Una mirada europea

No falla, es empezar a acabarse un año y que se llene esto de personas mirando al siguiente. Quizá porque piensen que el año siguiente su equipo ganará algún título importante o saldrá el país de la crisis o se ligará por fin a alguien. Pero como no todo va a ser malo, eso también sirve para ir viendo lo que se nos viene encima, por ejemplo los trailers de las películas que pretenden estrenar:

Sí, alguien ha pensado en traer de una vez la película animada del Capitán Harlock a España. Para que luego digáis que si no hay gente para todo. Ya est amos más cerca de que estrenen en cines la e Youngblood. Lo importante de Harlock, más allá de su molonidad implícita, es que permite comparar la manera en la que viven y funcionan los europeos. Es decir, cómo entienden el concepto de Adaptar un opening. Partamos del original japones.


¿Os ha gustado la letra? Está muy bien pensada. El océano de las estrellas es mi océano. La oscuridad del espacio es mi oscuridad. Es como si tuviera astromercha. Y esa música que uno casi espera al cantante vestido de traje en un plató beige. De modo que cuando llegó el momento de adaptarla al español (latino) decidieron hacer esto:


Y, ojo, que debía ser algo del agua poque cantar la cantaban igual pero de lo que decía una letra a lo que decía la otra… tela. En cualquier caso cuando a los catalanes les llegó el momento la adaptaron también:


Yo no sé cuál iría antes pero espero que el alguien llamara al traductor del japonés. En fin, versiones parecidas, diría yo. De esas que hacen que se agradezca la llegada del Animetal a darle un poco más de movimiento al asunto.


Por supuesto este no es el punto al que queríamos llegar, simplemente acercarnos para que comprobárais como un poco de cercanía es buena. Porque mientras esto ocurría por aquí en el resto de Europa iban estrenándola también. Por ejemplo, tenía la versión inglesa que era así como


yo aquí ya veía el fondo discotequero y el cantante con la camisa abierta mientras un técnico iba metiéndole ruiditos. Pero es que la cosa no termina ahí, porque hubo también por lógica una versión alemana, ¡a ver si no qué os creeis que es Europa! Lo que pasa es que es… otro estilo:


Que, oye, lograr este aspecto de Parchís Desganado tampoco debía ser sencillo. Y, oye, por lo menos hasta ahora todos habían respetado el nombre. Que ya es más de lo que podemos decir de la versión francesa.


No, no, a ver, dicen ALBATOR. No Al vater. Si es que no sabiendo idiomas no se llega a ningún lado. En fin, aquí tenemos un poco de todo, desgana, grupichi, efectos especiales. Que sí, que estaréis pensando que tampoco había como para tanto. Pero es que todo esto tiene una finalidad en el estudio antropológico de Europa. Porque una vez hemos repasado todos los países podemos ver por fin la mejor de las versiones: ¡La italiana! 


¡Capitán Harlock! ¡POM POM! ¡Capitán Harlock! ¡POM POM! Y toda esa energía con un grupo de cantantes y esa alegría mientras vemos la muerte y destrucción y a nuestro alegre protagonista sonr… estando ahí parado mirando. ¡Da igual el tono inicial, da igual lo mal que estén las cosas, esto es lo importante! (Y ahora a poner a la gente a que haga versiones del tema)La mirada

¡POM POM!

El barco no densetsu Z: Eternal abdominales

Dejad que os cuente una historia; va de torsos mojados y otakus gritando mucho.

(No, no tiene nada que ver con Otakuart).

Antecedentes para aquellos que no estén al día en el panorama de anime: la productora de animación Kyoto Animation (KyoAni para los amigos) es conocida principalmente por sus series de niñas monas haciendo cosas de niñas monas*.

Vamos, que se puede decir que están especializados en esto:
 

k_on.jpg

Una vez puestos en antecedentes, vamos con los hechos.

6 de Abril de 2013. Aparece en Youtube este video:

 

Que como podéis comprobar, son 30 segundos de musculosos jovencitos en bañador jugueteando en una piscina y tirándose agua.
Se confirma que está hecho por Animation Do, un estudio que pertenece a KyoAni.

Y entonces internet va y explota.

Bueno, en realidad es Tumblr  el que explota y salpica otras redes sociales, que se llenan de GIFs animados extraidos del video, de grititos, de fanarts, de fan fictions, incluso juegos en flash… todo esto de un video de 30 segundos que casi no da información y que ni siquiera estaba confirmado como serie. Las fans empiezan a llamarlo “Swimming Anime” y casi inmediatamente se junta más fandom del que tienen algunas series que SÍ existen.

Todo esto en las primeras horas después de la aparición del video.

Por supuesto, la posibilidad de que la serie no llegue a producirse provoca inquietud -se comenta que puede tratarse de una demo de animación, hecha simplemente para promocionar el estudio-y se monta una petición online que llega a las 18.000 y pico firmas.

De repente parece que hay muchas mujeres interesadísimas en ver un anime que enseñe glúteos de adolescente guapo y abdominales definidos, cosa que por lo visto nadie esperaba (¡No! ¿En serio?¿La serie de El barco no ha llegado hasta asia o qué?).
 

 swimming_anime_01.jpg

Que manera de desperdiciar agua, ¿no?

 Mientras tanto, algunos no estaban contentos con la idea de que su amada fábrica de niñas monas hubiese encontrado otro público objetivo y potencial comprador de figuritas de pvc que no son ellos, y han estado discutiendo con cualquiera que dijese que se iba a hacer en serio:

 

puesmira.jpg

 

(Por supuesto, tras anunciarse la serie los moderadores pusieron ese comentario en un sticky en /a/. En el momento de escribir este post, llevaban más de 4.000 comentarios; la captura de abajo es de una media hora antes).

delusional.jpg

Porque claro, KyoAni huele el dinero en licencias de merchan y anuncian la serie, que se va a llamar Free!.

 lomismito.jpg

 Tampoco se diferencia tanto de lo que venían haciendo.¡A por más consumidores!
 

Las reacciones, como estaréis imaginando, son de lo más entretenidas. Desde el “FUCK YEAH” y el grandioso “y decían que las peticiones online no servían para nada!” a los “esto es la muerte del anime”, “me siento realmente incómodo y no entiendo por qué, así que me voy a cabrear”, “va a ser un éxito, las productoras se pondrán a hacer solamente animes de éfebos sexys y nosotros tendremos que dedicarnos a la filatelia” y “yo pensaba que iba a ser otra temporada de mi serie favorita, jo”. Aunque mi favorita es “esto es malo porque se van a llenar los salones de tios cosplayados en bañador de natación”; que lo dicen como si no estuviera pasando ya, si es que son ganas de quejarse.

En resumen; que no puedo esperar a que salga el primer episodio, a ver si estalla el apocalipsis zombie a base de flame internetero.



* Aunque la acepción actual de “cosas de niña mona” en anime incluye cosas como asesinar gente, conducir tanques o ser el avatar de Nyarlathotep.

**Fujoshi es un término japonés para designar a las otakus a las que les gusta el yaoi.Si no sabéis que es el yaoi ya lo buscáis vosotros , que si no este post se va a convertir en un diccionario de términos japoneses.

 

Los Cuentos de la Tía Vazquez

TV01e.jpg

   Queridísimos niños, vivimos tiempos de crispación salvaje. Disturbios callejeros por los resultados de los PicADLOs. La Pantoja en el trullo por culpa de Sark. Enfrentamientos entre gobierno y oposición a cuenta del sentido del post de J Calduch. Guerras internas entre editoriales y packagers por el descontrolado crecimiento del Euribor. Rumores de un próximo Hormigas Blancas dedicado a Cels Piñol…

   Y es por ello, mis adorados pequeñuelos, que E. Martín ha acuidido a mí en busca de auxilio (guiado sin duda por la sabiduría de ROB!) y me ha suplicado que traiga la paz y el sosiego a las turbulentas aguas del mundillo.

   Tan hercúlea tarea está por encima de mis posibilidades, mis chiquilines. Diso no me llamó por los caminos de la diplomacia. Sólo me enseñó a contar cuentos. Y eso es lo que voy a hacer.

    Érase una vez el espacio. Érase una vez su patrulla. Érase una vez un señor llamado Go Nagai que vivía en el país del sol naciente, también llamado Japón (igual que la canción de Mecano). Y Go creó una serie de dibujos animados que llegó a hacerse muy famosa llamada Mazinger Z en la que se narraban las apasionantes aventuras de este caballerete:

V01.jpg

   Y sucedió que debido al éxito de su empresa, Nagai-san creó otras series como Cutie Honey, que también narraba apasionantes aventuras, pero (ejem) esa es otra historia…

V02.jpg

    Go volvió al género de los robots gigantes para continuar la saga de Mazinger y crear nuevas sagas como Steel Jeeg.

V03.jpg

   Y como éra habitual en la época, y no ha dejado de serlo hoy, una empresa juguetera japonesa llamada Takara decidió fabricar muñecos de tal serie con el fin de dejar secos a los padres de los pequeños espectadores, futuros frikis gastadores de su propio sueldo (no me extraña tal malicia, se llama igual que un villano de James Bond).

V04.jpg

   Y, como ya entonces comenzaba a ser la norma, una empresa juguetera norteamericana llamada Mego, no dando a basto con la fabricación de muñecos basados en superheroes que arruinarían la economía de frikis desesperados por ajustar cuentas con su infancia treinta años después, decidió ampliar su oferta vendiendo en occidente unos juguetes japoneses llamados Microman.


V05.jpg

   Pero mentes preclaras en Mego decidieron americanizar el nombre de la línea. Con lo que los niños gaijin jamás gozaron de los juguetes de Microman, sino de los Micronautas.

V06.jpg

   Y dado el éxito arrollador de la nueva línea, mentes aún más preclaras de Mego decidieron incorporar a la línea de los Micronautas las figuras de Steel Jeeg de Takara.

V07.jpg


   Y aconteció que Stan Lee, sin duda demostrando el acierto que años más tarde le llevaría a abrir sus puertas editoriales a la Genialidad! de ROB!, llegó a publicar un cómic basado en los Micronautas…

…pero eso es otra historia…

   Y he aquí la moraleja de este cuento, pequeños y pequeñas. He aquí la razón de que estos dos muchachotes se parezcan tanto:

V10.jpg

   No, no es que les haya hecho el lifting el mismo cirujano. ¡ES QUE SON HERMANOS!

   Y cuando hayais digerido tal hecho, leed aquí cómo el juguete de Koji Kabuto es primo hermano de Optimus Prime…

Down and Dirty Comics: All You Need is Love

Amigos. Adláteres.

El tema del hentai está llegando demasiado lejos.

Todo empezó de una manera inocente. Corría (insertar chiste aquí) la segunda mitad de los ochenta y en los videoclubs patrios los pornófilos podían alquilar el último VHS de Traci Lords o de Christy Canyon, editados por Elefante Verde con títulos dignos de Antena 3 como Sexy Falcon Crest o Sexy Dinastía. O podían alquilar Pandora, Trilogía Erótica.

.Pand.jpg

Con Cream Lemon desembarcaba la punta de lanza (insertar chiste aquí) del erotismo animado nipón. Todavía quedaban unos años para que se usara la palabra «Hentai» en lugar de «guarrerías españolas dibujadas estilo Heidi». Eran tiempos de iniciación, de descubrimiento, cuando nadie se sabía los raros nombres japoneses que designaban las cosas raras que se hacían a japonesas en la pantalla. Y entonces llego Urotsikidoji.

Urotsuki.jpg

Y aparte de las señoras que se lo compraron a sus retoños pensando que era otra Bola de Dragón (y viendo cómo acabaó estirándose la trama, no andaban muy desencaminadas) no trajo mayores consecuencias. Bueno, permitió que naciera en España una distribuidora que saca DVDs de masters de vídeo, sin formato y con drops, pero vamos, no se ve a los compradores de películas manifestarse porque estén mal traducidas y peor editadas, ¿verdad?

El caso es a lomos de cierto caudrúpedo el hentai creció hasta convertirse en un sólido y floreciente subgénero. Como hoy voy corto de tiempo, en lugar de copiar la información de la Wikipedia y hacer como que me conozco el tema os pongo el enlace y vosotros mismo lo mirais, ¿ok?

Pero todo tiene sus límites.

Y en el Reino Unido, donde el Hentai aterrizó un par de años antes que en nuestra patria, ya los han alcanzado.

De hecho, como demuestra éste escalofriante documento gráfico que nos ha proporcionado el futuro Adláter Pompeyo, los han superado ampliamente.

Love10.jpg

No se vosotros, yo la próxima vez que me enfrente al Cthulhu de Horrorclix no pienso mandar a mis Razorvixens

Witchblade

Damas y caballeros: miss Delfina Palma vuelve a éste su weblog para hablarnos de la que espero que a partir de ahora sea una de vuestras series favoritas en cualquiera de sus versiones, si es que no lo era todavía

Vivimos en lo que las revistas chachis llaman «un mundo globalizado y la cultura del mestizaje», que son unas palabras muy chulas que extrapoladas al mundo del cómic y las frikadas varias, quieren decir que todos nos copiamos de todos con alegría y regocijo. De ahí los dibujantes de superhéroes españoles, los mangakas ovetenses (que alguno habrá a estas alturas, digo yo) y las gothic lolitas suecas.

Y ahora que ya he cumplido con el párrafo introductorio y he escrito más que la media por post de Eme A, vamos al meollo del asunto:


Witchblade, por Michael Turner. Conocemos el cómic, conocemos la serie de la tele…


…más tapadita ella, que parece una portada de la linea Max (qué cosas tienen las influencias cruzadas)… ¿qué más?

Hombre,sí… ¡el anime!


Impresiona, ¿eh? No, no es Sarita Pezzini, se llama Masane y gasta alguna talla más ( y una pose muy exótica; me pregunto si serán tan fans de ROB! Como nosotros). Y más látex que metal, cosa que sin duda alegrará los corazones de un sector de los fans que ya andaba un pelín descuidado, tanto spandex y tanto metal, y el látex para cuándo. El argumento promete; arrancamos con esta chica tan sanota y su hija de seis años en un futuro post-apocaliptico, huyendo del gobierno. Y un fotógrafo entrometido, y un monstruo que trabajó de extra en Bioman, y un tipo listo con gafas y cara de malo que habla mucho por el movil. Soy incapaz de imaginar a dónde nos llevará el hilo argumental con un planteamiento tan genial, en serio, qué nervios, ¡qué intriga!
Y tenemos trailer:


En el que se ven todas estas cosas.

Siguiendo con los derivados, se ha hecho coincidir su estreno con la versión en manga, serializada en la revista Champions Red con otra protagonista distinta (la Witchblade es lo que tiene, y a los japoneses les encantan los lanzamientos simultáneos. Les deben recordar a Afrodita A):


(Ejercicio visual: averiguar de qué subgénero procede el dibujante en menos de tres segundos).


Hermanas gemelas,¿eh?

Yo diría que los japoneses han captado la idea, pero les falta rodaje. Y rayitas, sobre todo rayitas. Los brillitos no compensan la abrumadora falta de rayitas.

Que viva la globalización y el mestizaje, ¿no? Apenas hay datos disponibles sobre el manga por el momento; es decir, que no me sé el nombre de la chiquilla ni de qué va el tema, pero vamos, seguro que competiciones de peonzas tuneadas no hay. Creo.

Michael Turner tiene que estar dando saltitos de contento con el uso que han hecho los japoneses de la licencia de Witchblade. No todo el mundo puede decir que han hecho un anime Y un manga de su tebeo…

Genshiken


Durante años los frikis han buscado modelos en los que verse reflejados en los cómics, series de televisión y demás productos de ficción… Los guionistas de distintos medios viendo esto introdujeron personajes jóvenes con quienes pudieran identificarse los frikis, así nacieron personajes como Robin. Pero, seamos serios, pocos de estos chavales (y no tan chavales) podrían identificarse con un chico delgado y atlético capaz de realizar las acrobacias más asombrosas, al menos no si generalmente son incapaces siquiera de verse la punta de los pies.
Pasaron los años y los pobres frikis desamparados seguían sin tener un espejo en el que mirarse, un modelo que seguir. Hasta que apareció Genshiken.

Aquí no hay tipos hipermusculados que se transforman en superguerreros del copón y pelean durante tropecientosmil episodios contra un villano aún más grande y cachas que ellos. Aquí sólo hay una serie de tipos lamentables y patéticos como los que podemos encontrar en cualquier librería especializada o como los que la mayoría de nuestros lectores ven al mirarse al espejo cada día. Aquí hay frikis, otakitos para ser más exactos. Tipos como tú y como yo, vamos (bueno, como yo no, que sólo leo cómic de superhéroes y eso cuando los dibuja Rob! Porque a mí los cómics japoneses esos no me gustan nada y mucho menos el shojo, que yo soy un hombre, un macho, no una nenaza llorica. ¿Acaso lloré cuando Miki Koishikawa estuvo apunto de perder el amor de Yuu? Pues no, nada de nada, porque no me dio ninguna pena… Pero ninguna ¿Eh?… Snifs).

Es difícil que un friki común no se sienta identificado con una serie en la que uno de los protagonistas, por citar un ejemplo, es tan inhábil socialmente que cuando tiene en su casa a una chica dispuesta a hacer de todo por él (y cuando digo todo quiero decir TODO) no sepa qué hacer con ella y prefiera seguir jugando tranquilamente con sus videojuegos. Y eso cuando no le hace algo de caso y se enrolla con ella a la vez que ve su serie de anime preferida.

Y es que en Genshiken tenemos desde tipos incapaces de hablar con una chica ni aunque su vida dependa de ello a pajilleros que se gastan una fortuna en doujinshis (cómics guarros), pasando por obsesos del cosplay que sólo se excitan cuando ven a una chica vestida como el personaje de alguna serie de anime. Concretando un poco y para que cada lector de este blog pueda encontrar su alma gemela en esta serie, pasaré a describir a todos los personajes de esta serie:

– Madarame Harunobu: Es el otaku por excelencia, apasionado hasta la medula no tiene en mente nada mas que el anime y el manga, especialmente los doujinshis. Tiene miedo de las mujeres, especialmente de Kasukabe. Le encanta analizar las series y mangas hasta el más mínimo detalle, llegando a extremos obsesivos.

– Kugayama Mitsunori: Grande (eufemismo para no llamarle gordo), tímido y aficionado al dibujo, es el modelo físico de la mayor parte de los frikis del mundo. Una de sus pasiones es el karaoke.

– Koshaka Makoto: Obseso de los videojuegos hasta extremos enfermizos, si tiene que escoger entre una tía buena y un buen videojuego la chica casi siempre estará en segundo plano. Físicamente no parece el típico friki y, si no se le ve hablar con los del Genshiken o jugar a videojuegos, parece una persona perfectamente normal.

– Kasukabe Saki: Novia del anterior. Odia a los otakus con toda su alma (una chica sensata) y tiene unos incontrolables ataques de violencia. Ella se considera normal, sobre todo en comparación con los amigos de su novio, pero dista mucho de serlo.

– Sasahara Kanji: Uno de los últimos fichajes del club Genshiken. Es un otaku tímido y aficionado a los doujinshis que acaba en este club al no atreverse a entrar ni en el de manga ni en el de anime. Es el más normal de todos, aunque eso no es difícil.

– Tanaka Soichiro: Gran aficionado a la construcción de maquetas y al cosplay, él mismo diseña y cose disfraces para sus amigas a las que luego fotografía. Lo que de toda la vida se ha llamado un fetichista, vaya.

– Ohno Kanako: La última adquisición del Genshiken. Gran aficionada a cosplayearse (más bien es una obsesa del tema) de sus personajes de anime favoritos, tiene una curiosa fijación por los chicos calvos.

– Shodai Kaicho: También conocido como «El Presidente» ya que es el creador y el presidente del club Genshiken. Es bastante siniestro, aparece en los lugares más insospechados sin hacer ruido y a veces se da a entender que lo sabe todo sobre todos. Nadie sabe cuánto tiempo lleva siendo el presidente del club ni a qué se dedica.

Toda esta panda de… otakus son miembros del club que da nombre a la serie, cuyas actividades se reducen básicamente a ver anime, leer mangas e ir de compras a los salones de cómic de Japón a pillar mangas porno.

Por todo esto, Genshiken ha calado muy hondo entre los fans. Signo inequívoco de su éxito es que ya se comienzan a ver por los salones a los primeros frikis cosplayados de personajes de la serie. Ejemplo de esto es la siguiente foto, donde se ve a un friki disfrazado de Madarame.

«Friki disfrazado de friki
¿No os parece redundante?»

Algo muy curioso de esta serie es que ningún friki aceptará jamás (al menos no públicamente) que se puede parecer a alguno de los personajes. Siempre dirá cosas como «Pues yo conozco a uno clavadito a Madarame, en todo, menudo friki está hecho, jajaja… No, yo no me parezco a ninguno, pero es que lo mío es afición, no fanatismo», «Hombre, es que es una exageración, no hay nadie así, comprar cómics es una cosa pero es que los de Genshiken son lo puto peor… Por cierto, como vuelvas a decir que Hal Jordan es un pusilánime mataré a toda tu familia», «¡Esos son unos salidos! ¿Qué yo qué? Nooo, lo mío es por las hormonas», «Yo no soy friki», etc… La realidad, sin embargo, nos muestra otra cosa. Absolutamente todos los frikis habidos y por haber se parecen a alguno de los personajes; unos más, otros menos, algunos no se parecen a ninguno en particular pero tienen características de varios… Pero, eso sí, no se salva ninguno, y vosotros menos.

Debido a esto podemos concluir que Genshiken es el mejor (y probablemente único) estudio sociológico que se ha hecho sobre el mundillo friki.

Este post no podría haberse realizado sin la colaboración (y el latigo) de nuestra camarada ADLatere Sanscrit.