Instagrameos de octubre

Porque si han colado una vez, por qué no dos

La Casa del Pantano

Era inevitable.

Vosotros y yo lo sabiamos. Siendo como es este un blog tradicionalmente seguidor del Barbas de Northampton era cuestion de tiempo que abordáramos la famosa adaptación televisiva. Esa de la que está hablando medio planeta.

Como ya os habreis imaginado me refiero a la serie de La Cosa del Pantano.

No, la de imagen real.

*suspir* No, la de ahora.

Esta.

Y la verdad es que ya va siendo hora de plantarse y acabar con esa idolatría a Moore tan extendida en el mundillo. Que sí, que escribió Watchmen, pero eso no quiere decir que automaticamente le pertenezcan personajes por los que sólo pasó ocasionalmente. Los verdaderos creadores de la Cosa del Pantano fueran Len Wein y Bernie Wrightson y por muy excelente que fuera la etapa escrita por Moore simplemente fué una más entre tantas surgidas de las plumas de Veicht, Snyder (el otro) o Soule. Y se nota que ha sido ese el principio que ha guiado James Wan y a los creadores de esta nueva serie. Plantear una reimaginación del personaje fresca e innovadora lo más alejada posible de las axfisiantes adaptaciones de páginas adoradas como intocables por friquis que trolean por internet desde sus sótanos.

Por eso esta primera temporada ha estado repleta de ideas originales e innovadoras comenzando por su villando principal.

Sunderland, quien para sus malévolos planes requiere la ayuda de un clásico mad doctor.

La Mole Jason Woodrue.

Y ese terrorífico oponente de mitad de temporada. Ese ente oscuro que se alimenta de los miedos humanos. Que podría ser su REY.

Reconozcamos que es un episodio muy MONO.

La Cosa del Pantano: la Serie no sólo nos presenta a nuevos personajes. Osa avanzar la relación entre los que conocíamos de toda la vida por senderos jamás siquiera insinuados en los cómics. Como esa relación romántico-espiritual que se establece entre la titular Cosa y Abby Arcane…

…que se materializa gracias al consumo de sustancias estupefacientes generadas por Alec.

O el absolutamente imprevisible giro argumental que deja en pañales a los de Juedo de Tronos…

…con ese accidente de coche que manda a Matt Cable al hospital.

Y qué decir de la IMPACTANTE revelación que sirve de preámbulo al final de la primera temporada. Ese inolvidable capítulo en que mercenarios a sueldo de Sunderland dejan en estado de shock a la Cosa del Pantano…

…y llevan su cuerpo a Woodrue quien, tras diseccionarlo, efectua el escalofriante descubrimiento de que…

¡¡¡No es un Alec Holland transformado en planta humanoide sino una planta humanoide que creia ser Alec Holland!!!

Y que desemboca en ese icónico momento en que nuestra segunda burla de humanidad incrustada de musgo preferida surge de las aguas pantanosas cargando el esqueleto de su original identidad humana.

Algunos pensareis que es una lástima que no se hayan aprovechado ninguna de las magníficas ideas que Moore aportó al personaje pero, igual que El Mandaloriano se beneficia de la libertad de transcurrir dentro del universo de Star Wars pero no contar con ninguno de sus reconocibles personajes, La Cosa del Pantano: la Serie lo hace de volver a sus raices (guiño-guiño) para explorar nuevos horizontes.

No me mailterpreteis, yo también soy fan acérrimo del verbo de Alan, pero hay vida más allá de sus barbas. La idolatría siempre es mala (salvo cuando es a ROB! por supuesto) y conduce a conductas distorsionadas y obsesivas.

Como querer ver cosas donde no las hay.

Empeñarse en ver adaptaciones de otras obras de Moore en detalles casuales e insignificantes. ¡Ni que Alan alguna vez hubiera creado un personaje azul de poderes energéticos que percibe el futuro y que se paseara por ahí en pelota picada!

¡Ni que hubiera escrito alguna vez alguna historia de complemento contando el origen de un fantasma!

¡O de un errante!

¡O de nada, NADA relacionado con la zona verde del espectro lumínico ni sus presuntas cualidades energéticas!

!Ni que… Ahm… Esperad que lo miro que… Ah pues no.

Moore no escribió el guión de Se7en…

Ciertamente vivimos una Era Dorada de las Series™ y quizá vosotros espereis con impaciencia el Crisis en Tierras Infinitas del Arrowverso o la serie televisiva de El Señor de los Anillos pero yo me muerdo las uñas esperando que anuncien la segunda temporada de La Cosa del Pantano: la Serie.

Que me imagino que caerá para enero ¿no?

A Alan Moore se le ve el cartón

-¿Qué te parece cómo nos ha quedao Jerusalén? Niquelao, ¿no?

-Hombre, no sé yo. ¿No nos ha salido el estuche un poco grande? ¿No se ve mucho hueco?
-Las fotos promocionales las hacemos por la parte que no se ve y arreglao

-Pero, ¿no bailarán los libros en la distribución? ¿No se estropearán las cajas al apilarlas?
-Tranquilo, que lo tengo todo pensado

-Le metemos un cartón en el hueco y ya no se mueven los libros mientras los llevamos en la fragoneta. ¿Ves qué fácil se arregla todo?

Animus Iocandi

Me acabo de enterar de que existe un cómic de Batman en el que el Joker viola y deja paralítica a Batgirl y, por lo que se ve, es un cómic de culto.

Pues sin haberlo leído y sin intención de hacerlo

os digo que menuda puta mierda

y que a ver si os lo metéis

por donde os quepa 🙂

Y, por favor,

venid a explicarme lo contrario,

que ya os diré yo lo mucho que me sudan el coño

vuestras putas mierdas.

Gracias.

Y la semana que viene en la Adlo! Novelti Librari: Me acabo de enterar de que existe una serie de TV en la que unos hombres violan y torturan a las protagonistas.

Pues sin haberla visto y sin intención de hacerlo, os digo que menuda puta mierda.

(achievement «No Pongas Otra Vez la Imagen del Episodio de La Paliza a Tygra, Pesado» desbloqueado)

Y espera a que les toque escribir la necrológica…

Ese servicio de streaming en el que antes estaba Juego de Tronos ha lanzado por fin el trailer de su adaptación al formato televisivo de la Novela Gráfica Watchmen. Es un gran momento para los aficionados, que saben que el estreno audiovisual recuperará la atención sobre esta indispensable obra del noveno arte.

Quizá, incluso, provoque la reedición de la Novela Gráfica, tan demandada y complicada de encontrar en las librerías especializadas del país. Además, este paso de Watchmen a un medio superior, como es el audiovisual, ha atraído de nuevo la atención de los medios a la vida y obra de su creador, el visionario guionista Alan Moore.

La ocasión la pintan calva porque el pionero juntaletras Alan Moore acaba de dar carpetazo a La Liga de los Hombres Extraordinarios, obra que anunció en 2016 que iba a ser su última incursión en el medio, harto de los avaros intereses corporativos, los infantiles aficionados nostálgicos y esas infundadas acusaciones de que muchas de sus Novelas Gráficas incluían una serie de tropos misóginos bastante cuestionables.

Esa escueta despedida de Moore ha sido adelantada por The Guardian, y rápidamente el resto de medios se han dedicado a fusilar el artículo del diario británico… o a traducirla, a pesar de todo, en el caso del lodiario.

En palabras de nuestro/a misterioso/a periodista, Moore es «el creador de productos imperecederos como Watchmen, V de Vendetta o La cosa del pantano». Es una lástima que en lodiario hayan decidido no acreditar a ninguno de sus redactores como el autor de esta pieza, que ha podido adelantar esta exclusiva sobre la autoría de Swamp Thing. Asumimos que dicha creación a manos de Moore tuvo lugar antes de ese advenedizo de Lein Wein publicase un tebeo del personaje en 1971, cuando nuestro barbudo protagonista tenía 18 tiernos añitos.

Suponemos también que esa creación tuvo que ser anterior, taquiones mediante siempre, a 1996, momento en el que Moore se “estrenó” como escritor según la pieza de lodiario. Por suerte, «pronto» logró hacerse hueco en la industria del cómic, así le dio tiempo a publicar una larga trayectoria en Marvel UK para luego acabar en DC 12 años antes de la publicación de La voz de fuego.

O bueno, a ver, puede que los periodistas de lodiario se refieran a escritor De Verdad, es decir, no de Novelas Gráficas, sino Novelas De Verdad. Porque todos sabemos que ser escritor es solo si escribes De Verdad. Si escribes otras cosas como, por ejemplo, yo qué sé, relatos, no cuenta como escribir. No mirar ni la Wikipedia sí que cuenta, sin embargo, como documentarse.

Como digo, es una pena que no sepamos quién ha escrito el artículo de lodiario, porque estamos hablando, sin lugar a dudas, de alguien que sabe valorar la importancia de la palabra escrita y la Literatura de Verdad.

Y es que si hay algo con lo que siempre hemos podido contar los socios de lodiario es que cuentan con EXPERTOS.