Siempre con lo mismo

Vale, ya estamos igual, otra semana dándole al tema. Seguro que preferiríais que fuera martes y así en lugar de estar con lo mismo viniera Calduch a ofreceros lomismo. Pero es que, de verdad, me pongo a mirar eso de los premios nosequién porque me han dicho que hay una película basada en un cómic y que tiene muchas posibilidades (de hecho, yo tengo una idea para lograr que el actor se lleve el premio que ha sido utilizada antes con éxito) y lo que me encuentro es que… ¡Hay otra adaptación más que destacada!

Eso sí, se nota que nuestra vida es así ahora porque en lugar de:

lo que nos hemos encontrado es esto:

De verdad, qué pesados con los nazis en todas partes. A ver si sale de una vez la nueva de Thor y nos evitamos tener que escuchar polémicas tontas como si la hubiera dirigido el mismo Hitler.

Unos cómics de categoría

¡Sabemos que hay muchas cosas de las que podríamos estar hablando hoy! ¡Pero no lo vamos a hacer!

Por ejemplo, eso de los premios de nosequé que son un poco como Cable atrapado en una aleación. A ver, la idea no es mala pero todos sabemos que los superhéroes están de capa caída y su momento terminó y no van a llevarse ningún premio. Ya sabéis lo que dicen: Si en una habitación hay cien personas y 99 no creen en ti… llevas jodido el ganar una votación. ¡Necesitas más servicio de prensa! Bueno, algo así era. Así que vamos a pasar de ellos.

Porque, además, ya sabemos que el cambio que producen estas cosas audiovisuales es pequeño y relativo. No hay más que mirar a los datos que ofrecen, por ejemplo, en comiXology…

Para entender que las editoriales sigan en su política de publicación cuando sale una de esas por la cosa audiovisual masiva que sea. ¡Tomos gordos, eso es lo que pide el público!

El razonamiento es indubitable, si han sido capaz de pagar lo que cuesta una entrada o lo que cuesta un servicio de streaming ¡estarán más que dispuestos a pagar lo que cuesta un cómic!

Bueno, es cierto que no todo el mundo entiende algo tan sencillo. Al fin y al cabo están de por medio los asiáticos haciendo sus cosas. ¡Pues no van y piensan que la mejor forma de lograr acabar con la piratería es ofreciendo material GRATUITO!

¡Así no hay quien pueda! ¿Cómo no se les ha ocurrido que la mejor manera de manejar el mercado es publicando menos títulos? Pero al menos nos dará la satisfacción de ir mirando las traducciones. Que seguro que es algo que merece la pena.

Al fin y al cabo, ¿qué tipo de mangas pueden haber decidido poner al alcance de todo el mundo?

¡ES TODO POSE!