El Spiderman de los 90. Parte 3: Who let the clones out?

A comienzos de 1996, Marvel da el paso de refrescar a Spiderman después de estos dos años de travesía y clones. Lo primero que hace es cancelar Web of Spiderman. En los hechos, esto no sirve para nada, puesto que la cancelación lleva a la creación de una nueva cabecera, Sensational Spiderman. A los mandos de esta nueva colección ponen a Dan Jurgens, que se había hecho su huequito en la historia de los 90 dibujando la GENIAL! “Muerte de Superman” poco antes. Jurgens ejerce de autor completo durante una breve etapa que prometía un Spiderman más divertido, juvenil, fresco y clásico.

Junto a él trabajan DeFalco (al que inexplicablemente nunca echaron de Marvel) con Bagley en Amazing, Howard Mackie con Romita Jr en Spectacular y en Spider-man ponen a un tal Todd Dezago, un completo desconocido al que le colocaron a Sal Buscema y que en un año sería sustituido de nuevo por DeMatteis, que debía estar de año sabático. ¿Qué pasa con Dezago? Le pasan a guionizar la nueva Sensational. El hueco se queda libre cuando Jurgens se da cuenta de que la colección arácnida no va a cambiar con este pequeño baile de nombres y cabeceras. ¿Qué le lleva a esa conclusión?

Bob Harras *sonido de tormenta*

Desde la destitución de DeFalco, Marvel se había dirigido no desde una única silla de editor jefe, sino desde varios despachos independientes. El de Spiderman lo había ocupado Bob Budiansky, cuyo mérito principal está en ser uno de los principales artífices de la creación de la franquicia de los Transformers en tebeo. También guionizó un “What If… Ghost Rider owned a fast food franchise?” y algunos tebeos para Marvel UK. Efectivamente, pusieron a este tipo a mantener en orden una sala de guionistas donde estaba el anterior Editor en jefe de Marvel y varios guionistas con carreras mucho más importantes. Eso explica algunas cosas.

Al final todo el fiasco de los clones obedece a una pérdida de talento por parte de Marvel y hay que entenderla en su contexto. McFarlane y Larsen, con sus cosillas, eran creadores inquietos y llenos de nuevas ideas y ganas de experimentar, y todo lo que ellos crearon durante los primeros 4 años de la década para el personaje era divertido, interesante y, aunque ahora es fácil olvidarlo, muy exitoso. Nadie puede negar el talento que DeFalco exhibía en los 80, o el de Bagley como ilustrador durante toda su carrera. Había buenos autores aquí implicados, pero metidos en un barrizal en una compañía que iba como pollo sin cabeza frente a la novísima Image.

Bob Harras ejercía el mismo puesto que Budiansky pero en las colecciones mutantes, y acabó tomado el poder de toda Marvel con la intención de volver a centrar la editorial y hacerla tomar un rumbo. Aquello significaba, entre otras, darle aún más peso a los mutantes y hacer girar el resto de tramas y eventos alrededor de lo que él ya había autorizado como editor de los X-Men. Y eso implicaba no menear mucho a Spiderman durante unos meses. Jurgens salió de ahí y ha insinuado desde entonces que esta breve estancia como autor de Spiderman “no cuenta”, ya que ni era el auténtico Spiderman ni le dejaron hacer nada de lo que quería hacer.

¿Y qué quería hacer Jurgens? Pues dejarse de clones, recuperar al Peter Parker que la gente llevaba leyendo dos décadas y reivindicar un tono más clásico, sin amarguras ni llevar al personaje al límite de su paciencia cada dos números. En realidad, es lo que casi todos los guionistas parecían estar deseando, enfrentando a Spiderman con conflictos más clásicos o villanos conocidos como Mysterio, el Hombre de Arena, la Antorcha Humana,…

Esto duró literalmente un mes, hasta que DeZago vuelve a sacar a Kaine, a Peter y a MJ, y en general, todos los viejos elementos de la Saga del Clon.

Y es que comentábamos la semana pasada, no había un plan para después de esto, y Harras estaba muy ocupado con el evento de Onslaught, con lo que imaginamos que las directrices que dió para Spiderman fueron algo similar a “id mareando la perdiz y ya os avisaremos”. Estos meses fueron tremendamente irregulares, aunque ocasionalmente GENIALES e incluyeron a personajes nuevos como Jessica Carradine, una fotógrafa de Spiderman inspirada por el trabajo de Parker y que acabó saliendo con Ben Reilly. El girito era que era la hija… ¡del ladrón que mató a Tío Ben! No hay nada más clásico en Spidey que un buen girito familiar.

En noviembre de 1996 aparece en las tiendas The Spectacular Spiderman 240, primer número del arco Revelations, uno de los momentos álgidos de la década. Lo de Onslaught había acabado con un montón de muertes de mutantes y Vengadores, y Harras dió por fin luz verde para hacer algo parecido a un evento con Spiderman que pusiera también punto y aparte para los leales al trepamuros.

Y en ella se desvelaría que detrás de estos casi 3 años de desastrosos tebeos había una respuesta.

Un golpe de efecto, tan importante, tan relevante, que justificaría todo este estropicio.

¡EL LETTERING HORRIBLE!

Finalmente, en Spiderman 75, Ben Reilly moriría, desvelándose así que él era el clon y que Peter siempre había sido el auténtico y original. Además, toda la trama de MJ embarazada se resolvería de una forma que hoy en día nos resulta muy conocida.

Así termina la saga del clon. Imagino que fue un alivio para todos los implicados, a pesar de dejar un buen puñado de incoherencias en medio (unos implantes mentales en el “cerebro clónico de Peter” que ahora quedaban sin sentido al revelarse que él era el auténtico, por ejemplo) y resolverse trayendo a la vida a una de las pocas personas del Universo Marvel cuya muerte se había mantenido durante más de 25 años. Las consecuencias de la vuelta de Norman Osborn como villano definitivo de Spiderman han sido de calidad variable desde entonces, pero lo cierto es que mucho antes de llegar allí se había especulado con que el villano final fuera Harry Osborn, algo que hubiera tenido, quizá, algo más de sentido.

Después del desastre, y con un poquito más de libertad por parte de los autores para operar independientemente, algunos de los tebeos de Spiderman recuperaron cierta calidad. A partir de Spectacular Spiderman 241 DeMatteis planteó una pequeña secuela de su Última Cacería de Kraven que era bastante mejor que todos los intentos posteriores de recurrir al personaje. DeFalco trajo de vuelta a viejos conocidos como el Buitre, Electro o la Dra. Octopus a aventuras más mundanas y, por suerte, libres de clones. Hubo un intento que hay que reconocer de crear nuevos villanos para Ben Reilly durante estos años previos, aunque la mayoría no llegasen a ser nada más que un personaje episódico.

De hecho, Mackie y Romita Jr. escribían la más estable de las 4 colecciones, aunque muy olvidable, lo bastante digna como para no echarles en cara que hicieran un remake del mejor tebeo de Spiderman que había dibujado Jr. Y lo hicieron peor.

Sin embargo, los guionistas no saben estarse quietos, y muy pronto comenzaron de nuevo los arcos argumentales que conectaban las 4 colecciones. Sí, en Marvel seguían empeñados en que obligar a alguiena  comprar 4 grapas mensuales para seguir la historia cuadruplicaría las ventas, en lugar de hacer que todo el mundo dejase de comprar ninguna de las cabeceras. Llegaría entonces Crisis de Identidad, una etapa que venía prometiendo…

NO TENER SUDADERAS CON CAPUCHA

¿Vendrían mejores tiempos? ¿Volverían a ser los tebeos de Spiderman a ser GENIALES y no solo aburridos? ¿Os da alguna pista si os digo que menos de un año después de esto tuvieron que renumerar la colección de The Amazing Spiderman por primera vez en casi 40 años? La semana que viene lo vemos.

MarvelAge (Agosto-Septiembre 1991)

10301 10302 10303 10304 10305 10306 1030710401 10402 10403 10404 10405 10406 10407

Las trumpetas del destino

La acumulación de eventos estos dias es lo único que ha impedido que hayamos tardado tanto en hacernos eco de la importantísima noticia relacionada con la historieta venida de allende las Américas. Así que por favor dejad de colapsarnos las cajas de comentarios con eso, que seguirán yendo directamente a la carpeta de spam. Ha sido únicamente por eso, sí, por la saturación informativa de otras cosas, y no porque seamos unos asquerosos marvelitas como parecéis insinuar. Por supuesto que no tenemos problema en contar lo de que el CEO de Marvel, Ike Perlmutter, haya donado un millón de dólares a una fundación para veteranos de guerra del polémico candidato republicano Donald Trump.

Trump-Marvel

Bueno, y además porque consideramos que tampoco es para tanto. Dejando aparte las ideas de cada uno y allá cada cual lo que hace con sus dineros ¿cómo podría esto afectar a los tebeos? en serio ¿qué pinta el CEO (o como se traduce en castellano, Gran Jefazo) en las tareas creativas? esa gente está arriba para el business, la compraventa de acciones, stocks, franquicias, boxoffices y demás. Para lo del trabajo ya tienen a los encargaos, que manejen ellos a los curritos. Mientras cuadren los balances ellos no se mancharán las botas metiéndose ahí abajo. Veo en esa donación más un gesto de buena voluntad en las alturas, que seguramente alguna otra donación habrá hacia la otra parte si falta hiciere, que un compromiso a que en breve cerrarán su línea de publicaciones protagonizadas por inmigrantes, mujeres, o lo peor de todo, mujeres inmigrantes (mal que pese a algunos).

De veras, a mi lo único que me preocupa de Ike Perlmutter (o como se llama en Interlac,יצחק «אייק» פרלמוטר‎) es que esta sea la única foto que Google nos ofrece de él.

isaac-perlmutter

Y no lo digo por ese semblante a medio camino entre los dos José, Mota y Bretón, sino porque según su biografía en la actualidad cuenta con 73 años de edad.

En definitiva, que no os preocupéis por lo que hacen los de arriba. De los encargaos, de esos deberíais preocuparos, que son los que sí pueden meter cuchara. Y el único que en su momento dejó bien claritas sus preferencias…

pag166b

pag166

…esta ahora en DC ¡temblad, temblad, asquerosos deceítas!

Moteros Image, Toros Awesome XXXIX: Harras Harras se se repite repite

La vida del lector de cómics está sometida a verdades absolutas, principios de vocación panuniversalista que dirigen nuestras vidas con la precisión de un reloj atómico y con la rectitud de la trayectoria de un haz de luz. Y uno de ellos es el inevitable hecho de que…

…todo esto ya ha sucedido antes…

taq2.jpg

…y volverá a pasar.

En Septiembre de 2012, Bob Harras, editor al mando de DC, decide que el devenir de TODAS las colecciones de la editorial se detenga para que todas las colecciones dediquen el número de ese mes a contar una historia situada antes del inicio de las aventuras de sus personajes. Se trata del mes 0.

batinc0.jpg
 
phan0.jpg

animalman0.jpg
 
¿Incluso en aquellas colecciones que por su naturaleza ya se dedican a contar el origen de los personajes?

superman0.jpg
 
Sí, incluso en aquellas colecciones que por su naturaleza ya se dedican a contar el origen de sus personajes.

Y es que todo esto ya ha pasado antes…

taq2.jpg
 
…¡y volverá a pasar!

 

En Julio de 1997, Bob Harras, editor al mando de Marvel, decide que el devenir de TODAS las colecciones de la editorial se detenga para que todas las colecciones dediquen el número de ese mes a contar una historia situada antes del inicio de las aventuras de sus personajes. Se trataba del mes Flashback.

X-menflash.jpg

X-Forceflash.jpg

 

¿Incluso en aquellas colecciones que por su naturaleza ya se dedican a contar el origen de los personajes?
 
 
spiflash.jpg

Sí, incluso en aquellas colecciones que por su naturaleza ya se dedican a contar el origen de sus personajes.

Y es que todo esto ya ha pasado antes…

taq2.jpg
 
 
…¡¡¡¡Y VOLVERÁ A PASAR!!!!

Three Amigos

FLASHBACK: Chris Claremont lleva quince años en Uncanny X-Men. Un joven JIM, recién llegado a la serie, quiere dirigir el rumbo de la nave. El editor de la serie, BOB, se apoya en él y lanza una nueva colección de X-Men desde el número 1. Chris Claremont abandona X-Men

 

xmen1lee.jpg
Intentad hacer esto en un iPad, so listos


FLASHBACK
: John Byrne, el sustituto de Claremont para escribir los diálogos de la serie (JIM se niega a escribirlos, lo que mola es inventar historias y dibujar, escribir todas esas palabras es aburrido) ha dimitido. BOB necesita un juntaletras, ¡y lo necesita en los próximos cinco minutos o su tebeo estrella saldrá con retraso! Afortunadamente, SCOTT pasa por ahí camino del baño y acepta el encargo

scott.jpg
Si no sabes cuál de los dos es SCOTT es que has entrado por Google buscando otra cosa


FLASHBACK
: JIM ha fundado su propia compañía. SCOTT por su parte se ha convertido en el autor estrella de la franquicia mutante, y cada vez escribe más series, incluyendo Generación-X, sobre superhéroes jovencitos. Sin relación con los dos hechos anteriores, las ventas se hunden estrepitosamente y BOB necesita sacarse un as de la manga para salir a flote: anuncia que cerrará todas las series que edita y las relanzará con un número 1 y cambios en la continuidad: es La Era de Apocalipsis

aoa.jpg
Mutantes morirán, mutantes vivirán y todo se recopilará en tapa dura naranja


FLASHBACK
: Marvel está en bancarrota.
BOB, al que el éxito de La Era ha llevado al puesto de editor en jefe de la compañía, es el encargado de ejecutar la jugada más arriesgada de la compañía en muchos años: cerrar las principales colecciones y relanzarlas desde el número 1 y cambios en la continuidad. Del relanzamiento se encarga JIM, sus pequeños Umpalumpas y un tal ROB! impuesto por los altos cargos que no interesa en esta historia porque poco después BOB echa a ROB! y le da todas las series a JIM. Para redondear la jugada, a SCOTT también le dejaran escribir algunos tebeos en ese invento

 

3amigos.jpg
¡Estábais deseando que pusiera esta foto! ¡Admitidlo!

FLASHBACK
:
SCOTT guioniza dos capítulos de un crossover WildCATs/X-Men (uno dibujado por JIM), lo que le sirve como tarjeta de presentación para plantarse en WildStorm, la compañía de JIM y empezar con una nueva colección de los WildCats desde el número 1. Ah, y también escribe Gen 13, una serie de superhéroes jovencitos

gen13.jpg
A los que no lo leísteis igual os cuesta creerlo, pero Gen 13 era esto

FLASHBACK
:
JIM está hasta el gorro de ser un hombre de negocios y le vende WildStorm a DC, asegurándose a cambio un puesto en la empresa madre. BOB, al que habían largado de Marvel, entra en WildStorm como editor
bharras.jpg
Si es que BOB es un tío simpático, que se hace querer


FLASHBACK
: La carrera de
JIM dentro de DC es fulgurante, y, a pesar del cierre de la ahora línea WildStorm, de la que era máximo responsable, llega al puesto de co-publisher (el otro co-publisher es Dan DiDio, conocido por tomar decisiones editoriales que conllevaban cambios en la continuidad del Universo DC). Con su ascenso necesita a un subalterno de confianza, y BOB, escapando al cierre de WildStorm, se convierte en editor en jefe de DC

 

jimlee.jpg
JIM conspirando para subir como la espuma. Solo le falta un gato para acariciar


FLASHBACK
: DiDio,
JIM y BOB anuncian que las series de DC serán relanzadas desde el número 1 y con cambios en la continuidad. Al anunciar los nuevos equipos creativos a nadie se le escapa la presencia en ellos de SCOTT, que se encargará de un equipo de superhéroes jovencitos. Jo, qué bonito todo. Que suene la música, por favor…

 

Reestructura, que algo queda

– ¡¡¡Ayudante!!!

– ¿Llamaba otra vez, señor Didio, señor?

– Pues claro que llamaba, ¿acaso no has oído ese grito que sonaba como "ayudante"? Pues eso era que te estaba llamando, ayudante. Creía que en la Universidad te habían enseñado a reconocer cuando te están llamando, pero parece ser que no es así. Debía ser sólo mi recalcitrante optimismo que me dirigía hacia una concepción equivocada de la realidad de la raza humana.

– No parece que esté hoy de muy buen humor, señor Didio, señor.

– Pues no, ayudante, no lo estoy.

– ¿Puedo preguntar por què, señor Didio, señor, si no es demasiada molestia?

– Pues claro que puedes, ayudante.

– …

– …

– …

– ¿y bien? ¿Vas a preguntármelo o no?

– Bueno, de hecho la pregunta estaba implícita en la petición de permiso para hacer la pregunta, señor Didio, señor. Es una fórmula de cortesía para evitar hacer una pregunta directamente alguien, ya que hay quien se ofende si le hacen una pregunta personal formalmente.

– Ajá. Cortesía has dicho, ¿no?

– En efecto, señor Didio, señor.

– Ayudante, tú eres consciente de que yo la cortesía me la paso por el forro de los huevos, ¿verdad?

– En ocasiones me ha parecido sutiles pistas, casi imperceptibles, que me han llevado a deducirlo, señor Didio, señor.

– Bien, me alegro de que tengamos eso claro. Ahora, sigamos hablando deee… esteeeee… ¿De qué estábamos hablando?

– Le había preguntado el por qué de su mal humor, señor Didio, señor.

– ¡Por Dios, ayudante! ¡Qué poco tacto tienes! ¿Cómo se te ocurre pedirme que abra de esa manera tan brutal mi alma y mi corazón a un casi desconocido  como tú? ¡Qué poco pudor!

– No sé porqué, pero me imaginaba una respuesta como ésa, señor Didio, señor. Así que le ruego que disculpe mi descortesía, señor Didio, señor.

– No pasa nada, ayudante. Si total, algo de confianza entre nosotros hay, ¿no? Dos hombres que mean uno al otro mientras intentan evitar, sin conseguirlo, mirarle la chorra al otro son amigos para siempre.

– Yo nunca he intentado mirarle la chorra, señor Didio, señor. ¿Acaso usted me ha mirado mientras m…

– ¡¡¡Pero querías saber por qué estoy triste!!!, ¿no es así, ayudante? Pues es que me he dado cuenta de que no soy tan macho como me pensaba. Y eso me pone triste, muy triste, tristísimo.

– No se me ocurre que podría hacerle dudar de su machismo, señor Didio, señor. Y lo digo en serio. De hecho, creo que es lo más en serio que he dicho en toda mi vida.

– Pues sí, ayudante. He estado leyendo el Batman: Odissey y me he dado cuenta de que Batman es mucho más macho de lo que yo jamás podré.

– ¿Batman, señor Didio, señor?

– Sí, ayudante, Batman. Mira, mira, cuando una mujer buenorra, de esas en las que los hombres viriles y sanotes como yo pensamos mientras estamos haciendo el amor a los callos malayos que nos ligamos en la discoteca a las seis de la mañana…

– ¡Cof, cof! Demasiada informacióóóóóóóon. ¡Cof, cof!

– … cuando una mujer de esas que sólo conoces una vez en la vida se te echa encima y te mete la lengua hasta el corvejón…

 

besbatman1.jpg
– …una persona normal como yo nos la tirariamos en el instante, pero Batman es tan pero tan macho que sabe como mantenerlas a raya y quitárselas de encima…

 

besbatman2.jpg
– …de un tironazo de pelo. ¡Eso si es un hombre de verdad y no los que escribe la tía esa gorda que contratamos para cubrir la cuota de guionistas femeninas!

– Espero que no se refiera a Gail Simone, señor Didio, señor. Que ya sabe usted que la Simone es muy reivindicativa y nos puede montar un buen berenjenal.

– No creas, ayudante, que desde que hizo cantar a las Bird of Prey en las serie de dibujos de El Intrépido batman que Flash tiene eyaculación precoz y que Aquaman la tiene la pequeña está muy ocupada contando a todo el mundo lo graciosa que es por el Twitter.

– Me alegro que lo lleve tan bien, señor Didio, señor.

– ¿Bien? No lo llevo bien, ayudante. Estoy triste. No tenía la autoestima tan baja desde aquella vez que se me ocurrió llerme uno de mis guiones para los Outsiders. Estoy muy deprimido, ayudante. Hundido en el hoyo. Hechico polvo, vaya.

– Bueno, señor Didio, señor, cuando yo me encuentro tan mal intento hacer algo bueno por alguien con el que haya tenido problemas antes. Eso me hace sertirme tan bien que me cura de todos los males.

– ¿Hacer una buena acción? ¿A alguien con el que haya tendio roces antes y que me tenga manía por ello? No creo que haya así en el mundo, ayudante. Ya sabes que todos me adoran.

– Bueno, señor Didio, se&ntild
e;or, no creo que a mí me costara demasiado hacerle una lista de gente que le odi… esteeeee… que puede no amarle tan incondicionalemente como el resto de la humanidad.

– ¿En serio, ayudante? ¿Hay alguien en el mundo que no me idolatre?

– Mmmmh, señor Didio, señor. quizás podría empezar por Jim Lee.

– ¿Quién?

– Jim Lee, señor Didio, señor. El hombre con quien comparte el puesto. Ya sabe, sobre el que estuvo usted sentado varios meses en esa misma silla.

– Mmmmmh… ¿Quién, dices?

– Jim Lee. Ya sabe. Al que le hace la broma de publicar portadas alternativas como si fueran suyas pero que en realidad están dibujadas por niños de tres años mancos, porque usted encuentra divertido el hundirle la carrera, señor Didio, señor.
 

legionlee.jpg
– ¡¡Aaaah, el chinito cudeiro!! Sí, sí, la verdad es que es divertido putearle. ¿Y sugieres que he de hacer algo por él?

– Podría ser un buen punto de inicio, señor Didio, señor.

– ¡Naaaaah! Prefiero seguir triste y deprimido. En cambio…

– ¿En quién esta pensando, señor Didio, señor?

– Estoy pensando en Mark Waid, ayudante. Un guionista más que competente, que nos ha dado grandes tebeos y al que nunca he permitido cumplir sus ambiciones de guionizar a Superman y subir en el escalafón de la empresa… Quizás me he pasado mucho con él.

– Me sorprende oír esas palabras de su boca, señor Didio, señor. Gratamente, para variar.

– ¿Sabes lo que te digo? Que todavía no he cubierto el hueco de editor jefe que dejé libre cuando me ascendí. Quizás sea el momento. Márcame el teléfono de Mark Waid, ayudante.

– ¡Con mucho gusto, señor Didio, señor! He de decir que me alegro mucho de que ver como toma una decisión generosa y opuesta al rencor, señor. Es usted un gran ejemplo para mí. Tome el auricular, señor Didio, señor. El teléfono ya está sonando.

– ¿Mark? He hola, colega, ¿Cómo va todo por ahí? Soy Dan Didio. Sí, sí, yo también te quiero mucho. He oído que te va bien por la editorial esa pequeñita que editas. Mira, te llamaba para decirte que sé que te he maltratado mucho como tu jefe a lo largo de mucho tiempo, y ya sabes que ahora tengo el puesto de editor jefe de DC vacante, y después de meditarlo largo y tendido he decidido que el mejor para ocupar ese puesto…

– Creo que voy a llorar de la emoción…

– … es  ¡¡¡ BOB HARRAS!!!

– ¿Ein?

– ¿Te acuerdas de Bob Harras, eeeeh? El tío que te puso como segundón de Scott Lobdell para que aprendieras a guionizar a los mutantes, ¿eeeeh? El tío que cambió tus diálogos del número del Capitán América dedicado al Cráneo Rojo al que tanto tiempo habías dedicado, ¿eeeeh? ¿Te acuerdas? ¡¡Pues pienso ofrecerle a él mi antiguo puesto!! Así que olvídate de jamás guionizar a Superman, pringao. ¡Hala, te dejo que seguro que estás muy ocupado escribiendo What ifs de qué pasaría si Superman se volviera malo y eso! Muy buenos tebeos, seguro que cuando me los lea en la residencia porque ya no me quedará otra cosa que leer antes de morir los disfrutaré mogollón. Hala, hasta la próxima.

– No sé porqué me sorprendo…

– Oooye, ayudante, pues tenías mucha razón. Me siento muchííísimo mejor ahora. No sé como me cuesta tanto seguir tus consejos, si siempre son buenos. de hecho, ¿cómo has dicho que se llamaba el rollito de primavera ése del que hablábamos antes?

– ¿Jim Lee, señor Didio, señor?

– Ése. Márcame el teléfono y retírate a tu mesa del lavabo de señoras a hacer como si siguieras trabajando, que ya me encuentro mucho mejor y no voy a necesitarte. Para hacer buenas obras me basto y me sobro. ¿Jim? ¿E"l"es tú, amiguito? mira, he estado pensando y… ¿te acuerdas de esos tebeos que creaste con tu antigua compañía invirtiendo tanto esfuerzo, cariño y de eso que tú entiendes por creatividad? ¿Los que te compramos por cuatro duros hace unos años porque no dabas penita? eso, eso lo de Wildstorm. Pues mira, que se ha ocurrido una cosita que hacer con ellos