La Ahora-sí-que-sí DC

Será cuestión de encontrar el momento para leer algunos títulos, pero estoy notando bastante ilusión con la etapa de Renacimiento de DC. Y lo curioso es que cuando pregunto en qué se diferencia esto de lo anterior no me saben contestar.

¿Han vuelto a resetear el Universo? no, sigue como continuación de lo de antes ¿ha habido algún cambio de status quo trascendental? no, no se trata de nada en especial ¿la llegada de nuevos autores? no, son casi los mismos de antes ¿personajes nuevos? alguno que otro, pero en general los mismos de antes también ¿alguna serie que destaque muchísimo y se pueda comprar sin dudarlo? puessss no sabría decirte ¿es mejor o peor que la iniciativa anterior del DC You que pasó sin pena ni gloria ni notarse? pues ni mejor ni peor, se trata de que es diferente ¿diferente en qué? en la esencia. En eso que no se ve pero se percibe, no es tangible pero es una sensación. Un algo espiritual más allá del mero papel y tinta que permea todas y cada una de las páginas de los cuadernos engalanados con la cabecera de Renacimiento. Y tampoco es tan intangible, que en las ventas se está notando y eso es lo que al final más termina pesando.

Tenemos pues que no se trata de una serie o personaje en concreto, sino que es una sinergia que afecta a todo un universo de series, sin que destaque ninguna aventura, historia o línea argumental. Y cuando un sello editorial triunfa sin que pueda colocarse como abanderado ningún título, dibujante o escritor, los aplausos hay que dirigirlos a los editores y la gente de marketing.

Ellos son los que pueden hundir en el top de ventas una serie aclamada por la crítica como los Omega Men de Tom King, o hacer que otras suban como la espuma cuando están a cargo de autores que pocos meses atrás nadie les prestaba demasiada atención.

Y en esto del hype DC siempre ha tenido buen ojo sobre a quién contratar. Sin ir más lejos, su Editor-en-Jefe desde 2010 no es otro que Bob Harras.

Sí, el hombre que reseteó el Universo DC y lo dividió en 52 títulos es el mismo que años antes editó la Era del Apocalipsis en la Marvel mutante. Perro viejo mostrando sus viejos trucos pero pareciendo nuevos. Y le ha ido bien. Cuando decimos con alborozo que los noventa están volviendo tenemos claro que lo debemos en gran parte a Bob Harras y sus artimañas para traer hype a los tebeos de DC. Esto es algo que ya sabíais.

Pero el hype es como una droga que engancha al público, pero a la que el consumidor se habitúa pronto y cada nueva temporada necesita de un subidón más fuerte y extremo para reaccionar. Así, los cartuchos de Harras han ido agotándose tras estos cinco años y cada nueva iniciativa (DC You, Convergencia…) iba recibiéndose con una indiferencia creciente y preocupante. Para seguir en su espiral de marketing DC debía hacer algo, debía contratar a alguien.

Y de pronto, todo vuelve a oler a fresco.

Algo ha pasado, desde luego.

Y es que DC tiene buen ojo.

Porque sabe que si sus últimos triunfos se deben al hombre que editó los mutantes durante los años noventa, guionizó los Vengadores en una larguísima etapa que Panini no se decide a recuperar, y fue uno de los responsables de los Heroes Reborn, para regresar a la senda del triunfo debía dejar la estrategia editorial en alguien más grande todavía, en alguien con mayores méritos.

Por eso, repasando el organigrama de DC no me ha extrañado saber quién está ocupando el cargo de Vicepresidente Senior, encargado además de Administración y Estrategia Editorial. Pues no es otro que Hank Kanalz.

¿Cómo? ¿que no os suena?

Pues tampoco ha cambiado tanto desde 1992.

Y recordáis con quién se juntaba en 1992 ¿no?

Y con quiénes se juntaba en 1992 ¿no?

Y a lo que se dedicaba en 1992 ¿no?

 

 

 

A dialogar el tebeo que vendió cientos de miles de ejemplares y revolucionó la industria, además de diseñar el logotipo de la compañía que trajo esa revolución, esa I que un cuarto de siglo después todavía perdura.

Lo dicho, si el Renacimiento de DC es cosa de marketing y Estrategia Editorial, tranquilos todos. Está en buenas manos.