Dio Mío

Ha sido un año tranquilo en DC, pues el centenario de Kirby les tuvo absorbidos haciendo el Kamandi Challenge y les salió divertido. Pero llega 2018, Dan Didio mira a su alrededor y se da cuenta de que no puede hacer más la puñeta a Giffen y DeMatteis al tenerlos haciendo adaptaciones animadas.

Ya les gustaría matarlos (a los personajes), pero las franquicias son terreno vedado. En la soledad de lo más alto, Dan se aburre. Para mantenerse activo necesita darle un vuelco a algo, y profanar a esos dos siempre le había dado gustito.

Mira su lista de tareas. Ya sacó aquellas miniseries de Before Watchmen y Alan Moore ni se le inmutó. Dijo que él ya había contado su historia y eso no la alteraba un ápice. Que buen contrincante sería y que soso le salió. Fue por eso que le dijo a Scott Snyder lo de hacer aquello en Metal (desde la última página del número 1, ya en sus librerías). Pero este otro tampoco se dejaba picar, maldita sea.

Así que se juntó con Geoff, que ese sí que sabe montar una fiesta.

¿Que no te había alterado la historia, barbudo? ¡vamos, contesta ahora! ¡portada de Gibbons! ¿te ha llamado para agradecerte el pastizal que le he pagado?

La respuesta: el silencio.

Allá ellos. Yo ya no hago superhéroes“-es la respuesta que Didio imagina en su cabeza-“ahora mis intereses son OTROS

Otros. Vale, entendido. Gracias, voces.

Llegan las muestras de la portada del próximo número de la Justice League of America.

Y Dan sabe que 2018 será un año divertido. Promethido.