Tuiteos de la temporada otoño-invierno

Pues eso, copio y pego tuits viejos de mi cuenta y os tengo entretenidos un rato

El género que FRANK! construyó

En 1987 un FRANK! Miller en el momento más dulce de su romance con crítica, público y Lynn Varley publicó un pequeño arco en los números 404 a 407 de la serie regular de Batman

Las posibilidades no pasaron desapercibidas para la Casa de las Ideas Ajenas, que empezaron timidamente a explotar la idea, a veces con descaro, a veces con disimulo

En DC se dieron cuenta de que estaban dejando de ganar dinero con la idea, así que se abalanzaron sobre ella. Primero con cuentagotas y cuidando la calidad

Pero luego sin complejos, inundando el mercado con personajes no siempre punteros y autores no lo suficientemente preparados. Y hasta con un logo único para englobarlos a todos

Este abuso del término llevó a que cualquier editor lo usara para vender las precuelas comiqueras de cualquier franquicia que tuviera alquilada

Y claro, siempre acaba saliendo algún cantamañanas que quiere ser más que los demás

Visto todo lo anterior no es extraño que FRANK! haya decidido dar un puñetazo sobre la mesa y volver a tomar posesión de lo que es suyo. Damas y caballeros, con ustedes el bombazo editorial de 2019

Para quien creía tenerlo todo

Si nos atenemos a segundos en pantalla, queda claro que la época navideña es la de los anuncios de perfumes. Vale que cada vez los turrones los colocan antes en las tiendas y que la Lotería puede comprarse desde verano, pero cuando desde la pequeña pantalla nos asaltan con frecuencia esos mensajes breves de estilo, glamour y nonsense, es entonces cuando verdaderamente comienza la Navidad.

¿Que si funcionan esos anuncios? y tanto , como lo atestiguan las estanterías de muchos cuartos de baño, donde se acumulan los trofeos de cada Navidad. Habrá quien diga que ya no influyen tanto como antes porque no se ve televisión, dato fácilmente refutable yendo simplemente a los trending topic de cada noche y ver como los suelen encabezar los realities y retransmisiones deportivas de rigor. Eso y que en tubos y streamings ya están clavando publicidades donde pueden.

Es difícil publicitar una esencia en televisión, ya que es uno de los sentidos que no pueden transmitirse por las ondas. Y si el contenido no es parte del mensaje, entonces el continente deviene esencial para que el receptor se quede con la copla. Hay que hacer algo que impacte, que llegue, que MOLE. Se ha tendido en general a tirar de cuerpos bellos en posturas y gestos absurdos, música llamativa y lenguas incomprensibles. Algo con lo que el consumidor se quede, tonterías sin sentido años antes de que se instaurase el concepto de viralidad. Con estas premisas, era cuestión de tiempo de que alguno de los autores más importantes del Noveno Arte transmitiera el mensaje, y uno de pioneros fue ÉL!

Y bien que les ha ido con el anuncio, ampliando su target hasta público que no esperabas que leyera novelas gráficas ni casi letras.

De hecho, no me extrañaría que el último hit navideño viniera firmado por el mismísimo Gaiman como poco (que cada uno clique bajo su responsabilidad).

(vivencia de ayer mismo en ese centro comercial: es conocido que la parte de perfumería es, sobre todo en esas fechas, zona de alto riesgo olfativo, con dependientes y compradores dispersando fragancias a tutiplén, chorrazos combinados de notas olfativas que nos atacan, aturden y embotan el conocimiento. Pues bien, ayer mismo en esa sección, una buena mujer plantada en mitad de la alfombra que marca el paso zampándose un cucurucho de churros. Eso es tener una pituitaria a prueba de guerra nuclear. A ratos pienso que a lo mejor era una performance o el rodaje de un anuncio)

Y si los perfumes son un mercado interesante, y los autores de historieta han conseguido meterse en el mismo, el paso siguiente viene casi solo: comercializar tu propia fragancia.

Y si ÉL! pudo, era cuestión de tiempo de que el guinista español más conocido (¿a cuántos más guionistas españoles conoces?) y premiado hiciera lo mismo también.

Que no pudo plasmar su nombre en el mismo, seguramente por compromisos adquiridos previamente con otras conocidas esencias.

Pero se ve la intención, que es lo que importa. A buen seguro que calará, hay target y todavía quedan Reyes. Para él…

…y para ella.

Quedan Fiestas. Que sean Felices.

Tócala otra vez, Frank

Durante el último Expofriki He Roscón no desaproveché la oportunidad que me brindó el poder charlar con Frank Miller(*) pare felicitarle por estar en plena forma creativa mientras nos fotografiabamos juntos(**)

(*) Sí, «hacerle una pregunta durante su charla» cuenta como «charlar con«

(**) Sí, «sacarse un selfie en el que al fondo se vé a Miller saliendo del escenario» cuenta como «fotografiarse juntos«

Y es que de Miller asombra no sólo las cotas de magificencia que ha alcanzado, igualadas por pocos (y sólo superadas por ROB!), sino el hecho de que tras tantos años no muestre ni un ápice de ese agotamiento creativo que se ha llevado por delante a tantos de sus coetaneos. No hay más que fijarse en su recientemente finalizado Caballero Oscuro: la Carrera de los Masters y en cómo es tratado el personaje de la Comisaria Ellen Yindel. Si en aquell brillante pero inevitablemente primerizo El Regreso del Caballero Oscuro era una simplona y plana secundaria, aburridamente profesional y eficiente…

…en La Carrera de los Masters Miller retrata, en apenas un par de magistrales pinceladas, un personaje complejo y lleno de matices.

Sin por ello dejar de ser una mujer independiente y empoderada perfectamente reconocible.

Pero no sólo de pajillerismo futanari irónica revisitación de los cánones tradicionales del arte erótico nipón vive nuestro querido FRANK! Porque no es El Caballero Oscuro la úncia saga surgida de su pluma de la que podemos disfrutar nuevas entregas estos días.

Como ya habreis imaginado me estoy refiriendo a…

300: Episodio I

Si podemos considerar plenamente y Sin Complejos™ su Caballero Oscuro: la Carrera de los Masters como una obra maestra qué decir de 300:EI. Que se nota que estamos ante un Miller libre de las encorsetantes imposiciones de trabajar bajo el yugo de la DC. Un autor plenamente realizado que se lanza a la apasionante labor de crear tanto con la palabra como con la pluma de una manera completa y absolutamente libre sin nadie que le tosa mirándo por encima de su hombro.

Y se nota.

Vaya si se nota.

La cantidad de niveles de lectura de 300:EI daría para una colección de ensayos que lo analizaran desde las más distintas perspectivas. Desde su narrativa a su virtusosismo verbal pasando por el enrevesado tapiz histórico que logra describir de manera tan engañosamente simple. Permitidme como indulgencia que me centre en una que es mi debilidad personal.

Y es que siempre he sido un gran aficionado al metalenguaje, a esos detalles aparentemente nimios que una vez decodificados se revelan como acerados comentarios que el autor hace directamente al lector.

Y en 300:EI nuestro idolatrado FRANK! no ha podido evitar dejarnos patentemente claro con qué parte de su anatomía ha escrito y dibujado toda la obra.

Y sé que no voy a sorprender a nadie si revelo que ha sido con la punta de…

…todo su genio y su talento.

AVÏV K’NÄRF!

AVÏV RÊLLÏM!