El Arlemazo

Hoy, chavalotes, estoy triste. Las vicisitudes editoriales han hecho que finalmente eche el cierre una de esas colecciones que, de puritico GENIAL, obnubilan. Estoy hablando, no podía ser de otra manera, de Hawkgirl, que chapa en el número 66 después de habernos proporcionado momentos tan memorables como ese enemigo en forma de vagina gigante que ha quedado grabado para siempre en el inconsciente colectivo de nuestra generación.

vagina.jpg

Afortunadamente, los hados han querido que el dibujante que actualmente se encarga de Hawkgirl sea ni más ni menos que nuestro adorado Renato Arlem, del cual ya hablamos aquí y aquí. En este último número de Hawkgirl, Renato Arlem ha dedicido dar el do de pecho, exprimiendo al máximo su grandísimo talento para poder mostrarnos en todo su esplendor las técnicas narritivas por las que es conocido por el público y adorado por los miembros de nuestra desorganización. No puedo resistirme a dejar aquí una muestra de su canto del cisne, así que me he permitido extraer algunos detalles de las ocho primeras páginas del Hawkgirl #66.

arlemazo.jpg 

Para los amantes de la estadística, un par de datos: en las ocho primeras páginas del cómic, la cara de Hawgirl aparece en 19 ocasiones. En el montaje anterior, me he permitido poner el número de aparición que corresponde a cada extracto. Así podéis ver la variedad de matices que Renato Arlem proporciona a la buena de Kendra a lo largo de estas ocho páginas, sirviendo como muestra estas 12 apariciones (de, remarco, un total de 19). Semejante habilidad con el lápiz, semejante habilidad para la expresión facial, semejante variedad de recursos hay muy pocos dibujantes que las consigan y es por ello que, sin ningún reparo ni ningún pudor, proclamo a Renato Arlem como el mejor dibujante de cómics del momento, y presento su nominación a los premios PicADLO! del año que viene:

Nomino como candidato al  PREMIO “Marjane Satrapi” al dibujante no hispano más incompresiblemente publicado  a… Renato Arlem:

Por hacer de su arte una parábola permamente del estado de estancamiento del cómic mainstream USA, donde las ideas se repiten una y otra vez sin que los editores y guionistas sepan dotar a sus personajes de nuevos matices en su personalidad. La repetición de conceptos es el nuevo mal del cómic de superhéroes y Renato, sagaz como pocos, lo denuncia en todos y cada uno de sus tebeos, convirtiendo al señor Arlem no sólo en un dibujante digno de ser admirado por todos los adláteres, sino también en el primer dibujante-protesta del cómic americano. Las diatribas antisistema de Renato Arlem pueden disfrutarse en, por ejemplo, el Factor X #10 de Panini, pero alcanzan su cénit en el episodio 66 y último de la edición americana de Hawkgirl.

Lo único que lamento es que la publicación de este número de Hawkgirl en España no pase de ser una entelequia (aunque, si todos hemos podido disfrutar del mes Deadman… ¿quién sabe si el año que viene no podremos disfrutar del mes Hawkgirl? Sólo hay que pedírselo con la suficiente vehemencia a David Ma… perdón, a David Hernando).
 
Hasta entonces, armémonos de paciencia y proclamemos una última vez nuestra admiración por este, nuestro nuevo dibujante favorito. A ver chicos, gritad conmigo:

viva%20renato.jpg

 

Ya me dijo mi madre que me liara con un Marvel Zombie…


– ¿Y a ti qué te pasa, que estás tan contento?

– ¡¡Es que acabo de leerme el Flash #13, y he decidido que voy a montar una fiesta!!

– Tampoco es para tanto… Ya sabías lo que iba a pasar desde que leíste el JLA #10.

– ¿Bromeas? ¡¡Nadie ha podido leerse el JLA #10!! Las peras de Power Girl dan tanto miedo que nadie se atreve a acercar la mano para pasar la portada.

– Pídele a Bleyer que te abra el tebeo. No creo que a él le afecten las tetas de Power Girl.

– Imposible. Desde que le han fichado para el  Novelti Librari, no tiene tiempo para amigos. Sólo para el blog y para el porno.

-¿Porno? ¿Sigue enganchado al porno? El año pasado ya tenía 17 gigas en el disco duro… ¿Para qué quiere tanto porno?

– Ya te lo he dicho, no tiene tiempo para  amigos…

– En fin, pues es una pena que esté tan ocupado. Seguro que él se ha alegrado tanto de lo de Flash como tú.

-¡Sí! ¡Sí! ¡DC no ha muerto todavía! A veces, tengo la impresión de que todavía pueden arreglar el desmadre que fue el One Year Later. ¡¡¡Ahora que Waid ha vuelto a Flash y que McDuffy ha pillado la JLA seguro que devuelven estas coles a la grandeza y sólo falta que la Simone cumpla con Wonder Woman para que DC ensombrezca para siempre a la Marvel de Bendis!!!

– Hombre, a mi últimamente me parece que los de DC se están repitiendo un pelín…

– ¡¿Ein?! ¿Repetirse? ¿A qué te refieres?

– No sé si decírtelo, cari. Ya sabes cómo te pones cuando alguien habla mal de DC.

– Ahora no te rajes. Si vas a hablar mal de DC, hazlo, pero no tires la piedras y después amagues el brazo. ¿Qué es exactamente lo que estás insinuando?

– Pues que en este año he visto argumentos repetidos en DC.

– ¿Por ejemplo?

– Por ejemplo, bodas.

bodas2.jpg  


– Mujer, pero eso es normal. En un universo de ficción ha de haber bodas, eso es impepinable… No me parece tan destacable que haya habido dos bodas en un año…

– ¿Y qué me dices de los hijos secretos que aparecen de repente y cuya existencia sus padres desconocían?

 hijos2.jpg


– Casualidad, mujer. Además, esas dos hitorias eran muy diferentes: una es de Johns y la otra es de Morrison y cada uno da su visión sobre el tema de la paternindad y…

– Sí, sí. Ya. ¿También es casualidad que los Teen Titans vayan de entierro dos veces en tres meses?

 entierros2.jpg


– Vale, algo de razón sí que te doy, pero los argumentos repetidos que me estás diciendo son muy comunes en el género: bodas, hijos, muertes, …

– ¿…vaginas gigantes que intentan devorar a mi superhéroe favorito?

 vaxxines2.jpg

– …Creo que mejor voy a ver qué está haciendo Bleyer.

– Como quieras, pero no dejes que te ponga la mano encima, que con esto de dejar de fumar está más nervioso que de costumbre y no me fío nada. ¡Que tú para estas cosas eres muy inocente, cari!