Flequillo presidencial

Ronald Reagan en Doom Patrol and Suicide Squad Special (Erik Larsen, 1988)

Donald Trump en Spawn 289 (Jason Shawn Alexander, 2018)

 

Para mí que va a ser…

Homenaje
Coincidencia
Taquiones
La Casa Blanca lleva tres décadas con el mismo peluquero

Algo está cambiando en el mainstream

[OJOCUIDAO: este posteo tiene destripes de un tebeo de The Wicked + The Divine publicado este verano en Estados Unidos. Si leéis la serie a ritmo Norma Editorial daos por avisados]

Kieron Gillen y Jamie McKelvie llevan unos años revolucionando el mercado estadounidense primero con la versión más hipster de Young Avengers, luego con la popera Phonogram y actualmente con The Wicked + The Divine, una serie que para los tebeopuertas representa todo lo que está mal en el cómic americano, toda lleno de personajes ambiguos o queers, cuando no directamente maricones

Pero bueno, lo que yo venía a contar todo entusiasmado es que Gillen y McKelvie le han declarado la guerra a la estúpida moda del decompressive storytelling (palabro que esconde la costumbre de los escritores sin ideas de alargar sus tramas durante las páginas que sean necesarias hasta alcanzar la extensión de un tomo) mediante una memorable secuencia en que nos narran noventa años de sucesos en tan solo diez páginas

Lástima que en esos noventa años en concreto no pasara nada de nada, pero lo importante no es lo que cuentan, sino cómo lo cuentan. ¡GENIOS!

A Swimsuit Hashtag Appreciation

Desde 2004 que empezara el blog llevamos ya haciendo cada verano un hueco para los Swimsuit Special. Y es mucho lo que nos ha pasado en esos tres o cuatro años que llevaremos haciendo esto. Aunque, la verdad, tendríamos que habernos dado cuenta de que estas cosas interesan a más gente.

Pero es normal, ¿cómo no íbamos a tener gente pidiendo el regreso de obras tan magnas?

En los últimos años se han recuperado, añorado, pedido e, incluso, parece que alguna intención de recuperarlo ha habido.

Tanto tiempo llevaban con ello que hasta hubo editores haciendo guiños. A saber por qué, pero guiños…

Pero por una o por otras parecía que no acababa de llegar el momento de recuperarlo. Y es una pena, conste. Porque así tendríamos hecha esta entrada con mucho menos trabaj podríamos comprobar la evolución en la representación pictórica sin necesidad de montarnos una paja mental de éxceles sobre Byrne. La evolución del medio y todo eso. Aunque es cierto que estos especiales tienden a reaparecer como tema en cierto tipo de artículos comiqueros. Que por otro lado es lógico, a ver dónde habéis visto al Hector del Panteón últimamente.

En cualquier caso y como decía, en Mayo de este año pareció llegarse a un punto de inflexión con el tema. Y es que a fuerza de ir mencionándolo…

acabó pasando lo que uno presuponía que acabaría sucediendo. Hubo autores, que habrá quien diga que ‘fan’ pero todos sabemos que todos es fanfic/ todo es fanart, que decidieron que si Marvel no les daba bola ellos mismos se pondrían a subir a las redes Swimsuits.

Así que primero de manera más o menos desorganizada y luego ya con el hashtag #MarvelSwimsuit2018 para allá que tiraron.

Y, por supuesto, pronto empezaron a llegar las imágenes. Alguna bastante icónica, incluso.

 

Porque, por supuesto, hay que dar lo que el público pedía en sus cartas.

Aunque, obviamente, siempre hay un hueco para que brille ROB!

Y es que al final esto va de crear imágenes icónicas:

Hasta que pasó lo que pasa siempre. El curso natural de las cosas las va haciendo avanzar.. hasta que las webs especializadas deciden convertirlo en contenido.

Qué descaro, ¿verdad? Aprovechar las creaciones de los demás para rellenar un posteo en plenas vacaciones y ‘vender’ contenido. Qué coraje.

Pero sí que terminó bastante antes de lo que me conviene para tener un posteo lo suficientemente larg lo que merecía el tema. Así que ya sabéis, podéis apuntaros en el hashtag o esperar a que a nosotros se nos ocurra alguna otra cosa. O lo que sea.

Al fin y al cabo ya sabéis qué día es hoy:

Así que más visibilidad que esto no sé qué podráiis querer.

Y, quién sabe, quizá vuestra creación sea tan icónica que el año que viene haya alguien pidiéndola de vuelta. Ya sabéis.

¿Qué? ¿De verdad esperábais que no la pusiera de nuevo? ¿En serio?

¡Pero si es que hay que ponerla incluso a tamaño total!

Y ya sabéis, ¡el año que viene podriáis ser vosotros!

La Nueva Hulka

Debo admitir que el otro día igual me precipité al opinar sobre la nueva Witchblade a cargo de un elenco artístico enteramente femenino.

Es decir, igual el hecho de que sólo hubiera aparecido una entrega y no la hubiera mirado más que por encima podría tener algo que ver. Como disculpa, por supuesto.

El caso es que la semana pasada apareció el segundo número (¿veis? ha durado más) y algunas de las incógnitas que podía generar el number anterior podrían quedar resueltas en el mismo. Sobre todo en lo que se refiere a la ausencia del uniforme de esta Witchblade (aunque esta elección de palabras es desafortunada, pues lo de la anterior era uniforme y ausencia de uniforme a la vez). Por lo pronto, el lector calenturiento ya puede formarse ilusiones atendiendo a que en la portada a la chica se le ve “todo lo negro” ahí abajo.

Por fin algo esperable en un tebeo de Top Cow. Estas cosas aportan tranquilidad. Tampoco he leído esta entrega, por supuesto, hago como todos y me espero a la conclusión de un arco para leerlo de un tirón, pero en la primera viñeta nos apuntan el nombre de la sucesora de Sara Pezzini como portadora del guantelete.

Un nombre poco sugerente ¿esto es de Top Cow? me lo sigo preguntando hasta que pocas páginas después hacen la visita típica detectivesca a un depósito de cadáveres y aparece EL PRIMER DESNUDO DE LA SERIE. Ya tardaba, que vamos por el segundo episodio.

Como siempre sucede en estos casos, las partes pudendas son discretamente cubiertas por oportunos efectos de iluminación. Unos de esos trucos de dibujantes que requiere años de práctica para alcanzar maestría y que no quede forzado.

 

Aunque igual hay que tener en cuenta que en este aspecto se tienen miles de página de ventaja en hacerlo cuando el cuerpo a cubrir es femenino.

Gracias por el ejemplo con la comba, John. Las aventuras de Alexandra Marie Underwood la llevan también a un club de estriptis ¡sí, sí, Top Cooow!

Aunque quizá la definición más adecuada sería un “club de caballeros“, donde tipos sonrientes pueden gozar de manera tranquila, calmada y respestuosa de la contemplación de mujeres en bikini haciendo contorsiones. Y si el espectáculo es de su agrado ondearán de forma no degradante un billete. También pueden ir a tomar sushi y sake.

Llegados a este punto y con toda la evidencia mostrada arriba no pude menos que aplaudir cuando supe verlo. Lo han hecho.

Supongo que os acordáis de Hulka, un personaje que John Byrne reinventó en una descacharrante serie en la que el leiv motif era que el personaje era plenamente consciente de estar dentro de un tebeo y estaba constantemente rompiendo la cuarta pared. A veces de forma tan literal como romper las páginas del cómic y pasar por las páginas de publicidad para escapar de alguna encerrona.

Y he escrito “reinventó” porque aunque por esto es por lo que más se la recuerda, Hulka fue creada por Stan Lee y John Buscema. Es decir, que Stan percibe royalties cada vez que se reedita la etapa de John Byrne, algo parecido a lo de Marv Wolfman y George Perez cada vez que mi hijo visiona un episodio de Teen Titans Go!

Ha habido otros intentos de hacer personajes así, conscientes de lo que son, el más recordado el propio Masacre, algo que le salió de lujo en su primera película. Pero esta serie de Witchblade ha ido un paso más allá: Witchblade es consciente de ser un tebeo de Top Cow hecho por mujeres y actua en consecuencia.

Es la única explicación y además tiene sentido. Caitlin Kittredge y ROB!erta Ingranata son conocedoras de qué espera un lector de Top Cow de un tebeo de Witchblade, y por eso mismo juegan con esas expectativas retorciéndolas. Un metatebeo que invierte los estereotipos del género. Algo que sólo tiene sentido hacerse, precisamente, desde el escenario que supone un título emblemático del sello de la Gran Ubre. Así es como debe entenderse el título de Alexandra Marie Underwood. Hasta el nombre del personaje ha sido meditado, poniéndole uno anodino en vez de hacer como las otras veces en que combinaban un nombre y un apellido de la Porn Actress Database.

Están probando algo nuevo, algo diferente, y eso es bueno. A ver si haciéndolo ver de esta forma la nueva serie dura más. Entretanto, Top Cow saca un nuevo título conmemorativo de su 25 aniversario, nada menos que Cyberforce.

Eso sí, todo tíos. Veremos si esto dura más, aunque yo la veo muy tapada.

En algún idioma, 2018 rima con empoderamiento

A estas alturas del día a todo@s os habrán llegado ecos de las reivindicaciones de la Gala de los Premios Antesala, en la que cobró fuerza, presencia y ropajes el desenmascaramiento de las actitudes abusivas en la industria del cine. Un movimiento que acentúa la progresiva reeducación de esta nuestra predominantemente machista sociedad hacia una igualdad verdadera. Un hecho más que pone de manifiesto el creciente empoderamiento de la mujer en todos los frentes de la industria del entretenimiento, una tendencia de la que por supuesto la historieta también formara parte en este Nuevo Año.

(Un Año en el que de momento ya anuncian el cierre Playboy e Interviu, ojo)

No tomará nuevas medidas Marvel, pues bastante carrera ha pegado estos últimos años tanto en lo que se refiere a personajes (estuve ayer repasando alienaciones de los Vengadores y de los más clásicos creo que sólo le falta a Mercurio tener versión femenina), oportunidades en series (que duren ya es otra cosa. Igualdad), y presencia de autoras (supongo, pues debo confesar que con tanto nombre nuevo que entra me cuesta distinguir si es nombre de chica o no). Tampoco ha anunciado ninguna nueva medida DC, que fue la que en cierta medida allanó un camino con aquella Batgirl, amen de contar con los referentes de tener además una Batwoman, una Supergirl y una Superwoman. Y una Gail Simone, claro, que con ella empezó todo.

No, parece que las riendas las tomará este año un sello editorial que ha cumplido un cuarto de siglo (otro número que en algun idioma rimará con empoderamiento) y que siempre ha tenido muy presente a la mujer.

Top Cow.

Y es que a finales de año Top Cow se sumó a los fastos de celebración del 25 Aniversario de Image relanzando una de sus cabeceras más emblemáticas: Witchblade. Y como no podía ser de otra manera en los tiempos que vivimos, se ha dejado el título en las capaces manos de un elenco artístico femenino.

(aunque en realidad este título comenzó en 1995, otro año que rima con empoderamiento)

No en vano fue en Witchblade donde comenzó a despuntar la guionista Christina Z, posiblemente todavía la fémina más superventas del mercado americano.

(Que sí, que Christina Z existe y es una mujer, no un Akira Yoshida. Hay entrevistas y fotos que lo prueban, y hasta tiene ficha en Comicvine, pero si la consultáis no hagáis cábalas con la edad que tenía cuando comenzó a hacer guiones, que ya sabemos que suelen quitarse años)

Más o menos todos conocemos la historia de la Witchblade, un artefacto de poder que se canaliza en una portadora. En la primera aventura se nos presentó a Sara Pezzini, una detective de armas tomar.

Un personaje con fuerza, caracter y empoderamiento.

Una chica de los Noventa, en definitiva.

Y cuando el artefacto de poder tomo contacto con ella la metamorfoseó en Witchblade.

Witchblade, una saga cuya andadura duró hasta su entrega 185 (empoderamiento otra vez) y que ahora revive de mano de Kittredge e Ingranata.

Con una única entrega aparecida en el mercado es pronto para evaluarla, pero ya hemos podido ver la escena de la posesión de poder de la nueva portadora y… 

…y podemos decir que el cuento ha cambiado. Veremos con qué rima lo que dura. Feliz 2018.

De Pendencia

Al final es que uno no se aclara. Es un lío colosal tal el que tienen montando sin que nadie parezca saber lo que hace o hacer lo que debe más allá del cortoplacismo y la ganancia personal que no sé ni cómo seguimos intentando entenderlo.

Pero aquí estamos todavía. Con el Universo Cinematográfico DC a vueltas. Porque resulta que es Independiente.

Porque, bueno, de entrada resulta que por lo visto no es el DCEU, o Universo Expandido DC, sino el Universo Fílmico DC o algo así… DCFU. No sé.

Por supuesto esto no es algo para lo que hayan buscando sino que han tirado por la calle habitual afirmando una cosa y su contraria.

Al final pasa lo que pasa y uno nunca tiene muy claro cuál es la ruta y decisiones de cada uno. Y a quién están imitando, claro. Porque en Marvel, por ejemplo, no es ya que se pusieran a tope con el Universo Cinematográfico

no solo ha estrenado Marvel’s Inhumans o algo así, que es una forma de lograr que todos discutamos cuál es la mejor de las opciones para esta serie. Como, por ejemplo, si estaba cancelada antes de que la empezaran a emitir.

Por supuesto a esto pueden jugar todos, ya lo sabemos.

Pero lo importante es menos eso que cosas como que Disney obligó a la ABC a renovar una temporada más Agentes de SHIELD.

Lo que significa tres cosas: 1) Que lo de Inhumanos durará lo que le dé la gana a Disney. 2) Que Agentes de SHIELD ya veremos lo que dura. Y, sobre todo, 3) ¡¡¡Que ya podían haber levantado el teléfono con Agente Carter!!!

Pero volvamos a DC.

¿Qué se supone que van a conseguir haciendo películas independientes? Es decir, más allá de lo que podría hacer con unas sí, otras no, y el resto lo que sea. Si, total, dicen que es porque preparan varias de El Joker con distintos Jokers… ¡¡¡Cómo si su propio universo no lo tuviera ya!!! ¿Cuál es el problema? ¿Que van a tener que conectar la fallida película de Batman vs. Superman con la fallida película de Man of Steel y la fallida película de Watchmen, y tienen miedo que la de la Liga de la  Justicia acabe siendo fallida también? ¡Vaya, seguro que es más sencillo buscar separar el universo que pensar a ver si hay alguna persona en común en todas ellas!

En fin, que no hay quien les entienda. Y en situaciones como estas parece que solo hay una salida buena.

Seguir las enseñanzas de ROB!

[Total, lo peor que podría suceder es acabar atrapado entre canciones de Hamilton. Y eso a los EstadoUnidenses no les puede pasar, claro, ellos no tienen a un rey incompetente, cobarde y enajenado, así que tampoco es problema. ]

Más reposiciones preveraniegas

Como todos sabéis, ADLO! tiene una cuenta de Twitter para, basicamente, enlazar el posteo diario del blog. Pero entre enlace y enlace de vez en cuándo también trinamos o retuiteamos otras cosas. Como estas: