¡Santos Inocentes, Batman! (6)

Ya que hoy es 28 de Diciembre, día oficial de gastar inocentadas en España, voy a hablaros de una broma de la que disfrutaron los lectores de los Titanes de Wolfman y Pérez en 1982 (aunque no fue en Diciembre sino en Abril, que es cuando hacen ellos estas cosas, por eso este tebeo lleva fecha de Junio… parece que no, pero todo tiene sentido)

Situemonos. New Teen Titans nº20. Después de la primera y sosa historieta de veinte páginas en que Kid Flash escribe una carta a sus padres y luego se la entrega en mano, los lectores se encontraron con esta otra:

tit201.jpg


Un científico loco y malvado residente en Tierra-1 (hogar de los Titanes) abre un portal dimensional hasta Tierra-prima (la tierra real(*), donde viven los autores y los lectores de cómic). Su plan es sencillo: raptar a Marv Wolfman y George Pérez, los autores del tebeo de los Nuevos Titanes, para que estos le revelen las identidades secretas de los héroes sobre los que escriben

[(*) = no, NUNCA debió haber un Superboy en Tierra-prima]

tit202.jpg


Wolfman y Pérez son raptados en presencia del editor Len Wein y el entintador Romeo Thangal, que no parecen inmutarse mucho. El científico inmoviliza a los autores y comienza el interrogatorio

tit203.jpg


Y justo en el momento apropiado… tachán, tachán… ¡llegan los Titanes!

tit204.jpg


Aquí venía una lucha contra robots que me salto, y pasamos al clímax de la historieta

tit205.jpg


Una vez acabada la aventura, Wolfman y Pérez vuelven a casa… o en su defecto a las oficinas de DC de las que partieron

tit206.jpg


Los que seais observadores ya habreis notado (por pequeños detalles como las íes sin serifas, por ejemplo) que estas viñetas han sido escaneadas de un cuadernillo de Zinco. ¿Por qué no hacerlo de la edición de Clásicos de Planeta, que seguro que tiene papel más blanco, colores más brillantes sacados de los Archives, y que por el precio que cuesta hay que amortizarla como sea? Pues porque (otra vez) Planeta se saltó esta historia. De hecho, el tomo 5 (en el que se debería haber incluído) tiene solo 96 páginas, frente a las 112 páginas de los tomos 4 y 6. ¿Qué pasó?

Es solo una teoría, pero en ese tomo 5 empieza a tomar importancia la presencia de David Hernando en la colección, sustituyendo a Abraham García en los artículos. La estrella del futuro editor DC era ascendente. ¿Pudiera ser que se hubiera molestado por la esquina superior izquierda de la primera viñeta, y hubiese decidido borrar esta historia de la continuidad?

tit207.jpg

¡Aquí está… H.E.R.B.I.E.!

Imaginad: Estados Unidos, 1978. Se estrena una nueva serie de animación de Los 4 Fantásticos. Ésta tiene una peculiaridad que la distingue de todas las demás series que se han hecho sobre el cuarteto: la sustitución en sus filas de la Antorcha Humana por el robot H.E.R.B.I.E.

¿El motivo? Hay varias versiones: desde que el personaje no podía ser usado porque los derechos de Johnny Storm habían sido cedidos con anterioridad a otro proyecto hasta una hipotética precaución de los productores contra niños que se vierten bidones de gasolina por encima y padres con abogados beligerantes (¿alguien ha dicho “Tommy Hanson”?)

Y, conociendo como conocemos a Marvel, ¿alguien se extraña de que en los cómics acabase pasando esto?


No, no se atrevieron a sustituir a la Antorcha por el botijo flotante, pero sí le dieron un papel como creación/ayudante/mascota de Reed Richards


Al menos hasta que pasó lo que tenía que pasar…


Estos científicos de Marvel son de lo que no hay. ¿Es que no se acuerdan de lo que le pasó a Hank Pym con Ultrón? Y a pesar de eso, siguen metiendo los dedos en el enchufe una y otra vez, con el total convencimiento de que con el siguiente invento no meterán la pata


Pero ya no hay nada que hacer, una entidad maléfica ha poseido a Herbie, que podría vencer a los miembros de Los 4F (o al resto de, ejem) con una mano atada a la espalda. Una cualidad muy útil en un robot-mascota, por eso Richards lo construyó así

El caso es que el bicho tiene un momento “humano” de esos que tamto gustan a los lectores (vale, a algunos) y decide suicidarse antes de seguir fastidiando a los fans de los 4F


Herbie muerto, se acabó la rabia. Un cabo suelto que había que atar: la desaparición definitiva de un personaje incómodo para autores y lectores. Fin de la historia. ¿O no?

¡No! Marvel no sería Marvel sin sus bandazos y recontrabandazos, muertes y resurrecciones, incoherencias y retcons. Así que…


…ya tenemos a un Herbie de nuevo en danza, esta vez en el papel de un Hobbes del siglo XXI. A ciertos autores deberían obligarles a soplar por el nostalgiómetro antes de dejarles trabajar

Indiana Jones en Barcelona

Ahora mismo no estoy para atenderos porque estoy en Barcelona, asistiendo al XI Salón del Manga. Y como suele pasar cuando hay salones de por medio, esto es un post pregrabado que he dejado programado para hoy. Y qué mejor que escribirlo sobre otra visita a Barcelona

Primero, los datos: Indiana Jones 11 y 12 USA, guiones de David Michelinie (que más tarde también sentaría cátedra por sus lecciones de Historia de España en Spiderman) y dibujos de Kerry Gammill y Luke McDonnell. Publicados en USA en 1983. Indiana Jones está en busca del cuarto clavo de la crucifixión de Cristo, y su búsqueda le lleva a…


Documentación a tope, ya veis. Los que hayais vivido en la Barcelona de 1936 seguro que reconoceis las ropas de la época o los edificios o los burros. En la siguiente escena vemos qué está haciendo el tal Torino al que se refiere Indy


¡Un trilero! Michelinie se ha empapado a tope de la cultura española para guionizar esto. O por lo menos se ha visto un par de películas de Ozores y Tony Leblanc


Barcelona por aquella época era un pueblo diminuto, así que no es de extrañar que los protagonistas del relato se encuentren con tanta facilidad. A continuación viene una pelea en una catedral en obras que omito (la aventura son unas cuarenta páginas, no penseis que voy a escanearlo todo). A continuación, el doctor Jones y Torino deciden esconderse


El rótulo de la herrería me ha llegao… El caso es que el protagonista se mete por un túnel, recorre el alcantarillado y llega a un sitio que no sabe identificar


Desde luego, el razonamiento es digno del Batman de El Largo Halloween: “es el anuncio de una corrida, y como esos anuncios SOLO se cuelgan en los corrales donde se guardan los toros…”. El caso es que le funciona, porque Indy se da la vuelta y ve…


¡Un auténtico toro de lidia, con sus banderillas puestas y todo, y embistiendo a toda velocidad! Ah, pero Indy es un hombre inteligente e instruido a la par que preparado, así que se enfrenta a la mole a manos desnudas gracias a sus extensos conocimientos de tauromaquia…


Bueno, el caso es que de alguna manera sale vivo. Y una vez en la calle se confirma lo que he dicho antes del pequeño tamaño de la Barcelona de la época


Lo de “gringo” debe de ser jerga catalana, que algún lector de la zona me lo confirme. En fin, luego viene una escena de pelea para rescatar a Torino de las manos de unos ninjas de oriente medio (que sí, que sí) y un viaje en camioneta para conocer al rey de los gitanos…


…el cual los invita a cenar en el campamento. Nuevamente, un gran trabajo de documentación de Michelinie y/o los dibujantes al reflejar fielmente la vestimenta de las mujeres gitanas en la España de mediados de siglo


Aquí es donde se inserta la secuencia final, que incluye peleas con payos, gitanos y ninjas, una bruja gitana, un pozo, el famoso clavo de Cristo…

Nos saltamos todo eso para no violar la nueva Ley General de Prevención del Spoiler y vamos directamente al epílogo: una escena que hará las delicias de todos los lectores de Cosas de Frikis (blog en que colaboro desde el pasado miércoles, por cierto)


Me imagino que los burros estarán bien educados, y sabrán encontrar ellos solos el camino de vuelta al campamento después de llevar a sus pasajeros a Barcelona

Ah, para los que querais buscar esta historia y leerla completa: Forum la editó en Las Nuevas Aventuras de Indiana Jones nº11 y 12, y la reeditó en el nº4 de la segunda serie de Indiana Jones (la de 64 páginas). Y si no los encontrais, pedid a gritos conmigo ¡BIBLIOTECA GRANDES DEL CÓMIC: INDIANA JONES YA!

Si has llegado hasta aquí buscando una mano con el desafío puedes darte por ayudado, pasa a:

Tráiler de “Los cronocrímenes”, un nuevo éxito anunciado del cine español

BRUCEXPLOITATION CON CHORIZO

La Brucexploitation es el nombre que recibe el uso genial! de la figura de Bruce Lee, el mítico actor experto en artes marciales. El tipo la palmó (en una noche de mucho mambo y cha cha chá) con sólo cuatro largometrajes en su haber, pero tuva la suerte de que un montón de chinos (como todos son iguales…) decidieron rendirle homenaje y hacer cientos de películas mucho más geniales! que las originales, mitificando así la figura del Pequeño Dragón.

El caracter hispano y, sobre todo, mediterráneo, no podía dejar pasar la ocasión de sumarse a tamaño evento. Rendirle pleitesía era casi un deber, especialmente para la industria del tebeo popular de la época (y no como la de ahora), y más si el tipo era un mito y estaba muerto, sin familiares conocidos cerca que pudieran expresar algún tipo de duda (o más bien ejercer algún derecho). Cómo se va a enterar un chino que es primo segundo de Bruce Lee que en el más lejano rincón de Europa unos señores le rendían sentido homenaje con un tebeo que llevaba su nombre. Pues eso.

Así que ha principios de los 80 la mundialmente famosa Editorial Vilma (ejem) llevó a los quioscos españoles la colección Bruce Lee. Cada mes, un emotivo recorrido por las aventuras de este experto luchador. Me van a permitir que les describa una de éstas historietas tomada al azar. Por ejemplo… A ver… Déjame mirar… La del número 21. Ostras, ni más ni menos que Bruce Lee en El Rallye de las Momias.

creditos

¡WoW! Esto tiene la pinta de ser trepidante. Veamos cómo empieza la cosa. Lo primero que leemos es un recuadro de texto que dice “El Rallye iba a celebrarse en Egipto, pero se había organizado en San Francisco”. Joder que complicado. Además, resulta que son sólo dos coches los que compiten. ¿Y Bruce Lee? Pues de momento circula alegremente por San Francisco.

coche

¡Atención! Ven a ese muchacho que va junto a él. Es Jimmy, su joven compañero de aventuras, siguiendo esa bonita y sincera tradición que une a Roberto Alcázar con Pedrín o a Batman con Robin Siempre a su lado, siempre prestandole apoyo. ¡Jotacé! ¡Calla!

mosaico_01

Pues resulta que uno de los participantes es el típico niño de papá, y éste, papá, ha recibido una carta anónima que dice que o apoquina un millón de dólares o se cargan al hijo. Así que papá, asustado, decide contratar nada más y nada menos que a Bruce Lee para que haga de niñera. La viñeta que les he dejado justo ahí arriba no tiene el propósito de ilustrar el argumento, sino, por un lado, llamar su atención respecto al moderno mosaico de piedras que decora la mansión del millonario en San Francisco. Lo curioso es que este tipo de mosaico lo encontramos también en los hoteles de El Cairo, en cabañas perdidas en el desierto y hasta en el interior de las pirámides. Por otro lado, quería llamar la atención sobre el estupéndo efecto luminiscente de la lámpara y cómo enmarca a los personajes dentro de un huevo. A todo ello… la intriga se apodera del lector… ¿Quién pude ser el conspirador?

intriga

Así que ya tenemos a Bruce Lee y su joven ayudante siguiendo el mini raylle en la distancia (concretamente, en helicóptero, y es que no veas tú la de cosas que sabía hacer nuestro desaparecido héroe). Pero claro, no se sabe muy bien cómo los malos están al corriente de todos los movimientos, así que cuando Bruce Lee está durmiendo se le cuela en la habitación un malandrín dispuesto a liquidarle mientras ronca. Este momento de extremada tensión está resuelto con una de las escenas de acción más maravillosas jamás dibujadas. Fíjense ustedes en la agilidad, en lo grandiosamente bien resueltos que están los movimientos de la lucha, propios de las artes marciales orientales; desde luego el dibujante busco concienzudamente la documentación necesaria para plasmar ese arte sobre el papel en vez de decantarse por copiar las posturitas del madelmán de su hijo: esas patadas con la pierna izquierda mientras se flexiona la derecha, ese puñetazo con la muñeca mientras se arrodilla o ese impresionante salto con los brazos extendidos mientras se golpean los testiculos del villano. Y por encima de todo… ¡Qué bonitos son los gallumbos de Bruce Lee! Unos calzoncillos tipo slip decorados con franjas verticales. Gallumbos gruesos que le van algo grandes, de esos con los que suda la entrepierna con el calor, produciendo incómodas molestias. Bruce Lee, antes que mito, era humano y usaba la ropa interior de su abuelo. ¡Qué bonito!

en_accion

Otra de las grandes virtudes de este excelso tebeo es el gran conocimiento de la siempre compleja mente criminal que desprende. Si uno es un malandrín y anda preparando felonías por Egipto, nada mejor que disfrazarse de momia. El disfraz, además de permitir armarse con metralletas de manera harto discreta, tiene otras virtudes: impide el reconocimiento e identificación y añade un plus de pavor. La inteligente mente criminal lo tiene claro y lo comenta en la intimidad de la pirámide: “Lo más probable es que se muera del susto”.

momias_metralletas

Con lo que no cuentan los malos es que delante no sólo tienen al Pequeño Dragón y sus ya constatados ágiles movimientos marciales, sino al joven Jimmy, que luce una valentía y un caracter dicharachero que lo emparenta en hermoso homenaje a la audacia del entrañable Pedrín, el célebre compañero de Roberto Alcázar. Pedrín, digo Jimmy, es hábil en la pelea, especialmente en la técnica del coscorrón en la cabeza mientras se mofa del pérfido villano. Y con el ejemplo de este homenaje a nuestros clásicos me despido de ustedes por hoy no sin recordar que los tebeos de Bruce Lee editador por Vilma tuvieron, entre sus artistas, al genial López Espí.

jimmy_pedrín_01

jimmy_pedrín_02

RECUPERANDO HALCON Y PALOMA (II) : KING OF COMEDY

En el número dos de la edición española de la limited Halcón y Paloma (Biblioteca YA!) la sección de correo seleccionaba algunas cartas de lectores norteamericanos. Entre ellas destacaba la de Mr. Malcolm Bourne. Así que me permito el lujo de reproducir un extracto de la misma:

No había visto muchas cosas de Rob Liefeld antes y, evidentemente, aquí tiene la gran ventaja de estar respaldado por uno de los mejores entintadores del panorama actual. Pero aún así se puede apreciar su habilidad, con excelentes bocetos que revelan un buen sentido del storytelling, y un buen despliege de expresiones y características faciales. Las escenas en el bar, particularmente, estaban muy bien realizadas.”

Así que , ni cortos ni perezosos, los New Adlaters! nos hemos abalanzado sobre el ejemplar para constatar, nerviosos, ese maravilloso storytelling y esas increibles expresiones y características feca.. digo faciales. Buff. Impresionante. A continuación tienen la sucesión de viñetas, unas viñetas (y un storytelling, no lo olvidemos) que revelan una de las facetas más olvidadas de RÖB! (AVIV): su enorme sentido para la comedia splastick.

Robstory_01_WEB

Robstory_02_WEB

Robstory_03_WEB

Robstory_04_WEB

Esta sucesión demuestra de manera diáfana que nuestro alabado Genio de San Diego (o sea, RÖB!) es también un maestro de la comedia. De hecho, si hay alguien en el mundo capaz de adaptar a la narrativa dibujada los grandes clásicos de la comedia cinematográfica (La Fiera de mi Niña, Luna Nueva) es ÉL! Ya de entrada, sólo hay que observar el último panel doble para considerar que es un artista que captaría con toda su esencia y detalle las expresiones y características faciales de un actor como Cary Grant. Pero no sólo eso, su sentido del storytelling lo hace la persona idónea para este tipo de gags. Por no hablar de su capacidad para la suspensión temporal.
Fíjense atentamente como Paloma golpea en el cuello de la camarera (hermoso peinado, por cierto). Sin que ésta, la camarera, se mueva, Paloma tiene tiempo de girar su cuerpo y agarrar con el brazo que ha causado el accidente la jarra de cerveza que tenía justo encima, tomar una extraña y helénica pose de atleta olímpica y, finalmente, volver a girar sobre sí misma y asentar sus posaderas (su trasero, ¿recuerdan?) sobre la mesa. Impresionante. Casi tanto como la pose de Halcón, de espaldas, en la silla, la típica pose que todos ponemos cuando se nos viene encima una rubia patosa con una jarra de cerveza llena hasta arriba. La típica pose carygrantesca. Mr. Malcolm Bourne no se equivocaba. No señor.
RÖB IVAV!

Fantasias aplasticadas

Estoy convencido de que no hay ni uno solo de ustedes que no recuerde las Secret Wars. Las recordarían por sí mismas, pero entre las últimas reediciones en luxurious mode y que esos eventos megalíticos que afectan a todas las colecciones y que cambian todo para que todo siga igual nunca dejan de estar de moda, es imposible que las olviden. Además, como son el único evento megalítico de esos que hemos leído todos, siempre lo tenemos en la boca para soltar un apropiado “Anda, como en Secret Wars”, o “Eso ya lo hicieron en las Secret Wars” para referirnos a alguna estupidez análoga a lo que le pasó a Dazzler en la última viñeta de alguna ignota colección de mutantes de tercera y que aquí se publicó, sin compasión, bajo el epígrafe Secret Wars II. Que, como saben, es la recopilación hispana de todos los efectos de la onda expansiva todopoderosil en los tebeos Marvel de la época. Anda que no molaría que hiciesen aquí un House of M ” The Series, y luego un House of M II con todos los spin-offs baratos e inútiles. Y cambiando el formato.

En la época, todos preferíamos Secret Wars a Crisis. Primero, porque Secret Wars se entendía aunque el dibujo fuera mucho más feo (y lo dice un fan de Mike Zeck, pero es que madre mía, madre mía, los bocetos directos a imprenta que se llegaron a ver). Y segundo, porque había muñecos. Muñecos que aún estando yo en EGB con un tamaño relativo entre piernas, brazos y cabeza absolutamente desproporcionado (yo, no los muñecos), me parecían horrorosos. Nos parecían horrorosos. Eran una mierda. Aparte de que muchos de ellos, o eran horribles (Iceman, ¡¡Doom o Magneto sin capa!!), o nos sudaban la polla (Falcon, que sí, que tenía alitas y un pájaro, pero maldita la gracia, o villanos de primerísima división como Constrictor), estaban esas libertades artísticas que aún entonces (les vuelvo a poner en situación para que no se pierdan la foto: un Tones de diez años, con una estructura fisiológica y una apostura general parecida al número ochenta y siete) nos parecían aberrantes. Me refiero a los escudos, claro. Los escudos que llevaban todos y cada uno de los héroes y villanos, con un holograma de cagarse en su puta madre. En el caso del Capitán América, miren, viéndolo así de lejos y en escorzo, podía dar la impresión de que, bueno, ahí quedaba eso. El Capitán América y su escudo. Pero la estampa de Black Spiderman (Te Eme) con el escudo rojo holográfico gigante era un poema. Y luego las naves, los accesorios, como de película de Chuck Norris del futuro o de Masters del Universo venidos a menos. Que si su Doom Roller, su Turbo Cycle, su Torre de la Libertad o su Torre Acorazada en la que se refugiaba el Hobgoblin malo y de identidad ignota (llantos).


Yo, como todos mis amigos, tenía a Spiderman y a Wolverine. Unos festivales de siete spidermans contra cinco wolverines (todos sin garras, extraviadas desde el mismo momento de apertura de la caja) que se montaban en el patio que ni les cuento. Bien, pues con cada muñeco venía un cupón. Enviando ese cupón a Mattel, los sabios jugueteros mandaban, a vuelta de correo y previo pago de los gastos de envío con sellos, un librito con fichas de todos los héroes que tenían encarnación en plástico (que no eran los mismos que salían en el tebeo, como saben) y que siempre he guardado como oro en paño.


El subgénero periodístico “Fichas de tebeos” siempre me ha encantado, por lo insensato. Intentar resumir en un texto asequible (en teoría es eso, ¿no?) a un completo neófito en materia superheroica la torrencial información que se dispone de un personaje, da pie a despropósitos de nivel 7,5 en la escala Stockhausen (mínimo). El tono rimbombante y el uso creativo de la puntuación y la gramática son pluses a tener muy en cuenta, y por eso, La verdadera historia de los Marvel Super Heroes Secret Wars puede presumir de ser la más lamentable recopilación de fichas superheroicas de todos los tiempos, muy por delante de handbooks y otras producciones para aficionados. ¡La gloria y la miseria de las fichas de super-héroes está aquí, amigos! ¡Autor anónimo! ¡Dibujante(s) sin acreditar! ¡Incluye anuncios de los muñecos! ¡Unos degradados de color como fondo de las páginas que dan gloria verlos!

Aunque cada ficha es un festival único, me permito resaltar algunos detalles. La categoría Ocupación da pie a interesantes cargos que seguro que no cotizan el paro: Conquistador en el caso de Magneto y Kang son los más notorios. Es bello esto del conquistismo como profesión reconocida, aunque no tanto como algunas biografías. La del Capitán America es especialmente sindiosista, porque traza sus orígenes en la Segunda Guerra Mundial, pero no habla de su congelación y posterior recuperación por parte de Los Vengadores, con lo que tuvimos que suponer, en nuestra idiocia infantil, que el suero del upersoldado detenía el crecimiento (aunque, como supimos después, no lo hacía del todo con Las Tetas).


Bello también es el origen de Black Spiderman: “En un antiguo enfrentamiento con las fuerzas del mal los Cuatro Fantásticos y Spiderman se vieron arrastrados, en una peligrosa persecución, hasta la dimensión desierta. Recuperado por sus camaradas Spiderman apareció con un cuerpo extraño, de color negro y origen desconocido”. Que no deja de ser extraño (aparte de, ya les digo, el fascinante uso de la puntuación) porque, por ejemplo, que en la biografía de Spiderman prescindan de toda mención al tío Ben y demás, bueno, cuestiones de espacio, todo eso. Pero es que en el propio libro de las Secret Wars… no tendrían que tener miedo de citar las Secret Wars… vamos, ¿no? ¿O en Mattel tenían miedo de que algún despistado se comprara los tebeos y se percatara del apocalipsis icónico que habían montado? En cualquier caso, respiren aliviados: “Ni las autoridades locales saben que Spider-Man y Black Spider-Man son la misma persona”. A pesar del nombre. Ay, estas autoridades locales…


Me gusta mucho, también, la descripción de poderes de cada personaje, en la que se entra en una palabrería polisilábica, un ñañañañañañá sin sentido ni sensibilidad que, por ejemplo, convierte las palabras acabadas en “ónica” en una especie de comodines que lo mismo te sirven para un roto que para un descosido: la única energía que podría penetrar el traje del Doctor Doom, dicen, es la psiónica, mientras que el traje de Constrictor está protegido de las radiaciones de las ondas sónicas. Una de las armas predilectas de Kang es el, ejem, GROWING MAN, “un autómata que crece aumentando de tamaño a medida que
se le induce energía cinética”
. Y así se nos pasa la tarde, hojeando detallitos, contemplando dibujos y recordando viejos tiempos.

Hasta que llegamos al apartado Armas de Daredevil en el que se dice, cito textualmente: “Daredevil lleva una sola arma, un bastón multi-uso llamado “Billy Club”

Y ya ahí pues se nos va desmoronando todo.

TEBEOS DE MIERDA (I) ” Miasma # 1

Estoy convencido de que es poco o nada salubre tener un tebeo como el número 1 de Miasma en compañía del resto. Les he escaneado la portada, que es como de un Fernando Fernández con la cara sin lavar (literal, baby), para que se hagan cargo: miren qué chorretones, qué lámparas. Detecto, de un primer vistazo, no menos de cuatro sustancias distintas que hace décadas que dejaron de corretear por su portada… no puede ser bueno que mezcle esto con los Don Mikis. Pero lo conservo, ¿saben por qué? Porque pocas veces (ni siquiera en futuras entregas de esta sección) se puede llegar a una fusión tan metafísica entre continente y contenido. MIASMA ” Comic Extremadamente Profundo, pone en la portada. Y uno traga saliva.

Miasma se editó en Valencia en 1981. Poco más puedo decir. De los autores, igual. Algún trazo me suena, como Ecu, a quien me parece recordar de alguna parodia de intención gruesa en las páginas de Manolo & Irene (no pregunten). Veo historietas muy de la Transición, como el impepinable Emilio, un gay & proud que el König más militante acogería en su seno con gusto.

Veo historias como de los concursos de autores noveles que organizaba Toutain para Zona 84 y Creepy, con este estilo tan de medio acabar con plumilla barata que a algunos nos hace salivar. Veo páginas delirantes como (agárrense) Acojonant World (O el Mutante de la Polla de Acero), un homenaje confeso a Corben protagonizado por un superdotado calvo y musculado llamado Denmento.

Veo una reflexión en verso libre (o algo) sobre el cómic español y que no me resisto a escanearles aquí, para que vean que catorce años no son nada, diantre. Que las hartistas se han ido, pero aún queda gente que dice las cosas sin… con… de esa manera.

Veo cosas más de El Cuervo, como Puri de la Selva. Veo a un tal Lord Susei / Jesuscelli que dibuja casi la mitad del tebeo y unos cuantos horrores marginales, como Sergio Aragonés en el MAD, pero protagonizados por unos seres extraños, con ojos enormes, fisonomía de polla y multitud de fluídos que les salen por todos los poros. Parecen salidos de una pesadilla de un Cronenberg niño. Les dejo un pin-up hecho por el tiparraco, del que tristemente no he vuelto a saber.

Miasma. Profundo todo, ¿eh? Caca de primera.

Recuperando Halcón y Paloma (I): El Trasero de Paloma

Que RÖB! es Grande! no es algo que vayamos a descubrir ahora. Que los New Adláteres antes que New somos Adláteres. Y ustedes, amables lectores, tampoco. Al fin y al cabo nos visitan. Pero en un día de enormes pen… digo gusanos, y de tebeos de mierda, es necesario continuar con las temáticas adultas, de autor y gafapastosas. Porque lo gafapasta es sólo eso, sexo y mierda tratado desde una perspectiva seria. Rigurosa. Y RÖB! es el autor más grande! Es, por lo tanto, indispensable analizar la perspectiva del más grande! sobre el tema. Y ya desde sus inicios.

¿Quién no recuerda Halcón y Paloma? Era 1988. Eramos jóvenes. Y ahí estaba el más Grande! en su primera serie limitada. Sentando cátedra con la desverguenza propia de la juventud genial! Veamos, sino, este sin par recorrido por el trasero de Paloma (sí, ¿qué otra parte de la anatomía nos remite a los temas serios y adultos de hoy?) Observemos atentamente esta viñeta:

Paloma_trasero_01_WEB

Fijemos nuestros analíticos ojos en el trasero de Paloma. Sí. El pompis. Es un trasero normal y corriente. Fondón. Caído. No demasiado atractivo (pero con chicha que agarrar). En nuestro recorrido diario por las calles de la ciudad observamos cientos, diría que miles, de estos traseros. Ahí está el genio! de RÖB!. Acerca la divinidad del mito icónico superheroico a la absoluta nimiedad de la esencia humana. A su imperfección. Cualquiera puede ser un superhéroe. “Tú puedes serlo” parece decirnos. Y con un simple culo. Pero continuemos este breve apunte de lo genial! con otro panel gráfico:

Paloma_trasero_02_WEB

Efectivamente, por si había alguna duda, el trasero de Paloma resulta de lo más vulgar. Es cierto que aquí se denota una cierta estilización de las extremidades inferiores. Y sabido es que toda estilización supone espiritualidad (y si no que le pregunten a El Greco, artista del Siglo de Oro con quien sin duda RÖB comparte inquietudes) . Los New Adlaters consideramos que esa espiritualidad no tiene otro propósito que rebajar la contundencia sexual de una imagen en que la protagonista se abre de piernas rodeada de numerosas simbologías fálicas (troncos, obelíscos y hasta figuras humanas del tipo cráneo-capullo). Una imagen que tiene el punto de perspectiva situado justo ahí. Sí. Ahí.

Y ya para terminar por hoy…

Paloma_trasero_03_WEB

¡Con el trasero por los suelos! ¿Se puede encontrar mejor metáfora sobre la esencia del humano común y moliente aplicada a un/una superhéroe? ¡Quién no ha caido de culo alguna vez! ¡Quién no ha sentido ese dolor en la rabadilla (o hueso sacro)! La humanidad del mito. Pura disgresión gráfica. Y es que los dibujantes piensan con sus manos al trazar líneas sobre el papel, no sólo dibujan. Fíjense, de hecho, que el trasero de Paloma ha perforado la tierra en su caída. Y luego está el deje autoral, el sello del genio!, que aquí se acerca a un abigarrado cubismo en la construcción de la nalga izquierda del personaje y en su encaje con el fémur, que sale disparado desde la entrepierna. Es tan maravilloso que me emociono en su contemplación como pocas cosas me han emocionado en esta vida. Y ustedes, adláteres de pro, también deberían emocionarse. Así que acompáñenme y entonemos todos juntos un alto y claro…

AVIV BÖR!

TEBEOS DE MIERDA (Intro)

Prosiguiendo con nuestra línea de investigación y análisis de clásicos del noveno arte que va a caracterizar esta nueva y presumiblemente longeva etapa de ADLO!, inicio la serie Tebeos de Mierda, en la que daremos cabida a unos cuantos tebeos selectos de la cripta de John Tones, caracterizados por el elevado volumen de mierda que tienen en la portada.

La caca, entendida como tal, es decir, como residuo o deposición, no tiene connotaciones positivas o negativas más allá de lo que la Madre Naturaleza nos tiene a bien comunicar. Curiosamente, me he venido percatando, los tebeos que tienen mierda en la portada son así: objetos más allá del bien y del mal, injuzgables, etéreos, heteróclitos, multiformes, sui géneris, muy suyos ellos. A más mierda, podríamos decir, menos juicio estamos preparados para emitir.Los tebeos de mierda que hay en mi casa, pues, son radicales cantos a la experimentación, odas a lalibertad, desafíos al espíritu crítico. Pero en Adlo!, en el Adlo! Reloaded (me atrevería a decir) es espíritu crítico lo que sobra. La caquita de mis tebeos será la mejor prueba de ello.

Alf y la Guerra de la Evolución

Los lectores veteranos seguro que recordais La Guerra de la Evolución. Los que no, pinchad en este enlace, que en la Wikipedia os lo explican. Y los que seais demasiado vagos para leer en inglés, que sepais que es un crossover en que participaron todos los anuales de Marvel durante 1988. ¿Todos? ¡No, al parecer en una pequeña aldea parecían resistir ahora y siempre al invasor! Me refiero al anual de Alf, realizado por el elenco habitual: Michael Gallagher, Dave Manak y toda una institución, Marie Severin (por cierto, ¿”institución” es un eufemismo para “llevo toda la vida haciendo el mismo trabajo en la misma empresa porque no he encontrado nada mejor”? Lo siento, divago, sigamos)

En el anual de Alf, como decía, todo transcurría por sus derroteros habituales: Brian era enviado a un campamento de verano y Alf decidía ir a rescatarle. Y para solucionar el problema del transporte, nada mejor que mandarse a sí mismo por correo. Pero al llegar Alf al campamento se produce la Temida Interferencia Editorial…



La historia del campamento prosigue sin mayores complicaciones, pero el Alto Evolucionador no se olvida de la charla pendiente y por tanto, dos días y algunas páginas después…



¡Hop! Los autores recurren a la pirueta del sueño-o-historia-imaginaria, y la continuidad y la coherencia del universo de Alf quedan a salvo (iba a decir que la del Universo Marvel también, pero pensandolo mejor ya era tarde para eso…)