Temporada de patos

La verdad es que da un puntito de rabia cuando tu autor o serie preferida de culto se vuelve mainstream.

Es casi como una traición, se pierde parte de la exclusividad que tenías tu para ellos y ellos para contigo. Tú eres el que les apoyaba en los momentos difíciles, quien se sabía de memoria su tebeografía, el que pujaba online por aquel ejemplar rosoño y subido de precio pero que tenía cuatro páginas que no se habían publicado en ninguna otra edición. Eres el que has completado tus huecos con ediciones de países remotos, seis formatos, cuatro idiomas, tres tamaños, y te falta muy poco para tenerlo casi todo. El que difruta cada nuevo hallazgo en su colección como una pieza más de un Santo Gríal que será el tener por fin la Obra Completa. Hay un par que están bastante complicados, pero el resto confías en poder completarlo en unos pocos años. Y entonces pasa.

Lo que quiero decir es que puedo comprenderlo. Puedo entender que hayas memorizado en que número de Four Color, de Vacation Parade, de Comics and Stories… aparece cada aventura del personaje, que tengas en tu agenda de Favoritos librerías online que venden ejemplares y chequeas con regularidad por si bajan de precio, que compres una segunda copia de un ejemplar que ya tenías porque se encuentra en mejor estado de conservación, que tengas los tres más antiguos expuestos en una vitrina, que creas de justicia que algún día la concejalía de Cultura de tu población debería contactarte para montar algún tipo de exposición, y que entonces…

…entonces llegue Salvat y te saque a traición la obra completa de Carl Barks en orden cronólogico (comenzando por el tomo 12, años 50, material goloso) en 48 tomos en tapa dura. Sí, a traición, saliendo en quioscos ¿cuándo se ha visto eso de publicar cómics en quioscos? ¡a la vista de todo el populacho! ¡con gente pillándose el primero por probar! ¡con niños dejándolos por ahí tirados en su cuarto!

A ti, que hasta pasaste por caja para pillarte cada uno de esos cuatro tomos de Planeta en formato de lujo con la esperanza de que les fuera rentable y terminasen llegando a sacar lo que te faltaba a ti, aunque fuera en castellano.

Ains, Planeta, los que parecía que iban a salvar Patoburgo ¿pero no eran ellos los que tenían los derechos de Disney? ¿qué están haciendo ahora?

Ah, lo de siempre vender tapasduras de 10 euros a los niños, a ver eso a quién le intere…espera ¿trae material de Luca Usai?

Día de Difuntos

Hoy es primero de noviembre, y es tradición visitar los cementerios para recordar a los que nos han dejado (en realidad el Día de Difuntos es el 2, pero la tradición española la funde con Todos los Santos en una sola festividad). Vamos a honrar la costumbre visitando los lugares de descanso de algunos de los miembros de la familia del cómic, gracias a un puñado de fotos obtenidas de Find a Grave

tumba barks

tumba caniff

tumba capp

tumba foster

tumba goldberg

tumba goscinny

tumba gould

tumba herge

tumba kane

tumba kirby

tumba mccay

tumba mcmanus

tumba norris

tumba raymond

tumba siegel

tumba stevens

ROB52, mes 2: El Hombre y EL HOMBRE!

Estamos viviendo en la actualidad acontecimientos épicos, de esos que se marcarán con letras rojas en los libros de Historia. Y en el caso de la historia del arte, en su capítulo dedicado al noveno (capítulo seguramente menor dentro de una asignatura ya considerada de por si floja) habrá un apartado importante para hablar de la Nueva DC y sobre todo de la aportación de nuestro bienamado ROB! a la misma. En cierta medida es como si estuviésemos volviendo a nuestros queridos años noventa, y es que esos años pegaron tan fuerte que cíclicamente se regresa a ellos como si nos alcanzasen a lo largo del éter temporal ecos de su onda expansiva. Y como las ondas se propagan en todas direcciones, no es de extrañar influencias y referencias a esos confusos y convulsos años incluso ANTES de los mismos. Así los veía Carl Barks, por ejemplo, en 1950. Una perspectiva no muy diferente de la que podía tener un Scott McDaniel 40 años después.
 
1950 - Carl Barks - Rip van Donald-dvw84us.jpg
El caso es que los noventa explotan, las ondas viajan y los taquiones actúan, pero ROB! permanece. Y mientras ECC no se decide a dar una fecha exacta de publicación para sus cosas (cosa que esta semana les perdono porque sacarán un recopilatorio de Sergio Aragonés y eso les honra) es obligación gustosa de los que aquí escribimos dar cumplida cuenta sin entrar en el espoiler de lo que en sus obras acaece, siempre con el fin de que el público muerda el anzuelo y termine pidiendo más, bien sea en castellano, bien en original, o en pecado y delito, allá cada uno.

Y este mes en el Muertegolpe de ROB! tenemos otra aparición de uno de esos personajes que arrastran multitudes y que nuestro artista favorito ha recuperado con acierto: Lobo.

DS-10-02.jpg
Y como siempre ROB!nos ofrece nuevos hallazgos artísticos que conviene destacar, como en la primera página de la historia, fijaos.

DS-10-03.jpg
 
Fijaos en la grandeza del último czarniano, en como pese a estar sentado en una mesa al mismo nivel que los demás, éstos deben mirar hacia arriba para verle.

Fijaos en la dureza del Hombre, que ha pedido huesos de brontosaurio para roer.

Con estos dos detalles el personaje podría quedar completamente definido. Y en una escena de cotidiano, sin necesidad de desmembrar a nadie.

Pero sobre todo fijaos en su fisiología alienígena. Pede parecer hasta cierto punto humanoide, es cierto, pero…¿os habéis fijado en su mano?

 

lamanoquecogelapizza.jpg

Esa postura tiene ese algo que no se sabe qué es, pero que es ciertamente desasosegante, todo parece estar en su lugar pero al mismo tiempo no lo está. Y es que ROB! crea más inquietud dibujando a alguien sosteniendo una pizza que la producción de todo un año en la línea Vertigo.
 

Dibujar bien lo puede hacer cualquiera. Dibujar mal casi que cualquiera también. Pero solamente ROB! dibuja como ROB!. Es por esto que es único y que nos alborozamos como colegialas japonesas cada vez que nos deleita con muestras de su arte, cosa que cada vez sucede con más fecuencia. Disfrutemos mientras dure el que parecemos estar en la cresta de la onda, que igual tardamos otros veinte años en disfrutar otra vez tanto como ahora. Y lo que ahora es grandeza y abundancia cuando lo tenemos enfrente, puede terminar siendo pequeñez y lejanía a poco que nos descuidemos, así funcionan las cosas y así nos lo refleja ROB! con un nuevo cambio de perspectiva, en la que la grandeza con la que Lobo llena la página cuando está se convierte en pequeñez cuando la abandona. Un personaje tan chanante que se trae su propio efecto Doppler.
 
DS-10-06nnn.jpg
 
Y, como corresponde en la Nueva DC, este mes también hay la cuota correspondiente de violencia gratuíta, la duda ofende.
  DS-10-18.jpg

Es la Nueva DC. Ante estas cosas el único consuelo que debe quedarles en Planeta es que ahora en Agosto pueden irse el mes entero de vacaciones.