Un chiste de rubias

Planeta ha anunciado esta novedad para Abril, coincidiendo con el Salón del Cómic de Barcelona:

Clásicos DC: Batman, The brave and the Bold Nº 01
Bob Haney/Jim Aparo
Formato: Libro rústica, 336 págs.
Precio: 14,95 €

¡Otro gran tebeo clásico que no puede faltar en la estantería de todo adlátere que se precie! El tandem Haney-Aparo alcanzó en esta serie momentos tan entrañables como este: Bruce y Dick reunidos por primera vez después de que el joven se fuera de casa (no, no se pelearon: se fue a la Universidad). Ah, eso que se ve en medio es el melón de Alfred, que está de mirón

brucebrucedick.jpg

O este otro momento: Canario Negro desaparece en medio de una misión. El Chico Maravilla va en su búsqueda pensando para sí “le dije a Batman que ella sería un problema”. Como Robin ha sido entrenado por el Mejor Detective del Mundo, finalmente la encuentra…

canariopeluqueria.jpg

…en una peluquería, donde se había metido a arreglarse el peinado, estropeado por la lluvia. Sí, alguien se olvidó de decirle a Bob Haney que la escena falla porque Canario no es rubia, así que a) no debería actuar como si lo fuera y b) se está secando una peluca

AVIV YENÄH!

Bat-Prime-Time: S 01, EP 07 y 08 – Instant Freeze/ Rats Like Cheese

En Español, El Capitán Frío / Queso para las ratas, pero, ¿quién trata de encontrarle ya sentido a los títulos en español? Es notable, eso sí, que nuestro Mr. Freeze se convierte aquí en el Capitán Frío, carismático enemigo de Flash. Los caminos del idioma, esos insondables desfiladeros…

Resulta sorprendente comprobar cómo esta serie revolucionó la vida del orejas. En este caso rescatando del olvido a un villano creado en el año 59: Mr. Zero. El guionista de esta semana, el oscuro Max Hodge (que guionizó para la serie esta pareja de episodios y los dos siguientes centrados en el mismo villano) decidió traerlo e vuelta con algunas modificaciones. La primera, la más obvia, el cambio de alias. También le cambió el nombre de Dr. Victor Fries a Dr. Schimmell y, para terminar, le cargó a Batman la culpa de que tuviera que habitar a una temperatura de 50 grados bajo cero.

En su periplo televisivo tres fueron sus apariciones en la serie, esta primera y dos más en la segunda temporada, en cada caso interpretando al villano un actor diferente pero, eso sí, sin apartarse de lo que veremos aquí: una obsesión por el frío y por los diamantes. Una trayectoria sin duda unida a la televisión, ya que sería el cambio en su historia en Batman: Animated Series lo que volvería a darle interés.

En esta primera ocasión el actor encargado de darle vida será el gran George Sanders, ganador de un Oscarâ„¢ a secundario por Eva al desnudo y con una gran trayectoria en Hollywood y en la televisión -suya era la serie del Teatro de Misterio de George Sanders-, teniendo en su curiosa biografía el hecho de haber estado casado con Zsa Zsa Gabor (en lo que sería el segundo matrimonio de él y el tercero de ella), quien acabaría pasando también por al serie en su último episodio. Pero lamentablemente, no hizo buenas migas con los actores y el equipo: se dice que no conversaba más que con el eterno Alan Alfred Napier, y a Neil Hamilton, el Comisario Gordon, los más mayores del reparto. Esto le valió ser descartado a favor de Otto Preminger, en lo que se demostraría una mala decisión, pues si Sanders no puso las cosas fáciles, a Preminger no le importó ponerlas difíciles, lo que llevó al tercer reemplazo, por Elli Wallach. Pero ya abordaremos el tema cuando analicemos la segunda temporada. Antes de pasar a analizar el episodio en dos partes, comentar un último detalle curioso: el casco de frío obligó a regrabar todos los diálogos de Sanders, pues su eco distorsionaba la voz.

George Sanders, un Mr. Freeze de blanco y elegante en su escondrijo.

George Sanders en Pecera dando un voltio por un banco de Gotham

Y ahora sí, el episodio. Dentro de los pares hay que reconocer que estamos ante una rareza, no sólo es un episodio con gran cantidad de planos exteriores -e incluso con una muerte, algo no muy habitual- sino que parece muy diferenciada la primera parte, llena de aventuras y de peleas…

Estas imágenes son del comienzo, con la persecución por las calles de Gotham.

Frente a una segunda parte que se centrará en nuestro Villano Invitado, Batman y Robin.

También es reseñable la desaparición de cualquier elemento detectivesco, frente a los intrincados acertijos de Lorenzo Semple Jr. -sabíais que su nombre acabaría saliendo-, aquí Freeze se limita a lanzar claras advertencias o, directamente, Batman acude a su Bat-Computadora para predecir el siguiente golpe. Aquí no hay Mejor Detective Del Mundo que valga, aquí hay mamporros y tácticas.

Sí, tácticas, porque uno de los gadgets de este doble capítulo es la guarida de Mr. Freeze en sí. Al no poder vivir más que a 50 grados bajo cero, el bueno de Freeze se las ha apañado para poder regular automáticamente la temperatura y poder ir encendiendo y apagando la misma mediante un complejo juego de botones que, además, controla la iluminación. Las capacidades expresivas de la sal pasando de azul a rojo parecen un hallazgo lateral del que ni el director resulta muy consciente, pese al juego que acaban dando en la “segunda parte de facto”.

Atentos al entramado del juego cromático. Las claves son Rojo = Calor, Azul = Muerte.

Aquí viene otra explicación. Tras las primeras tentativas de Mr. Freeze, llenas de peleas y con uno de los momentos más memorables de la primera temporada:

Lo que aquí veis es el plan de Mr. Freeze para robar. Llenar el banco de falsos Mr. Freeze y falsos Batman que vayan a por el Dúo Enmascarado mientras él usa su arma congeladora para llenar de hielo el suelo propiciando los resbalones. El caos causado es por lo tanto:

Terrible.

El efecto, sin embargo, es magnífico. Todos esos Batmans y Freezes repetidos peleándose en mitad del banco logrando que hasta Robin termine confundido…

A esta primera parte, decía, no le corresponde un final real con el primer capítulo, el final del primer capítulo no deja de ser un cliffhanger en el que vemos congelados a nuestros queridos amigos…

Que tendrán que ser cuidadosamente trasladados a una cámara de descongelamiento de la policía.

Sigue a eso una escena en el baseball -más baseball, recordemos la huida del Joker, y más exteriores- que terminarían con la captura de Batman y, ahora sí, el comienzo de la segunda parte.

En las dependencias en dos colores azul/rojo de Freeze asistimos a una auténtica lucha de egos -y a la desaparición del fastidioso traje que no dejaba ver ni oír a Sanders– y de tácticas en la que cada cual trata de sorprender al adversario. Magistral el momento de malvada delectación en la que Sanders le pregunta a Bats si está esperando a que alguien vaya a rescatarle para enseñarle, a continuación, a un también capturado Robin.

Los cambios de iluminación/calefacción animarán toda una segunda parte carente de más escaramuzas que la que Batman y Robin intentan contra Freeze, escaramuza en la que Robin demuestra ser el débil de la pareja al no poder soportar los 50 bajo cero de la zona azul obligando a Batman a que abandone la lucha cuando iba ganando para llevar a su joven pupilo a la zona caliente/roja y allí ayudarle a entrar en calor de nuevo.

Lo que nos lleva a un nuevo hallazgo: la utilización del color y la iluminación para el clásico “la habitación que se encoje”. El malvado Capitán Frío va eliminando el espacio en el que está encendida la calefacción, lo que se traduce en un menor espacio en rojo. Como en un juego de mimos conceptuales vemos como la pareja va quedándose sin espacio en rojo.

 

Si esto no es una brillante vuelta de tuerca a un concepto viejo como el mundo ya me dirán qué lo es.

Hasta que, de nuevo, Batman se “sacrifica” por Robin dejándole todo el espacio. Lo que le servirá para pillar desprevenido a Mr. Freeze y arrebatarle el control pudiendo “poner en caliente” al criminal y mantener a distancia a sus chicos. Sin tener que pelear otra vez con ellos. Pasamos a los remates de la historia, primero con Batman confesando que lo había logrado soportar gracias a la ropa interior polar que se había puesto bajo el traje -¡bravo!-, después con Robin quejándose a los policías cuando llegan tras haber reducido ellos a los villanos. “¿No podías haber llegado una hora antes?”. Y, finalmente, con un final “social” en el que cada cos se devuelve a su legítimo dueño. Que, al fin y al cabo, es lo que tiene que hacer los superhéroes cuando son buenos, ¿no?.

SANTA COMPAÑA Esta vez los Holys serán los siguientes: Iceberg, cuando Robin piensa en lo que se les avecina luchando contra Frío; Blizzard cuando Alfred les ofrece té helado, Schizophrenia, al ver a la legión de Batmen y de Mrs Freezes; Snowball, cuando Frío congela el Batmovil. Y, sorprendentemente, en toda la segunda parte no vuelve a salir ni un solo santo.

[Y sí, la patinadora rubia que aparece al principio de la primera parte es Teri Garr, pero, ¿realmente importa, Inga?]

Bat-Prime-Time: The Joker is wild/ Batman is riled (T1-Ep5&6)

La traducción que tuvo al español, para aquellos a los que les interesa: El Joker es un comodín/Batman se sulfura. No hará falta decir que el special guest villain de esta semana será El Joker. Lo que, todo sea dicho, concluye el “tridente” de enemigos recurrentes de Batman en esta serie. Sí, hay más enemigos y sí, muchos de ellos “por no decir todos: ya señalaré las excepciones- volverán a aparecer, pero serán estos tres primeros villanos los que más quebraderos de cabeza le den al orejas de murciélago. El Acertijo por ser villano fetiche del gran Lorenzo Semple Jr.; El Pingüino por la gran construcción y especial feeling con el equipo del no menos grande Burguess Meredith, y Joker porque será el villano que mejor encajará con este delirio pop.

Parte del mérito es de su intérprete, un justamente excesivo César Romero. Romero era conocido sobre todo como galán hispano, un hombre de modales correctos y “gallarda apostura”. Nada más divertido, pues, que verle perder las inhibiciones. Si esto hubiera ocurrido con un actor con cierta tendencia a, digamos, la sobreactuación, quizá hubiera sido demasiado (*cof* *cof*) pero al venir de alguien tan serio, la “Locura del hombre normal” queda perfectamente reflejada. También era conocido por el frondoso mostacho que lucía en sus apariciones, un bigote que le duraría hasta el final, cuando realizó su último personaje regular en Falcon Crest interpretando a un adinerado griego. Pero entre medias estuvo Batman.

Es difícil decir que un rasgo identificativo de un personaje sea no poseer algo. Salvo, claro, que sea algo común como pelo en la cabeza, dos orejas o nariz. El caso es que el Joker de los cómics NO llevaba bigote. De hecho, el Joker de los cómics era una suerte de archienemigo de Batman (pero no entraremos en la discusión de “Némesis definitiva”) representado como una versión flaca y desquiciada que cruzaba la interpretación de Conrad Veidt en El Hombre que Reía con un payaso extravagante con tendencia a vestir de lila, el rostro muy pálido, los labios muy rojos y el pelo verde.

Con Romero eso no era posible, así que, al final, el desquiciado Joker tuvo un aspecto de lo más desquiciado que se ha podido ver en televisión. Un pelo teñido de un dorado imposible y un bigote maquillado de blanco para que parezca inexistente… pero que se nota que está ahí. Como una extraña inversión de Groucho Marx y su bigote falso aquí tenemos el falso no-bigote de El Joker.

bscap0165pp8.jpg

Empezamos con nuestro villano en la cárcel: si el Acertijo estaba en libertad y el Pingüino acababa de salir, el Joker aún estaba dentro, y logra salir gracias a un par de sus trucos que incluyen una pequeña explosión y un Resorte para propulsarle a la salida. La imaginación al poder, como casi siempre.

bscap0171lu7.jpg

Una vez fuera, observamos la clásica refriega entre el maloso y nuestros héroes, que se torna favorable a los cruzados enmascarados gracias al cinturón de utilidades de Batman. El Joker logra escapar y, ya en su base, da con una idea genial: Tiene que hacer su propio cinturón. Vemos aquí como la clásica estructuración episódica “muestra clara de que no es Semple Jr. el guionista del capítulo; en este caso se trató de Robert Dozier, hijo del productor ejecutivo William Dozier adaptando con bastante fidelidad la historia de Batman #71 The Joker’s Utility Belt– en la que se da la vuelta a un recurso clásico del batuniverso. A continuación los usa en una representación en directo de la ópera El Payaso desde el Palacio de la Ópera de Gotham. Cuando Batman se presenta para detenerle el Joker le captura y prepara su desenmascaramiento para toda la audiencia.

Analicemos un poco esto. El cliffhanger del final del episodio, ya en el tercer capítulo de la serie está relacionado no con la muerte sino con la exposición de secretos a través de un medio de comunicación de masa, concretamente de La Televisión, que se convierte así en instrumento pop de terror por invasión en la intimidad.

bscap0164vk7.jpg

Casi nada.

-Aunque no sé yo si la audiencia de la Ópera de Gotham se interesa por este tipo de cosas. Es decir, ¿qué sentido tendría desenmascarar a alguien en La2…? Pues el sentido estético y ético de El Joker, claro-

bscap0173tr5.jpg

Por cierto, también este cliffhanger es el primero que lleva la coletilla de “En el mismo Bat-canal a la misma bat-hora”. Aunque aún no lo pongan por escrito.

Volviendo a la lucha, por suerte para nuestros amigos, Batman llevaba un dispositivo para lanzar bombas en su cinturón que logra activar los detectores de humo haciendo que salten los anti-incendios. Parecerá algo trivial pero en este capítulo el bat-cinturón será el auténtico eje de la trama. Seguimos con la “lucha de cinturones”, ya que eso será lo que veamos en las siguientes imágenes: a cada idea del Joker contrarrestada por el cinturón de Batman sigue una réplica por parte del de El Joker.

bscap0172mp6.jpg

El final de la historia no puede ser más conveniente, de nuevo ante televisión, esta vez para que Batman bautice un barco “ni más ni menos-, lo que permite al Joker preparar una trampa que será sorteada por la pareja gracias a la cabeza de Batman “ya que el mensaje es: el cerebro es el mejor “cinturón de trucos”– aunque echando mano de lo que tiene en su cinturón, eso sí.

La brillante idea del Joker de llenar la botella del bautizo de gas tóxico que paralice a todos los presentes -auténtica idea genial- fracasará cuando Bats descubra que la botella ha sido manipulada y eche mano de un recurso tan universal y arbitrario que parece un claro precedente del Bat-Reepelente para Tiburones. Concretamente de unas Pildoras de Curación Universal de Todos los Venenos.

Así, sin complejos.

Todos los Santos

Muchos Santos en este episodio, empezando por Kofax, nombre de un jugador de Baseball del momento, siguiendo por Resorte al enterarse de su huida, Cortina de humo cuando Batman adivina cuál es el verdadero objetivo del Joker, Stuffin al llegar al museo, Ravioli al aparecer la Ópera del Joker por la televisión, Serpentina cuando el Joker atrapa a Bats con uno de sus trucos, Gramática al descubrir la pista del Joker “El que ríe el último ríe mejor”, Safari cuando van al encuentro del explorador profesor Laughwell -¿notan cuál era la solución de la pista del Joker?- y, finalmente, Titulares, cuando los periódicos dan aviso de las proezas del Dúo Dinámico. Como vemos, en este episodio los santos estaban marchando.

¡Feliz Año Nuevo! (Otra vez)

adlosprite-2007-12-31.gif

Otro año termina y uno nuevo comienza. Vendran mas crisis, cuentas atras, invasiones, retconeos, puede que algun numero de Onslaught Reborn, quizas incluso el siguiente de Ultimate Wolverine vs Ultimate Hulk y seguramente un nuevo reebot para la Legion de Super-Heroes..

Desde aqui solo nos queda desear que todo el mundo tenga un 2008 mejor que el 2007 y que no nos cierren el chiringuito por cabrear a nadie.

!Aviv BÖR! !AVIV LE 8002!

Disculpen los spoilers…

…y ruego se salte este posteo quien no quiera enterarse de que Clark Kent es el orgulloso padre adoptivo de un niño llamado Chris. Y claro, Clark con la tontería de ser primerizo a la mínima que puede se lo lleva a presumir delante de sus amigotes

chrismeetsbats.jpg
¡Mamá Lois me dijo que no podía conocer a Batman hasta que cumpliera los dieciséis!


Los niños y los borrachos siempre dicen la verdad. Y mamá Lois sabe latín

Bat-Prime-Time: Fine Feathered Finx/ The Penguin’s a Jinx. (T1-Ep3&4)

[Primero en Elitevisión]

En España lo de los títulos de los episodios era como para colgarse. En inglés el pareado de la semana era “Fine Feathered Finx” / “The Penguin’s a Jinx”. En español se llamó: “Los Facinerosos Feos (Partes 1 y 2)” Que, como se puede observar, viene a decir casi lo mismo… ahm… Mejor dejemos las traducciones y la demostración de que aquí no se entendía que dos partes no fueran un todo, pasemos a lo que interesa.

En este caso lo que interesa es presentar a El Pingüino, es decir, Burguess Meredith. Uno de los grandes nombres que pasaron por estos escenarios y, al cabo de las tres temporadas, el que más episodios “villaneó”. Hasta logra que se dijera que los productores tenían siempre un guión a mano por si Burguess pasaba por la ciudad. El actor, cuyo mayor éxito popular quizá fuera esta serie, junto con su personaje en la saga Rocky (por la que recibió su segunda candidatura al OscarTM), que dio tal distinción final al personaje que difícilmente puede ser reinterpretado sin tenerle en cuenta. El Pingüino de Meredith tiene la apariencia de un gentleman y muy malas pulgas, es mucho menos payaso que el del cómic y consigue integrarse perfectamente en el juego de Semple.

 bscap0155.jpg

En esta ocasión, Semple reinventa el cómic Batman #169, Partners in Plunder, haciendo que el Pingüino, tras uno de sus tradicionales trucos con paraguas “lo que permite usar el arsenal de humos de colores del estudio- ponga un micrófono a Batman para espiarle. Pero no se tratará de descubrir su identidad secreta sino de darle unas pocas indicaciones a Batman de su próximo golpe de tal manera que Batman trace la idea del criminal y establezca cuál es a su juicio el plan que seguirá y cómo podrán evitarlo. Sólo que el Pingüino no tendrá ningún plan, se limita a entregar indicios a Batman para que le diseñe uno a la medida de sus posibilidades y, además, pueda desbaratar con facilidad la defensa del cruzado de la capa.

Una idea brillante, si se me permite. Toda esta charada nos permite comprobar una de las máximas de la serie: el uso de los instrumentos científicos que convierten a este Batman en padre de la policía científica “continuador por tanto de Holmes- y en investigador superequipado. Esto último se consigue gracias a los carteles (ya no están las lonas blancas del episodio anterior cubriendo algunas máquinas) que serán parte integraria de todas las decoraciones. Del mismo modo que en los juegos infantiles una caja de cartón podía servir para casi cada cosa, en Batman con poner una placa tendremos un Analizador Hiper-Espectrógrafo. Algo de lo que también se servirán los villanos en sus maquinaciones.

 bscap0158.jpg bscap0160.jpg

También comienzan las muestras de cohesión en la serie: Aparece por primera vez el personaje del Alcaide Crichton “recordemos que Arkham no estaba aún popularizada-, que reaparecerá de cuando en cuando por la serie interpretado siempre por el mismo actor. Un ejemplo de seriedad y coherencia que se agudizará cuando veamos que prácticamente todos los otros personajes recurrentes, villanos en su mayoría, variarán de intérprete. Entre las señas de identidad de la serie ya empiezan a asomar los Holys y las Batcosas además de los objetos propios: si el Acertijo tenía sus bromas, el Pingüino tendrá paraguas, paraguas como los trucados del principio, o como el gigantesco “y completamente real- paraguas que centrará las investigaciones del dúo.

 bscap0156.jpg

Los Holys de Robin serán Haberdashery cuando veamos al Pingüino vestido con su vestimenta habitual aun dentro de la cárcel (sin desperdicio el esbirro, que lleva aún antifaz), Popcorn al descubrir Batman que el Pingüino planea secuestrar a una actriz, Lodestone cuando el Pingüino use el magnetismo para sacarse de encima a la pareja “truco que repite en la película con otros planes- y Flypaper al cerciorarse de su imposibilidad para moverse.

 bscap0157.jpg

Todo esto y las Baticosas (como los paracaidas -que vemos sobre estas líneas- con el que el Batmovil realiza los giros arriesgados o los transmisores con forma de bicho que son un auténtico delirio pop adolescente) marcarán definitivamente el signo de una serie demasiado divertida para que la tomaran en serio.

And the winner is…

adlosprite-2007-11-25.gif

La Carcel de Papel ha celebrado la 4º edicion de sus premios y no nos lo hemos llevado nosotros, eso ya lo hicimos hace tres años. Este año el premio ha recaido en un hombre que ha conseguido abrirnos los ojos (que no el oje…) y hacernos ver cosas que antes no veiamos. No hablo de Iker Jimenez, sino de…
 ¡nuestro marciano favorito!

Felicidades Jotace, que diso te lo pague con muchos Showcases y que nosotros veamos lo que sacas de ellos.

Aviv Ecatöj!