Sé lo que tuiteaste el último verano

Para fastidiar a los que se niegan a seguir mi Twitter o mi Instagram os obligo a leer algunas de mis chorradas de julio y agosto también por aquí

Las tramas románticas elaboradas y realistas son de cobardes #ta80 #marvel Una foto publicada por Eme A (@emea75) el

 

El modo de vida americano se ve amenazado por esos malditos europeos #bettyandveronica1 #adamhughes Una foto publicada por Eme A (@emea75) el

 

Stan Lee y uno de sus temas recurrentes: los comunistas #af13 #marvel Una foto publicada por Eme A (@emea75) el

La diferencia en 0’45

Hay tebeos especiales, especialísimos. Puntos de inflexión en la historia de las grandes compañías comiqueras que, después de tanto tiempo en el limbo empresarial, hoy en día son por fin consideradas grandes emporios del entretenimiento a nivel mundial. Pero a veces esos tebeos son acompañados de una edición depauperante e inmerecedora de la magna obra que contiene.

No es el caso de Panini, afortunadamente. Ellos saben que si publican un crossover importante han de dejarse la piel en la edición española, con el objetivo de hacerla todo lo interesante que puedan. Y sí, estoy hablando de ese crossover absolutamente GENIAL! llamado Vengadores contra X-men en el que los X-men arreglan el mundo y los Vengadores les combaten en una hostigadora táctica de guerrillas porque seguro que hay gato encerrado.

Pero dejemos atrás el argumento y centrémonos en la edición, que es lo que hoy vamos a loar hasta la extenuación. Y es que es difícil hallar un tebeo que valga lo que cuesta y eso, en el caso del VvsX nº 5 (que contiene el AvsX #9 y 10 USA), son 3’70€. Cuarenta y cinco céntimos más que el resto de tebeos dobles de Panini, lo que supone aproximadamente un 14% de aumento sobre el precio de un número que contenga dos episodios americanos. Y ese 14% no es una subida arbritaria buscando sólo una rentabilidad mayor del cómic, no. Es el justo pago por unos complementos imprescindibles para el pleno disfrute del contenido tebeístico propiamente dicho que desglosamos para vuestro deleite; a saber:

1. Una página con el típico rooster de los implicados en el crossover y el estado de cada grupo al iniciar el primer de los dos número americanos publicados, imprescindible para recordar en qué punto nos habíamos quedado el mes anterior.
 

AvX001.jpg

2. Otra página con el típico rooster de los implicados en el crossover y el estado de cada grupos al acabar el número 9 americano y antes de empezar el número 10, imprescindible para que recuerdes cómo han quedado las cosas en las primeras 22 páginas que acabas de leerte. Imprescindible, en serio.
 

AvX002.jpg

3. Las portadas de los tebeos americanos originales, incluida la que calca el diseño de la portada de la edición española. Porque sería una guarrada que los lectores de alguna de las dos ediciones españolas del tebeo se pierderan el incuestionable ARTE que Jim Cheung vuelca en todas y cada una de dichas portadas. Algo a lo que Panini nos tiene gratamente acostumbrados gracias a la existencia de las ediciones especiales, que todos sabemos que lo hacen por nosotros los fans y no para no romper el contrato de exclusividad que firmaron en su día con cierta distribuidora.

4. 3 páginas de publicidad de otros productos de la compañía.

5. Una página con habitual checklist mensual de los tebeos de Panini (¡hazte con todos, entrenador marvelita!) y otra con el checklist propio del crossover. Un lego en la materia se sentiría tentado de incluir estas dos páginas en el apartado anterior, pero los lectores avezados sabemos que estos checklists no son propaganda, sino una herramiente indispensable para organizar nuestras compras, lecturas y estanterías.

6. 10 paginitas 10 con portadas alternativas de la edición americana. Habéis oído bien: DIEZ páginas que en cualquier otro cómic sería un relleno hinchaprecios vergonzoso, pero que en el caso de este tebeo constituyen una pieza recopilatoria de arte en estado puro. Ríete tú de ARCO, el lugar donde las esculturas van a morir. Porque ¿qué lector en su sano juicio podría preferir un tebeo a precio normal a la posibilidad de disfrutar de semejantes mustras de talento? Si Panini hasta incluso repite cuatro de esas portadas, cuatro, en color y en blanco y negro, para que podamos apreciar en todo su esplendor el maravilloso trabajo del colorista y/o el rotulista…

 

AvX005.jpg
Salvador Larroca pensó: "La próxima vez le va a dibujar las alas al Ángel su puta madre"
El rotulista pensó: "Hala, ya me toca taparle las alas, que éste no se ha enterado que hace seis meses que las vuelve a tener de plumas, no metálicas"
El editor pensó: "¿Por qué el Ángel tiene paquete y Daredevil no? ¿Por qué se han puesto a bailar en medio de una guerra? Baaaah, yo la publico y yastá".

Y es que deleitarnos con estas obras maestras es un placer por el que pagar 45 céntimos es poco. ¿Mi preferida? La obnubilante portada de Humberto Ramos…
 

AvX006.jpg

…que me permite disfrutar del heroísmo de mis personajes preferidos. Porque, ¿qué, sino el heroísmo en estado más puro, podría hacer que una Spiderwoman indudablemente aquejada de un caso agudísimo de anorexia nerviosa siga en la lucha? ¿Qué, sino un espíritu combativo inefablemente quijotesco, podría hacer que Gambito siga luchando tras haber recibido un trasplante de pierna derecha, claramente donada por un macho cabrío? ¿O es dicha pierna quizás una sutil referencia a las voraces necesidades sexuales quasifauniles del bueno de Remy Lebeau? Aaaah, cuan maravillado estoy ante los auténticos genios como Ramos y su capacidad para hablar de varios temas al mismo tiempo.

Muestras de talento artístico acaparador, de genio en su estado menos disuelto por la mediocridad, que no podríamos disfrutar si no fuera por esos 45 céntimos de más que Panini nos cobra a cada lector, tebeo a tebeo, tienda a tienda. Por ello, desde nuestra organización queremos animaros a que deis las gracias a Panini por el indeleble esfuerzo que hacen para todos y cada uno de sus clientes, que, como sabemos, somos más guapos que el resto. Entonad conmigo un fuerte y vibrante…

¡¡¡SAICARG, ININAP!!!

Who’s Who? (II)

Hace unas semanas os proponía un juego para adivinar a qué personaje pertenecían las caras dibujadas por Howard Chaykin.
Hoy haremos algo parecido pero diferente.
Tres personajes, tres dibujantes, ¿Quién didujó a quién?

Por un lado los dibujantes Humberto Ramos, Skottie Young y Francisco Herrera.
Por el otro los personajes Spiderman, Venom y Reed Richards.

Una pista. Las caras están sacadas de dos colecciones: The Amazing Spider-Man y Venom.
El premio, como la otra vez, será una invitación para tener una cuenta de Gmail.

¿Estilo? ¿Homenaje?
¡¡¡ A jugaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaar !!!

What If…?: XXV Salón Internacional del Cómic Adlo!

En la localidad californiana de Fullerton se celebró durante los días 30 y 31 de febrero el XXV Salón Internacional del cómic Adlo!
Con gran éxito de participación, los asistentes pudieron disfrutar de multitud de talleres, conferencias, mesas redondas y sesiones de firmas que hicieron las delicias de los amantes del cómic y enfermos mentales en general.

El primer día y a primera hora de la mañana estaba previsto el taller de dibujo impartido por Frank Miller bajo el título de “Dibujo para reírse, color para llorar”. Lamentablemente la clase magistral tuvo que ser cancelada por motivos de salud del autor. Parece que Miller está muy deteriorado por un ataque de risa crónico que arrastra desde que se enteró de que había que solicitar el DK2 completo por el Previews antes de que el primer número viera la luz. Aún así, su mujer impartió las lecciones de coloreado mientras las teclas de goma de su spectrum aguantaron.

La siguiente actividad fue la sesión de firmas de Al Milgrom. Un punto a favor de la organización fue que la cola estaba muy bien organizada. Ninguna de las dos personas que estaban en ella se quejó.
El Salón Adlo! es apreciado entre los aficionados por la cercanía y el buen rollo que demuestran los autores con los fans. En ningún sitio la gente de la organización reparte insultos y bofetadas con un cariño tan grande.

Ya por la tarde muchos aprovecharon para visitar la zona comercial y realizar sus compras. Este año, como novedad, se podían adquirir originales que muchos de los artistas tenían a la venta en un espacio destinado especialmente. La anécdota simpática la dieron unos fans que intentando comprar originales de Humberto Ramos se llevaron unos de Francisco Herrera. “Ej que no los firma y luego pasan ejtas cosas” comentaba entre risotadas uno de estos descerebrados.

Junto a la zona comercial se encontraba la exposición de Eddie Campbell.
Bajo el título “From Hell: No me cuentes milongas” se exponían 25 versiones de la misma página desde su concepción original hasta el último retoque. Con sombreros, sin sombreros, con bigotes, sin bigotes, muy sucia, todavía más sucia…

En la zona exclusiva para profesionales, los jóvenes valores de la historieta americana pudieron presentar sus books a los editores españoles invitados que daban sus opiniones a los futuros profesionales. “Si no es autobiográfico no nos vale“, “Explicas en una página lo que se podría hacer en 48” o “Si no dibujas como Dupuy o Berberian no te comes una rosca” fueron los consejos más escuchados.

A última hora y como colofón, el evento más esperado del día. El debate que enfrentaba a John Byrne y Neal Adams. Bajo el título “Yo, yo y yo” debatieron sobre lo humano y lo divino y los que asistieron sacaron conclusiones tan interesantes como que Byrne inventó la rueda y Adams la electricidad. Tras la pelea de egos nadie salió gravemente herido salvo la inteligencia de los presentes.

El último día del salón, por la mañana, se celebró la gala de entrega de los premios PicAdlo!. Los ganadores fueron pasando a recoger su estatuilla y acto seguido remachársela en la cabeza al presidente del jurado. A destacar el agradecimiento de Stan Lee que aburrió de tal manera al personal que en la platea se podía ver a gente leyendo las reseñas del U.

Por la tarde y tras una copiosa comida pagada por el Ayuntamiento de Fullerton se procedió a la presentación de la autobiografía de Rob Liefeld. Rob! se hinchó a firmar ejemplares e incluso estampó su firma en las posaderas de un trastornado que tras la firma se marchó gritando “¡¡¡SOY EL PUTO AMO, SOY EL PUTO AMO!!!!”

Y hasta aquí la crónica de este año. Mucho se queda en el tintero por falta de espacio (ladrones de derechos, novedades fantasma, fans disfrazados de editores…) pero ya os podéis hacer una idea de lo que fue esta edición.
Os esperamos en la próxima.

Aviv Bör!