Sin ser nosotros nada de eso

Un hombre va al médico. Le cuenta que está deprimido. Le dice que le parece que vivimos en una sociedad. Dice que se siente muy solo en este mundo lleno de amenazas donde lo que nos espera es vago e incierto.

El doctor le responde: “No, mira, eso son todos problemitas del primer mundo ¿Quieres ser un atormentado? Pues sé Joaquín Fenix con una enfermedad mental y Sin Seguridad Social gratuita”.

El hombre se echa a llorar. Y dice: “Pero, doctor…en la película el Joaquín Fenix va a una psicóloga pagada por el estado”.

Está siendo un gran momento para el cine de Batman. Este año se ha estrenado Youker, la película que ha revolucionado el cine y nuestros corazones. Y apenas empezado 2020 tendremos el estreno de Birds of Prey. Habrá quien diga que Batman no forma parte de las Aves de Presa. Pero tiene pinta de que la película va a tratar más de Batman que de las Aves de Presa, de modo que espero que esa gente no me rechiste.

En 2016 se anunciaba que The Batman, con Ben Affleck a la cabeza, se estrenaría en 2018. No obstante, la elaboración de una película cada vez más sofisticada y en la que Ben Affleck no estuviera nos llevó a enero de este mismo 2019, en el que nos confirmaron la sustitución del oscarizado director de Argo por Matt Reeves, al oscarizado guionista de El indomable Will Hunting por Chris Terrio y al actor nominado en los MTV Movie & Tv Awards al Mejor Beso por Daredevil por Robert Pattinson (del que hay que decir que ha ganado el premio de la MTV al Mejor Beso en dos ocasiones).

Este mes nos enteramos de una nueva confirmación, con Zoë Kravitz como Selina Kyle. Esto nos choca por dos motivos. Primero, porque Pattinson y Kravitz se llevan solo dos años entre ellos. Atras quedaron los buenos tiempos en que un señor como Michael Kane podía rondarle a una jovencita 7 años menor que él, como Michelle Pfeiffer, o Chistian Bale, con 8 años de diferencia sobre Anne Hathaway. ¡La corrección política ataca de nuevo!

La segunda sorpresa es porque Zoë Kravitz no es…
Bueno.
A ver como lo digo.
Que no es que yo sea nada de eso…
Pero vamos. Que no es…

¡QUE NO ES LA DE GOTHAM!

Un buen chiste. Todo el mundo se ríe. Redoble de tambor. Hay gente a la que le gusta Gotham. Telón.

Cuando el alcohol decide por ti

Lo bueno de hacer una despedida de soltera en la Fortaleza de la Soledad es que te puedes emborrachar y poner objetos divertidos en la cabeza sin miedo a cruzarte con conocidos. Lo malo es que estás a miles de kilómetros del stripper más cercano, por lo que una Lois Lane fuera de control decide montar un numerito con los superrobots de Superman

Selina aguanta el alcohol un poco mejor que Lois, y ve las implicaciones de este uso de unos robots que son anatómicamente exactos a Superman, pero Lois por primera vez en ochenta años de personaje confiesa lo hasta el moño de la vida que está y le da todo igual

[Viñetas de Batman 68]

Siendo social en abril

Reciclando trocitos de mi Twitter y de mi Instagram

Back in Black

De Iron Man hasta aquí han pasado 10 años. Lo que pasa es que parecen más porque con los grandes éxitos siempre suceden estas cosas. En cualquier caso también son 10 los años desde Hancock, así que cuando se ha estrenado Pantera Negra podía parecer que llevábamos una década sin películas de supes protagonizadas por personajes de color. Y, efectivamente, así era. Aparecía alguno u otro de secundario, o en películas de reparto que ahí sí que hay sitio para todos. Bueno, menos los asiáticos. Y los nativos americanos. No, homosexuales tampoco. No, tampoco diversidad funcional…

Aparecían en películas de reparto que ahí sí que hay sitio para un tipo concreto de gente de color y sin pasarnos. Pero aparecían.

En cualquier caso, estamos hablando de papeles protagonistas. Y es que aunque ya sepáis que nunca fue fructífera la relación de los superhéroes y el cine, si hablamos de protagonistas de color menos todavía.

Espera, ¿de color? ¿De color negro? Sí, pero no solo. Lo que pasa es que si prefieren otras denominaciones, ¿qué nos cuesta? Otra cosa sería no entender esto, o no entender por qué se usa el término afroamericano y cómo significa americano de origen africano frente a africano que es, bueno, africano de origen africano. Por ejemplo, El Halcón o Killmonger son afroamericanos. Pantera Negra o las Dora Milaje son africanas. Creo que eso está claro para todos.

Bueno, siempre y cuando no seas Mónica Zas o trabajes en El Diario, que para eso les da exactamente lo mismo que esto lleve subido desde el 1 de agosto de 2016.

No lo han cambiado pese a que se les haya explicado que está mal. -El porqué debería ser obvio leyendo el mismo artículo, pero ya sabemos que en la Prensa Bienqueda es más importante otras cosas.- Igual que sabemos que lo que sí define el carácter de un medio es el modo como se enfrenta a los errores.

Pero volvamos a las películas, que una cosa es que esté todo relacionado y otra muy distinta que no se cuente. Porque todo esto nos puede servir para hacer un poco de memoria. Al fin y al cabo la primera película con un Black en el superhéroe es Abar, the First Black Superman (1977). Estrenada un año antes que el Superman sin adjetivos, en realidad esta es una más de las películas dentro de la blaxploitation, ese movimiento de los setenta que tantas tardes de gloria nos dio, de Sweet Sweetback’s Baadasssss Song (1971) a Disco Godfather (1979) pasando por Super Fly (1972) y sus secuelas (esta sí, muy lejos de los superhéroes, qué le vamos a hacer) o Cleopatra Jones (1973) y que aún soltaría en los ochenta perlas como The Last Dragon (1985).

En el caso de Abar nos trajo a un guardaespaldas al que el padre de una familia con problemas -que resulta que es algo así como un científico loco- le da una poción que le otorga superfuerza y otras habilidades con las que puede combatir el crimen. Bueno, a algunos criminales. Y depende de la definición. Ya. Años complicados. Como siempre.

Como la historia detrás de la creación y produción de la película es complicada -en un resumen muy rápido diremos que acabaron teniendo que vender sus derechos, que uno de los creadores era un chulo y que parte de la película se rodó en localizaciones… ahm… funcionales…- fue cambiando de nombre con los años.

Originalmente -en 1975, el año en que se tenía que haber estrenado. Una producción difícil ya os digo- era SuperBlack. En los noventa le cambiaron el nombre a In your face.

Ya, como para ir a verla.

Y, a ratos, parecía que querían que solo se la llamara Abar.

Pero el caso es que esta fue la primera película de señor de color con superpoderes. Aunque en aquel entonces lo vendieran como de Ciencia Ficción. El poder de la música, supongo. Por supuesto con el tiempo el hecho de que los superhéroes hayan tenido cierta relevancia o que se llegue a enfrentar a nazis de los que llevan esvásticas -espera, ¿a estos sí les podemos llamar nazis, no? Quiero decir, llevan esvásticas y luchan contra gente de color. Nadie sería tan idiota de hablar de espiritualidad tibetana y movimiento ciudadano. ¿Verdad?- ayudó a un mínimo interés en su recuperación

Sí, el trailer deja bastante claro que en esta película el villano es Donald TRUMP! ¡Es broma! En los setenta TRUMP! tuvo que ir varias veces a los tribunales por negarse a venderle casas a la gente de color. Independientemente de cuánto dinero tuvieran, sí. ¡Él nunca les hubiera vendido la casa!

Así que el nombre regresó. Y la semilla ya estaba desparramada. O algo.

El interés en la comunidad afroamericana y el éxito de los primeros intentos de hacer filmes de supes mainstream desde que los seriales mezclaran televisión y cine llevó al movimiento habitual de sacar películas con otro tipo de protagonistas más cercanos al público general. Como un pato antropomórfico parlanchín de un universo paralelo. Personajes con los que sí se podían identificar, vaya.

De modo que entre el estreno del otro Superman (1978) y el éxito universal de Batman (1989) estaban muy ocupados con personajes de otros colores. Por ejemplo, el verde. Entre las tortugas por un lado y ese montón de musgo animado por el otro parecía que serían las únicas PdC que viéramos durante la década. Ni siquiera el estreno de algo llamado DarkMan (1990) resultó ser lo que su título prometía. Llegó un punto en el que parecía que Candyman (1992) sería lo más cercano que volverían a tener a un tipo de color con poderes ajusticiando a gente blanca. Pero en realidad la llegada de los noventa significó que ese péndulo de los veinte años volvía a permitir una rendija para que hicieran películas.

De esa manera para 1993 tendríamos The Meteor Man en la que el cómico y muchas más cosas Robert Townsend reunió un poco de dinero que realizando algunos ahorros como ser él mismo el guionista, director y protagonista además del productor, le permitieron poner en marcha esta comedia con capas. E incluir en ella a un reparto en el que estaban también Marla Gibbs, Eddie Griffin, Robert Guillaume, James Earl Jones, Bill Cos¡MUCHA MÁS GENTE!

Por supuesto esto también llevaría a una recuperación años más tarde en DVD cuando quedó claro que nada vendía en supes como

un tipo vestido de verde en un contexto espacial.

Por supuesto el estreno de esta película no significa que no tomaran nota las editoriales de cómics. Sin ir más lejos Marvel hizo un presupuesto o algo y acabó siendo

protagonista de su propia miniserie. Bueno, ellos dicen que estaba claro desde el principio que serían solo seis números. Yo digo que la puerta estaba bastante abierta. Pero, en cualquier caso, supongo que esto le convierte retroactivamente no solo en una de las primeras películas de Marvel, también en el primer superhéroe del Universo Cinematográfico…

de Sony. Luego pasa lo que pasa y como los derechos eran de Townsend no se volvió a saber más de él. Quizá acabe saliendo en una película junto a Conan y ROM.

Por suerte en los noventa era ver que existía una tendencia y todos para allá. Así que si alguien estaba teniendo éxito en la televisión, habiendo sido miembro del reparto del Saturday Night Live para luego crear su propio programa de sketches, In Living Color, y tenía además un conocido que había escrito una película supertaquillera como era Pretty Woman y un clásico de culto como Cannibal Women in the Avocado Jungle of Death, pues era normal que te dieran tu propia película de superhéroes. Y de ahí BlankMan (1994)

Por supuesto para hacer una película un Wayans nunca es suficiente,¡hacen falta más Wayans! De modo que Damon interpreta al protagonista y David Alan Grier a su hermano pero ya puestos contrataron para hacer de sus versiones juveniles a Damon Jr. y  Michael Wayans. También contarton con Jon Polito y Jason Alexander -eh, no todo el mundo puede conseguir salir en Troll– en personajes negativos. Y Christopher Lawford, un miembro de la Familia Kennedy haciendo de político bueno, que no se diga que todos los blancos son retratados iguales.

 

El éxito de esta película fue casi inexistente, pero eso no paró la máquina. Que, además, tenías un montón de figuras populares de color dispuestas a mover sus proyectos. Wesley Snipes estaba empeñado en tener su película de superhéroes y lo intentó con fuerza en varios proyectos, Michael Jordan se mezclaría con extraterrestres y dibujos animados en Space Jam (1996) y Shaquille O’Neal se mezclaría en el fantástico con Kazaam (1996) interpretando a un genio. De los de un espacio chiquitín para vivir. Pero se quedaría con ganas de hacer algo más superheróico, que él era un fan de Superman de toda la vida, y así movió todo lo movible hasta lograr que DC entrara en razón. Una frase que resulta tan complicado de explicar hoy como lo era hace veinte años.

Cinco películas de Batman después, cuatro de Superman y una de su prima Supergirl, más aquella del musgo, en DC por fin consideraban que lo mismo se podía hacer otro tipo de películas, aunque sea tirando por otro Superman. Y de esas sale Steel (1997).

16 millones de presupuesto – Batman & Robin, de ese mismo año, fueron 125. Supergirl, estrenada 13 años antes, tuvo 35.- para lo que fundamentalmente fue una pachanguita para que O’Neal dejara de darles la tabarra.

Por lo menos en España supieron darnos un poster en el que aparecía lo que queríamos ver.

Pero, mira, al menos sirvió para que la segunda vez que se llamaba a una serie Steel en DC se llegara a 52 números. Mucho más que la primera, que solo había medido 5. Aquí estuvieron desde 1994 con Louise Simonson

hasta 1998…

en la que su guionista de entonces, un tal Christopher Priest, tuvo que echar el cerrojazo.

Claro que ese mismo año se hizo la película del más noventero de los héroes,  Spawn (1997), que costó unos 40 M$ y recaudó unos pocos más.

Y que tenía a un héroe principal de color Michael Jai White mediante. Al que si te descuidas no llegas a descubrir que es de color. De hecho, a sus lectores parecía que se les olvidaba de tanto en cuando. Pero mira, algo es algo.

Y si esto les sirvió para tener su propia serie en la HBO, pues allá ellos.

Por supuesto, a base de ir haciendo películas tenían que acabar acertando. Y así, tras el parón que supuso en la industria de películas de superhéroes el fracaso en taquilla de Batman & Robin en 1997 la máquina se puso de nuevo en movimiento con Blade (1998). Fue un paréntesis de películas de superhéroes difícil de soportar, pero lo logramos con gran entereza.

Blade había tenido su propia cabecera unos años antes, en 1994, durante esa maravilla de los Midnight Sons.

Diez números estuvieron a ver si los vampiros le hincaban diente a ese culito. Que visto ahora podría parecer raro pero es que no sabéis lo que el Mundo de Tinieblas hizo en lo Narrativo. En cualquier caso, fue llegar la película y empezar a tener Blade por todas partes. Por detrás

y por delante.

Que llevó a darle una nueva oportunidad con una serie para él ese mismo año…

Y otra más en 1999. No, no además. En lugar. Que una cosa es vender en el cine y otra no encontrar cancelando la serie al tercer número. Por suerte la serie de 1999 funcionó mucho mejor.

Y llegó hasta el sexto. Por supuesto en cine hubo más Blade. En 2002 llegó la 2 y en 2004 llegó Trinity. Blade: Trinity, me refiero.


Lo que facilitaría, a su vez, que se le diera una nueva serie en 2004

que llegaría hasta el número seis. Y un último intento en 2006 que fue todo un éxito. 

Llegó hasta el número doce. ¡La más extensa del personaje! ¡¡¡Eh, no os metáis con él!!! Sólo ha necesitado tres películas y 5 volúmenes para lograr 37 número en solitario. ¡Con otro volumen más seguro que Marvel le da hasta el 50 en la cosa esa de Legado!

Por supuesto uno pensaría que lo lógico sería que las editoriales pensaran que si de un personaje que ha tenido una *cof* desigual vida editorial han logrado hacer varias películas sacando pasta lo lógico sería seguir por ese camino.

Ya.

Pero volvamos a 2004 porque hay otro momento especial. Traed confeti, que tenemos la primer y única película de superhéroes protagonizada por una afroamericana. Me refiero, por supuesto, a Catwoman.

*prrrrrrtttt*

¿Qué? ¿No os gustan los matasuegras? Vale, en la película pasó casi de todo y entre esta y Elektra (2005) -que, por algún extraño motivo… pero dejémos eso para otro día- seles olvidó que las mujeres podían protagonizar series de supes en solitario. Qué cosas. En cualquier caso la verdad es que en la propia serie estaban muy ocupados a sus cosas

y en cuanto pasó el verano se metieron en el crossover de turno.  Así que el impacto de la película en el cómic fue mucho menor que el número de posters alternativos. Menos mal,  si en una de estas la editorial llega a descubrir cómo usar los millones de espectadores de las películas y series para vender cómics lo mismo el mundillo hubiera cambiado.

No digamos ya las posibilidades de que Frank Miller decidiera hacer portadas. Pero ese es otro tema y será tratado en otro lugar.

Total, que llega Hancock (2008) y con el Will Smith y todo eso de Película que es más interesante cuando te cuentan todos los líos hasta que se ha hecho que la película en sí.

Pese a recaudar una cantidad razonable de dinero para lo que había costado está considera casi como el principio del lento declive de la carrera de Smith.

De hecho, para anunciar el DVD -para los más jóvenes. El DVD era una cosa de cuando existían formatos físicos en lugar de buscar por internete las películas o contratar un videoclub digital. … … … Un videoclub es… Mira, otro día.- decidieron probar con un poster diferente.

Y de esto hace 10 años, los mismos que han pasado desde Iron Man, como decía al principio. Durante esos años unos y otros y los terceros no han encontrado un hueco que les viniera bien para estrenar una película con protagonista afroamericano.

De hecho Pantera Negra tiene un protagonista africano, bueno, más que el protagonista la casi práctica totalidad de personajes. Pero, vaya, nos entendemos. Klaw, Killmonger y Ross no lo son, son fuerzas externas a esta historia sobre aislacionismo, tribus con tiranteces y el papel de la corona. Una versión con los Borbones os ponía yo.

Así que, bueno, esta es un poco la historia. Es difícil explicar a qué han dedicado estos últimos 10 años en los que se han producido 21 películas de personajes Marvel, 12 de ellos por la propia compañía;  6 de DC y 10 de otras compañías. En total tan solo 37 películas durante la década, cantidad obviamente ínfima como para que hubiera una oportunidad de hacer una.

Que en décadas anteriores tuviéramos todas estas, o que en el año 2000 Disney decidiera realizar el telefilme Up, up and away centrado en una familia de superhéroes afroamericanos,

igual que la aparición de obras en series y otros formatos -un saludo a Black Lightning, también de 2018, que ha logrado un acercamiento diferente-  es también pura casualidad.

A ver, si has estado ocupado haciendo películas de cosas verdes -y Marvel desde 2005 tiene también la suya- es normal que se te pasen estas cosas. Vamos, el día que tenga que hacer esto mismo con un superhéroe asiático va a ser una de las entradas más cortas de la vida de este blog.

Sobre todo ahora que están saliendo críticas y taquillas y parece que habrá continuidad. Aunque no sabemos cuándo, ¡lo mismo han pensado que el éxito de esto es aguantar una década para que salga a chorro!

Porque seguro que ahora hay un montón de películas más esperando al estreno. Cyborg y todo eso. ¿Verdad?

¿Verdad?

 

El guardarropa de Batman no tiene fin

Que sí, Bruce, que eres el p**o Batman, pero eso no es motivo para que te pongas cualquier cosa, como un chaval wildstormero cualquiera

batarmadura 1

Menos mal que ahora tienes a Selina, que te va a cantar las verdades que nadie más se atreve a decirte, como «¡por Dios, ni se te ocurra salir así de casa!»

batarmadura 2

[Viñetas de Batman 39, 2018]

Siete vidas tiene un gato, y seis de ellas ya he quemado

Batman Vuelve (Tim Burton, 1991)

catwoman 1991

Gotham 3×17 (Maja Vrvilo, 2017)

catwoman 2017

 

Para mí que va a ser…

Homenaje
Coincidencia
Taquiones
No veo nada. ¿Por qué en las adaptaciones de DC siempre es de noche?

survey

Así que la igualdad era esto

A nadie se le escapa que los superhéroes aparecieron como la plasmación de una fantasía de poder, con todos aquellos hombres musculados calzados con mallas ajustadas, tan parecidos a los modelos de las fotografías de esos libros artísticos de anatomía que se vendían por correo de manera discreta a los muchachos con inquietudes. Seguramente el Dr Wertham también notó este parecido y por eso creyó conveniente advertirlo a los preocupados padres, ya que si dejaban a sus hijos consumir ese material se les podrían volver artistas. Es por esto que durante los años cincuenta las historietas del género podían ser camp, imaginativas, lisérgicas…pero sobre todo siempre, siempre, completamente asexuadas.

Con los sesenta y la irrupción de Marvel se siguió echando en falta el componente sexual en el material superheroico, aunque la principal razón de esto es que el Kirby sería muy cumplidor en plazos, entregas y todo eso, y plasmaba muy bien la acción, pero lo que es dibujar chicas…guapitas como mucho si se esforzaba, pero no daban para estímulo. Este es el material suyo más fuerte que he podido encontrar, para que os hagáis una idea:

kirbyx

A medida que el género superheroico se fue popularizando hubo una evolución en la complejidad de las tramas y también un realce de la parte artística. En esta última parte, durante los años setenta y ochenta los dibujantes, sensibles a la belleza como son, fueron virando tanto a los personajes clásicos como a los nuevos a una mayor sexualización. Sirva como ejemplo este pinup byrneano.

suestorminvisiblegirlpinupbyjohnbyrne1984

Esa vela goteante no está censurada por casualidad ni mucho menos.

Y con la llegada de los noventa, los autores Image, la Catwoman de Jim Balent, la explosión de las bad girls, aquello fue un festival de tangas, redondos senos más grandes que las cabezas de sus portadoras y escotes imposibles. Si en las películas Marvel sale Scarlett Johansson haciendo de Viuda Negra en vez de Mayim Bialik es por contuinidad de los cánones de esta maravillosa era, que se prolongó hasta bien entrados los años diez.

Sin embargo, en el presente ha entrado en juego la corrección y la igualdad. Porque ya no estamos hablando de lectores de tebeos, sino de clientes de los conglomerados Disney/Lucas/Marvel o Warner/DC. Hablamos de taquillas en cines y compras de merchandising en tiendas. Hay que estar atentos a las tendencias sociales y responder a ellas. Es posible que las mujeres aun siendo el 50% de la población no representen ese porcentaje en lectura de tebeos, pero a buen seguro si miramos el público comprador en general, tener a las mujeres de tu parte es fundamental. Y si por eso hay que tragarse algún principio o construir un chicaverso deficitario se hace. Lo que se pierde por un lado, se gana por otro. Aunque con ello tengas que traicionar la continuidad de tu personajes, no tanto a nivel histórico sino a nivel anatómico. La evolución de Hulka, gracias a la sección El Origen de Las Especies de Es La Hora de las Tortas es tal vez un ejemplo algo exagerado.

hulka

patsy2

Pero es que sin irnos a extremos raros, esta era la imagen que tenemos algunos en las memoria de Carol Danvers

f14fc4d8a5bc75822c2000facd0c8ce5

…y en 2016/2017 hemos pasado a esto.

the-mighty-captain-marvel-2016-000-002 the-mighty-captain-marvel-2016-000-016

Podemos aceptar algo así como una mutación secundaria en el caso de la smutantes, como cuando la Bestia pasó por una fase de look felino, o la Emma Frost con paquete. Pero fuera de ese ámbito, metamorfosis estéticas de tal calibre y de un número para el siguiente no podemos aceptarlas.

Y no sólo en este lado. Mirad, mirad en pocos años lo que ha cambiado el cuento:

catwoman-1-cover-by-guillem-march

Por lo visto, la manera de ganarse a la otra mitad del público potencial ha pasado por eliminar cualquier resquicio de sexualización. Tiene lógica, pues como todo el mundo sabe el sector femenino no tiene pulsiones. Ni tampoco defeca, ni expele ventosidades. Se trata de seres de luz, impolutas, ajenas al terreno de lo carnal.

Esto es lo que ha elegido plasmar el mercado. Pero pudo haberse hecho de otra manera.

Porque puesto a igualar, tanto podía hacerse bajando el nivel a todo, como se ha terminado haciendo, como subiéndolo a ambas partes.

¿Que cualquier chorba que sale en los tebeos parece sacada del MyHyV? pues hagamos lo mismo con los maromos ¿que la ropa de las gachis dura nada o menos en cualquier pelea? pues lo mismo para los tetes.

Ey, podría haber resultado.

Y el caso es que hubo un intento. Con un artista de Italia, con un nombre de cuatro letras y un apellido de seis. Con estos datos, sabéis ya de quién hablo ¿verdad?

 

 

 

Efectivamente, de Sara Pichelli.

Y es que remontándonos a sus inicios marvelianos, concretamente a la miniserie de X-Men: Pixie Strikes Back, escrita por Kathryn Immonen, con el hada aquella que normalmente dibujaba Greg Land, tuvo la oportunidad de tomarse la revancha sexualizadora ¿no dibujaba Land homenajeando esas revistas que tanto denigran a la mujer? ¿no son las portadas variantes de Manara un canto continuo a la hermosura jamonil? pues poniéndose en el mismo plan bien podía la buena de Sara

xmpsb_01_015 xmpsb_01_017  xmpsb_01_02

xmpsb_01_01

…dibujar alemanes con un rabo de dos metros.

Fact checking

El barbarismo del título en realidad quiere decir esto

factchecking

Ejque he pensado que si los periodistas juegan a hablar de tebeos los mataos que hablamos de tebeos podemos jugar a periodistas y comprobar lo que vayan diciendo por ahí. Total, es verano y no ponen nada bueno en la tele

Este es el artículo que vamos a factcheckizar

harley1

Empezamos con el primer párrafo

harley2

La parte de las «exigencias de los espectadores» me sirve de ejemplo de opinión con la que podemos o no estar de acuerdo pero vamos a pasar por alto, porque aquí nos vamos a limitar a los hechos puros y duros. Así que lo único que vamos a comprobar es si «los superhéroes son para el verano». ¿Cuáles son las fechas de estreno de las películas de superhéroes de 2016?

Una en invierno, tres en primavera, una en verano y una en otoño. Así que tenemos el primer ERROR

harley3

El uso de «desempolvar» sugiere que el personaje estaba en desuso desde hace tiempo y se ha rescatado para la película. Consultando en DC Wikia vemos que tiene registradas 174 apariciones entre 1999 y 2011 con el traje arlequinado y otras 166 entre 2011 y 2016 en su versión actual. Contando aparte otros 97 apariciones registradas de su primigenia versión animada y sin entrar a valorar versiones alternativas y videojuegos. Yo diría que no le ha dado tiempo a acumular mucho polvo, así que segundo ERROR

harley4En este apretado párrafo hay varias cosas que comprobar:

  • Shane Black no denunció a Marvel. Como mucho ese «says» se puede interpretar como que denunció QUE Marvel hizo algo, pero nunca como que denunció A Marvel. ERROR
  • Si se afirma que la de Iron Man 3 (2013) «no era la primera vez que Marvel tomaba una decisión polémica con sus juguetes» no se puede poner como ejemplo un suceso posterior con un juguete de La Era de Ultrón (2015). ERROR
  • Marvel no retiró las figuras de la Viuda Negra, simplemente no las fabricó. Y no había «base» que cambiar, lo que permaneció fue la escena en que se «basó» la figura del Capitán. ERROR

harley5

Este párrafo se contradice a sí mismo. Si se va a estrenar Wonder Woman (aunque no en verano, ERROR) ¿cómo puede una película de Harley Quinn romper ninguna tendencia masculina? En todo caso fue el film de Wonder Woman el que rompió dicha tendencia. ERROR

harley6

Resulta extraño hablar de una lista de proyectos «en papel» citando como fuente un artículo que no habla de tebeos. ERROR. De todas formas la Viuda Negra no «encabeza» ninguna lista, porque hay muchas otras películas de Marvel en proyecto y con mayor prioridad, incluyendo Captain Marvel. Otro ERROR

harley93

1992. Por poco, pero ERROR

harley7

Nueve episodios en dos años creo que se podría considerar algo más que una aparición fugaz. ERROR

harley8

Casi un párrafo hablando de un cómic del que no se dice el título: Mad Love, o Amor Loco en sus ediciones españolas. Podemos admitir «dos años más tarde» como redondeo de «año y pico», pero desde luego lo que es inadmisible es la expresión «libro ilustrado». ¿De dónde podría sacar yo una muestra de Amor Loco para que se vea que no es un libro ilustrado? Ah, ya… ¡de más arriba en el mismo artículo!

harley9

Así que ERROR

harley10

ERROR. En la película el Joker no la empuja (al menos físicamente), es ella la que se deja caer. Aquí hay un vídeo pirata de la secuencia, aunque no sé cuánto durará online

harley11

Así que las bellacas «olvidadas» son:

  • Batgirl. 56 apariciones audiovisuales, incluyendo ser interpretada por Yvonne Craig en los 60, por Alicia Silverstone en los 90 y coprotagonizar el largo animado La Broma Asesina en 2016. ERROR
  • Hiedra Venenosa, 60 apariciones audiovisuales, entre ellas la de Uma Thurman en los 90. IMDB cuenta aparte las apariciones de su alter ego Pamela Isley, entre ellas las de la serie Gotham (2014-2016). ERROR
  • Catwoman, 140 apariciones audiovisuales, interpretada por Michelle Pfeiffer, Halle Berry o Anne Hathaway entre otras. Selina Kyle también va aparte, y también ha salido en Gotham. Mucho. ERROR
  • Katana, de actualidad por su aparición en Escuadrón Suicida (entre otras) o en quince episodios de Arrow (entre otras). ERROR

Oye, ¿sabes lo que te digo? Que lo voy  a dejar ya, que esto de hacer fact checking para comprobar las cosas es aburridísimo. ¡No me extraña que los periodistas cobren por hacerlo!