Siendo social en agosto

Redifusión de mis tonterías, para que si llego a concejal los becarios las encuentren más comodamente

Spiderman machirulo #marvel #as62

Una publicación compartida de Eme A (@emea75) el

Lois Lane, la bruja robahombres #dccp32 #1981

Una publicación compartida de Eme A (@emea75) el

Sororidad #as82 #marvel

Una publicación compartida de Eme A (@emea75) el

Tuiteando en marzo

Hoy es (otra vez) ese día del mes en que autosaqueo mi Tuiter y mi Instagram para no tener que pensar nada nuevo

La mujer llamada Ducharme, solo un escalón por debajo del perro llamado Mistetas #gsmokf1 #marvel

Una publicación compartida de Eme A (@emea75) el

Ya ha salido el tomo 13 de Yotsuba. Es la FELICIDAD encuadernada en tamaño bolsillo

Una publicación compartida de Eme A (@emea75) el

Voooolare, ooo-oh… Heteropatriarcaaaale… O-O-O-OHH…

No hay peor sordo que quien no quiere oir. Sí, sé que lo digo muy a menudo pero es una verdad que a fuer de repetida no pierde validez.

Vivimos en un mundo lleno de gente con ideas preconcebidas. Fanáticos inmunes a las evidencias porque cuando se les muestran las ven a través de lentes coloreadas que filtran la realidad retorciéndola hasta que se asemeje a la que describen sus inconsistentes creencias. Que se aferran al más nímio e insignificante detalle para sobre él levantar quiméricos edificios de rimbombantes nombres inventados como “etnocentrismo” o “heteropatriarcado”

Y quiero decir NIMIO e INSIGNIFICANTE.

Tomemos como ejemplo una escena de la reciente (y tan emocionante como imprescindible) saga VERDAD que ha cambiado el status quo del Supermanverso. En ella el (casi) Último Hijo de Krypton™ se dispone a volar saltar llevando consigo a Lois Lane.

VUE10

Y le explica las dos únicas opciones: en brazos o colgando sobaqueramente.

VUE11

De entre las que nuestra Intrépida Periodista preferida (con permiso de Iris Allen) elije la más cómoda. Hasta aquí nada extraño ni ilógico. Bueno, habrá gente que proteste. Blogueras que pretenderán que sea Lois quien lleve en brazos a Clark sin pararse a pensar que es ÉL quien posee superpoderes.

Y además ¿quién ha dicho que a él nunca lo llevan? Conforme avanza la apasionante saga los poderes del Hombre de Acero™ continuan disminuyendo hasta el punto de hacerse necesario que sea Wonder Woman quien lo eleve a los cielos.

VUE02

(Si, es que la Diana del Superverso está liada con Superman y… bueno, es una larga historia)

Llegados a este punto debemos hacer un par de aclaraciones. Por mucho que las feminazis se empeñen en defender lo contrario existen innegables diferencias biológicas entre hombres y mujeres. El dimorfismo sexual en humanos sólo puede ser negado por locas que (secretamente) desearían haber nacido hombres. Nuestros respectivos cuerpos poseen una diferente estructura ósea y almacenan la grasa en distintas zonas lo que conlleva un centro de gravedad diferente. Estos imperativos implican diferentes opciones de sujección y es por ello Y NO POR NINGÚN OTRO MOTIVO…

VUE01

…que Wonder Woman vuela con Superman agarrándola en plan puro machote que lleva del brazo a una pura señorita de toda la vida. Son las inevitables leyes de la física contra las que sólo un iluso (o una feminista) pretendería rebelarse. No hay que buscarle tres pies al gato ni rebuscar en los antecedentes del editor.

Además… Mujeres… ¿Quién las entiende?

Ahora te dicen que NO le van a revelar a nadie tu identidad secreta con lagrimita emocionada y todo…

VUE12

…y antes de que te des cuenta se la han contado al planeta entero…

VUE13

 

 

La wikicontinuidad de DC explicada en una viñeta

El concepto de wikicontinuidad de DC se resume en que no puedes dar por sentado nada de lo que recuerdes haber visto o leído. Si en algún momento alguien dentro de la editorial decide que nunca pasó es que no pasó

Como ejemplo tenemos esta escena del número 21 de Superman/Wonder Woman, donde Lois Lane está siendo interrogada atada con el Lazo de la Verdad de Wonder Woman, momento que aprovecha Jorge Javier Vázquez para preguntarle si es verdad que entre Lois y Clark ha habido tomate…

Superman Wonder Woman 21

…y ella dice que no. Así que ya sabéis, o bien nunca ha habido una relación romántica entre Lois y Clark (a pesar de las docenas de veces que lo habéis visto) o bien el Lazo de la Verdad de Wonder Woman se ha convertido en el Lazo de lo que Wonder Woman Quiere Oir

Observaciones con Otro Nombre: 16 de Septiembre de 2004

Los amores de Clark

 

Tras tres días un poco densos (al menos para el que esto escribe) vamos a relajar un poco en tono con un pequeño divertimento.

smallville1.jpgEsta chica parece mona. Todo el mundo piensa que lo es, lo que de verdad le pasa es que tiene una cara rara que le va perfectamente a su personalidad. Es boba, no se puede confiar en ella y hace juicios de valor a la mínima amén de cambiar de opinión a cada capítulo. De todas maneras, a nadie le importa, a todo el mundo le da pena y siempre la perdonan haga la estupidez que haga, que son muchas. En definitiva, es una persona insoportable.

Huir de ella a toda costa. No se entiende que ve Clark en ella (será también cuestión de pena), ya que incluso a la hora de tener el primer calentón lo tiene con otra profesora más interesante.

smallville2.jpgEsta chica es un poco fea. Aunque tiene su punto. Es inteligente, inquisitiva, habladora, graciosa, tiene montón de cosas interesantes que decir. En definitiva, ésta es la novia que te echarías. Que sí, que la otra está más buena, pero abre la boca y se acaba todo el encanto. Clark debería estar con ella, pero sus hormonas adolescentes le ciegan, porque cuando aparezca Lois que es igual que Cloe pero en tía buena, pues ya veréis como le tira más.

smallville3.jpgEste chico le resulta atractivo a muchas mujeres. Debe ser un asunto capilar, porque con pelo no le gusta a nadie. Es inteligente, maquiavélico, traicionero, arrogante, manipulador… en fin, toda una joya. Se pasa toda la serie diciendo “A Clark dejarle en paz”,”No os metáis con él”. Su futura pérdida de memoria puede deberse al desengaño amoroso que se llevara cuando Clark se líe con Lois.

smallville4.jpgEsta chica es un sueño. No hay más que echarle un vistazo para entender porque Clark bebe los vientos por ella. Esto si que es una chica de verdad y no la tonta de Lana. Está claro porque Clark se enamora de ella.

– Hola, soy Lois.

– Tú puedes ser lo que quieras.

Los cómics de antes sí que eran buenos XIV

 Corrían los locos años 60 y los cómics estaban cambiando.
 
supes.jpg
Los tebeos ya no eran sólo para niños, introducían la psicología, los derechos sociales y otros temas comprometidos recreando con ello las actitudes de sus personajes ante la vida, incluyendo sus secundarios.
 
lois.jpg

Que dejaban atrás su rol de simples extras cuya única función era ponerse en riesgo para dar un objetivo al héroe, y reclamaban escritores que les convirtieran en personajes tridimensionales con su propia personalidad, motivación y objetivos en la historia.

Esa liberación de los personajes femeninos no podía dejar de lado a la colección de Wonder Woman donde llevaban ya centenares de números rompiendo convencionalismos, como pionera que era la colección en esto de convertir a una mujer en protagonista de un cómic de superhéroes.

Por este motivo, en Wonder Woman 175, se nos mostró una de las historias con mayor psicología del cómic, una auténtica obra maestra que, como todo gran trabajo, se presentó enmascarado con una historia que iba a empezar como siempre, con Wonder Woman atacada por un villano tipo de los de la época dorada de los cómics.
 

coche.jpg

Pero el villano que les ataca es un villano clásico sólo en apariencia, porque en realidad es un villano con PSICOLOGÍA! y, por ende, con una motivación:

un-becho.jpg
Quiere un beso, de los de verdad y con pasión, de Wonder Woman, o matará a Steve Trevor. Puede parecer algo muy tonto, pero como hemos dicho este número pertenece a la era de la PSICOLOGÍA! de los cómics y por lo tanto es una decisión muy justificada, porque con esa cara el villano sabe que sólo puede conseguir mambo pagando algo que le impide su porte noble (lleva un bastón de esos con bola encima, no os digo más).
 
besa-morena.jpg

Wonder Woman se sacrifica, y besa, bien pero sin lengua porque la PSICOLOGÍA! en los cómics no había llegado aún a esos extremos, al villano, salvando así la vida de Steve, pero, debido a la profundidad de la historia este reacciona como su propia PSICOLOGÍA! le permite

NOOOO.jpg

Echándole la culpa a Wonder Woman de ser una fresca. Una polémica reflexión que se mueve entre la necesidad del personaje de Steve de hacer ver su enfado por llevar desde 1941 queriendo morderle la boca a la amazona y ahora ve como el primer tío que le ata a un peñasco la cata antes que él, y la presión social que se ejercía sobre la mujer de los 60 a la que se le pedía que estuviera en forma y enseñara cacha, pero a la que se lapidaba públicamente si besaba a un tipo más viejo que ella con un ejército de sirvientes a su disposición (como hemos cambiado, afortunadamente).
 
nono.jpg
Para Steve el shock es tan fuerte que el enfado no se le pasa, haciendo que Wonder Woman salga fuera para expresar sus sentimientos (otra muestra de la irrupción de la PSICOLOGÍA! en los cómics)

nonono.jpg    

Pero al regresar se encuentra con que:

la-otra.jpg

Una Wonder Woman de una tierra alternativa (canten comingo: "yo soy de deceeeee, de deceeeeee, de deceeeeee"), ha viajado en cuanto ha visto que dejaban al rubio solo y se lo ha llevado al huerto. Justo aquí es donde la PSICOLOGÍA! se encuentra con el COMPROMISO SOCIAL! y con este cómic DC enseñaba a las niñas que si van dejando pasar trenes, su chico ideal se acabaría marchando con la primera pelandrusca que pase por ahí (otro rasgo de la sociedad de los años 60—el de que el fin de las muchachas no era otro más que el encontrar barón que las desposara—que afortunadamente hemos superado sustituyéndolos por figuras que defienden el poder de las mujeres mientras cantan "si te gustaba tenías que haberme comprado un anillo").

 

candela.jpg
Wonder Woman reacciona como la PSICOLOGÍA! manda, primero fingiendo indiferencia, luego molestándose, y después intentando interferir en el nuevo ligue de Steve, que no deja de ser ella misma. Ella confía en que Steve volverá a ella, pero como llevamos un buen rato explicando, Steve ya no es el secundario de antaño que cuya única función era meterse en líos para que Wonder Woman le rescate, ahora, es un secundario cuya única función es meterse en líos para que Wonder Woman le rescate pero con PSICOLOGÍA!, lo que le lleva a ponerse del lado de la villana de esta historia, lo cual es lógico antendiendo al hecho de que es exactamente la misma chica a la que lleva décadas persiguiendo pero que se deja meter mano.

Steve pues actúa en la historia según su propia PSICOLOGÍA! y por ello Wonder Woman, también renovada, hará lo mismo haciendo lo que cualquier mujer moderna e independiente haría si el novio al que tiene a dos velas le dejara.
 

esto-2.jpg
Llamar a su madre….

Al final deciden que los temas del amor son demasiados complejos para tratarlos a la lígera, así de profundo fue el autor en el uso de la PSICOLOGÍA! en esta historia, por lo que deciden que sólo puede dirimirse con una serie de pruebas atléticas que decidan quien se queda con el rubio. 

 

winner-take-it.jpg

Al rubio por supuesto le parece todo estupendo, pero porque la PSICOLOGÍA! no le deja más acción lógica que tomar, un tío que lleva 20 años detrás de la misma tía y que ahora descubre que puede por fin mojar con su gemel
a obviamente no tiene el riego sanguíneo en ese momento en condiciones para pensamientos profundos.

Las dos Wonder Woman inician una competición donde se desubre un terrible acontecimiento inesperado:

natacion.jpg
chiqui.jpg

En el mundo paralelo Wonder Woman rejuvenece, lo cual parece una solución totalmente arbitraria, casi tanto como que de repente sin mayor explicación aparezca una gemela malvada desde una tierra paralela, pero que no es más que una metáfora de la PSICOLOGÍA! para explicarnos que Wondy, nuestra Wondy se está comportando como una cría con una competición por un tío que se pone de los nervios porque le has dado a pico a un villano para salvarle la vida. Y cuando te comportas como una cría es imposible que puedas vencer.

 

defeated.jpg

Así pues la Wonder Woman ligera de cascos supera a la Wonder Woman casta, pero en un inesperado giro de los acontecimientos.
 
ninos.jpg
Steve, que también pertenece al mundo de Wonder Womany—y vive en una época más sana en la que aún no se ha propagado el concepto MILF, salvo tal vez en el cine italiano, pero esos no cuentan porque no saben poner siglas— pasa de la Wonder Woman madura porque sólo tiene ojos para la versión pre-puber de la misma.
 
grow.jpg

Y así Steve acepta que lo suyo con la fresca es imposible, y que mejor se queda con la Wonder Woman de siempre.

Al final, en una nueva innovación que demuestra por qué Grant Morrison adora tanto esta serie, se rompe la cuarta pared con la aparición del guionista que nos explica la idea que en todo momento nos ha estado planeando la cabeza mientras leíamos este tebeo.

explain.jpg

¡¡Wonder Woman ha perdido por primera vez un torneo!! ¡¡Algo inconcebible en la serie!! Pero tal y como explica Robert Kanigher—quien tenía que hacer estas cosas porque los editores no estaban por la labor siempre de poner quien hacía los tebeos— ahí está la grandeza de la PSICOLOGÍA!, en que a veces perder significa ganar, si al final eres tú quien se lleva a casa el premio.

¡Los cómics de antes sí que eran buenos!


La D es Defensa

 Anda por ahí la gente soltando spoilers a diestro y siniestro sobre LA MEJOR PELÍCULA DE SUPERHEROES DE TODOS LOS TIEMPOS (TM) (JUNE/2013 EDITION), y en ellos no sólo se aprecia el típico y sano afán de destripar la película a todo aquel que no ha hecho el gilipollas como tú no ha acudido corriendo al estreno junto a un montón de adolescentes que no se callan y se han metido sólo en el cine porque dentro tienen mejor cobertura como todo buen fan de los cómics de superhéroes debe hacer, no; en ellos también se deja notar un regocijo porque Man of Steel no cumple las expectativas.

Así es amigos, la gente se está cebando con la película de Zack Snyder y dicen que es mala, incongruente, y un desperdicio de dinero, pero yo os digo que es buena y tenéis que creerme a mí en vez de a ellos. ¿Por qué? Porque yo soy objetivo y ellos no. ¿Y como podéis saberlo? Fácil, porque ellos han visto la película, y por lo tanto lo que dicen de la película está manchado por su percepción subjetiva de la cinta, mientras que yo no la he visto y por lo tanto no estoy condicionado por nada, eso es una verdad que, tan evidentemente, no puede discutirse, que me extraña que no la haya usado ya María Dolores de Cospedal.

Pero vamos al tema. ¿Que dicen por ahí de The Man of Steel?


1) "Superman parece una bola de demolición destrozando el mobiliario urbano sin tener en cuenta su efecto sobre la población"

manofsteel_estimates.jpg

 

 

Bien, ya sé que cuesta imaginar un Superman violento que atraviese edificios.

PU-PU-PUMBA.jpg

Que sea agresivo

A-PETARDO.jpg

Que imponga la fuerza como solución a los problemas

PUMBA.jpg

Pero si lo piensas bien, si Superman ha sobrevivido como personaje 75 años será porque ha sabido adaptarse a los tiempos
PU-PUMBA.jpg

 

 
Y quien sabe (yo no claro, que no la he visto) si gracias a Man of Steel no nos olvidaremos del Superman boy scoutt y empezamos a pensar en un nuevo Superman, un Superman violento, que crea inquietud en el que lo ve. Un concepto radical que puede ser considerada la versión clásica del persoanje  algún dia.

 

A-ACTION.jpg


2) "La muerte de Jonathan Kent es lo más tonto que he visto nunca"

Los fans de Superman se dividen en dos: Los que creen que Superman no puede ocupar su lugar en el mundo sin asumir la muerte de su padre adoptivo, que en algunas continuidades ha marcado el tránsito de Superboy a Superman.

MUERTE.jpg

Y los que perdonamos  las claras desviaciones edípicas de los anteriores y les dejamos vivir a pesar de saber que Byrne tenía razón y los Kent, vivos, son personajes que permiten mejor que nadie entender a Superman, remarcando que a pesar de ser un alien, Kal El es tremendamente humano.

KENTS.jpg

Lo normal sería dejar que la biología siguiera su curso y fuera exterminado a la gente que se ha criado con el Superman pre-crisis y nos quedarámos los que mamamos desde el principio el Superman de Byrne, pero en Man of Steel se intenta reconciliar los dos bandos matando a Jonathan Kent, de una forma absurda. Los dos bandos ganan y los dos bandos pierden, (se demuestra que hay que matar a los Kent, y a la vez que es una idea muy tonta). Esto sí que es digno de un nobel de la paz y no lo de Barack Obama que se cree Batman espíando las conversaciones ajenas.

3) "Lois Lane es el personaje más plano que he visto en mucho tiempo. Esa no es la Lois de los cómics"

 

Lo primero que tenemos que asumir es que no vamos a recuperarla a ella

A-LOIS.jpg

Y a partir de ahí, como no tiene sentido repetir, hay que buscar una cosa nueva. ¿Y que cosa nueva aporta Man of Steel?

mos-fp-0054.jpg

Una Lois Lane rubia. En Superman’s Return cogieron una rubia y le oscurecieron el cabello, pero eso no funciona, porque aunque la rubia se tiña de morena rubia se queda, y una rubia de cine no puede ser echada palante, va contra todo lo que cree Hollywood. 

Y vosotros diréis: "¿Pero no ves cacho cenutrio que el error es ese? ¿Convertir una morena en rubia sin necesidad?" Y yo os diré ¿sin necesidad? ¿en serio?

En el Universo DC hay una sobredosis alarmantes de morenas echadas p’alante.

Lois

images.jpeg

Diana

wonder_woman_arrow.jpg  

Carol 

500px-Carol_Ferris_004.jpg

 

Selina
 
SELINA.jpg

El asunto está degenerando como vimos cuando se publicó The New Frontier y en algunas viñetas era casi imposible saber cual de todas estaba hablando

A-CAROL.jpg

Por eso hacen falta más personajes rubios en el Universo DC—que Dinah y las dos Karas no dan abasto—y por ello introducen proponen un cambio de continuidad en Superman, vamos una solución no radical puesto que es algo que sucede cada c
uatro años o cada vez que lo guioniza Loeb (lo que pase antes), y por eso Man of Steel propone una Lois sosa y rubia. ¿No estáis hartos de que la continuidad de Superman cambie para ser igual que antes, ¡pues aquí llega una novedad!

Podría acabar diciendo a los que dicen que Man of Steel es una película aburrida que ese es precisamente el espíritu del último relanzamiento del personaje, pero no lo haré porque los cómics sí que los he leído, y no sería tan objetivo como soy con la película. No pienso caer en su juego. Lo dejamos en que The Man of Steel es una buena película y lo va a seguir siendo hasta que cometa el error de verla.

AVIV REDYNS KCAZ!!!

  

Descansando en piezas

Queridos lectores, cuánto tiempo, qué corte. Ah, claro, el bisturí… Es lo que pasa cuando estás haciendo The Human Centipede (2009) con George Lucas y los siete enanitos. Pero perdonad que os deje un momento para bajar el volumen, tengo la Danse Macabre de fondo y empezaba a confundirlo con la sintonía del Telediario.
Ah, la televisión, siempre dándonos ideas e informaciones, como Mariló Montero. Sus comentarios sobre el alma residual en las vísceras y las posibilidades de que los riñones de asesino tengan algo de asesino no pueden ser menos que aplaudidas por el tempo, hacerlas a menos de una semana de esta noche de Halloween nos permite no ya respaldarlas o preparar un maratón sino ofrecer todo un repaso a las videografías para que entendamos su postura.
 
¿En qué se basa Mariló para decir eso? Pues en toda una tradición, todo el mundo sabe que un científico con bata y bisturí no puede querer nada bueno, se apellide Frankestein u Orloff. Pero es que además hay casos, obviamente basados en hechos reales porque nadie crea algo sin una parte de verdad, en los que podemos notar la maldad intrínseca infectando al pobre trasplantado.
No digamos ya al médico responsable de esas… atrocidades. ¿O no pensáis que el Dr. Génessier era un tipo perfectamente normal antes de liarse en lo que se acabaría conociendo como Los ojos sin rostro (Les yeux sans visage1960)?

¿No parecía Peter Lorre tan cuerdo como de costumbre cuando interpretó al Doctor Gogol e hizo aquel trasplante magnífico aprovechando restos de asesino en Las manos de Orlac (Mad Love, 1935) que daría para tanto a sucesivos pianistas y sus mujeres? [Parece mentira que aún le quedaran ganas para enfrentarse a La bestia de cinco dedos (The Beast with Five Fingers1946)]


Ah, las manos. Esos trasplantes siempre han funcionado excepcionalmente bien. Tanto que ya antes de Lorre hubo un Las manos de Orlac en versión alemana (Orlacs Hände1924) con Robert Wiene -sí, el de Caligaridirigiendo y el enorme Conradt Veid como el personaje central; y una versión posterior en 1960 (The Hands of Orlac) con Mel Ferrer como transplantado y Christopher Lee al fondo. Y aún quedarían ganas de ver a pianistas recibiendo trasplantes en Las manos de un extraño (Hands of a Stranger1962), por contra los dibujantes deben tener cuidado sólo con no perderlas. Je je je. Y si creéis que sólo la mano es poco asunto podéis pasaros por Cuerpo maldito (Body parts, 1991) que sube las apuestas a todas las extremidades. No a la misma persona, eso sí. 
Pero mucho OJO. Sí, eso. No sólo porque puedes atraer a algún psicópata por su culpa como en Jennifer 8 (1992) o, peor aún, puedes dar con el clásico traspalantador loco, el caso del Doctor Cheney (Ahí, con sutileza) que en La mansión de los condenados (Mansion of the Doomed, 1967) decidía que mejor que Los ojos sin rostro eran Los rostros sin ojos
¡Como si no hubiéramos aprendido a quedarnos lejos viendo lo que puede salir de jugar a los médicos en Blood relations (1988), Doctor Giggles (1992) o May (2002)! Pero volvamos a los trasplantes con la película de corneas que todos tenéis en mente, Gin Gwai o lo que es lo mismo: The eye (2002), película honkogesa archicopiada, ya fuera en sucesivas partes por sus mismos autores, o remakeada por los indios es Naina (2005) y los americanos en The eye (2008). Aunque os podéis imaginar que ya en tiempos se buscó sacar partido al trasplante de ojos, lástima que cuando Lon Chaney estuvo allí en Los ojos del muerto (Dead man’s eyes, 1944) el misterio fuera quién mató al donante.   
 
 
Y es que para estas cosas hace falta todo un cerebro. No, tranquilos, no voy a hablar de Frankestein, ¡con la de ejemplos al margen que tenemos! Que si Brain of blood (1972), que si las españolas Trasplante de un cerebro (1970) y Las ratas no duermen de noche (1973) -con Paul Naschy como un criminal recibiendo el cerebro de su enemigo "El Sádico"-, que si Odio mi cuerpo (1974) con el inolvidable León Klimovsky poniendo un cerebro de hombre en una mujer, que si ahora el de un blanco a un negro en Cambio de mente (Change of mind, 1969), que si ahora cojo el cerebro de una gorila y creo La mujer salvaje cautiva (Captive Wild Woman, 1943) como respuesta a cuando le pusieron el cerebro de una chica a un gorila en Castle Sinister (1932) que a su vez remitía a los crímenes del gorila con cerebro humano en Go and get it (1920) y que acabaría resonando en ese Doctor of Doom (1963) cuyo título original mexicano dejaba poco a la imaginación: Las Luchadoras contra el Médico Asesino.
 
affiche.jpg  
 
El transplanteador en esta ocasión era el Profesor Ruiz, convertido -merced a esos prejuicios para los alemanes y sus locos doctorados- en el Doctor Kragmall en la especie de remake/continuación de 1969 La horripilante bestia humana pudiendo, además, unir ambas películas con el también mexicano film de 1957 Ladrón de cadáveres sobre un transplantista, con el poco evocativo nombre de Don Panchito, que colocaba cerebros de animales en atletas para darles  más potencia. El plan, por algún extraño motivo, acababa fallando. Aunque eso no evitaría que en Wonder women (1973), también conocida como Kung fu girls on the rampage, exótica coproducción estadounidense-filipina, intenten mejorar el rendimiento de una persona trasplantándoles partes corporales de deportistas.
 
wonder-women-uk-quad.jpg
 
Y si os parece poco con sólo un cerebro para jugar ahí tenéis Un genio con dos cerebros (The Man with Two Brains1983) de Carl Reiner con un soberbio Steve Martin y cerebros de sobra para cambiar -aunque finalmente ninguno acabe en un gorila-, aunque habría que esperar a ver realmente a una persona con dos cerebros A LA VEZ -porque está muy claro que Dos veces yo (All of me, 1984) no vale- hasta la llegada de Bruce Campbell como director, guionista y protagonista de El hombre con dos cerebros (Man with the Screaming Brain, 2005). -Traductores de títulos de películas, esa gente- Ahora bien, si queréis ir a por todos todas puede que prefiráis el clásico de Lee Frost El hombre de dos cabezas (The Thing with Two Heads,1972) que fue sólo un año posterior a El increíble trasplante bicéfalo  (The Incredible Two-Headed Transplant,1971).
 
    
Los trasplantistas tienen estas cosas, y si no preguntadle al Doctor Cortner que busca un cuerpo para el cerebro de su novia [Editado: ¡De la hija no! Aunque la película sería… Eh, para uno que valora el cerebro de su novia y no sólo su cuerpo] en El cerebro que no podía morir (The Brain That Wouldn’t Die, 1963) aunque probablemente la más delirante de las películas de trasplante de cerebro – Incluyendo la idea de Tammy y el T-Rex (Tanny and the Teenage T-Rex1994) de poner un cerebro humano a un T-Rex animatrónico – es la que nos presenta una película accidentalmente británica.
 
l_50676_153f2633.jpg
 
The man without body (1957) es la historia de un señor mayor muy rico que descubre tener un inoperable tumor cerebral y pocas semanas de vida por lo que se busca al Mad Doctor de turno, en este caso el Dr. Merritt, que cuenta con un equipo que le permite tener vivas cabezas de mono que no tienen cuerpo y que le propone tratar de sanar su cerebro realizándole un injerto de otro sano. Como nuestro millonario, interpretado por el gran George Coulouris, es una suma de todos los males humanos decide buscarse un cerebro inteligente y famoso para poder hacer más dinero aún,  así que elije el lugar más lógico para buscarlo. ¿Qué? No, ninguna Universidad, no digáis tonterías. Me refiero al Museo de Cera de Madamme Tussauds, obviamente. Tras dar un par de vueltas y decidir que Enrique VIII o Hitler mejor no acaba descubriendo al cerebro que decide que merece su cabeza: El de Nostradamus. Por eso otro de los títulos de esta película es The Curse of Nostradamus. Es que en el Tussauds resulta que tenían la cabeza original de Nostradamus, con su cerebro y todo, en perfecto estado de conservación pese a los siglos trascurridos, a la espera de que un insufrible millonario y su trasplantero de cabecera entrara a robarlo. Una vez  con él en su poder deciden, claro, revivirlo. Por charlar con él y tal, sobre todo para probar sus legendarias capacidades predictivas en el mercado de valores en el que… No, la cabeza de Nostradamus habla perfecto inglés de los años 50, por descontado, y suponemos que en algún momento le ponen al día del sistema de bolsa, pero da igual porque como el millonario es insufrible la cabeza de Nostradamus decide hundirle lo que lleva al millonario a la desesperación, matar a su mujer trofeo y al ayudante de laboratorio con el que tonteaba y lanzarse a las calles, por suerte el Dr. Merritt puede insertar la cabeza de Nostradamus en el ayudante de laboratorio usando una extraña caja.
 
ManWithoutBody2.jpg
 
Inesperadamente, al ser dotado de un cuerpo joven y del equivalente a la apariencia de un señor disfrazado de diente, Nostradamus decide salir a las calles también para vengarse del millonario, pese a andar con menos movilidad que el Batman (1989) de Tim Burton. Finalmente el millonario, Nostradamus, el doctor y la policía acaban reuniéndose en un campanario donde los últimos miran mientras los dos primeros luchan -con sus propias limitaciones, claro- para acabar cayendo ambos cuerpos por el hueco central del campanario. ¿Los cuerpos? Sí, porque la cabeza de Nostradamus, envuelta en esa versión extrema del gorro de Finn el Humano, se queda colgada de la cuerda del badajo de la campana. Que vaya mierda de puntadas daban el Doctor y su ayudante. Y ahí parece que va a quedarse ahora que el doctor ha decidido que esto de revivir cerebros no era una idea tan buena.
 
Si alguien se pregunta cuanta de la GENIALIDAD! está en el ojo que la mira puede verla por completo (aunque en inglés a pelo) aquí:
 
Pero, eh, no os vayáis, que aún quedan algunas partes del cuerpo que pueden ser recicladas y algunos malvados transplantistas que tienen negocios por hacer. Si Mariló ha visto Repo! The Genetic Opera (2008) entendería perfectamente su odio por esa gente – Si bien no hay relación alguna con el clásico de culto Repo Man (1994) ni su continuación Repo Chick (2008)- a partir de ahí en 2010 apareció Repo Men que partía de la novela The Repossession Mambo que llevaba escribiendo desde principios de los ’00 Eric Garcia y que terminaría siendo publicada en 2009. A partir de ahí sacarían adelante el guión García en colaboración con el guionista televisivo Garret Lerner y el director Miguel Sapochnik. Claro que en realidad en 2007 la película Recycled Parts ya nos había hablado de una malvada empresa de tráfico de órganos, aunque en ese caso la reposesión era lo de menos. 
 
Es una pena que otras de las partes que sí se pueden intercambiar como riñones o hígados hayan tenido mucha menos suerte en el cine, aunque al menos el corazón cuenta con un par de apariciones, bien en Cardiac Arrest (1980) sobre un asesino que trata de conseguir corazones para trasplantes por el sencillo método de ir matando gente; o bien en Tell-tale (2009), teórica versión de El corazón delator de Poe que en realidad está más cerca del clásico sindios, con un hombre recibiendo el corazón de un asesinado y con él sus memorias, lo que le llevará a emprenderla como vigilante contra sus asesinos a la vez que los recuerdos van apoderándose de su mente. Un no parar. 
 
De todas formas no puedo dejar de pensar que la fuente principal de todo esto ha sido el conocido corto Hell Toupée, perteneciente al capítulo Treehouse of Horror IX (1998) de Los Simpson en el que Homer recibía un trasplante de cabello de El Serpiente, un criminal que se iba apoderando de él,  realizando así una referencia a la película Body Bags (1980), refundición de los tres episodios que finalmente fueron rechazados por la cadena Showtime pese a haber sido preparados para lanzar una serie antológica de horror a semejanza de la de Historias de la Cripta que emitía la HBO, la calidad de los directores i
mplicados (John Carpenter, Tobe Hooper, Larry Sulkis) hizo que se lanzara como película de relatos breves y precisamente a dos de ellos aluden en Los Simpson. Hair, protagonizada por Stacy Keach, nos presentaba un trasplante de pelo que salía mal cuando los pelos acababan no siendo lo que parecía; Eye, protagonizada por Mark Hamill, nos traía a un jugador de baseball que tras haber perdido un ojo recibía otro de un asesino misógino que influía en su comportamiento. Aunque lo mejor, al menos para mí, no es la suma de historias de la serie de animación americana sino la resonancia internacional que terminaría con otro pelo del terror, aunque en este caso se tratara de Gabal (2005) o como dice la versión española del título original coreano La peluca asesina -Como le decía antes, señora, así traducimos títulos los españoles- en el que el pelo de un cadáver se dedica a poseer a las cabezas que se lo ponen con todo el repertorio habitual de giros locos y personajes raros que siempre se esperan del cine asiático.


Me queda, eso sí, un último trasplante antes de poder lavarme las manos. Se trata de un asunto muy delicado. Estamos en 1970, con Doris Wishman ocupando prácticamente todos los puestos creativos, y vamos a conocer la extraña historia de un chico, Arthur Barlen -interpretado por el cámara João Fernandes convertido para la ocasión en actor con el nombre artístico de Juan Fernándezparecía un buen chico que por fin había reunido el valor para declararse a su novia y pedirle que se casaran… sólo que algo pasó y decidió violarla, no sólo a ella, también a otras mujeres más que se iba cruzando por la calle. ¿Cuál podía ser el secreto oculto tras tanta violencia que oculta este Sexploit? Pues el mismo por el que Barlen tardó tanto en declararse a su novia, tenía una cierta inseguridad sobre sus… capacidades que decidió arreglar con un trasplante. Efectivamente, ahora tenía un rabo asesino. O, cuanto menos, el de un mujeriego y violador que controlaba su cerebro y le hacía realizar terribles acciones que él no deseaba cometer. Ah, sí, la clásica excusa. El nombre de la película es, obviamente, The Amazing Transplant.

2472446651_4974a34615.jpg
 
Así que ya veis  ¿quién puede preferir las opiniones científicas antes que casi un siglo de cine? ¿Leerse un libro? ¿Un cómic? No lo entendéis, aún con esas tendría que… Leer. Por contra ir al cine es más sencillo. Y al precio de las entradas una demostración de riqueza. Así que ya véis que, además, educa. Ahí tenéis la videografía que lo demuestra y que explica tanto las fundadas opiniones de Mariló Montero como su animadversión hacia Anne Igartiburu.
 
Vaya, nuestro tiempo se acaba. Lo sé porque las partes que os… faltan… están empezando a ponerse moradas, y eso no es buena señal. En fin, ya sabéis lo que se dice: No cambiéis nunca. 
001_MD_400px.jpg