En tu casa, series de villanos; en la calle, villanos de verdad

Corría el año 1975 y DC revolucionaba el panorama del cómic de superhéroes con un concepto visionario: Joker, el cómic. Con su primer número publicado en Mayo, con el incombustible Dennis O’Neil a los guiones, el príncipe payaso del crimen se convertía así en el primer villano importante en gozar de una serie propia.

Es cierto que anteriores intentos editoriales habían dado protagonismo a villanos o antihéroes en colecciones regulares, como es el caso de los Vengadores que una década antes habían incorporado a su alineación a villanos reformados como la Bruja Escarlata, Mercurio y Ojo de Halcón. Y en 1968 Marvel había dado una cabecera propia a Namor, personaje difícil de situar en la línea entre héroe o villano desde que Stan Lee lo recuperase de la Golden Age como enemigo de los 4 Fantásticos. Pero nunca una cabecera entera ocupada por un villano tan villanesco. Sin embargo, tan importante hito no dejaba de ser una reacción, una respuesta a la reciente publicación por parte de Marvel de Giant Size Super-Villain Team-Up, publicado apenas un par de meses antes.

Escrito bajo la pluma del mismísimo Roy Thomas, el entonces editor de La Casa de las Ideas puso a trabajar al gran John Buscema en una cabecera que reunía a Namor con un personaje aún más abyecto y reprobable, el mismísimo Victor Von Doom. En el cómic se narraba el complejo historial de ambos en una sucesión de flashbacks mientras el monarca atlante intentaba formar una alianza indestructible con Doom. La cosa acababa bastante regular, y en un segundo Giant Size, escrito también por Thomas pero dibujado por las menos competentes manos de Mike Sekowsky, ambos enemigos volvían a cruzar sus caminos. En este segundo número es el Doctor Muerte el que propone a Namor una alianza, y el atlante, al negarse, abriría las puertas a un enorme conflicto que daría lugar a una cabecera propia.

Por supuesto, Super-Villain Team-Up pretendía seguir la estela exitosa recogida por Marvel Team-Up, la cabecera en la que Spider-man haría equipo con diversos personajes del Universo Marvel (en especial la Antorcha Humana) en insustanciales pero divertidas aventuras. Sin embargo, y a diferencia de lo que Conway y otros estaban haciendo en la cabecera heroica, la trama de este cómic de villanos trazaría una épica historia por la que pasaron algunos de los grandes nombres de la Marvel de los 70. Tras el paso de Roy Thomas por los Giant Size, los guiones de la cabecera principal fueron pasando de Bill Mantlo a Steve Englehart, y de nuevo a Mantlo, es una historia río que recorría un mundo entero con numerosas estrellas invitadas.

Lo cierto es que tras un primer año prometedor en el que Doom se mostraría como el protagonista principal de la colección, con Namor como un acompañamiento, comenzaría a tomar peso Red Skull, quien finalmente en el número 15 tomaría el relevo y el protagonismo al monarca de Latveria. Con el criminal nazi como principal atractivo y Mantlo fuera de la colección, la cabecera duró apenas 3 números antes de desaparecer, no sin antes alcanzar un nuevo hito: ¡un desenmascaramiento del villano que revelaba que se trataba del mismísimo Hitler!

Lo cierto es que Marvel supo dar carpetazo al asunto en el momento justo. Empezaba la década de los 80 y los cómics protagonizados por villanos y nazis ya no tenían demasiado futuro.

Sin embargo, no sería el último intento de Marvel de darle a Victor von Doom una cabecera propia. A finales del siglo pasado el venerable enemigo de los 4 Fantásticos pudo gozar de no uno, sino dos soporíferos tie-in relacionados con Heroes Reborn y guionizados por Chris Claremont. Pero lo GENIAL! estaba a la vuelta de la esquina y es que ese mismo año 2000 Chuck Dixon estrenaba una miniserie escuetamente llamada Doom.

Ambientada en un momento apocalíptico impreciso, un Doctor Doom sin armadura debe luchar contra animales salvajes, moteros, cazarrecompensas y demás derivados de Mad Max hasta alcanzar la supremacía que le corresponde. Sé lo que estás pensando, querido lector. ¿Merece la pena esta miniserie? ¿No nos defraudará?

De verdad que os prometo que no defrauda.

Señores y tebeos, una relación incuestionable

Uno pensaría que después de la reconfiguración a una plantilla de trabajadores más minimalista en DC, el gran evento de esta semana para la editorial/grupo multimedia, la DC Fandome, sería acogida con ciertas reticencias. Sin embargo, el fandom de los cómics es famoso por muchas cosas, y ninguna de ellas es su falta de optimismo a la hora de esperar buenas noticias de compañías que no les han provocado nada más que dolor. Es una relación muy especial. Una de esas relaciones en las que ante un montón de despidos, a algunos lo que más le preocupa es el futuro editorial de sus personajes favoritos. ¿Empatía? A mí dame tebeos.

De modo que si lo que te interesa del futuro de DC son los tebeos, y poco o nada más, puedes coger los eventos que han sido desvelados para la gran Con digital de la editorial, y hacer unos cálculos rápidos sobre por dónde van a ir, probablemente, los tiros de aquí a finales de 2021. Vamos a repasar algunos de ellos. Además del calendario completo del evento oficial, nos servimos de la guía de brainstomping que Calduch nos enlazaba ayer para hacer un repaso rápido.

The sandman universe: Enter The Dreaming

Presentada en el espacio Hall of Heros, se trata de una charla de media hora. Acude Neil Gaiman, que ha dejado caer algunos comentarios sobre la actual situación de DC.

También Willow Wilson, que está escribiendo The Dreaming: Waking Hours para el sello Black Label, una novela gráfica que continúa lo que DC ya ha venido a llamar “Sandman Universe”. Acude Dirk Maggs, que se ha encargado de novelizar Sandman para el formato audiolibro, y por último Michael Sheen que interpreta a Lucifer (ah, el clásico humor inglés) en la versión audiolibro. Hay quien cree que estos 30 minutos van a tratar sobre cómics. Los demás ya estamos desempolvando los auriculares para escuchar tebeos en el transporte público.

Tomorrow’s Super Heroes with Jim Lee

15 minutos con JIM! hablando sobre la aportación de los asiáticos al mundo del cómic. Dura 15 minutos porque, bueno, seguro que no hay tantos.

First Look at “Nubia: Real One”

¡Pedid un deseo! ¡Es una ponencia presentando un tebeo nuevo!

Una novela gráfica “young adult” escrita por la autora de “young adult” afroamericana que ha logrado venderle su saga de novelas protagonizadas por una chica de color a Lionsgate para la televisión.

The Expansion of DC’s Watchmen Universe

El azote de los comicpuertas Tom King nos habla de su próximo tebeo para el sello Black Label, ampliando lo que promete ser una prolífica nueva rama del universo DC igual que el de Sandman. También estará Lindelof, porque hay que estar al toque con lo de las adaptaciones televisivas.

Teen Titans: Spotlight on Kami Garcia and Gabriel Picolo

Otra charla sobre tebeos… sobre la línea Young Adult. Con la autora que le colocó a Warner los derechos cinematográficos de su novela Beautiful Creatures.

¿Tendrá algo que ver que dos de las 4 charlas sobre tebeos que llevamos comentadas pertenezcan a la línea  que fue proyectada por Michele Wells? ¿Y que tras los últimos despidos se esté hablando tanto de ella y se esté tan pendiente de sus próximos movimientos? Seguro que no.

Batman: Three Jokers

El productor del audiovisual Geoff Johns presenta  su próxima novela gráfica del sello Black Label. Se promociona muchísimo insistiendo en el aniversario de La Broma Asesina porque alguien en DC está decidido a matar a Alan Moore antes de que acabe 2020.

New Voices of Wonder Woman

Frente al Panel “Wonder Woman 80th Celebration”, con Patty Jenkins y Gal Gadot, este otro evento sí que tiene que ver con la Wonder Woman de los tebeos. Lo presentan la ya mencionada autora de young adult L.L.MCKinney junto con la artista de origen asiático Victoria Ying, que ha trabajado en proyectos de la mujer maravilla como Diana Princess of the Amazons.

Completa el Panel Laurie Halse Anderson, otra autora de novelas Young Adult que ha trabajado en la novela gráfica Wonder Woman: Tempest Tossed.

No olvidemos que todo esto es en los espacios “adultos” porque luego tenemos un espacio entero, Kidsverse, en el que tenemos una charla sobre tebeos.

Como vemos, el cómic está vivo y vigente para la DC Fandome a pesar de las malas lenguas, y es inevitable vislumbrar un prometedor futuro que va a tener muchísimo en cuenta al fan hombre, blanco y heterosexual, porque claramente es él quien, con su compra mensual en su tienda especializada, está sosteniendo económicamente la viabilidad comercial de las grandes licencias y personajes de DC.

¿Recuerdas junio?

Por si acaso, apunté en Tuiter algunas de las cosas que pasaron para que no se nos olviden

¿Qué le sucedió al periodismo cultural?

Bueno, ha sido una semana intensa y de nuevo la actualidad ha intentado hacer sus tejemanejes para hacerme cambiar a última hora el tema de mi post de hoy. Sin embargo, creo que es complicado hacer un post entretenido y educativo a estas alturas sobre los casos de ligoteo con menores de Cameron Stewart o el resto de nombres que han salido (reconozco que me duele un poco leer las acusaciones a Warren Ellis, porque uno nunca quiere que sus autores favoritos sean unos mierdas).

Tras pensarlo detenidamente, he decidido que hay cosas que no necesito en mi vida, como por ejemplo, señores con avatar de Woody Allen viniendo a mis menciones de Twitter a decirme que Mia Farrow tampoco es una santa. Si alguien a estas alturas necesita un cursillo sobre cosas que está mal hacer con gente a la que doblas en edad (y sabemos que en DC ese cursillo empieza a ser necesario), que busque ayuda profesional.

¡Y hablando de profesionales! ¿Qué tal ha vuelto de la cuarentena la prensa cultural? Hace mucho que no hablamos de eso. Un mes, o incluso más. Y no es por falta de motivos, es porque dentro de poco salen las listas de Esenciales de la Asociación de Críticos y Divulgadores del Cómic y nos tenemos que guardar un poco las risas para entonces. Pero el otro día gasté uno de mis clics mensuales en El País, ese periódico que hoy es un poco menos de izquierdas que ayer (pero más de izquierdas que mañana), porque tocaban un tema imprescindible: ¡un publirreportaje sobre el 80 aniversario del Joker!

A estas alturas, cada vez que alguien habla sobre los debates filosóficos que genera el Joker, habría que pedirle que por favor lea mejores tebeos. La pieza la firma Tommaso Koch, al que podemos considerar inspirador de este post por partida doble: por autor de la pieza, y porque igual que yo hoy, fue capaz de escribir hace dos semanas una pieza sobre J.K. Rowling ignorando por completo la polémica política que la rodeaba durante el último mes. Incluso empezando un párrafo hablando del uso de Twitter de la escritora. Tiene mérito.

Bueno, ¿pero qué dice Koch sobre Joker? Uy, muchas cosas. Aquí una relación de los adjetivos con los que se describe al Príncipe Payaso del Crimen en el artículo de El País: «marxista, existencialista o la más pura encarnación del superhombre que teorizó Nietzsche», » hippy en la serie televisiva de los sesenta», «hacker, genio de la química, y […] terrorista en el siglo XXI», «el edén de la libertad», «un chiste tremendamente incómodo», «anarquista, por su lucha antisistema, o secuaz de Marx, quintaesencia de la lucha del proletariado»,… Claramente marxista, que aparece dos veces en el texto, parece la tesis más probable, aunque siento cierta inclinación por la idea de que era hippy en la serie de los 60.

Holy Rewatch Batman! “The Joker's Flying Saucer” | Tor.com
«¿Está Woodstock? Que se ponga»

Es tradición en El País no entender demasiado al Youker. De modo que no vamos a alarmarnos por eso. Claramente el autor se ha documentado, dado que ha entrevistado a «Gustavo Martinez, editor de ECC Ediciones» para que le cuente qué cosas están promocionando del personaje. Incluyendo los enlaces directos a la web de la editorial para poder comprarlos. Sabemos que esto no es un publirreportaje porque esos suelen ser más sutiles.

En defensa de Koch, el artículo se ve documentado. Cita a Bill Finger como co-creador del villano (pasar de puntillas por el complejo tema de la autoría de estos tebeos es más de lo que el artículo hace, pero bueno, ¡al menos acredita a Finger!) y hay unas cuantas citas a libros y artículos sobre el personaje. Al margen de interpretaciones hiperbólicas, pasadas de frenada y un obvio exceso de propaganda, uno podría decir que se trata de un artículo bien informado.

Si no contamos cuando dice que «una teoría apunta a que, tras su identidad, se esconde Alfred, el célebre mayordomo de Batman». Pero claro, ya sería pedirle mucho al autor que además de citar libros y ensayos se hubiera leído algún tebeo de Batman. Tampoco nos vamos a poner exigentes.

GAB Neil Gaiman: ¿Qué le sucedió al Cruzado de la Capa?: Amazon.es ...
Yo no pongo en enlace para comprarlo porque no soy un periodista de verdad.

Al fin y al cabo, creo que todos podemos coincidir en que el artículo podría ser peor. Podría ser, por ejemplo, uno de Sala del Peligro/Vandal/El Español. Pero sobre eso ya me quejé en Twitter, os dejo el hilo y hasta otra.

Tuiteos de enero

Sí, ya podemos empezar a hacer resúmenes de 2020. ¡Cómo vuela el tiempo!

Resacón en los Joukers

Vamos a hablar de Todd Phillips. Concretamente, de su película más popular. Empecemos hablando de su OTRA película más popular, The Hangover. The Hangover es una película en la que el grupo protagonista viaja a una ciudad desconocida para celebrar una gran fiesta. Sin embargo, la fiesta se les va de las manos, acaban ebrios, desorientados y cometiendo un montón de locuras de las que se arrepentirán al día siguiente. Lo que hasta hace no mucho llamábamos “hacer un Boyero en Cannes”. Y que ha creado escuela.

Las protagonistas de este post también se despertaron al día siguiente, confusas, con la vaga consciencia de que algo no había salido bien del todo. Pero decidieron huir hacia delante. Correr en esa dirección. Ser consecuentes con sus decisiones.

La locura se había desatado. The worst thing about having a Hangover is people expect you behave as if you don’t. La gente se puso a defender aquello contra las hordas de fans de Marvel, Disney y los Mortadelos.

Cuando los pesos pesados salen a defenderte, ya no hay marcha atrás. 

Te puedes poner racista en Movistar + hablando de Bong Joon-ho, puedes ponerte faltón con el resto de las películas e incluso puedes hacer como que te alegras de que haya ganado Parásitos en tu Resacón II.

Pero lo importante es que este año tuvimos, en la retransmisión de los Oscar, a la jefa de Cultura de la cadena generalista de radio más escuchada de España (somos fans de los cómics, nos gustan los medios minoritarios y a punto de desaparecer) y a su secuaz defendiendo que se le diera el Oscar a una película basada en un tebeo. Y si eso no es normalización, no sé lo que puede ser.

En septiembre te tuiteé

Sí, hoy toca otro de los famosos días vagos del abajo firmante

Todo parecido con la realidad es pura serendipia

Entre la miríada de declaraciones que nos está brindando el inminente estreno de Yonker™ nos ha sorprendido particularmente esta nota aclaratoria de nuestros queridos muchachos de la Warner.

El por qué han creido necesario explicar que su película es una simple ficción es una pregunta cuya respuesta se me escapa a mi tanto como se os está escapando a vosotros. ¡Ni que se hubiera producido una masacre a tiros en el estreno de una película protagonizada por el Yonker™ alguna vez!

(o en todo caso alguna masacre a tiros que no pudiera haberse evitado si los acomodadores trabajaran con chaleco antibalas y subfusiles con miras de visión nocturna)

Afortunadamente vivimos en una sociedad muchísimo más madura de lo que piensa la gente de Warner (o su despacho de abogados). Somos perfectamente capaces de distinguir la palpable realidad que vemos al otro lado de nuestras ventanas de las quiméricas ficciones que contemplamos en la gran pantalla. ¿Os imaginais un pesadillesco universo paralelo en la que fueran indistinguibles? ¿En la que hubiera que aclarar que lo que íbamos a ver a continuación era una mera invención y no una veraz crónica?

¿En la que gracias a una burbuja inmobiliaria se hubiera construido vivienda tan incontroladamente que la siguiente riada te iba a entrar hasta la cocina?

¿En la que en cualquier momento un veterano pirado podía agarrar el arsenal que tenía guardado en el sótano y salir a la calle a repartir balazos entre los transeuntes?

¿En la que el fascismo fuera una presencia renacida palpable que creciera día a día ganando fuerza y poder sin el más mínimo disimulo, amenazando derechos y libertadas ganados a lo largo de años a base de sangre, sudor y lágrimas ante la indiferencia de un electorado mayoritario dócil y aborregado?

JA JA JA. Cómo se nota que este es un blog sobre tebeos de pijameros ¿eh? ¿En qué otro lugar podriais leer ideas tan absurdas y peregrinas? Afortunadamente la realidad es la que es, firme y sólida.

Y sobre todo perfectamente creible.

El Film

Amigos, adláteres… chsss… Por favor, no aplaudais tan alto, que estuve anoche hasta las tres de la mañana tuiteando y empinando el codo y tengo una resaca que ufs…

Decía que otro año más es nominada al Oscar™ a Mejor Película Extranjera una de Almodóvar. Que es curioso que sepamos que ya hay una película española nominada y luego haya que esperar hasta enero del año que viene para conocer el resto de nominaciones ¿no? Bueno, que me desvío, decía que otro año una de Almodóvar. Y como todos los años vamos a perder. Y seguiremos perdiendo mientras no aprendamos que la única manera de ganar es jugando a su mismo juego.

Y el caprichoso destino acaba de señalarnos el norte…

Si, amigos. El futuro es el Cine de Superheroes Serio. El público por fin se ha hartado de esos tan espectaculares como intrascendentes desfiles de chistosos personajes de colorines viviendo irreales aventuras repletas de explosiones.

Si, vale, ya sé que llevamos diez años diciendo que el público está harto de cine de superheroes pero esta vez va en serio. The Yonker ha ganado el León de Oro a mejor película en el Festival de Venecia y si en algo se especializa el festival de la Ciudad de los Canales™ es en predecir el rumbo de la historia del séptimo arte como atestiguan su visionario premio a Una Paloma se posó en una Rama a Refelxionar sobre su Existencia en 2014. Por supuesto nadie es infalible, ni siquiera un festival de cine, y sólo una temporal ceguera puede explicar que en 2009 no se premiara la remake de El Teniente Corrupto dirigida por Werner Herzog y protangonizada por Nicholas Cage.

Pero estoy divagando otra vez, cosas de la resaca. Aunque la prensa y el público acaben de descubrir el Cine de Superheroes Serios nosotros sabemos que lleva un tiempo existiendo como género por derecho propio. De hecho el año pasado el mayor éxito de crítica y público fué una adaptación de una de las más famosas y clásicas sagas de la historia de la DC que conservaba casi completamente el argumento original y apenas cambiaba una palabra de su título (cosas de la dictadura de lo políticamente correcto).

Así que el camino a seguir está claro. Adaptar un tebeo pero elevándose por encima del infantil material original, usándolo como base para hablar de los Grandes Temas. Desprendiendose de lo supérfluo, todo eso que sólo un inmaduro lector de tebeos podría considerar irrenunciable, para redimirlo haciendo ARTE del de verdad.

Es algo que nuestro cine patrio ya ha hecho antes.

Como en Anacleto Agente Secreto, ese sagaz retrato de la paternidad y cómo su carga de responsabilidades te cambia la vida.

O en Capitán Trueno y el Santo Grial, esa acerada disección de la inestabilidad laboral moderna y de cómo un emprendedor explota y estafa a sus trabajadores impunemente.

Pero si bien meritorios estos filmes son sólo los primeros pasos. Debemos estar a la altura del reto que supone el estreno de The Yonker y responder con una cinta que demuestre que esta es la patria de Buñuel. De Saura. ¡De Fresnadillo! Vale, podríamos hacer una copia españolizada y luego decir que el guión ya estaba escrito cuando se estrenó la norteamericana.

Que en eso también tenemos una larga tradición. Incluso tenemos a un actor perfecto para el papel del Bromista.

No, no me refiero a Javier Bardém.

Hablo del figurante que contrata La Sexta para hacer de independentista revoltoso.

Pero ¿por qué limitarnos a homenajear la obra maestra de Todd Phillips? ¿Por qué no adelantarle por la derecha adaptando otro personaje? Lo que necesitamos es una franquicia inmediatamente reconocible internacionalmente. De la que ya se haya hecho una película que prometía una continuación que nunca se llegó a rodar. Que tenga un personaje central para el que tengamos un actor perfecto. Y no me refiero sólo a que sea bueno. Tiene que poseer una personalidad pública que haga que todo el mundo se pregunte por qué nadie le había dado ese papel antes. Y unas habilidades físicas e intelectuales que hagan que todo lo que veamos en pantalla resulte perfectamente creible y realista.

¿Y sabeis qué?

La franquicia existe y el actor también.

Quién mejor para interpretar a Vega, el maestro luchador de Spanish Ninjitsu…

…que Fran Rivera, cintutón negro de aikido que ha salido en la revista Cinturón Negro (a secas).

(y me habría salido con la mía si no hubiera sido por esos otakus entrometidos)

Jokers del futuro pasado

A veces la tentación es fuerte. Por algo tengo la carrera de Periodismo, lo llevo en la sangre, me lo pide el cuerpo: ir a la Wikipedia (o fusilar un hilo de Twitter de alguien que lo haya hecho) y dejaros una lista de películas de superhéroes que ya tiene un Oscar.

Lo sé, lo sé, probablemente es lo que muchos están esperando. Pero creo que supone darle demasiada importancia a los premios. Y todos sabemos que la crítica está comprada, y que todo esto es papel mojado para hacer algo de clickbait con unos premios cuyas nominaciones todavía no conocemos sobre una película que todavía ninguno hemos visto.

¿Qué importan los premios cuando puedes dejar un legado, una huella indeleble sobre la Historia? ¿Qué es un Oscar o, por decir algo, 3, al lado del papel fundamental que Joker ya ha dejado en la cultura popular para la posteridad?

Se han acabado los prejuicios contra el cine de superhéroes. Ya no volverá a pasar que nadie nomine a media docena de premios a, yo qué sé, una película de Marvel de 2018, para que a final no se lleve nada. Nunca más tendrán que preocuparse los superhéroes de que solo se puedan llevar premios menores como Mejor Película de Animación, Mejor Maquillaje o esa chorrada de Mejor Actor de Reparto. Ahora, gracias al Joker, cualquier película ganadora de un Oscar A LA MEJOR PELÍCULA podría NO estar basada en un cómic de superhéroes.

Por ejemplo, la Ganadora del Oscar a Mejor Película en 2017.

O la Ganadora del Oscar a Mejor Película en 2015.

O, por decir, la de 2014

O incluso más atrás. Podría ser la Ganadora de un Oscar a la Mejor Película de 1993.

O la de 1990.

Incluso películas anteriores a que existiera eso que llamamos el cine de superhéroes podrían estar NO basadas en un cómic de superhéroes.

Como por ejemplo, la Oscarizada Kramer contra Kramer.

¡Un nuevo mundo de posibilidades se abre ante nosotros!

¡Viva el CINE!

¡VIVA JOAQUÍN FENIX!

¡VIVA YOUKER!