Más allá del Infinito

Hay que reconocer que pese a limitarse a escribir, Robert Kirkman es un tipo listo.

Sabedor de que juntando letras no se puede aspirar a la molonidad, su estrategia es la del desgaste continuo e incesante. En vez de aspirar al máximo de números uno en proyectos especiales puntuales, que es la aspiración de todo dibujante, lo suyo son las series continuadas y longevas, saliendo como un reloj una nueva entrega cada mes. Cada seis números tienes un nuevo recopilatorio, que es donde los no-Marvel no-DC se buscan las lentejas, y si consigues llegar al mágico número 24 ahí tienes ganado el cielo editorial, pues ahí las posibilidades son múltiples: Especiales deluxe con 12 números en tapa dura, Omnibuses de 18 o 24, una nueva edición de los cuatro primeros recopilatorios pero con mejor papel y extras…a partir de entonces sigues sacando lo tuyo cada mes y los de marketing van moviendo el papel atrasado y todo va rodado, a medida que sacas nuevas ediciones de material anterior lo combinas con las salidas semestrales de lo nuevo, que a su vez cada doce meses dan para otro Deluxe, que a su vez… Parece fácil, pero encontrar artistas que te garanticen la entrega mensual durante los próximos ocho años, y que además gusten al público, no es tarea sencilla.

También ha intentado, aunque con menor suerte, cimentar un universo en torno a su creación superheroica más popular y longeva, Invencible. Con títulos como los Global Guardians o Super Dinosaur (¿¿cómo pudo fracasar una serie con este título??), en el sello Skybound ha habido varios intentos de corta vida de construir un Kirkmanverso.

Precisamente en Skybound fue donde apareció The Infinite, el título para el que captó ni más ni menos que al mismísmo ROB! Liefeld.
 

Danger 30 31.jpg
La querencia de Rob por ROB! no es algo que venga de nuevo por aquí...
enlittle.jpg  
Y Kirkman, conocedor de que este título podría ser el que formase la nueva piedra fundamental, ahora sí, de un Kirkmanverso duradero, intentó que ROB! estuviese implicado al cien por cien en el arte de cada número. Para Kirkman, en cierta forma como sucede con Cory Walker en Invencible o Charlie Adlard en Los Muertos Vivientes, The Infinite sólo tendría sentido mientras ROB! se mantuviera en la misma.

Tanto fue así que la serie tuvo que cerrarse en el cuarto número.

Y es que para garantizar la periodicidad regular, y dar trabajo a un compañero necesitado, ROB! trajo al equipo creativo un entintador para realizar los acabados del quinto episodio, pero los resultados no fueron del agrado de Kirkman. En cierto modo, tenía razón, pues un Liefeld entintado por otro es menos Liefeld, y lo que el quería era Liefeld o nada. Así que terminó siendo nada.

Podríamos aquí entrar en semántica y argüir que un poco de Liefeld es más que nada, incluso más que mucho de otros, pero nada de esto cambiaría el hecho de que la serie terminó en ese punto. En el terreno argumental, Kirkman tampoco se exprimió demasiado las meninges, puesto que sabía que lo importante aquí era el dibujo. Se trataba de una historia bastante tópica del soldado que forma parte de la resistencia del futuro contra un dominador mundial, que viene a nuestro presente para combatir la amenaza del dictador, viajero temporal también, antes de que suceda. Para ello capta en el pasado a un soldado en que si bien no confía demasiado, sabe que es de lo mejor que puede encontrar: él mismo de joven. Tras este primer reclutamiento siguen otros tanto de nuestro tiempo como del suyo, para frenar el avance de una invasión que parece haber comenzado antes de lo que la historia decía, y es que cuando el viaje en el tiempo hace pop ya no hay stop.

Violencia, armas futuristas, un ejercito de soldados clónicos como carne de cañón para escenas de acción molona…ROB! estuvo a sus anchas en aquellos episodios, y en su breve estancia tuvo espacio para maravillarnos con una de sus inacabables genialidades, totalmente apropiadas para estos tiempos que corren. Con tanta Batgirl mona, Spidergirl low-cost y girl power en el lectorado, ROB! aportó su granito de arena en forma de…
 

p9y5g.jpgsy5bbsy.jpg
Sin título-12.jpg

…armas para chicas.
 

Sin título-1ilug.jpg

Pocas veces una elección de color significó tanto.

Podríamos quedarnos en este hallazgo y dejarlo aquí, pero habiendo revisitado las escenas de acción de The Infinite he caído en la cuenta de LA VERDADERA RAZÓN por la que Kirkman tenía un interés desmedido en que The Infinite saliera adelante. Además de por seguir trabajando con ROB!, para establecer una pieza en su Kirkmanverso que se tornaría fundamental para comprenderlo todo. Y cuando digo todo quiero decir TODO.

Lo que me llamó la atención fueron los soldados traídos del futuro por el malo, torpes y lentos como secundarios de videojuego, pequeñas molestias de las que nuestro héroes conseguían deshacerse fácilmente, a la espera del malo especial de turno que fuera el que les hiciera subir de nivel. Como digo, se deshacían de ellos con facilidad < u>de una manera bastante concreta.
 

Sin título-1.jpg
t5egy5.jpgDanger 08.jpg
16-17.jpg21.jpg
dgdgd.jpg06.jpg

04-05.jpg
07.jpg

 
Danger 04 05.jpg Danger 06 07.jpg   
   

¿Empezáis a ver una pauta?

The Infinite es la serie que hubiera conectado TODO el Kirkmanverso.
img356.jpg

Y no es una teoría que venga de ahora, ya adelanté otra conexión hace unos meses.

Ahora para conocer cómo llegó el contagio tendremos que espera a ver qué le dictan los de la serie de televisión. Una lástima, Kirkman, esto hubiera molado mucho. En fin, seguirás sacando tus dos recopilatorios al año, los especiales, los Deluxe, los Omnibuses…pero tras habernos puesto la miel en los labios todo nos parecerá un poco más aburrido de aquí en adelante.

Hay días en que me gustaría ser francés

Podríais pensar que lo digo porque tienen cosas como esta.
DSCF1831.JPG

Por obras que van mejorando en las distancias cortas.

img137.jpg
Más que interesantes en las muy cortas.
sagacomplete.jpg

Pero en realidad lo digo por otras cosas, por las que anuncian.
 

img138.jpg

 

trahison.jpg

Y es que se trata de gente con otra sensibilidad, europeos ellos, que tienen más que claro lo que de verdad debe ser considerado un Clásico.

En fin, que con los dientes largos que me puso el anuncio apenas disfruté el tomo, aunque tampoco había mucho que disfrutar si ya te conocías la historia del personaje. Eso sí, al menos me solventó una duda, el verdadero color de la piel de Thanos.

Morado, dirán unos; púrpura, otros; lila, quizá; es lo malo de los pantones, que hay miles de nombres distintos para cada pequeño matiz ¿de qué color es exactamente Thanos? ¿violeta, malva, moracho, amatista, solferino? No, ninguno de estos, en la obra queda clarmente sugerido que Thanos es en realidad…
 

img139.jpg
…de color Pimentel.

(La inevitable referencia a la actualidad para que el posteo parezca recién cocinado; era esto o preguntarse qué opina el Tribunal de Estrasburgo de la subida retroactiva de precios de los mangas de EDT)

The New 40 (37)

new37.jpg
(Por Eme A)

El ataque de hoy de Progressive Boink se centra en el hombre tumbado en el suelo: según ellos, ROB! solo saber dibujar dos caras, o con dientes apretados o con boca abierta, y ha elegido la segunda para el hombre inconsciente del suelo. Y para rematar la faena acusan a ROB! de que lo más parecido que ha visto a un hombre inconsciente sea alguien con apnea del sueño

Como de costumbre, los chicos de PB patinan de mala manera. Basan todo su ataque en que asumen que el hombre está inconsciente, pero ¡si ROB! hubiera querido dibujar un tipo sin sentido lo habría hecho de forma que no quedara ninguna duda! ¡Nadie dibuja sinsentidos mejor que él! En realidad, ese hombre del suelo está consciente y retorciéndose de dolor tras el onomatopéyico ataque fuera de cámara de la primera viñeta, golpeado en la boca del estómago o por debajo de la cintura para incapacitarle temporalmente. ¡Se ve clarísimo!

El ente angloparlante que ha escrito eso (cuyo nombre ni conozco ni me interesa) ha ido a por lana y ha salido trasquilado. Pretendiendo probar que ROB! no sabe dibujar, lo que hemos aprendido es que es él el que no sabe leer un cómic