Manzana Espacial

El viernes pasado empezó el experimento Apple+. Entiendo que es un experimento y no una forma real de hacer negocios porque he visto su contenido. Y tiene menos cabeza que el moderador de una mesa redonda masculina.

De entre las muchas cosas que han sacado una destaca especialmente. Y no nos referimos a la serie que quiere ser como Sorkin pero sin tener que contratar a Sorkin. Ni a la serie con Jason Momoa que es tan deslavazada que va a haber que pedir que saquen el Snyder’s Cut. Ni de la serie sobre Emily Dickinson que parece un sketch de The Girlie Show. Ni de las dos series que les han hecho los de Sesame Workshop para que se note que podrían haberla estrenado en cualquier parte -y quizá lo hicieron- pero que han acabado aquí. Ni al documental en el que le pone voz a una reina elefanta -eso dicen ellos- a un rey león; vale, es Scar, bueno, Chiwetel Ejiofor. Pero viene a ser lo mismo. Ni la de Oprah entrevistando a un escritor cada dos meses para que te de tiempo a leerte su libro. Que dos meses pueden parecer mucho tiempo pero, claro, el libro está en inglés. No, me refiero a la serie del espacio.

Sí, sé que habréis escuchado todos que es la buena. Y es verdad. Más o menos. A ver, comparado con las otras. Pero es cierto que es mejor.

Sobre todo si la comparamos con la otra serie del espacio.

Ah, ¿no había dicho que había dos? Pues la buena. No la que va de que los americanos son una panda de resentidos a los que la carrera espacial solo les importa para medirse el ego con los rusos y sacar banderitas U ESE A, U ESE A.

Nah, la buena es la otra:

Todo porque se cumple aniversario y porque hay un recuerdo histórico de colaboración con la NASA. Por ejemplo, este mismo año han hecho muñequitos para vender con las hamburguesas.

Pero, sobre todo, cumple una función fundamental para este nuevo canal. Sobre todo desde su propia fecha de lanzamiento. Si les preguntan si tienen series que merezcan la pena…

¡TE LO JURAN POR SNOOPY!