor. Seríamos testigos de un cruce en Web of Spider-Man con La cruzada del infinito, uno de esos arcos llenos de personajes cósmicos y terrícolas. Y a finales de año, con el comienzo de la Saga del Clon, aún visitará Daredevil tanto la cabecera de Spectacular como la de Amazing.

Es cierto que durante los años siguientes, la cantidad de cameos y apariciones de otros héroes en los cómics de Spider-Man se reduciría. No quiere decir esto que Peter Parker se quedase solo, estaría acompañado de su clon y “hermano”, Ben Reilly. También tendríamos ocasionales apariciones de Marta Plateada, Luke Cage y Puño de Hierro, el Castigador o Daredevil. Además, durante los primeros meses de 1995 contaríamos con la colección Spider-Man, Friends and Enemies, en las que le veríamos interactuar con algunos superhéroes nuevo cuño de los Nuevos Guerreros, grupo al que Ben Reilly se uniría en agosto de ese año.

Y todo esto sin hacer de menos las apariciones de Spidey en otras colecciones. Spidey en 1990 estuvo junto a los Vengadores entre el número 314 y el 318 de la cabecera de los Héroes Más Poderosos de la Tierra. Al año siguiente se le valoró como miembro formal del grupo, algo que no pasaba desde hacía 25 años. Y no conviene olvidar tampoco que en 1990 habría entrado a formar parte de los Nuevos 4 Fantásticos junto con Hulk, Lobezno y el Motorista Fantasma. La cosa duró un par de números, pero al año siguiente Spidey volvía a aparecer en la saga el Guantelete del Infinito. Durante los años siguientes estuvo invitado a las portadas del Motorista Fastasma, la Sensacional Hulka y muchos más. También prestó su apoyo a nuevas cabeceras de sus secundarios, como la de Veneno o Merodeador.

A todo esto, en 1995 ve la luz una nueva cabecera con un inusual crossover. Spider–man and Batman, guionizado por J.M.Dematteis y dibujado por Mark Bagley, es una rareza dentro del mundo del tebeo, pero por algún motivo, Marvel y DC se encontraban bastante dispuestas a llevarse bien, como si algo hubiera ocurrido que les obligase a cerrar filas contra un enemigo común. Un enemigo GENIAL!

Es verdad que 1996 es un año con muy pocas apariciones de Spidey fuera de sus colecciones, y al mismo tiempo el desenlace de la etapa de los clones no daba mucho margen a apariciones invitadas. Sin embargo, precisamente por lo oscuro que estaba el tono de las colecciones “canónicas”, aparece The Adventures of Spider-Man, una colección basada en el universo de la serie televisiva que en abril estrenaba número 1 con el Castigador. Dos meses después llevaría en portada a la Patrulla X, y para antes de terminar el año también habían pasado por ahí los 4 Fantásticos. En Marzo de 1997 Spidey aparecería junto con Daredevil en el número 17 de la reiniciada cabecera del Castigador. Unos meses después aparecería en Uncanny X-Men 346 y a finales de ese año Deadpool se introduciría en un cómic del personaje en el número 11 de la colección escrita por Joe Kelly.

Pero para entonces algo más había ocurrido: La editorial había decidido lanzar una nueva versión de su cabecera Marvel Team-Up, y de nuevo Spidey era el protagonista. La serie tuvo un escaso recorrido, aunque cuenta con la primera vez (y aquí invoco la sabiduría Adlater si me equivoco) que Blade y Spidey se cruzan en la continuidad oficial, a pesar de haber salido ya en la serie de dibujos. Curiosamente tras este número, el séptimo, el personaje protagonista de los Team-Ups para a ser Namor, y cuatro meses después la colección está para cerrar.

Sin embargo, para 1998 Spidey ya vuelve a estar en plena forma atrayendo gente a sus cómics. Estela Plateada aparecería en Amazing Spider-Man 430, Daredevil 8 números después, y casi simultáneamente coincidiría con el Motorista Fantasma en Spider-man 93. También le veríamos aparecer en las páginas de los Vengadores de Kurt Busiek. Al final de la década lo encontrábamos también en la nueva cabecera de Daredevil, dibujado por Joe Quesada o junto al Hombre de Hielo en el número 3 de la flamante nueva colección Peter Parker: Spider-man. El siglo XXI le depararía a nuestro trepamuros muchísima actividad, colaboraciones y encontronazos de todo tipo. Pero si tras este repaso podemos sacar algo en claro es que si ha habido un momento para considerar a Spider-man un superhéroe solitario que trabaja solo, ese fue el de mediados de los 90, durante la saga del clon. Una época, por supuesto, siempre muy reivindicable.

Esta portada no incluye tropos antisemitas porque Bennet solo hacía los interiores. La portada es de Tom Lyle.

Los tebeos son los ríos

El otro día me leí Heroes Reborn. La nueva. La de Jason Aaron. En esta nueva década en la que, como en todas, se empiezan a añorar las cosas que leías cuando todavía podías tomar hiperprocesados sin sentirte mal durante una semana, parece que todo regresa. Aunque es verdad que Marvel lleva tan puesto el acelerador que a veces parece como que nunca se ha ido.

Por ejemplo, oficialmente Kaine Parker, el malogrado clon de Spider-man, murió oficialmente en Spectacular Spider-man 227, publicado en 1995. Sin embargo, el personaje era demasiado popular, se le dió un pequeño arco de redención y siguió apareciendo durante los 3 años siguientes, dispuesto a vengarse de Norman Osborn por haber estado detrás de todo el asunto de los clones. La cosa se quedó en unos pocos ganchos pero nadie se animó a continuar aquello y como por el 98 ya se dejó de hablar de él.

Hasta que llegó 2009, y es que 11 años después, Marc Guggenheim decidió que no debía olvidarse de ello, de modo que decidió traer de vuelta a Kaine en Amazing Spider-man 609, todo a cuenta de un viejo asunto pendiente de Ben Reilly, claro.

Ah, Ben había muerto en 1996, al final del arco Revelations que ponía punto final al asunto de los clones. Desde entonces había aparecido escasamente en algún flashback breve o alguna mención peregrina, pero su regreso en forma de flashback con arco relevante en 2009 era algo distinto. Guggenheim había abierto la veda. Al final del arco de tres números, Kaine escapaba… para ser convertido poco después en un monstruo arácnido por el Chacal.

Ah, sí, el Chacal también había regresado. Realmente nunca murió, o algo así, sino que había sido un clon suyo… en fin, el viejo truco de los clones, los Muertebots y los replicantes de Thanos, ya sabéis. De hecho, que Miles Warren estaba vivo lo llevábamos sabiendo desde 2006, cuando había aparecido con una nueva identidad villanesca en la miniserie Daredevil vs Punisher de David Lapham. Sin embargo, como en aquella época los guiones de Spidey estaban en manos de JMS, enredados en aquella cosa llamada El Otro, pues el tema quedó bastante en el aire durante años.

A finales de 2009, como decíamos, Kaine y el Chacal aparecerían en el evento Spider-Island de Dan Slott. ¿Hasta qué punto la reaparición de Kaine en 2009 por Guggenheim y la resurrección del personaje por DeMatteis (viejo conocido) fueran decisiones tomadas pensando en su papel en este evento dos años después? Supongo que nunca lo sabremos. El caso es que al final de Spider-Island Kaine se recupera de la enfermedad degenerativa que llevaba matándolo ya más de 13 años de publicaciones, y se convierte en la nueva Araña Escarlata.

Por supuesto, el Chacal seguía en danza, y el siguiente paso de Miles Warren era, lógicamente, revivir a Ben Reilly, que estaba tan a gusto muerto 20 años (que en términos de Marvel, es muchísimo). Ben acabaría tomando la identidad de Chacal en el evento Dead No More: The Clone Conspiracy (publicado en 2016), en el que clonaba y “revivía” a todas las personas muertas alrededor de Spider-Man durante todos estos años. Dan Slott preparaba aquí uno de los golpes más duros a la moral del trepamuros de su larga etapa en Amazing Spider-Man.

Al final del evento, Ben Reilly y Miles Warren luchan a muerte, aparentemente venciendo el clon de Peter, que retomaría su labor como, de nuevo, la Araña Escarlata. Por supuesto, a Kaine, que todavía ostentaba dicho título, la cosa no le hace gracia, lo que les llevó a un enfrentamiento en la serie Ben Reilly: Scarlet Spider dibujada por Mark Bagley en 2017, que siempre se queja de que no le dejan dibujar a Spider-Man pero que probablemente es la persona que más Ben Reillys y más Kaine ha dibujado jamás. La serie es un auténtico sindios que incluye clones,  resurrecciones, Mephistos y todas esas cosas por las que Spider-Man es bien recordado y reconocido. Desde entonces, ambos clones han seguido saliendo de cuando en cuando, ambos como sus respectivas versiones de la Araña Escarlata.

Lucha a muerte por ser los favoritos de nadie.

Mientras tanto, Miles Warren se pega un viaje interdimensional (¡por supuesto que no está muerto!) para intentar ligar con la Gwen Stacy de Tierra 35, también conocida como Ghost Spider (o Spider-Gwen, si sigues siendo un básico). Esto ya es cosa de 2019, en la miniserie del personaje arácnido.

Ahora sabemos que a finales de este 2021 Nick Spencer deja su etapa al frente de la cabecera arácnida, siendo sustituido por un grupo de guionistas que van a llevar a cabo el evento Spiderman Beyond. ¿Y en qué consiste la cosa? Pues aunque aún no sabemos mucho, sí sabemos que el bueno de Peter dejará (temporalmente, asumimos) el traje de telarañas. ¿Quién será su sucesor? Pues Ben Reilly, nada menos. No es una cosa que ya haya pasado, o que vaya a volver a pasar. Aún no sabemos qué papel jugarán Kaine o Miles Warren en todo el asunto, aunque podemos imaginar que no permanecerán al margen.

Con todo esto quiero decir que a veces parece que las cosas se mueven por ciclos. Que cada 20 o 30 años toca reivindicar lo anterior. Pero la vida a veces no es como el Guadiana y a diferencia de los tebeos de la DC actual, tiene continuidad. Desde mediados de los 90 hasta aquí, pequeñas semillas han ido dando frutos que nos han traído hasta este momento. Y si algo podemos aprender de la Heroes Reborn de Jason Aaron es que siempre podría ser peor.

No he querido entrar en que ya hemos tenido una saga del clon este año con Miles Morales. Libre de chacales.