Cosas de Brujas

La División de Estudios ArchieLógicos debe una vez más aparecer por aquí para hablar de Archie Comics. Una editorial que no deja de darnos alegrías.

Por ejemplo, esta semana, el estreno de la serie Chilling Adventures of Sabrina.

Una serie que, resumiendo mucho, adapta este cómic.

Sí, sí, ya sé. Posiblemente hayáis oído que adapta este otro.

Pero todo tiene una explicación.

Ah, perdón, no, en realidad el principio era el final. Bueno, ya sabéis cómo va esto en realidad. Lo primero es lo último así que esa es la historia más fácil de contar, cómo siempre esperamos que lo último que sabemos de algo sea lo primero que hay que saber cuando, en realidad, ni el principio ni el fin están realmente claro.

Obvio, ¿verdad?

Son los taquiones.

Por eso lo que la gente recuerda de Sabrina suele ser la serie.

 

Ah, sí, claro, que no os referís a esa, que normalmente os referís a la que reciente.

 ¿Qué? Esa es la reciente pero no la última. La última es esta:


Pero, claro, no siempre es tan sencillo diferencias lo que se ve en los cómics de lo que se ve en la televisión.

Por suerte somos una sociedad avanzada.

Pero, como iba diciendo, eso fue en otra época. De 1996 a 2003. La serie de imagen real. La primera, digo. Porque la primera animada es de 1971. La segunda de animación es de 1999. La tercera es ya de 2002. Y la cuarta de 2013. ¿Qué? Claro, la cuarta, la de CGI.

Ah, es cierto, la que no os había puesto era la tercera. Perdón:

Así que, como decía, esto de que cada vez que se toma una adaptación se realice de manera distinta y se adapte a los gustos, modas y necesidades es… bueno… casi inesperado.

Puede salir mejor,

salir peor,

pero lo raro sería que saliera igual.

¿Que si se han hecho cosas raras en los cómics con Sabrina?

Os diré. Pero, venga, hagamos un poco de historia, que sé que es lo que os gusta.

La primera aparición del personaje tiene lugar en Archie’s Madhouse #22, en 1962. Hace 56 años. Se conserva bien, se nota que es bruja. En aquel entonces no era protagonista aún de nada, y no lo sería de manera más regular hasta que en 1969 -y una Embrujada de por medio- se convirtiera en un personaje fijo de Archie’s TV Laugh-Out. A partir de ahí acabaría teniendo título propio en 1971.

Sí, le dieron título propio a la vez que serie de TV. ¿Quién lo hubiera pensado?

Es el título que todos nos podemos imaginar con Sabrina viviendo junto con su tía Hilda y su gato Salem. ¿No le veis ahí en la portada? Es ese gato que es un gato, no habla, no tiene poderes mágicos y es de color naranja. Classic Salem!

En esas historias hacía lo habitual en ella de enfrentarse a Della

la jefa de las brujas Spellman. Mucho antes de que llegara Enchanta, la jefa del Consejo de Brujas. Aunque es cierto que un poco de remplazo también era, porque la primera gran enemiga de Sabrina había sido otra bruja. Rosalind.

Pero seguro que sabíais ya todo eso.

La tía Zelda tardó un poco más en llegar, los cambios son así.

Zelda se une en 1968 mientras que Hilda, que había sido la presentadora de Archie’s Madhouse desde antes de que hubiera aparecido la propia Sabrina, se unió a ella mucho antes. Ah, sí, Zelda es la del pelo verde.

En los cómics, quiero decir. Así no tenéis que jugar a Which witch is wich?.

En cualquier caso, esa serie regular duró hasta 1983. No volvería a tener hasta 1996, a cuenta de ya sabéis qué y con los cambios esperables:

Bueno, unos más que otros.

Es curioso como cosas como la forma de actuar de Salem se unificó a la versión de la televisión, aunque eso significara cambiar al que era el pariente habitualmente metido en líos, de apariencia flamboyant y… bueno, en realidad ya le conocéis.

Quiero decir, está dos portadas arriba, a la izquierda, con la chaqueta azul.

La serie de Sabrina de los años noventa tuvo, por su parte, una serie de evoluciones. En 2001 decidieron que la serie de animación tendría más interés para los lectores de cómics que la de acción real, así que…

Aquello duraría poco más de 3 años hasta que pensaron que había que darle un giro. La cancelación de la serie seguro que no tenía nada que ver.

¿Qué? Sí, Salem en la serie de animación era gris pero para esta versión vuelve a ser blanco y negro como el de… sí, bueno, el blanco… Mirad, it’s very difficult todo esto. Casi os explico la continuidad de Donna Troy. Sobre todo porque para el 57 pensaron que, en realidad, lo que le gusta a los jóvenes es el manga.

Lo cierto es que, ya que estaban, decidieron hacer un Manga take-over completo y

Ya que estaban en esto, empezar a sacar recopilatorios en blanco y negro y formato manga con esta pinta.

Eh, que llegara hasta el número 100 demuestra el interés.

Igual que lo demuestra la mini-serie que tomaría el relevo a la numeración durante los 4 meses posteriores.

Donna Troy, como decía.

Tanto da, ahí comenzaron los problemillas judiciales de la editorial. *cof* Y por eso no volvimos a tener serie de Sabrina.

Hasta que llegaron esos cómics de terror que decíamos antes, ya sabéis.

Que son los que han servido de inspiración para la serie de televisión.

Aunque, claro, los cómics son más para adultos que la serie.

Ya sabéis cómo es ese medio, el streaming. No es como si pudieras hacer cosas como en las cadenas generalistas, como esa que echa The CW, esa Riverdale que incluye historias de webcams sexuales, crusing en el bosque, sectas, sacrificios de bebés o un juego de rol comandado por un tipo con un disfraz muy extraño que puede estar detrás de varios crímenes. Eso es material para la televisión en abierto, igual que el feismo, la violencia y las decisiones algo extremadas en las decisiones de los personajes lo son de los cómics.

El streaming tiene que aprender a mantenerse más abierto a un entretenimiento familiar. No podemos pedirle que llegue a donde los otros medios.

Y así estamos ahora. Con un primo Ambrose, un gato Salem que se aparta del que todos conocemos porque no es naranja y, en fin, todas esas cosas que lo llevan al material original. Lástima que Zelda no lleve el pelo exactamente verde.

Por supuesto es un cómic que se basa en uno anterior,

que aparecía nada menos que en Red Circle.

Sí, lo de los macizos sin camiseta, pero cuando era lo de los cómics adultos de Archie.

De hecho, habían cogido la publicación en el número 6. Del 6 al 11 en el que lo cancelaron. Como tantos otros cómics de terror de la época. Y mira que, como a muchos de ellos, los pasaron a esos sellos adultos desde otros generalistas.

Sí, desde el número 3 estaban ya poniendo lo de Red circle, aunque sin oficializarlo. Del 3 al 5. Y mira que lo intentaron con ganas porque, claro,

venían de los dos primeros números con Sabrina haciendo de anfitriona y presentadora del mismo.

Para eso había que aprovechar la época. Que era 1972 y Sabrina había tenido serie de TV y todo eso. Sí, esta es la primera versión, al setentera. La que os he puesto antes.

Ya os lo había dicho, ¿verdad? Estamos yendo en círculos. Lógico, ya es casi Halloween.

Lo que hice el último verano (II)

Entre los tebeos que me leí estaban este tomo de Thor y este otro de Snoopy

La rehén más hermosa #thor184 #marvel #los70

Una publicación compartida de Eme A (@emea75) el

Lady Sif, el justo trofeo #thor187 #marvel

Una publicación compartida de Eme A (@emea75) el

Una sutil forma de sugerir a Lady Sif que quizá esté hablando demasiado #thor195 #marvel

Una publicación compartida de Eme A (@emea75) el

El Hombre Absorbente no pelea con chicas #thor206

Una publicación compartida de Eme A (@emea75) el

¡No lo es, Charlie Brown! ¿Quieres dejar de ser tan chungo? #peanuts1992

Una publicación compartida de Eme A (@emea75) el

Otros blogs, otros misterios (1): LEEyendo

En ADLO! no nos dormimos en los laureles. Otras iniciativas una vez logrado su objetivo, que todo el planeta finalmente reconzca a ROB! como el fundamental genio que es, se habrían relajado y estarían funcionando en modo automático. No la ADLO! Novelti Librari. Nosotros no saltamos el tiburón, nos lanzamos de frente contra él, nos introducimos valientemente en de sus fauces y brotamos imbatidos a través de su aNO SALTAMOS EL TIBURÓN.

Y en nuestra incansable búsqueda de nuevos horizontes y perspectivas nuevamente os traemos algo que nadie había hecho antes: un post de ADLO! No no, un post del ADLO! de una tierra paralela, una de esas sombras divergentes tan parecidas y al mismo tiempo tan diferentes de la nuestra. Concretamente del ADLO! de Tierra-$, la tierra donde todo el mundo ha tenido el éxito que se merece. Hasta el extremo de que nuestra querida asociación allí se llama ADMO! porque allí ROB! disfruta de la fama y gloria que le corresponde desde los tiempos en que fundó Image en solitario y el incomprendido y desconocido autor que defienden es un tal Michael Mignola. Como no podía ser de otra manera, los admáteres de Tierra-$ gozan de merecido prestigio y éxito en todas sus iniciativas, tanto vitales como profesionales. Los más selectos medios digitales se rifan sus firmas, las más blockbusteras películas suplican sus cameos, las más imprescindibles series televisivas sueñan con contar con sus direcciones. Pero ellos, en una coherencia que cruza transversalmente barreras dimensionales, roban todo el tiempo que pueden a sus compromisos y sus harenes para perseverar en la difusión de la obra de Mignola y de todo aquello que es GENIAL!

Sin más preámbulos os dejo con el post que subieron el pasado jueves, llamado en Tierra-$ correctamente “Thordía” dando lugar a una serie de divertidas bromas que los nativos de dicha tierra nunca se cansan de oir, y que se titula…

LEEyendo

El de los minicomics promocionales siemper ha sido un campo menor dentro del estudio del tebeo clásico norteamericano de los 60-70. La literatura al respecto escasea salvo excepciones como el History of the Hostess Cupcake Comics de James Steranko y es por ello que la ADMO! Novelti Cinematheque se enorgullece de recuperar otra de estas pequeñas y olvidadas joyas tan ingeniosas que podrían haber surgido de los lápices del mismísimo MIKE!

La campaña promocional de pantalones Lee™ del año 1970. Concretamente la página insertada en el episodio 32 del primer volumen de Iron Man. Se trata de una serie de historias de una sola página con un protagonista fijo que responde al nombre de Jim Driscoll y cuyas peripecias buscan subrayar que vestir pantalones Lee™ te hace parecer mayor.

En la presente aventura nuestro heroe titular ha acudido a presenciar un partido de rugby entre institutos cuando sin previo aviso… ¡peligro!

Una joven e inocente niña ha saltado al cesped sin duda anonadada por lo grande que tiene el bien apodado Big Joe el talento estratégico.

Valientemente Jim se lanza al campo de juego rescatando en el último instante a la pequeña sobre la que ya se abalanzaban las dos hordas de hombretones dispuestos a explicarle los fundamentos técnicos del fútbol americano.

En un imprevisible giro argumental la pequeña resulta ser hermana de Big Joe, quien hace invitar a nuestro heroe para darle las gracias en persona.

Cosa que en ningún sitio puede hacer mejor que en los vestuarios tras el partido. En tan particular ambiente, rodeados de rudos deportistas completamente vestidos en una atmósfera cargada con el masculino olor a una honesta victoria ganada deportivamente Big Joe no pierde el tiempo…

…y dirige su mirada a la entrepierna de Jim apreciando inmediatamente la cuidada factura de sus pantalones y cómo hace que parezca ser mayor de la edad perfectamenete legal que realmente tiene. A su vez Jim no puede evitar notar en Big Joe una indisimulable y notoria misma marca de ropa que la que él usa.

Y siguiendo la clásica estructura narrativa en tres actos llegamos al desenlace.

En el que Jim se apresura a afianzar el cinturón para dejarse puestos los pantalones como le han contado que hacen todos los chicos del instituto y la universidad.

Si bien es cierto que no estamos ante la complejidad conceptual de las historias de Hostess Cupcakes o del rompedor grafismo de AUU Shooperstar la publicidad de Lee™ es un producto digno y ciertamente imaginativo que sin duda inspiró en los jóvenes prepúberes de su epoca interesantes fantasias y vigorosas meditaciones sobre el futuro profesional.

——————————————————————————

E. Martín en la actualidad compatibiliza sus colaboraciones en esta revista impresa vintage que sostiene en sus manos con los toques finales al guión de Guardianes de la Galaxia Vol 3

 

Un niño tiene que aprender a portarse como un hombre

Los habituales del blog recordarán diversos anuncios de los rifles de aire comprimido marca Daisy que fueron apareciendo en las publicaciones de DC a lo largo de los años, pero siempre hay espacio para alguno más. Este es de 1973

daisy 1973

Back in Black

De Iron Man hasta aquí han pasado 10 años. Lo que pasa es que parecen más porque con los grandes éxitos siempre suceden estas cosas. En cualquier caso también son 10 los años desde Hancock, así que cuando se ha estrenado Pantera Negra podía parecer que llevábamos una década sin películas de supes protagonizadas por personajes de color. Y, efectivamente, así era. Aparecía alguno u otro de secundario, o en películas de reparto que ahí sí que hay sitio para todos. Bueno, menos los asiáticos. Y los nativos americanos. No, homosexuales tampoco. No, tampoco diversidad funcional…

Aparecían en películas de reparto que ahí sí que hay sitio para un tipo concreto de gente de color y sin pasarnos. Pero aparecían.

En cualquier caso, estamos hablando de papeles protagonistas. Y es que aunque ya sepáis que nunca fue fructífera la relación de los superhéroes y el cine, si hablamos de protagonistas de color menos todavía.

Espera, ¿de color? ¿De color negro? Sí, pero no solo. Lo que pasa es que si prefieren otras denominaciones, ¿qué nos cuesta? Otra cosa sería no entender esto, o no entender por qué se usa el término afroamericano y cómo significa americano de origen africano frente a africano que es, bueno, africano de origen africano. Por ejemplo, El Halcón o Killmonger son afroamericanos. Pantera Negra o las Dora Milaje son africanas. Creo que eso está claro para todos.

Bueno, siempre y cuando no seas Mónica Zas o trabajes en El Diario, que para eso les da exactamente lo mismo que esto lleve subido desde el 1 de agosto de 2016.

No lo han cambiado pese a que se les haya explicado que está mal. -El porqué debería ser obvio leyendo el mismo artículo, pero ya sabemos que en la Prensa Bienqueda es más importante otras cosas.- Igual que sabemos que lo que sí define el carácter de un medio es el modo como se enfrenta a los errores.

Pero volvamos a las películas, que una cosa es que esté todo relacionado y otra muy distinta que no se cuente. Porque todo esto nos puede servir para hacer un poco de memoria. Al fin y al cabo la primera película con un Black en el superhéroe es Abar, the First Black Superman (1977). Estrenada un año antes que el Superman sin adjetivos, en realidad esta es una más de las películas dentro de la blaxploitation, ese movimiento de los setenta que tantas tardes de gloria nos dio, de Sweet Sweetback’s Baadasssss Song (1971) a Disco Godfather (1979) pasando por Super Fly (1972) y sus secuelas (esta sí, muy lejos de los superhéroes, qué le vamos a hacer) o Cleopatra Jones (1973) y que aún soltaría en los ochenta perlas como The Last Dragon (1985).

En el caso de Abar nos trajo a un guardaespaldas al que el padre de una familia con problemas -que resulta que es algo así como un científico loco- le da una poción que le otorga superfuerza y otras habilidades con las que puede combatir el crimen. Bueno, a algunos criminales. Y depende de la definición. Ya. Años complicados. Como siempre.

Como la historia detrás de la creación y produción de la película es complicada -en un resumen muy rápido diremos que acabaron teniendo que vender sus derechos, que uno de los creadores era un chulo y que parte de la película se rodó en localizaciones… ahm… funcionales…- fue cambiando de nombre con los años.

Originalmente -en 1975, el año en que se tenía que haber estrenado. Una producción difícil ya os digo- era SuperBlack. En los noventa le cambiaron el nombre a In your face.

Ya, como para ir a verla.

Y, a ratos, parecía que querían que solo se la llamara Abar.

Pero el caso es que esta fue la primera película de señor de color con superpoderes. Aunque en aquel entonces lo vendieran como de Ciencia Ficción. El poder de la música, supongo. Por supuesto con el tiempo el hecho de que los superhéroes hayan tenido cierta relevancia o que se llegue a enfrentar a nazis de los que llevan esvásticas -espera, ¿a estos sí les podemos llamar nazis, no? Quiero decir, llevan esvásticas y luchan contra gente de color. Nadie sería tan idiota de hablar de espiritualidad tibetana y movimiento ciudadano. ¿Verdad?- ayudó a un mínimo interés en su recuperación

Sí, el trailer deja bastante claro que en esta película el villano es Donald TRUMP! ¡Es broma! En los setenta TRUMP! tuvo que ir varias veces a los tribunales por negarse a venderle casas a la gente de color. Independientemente de cuánto dinero tuvieran, sí. ¡Él nunca les hubiera vendido la casa!

Así que el nombre regresó. Y la semilla ya estaba desparramada. O algo.

El interés en la comunidad afroamericana y el éxito de los primeros intentos de hacer filmes de supes mainstream desde que los seriales mezclaran televisión y cine llevó al movimiento habitual de sacar películas con otro tipo de protagonistas más cercanos al público general. Como un pato antropomórfico parlanchín de un universo paralelo. Personajes con los que sí se podían identificar, vaya.

De modo que entre el estreno del otro Superman (1978) y el éxito universal de Batman (1989) estaban muy ocupados con personajes de otros colores. Por ejemplo, el verde. Entre las tortugas por un lado y ese montón de musgo animado por el otro parecía que serían las únicas PdC que viéramos durante la década. Ni siquiera el estreno de algo llamado DarkMan (1990) resultó ser lo que su título prometía. Llegó un punto en el que parecía que Candyman (1992) sería lo más cercano que volverían a tener a un tipo de color con poderes ajusticiando a gente blanca. Pero en realidad la llegada de los noventa significó que ese péndulo de los veinte años volvía a permitir una rendija para que hicieran películas.

De esa manera para 1993 tendríamos The Meteor Man en la que el cómico y muchas más cosas Robert Townsend reunió un poco de dinero que realizando algunos ahorros como ser él mismo el guionista, director y protagonista además del productor, le permitieron poner en marcha esta comedia con capas. E incluir en ella a un reparto en el que estaban también Marla Gibbs, Eddie Griffin, Robert Guillaume, James Earl Jones, Bill Cos¡MUCHA MÁS GENTE!

Por supuesto esto también llevaría a una recuperación años más tarde en DVD cuando quedó claro que nada vendía en supes como

un tipo vestido de verde en un contexto espacial.

Por supuesto el estreno de esta película no significa que no tomaran nota las editoriales de cómics. Sin ir más lejos Marvel hizo un presupuesto o algo y acabó siendo

protagonista de su propia miniserie. Bueno, ellos dicen que estaba claro desde el principio que serían solo seis números. Yo digo que la puerta estaba bastante abierta. Pero, en cualquier caso, supongo que esto le convierte retroactivamente no solo en una de las primeras películas de Marvel, también en el primer superhéroe del Universo Cinematográfico…

de Sony. Luego pasa lo que pasa y como los derechos eran de Townsend no se volvió a saber más de él. Quizá acabe saliendo en una película junto a Conan y ROM.

Por suerte en los noventa era ver que existía una tendencia y todos para allá. Así que si alguien estaba teniendo éxito en la televisión, habiendo sido miembro del reparto del Saturday Night Live para luego crear su propio programa de sketches, In Living Color, y tenía además un conocido que había escrito una película supertaquillera como era Pretty Woman y un clásico de culto como Cannibal Women in the Avocado Jungle of Death, pues era normal que te dieran tu propia película de superhéroes. Y de ahí BlankMan (1994)

Por supuesto para hacer una película un Wayans nunca es suficiente,¡hacen falta más Wayans! De modo que Damon interpreta al protagonista y David Alan Grier a su hermano pero ya puestos contrataron para hacer de sus versiones juveniles a Damon Jr. y  Michael Wayans. También contarton con Jon Polito y Jason Alexander -eh, no todo el mundo puede conseguir salir en Troll– en personajes negativos. Y Christopher Lawford, un miembro de la Familia Kennedy haciendo de político bueno, que no se diga que todos los blancos son retratados iguales.

 

El éxito de esta película fue casi inexistente, pero eso no paró la máquina. Que, además, tenías un montón de figuras populares de color dispuestas a mover sus proyectos. Wesley Snipes estaba empeñado en tener su película de superhéroes y lo intentó con fuerza en varios proyectos, Michael Jordan se mezclaría con extraterrestres y dibujos animados en Space Jam (1996) y Shaquille O’Neal se mezclaría en el fantástico con Kazaam (1996) interpretando a un genio. De los de un espacio chiquitín para vivir. Pero se quedaría con ganas de hacer algo más superheróico, que él era un fan de Superman de toda la vida, y así movió todo lo movible hasta lograr que DC entrara en razón. Una frase que resulta tan complicado de explicar hoy como lo era hace veinte años.

Cinco películas de Batman después, cuatro de Superman y una de su prima Supergirl, más aquella del musgo, en DC por fin consideraban que lo mismo se podía hacer otro tipo de películas, aunque sea tirando por otro Superman. Y de esas sale Steel (1997).

16 millones de presupuesto – Batman & Robin, de ese mismo año, fueron 125. Supergirl, estrenada 13 años antes, tuvo 35.- para lo que fundamentalmente fue una pachanguita para que O’Neal dejara de darles la tabarra.

Por lo menos en España supieron darnos un poster en el que aparecía lo que queríamos ver.

Pero, mira, al menos sirvió para que la segunda vez que se llamaba a una serie Steel en DC se llegara a 52 números. Mucho más que la primera, que solo había medido 5. Aquí estuvieron desde 1994 con Louise Simonson

hasta 1998…

en la que su guionista de entonces, un tal Christopher Priest, tuvo que echar el cerrojazo.

Claro que ese mismo año se hizo la película del más noventero de los héroes,  Spawn (1997), que costó unos 40 M$ y recaudó unos pocos más.

Y que tenía a un héroe principal de color Michael Jai White mediante. Al que si te descuidas no llegas a descubrir que es de color. De hecho, a sus lectores parecía que se les olvidaba de tanto en cuando. Pero mira, algo es algo.

Y si esto les sirvió para tener su propia serie en la HBO, pues allá ellos.

Por supuesto, a base de ir haciendo películas tenían que acabar acertando. Y así, tras el parón que supuso en la industria de películas de superhéroes el fracaso en taquilla de Batman & Robin en 1997 la máquina se puso de nuevo en movimiento con Blade (1998). Fue un paréntesis de películas de superhéroes difícil de soportar, pero lo logramos con gran entereza.

Blade había tenido su propia cabecera unos años antes, en 1994, durante esa maravilla de los Midnight Sons.

Diez números estuvieron a ver si los vampiros le hincaban diente a ese culito. Que visto ahora podría parecer raro pero es que no sabéis lo que el Mundo de Tinieblas hizo en lo Narrativo. En cualquier caso, fue llegar la película y empezar a tener Blade por todas partes. Por detrás

y por delante.

Que llevó a darle una nueva oportunidad con una serie para él ese mismo año…

Y otra más en 1999. No, no además. En lugar. Que una cosa es vender en el cine y otra no encontrar cancelando la serie al tercer número. Por suerte la serie de 1999 funcionó mucho mejor.

Y llegó hasta el sexto. Por supuesto en cine hubo más Blade. En 2002 llegó la 2 y en 2004 llegó Trinity. Blade: Trinity, me refiero.


Lo que facilitaría, a su vez, que se le diera una nueva serie en 2004

que llegaría hasta el número seis. Y un último intento en 2006 que fue todo un éxito. 

Llegó hasta el número doce. ¡La más extensa del personaje! ¡¡¡Eh, no os metáis con él!!! Sólo ha necesitado tres películas y 5 volúmenes para lograr 37 número en solitario. ¡Con otro volumen más seguro que Marvel le da hasta el 50 en la cosa esa de Legado!

Por supuesto uno pensaría que lo lógico sería que las editoriales pensaran que si de un personaje que ha tenido una *cof* desigual vida editorial han logrado hacer varias películas sacando pasta lo lógico sería seguir por ese camino.

Ya.

Pero volvamos a 2004 porque hay otro momento especial. Traed confeti, que tenemos la primer y única película de superhéroes protagonizada por una afroamericana. Me refiero, por supuesto, a Catwoman.

*prrrrrrtttt*

¿Qué? ¿No os gustan los matasuegras? Vale, en la película pasó casi de todo y entre esta y Elektra (2005) -que, por algún extraño motivo… pero dejémos eso para otro día- seles olvidó que las mujeres podían protagonizar series de supes en solitario. Qué cosas. En cualquier caso la verdad es que en la propia serie estaban muy ocupados a sus cosas

y en cuanto pasó el verano se metieron en el crossover de turno.  Así que el impacto de la película en el cómic fue mucho menor que el número de posters alternativos. Menos mal,  si en una de estas la editorial llega a descubrir cómo usar los millones de espectadores de las películas y series para vender cómics lo mismo el mundillo hubiera cambiado.

No digamos ya las posibilidades de que Frank Miller decidiera hacer portadas. Pero ese es otro tema y será tratado en otro lugar.

Total, que llega Hancock (2008) y con el Will Smith y todo eso de Película que es más interesante cuando te cuentan todos los líos hasta que se ha hecho que la película en sí.

Pese a recaudar una cantidad razonable de dinero para lo que había costado está considera casi como el principio del lento declive de la carrera de Smith.

De hecho, para anunciar el DVD -para los más jóvenes. El DVD era una cosa de cuando existían formatos físicos en lugar de buscar por internete las películas o contratar un videoclub digital. … … … Un videoclub es… Mira, otro día.- decidieron probar con un poster diferente.

Y de esto hace 10 años, los mismos que han pasado desde Iron Man, como decía al principio. Durante esos años unos y otros y los terceros no han encontrado un hueco que les viniera bien para estrenar una película con protagonista afroamericano.

De hecho Pantera Negra tiene un protagonista africano, bueno, más que el protagonista la casi práctica totalidad de personajes. Pero, vaya, nos entendemos. Klaw, Killmonger y Ross no lo son, son fuerzas externas a esta historia sobre aislacionismo, tribus con tiranteces y el papel de la corona. Una versión con los Borbones os ponía yo.

Así que, bueno, esta es un poco la historia. Es difícil explicar a qué han dedicado estos últimos 10 años en los que se han producido 21 películas de personajes Marvel, 12 de ellos por la propia compañía;  6 de DC y 10 de otras compañías. En total tan solo 37 películas durante la década, cantidad obviamente ínfima como para que hubiera una oportunidad de hacer una.

Que en décadas anteriores tuviéramos todas estas, o que en el año 2000 Disney decidiera realizar el telefilme Up, up and away centrado en una familia de superhéroes afroamericanos,

igual que la aparición de obras en series y otros formatos -un saludo a Black Lightning, también de 2018, que ha logrado un acercamiento diferente-  es también pura casualidad.

A ver, si has estado ocupado haciendo películas de cosas verdes -y Marvel desde 2005 tiene también la suya- es normal que se te pasen estas cosas. Vamos, el día que tenga que hacer esto mismo con un superhéroe asiático va a ser una de las entradas más cortas de la vida de este blog.

Sobre todo ahora que están saliendo críticas y taquillas y parece que habrá continuidad. Aunque no sabemos cuándo, ¡lo mismo han pensado que el éxito de esto es aguantar una década para que salga a chorro!

Porque seguro que ahora hay un montón de películas más esperando al estreno. Cyborg y todo eso. ¿Verdad?

¿Verdad?

 

Siendo social en diciembre

Os incrusto aquí cosas de mi Tuiter y de mi Insta y a correr

Este es Mike McCraken tras tocar de forma poco apropiada a Big Barda #mm10

Una publicación compartida de Eme A (@emea75) el

¿Os habéis leído ya el segundo tomo de Giant Days de @fandogamia?

Una publicación compartida de Eme A (@emea75) el

#jli24 #dc

Una publicación compartida de Eme A (@emea75) el

SWTF

Os seré franco, mi intención primera era llamar a esto SW#1 y poner todas las portadas #1 que hubieran tenido los cómics de SW. Es decir, ¿cómo de largo podría ser eso?

Vale, yo nunca he sido de los que creía que era una obra secreta, oculta, seguida o apreciada por unos pocos. Quiero decir, sé que a la gente le gusta sentirse especial pero no hay más que prestar atención a esos pequeños detalles como, digamos, la cantidad de veces que la echan por la tele,  su impacto en la cultura popular o que El Corte Inglés regalara sus juguetes para atraer público. Pero, claro, una cosa es saber que fue la película más taquillera de su año (1977) sacándole más del doble a la segunda o que fuera candidata a 10 ÓscarTM incluyendo Mejor Película y acabara ganando 7 (uno de ellos especial, cierto) convirtiéndose en la película con mayor cantidad de premios de ese año, y otra muy distinta ir a mirar lo de los cómics y encontrarse con lo siguiente.

Consultado el GDC, el ComicBookDB y Comic Vine me he encontrado con cosas como esta:

Sólo series, sólo en inglés, sólo en USA. 441 ‘series’ (es decir, desde series-series a minis a números unitarios).

Así que me puse a mirar. No sólo había habido un cómic desde el año del estreno, es que el estreno fue en mayo y el cómic salió en julio.

– Y conste que en España saldría en noviembre. Bruguera mediante.

No sólo eso, es que, además, Vértigo lo volvería a publicar tres cuatro años después.

A partir de ahí y hasta 1986 tuvo serie regular en Marvel. Un total de #107 números. Ni siquiera tengo claro cuantas series de entonces tenían tanta numeración. No digamos de las de ahora.

Pero, claro, lo mismo pensáis que es que en 1986 se acabaron los cómics de SW durante años y… bueno… casi. No volvería a haber un cómic de SW hasta… 1987.

Podéis entrar a leer la explicación aquí, o leer el texto que total ya:

-Y si os estáis preguntando qué pasó con los fanes que se informaban siendo lectores regulares del cómic de Marvel… Casualmente en 1987 Lucas decidió comenzar a publicar The Lucasfilm Fan Club Magazine

Pero, volviendo a SW 3D, la cosa no acabó de salir bien *cof* y en 1988 se publicó el último cómic de la franquicia en una temporada. En concreto… hasta 1991.

A partir de aquí Dark Horse se encargaría de mantener viva la maquina de din… la franquicia. La mitología. Quería decir, el sueño de un futuro mejor. El Tomorrow Belongs To Me de toda una generación. Algo así.

Porque para 1994 ya estaría con una línea Classic. Y para 1996 abrirían una cabecera llamada, de nuevo, Star Wars.

No sé por qué me entran ganas de llamar a JotaCe.

En cualquier caso, esta cabecera estaría produciendo material nuevo hasta 2006. Es decir, desde 1998 hasta 2002 como Star Wars, ese año pasó del #45 a Star Wars: Republic #46 y ya en 2006 al llegar al #83 hicieron lo que uno esperaría.

Cambiar el nombre y renumerar.

Esta vez duraría 17 números antes de que en 2011 ya decidieran que tocaba nuevo nombre y renumeración:

Que esta vez, el signo de los tiempos, tardaría sólo 5 números en cambiar una vez más.

Y a partir de ahí, de 5 en 5 números hasta su cancelación cuando terminó la siguiente en…

Por supuesto había un motivo para esta cancelación en diciembre de 2013. Y es que estaban aprovechando que en 2012 Disney había comprado Lucasfilms y en cuanto terminó el contrato con ellos iban a traerse de vuelta la cabecera a Disney. Pero eso sería en 2015. Así que todo 2013 y 2014 estuvieron regresando a la clásica cabecera Star Wars. Con, por supuesto, un nuevo número uno.

Faltaría más.

Por supuesto en cuanto pudieron se cerró esta cabecera -concretamente, agosto de 2014- para abrir en Marvel en 2015

en donde ya lleva como 40 números. De nuevo, no miréis cuántas series superan en numeración a SW, que lo mismo os deprimís.

Y esto, como decía, ciñéndome a la cabecera principal  -no Droids, no Ewoks, no service- y las mil historias contadas por otros lados. Que ahí ha habido de todo.

En serio, de todo.

Todo esto y las ideas locas como cuando TokyoPop decidió en 2006 montar Star Wars Manga

(Por cierto, la primera imagen del posteo es de la publicación extranjera de Panini de uno de estos mangas. ¡Aún estáis a tiempo de exigir su edición a Panini España!)

[EDICIÓN: Me comentan que esos mangas ya los publicó Planeta a muy finales de los noventa. Mirando por TodoColección he descubierto que sí y en efecto, y ha podido tomar prestadas una imágenes, lo que no sé es cómo no pude darme cuenta de que eran el mismo cómic…

¡Muchas gracias por avisarme!]

O lo de 2012 de Jeffrey Brown (y sus secuelas)

O que este mismo 2017 IDW haya sacado Star Wars Adventures

Y eso que no me he puesto a hablaros de las creaciones de los fans. Ya sabéis, todo es fandom, todo es fanfic.  No, no os voy a hablar del slash entre Anakin y Jar Jar Binks o Anabinks. Eso os dejo que lo descubráis vosotros. Pero si han podido publicarse de modo más o menos abierto un par de creaciones de fanes…

Y es que una cosa es que queramos hacer nuestro y esperar no tener que compartir una cosa -que en fin- y otra muy distinta que no haya por ahí todo un impacto cultural y una cantidad loca de productos culturales dando vueltas. Cómics incluidos. Es decir… ¿Quién sabe qué más podemos tener dando vueltas pendiente de que alguien decida redescubrirlo?

Siendo social en noviembre

Quitando los posteos de Heroes Comic Con Patatas O Ensalada Madrid que ya recopilé en su momento, esto es lo que di de mí en diciembre en Tuiter y en Instagram

#makinavaja1992 #dolmen

Una publicación compartida de Eme A (@emea75) el

Sharon Carter nunca dice que no a SHIELD, pero las prioridades son las prioridades #ca209 #marvel

Una publicación compartida de Eme A (@emea75) el

#superhijos5 #dc

Una publicación compartida de Eme A (@emea75) el

#makinavaja1993 #dolmen

Una publicación compartida de Eme A (@emea75) el

Marvel en 2017 era esto #victorvonmuerteironman9

Una publicación compartida de Eme A (@emea75) el

Los instagrameos del octubre de la DUI

Mientras España miraba a Cataluña yo leía tebeos viejos y lo contaba en mi Instagram

Persecución simpática e inocente que no perpetúa absolutamente nada #mokf52 #1977 #marvel

Una publicación compartida de Eme A (@emea75) el

Nadie le pregunta a la pobre Sif qué es lo que prefiere #thor165 #marvel

Una publicación compartida de Eme A (@emea75) el

Lady Sif nos enseña que pegarle una paliza a otro es correcto, si el otro te quería quitar la novia #thor167 #marvel

Una publicación compartida de Eme A (@emea75) el

Karnilla hablando de Balder. El Thor de 1969 es un catálogo espectacular de relaciones de pareja sanas #thor167 #marvel

Una publicación compartida de Eme A (@emea75) el

La que está liando Puigdemont #thor182 #marvel

Una publicación compartida de Eme A (@emea75) el

Aunque la mujer se vista de guerrera #thor183 #marvel

Una publicación compartida de Eme A (@emea75) el

Jack Kirby era un manantial constante de nuevos personajes. ¡Y menudo personaje era este! #ca202 #marvel

Una publicación compartida de Eme A (@emea75) el

Parece un problema actual, pero Ivà ya lo denunciaba hace veinticinco años #makinavaja1992 #dolmen

Una publicación compartida de Eme A (@emea75) el