Recuerdos de un octubre entre viñetas y toques de queda

Pues sí, otra tanda de mis tuits

Allá por el mes de julio…

…esto era lo que lo petaba, según mi cuenta de Tuiter

La Muerte ox Xienta tan Bien

No existe nada más triste que el amor no correspondido ¿no os ha pasado nunca que queréis que una serie os guste pero por más que ponéis de vuestra parte no lo conseguís? recuerdo la primera vez que me sucedió esto:

Una serie con un aura de mítica y legendaria que por fin iba a publicarse de manera regular en nuestro país. Los rápsodas de Zinco que cantaban las bondades de la serie nos ponían los dientes largos con el buen hacer de Paul Levitz, de Steve Lightle y de Keith Giffen. Pero por donde empezaron Giffen ya no era más que un recuerdo y Lightle solamente hacía las portadas, dejando los interiores a Greg Larocque que siendo generosos lo hacía lo mejor que sabía aunque no siempre fuera suficiente. Estaba Levitz, eso sí, de manera que estaba garantizada la fuerza y la calidad en los guiones…a menos que estuviera pasando algún bache creativo, vaya, que parece que las series que en DC se desdoblaron para sostener una serie en papel bueno y 28 páginas de historieta tuvieran alguna maldición sobre sus guionistas, que lo suyo le costó en su día a Marv Wolfman volver a remontar el vuelo en los Titanes.

Porque costaba apasionarse con aquello, con tantos personajes, y tantos planetas, y tantos poderes, y tantas referencias al pasado, y… Y entonces me di cuenta de la gran losa que puede suponer el peso de la continuidad. Pues estábamos ante una serie que de la que aunque no había tenido contacto previo llevaba por entonces más de veinticinco años de publicación, de historias que no conocía pero eran los que habían llevado a esos personajes a donde estaban. Yo no era partícipe de esa historia y por tanto no podía conectar con ellos. Desgraciadamente era así y no podía hacer nada para solucionarlo. Así que dejé de seguir la Legión de Super-Héroes y me volví a La Patrulla-X.

Porque no era lo mismo. Para empezar España es un país eminentemente marvelita, por lo que se tenía acceso continuado a sus aventuras publicadas de forma ordenada y cronológica. Si tenemos además en cuenta que aunque la Primera Patrulla data de 1963, la continuidad que importa comenzó con la Segunda Génesis de 1975, por aquel entonces el background histórico de la saga era de poco más de diez años. Solventable. Además de que se trataba de unas aventuras y personajes sencillos de seguir. De la serie principal salió una derivada en 1983, Los Nuevos Mutantes, también a cargo de Claremont para no perder la coordinación, y poco más. Alguna miniserie casi siempre con Claremont, y una recién empezada Factor-X con los miembros originales. Y poco más. Vale, unos miembros se escindieron y se establecieron en Inglaterra para formar Excalibur, pero también lo llevaba Claremont y podía seguirse todo sin problema. Nada que ver con aquella Legión, que a fuerza de querer arreglarla la enrevesaron todavía más, hasta el punto que además de miniseries anejas y series de otros personajes, el grupo se escindió en dos colecciones, la clásica en la que actuaban los personajes a los que estábamos acostumbrados y otra, Legionnaires, en la que salían los mismos pero sin ser los mismos. Cosas de clones. Un jaleo. Y decían que era para hacerlo accesible, cágate lorito ¡a mi las Legiones!

Entretanto en Marvel la Patrulla-X iba evolucionando, triunfando y creciendo de una manera orgánica y bien planificada. Es cierto que llegó un momento en que no salía a cuenta seguir tooodo lo que aparecía, pero se seguía teniendo la sensación de que siguiendo un puñado de series se tenía una idea casi completa del panorama mutante. Y aunque fueron saliendo Lobeznos, X-Menes, X-Forces, Generación-X, Nuevos X-Men, Asombrosos, Astonishing, Todos-Nuevos o Ultimates, estaba la serie troncal, la original, la verdadera, la que siempre estuvo ahí. Desde aquella Génesis de 1975 y pese a los cambios de numeración, siempre hubo una serie titulada Uncanny X-Men.

Hasta la semana pasada.

A partir de este mes hay renovación en el Universo mutante para hacerlo más accesible al lectorado y la serie troncal de esta etapa se llama X-Men Gold.

No, perdón, era esta otra.

Lo primero que me vino a la cabeza ante la portada fue lo desaprovechado del espacio que serviría para meter líneas cinéticas y hacer una portada MOLONA sin apenas modificaciones. Porque esto es un quiero y no puedo ser dinámico. No es la portada ante la que uno grite «¡Diso, necesito comprar esto!» admitámoslo. Puede comprarse, claro, pero sin un entusiasmo desmedido, a ver qué tal.

Pero lo segundo que me vino a la cabeza fue «¿pero algunos de estos no estaban todavía muertos?«. Tras un pequeño reajuste de memoria pude ponerme más o menos al día de todos, recordando que algunos no murieron sino que estuvieron años metidos en una bala por el espacio, o casados con Pantera Negra, o que sí estaba muerto pero este era otro más viejo de otra dimensión (al menos hasta que nos salgan con que cuando murió su alma pasó al de esta otra realidad y vivió su vida, de manera que técnicamente sigue siendo el mismo, ya hicieron algo así para que durante su luna de miel Cïclope y Fénix viajasen por el tiempo y fueran los que criaron a Cable de pequeño. O eso o nos olvidaremos de lo de la muerte, como cuando involucionó a una forma bestial y desde entonces llevaba un inductor de imágenes para parecer normal). Y los que habían muerto ya habían resucitado con guionistas de solvencia como Whedon o Aaron. Pero por ejemplo de Rachel era incapaz de hacer una cronología más o menos continuada, de qué formaciones a otras había ido saltando o si tuvo etapas de retiro en la que no salió en ninguna serie ¿Mariposa Mental sigue en alguno? ¿Qué poderes tiene ahora? ¿por dónde para Dazzler?

Pero una parte de mi cabeza me seguía diciendo «Son los de siempre, puedes seguirlos, los conoces ¡su historia es sencilla!«. Además de que ahora lo harán muy fácil de seguir, pues esta serie principal se complementa únicamente con otra, X-Men Blue, que son los originales traídos del pasado y teniendo aventuras en el presente y…

y…

…y que creo que voy a pasarme a Spiderman ¿sabéis? al menos es un sólo personaje, no puede haber mayor complicación…

Otras cosas que he leído este verano

La actualidad de DC (el New52 se ha acabado pero no se nota mucho)

 

El Universo DC, ese lugar donde puedes elegir emtre salir a la calle con ropa o con bodypainting

Una foto publicada por Eme A (@emea75) el

El pasado de DC, vía Showcases

La actualidad de Marvel, con Peter David hablando de sus cosas…

…y el romance entre Kitty Pryde y Peter Quill

 

Peter Rasputin, Peter Wisdom, Peter Parker, Peter Quill… #kittypryde #marvel

Una foto publicada por Eme A (@emea75) el

También he revisitado el Spiderman noventero…

 

Los tebeos de los 90 eran así, te lo juro

Una foto publicada por Eme A (@emea75) el

…sin perder de vista sus tebeos más recientes

 

El maravilloso mundo de los cómics Marvel

Una foto publicada por Eme A (@emea75) el

Y he ido más atrás, hasta la Marvel de los 70…

…comprobando que el destape también llegó a EEUU

 

Se ve que Iranda tiene calor #momentosmemorablesmarvel

Una foto publicada por Eme A (@emea75) el

Y, para terminar, he descubierto que Snoopy y Carlitos no es una obra tan atemporal como se cree

Observaciones con Otro Nombre: 24 de Enero de 2005

 

Legion reboot n cuando n tiende a infinito

La Legión de superhéroes es uno de esos grupos de superhéroes que te enamoras de ellos nada más verlos. Un grupo de más de 30 personajes vestidos con uniformes molones… ¿ a qué aficionado a los superhéroes no les va a gustar esto ? No en vano se han convertido en uno de los grupos que con más cariño recuerda todo el mundo. Sin embargo las ventas no acompañan a la serie, es el momento de empezar otra vez, pero no sólo con un nuevo número uno, sino con toda la continuidad de la serie, venga, vamos a rebotear otra vez.

legionreboot.jpg

La mayor víctima de Crisis en las Tierras Infinitas no fueron Supergirl ni Flash a pesar de sus muertes, total, siguen dando guerra de una manera u otra. La víctima que más acusó el golpe fue la Legión. El hecho de borrar a Superboy de la continuidad del universo DC dejo tocada a la serie de por vida. Si le quitas al grupo su principal aspiración, ¿ qué te queda ? El hecho es que no tuvieron muy en cuenta que hacer con el grupo tras las crisis y poco a poco se fueron dando cuenta de que el grupo estaba totalmente perdido y que no había manera de darle un origen coherente a la vez que respetaban el espíritu. La colección siguió adelante pero era un coladero, así que se crearon otra macrosaga de ésas para intentar arreglar lo que había roto. Hora Zero fue una chapuza de órdago, una saga lamentable y un tebeo para quemar. Así que el origen quedó establecido, era otra chapuza pero había que quedarse con eso, no había otra cosa más. Y la colección de la Legión siguió adelante, nadie reconocía a su Legión y las ventas siempre fueron peligrosamente bajas, pero era uno de los grupos emblemáticos de DC y había que seguir sacando su serie como fuera.

En los últimos años Dan Abnett y Andy Lanning habían creado una colección bastante decente. Ayudados por el eficaz dibujo de Copiel (que en Marvel dibuja peor, no entiendo porqué) le dieron bastante coherencia al siglo XXXI y lograron unas historias bastante entretenidas y con ideas ingeniosas. No tenían nada que ver con los tebeos de la Legión anteriores, los que recordaba todo el mundo pero aún así hicieron una buena serie.

Pero en DC han decidido que es hora volver a empezar otra vez. Reboot. Ésa es la palabra inglesa que se utiliza para este tipo de cosas, más o menos es borrar todo lo que teníamos para empezar otra vez de cero. Los autores que se han buscado para este nuevo comienzo han sido Mark Waid y Barry Kitson, no se me ocurre una elección mejor. Y el primer número que han hecho es bueno, buenísimo, vamos, un tebeo de la Legión de toda la vida. Sólo que… ¿ a quién le importa ? Waid y Kitson establecen un nuevo entorno a la Legión, establecen el status de sus miembros, de cómo está formado el grupo, de cuál es su papel en la galaxia… ¿ y para qué tanto trabajo ? Total, mañana pueden hacer otro reboot, y pasado otro, y todas las veces que quieran. Porque ésta ya es la cuarta o quinta vez (estoy empezando a perder la cuenta) que empiezan de cero y el tema empieza ya a sonar a cachondeo.

La culpa de todo esto es la necesidad que siente DC por meter a la Legión en la continuidad actual, es decir, la Legión vive en el siglo XXXI de la actual línea temporal del universo DC, lo que quiere decir que si sale un personaje, pongamos Superman, eso quiere decir que Superman no ha muerto en todos estos siglos. Y para mí ese es el error, la continuidad es fantástica si se usa bien pero si sólo sirve para liar más el embrollo mejor dejarla de lado, lo que no quiere decir empezar de cero una y otra vez sino sacar a la serie de la continuidad y dejar que sea Superboy él que visite el futuro y deguste helados marcianos.

Cada día que pasa tengo la impresión de que la verdadera Legión está bien muerta y enterrada. Yo me lo paso bien leyendo estos tebeos, sobre todo ahora que Waid y Kitson parece que van a hacer un trabajo de órdago, pero cada día que pasa veo más lejos hacer un tebeo de la Legión como los de entonces. Quizá ese sea el problema, que ya no es entonces, que ya es ahora… ¿ tiene algún sitio la Legión en el siglo XXI ? Quién sabe, ojalá resucite para bien.