Conciertos de verano (III): We could have had it all

 

488392_10151064039194376_1237938091_n.jpeg

524467_10151066081724376_1976875067_n.jpeg

524492_10151061969034376_1777807322_n.jpeg

526604_10151064287064376_564072599_n.jpeg

527150_10151085230554376_1331795994_n.jpeg

527379_10151065607389376_1640651619_n.jpeg

528108_10151085302919376_1655921576_n.jpeg

528526_10151065612274376_683565687_n.jpeg

528705_10151079429389376_1670311115_n.jpeg

528894_10151048901839376_774720569_n.jpeg

531666_10151062145054376_1947535205_n.jpeg

536738_10151062132754376_152714556_n.jpeg

539056_10151061399919376_152994489_n.jpeg

539169_10151054872404376_1042036331_n.jpeg

540433_10151065587114376_1533719654_n.jpeg

540442_10151064101439376_534369315_n.jpeg

547668_10151063481119376_840075445_n.jpeg  

La Vestia en los Bengadores nº13

Avances en técnicas de caracterización de personaje: cómo dejar claro a los nuevos lectores de un solo vistazo que Hank Pym McCoy* es de ciencias

quevestia.jpg
[Mickykun nos lo mandó, denle las gracias a Mickykun]
 
* Jodíos frikis, si pones Bestia con V o Vengadores con B no dicen nada, pero como no esté bien escrito el apellido de un personaje…

¡¡Bachalo-mon digievoluciona en… Bachalo-nator!!

La teoría de la evolución es curiosa. Las especies sobreviven a través de un proceso de selección natural gracias a su capacidad de adaptación al medio que las rodea. Por lo tanto, se supone que la evolución es buena. Excepciones como el ornitorrinco o Ámbar (a.k.a. Tamara) no hacen más que confirmar la regla.

Chris Bachalo no es una excepción. La evolución artística de este dibujante demuestra que la adaptación al medio es imprescindible para sobrevivir en la jungla editorial.

En sus inicios no se preocupaba nada más que de contar las historias. Su simpleza narrativa no obligaba al lector a releer cada página para entender que pasaba. Sus composiciones de página no te volvían loco. Sus viñetas no eran recargadas… En conclusión, era un principiante que no entendía que la espectacularidad se tiene que anteponer a todo lo demás. Que un tebeo está para mirarlo y no para leerlo, que mucho es sinónimo de mejor y que si te pierdes pues te jodes y te buscas mejor.
Hoy en día un dibujante tiene que ser la estrella. Los juntaletras, los calcadores, los del fotochop e incluso los lectores no dejan de ser un mal necesario.

Entre muchas otras cosas, las expresiones faciales de sus personajes son un ejemplo muy claro de su crecimiento como artista.

De dónde viene y hacia dónde va Bachalo se plasma en las caras de sus protagonistas. La sutileza, la elegancia y el sentimiento (noñerías al fin y al cabo) han evolucionado en algo que sólo se puede definir como indefinible. Lo sucio es bello, la rayitas molan y en cada viñeta nos aguarda una sorpresa

Ojalá en el futuro, este adalid de la teoría de la evolución, siga por este camino. Si es así, nos esperan grandes obras y cantidades industriales de muecas imposibles, cuerpos retorcidos y páginas ilegibles.

Adlo! ama a Bachalo. Pero cuidado, al de ahora.