Cuando nadie te dice que pares

Ante cuestiones como las que indica el tuit con el que abrimos hoy, creo que hay bastantes cosas que podemos sacar a colación para rellenar hacer un post un día como hoy. Podemos debatir sobre lo mucho que se dijo que Keaton estaba poco menos que arrepentido de su papel como Batman y que por eso había accedido a protagonizar Birdman. Desde entonces, parece que va a aparecer en 3 Universos Fílmicos distintos… suponiendo que la película de Flash vaya a llevarse a cabo antes de que se jubile. Algo tan probable como el estreno de The New Mutants.

Pero precisamente hablando de esta película, no puedo evitar darme cuenta de la necesidad que tiene la industria de agarrarse a lo viejo. ¡Qué incapaces están los grandes estudios para ver las posibilidades de darle salida a nuevas ideas! Sí, vamos a hablar de los Seis Siniestros.

Bueno, o como le gusta decír ahora a los de marketing, “Sinister Six”. Una cantinela que viene de tan largo que casi parece como de otro tiempo, pero que se aviva cada vez que Sony revela que tiene en desarrollo “una nueva película del Universo Spiderman” o para cualquier pequeño guiño en alguna producción a algo que pueda interpretarse como una continuidad entre películas. Vamos, como con el DCEU, pero al revés.

Sin embargo, no podemos decir que esto sea una cosa que solo pasa en las películas. Los Seis Siniestros tienen una larga estela, ya en la publicación impresa, de gente que no sabe cuándo soltar. Creado para el primer Annual de The Amazing Spider-Man, el grupo no pasaba de ser un All-Star de los villanos más destacados creados por Lee y Ditko durante los primeros números del trepamuros. Ni había mucho donde elegir ni la cosa necesitaba una excusa demasiado buena. De hecho, en el cómic no llegamos siquiera a ver un combate del héroe contra el sexteto completo. Solo salen juntos al principio o en esta escena que inspiró después a Ibáñez para hacer Mortadelo y Filemón contra el «Gang» del «Chicharrón».

La idea se queda ahí (tampoco daba para mucho más, dado que son personajes sin ningún propósito común real) y apenas tiene recorrido. Cuando DeFalco monta un nuevo grupo de villanos aliados contra el trepamuros, crea al Sindicato Siniestro, con personajes con unos intereses y motivaciones más similares y, sobre todo, menos entidad propia, lo que hacía que tuviera más sentido reunirlos para crear una cierta amenaza.

Todo va bien para los Seis Siniestros hasta que Michelinie decide revivirlo en los 90, para The Amazing Spider-man 334. ¡Prácticamente 26 años después de la primera aparición del grupo! Es esta agrupación, que dura la friolera de 4 números, la que reivindica el nombre del grupo y le recuerda a Marvel que tenía ahí esa carta guardada. Erik Larsen no se puede resistir, y cuando le dejan al cargo de la cabecera de Spider-Man, tras la marcha de TODD!, decide traer de vuelta al grupo, esta vez decididos a vengarse no del trepamuros sino del Dr. Octopus.

Esto demostraría que el grupo podía reciclarse si se tenía la suficiente cara dura, falta de ideas o ganas de intentar algo nuevo. Tanto es así que para la Segunda Temporada de la serie de dibujos animados de Spiderman (1995) aparecen, renombrados como The Insidious Six.

Pero también en el 95 aparecería en la colección de Spiderman Unlimited escritos por Tom Lyle, un experto en eso de tener pocas ideas y la cara un poco dura. En este caso, tras la muerte por automedicación de plomo de Kraven, que el Hombre de Arena se uniera a los Vengadores y el asesinato de Octopus a manos de Kayne, los tres miembros originales restantes (más el Duende, que había fichado en el cómic de Michelinie) deciden unir fuerzas con el Escarabajo y el Conmocionador (recliclando fichajes del Sindicato Siniestro) y a Scorpia, un claro caso de diversidad forzada introducida por los malvados SJW de Soros.

A estas alturas los Seis (o siete) Siniestros son más un grupo de apoyo de villanos enemistados con otros villanos que una formación destinada a eliminar a Spiderman, algo que volverá a resonar cuando a finales de los 90 Howard Mackie y Byrne reunan de nuevo al grupo para ir contra un renacido Doctor Octopus. Mackie decide ignorar la aparición anterior del grupo,descartar a las nuevas inclusiones (incluyendo al Duende, que es sustituido por Kraven, pero esta vez el hijo) y poner como sexto miembro a Veneno. No, la cosa no tenía mucho sentido.

Es decir, recopilando, que de aparecer una vez en 1964 y no volver a ser mencionados en 25 años, en apenas 10 años tuvimos 4 apariciones del grupo, en distintas encarnaciones. Bueno, muchos os dirán que es que los cómics de los 90 tenían estas cosas y que bajó de los cielos Joe Quesada y desfació todos los entuertos. Y por supuesto, os estarían mintiendo.

En 2005 Mark Millar está escribiendo Spider-Man Marvel Knights en un proceso de cambio de cara radical para varios de los personajes del plantel de villanos de Spiderman. Continuando con lo establecido por Bendis en The Pulse y Jenkins en Spectacular Spiderman, Millar nos trae una historia que culmina con la aparición de unos ¡12 Siniestros! reunidos por Norman Osborn. ¿Qué sentido tiene que Norman retome y reivindique el nombre de un grupo de villanos del que nunca formó parte y que de hecho le excluyó en todas y cada una de sus formaciones? Bueno, pues que MOLA. Y si MARK! ve que mola, él lo pone.

Aquí ya tenemos un poco de despiporre. Tenemos a la mitad del Sindicato Siniestro (Boomerang, Conmocionador, Hydroman), a medio equipo original y a unos cuantos que no tengo muy claro qué pintan ahí y que creo que solo están porque Millar no se sabe 12 villanos de Spiderman. La broma no llega para mucho más.

Slott reciclaría el concepto unos pocos años después como forma de reintroducir a villanos clásicos y poner a Otto de nuevo como líder del grupo y eje central de la villanía arácnida, en preparación de sus planes Superiores. Probablemente hablamos del único caso, desde 1990, en el que los objetivos del equipo se mantienen fieles a los originales del Annual 1. Y por supuesto, la primera vez desde entonces que el líder del grupo es Octavius. Igual tiene algo que ver.

De modo que cuando uno se pregunta qué lleva a Michael Keaton a presentarse como Batman para una película de Flash después de haber parodiado las películas de superhéroes en Birdman, haberse reinventado como villano en Spiderman Homecoming y hacer un cameo de cara a un nuevo universo cinematográfico en Morbius… Yo no puedo dejar de pensar en qué llevó a Adrian Toomes, el Buitre, a unirse a 7 formaciones distintas de los 6 Siniestros, incluyendo varias en cuyo objetivo era liquidar a otros miembros de anteriores equipos con los que volvería a asociarse más adelante. Y entonces me doy cuenta de que Keaton es un puñetero actor de método, y lleva metido en el personaje del Buitre desde hace años. ¡Qué tipo!

Todas las historias de superhéroes tienen un final feliz

-Cotinuamos la historia de la semana pasada del robo del cortacesped de Joe Finnegan. ¿Cuántos años tienes, Joe?
-Ochenta
-Y necesitabas el dinero que ganabas cortando el césped para sobrevivir, ¿verdad, Joe?
-Sí, señora

-La cosa pintaba mal para Joe, hasta que un buen samaritano le ha comprado ¡un cortacésped nuevo!

-Ahora puedo cortar el césped hasta que me muera
-♥♥♥

[Batman: Gothan Nights de Mark Russell y Viktor Bogdanovic]

1, 2, 3, polémica otra vez

Todos sabemos que los taquiones son una cosa importante en esto de los cómics. Que el tiempos es cíclico, caprichoso y que nada volverá a ser como antes hasta que vuelva a ser como antes y podamos volver a prometer que nada volverá a ser… Hay cosas que siempre vuelven, como la Tía May, la muerte del Capitán América, los trajes con bolsillos o las noticias sobre rumores sobre películas de superhéroes.

Por eso, cuando tiras de un rumor para ganar un poco de feedback en Twitter, pueden acusarte de estar copiando una polémica de Enero.

Pero lo que no saben es a qué Enero se refieren realmente.

Más cosas que siempre vuelven, por ejemplo, la prensa criticando a la malvada Disney por corromper las artes, la integridad moral de los autores y los valores mismos de aquello que llamamos Civilización.

Por supuesto, en esta cruzada hay que mantener prietas las filas, no cabe tiempo a criticar si igual solo estamos traduciendo una polémica americana.

Y que no se os ocurra decir que este debate… ya lo tuvimos hace menos de un mes.

En la lucha por la integridad moral de la película 1, 2, 3… Splash no caben disidencias ni matices. O estás con ellos o estás con nosotros. Por supuesto, el tiempo es cíclico y susceptible a reboots y remakes de todo tipo. Quizá recuerden a esta polémica de otras polémicas como: los capítulos de los Simpsons están cortados en Disney +

Cosas que sí que nunca han pasado: Cinemanía comentando que ese mismo estiramiento lleva años produciéndose en las cadenas televisivas españolas, desde FOX a Antena 3, sin que, por lo visto, ni un solo fan se enfurezca. Pero supongo que es lo que tiene traducir artículos de otros sitios, que comentan casos de los países donde se ha escrito la noticia original.

Pero al final, toda esta polémica con el culo de una sirena también sirve para diferenciar a los que tienen poca memoria de los auténticos fans. Porque muchos habremos recordado con esta polémica un asunto anterior pero igualmente controvertido. Una censura imperdonable. Hablamos, obviamente, de cuando DC nos mostró la Batpolla.

Para luego escamotearla vilmente.

Y es que al final, si hay algo que une a Marvel y a DC, si algo puede conciliar a las dos grandes editoriales y a sus respectivos y voraces propietarios, es pensar en los niños. ¿Cuántos años faltan para que alguien en Disney proponga volver al Comics Code?

Tuiteos de febrero

¡Ahí vamos con febrero!

Crisis entre los youtubers españoles

Ayer una desafortunada confusión dentro del equipo de Matt Reeves estuvo a punto de tener trágicas consecuencias entre los divulgadores comiqueros de habla hispana

El origen del problema fue que el becario de Matt Reeves encargado de filtrar fotos y rumores de la futura película de Batman acabó contrato el miércoles, y el nuevo becario que le reemplazaba no estaba previsto que se incorporaba hasta el viernes, así que durante 24 horas los analistas de la actualidad comiquera estuvieron sin novedades que traducir pero con un vídeo diario pendiente de grabar

Joaquinito, productor, guionista y presentador de Revelaciones en la Batcueva salvó la situación descargándose un emulador de Spectrum y jugando unas partidas al Batman de Ocean. Unas partidas cortas y llenas de palabrotas

El Doctor Pollino, cabeza visible del canal del mismo nombre, presentó un monográfico sobre un personaje desconocido llamado Batmito que recordaba haber visto en unos dibujos animados en los años 80 y especulando acerca de su posible presencia en la futura película de Reeves interpretado por Danny DeVito, aunque otras voces en su cabeza niegan este rumor inventado por él, porque es un actor que nunca antes había mostrado interés en unirse a la Bat-franquicia

Pepote Sapote, cabeza pensante de Telegramas desde Villachica, aprovechó su abundante material de archivo para confeccionar un top 10 de las Catwoman más sexys de la pantalla. Tuvo que meter a un par de Batgirl, a otro par de Batwoman y a cierta modelo que solo vistió el cuero negro en una portada de la revista Playboy, pero consiguió llegar a diez

Pero el que peor lo pasó fue Star DC, el youtuber número uno de cómics en habla hispana, que para rellenar el día sin fotos nuevas del Batmóvil tuvo que ¡leerse un cómic de Batman para hacer una reseña! El elegido fue Batman: Silencio, de Jeph Loeb y Jim Lee, que describió como «el mejor puto cómic del puto Batman que me he leído en mi puta vida». Eso sí, se refería solo a las primeras veinte páginas del tomo. ¿Quién tiene tiempo para leer semejante tocho entero teniendo que sacar adelante un canal de tebeos?

Esperemos que días tan duros como el de ayer no se repitan y nuestros colegas comiqueros puedan volver a traducir noticias del inglés sin tanto sobresalto

Instagrameos de enero

¡Rápido, leedlos antes de que se queden (aún más) viejos!

Ver esta publicación en Instagram

Por su peinado le conoceréis #drácula #mikemignola

Una publicación compartida de Eme A (@emea75) el

Robert Begins

Sin duda vivimos en la Era Dorada de las Fotos de Rodaje Filtradas™. Y habiendo sido tan torturada y retorcida la historia reciente de las adaptaciones de Batman (¿de qué otro personaje de tebeo hemos visto tres franquicias levantarse una detrás de otra?) no es de extrañar que tras un primer vistazo a Robert Pattinson con su ropa de trabajo las fotos filtradas de su rodaje hayan corrido como la proverbial pólvora por las redes sociales.

Y nos han permitido echar un primer vistazo a la Batimoto así como una segunda y más detallada mirada al batitraje.

Y como toda respuesta ha despertado aún más preguntas. La más acuciante de las cuales ha sido…

…¿QUÉ es eso que lleva en los guantes? Las especulaciones se han centrado en las más diversas armas. Cuchillas arrojadizas. Dardos de combate. Virotes de miniballesta…

Todas ellas están equivocadas, claro. Pues estamos ante un guiño monumental. Un gesto inequívoco por parte de unos productores que conocen y respetan los tebeos originales del personaje que han decidido rendirle el sentido homenaje que se merecen unos de los más talentosos autores que lo han retratado.

Porque el los enigmáticos adminículos no son otra cosa que Batibastoncillos para las Batiorejas.

Para tenerlas limpias y poder oir siempre bien a Guy Gardner. ¡Ciertamente son los terceros bastoncillos para las orejas más grandes que he visto nunca!

Ah, que son delirios mios, decís. Mera serendipia visual. Pura paleidolia malinterpretada. Que no hay nada, absolutamente NADA de homenaje a la JLA/JLE/JLI de Giffen, DeMatteis y MaGuire en la nueva película de nuestro huérfano millonario favorito.

Permitidme que os responda con un sonoro y atronador…

BWAHAHAHAHAHAHAHAHA