Ahora que hace diez años

 Hace diez años que dejé de tener que preocuparme por que en este blog el tratamiento que se le diera a Batman fuera siempre el mismo. Porque la cosa parecía tan fácil que cualquiera diría que trataban de decirnos algo. Pero por suerte una portada propició el descubrimiento. La aparición en nuestros comentarios de un joven y apuesto  señor verde de color que decía que esto que había posteado uno de nuestro alegres chicos de entonces

ya lo había puesto él hacía días. Y que a ver qué pasaba. 

Lo que pasó es que acabó siendo New ADLater, participando por partida doble en la Operación Calduch y protagonizando su propia sección veraniega. Entre otras muchas colaboraciones, idas, venidas y amor. Mucho amor. A su Big Culo Day y a todo el resto de cosas que me ha dejado el blog más lim ha contribuido a mejorar la blogosfera patria.

Así que alcemos una copa, comprovemos que no tiene dentro ni fluido jokerizante ni chochoa, y alcémosla para gritar todos fuerte… 

¡FELIZ CUMPLEAÑOS!

AVIV (ETED) ECATOJ!!!

Alf y la Guerra de la Evolución

Los lectores veteranos seguro que recordais La Guerra de la Evolución. Los que no, pinchad en este enlace, que en la Wikipedia os lo explican. Y los que seais demasiado vagos para leer en inglés, que sepais que es un crossover en que participaron todos los anuales de Marvel durante 1988. ¿Todos? ¡No, al parecer en una pequeña aldea parecían resistir ahora y siempre al invasor! Me refiero al anual de Alf, realizado por el elenco habitual: Michael Gallagher, Dave Manak y toda una institución, Marie Severin (por cierto, ¿”institución” es un eufemismo para “llevo toda la vida haciendo el mismo trabajo en la misma empresa porque no he encontrado nada mejor”? Lo siento, divago, sigamos)

En el anual de Alf, como decía, todo transcurría por sus derroteros habituales: Brian era enviado a un campamento de verano y Alf decidía ir a rescatarle. Y para solucionar el problema del transporte, nada mejor que mandarse a sí mismo por correo. Pero al llegar Alf al campamento se produce la Temida Interferencia Editorial…



La historia del campamento prosigue sin mayores complicaciones, pero el Alto Evolucionador no se olvida de la charla pendiente y por tanto, dos días y algunas páginas después…



¡Hop! Los autores recurren a la pirueta del sueño-o-historia-imaginaria, y la continuidad y la coherencia del universo de Alf quedan a salvo (iba a decir que la del Universo Marvel también, pero pensandolo mejor ya era tarde para eso…)

En tiempo de guerra, todo agujero es trinchera…

Las grandes editoriales de comics como es el caso de Marvel, conocedoras de las inquietudes de sus lectores siempre han buscado crear personajes e historias con las que estos pudieran sentirse fácilmente identificados. Asi, que sabiendo que la mayoría de los lectores de comics son adolescentes han decidido que sus personajes sean como sus lectores, que estén tan salidos como ellos y estén dispuestos a tirarse a cualquier cosa remotamente humanoide que se les ponga a tiro.

Podría citar cientos de casos, pero citando solo unos pocos me aseguro de tener algo de lo que escribir otro día cuando este falto de ideas, sacando una secuela de este post.

Remontándonos al principio del Universo Marvel tenemos a La Cosa, un tipo enorme con un cuerpo de rocas naranjas que se paso años saliendo con Alicia Masters, en Marvel aun estaban en pañales y venían a decirnos que si eras feo solo podrías liarte con una ciega. Pero pronto se atrevieron a más. Aparecieron Betty Ross y Bruce Baner/Hulk, aquí la mujer ya no era ciega pero aun asi se liaba con el gigantesco monstruo verde. Sin duda historias como estas alegraron mucho las vidas de muchos frikis pajilleros en los años sesenta.

Pero llegaron los setenta y en Marvel ya se atrevieron a todo. Hasta el momento hablábamos de humanos físicamente alterados que mantenían relaciones con mujeres normales, pero decidieron dar un paso más. En la serie de Howard, liaron al protagonista, un pato parlante extraterrestre con una mujer humana, y Frederick Wertham creía que los peligrosos eran los comics de los años cincuenta…

A partir de aquí ya valía todo. Hulka, un bicharraco de color VERDE que pesa al menos 150 kilos se convertía en una sex-symbol que se liaba con todo el que le daba la gana, Namor olvidaba a Susan Richards para casarse con una plodex que tenia tendencia a convertirse en una gigantesca serpiente marina, la Bruja Escarlata rechazaba a pretendientes como Ojo de Halcón para ¡Casarse con un robot! ¡UN ROBOT! y eso por no hablar de los mutantes, que Henry McCoy no empezó a tener éxito de verdad con las mujeres hasta que no se convirtió en una especie de gorila azul.

Incluso se atrevieron a mostrar estos temas en su línea de comics infantiles, como puede verse en la portada que encabeza este post, donde podemos ver al simpático alienígena Alf “confraternizando” con una foquita…sin duda el mensaje oculto es que las gordas también podían ligar, o algo asi. Por desgracia del comic solo tenemos la portada no sabemos que paso en el interior.

No quiero terminar esto sin mencionar a DC comic, que también ha tenido sus pinitos en estos temas, con casos tan famosos como el de Abby Arcane Holland, que acabo casada con la Cosa del Pantano, un ser compuesto por vegetación, del que siempre me pregunte si ella le regaría por las noches para que le creciera el…esto…el follaje, eso. Y por supuesto su personaje insignia, Superman, ya que ¿Puede haber una relacion mas antinatural que la suya con Lois Lane? No me imagino a ninguna persona real tan necesitada como para liarse con la pelma inaguantable de Lois, aunque tal vez el Kryptoniano tenga Superpaciencia…