Bat-Prime-Time: Hi Diddle Riddle/ Smack in the Middle. (T1-Ep1&2)

Sí, son dos episodios.

La idea original fue hacer una serie de una hora; posteriormente los productores consideraron que quedaría mejor partiéndola en dos medias horas que se emitirían en días sucesivos, forma en la que se ofrecería durante sus dos primeras temporadas y motivo por el que mientras dure esta situación los “dos” episodios serán analizados juntos. Los episodios estaban partidos por el tradicional cliffhanger que muestra su carácter de puzzle de dos piezas (y atentos que el carácter lúdico de la serie hará que la presencia de los puzzles se multiplique) con esos títulos de episodio que riman entre sí. En España no tuvimos tanta suerte “para variar- y los títulos de los capítulos o caían en la traducción más chocante o se limitaban a ofrecer un título aleatorio y dividirlo en dos partes. Pero de eso ya hablaremos en el próximo par de episodios.

La gente que comenta este episodio suele decir que Semple ” que ejerció en el piloto de guionista principal- se basó para la historia en un cómic del año 65: Remarkable Ruse of the Riddler de Batman #171. La gente, claro, no se ha leído ese cómic, de lo contrario vería que el parecido está por debajo del mínimo (Por cierto, podéis encontrar el cómic en cuestión en el Showcase presents Batman #1) En el cómic tenemos al Riddle saliendo de la cárcel, recordando cuáles fueron sus cruces anteriores con Batman “se suponía que esta era la primera historia del Enigma de Tierra Dos-, ayudándole a derrotar a una banda que había estado molestando al cruzado de la capa durante los últimos números, para tenerle como adversario único. Ahí empieza su plan, escenifica un par de compras como planeados atracos esperando que para cuando llegue el atraco verdadero Batman ya se haya aburrido. Aburrir a Batman es imposible así que le atrapan, claro.

¿Qué llega de esto al Piloto? Una escena en la que Batman cae en una trampa del Enigma (o Acertijo si lo prefieren) al malinterpretar una situación en la que parece que el villano está atracando al joyero que está sacada del segundo atraco falso, y que no tiene ni la misma intención. Ah, y parte del traje del Acertijo será similar al que aparecía en esta historia. El resto es nuevo, hecho para la historia, para que se adapte a lo que Semple quería contar. El Acertijo engaña a Batman para que trate de detenerle, lo que le permite demandarle por un millón de dólares y obligarle a comparece públicamente y declarar su verdadera identidad. Su plan secundario es introducir a su joven ayudante Molly en la Batcueva, lo que lleva al rapto y suplantación de Robin. Difícilmente puede aceptarse la vieja acusación de que “infantilizó” los argumentos del cómic.

Y, además, lo hizo sin necesidad de realizar el clásico Piloto fijando el origen.

bscap0151.jpg

comicbats.gif

Semple quería pasar de presentaciones – Es Batman, no necesita presentación. – y así lo hizo.La “preparación” se limita a Bruce en una pequeña conversación en la que se habla de sus padres muertos, una mención a su tío (un guiño al Batman de los primeros seriales, que se separa totalmente del cómic); aparición de Alfred “tan de etiqueta que lo corregirían en siguientes episodios-, llaman, aparece Dick y ¡hop!, manos al asunto.

Por si no ha quedado claro, lo recalco: LA llamada telefónica interrumpe la Vida Wayne y lo hace así porque esta está subordinada a la Vida Batman, tanto que despide a sus invitados para poder responder al comisario. Tampoco el Acertijo tiene más presentaciones. ¿Por qué es un bien conocido enemigo de Batman? Pues no: porque Semple prefiere “mostrar” al villano y dar algunas pinceladas a “presentarlo a fondo”. Esa otra forma de hacer las cosas resultó tan exitosa que hizo que el Acertijo “magistralmente interpretado por Frank Gorshin– se convirtiera en el gran villano de la primera temporada, por lo menos en número de apariciones (4, por delante de sus inmediatos competidores, el Joker y el Pingüino) . Lo que no está nada mal para un personaje que antes del mencionado #171 sólo había aparecido en un par de números en el año 48. El concepto lúdico de Semple, con todos sus juegos de palabras, bromas y charadas ” algo que el espectador podía tratar de intentar descifrar desde su casa; no iba a lograrlo, pero por lo menos estaría entretenido- casa perfectamente con lo que será este villano. (En el futuro veremos como muchos enemigos se riddlean , ofreciendo juegos y enigmas a la pareja independientemente de sus personalidades). La habilidad de Gorshin “que era por encima de todo un cómico de club- para gesticular los juegos y realizar una interpretación doblemente alocada hizo el resto.

Os estaréis preguntando para qué sirvió el Piloto si no fue de Presentación. Pues bien, lo utilizaron de campo de pruebas. Y por eso precisamente hubo cosas que desaparecerían para futuras ocasiones. Los guantes de Robin, por ejemplo, hechos aquí de tela, fueron cambiados por otros de piel en los siguientes episodios para dotar de mayor realismo a la serie. Porque una cosa es que tuviera sentido del humor, fuera divertida y delirante y otra que no se tomara en serio la necesidad de parecer real. Incluso Batman salió reforzado de este piloto, nunca más se le iba a escapar un malhechor “ni como en este caso “desaparecer sin dejar rastro de su cuerpo“- y en pocas ocasiones más moriría un personaje principal del capítulo, en esta caso la bella Jill St. John que pagará caro el haber engañado a Batman disfrazándose como Robin para introducirse en la Batcueva, pues encontrará allí su muerte cayendo en la Fuente de Energía que abastecía al Batmovil en uno de esos típicos movimientos que sufren los enemigos de Batman. Es cierto, por otro lado, que el exceso pirotécnico que se ve en este capítulo fue severamente recortado. La tarta-bomba del inicio (¿notan la broma de “salpicar” a todos de tarta?) que agua la fiesta a la gente de Moldavia (perfecta definición de la serie: no existe una República de Moldavia, pero sí una región llamada Moldavia; ese cruce entre lo real, lo posible, lo probable y lo irreal es donde habita esta serie) no se repetirá, tampoco la explosión final, lo que obligará a Semple a acentuar otros registros más cercanos a la comedia física.

bscap0150.jpg

Entre lo que ya estaba es imposible olvidar las peleas pop que reunían la parte televisiva con las onomatopeyas comiqueras, también las escaladas en cuerda y, claro, el humor marca de la casa. Robin no puede entrar en la Discoteca What a Way to Go-Go (paladeen ese nombre) por ser menor de edad. Cuando Robin, de nuevo, se queja de no poder descifrar los enigmas de su enemigo Batman le sugiere que puede deberse a que está “aún pensando en esa jovencita que hemos visto antes“. ¿Hay que señalar a qué público iba realmente esta serie? Un par de datos más y les dejo que vayan a tomarse la merienda. La implicación del productor fue tal que la famosa voz del narrador “la que leía las preguntas culminantes de los cliffhangers, por ejemplo- es la del propio William Dozier.

bscap0152.jpg

bscap0153.jpg

Tía Harriet. Vale, lo imaginabais. Yo también sabía que habría que hablar sobre ella. Entre otras cosas porque no debuta en esta serie, como muchos han asegurado. En el año 64 los responsables del cómic decidieron quitarse de en medio a “ese gracioso patán” que era Alfred, un mayordomo torpón y notablemente incapaz de llegar a ninguna conclusión decente, pero la pareja pudo pasar poco tiempo sola en la Mansión Wayne ya que la tía de Robin (¿?) aparecía por allá para… bueno, no está muy claro para qué, pero allá que estuvo hasta bien entrados los setenta. ¿Qué es, pues, lo que hizo la serie? Pues adaptó la situación Bruce-Dick”Harriet y añadió a Alfred a la ecuación, un Alfred que sería un mayordomo pausado, tranquilo y, con cierta flema inglesa que bebería más de Mr. Belbedere (el de Cliffton Webb, claro) que de Ebony White. Es decir, el Alfred tal y como lo conocemos ahora, porque, claro, ya que lo revivieron lo hicieron siguiendo el esquema exitoso. El de la serie de televisión.Hasta aquí por hoy, pero no os preocupéis, seguiremos deconstruyendo la serie, desmontando sus viejos falsos mitos y exponiendo su notable relevancia en próximos capítulos.

Por ejemplo, en el siguiente, en el que llegará… El Pingüino.

Vale, sí, cierto.

Pensé que no habríais caído en la cuenta.

La secuencia en la discoteca, en al que Batman es drogado a traición por Molly es aquella famosísima escena en al que nace el archiconocido Batusi. Sólo lo bailaría Batman en dos ocasiones, y para la segunda aún falta. Como sois tan pacientes que habéis llegado hasta aquí os dejo con su contemplación, para que podáis ir pensando en cuantas veces lo habéis reencontrado a lo largo de la historia.

Los Créditos de Batman

[Primero en Elitevisión]

Como cualquier otra persona estoy convencido de que todo el mundo recuerda perfectamente el opening de mi serie pero, por si acaso, les ofrezco la posibilidad de deleitarse de nuevo con él.

Ahora que está revisitado, ¿han notado la perfecta presentación que nos hace de lo que será la serie en sí?

Lo primero que escuchamos es la famosa cortinilla sonora, algo que no pertenece al opening en sí pero que será muy habitual por ser la transición  dentro del programa. A continuación llega la primera escena, la más animada de toda la introducción, en la que el Duo Dinámico se acerca hacia nosotros. Batman (con Robin) viene hacia nosotros desde el dibujo, no podría estar más claro. O sí, porque en ningún momento de estos créditos iniciales tendremos otra cosa que dibujos animados. Más aún, pasado este primer momento tendremos dibujos des-animados, animaciones tirando a estáticas precedentes claras de las que tendrá “por ejemplo- Dilbert. La música, a la vez, va remarcando la carrera: Bum bum bum bum bum bum bum bum. Parece que marcan el paso al que van nuestros héroes.

Más claro aún, una vez que la parejita llega ocupa nuestra pantalla “Batman como precedente de Sadako pasamos a una imagen en la que se ahondará durante los próximos segundos: Reparto de Mamporros. Mamporros casi estáticos. Bats tiene a un malo delante, Bats golpe al malo con un doble efecto ilustrativo: una enorme onomatopeya ante un símbolo de puñetazo SOCK! y un golpe de música en la banda sonora. Pasamos a repetir el mismo juego con Robin POW!, tras lo que Batman hace  ZOK!, el malvado rufián sale volando y un Robin aparece movido al más puro estilo South Park, como desplazado por la pantalla, ofreciendo su mano a Batman. Su mano abierta para un apretón. De manos. Una muestra de colegueo, no de familia, ni de… bueno, de ningún tipo de relación más que la de amigos, colegas que se felicitan por el trabajo bien hecho y el disfrute logrado. Batman responde a  ese apretón y, en ese mismo momento de animación minimalista podemos ver las diferencias entre uno y otro, los bien definidos músculos de Batman y su altura frente a las líneas redondeadas de su pequeño ayudante, que le llega por debajo de los hombros.

Sí, son colegas, pero el que manda es Batman. Una idea que se refuerza cuando se abre el plano y este deja a Robin para mover su capa fundiéndose en el conocido logo del Cómic. Mientras ese logo aparece, y la música se vuelve loca, Robin desaparece “difuminado- porque su presencia es importante, sin duda, pero la estrella es nuestro hombre, que ve coronada la aparición del título en la pantalla con el primero de los míticos gritos de BATMAN que componen la conocida, reconocible y -para que negarlo- mítica canción de cabecera.

A partir de ahí, la locura, con un intervalo de unos 4 segundos se va pronunciando su nombre mientras las imágenes deciden subrayar la capacidad hostitativa de nuestro héroe y penetrar en sus villanos. Los hampones barriobajeros vistos hasta ahora pasan a convertirse en una procesión de villanos de todo tipo, clase y pelaje, en fila de a dos y con cierto espacio para el fondo brillante y plano, ante el cual se recortan gangsters, sí, pero también hay genios del mal o villanos disfrazados “pocos de los cuales son enemigos reconocibles de la heroica pareja- y de nuevo tenemos ese estatismo, no parece que ellos desfilen sino que la cámara recorre la cola de gente dispuesta a zurrar a Batman, una idea que antecede a los clásicos Shooot’Em Up, o a las peleas múltiples de la Serie B ochentera, aquí hacen cola porque los enemigos de Batman son muchos y variados, por eso tiene que desplazarse la cámara entre ellos.

Pasamos a una imagen animada de Batman con el nombre de Adam West al lado, después lo mismo al salir Robin con Burt Ward encima, y regresamos a la pareja que de manera conjunta y con la misma economía de animación se libra de los villanos innominados y nada definidos que tiene detrás. POW! BIF! para Robin y BAM, SOK! BLAP! para Batman (3 a 2, de nuevo una muestra de quién es el jefe), lo que nos lleva a un enorme dibujo de golpe y a la aparición definitiva de la procesión de villanos, de nuevo casi como si les recorriéramos nosotros con la mirada, aunque ahora ya a tres, ocupando casi todo el espacio de pantalla, casi sin dejar espacio para el fondo, creando una atmósfera opresiva de enemigos contra el Dúo Dinámico, y con caras reconocibles entre ellos como las de el Joker o el Pingüino, dentro de la tradicional mezcla de tipos de enemigos. Pero esta vez salen onomatopeyas de la izquierda “con el tradicional golpe musical y mientras sigue diciéndose el nombre de nuestro cruzado enmascarado- para pasar, a continuación, a mostrar los desechos de las peleas, salen volando o desplazándose algunos de los enemigos que estaban en la cola “de nuevo está el Joker, ahora visiblemente magullado en una imagen que antecede a la de Dark Knight Returns que marca el final de la aparición de villanos en estos títulos de créditos.

Termina la presentación con el celebérrimo Batmovil, que no está en absoluto animado sino que va acercando su figura (y sólo la figura del coche, obsérvese como al luna llena y la torre permanece igual) mientras los otros miembros destacados ven sus nombres “y solo sus nombres -resaltados: Alan Napier (Alfred), Neil Hamilton (Comisario Gordon), Stafford Repp (Sargento O’Hara), Madge Blake (Tía Harriet) -aunque ninguno de sus personajes sean mencionados ni aparezcan en la animación, en estos títulos de crédito está claro quién es la estrella- y, finalmente, uno de los dos “culpables” de la serie y la única persona cuyo cargo se cita en los créditos, el Executive Producer, William Dozier. Así se cierra la presentación a lo que acompaña la pronunciación más prolongada del nombre de nuestro héroe en la banda sonora como fin de fiesta.

Ahora señalemos un par de detalles, de cosas que están ahí y de cosas que no están.

Entre lo que está, regresemos al concepto final, con el Batmovil y la luna llena. Una imagen que en el cómic sería clásica y que, sin embargo, chocará con la serie de televisión en la que serán el sol el que predominará, el sol y los interiores.

Por el contrario, otro elemento omnipresente en los créditos es absolutamente definitorio de la serie. La sonrisa. No creo que haga falta hablar de lo importante que puede ser una sonrisa pero aquí todos los planos que muestran a nuestros héroes lo hacen con estos sonriendo de manera más o menos abierta. En ningún momento tenemos un Batman taciturno, un Robin pensativo… todo el rato es diversión sin límites, risas y sonrisas mientras se reparten guayabas como sólo se veían en las películas de Bud Spencer y Terrence Hill. Esa sonrisa, esa muestra de diversión que será la firma invisible del nombre que falta en estos créditos, el otro culpable, el gran Lorenzo Semple Jr., en una declaración de intenciones desde el principio de lo que será la serie.

Entre lo que no está, lo “eludido”, tres centros de atención. Ya hemos señalado que no salen los actores reales y que no se asocia ningún actor con su papel, limitándose simplemente a señalar el nombre, pues bien, esto entronca directamente con la absoluta desaparición de los alteregos. En ningún momento de los títulos de crédito vemos ni se nos sugiere a Bruce Wayne o Dick Grayson, están siempre y omnipresentes Batman y Robin, la vida privada de los superhéroes queda, pues, desterrada de estos rasgos generales. Es cierto, sin embargo, que dos características de la serie tampoco aparecen por los créditos, aunque suponemos que es por centrarse en lo importante “al fin y al cabo la intro dura unos cuarenta segundos escasos- y es que las otras actividades de Batman, especialmente la de detective “entendida en esta serie como “descifrador de enigmas“-, ni se señalan los enemigos, los malos aparecen y se les apaliza, punto. Para remarcar esto falta también uno de los pilares villanescos de la serie, El Acertijo, uno de los malosos que en más ocasiones pasó por el plató de la popular serie. Aunque reconozcamos que el número de villanos reconocibles es bastante bajo y, de hecho, algunos provocan problemas, ¿es la figura que parece una vampiresa alguna rara versión de Catwoman? ¿El tipo encapuchado o el que va de lagarto? No os preocupéis, todas estas imágenes salen de los cómics, otra cosa es que no lleguen a usarse en la serie, pues las transfusiones jamás fueron perfectas (un ejemplo sería la ausencia de Dos Caras en la serie) lo que, en cualquier caso, no importó demasiado.

Porque una vez vistos estos títulos de crédito estamos más que preparados para ver la serie, para reírnos y disfrutar como ellos, para las grandes toñas con onomatopeya y para gritar a coro Baaaaatmaaaaaaaaan.

Introducing… EliteVisión

Asumámoslo desde hoy y así no tendremos que hacerlo mañana. La televisión fue el “tótem cultural” del siglo XX, pero está perdiendo todas las batallas del XXI. Así, para los que vemos claro que será el Ordenador o la Pantalla de Accesorios lo que mandará en los próximos años, no nos queda otra salida que ir destacando lo mejor que esta tenía desde su sustituto natural.

Esto, por atraparte, no tiene “casi- nada que ver con EliteVisión. Peo como introducción solo puede ser superada por “Tres chicas iban a la academia de policía” o “Un grupo de soldados injustamente acusados“, ya sabéis. Y es que la idea central de EliteVision, según sus cinco “padres” (Nacho Vigalondo, John Tones, Noel Ceballos, Alvy Singer e Hijo Tonto), la concibieron, puede ser consultada aquí, pero para entender el significado absoluto hay que verlo en global.

1617904405_a98fa74105_o.jpg

Y eso incluye ver las posibilidades dadas a nuestra des-organización para reparar algún error histórico. Es decir, no sólo voy a participar en el “proyecto” sino que, además, lo haré dejando una cosa bien clara:

El Batman de Adam West es la mejor serie de superhéroes del mundo mundial.

No ya porque demuestra que los supes pueden soportar el sentido del humor “algo que la gente parece no ser capaz de asumir-, puede atraer a las grandes estrellas del momento, puede ser Pop y también Sexy, convirtiéndose no sólo en un producto de su tiempo sino, sobre todo, en un ejemplo para el resto de “productos”.

En principio somos muchos los que vamos a participar en este claro caso de locura colectiva así que no esperéis “para mañana” el primer post de Batman. Al menos durante los primeros días habrá que comportarse. A partir de ahí ya habrá algo más de fluidez en la que trataré de conservar algo importante: La absoluta incapacidad de las cadenas de televisión.

De esa manera los post aparecerán siempre antes en EliteVisión, después en ADLO!, ¿por qué? Pues porque una serie así NECESITA repeticiones. Si alguien estuviera haciendo Los Simpsons tendría que ir publicando cada día uno de los posts escritos. O dos.

Y como de reciclaje va esto, y como del Batman de Adam West también… Aquí está en riguroso diferido el texto introductorio para la serie.

batman1.jpg
Aún habrá gente que no entienda de qué va todo esto. Quizá alguno tenga incluso pensado dedicar parte de su “espacio blog” a interrogar al eco de sus comments sobre el espacio desperdiciado haciendo que salten los niveles del ironizómetro.

Pero, ¿qué clase de duda es esa? ¡¡¡Claro que es necesario!!! El análisis pormenorizado de lo que consumimos siempre es útil, incluso puede ser un buen momento para recordar lo visto y preguntarse si se le sacó todo el jugo posible en el anterior visionado. Seguro que la respuesta es negativa.

De momento en este blog me ocuparé de analizar uno de los pilares catódicos del género superheroico. Sí, lectores, desde ya vais a tener la posibilidad de recordar el Batman de Adam West desde su primer episodio y a lo largo de su trayectoria hasta su final allá por el capítulo 120.
Durante las dos primeras temporadas los capítulos fueron la mitad de la historia. Un miércoles se emitía el primero y el segundo concluía el jueves. Tranquilos, aquí no queremos dejar a medias ningún análisis así que esos capítulos se analizaran uno detrás del otro.

Empezando por la creación en esta introducción, ¿sabíais que nada de esto hubiera sido realidad sin Hugh Hefner? Pues sí: los pases de los seriales de los años cuarenta en el Club de Chicago, con amplia participación del público que se integraba en el SingALong de la serie fueron contemplados por un ejecutivo de estudio que decidió que eso era lo que tenían que hacer. Tirar por el humor de la MAD; por la locura más divertida, y “claro- por la Fox. La 20th Century Fox puso a trabajar a William Dozier en el concepto para que desarrollara una serie para la ABC, y tan implicado estuvo que acabó dando voz al Narrador de la serie. Además, logró reunir a la otra mitad del éxito oculto de la serie, el guionista Lorenzo Semple Jr.

Semple estaba viviendo en España cuando Dozier le propuso convertirse en el guionista principal de la serie, encargado de escribir los primeros episodios y el guión de lo que sería la película, así como de supervisar el trabajo de los demás guionistas. Él fue el toque de locura definitivo que sirvió para poner en marcha la bat-maquinaria. Algo que haría siempre que le dejaran, como demostró en su colaboración en el guión de la película Flash Gordon.

A ellos, pues, debemos dedicar este repaso en el que iremos comentando diversas curiosidades sobre los actores, argumentos y sucesos.

Pero eso será más adelante…

En el próximo Bat-Post, el próximo Bat-Día en el mismo Bat-Blog!!!

Antes de Renato estuvo BOB! (II)

¿Recordáis el posteo del domingo pasado?

detective31p.jpg  detective33p.jpg
 

detective34p.jpg  batman3p.jpg

El tema ha seguido en la lista de correo de ADLO! y gracias a Sergio Fernández hemos podido localizar a alguien a quien le gusta poner el culo como a Bats…

battarzan.jpg

…que no es otro que el Tarzán de Hal Foster, de cuya edición española también hablamos aquí hace poco

Una vez más tenemos que admitir que vivimos en un universo extraño en que todo está relacionado. Y solo nos queda asombrarnos de la genialidad de BOB!, cuyos taquiones influenciaron retroactivamente a un tipo que ni siquiera dibujaba tebeos

AVIV BÖB!

Antes de Renato estuvo BOB!

¿Recordáis el posteo del martes?

arlemazo.jpg


Pues que sepáis que Renato solo es el último eslabón de una larga cadena de dibujantes que son fieles a sí mismos sobre todas las cosas. Hoy paso a mostraros algunos ejemplos del trabajo de uno de los más antiguos e ilustres, el señor BOB! Kane

detective31.jpg
Detective Comics 31, septiembre de 1939. Magnífica pose de Bats al acecho

detective33.jpg
Detective Comics 33, noviembre de 1939. Esta viñeta puntúa doble, porque la historieta en que aparece fue reeditada también en el Batman 1, fechado en primavera de 1940

detective34.jpg
Detective Comics 34, diciembre de 1939. Atención a la cuidada ambientación: la historieta tiene lugar en París, así que BOB! dibuja la torre Eiffel de fondo

batman3.jpg
Batman 3, otoño de 1940. Un año después, Bruce sigue con el culo en pompa

Y eso es todo por hoy. Otro día volveremos con BOB!, uno de los grandes nombres del cómic americano del siglo XX. Os aseguro que si ADLO! hubiera nacido medio siglo antes este señor nos hubiera dado muchos, muchos temas para el blog

Archivando a Batman

Comprarse un cómic, sobre todo uno de Batman, es preguntarse cuánto tiempo será necesario para encontrar algo que sirva para un post. Pongamos por caso el Archives de Batman que acaba de salir y que hace el cuarto.

205961.jpg

Por aquí nos gustan tanto los archivos que el segundo y tercer tomos ya salieron reseñados.

Así que allá vamos, a ver cuántas páginas pasab antes de encontrar algo reseñable. Empecemos pro las dos primeras del primer cómic.

pequebatman1.gif
pequebatman2.gif
[Pulsa sobre las imágenes para agrandarlas]

¡¡¡Santa descontextualización sorpresiva!!!

Pues si nada más abrir el tomo nos encontramos con viñetas como estas:

 primeravi%C3%B1eta.gif
¡¡Santa Tienda de Campaña!!!
segundavi%C3%B1eta.gif
¡¡¡Santa Postura!!!
terceravi%C3%B1eta.gif

Uuuuh…

Hale, se acabó, me voy a… a… a sacar al pingüino de su escondite.

Ya me dijo mi madre que me liara con un Marvel Zombie…


– ¿Y a ti qué te pasa, que estás tan contento?

– ¡¡Es que acabo de leerme el Flash #13, y he decidido que voy a montar una fiesta!!

– Tampoco es para tanto… Ya sabías lo que iba a pasar desde que leíste el JLA #10.

– ¿Bromeas? ¡¡Nadie ha podido leerse el JLA #10!! Las peras de Power Girl dan tanto miedo que nadie se atreve a acercar la mano para pasar la portada.

– Pídele a Bleyer que te abra el tebeo. No creo que a él le afecten las tetas de Power Girl.

– Imposible. Desde que le han fichado para el  Novelti Librari, no tiene tiempo para amigos. Sólo para el blog y para el porno.

-¿Porno? ¿Sigue enganchado al porno? El año pasado ya tenía 17 gigas en el disco duro… ¿Para qué quiere tanto porno?

– Ya te lo he dicho, no tiene tiempo para  amigos…

– En fin, pues es una pena que esté tan ocupado. Seguro que él se ha alegrado tanto de lo de Flash como tú.

-¡Sí! ¡Sí! ¡DC no ha muerto todavía! A veces, tengo la impresión de que todavía pueden arreglar el desmadre que fue el One Year Later. ¡¡¡Ahora que Waid ha vuelto a Flash y que McDuffy ha pillado la JLA seguro que devuelven estas coles a la grandeza y sólo falta que la Simone cumpla con Wonder Woman para que DC ensombrezca para siempre a la Marvel de Bendis!!!

– Hombre, a mi últimamente me parece que los de DC se están repitiendo un pelín…

– ¡¿Ein?! ¿Repetirse? ¿A qué te refieres?

– No sé si decírtelo, cari. Ya sabes cómo te pones cuando alguien habla mal de DC.

– Ahora no te rajes. Si vas a hablar mal de DC, hazlo, pero no tires la piedras y después amagues el brazo. ¿Qué es exactamente lo que estás insinuando?

– Pues que en este año he visto argumentos repetidos en DC.

– ¿Por ejemplo?

– Por ejemplo, bodas.

bodas2.jpg  


– Mujer, pero eso es normal. En un universo de ficción ha de haber bodas, eso es impepinable… No me parece tan destacable que haya habido dos bodas en un año…

– ¿Y qué me dices de los hijos secretos que aparecen de repente y cuya existencia sus padres desconocían?

 hijos2.jpg


– Casualidad, mujer. Además, esas dos hitorias eran muy diferentes: una es de Johns y la otra es de Morrison y cada uno da su visión sobre el tema de la paternindad y…

– Sí, sí. Ya. ¿También es casualidad que los Teen Titans vayan de entierro dos veces en tres meses?

 entierros2.jpg


– Vale, algo de razón sí que te doy, pero los argumentos repetidos que me estás diciendo son muy comunes en el género: bodas, hijos, muertes, …

– ¿…vaginas gigantes que intentan devorar a mi superhéroe favorito?

 vaxxines2.jpg

– …Creo que mejor voy a ver qué está haciendo Bleyer.

– Como quieras, pero no dejes que te ponga la mano encima, que con esto de dejar de fumar está más nervioso que de costumbre y no me fío nada. ¡Que tú para estas cosas eres muy inocente, cari!

What if: ¿Y si la D no significara Defensa?

Como homenaje a la práctica de Panini de insertar números de What If como un episodio más de las series normales (lo hizo The Pulse, en Génesis Mortal, en Spiderman…), vamos a hacer un ejercicio de estilo. Imaginad por un momento que la D de ADLO! no significa Defensa, sino Destrucción, Devastación o Defenestración. ¿Cómo serían nuestros posts entonces? Viajemos a otro plano de la realidad…

Bienvenidos a la Fe de Erratas semanal del blog de ADLO!. Empezamos el repaso con un divertido error de la portada del New X-Men 22 de Panini. Se trata de una portada en que se ve a los miembros del grupo en sus propias tumbas. El packager tuvo el detalle de traducir y rerotular los nombres de las lápidas cambiando Hellion por Infernal, Dust for Arena, etc

surge.jpg


El problema viene con Surge, Tensión en la edición de Panini, que en la portada original (ver arriba) tapa su lápida con la mano y hace que el traductor crea que pone otra cosa: Jorge. Y esa es la palabra que aparece en la edición de Panini (ver abajo)

jorge.jpg


La siguiente errata es también parte de una portada: la del Runaways nº3. Anunciar en portada a Takeshi Miyazawa, dibujante de un par de fill-ins no solo es un error sino que es anticomercial ya que gran parte del éxito de la serie se debe al dibujante habitual Adrian Alphona que es quien dibuja dicho nº3

runaways3.jpg


Pero los errores en los créditos están bastante extendidos por Panini, y no solo en las portadas. Aquí vemos cómo se atribuye la autoría de un especial de Spiderman a los autores de Amazing Spiderman en vez de a Jim Krueger y Drew Johnson, que son los que deberían figurar ahí (por cierto, el verdadero título del especial lleva la palabra “Read” y no “Red”; doble errata por tanto)

blackbluered.jpg


Pasamos a otro clásico: los dibujos realizados con tinta de un color no negro que desaparecen en las ediciones en blanco y negro, un mal casi endémico de las Bibliotecas Marvel. Esta semana le ha tocado el turno a la BM: X-Men tomo 14

bmenblanco.jpg


En la Distinguida Competencia tenemos otro tema clásico de nuestro blog: la página doble pensada para imprimirse en una página par y otra impar, pero que en la edición española se imprime en una impar y una par, de forma que para leerla correctamente hay que pasar la página adelante y detrás, leyendo el anverso, el reverso, otra vez el anverso, otra vez el reverso… Esta vez la víctima ha sido el primer Batman de Morrison y Kubert, que debería haber salido tal cual la imagen inferior (que es de la edición original), pero que ha salido de forma errónea

batmanmorrison.jpg


No nos olvidamos de las editoriales pequeñas. Aquí tenemos el párrafo final del Monográfico que Dolmen dedica al conocido Todd McFarlane

monospawn.jpg


Dejando aparte pequeñas erratas como la de poner “En punto y final” en lugar de “El punto y final” (de las que hay a docenas), lo más destacado es que se haya perdido la última línea por el camino. Los poseedores del Monográfico, tomad nota de las palabras que faltan para apuntarlas a mano en vuestro ejemplar: “de teléfonos, todos la leeríamos”.

Y eso es todo por hoy. Volveremos la semana que viene con más erratas… porque os aseguro que las habrá

¿Qué os ha parecido? Un rollo intragable, ¿no? Menos mal que las cosas no son así, que esto es el blog de la Asociación de DEFENSA de Liefeld y Otros y para lo que estamos aquí es para ensalzar virtudes y pasarlo bien mientras lo hacemos