¡Murciélagos! La historia de Jim Steinman: El Musical

Hoy, a cuenta de nada en absoluto, creo que va tocando que cuente cómo una de las repercusiones del 11S fue acabar con Batman.

¿Qué? ¿Ahora no os gustan los textos que empiezan con el cebo ahí bien reluciente a la vista? De verdad, nunca estáis contentos con nada. Menos mal que no he puesto gifs.

Pues ya veremos cuando mencione a Meat Loaf, Richard Corben, Walter Hill y Bonnie Tyler.

En realidad todo tiene que ver con el auténtico protagonista de nuestro posteo de hoy.

No, no es Batman.

Jim Steinman. Jim Steinman es una leyenda. Es decir, algo que la mayor parte de los que conocieron un día hoy han olvidado o, como mucho, recuerdan como una ensoñación.

Lo más fácil es esperar por Corben, porque uno de los que lo recordaba era PAblo, que apuntaba algo que tenía intención de contar pero, mira, pongo el enlace y termino antes.

Vaaaale. ¿Quién recuerda esta portada?

Pues tienes que saber dos cosas. La primera: ¿Has pedido foto para la revisión de próstata? Porque ya tienes una edad. ¿Qué? No, a las personas sin próstata no hay que decirles nada, ellas recuerdan perfectamente su calendario de citas médicas y no fingen ser aún jóvenes.

La segunda: Esta misma ilustración fue la portada del disco de Jim Steinman.

Eh, si puedes vender algo dos veces claro que lo vas a hacer.

¿Y quién digo que es este señor?

Nacido a finales de los ’40, para finales de los ’60 Steinman estaba empezando ya a trabajar en sus cosas de compositor, productor y todas esas cosas del mundo de la música. Y sí, eso significa lo que pensáis.

Es un melenudo.

Para mediados de los setenta llegó su primer gran momento con la composición, producción y todas esas cosas llega gracias a Meat Loaf, que no es algo que pueda decir mucha gente.

Steinman trabajó junto a Loaf para crear Bat Out of Hell, la canción, el álbum, varias de las canciones del álbum de hecho… Tanto da. Aquello fue un éxito. Su primer gran éxito.

Podría decir que fueron años de mucho trabajo e ideas locas, pero creo que explicarlo es más rápido con recordar que Meat Loaf acabaría haciendo un dueto con Cher.

Ah, los ’80.

No, espera, que sí que fue al principio de los ’80… si es que no te puedes fiar de nadie.

Uno pensaría que a partir de aquí las estrellas y algo de razón tendrá porque lo siguiente que hizo fue crear una canción que lo mismo os suena:

Que en esta nuestra desorganización conviene poner en la versión en las que las letras explican el vídeo, porque el vídeo de Total Eclipse of the Heart de Boonie Tyler es una de esas cosas que merecen explicación de puro ADLiano.

Supongo que pensaréis que a partir de aquí todo para abajo. Pero no. Bueno, no exactamente. Porque coló otra canción en las listas -pero si tengo que explicar quienes eran Air Suply lo mismo no acabamos- pero, sobre todo, porque colaboró con Walter Hill. (Veis, ya están todos los nombres del principios, ya solo falta Batman) Y lo hizo por todo lo grande.

Efectivamente, Nowhere Fast en Calles de Fuego. No sólo esa, también es el responsable de Tonight is What It Means to be Young en la misma película.

¿Significa esto que ya hemos terminado con los nombres propios y vamos al turrón? JAJAJA. ¡Qué va! Porque volvió a hacer equipo con Bonnie Tyler para otra canción que lo mismo os suena. Total, no hemos dejado de oírla en cosas de supes…

Creo que hay tantas versiones de Holding Out For A Hero, sobre todo con supes, que sería difícil elegir otra para… Nah, es broma.

Por supuesto Steinman siguió haciendo cosas. Vamos con un ejemplo claro:

Estoy seguro de que este Hulk Hogan’s Theme Song a.k.a. Real American no os lo esperabais. Normal. Aquello de olvidar a las leyendas es por algo.

Para finales de los ’80 empezó a pensar en adaptar un musical. Por ejemplo, adaptando El fantasma del Paraíso de Brian de Palma. No salió pero él seguía con sus cosas como hacer una canción para Pandora’s Box que acabaría en la película The Shadow.

Para los ’90 hizo lo esperable, colaborar con Meat Loaf en Bat Out of Hell II: Back into Hell. Porque el dinero hay que sacarlo de algún lado.

Para la segunda mitad de los ’90 había logrado trabajar en un musical, pero fue con Sir Andrew Lloyd Webber. Al menos fue para Whistle Down the Wind y no Cats. En cualquier caso, lo de los musicales estaba claro que tenía que suceder. Hizo una primera versión de algo que volvería luego pero, sobre todo, decidió adaptar una película: El baile de los vampiros.

Y ahí demostró que es merecedor de defensa por nuestra organización porque hizo lo que mejor hace cualquier genio: Reciclar.

En realidad todo lo relacionado con este musical (bueno, una parte importante) está ya contado por mí por este otro lado:

Así que vamos a lo importante: Tras el enorme éxito que estaba teniendo en Europa decidieron llevarse el musical a Broadway. Estaban preparándolo a finales de los noventa y, a la vez, Steinman iba preparando su siguiente musical. Porque se le había acercado gente de Warner que estaba en negociaciones con él para ocuparse de… ya sabéis…

Batman.

Sí, por fin hemos llegado a Batman.

Corría el año 1998. En 1997 se había estrenado Batman & Robin así que era lógico que alguien quisiera montar un musical.

No solo eso, Warner siendo Warner era lógico que buscaran que colaborara con un director de musicales a la altura como… ehm… ¿Tim Burton?

Bueno, a ver, podía ser peor. Podría ser Sweeny Todd. Quiero decir… ahm… Steinman estuvo trabajando en el musical de Batman sin parar, a la vez que intentaba sacar adelante el de El baile del vampiro. Es decir, ¿qué podría impedir que fuera un éxito con lo encarrilado que estaba todo?

Ah, sí, el 11S.

Retrasos, rupturas de los contratos, cambios de planes… La apertura del musical bastante después de lo esperado, con muchos más problemas y… bueno… cerrando en poco menos de dos meses. Que parecía que aún había una oportunidad para Batman pero… nopes.

¿Significa esto que no hay por ningún lado rastro del musical de Batman?

A ver, ¿he dicho yo eso?

Steinman decidió compartir con el mundo las canciones que había creado para el ahora olvidado musical. Podéis escucharlas todas en su web. Lamentablemente tiene poco Nananananananana.

Aunque, por supuesto, hubo quien la subió a los tubos.

Había más, por supuesto. Pero esas os las tendréis que escuchar en su web.

Ahora ya hemos llegado al principio. Pero tranquilos, sé que os gusta un final bien rematado, así que aunque no vaya a haber (de momento, cualquier día se olvidarán del musical de Spider-Man… quiero decir, se convertirá en Leyenda) musical de Batman sí puedo deciros que Jim Steinman creó otro musical.

Sí, Bat Out of Hell. Lo que le gusta a este hombre un murciélago no está escrito. Se estrenó en 2017 en Manchester, de ahí al West End, a Australia… fueron varios años pero para 2019 llegó al OffBroadway. Sí, ya estaba otra vez a punto de abrir. De hecho, para 2020 iba a estrenarse en Broadway.

Es decir, ¿qué podría impedir que fuera un éxito con lo encarrilado que estaba todo?

Ah, sí.