Paul Reubens, un actor encasillado

1991: Paul Reubens interpreta al padre del Pingüino en Batman Vuelve

paul reubens 1

Pero es un papel corto que no le da mucho tiempo en pantalla

paul reubens 2

2016: Paul Reubens interpreta al padre del Pingüino en Gotham

paul reubens 3

Pero es un papel corto que no le da mucho tiempo en pantalla

paul reubens 4

 

Para mí que va a ser…

Coincidencia
Homenaje
Taquiones
Lo que yo decía, en las adaptaciones de DC siempre es de noche

SurveyMaker

Los Comics de antes Sí que eran Buenos… No, en serio, que sí…

Es hora de reconocer que a veces nos dejamos llevar por la francachela y el chistecillo fácil. Buscando la broma, la descontextualización, acabamos dando una imagen deformada de los tebeos clásicos de las Dos Grandes™. El público en general tiene la sensación de que sólo recientemente los comics de pijameros han comenzado a desprenderse de la pesada losa de las actitudes heteropatriarcales y, queridos amigos y amigas, nada está más lejos de la realidad. Sí, es cierto que buscando y rebuscando pueden encontrarse viñetas aisladas de Superman o de Los Cuatro Fantásticos que fuera de contexto parezcan probar lo contrario pero pocos espacios creativos abrazaron el ideario feminista desde su nacimiento con tanta pasión y convicción como el del tebeo norteamericano.

Y qué mejor ejemplo de ello que Enseñamaleta 22, el tebeo que en octubre de 1959 vió nacer a la moderna encarnación de Linterna Verde. Todo fan que se precie se sabe la historia aquí narrada pero lo que los interesa en esta ocasión son los detalles menos evidentes que aparecen de fondo. Y es que frente a la versión machirrula de Hal Jordan que se han empeñado en imponer guionistas posteriores que prefiero no mentar *COUGH*johns*COUGH* su principal protagonista nos es presentado como un hombre avanzado y libre de prejuicios.

De hecho en la primera viñeta en la que aparece está jugando en una recreativa para niños de centro comercial sin importarle lo más mínimo lo que puedan pensar de su virilidad sus compañeros de trabajo masculinos.

Y qué decir de Carol Ferris. Cierto, ocupa su puesto de responsabilidad en Ferris Aeronaves por ser la hija del director pero eh, recordemos que estamos en 1959. Tampoco podemos pedirle peras al olmo ¿verdad?

Porque por otro lado su actitud laboral nos es mostrada con la mayor naturalidad del mundo…

…y sin el menor atisbo de negatividad.

Incluso cuando el Viejo su padre muere repentinamente decide prejubilarse y largarse a ver mundo dejando la empresa en manos de su hija…

…Hal no puede sino alegrarse por su pretendida.

Y cómo podría ser de otra manera si Carol es, obviamente, una mujer moderna y empoderada perfectamente capaz de compaginar su vida profesional con la personal.

Claro que cuando tu pareja es la directora de uno de los poderosos tentáculos del complejo militar-industrial una empresa que crea trabajo, riqueza y seguridad el tiempo que pueda dedicarte se ve inevitablemente recortado.

Pero Hal lo entiende perfectamente.

PEFECTÍSIMAMENTE.

Si, lectores y sin embargo amigos. En pleno 1959 tenemos un tebeo en el que una mujer se autorrealiza a través de su trabajo sin que ello le cause el más mínimo conflicto con una potencial pareja masculina, quien respeta su espacio de libertad personal. Otros preferirán destacar de este histórico cómic de origen las aventuras espaciales y los conflictos cósmicos pero yo elijo atesorar esos sutiles pero atrevidos toques de progreso social que sazonan su recorrido. Y esa valiente declaración de principios que es terminar con un meditabundo y solitario Jordan, sopesando los pros y los contras que el reciente ascenso de Carol va a significar para su vida de pareja y que, en conclusión realiza con su entrecerrado puño derecho ese movimiento de vaivén rítmico y vertical que millones y millones de hombres podemos reconocer e interpretar inmediatamente como un rotundo y liberado…

…”Eh, que soy hombre aliado…”

 

 

Tuiteando en abril

Unas cuántas chorradas que habrán leído antes mis seguidores en redes sociales

El Maki y sus contertulios debaten acerca de la Lolita de Nabokov #makinavaja #1991

Una publicación compartida de Eme A (@emea75) el

La Muerte ox Xienta tan Bien

No existe nada más triste que el amor no correspondido ¿no os ha pasado nunca que queréis que una serie os guste pero por más que ponéis de vuestra parte no lo conseguís? recuerdo la primera vez que me sucedió esto:

Una serie con un aura de mítica y legendaria que por fin iba a publicarse de manera regular en nuestro país. Los rápsodas de Zinco que cantaban las bondades de la serie nos ponían los dientes largos con el buen hacer de Paul Levitz, de Steve Lightle y de Keith Giffen. Pero por donde empezaron Giffen ya no era más que un recuerdo y Lightle solamente hacía las portadas, dejando los interiores a Greg Larocque que siendo generosos lo hacía lo mejor que sabía aunque no siempre fuera suficiente. Estaba Levitz, eso sí, de manera que estaba garantizada la fuerza y la calidad en los guiones…a menos que estuviera pasando algún bache creativo, vaya, que parece que las series que en DC se desdoblaron para sostener una serie en papel bueno y 28 páginas de historieta tuvieran alguna maldición sobre sus guionistas, que lo suyo le costó en su día a Marv Wolfman volver a remontar el vuelo en los Titanes.

Porque costaba apasionarse con aquello, con tantos personajes, y tantos planetas, y tantos poderes, y tantas referencias al pasado, y… Y entonces me di cuenta de la gran losa que puede suponer el peso de la continuidad. Pues estábamos ante una serie que de la que aunque no había tenido contacto previo llevaba por entonces más de veinticinco años de publicación, de historias que no conocía pero eran los que habían llevado a esos personajes a donde estaban. Yo no era partícipe de esa historia y por tanto no podía conectar con ellos. Desgraciadamente era así y no podía hacer nada para solucionarlo. Así que dejé de seguir la Legión de Super-Héroes y me volví a La Patrulla-X.

Porque no era lo mismo. Para empezar España es un país eminentemente marvelita, por lo que se tenía acceso continuado a sus aventuras publicadas de forma ordenada y cronológica. Si tenemos además en cuenta que aunque la Primera Patrulla data de 1963, la continuidad que importa comenzó con la Segunda Génesis de 1975, por aquel entonces el background histórico de la saga era de poco más de diez años. Solventable. Además de que se trataba de unas aventuras y personajes sencillos de seguir. De la serie principal salió una derivada en 1983, Los Nuevos Mutantes, también a cargo de Claremont para no perder la coordinación, y poco más. Alguna miniserie casi siempre con Claremont, y una recién empezada Factor-X con los miembros originales. Y poco más. Vale, unos miembros se escindieron y se establecieron en Inglaterra para formar Excalibur, pero también lo llevaba Claremont y podía seguirse todo sin problema. Nada que ver con aquella Legión, que a fuerza de querer arreglarla la enrevesaron todavía más, hasta el punto que además de miniseries anejas y series de otros personajes, el grupo se escindió en dos colecciones, la clásica en la que actuaban los personajes a los que estábamos acostumbrados y otra, Legionnaires, en la que salían los mismos pero sin ser los mismos. Cosas de clones. Un jaleo. Y decían que era para hacerlo accesible, cágate lorito ¡a mi las Legiones!

Entretanto en Marvel la Patrulla-X iba evolucionando, triunfando y creciendo de una manera orgánica y bien planificada. Es cierto que llegó un momento en que no salía a cuenta seguir tooodo lo que aparecía, pero se seguía teniendo la sensación de que siguiendo un puñado de series se tenía una idea casi completa del panorama mutante. Y aunque fueron saliendo Lobeznos, X-Menes, X-Forces, Generación-X, Nuevos X-Men, Asombrosos, Astonishing, Todos-Nuevos o Ultimates, estaba la serie troncal, la original, la verdadera, la que siempre estuvo ahí. Desde aquella Génesis de 1975 y pese a los cambios de numeración, siempre hubo una serie titulada Uncanny X-Men.

Hasta la semana pasada.

A partir de este mes hay renovación en el Universo mutante para hacerlo más accesible al lectorado y la serie troncal de esta etapa se llama X-Men Gold.

No, perdón, era esta otra.

Lo primero que me vino a la cabeza ante la portada fue lo desaprovechado del espacio que serviría para meter líneas cinéticas y hacer una portada MOLONA sin apenas modificaciones. Porque esto es un quiero y no puedo ser dinámico. No es la portada ante la que uno grite “¡Diso, necesito comprar esto!” admitámoslo. Puede comprarse, claro, pero sin un entusiasmo desmedido, a ver qué tal.

Pero lo segundo que me vino a la cabeza fue “¿pero algunos de estos no estaban todavía muertos?“. Tras un pequeño reajuste de memoria pude ponerme más o menos al día de todos, recordando que algunos no murieron sino que estuvieron años metidos en una bala por el espacio, o casados con Pantera Negra, o que sí estaba muerto pero este era otro más viejo de otra dimensión (al menos hasta que nos salgan con que cuando murió su alma pasó al de esta otra realidad y vivió su vida, de manera que técnicamente sigue siendo el mismo, ya hicieron algo así para que durante su luna de miel Cïclope y Fénix viajasen por el tiempo y fueran los que criaron a Cable de pequeño. O eso o nos olvidaremos de lo de la muerte, como cuando involucionó a una forma bestial y desde entonces llevaba un inductor de imágenes para parecer normal). Y los que habían muerto ya habían resucitado con guionistas de solvencia como Whedon o Aaron. Pero por ejemplo de Rachel era incapaz de hacer una cronología más o menos continuada, de qué formaciones a otras había ido saltando o si tuvo etapas de retiro en la que no salió en ninguna serie ¿Mariposa Mental sigue en alguno? ¿Qué poderes tiene ahora? ¿por dónde para Dazzler?

Pero una parte de mi cabeza me seguía diciendo “Son los de siempre, puedes seguirlos, los conoces ¡su historia es sencilla!“. Además de que ahora lo harán muy fácil de seguir, pues esta serie principal se complementa únicamente con otra, X-Men Blue, que son los originales traídos del pasado y teniendo aventuras en el presente y…

y…

…y que creo que voy a pasarme a Spiderman ¿sabéis? al menos es un sólo personaje, no puede haber mayor complicación…