De pedidas y solteros

(me sigue recordando a alguien)

En la vida hay un momento en el que parece que todos se ponen de acuerdo y deciden casarse prácticamente a la vez.

Y ese momento en los tebeos parece que es ahora.

En pocos meses tanto en una editorial como en otra, los enlaces planificados devienen el gancho de atracción.

Independientemente de cómo se resuelvan, pues el Destino de los personajes es regresar cíclicamente a un status quo sin ataduras, un detalle común de las tres relaciones que aquí mostramos es que los autores han mostrado la molestia de mostrar un mínimo (bastantes décadas, vaya) de relación, por lo que la boda se presenta como un lance natural de la interacción entre los contrayentes. NO suena forzado, sino que suena natural, suena progresivo, suena…aburrido.

Eh, que yo también me lo paso como un enano cuando Tom King tiene el día y no sabes por dónde va a salir pero acierta. Lo que pasa es que no parecen momentos que vayan a ser trascendentales habida cuenta de precedentes anteriores.

Haciendo recuento, matrimonios que duren tenemos el de los Richards, que además han tenido embarazos e hijos. Y el de Superman y Lois Lane, dependiendo de la continuidad que toque. Estos últimos tienen un hijo, pero salió de ese-tiempo-en-el-que-estuvimos-fuera-de-las-viñetas. El mejor de los tiempos, pues es de ahí de dónde salen las descendencias más divertidas, pues de ahí les han sacado hijos a Lobezno, a Gwen Stacy, al mismo Bruce Wayne… Y no sólo salen hijos de ahí, también matrimonios. Y esos son los mejores.

Mi preferido, sin dudarlo (desbascando en su día al Claremontiano de Lobezno con Madame Hydra), sigue siendo este:

Soy Bendis, lo he matado, es su testamento y lo suelto. Así incluso puedo sacar en la Patrulla mala que viene del futuro que suele venir a encararse con la Patrulla buena que viene del pasado a un hijo de ambos.

Mística, sí, mirad de nuevo la escena y disfrutad de la cara de Rondador “¿Mamá?”

Mística, sí, no podía ser otra a tenor de su profunda imbricación documentada con el Universo Mutante y Marveliano.

Mística, sí, que ese mismo 2014 descubrimos también que seguía casada con Masacre cuando éste le solicitó el divorcio para volver a casarse.

Mejor no cotejemos fechas, pues de todas maneras para una reconocida terrorista mutante internacional la bigamia no debía estar muy arriba en su top de preocupaciones.

Esa fue mi boda favorita ¿Cual ha sido la vuestra?

Y lo fue no sólo por el momento de saberlo, sino también por ese inevitable pensamiento de “pues espera a ver qué risa cuando resucite“. Y ese momento, al menos en lo que se refiere a recuperación del yo astral en el terreno telepático, parece que se está preparando en una de las series mutantes de nuevo cuño. En la que aquí se llama Imposibles, o Increibles, o…la que no es un color.

La que tiene a Mística en la alineación.

Mística, sí.

Lo que me permite terminar juntando dos palabras que demasiadas veces me habían parecido incompatibles: Gracias, Soule.