Novaro Museum: empezamos con una Obra Maestra

Ya con el Forum Museum y el Zinco Museum en marcha ha habido voces pidiendo que abramos un Novaro Museum. Yo me he resistido a la idea hasta ahora, principalmente por dos razones:

  1. No tengo tanto material de Novaro como de Forum y de Zinco
  2. No he crecido con Novaro, así que siento como si estuviera cometiendo eso que llaman “apropiación cultural”. No por ser tebeos mexicanos (y yo de Zaragoza), sino porque son tebeos de los años setenta, anteriores a meterme en el mundillo de los superhéroes, y algunos incluso a mi nacimiento

De todas formas inaguro esta sección como un regalo de Navidad a los lectores que sí sienten Novaro como algo suyo. Y empezamos con una página fundamental en la historia del cómic de cuya versión en inglés ya hable en este mismo blog

batman601a

Los tuiteos del octubre de la DUI

Lo de siempre, cuando no tengo ganas de escribir os reciclo cosas viejas de aquí y os las repito. Vamos, lo que Marvel y DC llaman TPBs

Un desafío de marketing

-Tenemos que publicar Omega Men
-¿Seguro? Si es una serie de hace dos años y ya pasamos de ella cuando tocaba
-Pero no sabes lo que dan por culo en internet con ella
-Son cuatro gatos, no hay público. ¡Si llevamos décadas sin un tebeo de Omega Men en España!

omega men zinco

-Y los cabrones de DC ni siquiera han metido a Lobo en la serie nueva para justificar su publicación
-Pero los putos frikis me tienen hasta las pelotas, así que vamos a sacarlo todo de cualquier manera en un tomo gordo y que les aproveche

green lantern presenta

-¿Seguro que no nos comeremos la tirada entera?
-No, fíjate en el gancho que le he puesto para rascar un mínimo de ventas de los completistas locos

green lantern presenta zoom

-¿Y eso funcionará?
-¡Por supuesto! ¡Lo aprendí de los mejores!

linterna verde presenta

Los Comics de antes Sí que eran Buenos… No, en serio, que sí…

Es hora de reconocer que a veces nos dejamos llevar por la francachela y el chistecillo fácil. Buscando la broma, la descontextualización, acabamos dando una imagen deformada de los tebeos clásicos de las Dos Grandes™. El público en general tiene la sensación de que sólo recientemente los comics de pijameros han comenzado a desprenderse de la pesada losa de las actitudes heteropatriarcales y, queridos amigos y amigas, nada está más lejos de la realidad. Sí, es cierto que buscando y rebuscando pueden encontrarse viñetas aisladas de Superman o de Los Cuatro Fantásticos que fuera de contexto parezcan probar lo contrario pero pocos espacios creativos abrazaron el ideario feminista desde su nacimiento con tanta pasión y convicción como el del tebeo norteamericano.

Y qué mejor ejemplo de ello que Enseñamaleta 22, el tebeo que en octubre de 1959 vió nacer a la moderna encarnación de Linterna Verde. Todo fan que se precie se sabe la historia aquí narrada pero lo que los interesa en esta ocasión son los detalles menos evidentes que aparecen de fondo. Y es que frente a la versión machirrula de Hal Jordan que se han empeñado en imponer guionistas posteriores que prefiero no mentar *COUGH*johns*COUGH* su principal protagonista nos es presentado como un hombre avanzado y libre de prejuicios.

De hecho en la primera viñeta en la que aparece está jugando en una recreativa para niños de centro comercial sin importarle lo más mínimo lo que puedan pensar de su virilidad sus compañeros de trabajo masculinos.

Y qué decir de Carol Ferris. Cierto, ocupa su puesto de responsabilidad en Ferris Aeronaves por ser la hija del director pero eh, recordemos que estamos en 1959. Tampoco podemos pedirle peras al olmo ¿verdad?

Porque por otro lado su actitud laboral nos es mostrada con la mayor naturalidad del mundo…

…y sin el menor atisbo de negatividad.

Incluso cuando el Viejo su padre muere repentinamente decide prejubilarse y largarse a ver mundo dejando la empresa en manos de su hija…

…Hal no puede sino alegrarse por su pretendida.

Y cómo podría ser de otra manera si Carol es, obviamente, una mujer moderna y empoderada perfectamente capaz de compaginar su vida profesional con la personal.

Claro que cuando tu pareja es la directora de uno de los poderosos tentáculos del complejo militar-industrial una empresa que crea trabajo, riqueza y seguridad el tiempo que pueda dedicarte se ve inevitablemente recortado.

Pero Hal lo entiende perfectamente.

PEFECTÍSIMAMENTE.

Si, lectores y sin embargo amigos. En pleno 1959 tenemos un tebeo en el que una mujer se autorrealiza a través de su trabajo sin que ello le cause el más mínimo conflicto con una potencial pareja masculina, quien respeta su espacio de libertad personal. Otros preferirán destacar de este histórico cómic de origen las aventuras espaciales y los conflictos cósmicos pero yo elijo atesorar esos sutiles pero atrevidos toques de progreso social que sazonan su recorrido. Y esa valiente declaración de principios que es terminar con un meditabundo y solitario Jordan, sopesando los pros y los contras que el reciente ascenso de Carol va a significar para su vida de pareja y que, en conclusión realiza con su entrecerrado puño derecho ese movimiento de vaivén rítmico y vertical que millones y millones de hombres podemos reconocer e interpretar inmediatamente como un rotundo y liberado…

…”Eh, que soy hombre aliado…”

 

 

Guardianes de la Linterna (vol 2)

Sucede con todos los grandes estrenos, con la llegada de esas obras llamadas a dejar indeleble huella en la historia del séptimo arte, que la onda expansiva mediática rebervera de las más inesperadas maneras en el gestalt cultural. El inminente estreno del Episodio I fué recibido por alborozados comentarios en las listas de correo de la época sobre la entonces reciente remake de The Haunting, porque la protagonizaba Liam Neeson “acompañado de un ayudante que se llama Luke” (y esto es todo lo que puedo contar de tales listas sin tener que volver a tomar la medicación supresora de stress post traumático).

Si, amigos. La capacidad del friki para querer ver detalles donde no los hay es extraordinaria y un estreno de postín le causa el mismo efecto que una inyección de cóctel de anfetas con anabolizantes un inocente filete comido sin saber qué traia la carne de origen. Como el de Guardianes de la Galaxia vol 2. Es por ello que no me ha extrañado en absoluto toparme con tuits como este.

No seamos demasiado duros con el tal “Vuarnet”. Ya sabemos de la innata capacidad del ser humano para ver esquemas y estructuras donde no las hay tras mirarlas durante demasiado rato (Rorschach dixit). Añadámosle la ya comentada e innata tendencia del friquerío a rebuscar en los detalles y multipliquémoslo todo por la innegable cantidad de guiños y referencias que SÍ que contiene el film de Jaime Pistolaa y tales comentarios en las Redes Sociales™ son más que comprensibles.

Pero no justificables. Anteriormente ya hemos tenido que dejar clara la nula relación del nórdico diso del trueno con los Guardianes pero la de estos con los glaucos policias interestelares requiere todavía menos explicaciones. Si, es cierto que ambas transcurren allende las estrellas y que en algún momento determinado en GotGv2 se usan constructos de energía, pero las similitudes terminan ahí.

Ambos grupos están compuestos por individuos de las más variadas razas y especies extraterrestres pero sólo los esmeraldas gladiadores contaban entre sus filas a animales antropomorfizados en la más pura tradición del cartuun como C’hp.

Pero el miembro más extraño de los verdes vigilantes no es un animal parlante sino Mogo, nada menos que un planeta viviente.

Cómo olvidar su primera aparición en la recordada historia corta “Mogo no se mezcla” en la que se enfrenta al criminal Bolphunga el Imparable.

Pero estoy divagando. No nos dejemos llevar por el frikismo apasionado. No hay referencia alguna al Greenlanterverso en Guardianes de la Galaxia vol 2. Porque si tal hubiera sido la intención de Pistolaa habría empezado por lo más básico y fundamental e, igual que con los Linternas Verdes, habría hecho que los archienemigos de sus Guardianes…

…fueran amarillos…

 

Tuiteando en marzo

Hoy es (otra vez) ese día del mes en que autosaqueo mi Tuiter y mi Instagram para no tener que pensar nada nuevo

La mujer llamada Ducharme, solo un escalón por debajo del perro llamado Mistetas #gsmokf1 #marvel

Una publicación compartida de Eme A (@emea75) el

Ya ha salido el tomo 13 de Yotsuba. Es la FELICIDAD encuadernada en tamaño bolsillo

Una publicación compartida de Eme A (@emea75) el

Concepto

Al principio se me hacía un poco de bola, pero voy asimilando la etapa Vengadora de Jonathan Hickman.

jickgadores

Ey, ya había dicho que soy un lector lento. Más de una vez cuando voy a acometer una grapa marveliana los de Panini ya están reeditándolo en tomo. Aunque con Hickman eso no me pasa, ya que pese al espaldarazo que supuso para su carrera su pivotal etapa en Los Cuatro Fantásticos, los planes editoriales de la editorial gerundense han decidido que ese material no está destinado a salir en Marvel Deluxe, que es su contenedor de El-Material-que-importa-de-la-Marvel-más actual, sino mejor en los pequeñitos de Extra Superhéroes. Algún día. A lo mejor. Quizá cuando no les queden Thunderbolts.

Lo de Los Vengadores, sí saldrá en tomos, imagino. Ey, son Los Vengadores, hay pelis serias detrás. Je, hace tiempo que me imagino a algún convertido por las pelis que vaya a comprarse tebeos de Marvel y me río. Dame una grapa de Thor, no de esa chica no, de Thor. Pues mejor uno del Capitán América. No, del cachas rubio ¿no tienes? ¿y de Iron Man? con Tony Stark ¿eh, tampoco? pues me llevo este tomo de Vengadores. Jonathan Hickman, a ver qué tal… Me río con cosas así, soy cruel.

Y quiere la casualidad, porque soy además un relector muy random, que me estoy también repasando otra larga etapa de otro escritor en la editorial de enfrente, la de Geoff Johns en Green Lantern.

Y me leo un par de unos, y otro par de otros, y en uno recuperan una trama que habían dejado suelta números atrás, o te aparecen dos razas nuevas, y cartógrafos, y cisnes, y otras tierras, y tengo que mirar la guía para ver si me toca leer uno de Vengadores o de Nuevos Vengadores, y me repaso uno de Infinito por si me había dejado algo, y cuando creo que puedo dejar una colección y me paso a la otra, va y me pasa una idea tonta por delante:

¿y si Jonathan Hickman escribiera Green Lantern?

War_of_Light

¿Lo imaginais?

Green Lantern: Pantone Wars by Jonathan Hickman.

Cincuenta y dos colores, en cuatro series y varios especiales. Una extensa saga hilada de principio a fin con razas, credos, cosmologías, religiones, conflictos, generaciones, dinastías, paradojas, personajes que son conceptos y conceptos que son personajes… y tras unos años cristalizaría todo en una Toda Nueva y Toda Diferente Crisis en Tierras Infinitas.

Y esa es la razón por la que hoy no traigo ningún tema potable al sitio, lo siento. Se me ha metido en la cabeza un concepto tan potente y denso que soy incapaz de procesar ningún otro. Considerad pues lo de hoy una especie de ejercicio de autoexorcismo para ver si dejándolo aquí y compartiéndolo se me despeja un poco.

Y si os lo contagio perdonadme que me ría por lo bajo, ya os decía que soy cruel.

Es que tantas veces se oye decir eso de “DC debería aprender de Marvel“, que para una vez que piensas de llevar a un artífice de la franquicia marveliana más exitosa a la Distinguida Competencia caes en la cuenta de que jamás ha puesto antes los pies allí. Y recordad quién llevo a Vengadores y Nuevos Vengadores a lo más alto antes, que tampoco ha catado DC. Y la idea de que lo hiciera también es inquietante ¿por dónde colaría a Maleev y Gaydos?

Al final han sido dos conceptos, lo siento.

Y no, no me estoy riendo, de verdad.