Quedaos con este nombre: John Byrne

Deciamos ayer que John Byrne ha sido un autor adelantado a su tiempo. Hice esta aseveración aprovechando que desde hace una temporada estoy releyendo los Cuatro Fantásticos. Poco me queda para llegar al 300 habiendo leidos todos del tirón, aunque luego llegaré a un hueco importante, pues me perdí en su momento las etapas de Englehart (había demasiado en el ochenta para escoger) y DeFalco (había tantísimo en los noventa para escoger). A ver si Panini llega pronto a ellas en su linea de reediciones para purgar mi falta y a ver si a esta linea no les llega la actualización de precios. Lo bueno mientras es que tras el Marvel Héroes de Simonson en seguidita llegaré a los Heroes Reborn ¡yum!

La cosa es que he llegado al número 287 (1986)…

…y me reitero.

John Byrne, todo un adelantado.

(Fusilado del imprescindible grupo de Facebook Comic Swipes)

Los noventa son los nuevos setenta

La pasada semana apareció en las librerías el Marvel Limited Edition del mes, correspondiente en este caso a Los Años Perdidos de La Patrulla-X. Como corresponde al espíritu de esta linea, se trata de un material que de no publicarse de esta manera no podría hacerse un hueco en nuestro mercado…si descontamos la salida en grapas en su momento por parte de fórum, y la edición integral en tapa blanda de la propia Panini en 2013. Detalles. El título es un ejercicio de retrocontinuidad realizado por John Byrne, en el que quería con 27 números cubrir el hueco en el que el título de los X-Men ese mantuvo a base de reediciones (del 67 al 93). Narrar las aventuras que sucedieron a los personajes de la formación mutante clásica antes del renacimiento con Lobezno y compañía. A Byrne se lo vio ilusionado con el proyecto (ey, poder decir en un futuro que ÉL llegó al título antes que Claremont aunque hubiera sido con calzador era todo un aliciente), tanto que en cada portada escondía a modo de guiño el número que correspondería en la serie clásica: un 67 para el primero, 68 en el segundo, etc. Sin embargo, entró Quesada en la editorial y entre sus primeras actuaciones fue aquello de Abajo lo Viejo y lo de Hay Demasiados Títulos de Mutantes, con lo que este título fue de los primeros en ser cancelado a la altura de su número 22, cinco antes de su proyectada conclusión natural. Byrne, como es de suponer, se cabreó y desde entonces no ha vuelto a Marvel ¿si es como sus otros cabreos o si todavía le dura? pues para el 80 aniversario y el Marvel 1000 no se le ha visto.

El caso es que gracias a esta edición, los felices completistas que no la tuvieran ya gozarán de esa sensación de rellenar un hueco en la colección. Y eso no tiene precio, pongan el pvp que le pongan.

Excepto, claro, por un detalle.

Porque esas aventuras no se consideran canon.

Marvel está republicando el material de sus títulos más emblemáticos en lo que llama epic collection. Tomos de unas quinientas páginas a color y en tapa blanda con la serie principal más cruces y series relacionadas, con la particularidad de que aunque van numerados según el orden cronológico de la serie, no salen al mercado en orden correlativo sino como les parece que se venderá mejor. De la Patrulla, por ejemplo, salió el 1 en 2014; en 2015 salió el 12 (Uncanny X-Men #189–198, Annual #8; X-Men and Alpha Flight #1–2;Nightcrawler #1–4); en 2016, el 2; en 2017 el 5 con el renacimiento Claremontiano (Giant Size X-Men #1; Uncanny X-Men #94–110; Iron Fist #14–15; Marvel Team-Up #53, 69–70, Annual #1 and material from FOOM #10) y el 19, con la primera despedida del inglés (Uncanny X-Men #278–280, Annual #15; X-Factor #65–70; X-Men (1991) #1–3 and material from New Mutants Annual #7 and X-Factor Annual #6 ); 2018 fue el año para cerrar la Patrulla clásica en el número 3 (X-Men #46–66 and material from Ka-Zar #2–3 and Marvel Tales #30) y 2019 nos han brindado las salidas del 17 (Uncanny X-Men #248–267) y del 4.

En este número 4 se publica, lógicamente, lo que va entre los tomos 3 y 5, entre el 66 y el Giant Size que dió paso al 94. Se publican Los Verdaderos Años Perdidos.

¿Contiene pues este tomo el material de la serie del mismo nombre de Byrne? pues no.

Sale un material loquísimo, correspondiente a las apariciones aquí y allá de los mutantes (Amazing Adventures #11–17; Amazing Spider-Man #92; Incredible Hulk #150, 161, 172, 180–182; Marvel Team-Up #4, 23; Avengers #110–111; Captain America #172–175; Defenders #15–16; Giant-Size Fantastic Four #4 y material variado como portadas y pinups de los números con reediciones) de esta etapa oscura. Con gente como Englehart o Sal Buscema, el Hulk de Severin (¿John o Marie? no me he fijado) o Herb Trimpe.

Este es el verdadero material de los Años Perdidos, esto es lo que tenéis que reclamar en tapa dura, verdaderos creyentes, cualquier otra cosa será (¿osaré decirlo?) un hueco en vuestra colección.

Con esto de las epic collection, Marvel además mantiene vivo el copyright del mítico logo.

Y no os fijeis en el precio ¿conocéis ya las ofertas random de amazon Alemania?

Esto por una parte. Pero hablemos de Byrne, con el que pasa una cosa curiosa, que en sus inicios fue de lo más molón y vanguardista, pero un buen día y sin grandes cambios el material que producía comenzó a parecer viejo. Sucedió de repente, de veras ¿Cuándo sucedió? igual es subjetivo y depende de cada uno, pero yo me di cuenta cuando sus Wonder Woman (1995). A partir de entonces, fueran proyectos de retrocontinuidad (estos Años Perdidos, el Chapter One de Spiderman) o enclavados en la actualidad (Doom Patrol, Blood of the Demon, All-New Atom, sus últimos Next Men...), lo que antes era (y sigue siendo) modernidad comenzaba a oler a rancio.

Y es que de una forma u otra Byrne siempre ha sido un hombre fuera de su tiempo, bien por moderno o bien por antiguo. Sus inquietudes estilísticas le llevaron en los ochenta a hacer cambios en el look de los personajes que llevaba. Mucho hablamos de los looks ochenteros con Romita Jr (born in 56) de Tony Stark, Kitty Pryde o Coloso, pero durante sus estancia en los 4F Byrne fue variando desde su primer número el peinado de Sue Richards.

Y no me he visto con coraje de poner cuando llevaba mullet

Rediseñó también durante unos números el aspecto físico de La Cosa, haciéndolo más grumoso como en sus inicios, y aprovechó unas agresiones que terminaron en hospitalización a Alicia Masters para raparle el cabello. Su cambio más notable fue cuando en un viaje a la Zona Negativa (ahora se les denomina a esots personajes Imaginautas, pero la primera vez que se fueron de exploración científica por el puro afán de conocimiento fue esta)…

…sus uniformes se «negativizaron» en la reentrada.

Pero hubo otros cambios que demuestran la atemporalidad de sus diseños y sobre todo su cualidad de visionario. Fue en la saga de los números 271 a 273, la última enteramente dibujada por él, ya que a partir de entonces comenzó a tirar de entintadores como Al Gordon y Jerry Ordway. En ella visitan la mansión de su años desaparecido padre para coscarse de que en su laboratorio hay una máquina del tiempo, así que igual es cosa de ir a buscarle. Todavía era 1984.

Y un lector se dio cuenta.

John Byrne, un hombre realmente adelantado a su tiempo. O mejor dicho, desplazado. Nos adelantó los Noventa en plenos Ochenta.

Y cuando llegaron los Noventa se Setenteó. Así sigue desde entonces

Lo Misterioso

En el mercado americano (es decir, en Marvel) algunos adjetivos están asociados indeleblemente a ciertos títulos. Así, Spiderman es Amazing, Hulk es Incredible, y Los X-Men, aunque les costó bastante años ganárselo, es Uncanny.

Atlas/Marvel ya había empleado ese adjetivo en Uncanny Tales, recopilación de historietas de misterio y terror con punch final, de grato recuerdo para los lectores de Vértice, aquellas historietas del final. Pero en poco tiempo quedó asociado al Universo Mutante. Lo del adjetivo les vino muy bien a los artistas hot menos imaginativos de los años noventa. Todd McFarlane, por ejemplo, pasó de dibujar Amazing Spider-Man a tener su serie propia llamada…Spider-Man. Y lo mismo con Jim Lee, pasando de los lápices de Uncanny X-Men a los de…X-Men. Ya hubo quien hizo la coña de apostillar ambos títulos con Adjectiveless. ROB! al menos se curró el título con X-Force, cualquier otro artista hot lo hubiera llamado The Mutants.

En 2010, en plena vorágine de mercadotecnia a todo trapo, mezclaron lo mejor de ambos mundos otorgando el adjetivo a otra serie mutante.

Y en 2012, tras el pelotazo de Vengadores vs Patrulla, lo emplearon para remarcar el componente mutante del nuevo grupo vengador.

Pero llegó la película de Los Vengadores y el equilibrio de poderes cambió en los tebeos. Aquellos títulos cuyos derechos audiovisuales se habían dejado en manos de otros se fueron descuidando dejándolos languidecer. Los Cuatro Fantásticos pasaron de ser la familia que inauguró el Universo Compartido a terminar tomándose un descanso de varios años para que no se generase hype de cara a futuras películas que hicieran los demás. Lo de los Mutantes era diferente. Dado que la primera película de los X-Men data del 2000, llevaban varios años haciéndoles judiadas: Casey, Austen, Fraction, Bendis… pero las ventas se mantenían. El factor curativo del superventas Lobezno es fuerte. De manera que con ellos se andaron con menos disimulos, declarando desde los despachos editoriales que iban a dejar de potenciar a los mutantes, y en su lugar todos los nuevos héroes que pensaban crear que salieran con poderes serían de origen inhumano. Las nieblas terrígenas aquellas mutaban ¿no? pues era cuestión de colar muchas nieblas de esas de refilón en algún evento y presto. Hickman estaba escribiendo una de sus cosas ¿no? Infinity con Thanos. Pues decidle que suelte nieblas terrígenas en alguna escena con diagrama. Que se enteren todos ¡los inhumanos molan!

Y es por esto que el único personaje nuevo reseñable de la editorial de la última década, una adolescente musulmana con todos los números para ser una mutante, resultó ser de origen kree. Para fastidiar a Fox y la Patrulla-X ¡porque los Inmhumanos molan! ¡y tendrán título! ¡y su evento! ¡mejor dos títulos! ¡y les haremos una serie de televisión que se va a cagar la perra!

Sucedió

Pero el público no parecía demasiado entusiasmado con los Inhumanos por mucho que la editorial los potenciara, no conectaban. De manera que en Marvel echaron el resto…

…con Uncanny Inhumans.

Un segundo título para la familia real kree en 2015, empleando el adjetivo que hasta ahora estaba reservado para los Mutantes. Ya veis, mutantes, cualquiera puede llevar el adjetivo, nos os pertenece, no os distingue, los Inhumanos son los nuevos Patrulleros ¡molad, malditos!

Uncanny Inhumans quiso por tanto ser el desprecio definitivo de Marvel hacia los mutantes. Pero pasa que las ventas son cabezotas, los mutantes siguieron, Inhumanos cerraron, los negociantes negociaron, los derechos volvieron, las acciones subieron, y todo es alegría y felicidad en los despachos de MarvelFoxDisney. Pero la afrenta del Uncanny sucedió.

Y ahora vamos a 1982.

Para que veáis la visión de futuro, la sutileza y la mala baba que se gastaba Byrne.

¿Resquemores con Claremont? apenaaaaasssss

«Abogado, juez y doctor, cuanto más lejos, mejor»

Este de aquí es Peter, Peter Ivanick.

Peter es un abogado de Nueva York. Un abogado especializado en quiebras. Un abogado con varios premios a sus espaldas relacionados con su especialidad, entre ellos dos prestigiosos Premios Chambers.

Como decía, su especialidad son las quiebras. Si tu empresa está en bancarrota, Peter es tu abogado. Peter te defenderá e intentará conseguirte el mejor trato. Su minuta se corresponde lógicamente con su valía. Peter tiene un buen nivel de vida, y para mantenerlo necesita tener un buen flujo de clientes. A Peter le interesa que no le falten los clientes. A Peter le interesa que nunca falten empresas en quiebra.

Va con el oficio, pueden paliar los síntomas, pero terminar con la causa del mal les dejaría sin trabajo. Cuando en nuestro país se legalizó el matrimonio homosexual recuerdo a algunos amigos abogados celebrándolo, pues eso significaba que en un plazo temporal no muy lejano se les abriría todo un nuevo mercado en el area de separaciones y divorcios. Por supuesto, eso no quiere decir que fueran por ahí provocando cizaña entre las parejas para tener más negocio. No, no todos los abogados hacen una búsqueda tan activa de los casos. Esas ruindades sólo las hacen los abogados verdaderamente buenos. Y Peter es condenadamente bueno.

¿Cómo puede provocarse la ruina de una empresa? con malos consejos. Decirle que no invierta en lo que le puede dar juego, desviarle la atención con otras cosas que parezcan atractivas pero que no terminen generando apenas réditos. Peter sabe todo esto, y sabe que sus opiniones como consumidor pueden influir en las decisiones corporativas de muchos fabricantes.

Siendo así, se entiende perfectamente su intención con aquella carta en el correo de los lectores de Fantastic Four 238 en 1981, dos años antes de graduarse en Derecho en Yale.

El Trabajo de Byrne en este título es una basura, espero que no dure. Marvel me está decepcionando con Byrne aquí tanto como Miller en Daredevil. Por supuesto también mandó misiva al correo del cuernecitos por la misma época dejando bastante clara su opinión.

MÁRCHESE SEÑOR MILLER. Pero no todo podía ser negativo en sus misivas, por supuesto. Peter estaría por tercero de carrera y lo del poli bueno/poli malo se da en segundo. De manera que si les estaba diciendo a Marvel qué no funcionaba, debía decirles también qué era lo que al público le gustaba. Cosa que también hizo un un correo de Marvel Two-in-One:

Querida Gente Marvel ¿queréis saber qué nos gusta a la gente? pues nos gustan los tebeos con DeFalco, Michelinie y Jerry Bingham.

Nos gusta que la Cosa vaya a la feria con su novia y su amigo Bill Foster. Y también nos gusta mucho el Hombre de Hielo.

Y SOBRE TODO NOS GUSTA EL CIRCO DEL CRIMEN.

Confíen en mi, casi soy ya abogado. Echen a Miller de Daredevil y a Byrne de los Cuatro Fantásticos. Saquen más al Circo del Crimen. Atentamente, Peter Ivanick.

Visto lo visto, parece que las loas a Peter de los Premios Chambers de 2012 se quedaron cortos.

Buen intento, abogado.

Difíciles decisiones

-Vamos a sacar esta grapa de 24 páginas. ¿Qué precio le ponemos?
-Dos euros
-Ojo, que la grapa es de Hellboy y nosotros somos Norma
-Pues cuatro euros. Espera, ¿es nueva?
-No, es Semilla de Destrucción. Ya la hemos sacado varias veces los últimos veinticinco años
-Vale, ponle «edición 25º aniversario» en portada. Y seis euros
-¿Y por qué van a comprarlo otra vez los que ya la tengan?
-Publícalo gigante. De medio metro de alto
-¿No será muy caro?
-Lo sacamos en blanco y negro «para apreciar mejor el dibujo» y así no se disparan los costes de imprenta
-¿Y tras esos cambios qué precio le ponemos?
-Es una grapa tan especial que se merece un precio especial… Ocho euros
-¿Seguro que a ocho euros lo comprará alguien?
-Claro, los mismos cien tíos que compran todo lo que sacamos
-Y si tenemos cien tíos que compran todo lo que sacamos, incluso una grapa que ya tienen en blanco y negro a ocho euros, ¿qué hacemos rompiéndonos la cabeza por un euro más o menos? ¡Mételes caña!

Byrne debe ir primero

-Es un honor hablar con usted, señor Byrne
-Ya sé que es un honor hablar conmigo. ¿Qué quieres, pollo?
-Verá, en DC nos gustaría que nos hiciera una portada de Batman para el Detective Comics 1000
-Vaya, ¿y no preferiríais una portada mía para el Action Comics 1000? ¡Ah, no, que fue el año pasado y nadie me la pidió!
-Lo siento mucho, señor Byrne
-Bah, ¡que no se diga que John Byrne no sabe perdonar! ¿Quién más va a hacer portadas para ese número?
-Jim Lee, por supuesto… Frank Miller, Bruce Timm, Steve Rude, Jim Steranko…
-¡Está bien, acepto! Pero con una condición: ¡mi portada tiene que ir ANTES de la de todos esos artistas menores!
-Pero verá, señor Byrne… cada ejemplar del nº1000 lleva una portada distinta… no van en ningún orden…
-¡Yo antes que esos otros o no hay portada!

Y así es como la portada de John Byrne se publicó en el Detetive Comics nº999