Estábamos tan agostito

Una vez más, redifusión de tuits que hablan de temas ya pasados de moda

El futuro ya no es lo que era

Estamos ya lo suficientemente adentrados en el Siglo XXI como para haber perdido casi toda la ilusión de ciencia ficción que el traspasar el año 2000 parecía que nos iba a proporcionar. El paso a los dosmiles era el guarismo clave en el que para la narrativa dibujada popular todos iriamos en nuestras mininaves espaciales por las espacioautopistas a nuestras ciberocupaciones. Y ahora visto a pie de calle, ni siquiera en mitad de una pandemia podemos ver el encanto futurista que unas buenas caretas antigás o trajes termosellados de protección biológicas nos proporcionarían. Mascarillas desechables del chino de abajo y gracias. Si al menos el chino tuviera luces a lo Blade Runner, pero tampoco…

En la práctica, todos aquellos ciberimplantes se han reconvertido en una terminal de llamadas ilimitadas y datos acumulables con tarifa mensual, el cuero negro crepuscular del cyberpunk deviene pantaloncitos por donde asoman las nalgas (aunque no es hipersexualización sino empoderamiento), y en vez de punk progresivo tenemos reguetón. Sonidos indescifrables igualmente.

No se trata de indagar sobre dónde o cuándo se torció la cosa, esto es simplemente un reflejo más de la poca capacidad de previsión que tenemos. Hartos estamos en base macroeconómica (economía, la ciencia capaz de predecir el pasado) de que se tomen medida a principios de año en base de las previsiones de crecimiento estimadas, previsiones que cada pocos meses se reajustan, con un ajuste casi final de última hora que es el que cuenta para poder decir que acertaron. Si doce meses les dan para equivocarse de tanto en la primera previsión, qué no fallaremos cuando vamos a decenios de años vista.

Teniendo esto en cuenta, no debería extrañarnos tanto que cuando en los años ochenta se aventuraron a describir la raza humana del entonces lejano año 2028, se pasaran de optimistas con el potencial de crecimiento en altura de las nuevas generaciones.

Uy, si cumplió años el domingo, felicidades

Ahora bien, hay que decir entonces que si estas eran las fichas de los personajes con los que trabajaba, José Luis García López en Atari Force, tenía tendencia a dibujarlos más bien rechonchos.

Eso en primera previsión, claro, que los consiguientes reajustes se acercaron más a la realidad presente de doritos y sillas gamer.

La correction de Dart salió en el correo de otro número, pero la omito por caballerosidad. Un Índice de Masa Corporal de 32 (obesidad) para Tempest, y un sobrepeso (29.09) para su padre debería ser suficiente. Y la tendencia de García López era por tanto de dibujarlos demasiado estilizados. Se entiende que la editorial le encargase tanto diseño corporativo de sus personajes.

Capaces serían de echarle la culpa al sistema métrico decimal, estos yanquis. Seguro que por eso las fichas en DC a partir de entonces fueron con libras y pulgadas.

they said it on the bat-air

Vamos a hacer como DC, vamos a centrarnos en Batman. Aunque nosotros podemos justificar que sea solo el día de hoy, no dependemos tanto de millonarios sin escrúpulos ni de personajes de cómic que hacen ganar dinero a esos millonarios.

Como sabe cualquiera que haya mirado las noticias de política, hemos vuelto a 1943. Ya en aquel entonces hubo intentos de sacar una versión radiofónica de Bats. Aprovechando el éxito de los cómics, y del serial radiofónico de Superman, y del serial cinematográfico de Batman, no funcionó pero se incorporó al murciélago y a Robin entre los secundarios del de Supes. Eso sí, frente a Robin, que sería interpretado siempre por Ronald Liss, aquí lo intentarían con éxito regular Matt Crowley, Stacy Harris y Gary Merrill. No es que salieran mucho, pero salían, y en ocasiones cuando Bud Collyer se tomaba un descanso era el Dúo Dinámico el que ocupaba las ondas. Especialmente en 1948, cuando se emitió la aventura en once partes Batman’s Great Mystery.

Una aventura que podría parecer muy moderna si no fuera porque probablemente los que estamos volviéndonos antiguos somos nosotros. Con un grupo de fascistas tomando como rehén a Bruce Wayne y usando a Batman como figura a través de la que construirse una plataforma de odio. Por suerte este no es un cómic famosísimo que tiene poco más de quince años, así que no vamos a tener que releer redacciones de colegio sobre él. Solo saber que existe. De hecho, podéis buscaros la historia completa, si esas cosas os van.

El asunto es que Batman parecía tener más éxito en la pantalla que en las ondas, y así en 1949 saldría el segundo serial cinematográfico: Batman & Robin. Y ninguno radiofónico, pese a que se intentara.

Lo que no significa, por supuesto, que no los hubiera. En 1989, con aquello de la película y tal, los británicos -siempre obsesionados por la radionovelas (por supuesto nada que ver con las Novelas Sonoras, que son de más categoría y calidad) – decidieron montar en la BBC4 una de estas adaptaciones.

Sería Batman: The Lazarus Syndrome, una celebración de los 50 años del personaje con referencias a Una muerte en la familia o La broma asesina en la que se aprovechaba para sacar a muchos de los villanos habituales del murciélago. Escrita por Simon Bullivant y Dirk Maggs, respectivamente un escritor especializado en comedia que llegaría a co-crear el programa Never Mind the Buzzcocks y el otro un experto autor de audiodramas que estaría involucrado en la recuperación de la Guía del Autoestopista Galáctico.

No es que en esta ocasión hicieran un trabajo especialmente destacable, que además había que sacar otro de Superman porque estas cosas van así. De hecho en los noventa volverían a intentarlo, tanto por el lado de Superman como el de Batman, y si el primero era Doomsday & Beyond de Bats sería Knightfall.

De nuevo con Maggs como creador, esta vez en solitario que para algo estaba haciendo la adaptación de algo existente, tanto aquí como en Supes. Pero que le convertiría en una figura lo suficientemente destacable como para llevarse su viñeta.

No es que sea muy grande, pero algo es.

Lo otro que tenían en común es que en todas estas ficciones sonoras interpretaba a Alfred el mismo Michael Gough que le había dado vida en las películas de Burton y Schumacher. Así que un punto de multiversalidad tenía. Y, de paso, conocer a un nuevo Batman, porque en ambas ocasiones sería Bob Sessions.

Y esto sería todo… hasta ahora.

Resulta que el éxito de los podcast es algo imparable, que es una suerte porque así de memoria diría yo que El Noveno Podcast se fundó hará una década. Y si nos ponemos a hablar sospecho que unos cuantos iban a salirnos con bastante recorrido. Pero bueno, que está bien que la gente haga sus cosas e incluso se ponga las pilas en dos años a ver si se trasforman en experto y PRISA les contrata, que trepar no es fácil. Grabar es fácil.

El caso es que en DC han permitido un par de experimentos radiofónicos más -un decir- con Batman.

Y el primero se ha estrenado esta semana. En HBO MAX.

Sí, en un sistema de streaming de vídeo. Yo qué sé. Esta gente de Warner es así.

Bienvenidos a Batman: The Audio Adventures.

A su favor tiene que es algo menos salvapantallas de Windows que el Calls de Apple +. En su contra… bueno. No parece que se hayan molestado tanto en crearlo. Desde luego no es la Ham Radio de Frasier o lo que se ve en Haunted Honeymoon o incluso la famosa película co-escrita por George Lucas Radioland Murders.

Al frente está el guionista del SNL -y más cosas, pero dado que ha metido a media docena de personas del programa parece relevante- Dennis McNicholas, Que hace un trabajo psé, pero al menos no intenta forzar que sea algo cómico. Y menos mal, porque momentos como la conversación entre Alfred -nada menos que Alan Tudyk– y la Bat-Computadora son tan GENIALES! que solo mejorarían escuchándolos en x4.

Por suerte el narrador es Chris Parnell -el SNL, ya os digo-, Sudekis interpreta al Alcalde y Jeffrey Wright es mucho más que competente como Batman. Como solo han sacado un par de capítulos habrá que ir esperando a ver el resto del reparto qué hace.

La idea de ponerlo con imágenes de fondo supongo que significa que por fin HBO MAX es consciente que las series son eso que muchas veces nos ponemos mientras hacemos otras cosas. Pero bueno, allá ellos.

Porque, además, no son ni los únicos.

Resulta que Warner ha vendido a Spotify otro podcast, Batman: Unburied. No es que sea una idea tan loca esto de crearse su propia competencia porque para algo han puesto al frente a David S. Goyer. Más listos que son… Eso sí, han confirmado ya que Alfred será Jason Isaacs y que Winston Duke es Batman. Me sorprende que el experto en grabar por teléfono, y actor de The Dark Knight, Eric Roberts no haya sido llamado, pero parece que aún queda para su estreno.

Así que parece que se nos viene una Edad de Oro del Podcast de Batman. Con suerte hasta lo adaptarán luego a cómic y le pondrán una portada alternativa de ROB!, que es lo que demuestra que algo ha sido un éxito.

Suponiendo, claro, que alguien lo escuche…

Como siempre, a la misma bat-hora en el mismo bat-canal.

[EDITADO: Pues HBO MAX ha puesto gratis esos dos primeros episodios, así que vamos a ponerlos también aquí porque total.

]

Paco Roca Day

Esta semana se ha publicado en España (a la vez que en Estados Unidos) el álbum Batman: el mundo, que es una recopilación de catorce historias cortas, cada una hecha por un equipo crativo perteneciente a un país distinto

Es curioso ver cómo el origen de los autores influye más en el resultado final cuanto más potente es la industria comiquera del país. Así tenemos una historia inequívocamente BD ambientada en Francia, un fumetti a lo Bonelli representando a Italia o un manga (aunque sin invertir en orden de lectura) cuando es el turno de Japón. Por otro lado tenemos a países con menos tradición comiquera cuya representación se limita a historietas tradicionales de Batman al estilo comic-book solo que firmadas por apellidos impronunciables

Pero sin duda la historia con más personalidad ha sido la que ha aportado Paco Roca en representación de España, que nos regala a un Bruce Wayne ocioso haciendo el guiri en Benidorm

ECC no podía dejar pasar esta oportunidad, y ha puesto en marcha toda su maquinaria publicitaria para apoyar este lanzamiento. Y estamos hablando de la empresa del pinball itinerante, así que tenían el listón bastante alto. Tanto que su primera decisión fue casi decepcionante: publicar un videotrailer

Otra decisión bastante convencional fue mandar al autor de gira: Paco Roca estará hoy firmando su obra en la FNAC (que está en Madrid) y mañana en X-Madrid (que está en Alcorcón). Para fechas posteriores en provincias podéis consultar la ADLOagenda

Lo que no es convencional es anunciar estas sesiones de firmas en una valla publicitaria colocada en lo más parecido que hay en Madrid a Times Square: la plaza de Callao (aunque, siendo sinceros, se parezca a la famosa localización neoyorquina como un huevo a una castaña)

[Foto robada sin permiso a Sergio Bleda]

Pero sin duda el acto central de la campaña es el que está anunciado para esta noche, donde ECC ha echado el resto, es una performance que supondrá un híbrido sin precedentes entre la España más cañí y la invasión anglosajona más globalizadora. Leedlo directamente en palabras de ECC, que a mí no me vais a creer

AVIV NAMTAB! AVIV ACÖR OCÄP!

P.S.- actualización 18/9: lo hicieron, ¡claro que lo hicieron!

Principios 3.0

Este mes, concretamente el próximo domingo, se cumplen tres años desde la aparición de la primera publicación bajo el sello Black Label en DC.

Fruto en gran parte de la necesaria renovación de cara al mercado para material adulto de sellos que habían quedado anticuados como Vertigo, esta propuesta se promocionó bajo una serie de principios que pintaban bastante bien, como la libertad creativa que se daba a autores de primer nivel para ofrecer su visión de personajes y situaciones del Universo DC que no necesariamente tenían que estar atadas por la continuidad imperante en DC ese día.

Es decir, lo mejor de Elseworlds y de Vertigo con autores molones. Es decir, tebeos caros. En el caso de nuestro país tebeos más caros y en tapa dura, salvo si te escribe Tom King. Entonces sales en grapa.

Material y autores seleccionados. No todo vale. Salvo si haces cosas de Batman, claro, pues Batman siempre mola, Batman siempre es adulto y sofisticado. Y quien dice Batman dice Joker y Harley Quinn, por supuesto.

Esos fueron los principios de Black Label. Visión, autores y libertad creativa.

Aunque la misma palabra «principio» ya te indica que eso es lo que se pretende al menos de inicio, pues una vez que el CM quiso hacer algo de autobombo…

…le recordaron que algunos límites sí que había:

Y es que lo de «material adulto» no tiene el mismo significado que en Europa.

Es decir, que el sello Black Label no se siente atado por ninguna norma ya desde su primer título, ni siquiera por las suyas propias. El sello Black Label es dinámico, por lo cual no puede ni debe quedarse estancado en unos principios. El sello Black Label evoluciona, y esa misma evolución es lo que garantiza su pervivencia. Es decir, que los números cuadren.

Felices tres.

Lo Escualo

Está claro que este es el año del tiburón. No tanto porque se haya saltado, que a estas alturas parece una comba, como porque van apareciendo por todas partes. Estamos viviendo una especie de Semana del Tiburón eterna.

Pero en realidad habría que preguntarse de dónde viene todo esto. Que lo lógico sería pensar que es de los años noventa. Al fin y al cabo…

algo de eso hay.

Pero más allá del King Shark y sus múltiples versiones, y más allá de otras configuraciones populares, porque al fin y al cabo en todas partes cuecen habas,

en todas.

Y fuera de otras posibilidades comiqueras que podríamos sacar porque claro:

Que hayan sido villanos en su mayoría (bueno, hay uno que quizá sea budista) no ha ayudado.

Por suerte hace unos años apareció Jeff.

¿Qué Jeff?

Este Jeff.

Que no es solo que se haya convertido en un personaje bienamado, merecedor de que en Marvel le dediquen artículos y mucho más.

Es que ha traído algo más poderoso con él.

¡LOS TAQUIONES!

Porque, ¿de qué otra manera podemos definir que hace dos semanas Netflix estrenara esta serie si no?

Que no se hayan demandado mutuamente aún sólo demuestra una cosa.

Están aún revisando si tenía un perro Baby Shark.

Nananananana.

Qué os puedo decir, todo esto ha pasado. Y volverá a pasar. En Disney Plus probablemente.

Los tuiteos de Julio (no, Iglesias no)

Que se acaben las vacaciones no es motivo para dejar de hacer el vago. ¡Redifusión de tuits para hacer bulto!