En anteriores episodios de anteriores episodios de Galáctica Estrella de Combate…

Amigos, sin duda vivimos en la Edad de Oro™ de las adaptaciones al cómic de series de televisión. Es cierto que no es un fenómeno nuevo y que ya en los 50 existian editoriales como Dell o Gold Key que basaban en ellas la mayor parte de su producción.

Con erótico resultado.

Pero sus herederas modernas, Boom Studios o Dynamite Entertainment, han llevado las adaptaciones un paso más allá gracias al concepto postmoderno del crossover y la cultura inter referencial.

Con erótico empoderante resultado.

El del crossover, por otro lado, es un tema de estudio fascinante en sí mismo. No hace tanto tiempo (al menos para aquellos a quienes nos sorprenden y deprimen esos tuits de «Acaba de cumplir 25 años esa película que creias que habías visto el año pasado«) el summun de los cruces demenciales era el legendario Archie Conoce al Castigador.

Pero en estos locos, LOCOS tiempos futuros Archie ha conocido hasta al depredador y Betty y Verónica…

…andan con malas compañías.

Pero incluso en esta extraordinaria Edad de Oro™ de Edades de Oro™ hay crossovers que resultan extraordinarios. De qué otra manera calificar el de Battlestar Galactica

…con Battlestar Galactica. Una peculiar historia en la que, mediante un conveniente agujero dimensional made in Peter, se encuentran las tripulaciones de la Galáctica de los años 80 y la de la Galactica de los años 00 (esa época en que John Cassaday era un dibujante de prestigio).

Con erótico resultado.

Las adaptaciones a cuatricomia de series de imagen real cargan con dos inescapables espadas de Damocles. Uno es el diseño visual, crucial cuando hablamos de ciencia ficción. En la serie que nos ocupa los resultados han sido variables, más aún por al baile de dibujantes que se produce durante sus seis episodios. Alguno ha intentado reproducir el vago recuerdo que tenía de lo que era un viper.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es BAS008-1.jpg

Mientras que otro se ha ido directamente a internet a bajarse un modelo en 3D que instertar en la viñeta.

Aunque lamentablemente no fué a clase el dia que enseñaban a hacer un anti aliasing como dios manda. Ni a la reunión con el guionista en la que PAD explicaba que la batalla final enfrenta a los Vipers Clásicos contra los Vipers Modernos…

…y que son modelos diferentes. Que vamos, no es como si eso fuera precisamente el tema del crossover NI NADA PARECIDO.

Y llegamos al segundo condicionante: el parecido con los actores. Tradicionalmente una enconada lucha entre caras acartonadas calcadas de fotos de referencia versus rostros expresivos que no se parecen a los personajes. Y nuevamente los resultados han sido desiguales. Empezando por un «no me pagan lo suficiente como para averiguar quién es ese tal Lloyd Bridgesasí que ni me voy a molestar en intentarlo«.

Continuando con un retrato ultragenérico de unos Apollo Clásico y Starbuck Clásico reconvertidos en Ken y Ryu.

Luego llegando a un Adama Clásico que ya va siendo reconocible.

Como lo es el Adama Malditas Feminazis Habeis Violado Mi Infancia Con Vuestra Corrección Política.

Y desembocando finalmente al personaje que han clavado absolutamente: la Presidenta Roslyn. Podremos decir lo que queramos de los demás elementos, mejores o peores, pero la Laura Roslyn que aparece en las páginas del BSG vs BSG

…es exactamente la misma veinteañera sexy y desinhibida que recordamos de la añorada serie televisiva.

¡ASÍ DECIMOS TODOS!

Dynamite pa los pollos

Esta semana tanto Sark como Pablofluiters han coincidido en hablar de la marejada alrededor de Dynamite Entertainment. Y la verdad es que no me he enterado muy bien del tema. Por ejemplo, una de las quejas venía del guionista de Red Sonja Mark Russell

Y yo la verdad no sé qué más quiere este rojeras. No solo tiene un tebeo protagonizado por una mujer, sino que esta misma semana una de sus veintiuna portadas alternativas es obviamente en apoyo al colectivo LGTB

Porque, si no es un mensaje de igualdad y tolerancia, ¿qué interés tendría para los quinceañeros a los que se dirige este tebeo ver a dos mujeres a punto de comerse los morros?

Dinamitando la diversidad forzada

Aunque ya nos pusimos un poco en antecedentes el lunes, hay que seguir con atención lo que pasa en Dynamite Comics, porque uno nunca sabe por dónde pueden salir las cosas. ¿Por dónde nos habíamos quedado?

Ah, sí, Dynamite, que está ahora muy ocupada aprovechando que tiene los derechos de The Boys ahora que le están haciendo una serie de la tele, saca un proyecto por Indiegogo (¿veis? Lo de hacer crowdfundings es una cosa que hacen las editoriales serias). El asunto es una colaboración de la editorial en su NÚMERO 1 de Vampirella con un tal Cecil, que tiene un montón de proyectos en Indiegogo incluyendo una NOVELA GRÁFICA de 48 páginas y que tiene serias vinculaciones con los comicgaters. Y aún peor, es Youtuber.  La gente se queja, algunos autores dicen que van a dejar de trabajar con Dynamite y entonces la editorial recula y decide cancelar el proyecto.

.

Hasta aquí, todo parece un día normal en el mundo editorial estadounidense.

Pero entonces llega Ethan Van Sciver y suelta la bomba. Resulta que Nick Barrucci, fundador y editor de Dynamite, ha estado ayudando y asesorando a Van Sciver y a otros comicgaitas durante estos últimos años a lanzar sus creaciones a través de plataformas como, precisamente, Indiegogo. ¿Quién iba a decir que el jefe de una editorial de tebeos podía ser una mala persona? ¿Qué será lo próximo, que los directivos de las empresas de videojuegos también son escoria?

Seguiremos informando sobre este tema, a la espera de que alguno de “la prensa” de los tebeitos en castellano diga algo. Están muy ocupados viendo a ver qué dicen sobre lo de Warren Ellis, que todavía hay algunas zonas de internet donde no se ha mencionado el asunto…

Ay, Cancela

El patio está como está y ahora la gente (bueno, la gente… los de siempre, que son los que peor llevan que la gente pueda criticar, en lugar de tener ellos el corralito, que una cosa es que se cierre el Egin y otra que les pongan colorados en las redes sociales) se queja de que hay una Cultura de la Cancelación.

Que uno pensará, a estas alturas, que es a lo que se han dedicado Marvel y DC siempre. Yo qué sé, Scream: Curse of Carnage iban a ser diez números y han decidido que los tres últimos para qué los iban a sacar. O cuando Prez iba cambiando de duración según les parecía.

Pero, claro, eso eran las Empresas decidiendo lo que se va a leer -o a comprar, que ya sabemos de qué va esto- y lo que no tendría la oportunidad.

¿Cómo se llama entonces a cuando los lectores deciden lo que quieren leer o a quién les interesa escuchar o… bueno… todas esas cosas en las que el público lector tiene algo que opinar?

En tiempos pensaba que se llamaban ‘Ventas’.

Tú tenías un cómic, ponías a Batman, lo vendías. Si el guionista o el dibujante no interesaban pues lo mismo no valía suficiente meter a Batman. Y entonces no se vendía y la editorial tenía que decidir cosas.

Pero si la gente sigue comprando daba igual las broncas, que ahí seguía el asunto.

(Siendo ‘el asunto‘, por ejemplo, Eddie Berganza)

Total, que una cosa es retirar una historia de dinosaurios de nosedonde y otra muy distinta una de Batman.

¿A qué viene esto? ¿Es que un grupo de Preclaras Mentes han decidido defender su ranchito firmando una carta común «Déjennos ser racistas, sexistas y todas esas cosas»? Por favor, ¿quién iba a llamar a nadie de los cómics para estas cosas?

Nah, esta vez estamos hablando de Dynamite, una editorial muy conocida porque…

Ahm…

Tienen… sacan… son los de… Uh…

¿Porque decidieron hacer toda una serie de portadas variantes centradas en el concepto Homenaje a ROB!?

Tanto da. El caso es que Dynamite ha estado dando empleo a los TebeoPuertas desde hace un buen tiempo, generalmente como portadas porque tampoco son tan capaces como para sacar un cómic completo. No digamos ya sacarlo a tiempo.

Y el otro día llegaron hasta aquí:

Por algún extraño motivo a la gente no le apetecía tener a un TebeoPuertas con esos hobbies dando vueltas y decidió *gasp* decirlo.

A partir de ahí la gente -de la industria- empezó a comentar

Lo que dio paso a la siguiente parte… ¡Medios digitales haciendo noticias de cosas!

Por supuesto rápidamente los TebeoPuertas se pusieron a intentar crear su propia versión de la historia que era ‘se quejan porque la portada es sexy‘.

Al final Dynamite sacó un no-comunicado que en parte fingía que el problema era solo esta portada y no el darle trabajo de manera regular a los TebeoPuertas.

Lo que llevó al movimiento esperable. Que los TebeoPuertas se quejaran de la Cultura de la Cancelación, de las Editoriales con Complejos, pidieran dinero… La rutina de costumbre.

(Al margen de que, por supuesto, el problema seguía ahí:

Porque en el mundo editorial estas cosas pasan todo el rato.)

[EDITADO 21/07/20:

«I’m shocked, SHOCKED etc…

]

Por supuesto uno podría pensar que lo que molesta, en realidad, es que la gente lo diga en voz alta porque entonces lo mismo hay más gente que se da cuenta de cómo está el patio y empiezan a comparar notas y a tomar decisiones informadas y todas esas cosas.

Que mientras seas tú pensando mal en tu huequecito y no comprando, pues vale, pero como lo digas en alto mal, eh. Linchamiento organizado mínimo.

En serio, esto pasa todo el rato. ¿Os acordáis de lo de ayer?

Pues la Editorial, que seguro que recordáis de éxitos anteriores como «Estamos en contra de que se discrimine a las personas por su orientación sexual, pero«, hizo lo de siempre en estos casos.

Primero, negar la mayor:

Después de esta brillante defensa de las películas de The Asylum como algo completamente original llegó el momento ‘tirar a los autores a los caballos‘. Que, oye, TODO LEGAL, TODO LEGAL, pero por si acaso, la responsabilidad no es de la Editorial, es de los Autores.

Y terminamos, por supuesto, con una marcha atrás total y… ¡lo estabais esperando! ¡¡¡LAS REDES SON MALAS!!!

Que tiene mucho mérito sostener todo esto mientras la gente en internete se iba entreteniendo reconstruyendo la Frankenportada.

Por cierto, nos siguen faltando las alas.

Así que, aunque no sepamos quién es R.A.S. (¿Reciclamos Atopísimo Siempre?) sabemos que está muy claramente detrás de su propio Frankenstein.

Y de ahí el intento por parte de la editorial de conseguir que la culpa del lío sea de la gente que está destapando en redes sociales no que haya habido ‘inspiración‘ o que ‘se parezcan‘ sino que han ido a calcar. Por supuesto siempre habrá gente que aproveche para sacar a pasear su racismo diciendo que en el Manga eso pasa todo el rato y nunca ocurre nada.

Porque, al final, ocurre lo de siempre que hay un Frankenstein por medio. La discusión acaba siendo una y otra vez

¿quién es el monstruo?

Dos formas (incompatibles) de aprovechar la popularidad televisiva

La editorial: «Vamos a recopilar tooodo lo de The Boys, la serie regular y las miniseries relacionadas, lo vamos a empaquetar en tres volúmenes to guapos de tropecientas páginas y por cada colección que coloquemos nos sacamos ciento veinte euros»

El autor: «He decidido que voy a ampliar esta obra que llevaba diez años cerrada con cuatro tebeillos más»

Los lectores de The Boys: «¡Bien! ¡Más mandanga!»

Los lectores de The Boys que compraron los tochos caros: «¡Un momento! ¡Mi edición ya no es integral! ¡Ennis, hijoputaaa!»

Depende del espectador

Hace más de medio año que no vemos qué tal le va a Vampirella. De momento su última serie ha traspasado la barrera del primer TPB y sigue abierta y publicándose con buena salud

¡Sí, es Guillem March!

Al comienzo de este séptimo número nos encontramos con la protagonista emulando a Eva María, tomando el sol en la playa, aunque en vez de un bikini de rayas lleve su uniforme habitual

Pero esa misma prenda que lleva cincuenta años cosechando críticas negativas por su poca cantidad de tela resulta que también es inaceptable en la playa en que se encuentra nuestra vampira del espacio favorita…

…pero esta vez por excesivo. ¡Cosas de los naturistas!

Las portadas de Vampirella

Los que hayáis ido siguiendo la sección DC News este verano habéis asistido en diferido al nacimiento de una estrategia comercial que se relaciona con los años 90, la de las portadas múltiples para un mismo tebeo, pero que goza de una excelente salud y un brillante futuro a día de hoy

Dynamite Comics ha lanzado una nueva serie de Vampirella (la quinta, según sus cuentas) para celebrar el 50 aniversario de la creación del personaje. Y para que el número 1 se venda bien han apostado por las portadas múltiples. Y si Dynamite en cualquier tebeo del montón ya te saca cinco o diez cubiertas distintas, en una ocasión especial como esta publica…

..un total de ochenta y siete portadas protagonizadas por la vampiresa del espacio (siendo exactos solo aparece en ochenta y seis de las ochenta y siete, una es una «blank cover»)

Cada vez estamos más cerca de lo que hace unos años parecía una utopía, el peak de la personalización: un cómic con una portada distinta para cada lector

Los crossovers de Dynamite de la semana

Si Betty está preocupada por lo que llevan puesto Vampirella y Red Sonja, ha tenido suerte de que Dejah Thoris no apareciera por Riverdale por estar ocupada con un crossover distinto