Go WEST!

La muerte de Adam West es un buen momento para celebrar su vida. Pero, claro, en realidad casi cualquier momento era un buen momento para celebrarla. De West y su Batman hemos hablado por aquí tanto y tan de seguido -¡tuvimos hasta una redifusión de aquello de EliteVisión!- que creo que tampoco hace falta seguir insistiendo en ello.

Vamos, yo no tengo mucha intención.

Porque Adam West era mucho más incluso cuando aprovechaba para tirar de ello para presentar otros aspectos de él…

No era ni de lejos lo único aunque sirviera para sacarle en documentales:

Una carrera que en muchos casos se basaba en interpretar al mejor personaje de todos: Él mismo.

 

 


Pero es que además tiene toda una carrera al margen. En serio. Una carrera que, de hecho, empezaba antes de Batman, en películas y publicidad:

 


Incluido, por supuesto, en la publicidad.

 

Y que, por supuesto, continuó después de la serie.



Incluido, por supuesto, en la publicidad.

 

Y, con eso y con todo, siempre parece que su historia tiene más trabajos pendientes de descubrir, incluidos aquellos que  parecieron ser dejados -sin mucho motivo- de la mano de las cadenas:

 

Así que por todo esto y por tanto, tantísimo más…

 

Lo único que podemos decir desde aquí es…

AVIV MADA TSEW!!!

 

Cosas que postear cuando te han formateado el disco duro del mac y ya no te va ni el escaner

Tal y como explicaba el Joker en El Caballero Oscuro, nadie se escandaliza si lo que pasa es algo que está previsto, por muy escándalo que ello suponga. Por ejemplo todos nos enfadamos si alguien comenta en el café los detalles del estreno de una peli que se estrenó dos semanas antes y aún no hemos podido ir a ver al  cine, pero sin embargo asumimos con naturalidad que a partir del mismo minuto en que acaba en USA un episodio de Juego de Tronos los spoilers vuelan por las redes sociales y que si te lo tragas es porque no has tomado precauciones suficientes (que incluyen amenazar bien fuerte a tu TL).

Todo esto viene porque a partir del viernes LO PREVISTO es que todos estemos hablando de lo mucho que nos ha gustado la película de Muertopiscina y lo muy diferente que es su estilo desenfadado de las pelis de Marvel comparadas con lo oscuro de las películas DC porque, como todo el mundo sabe, no existe La Era de Ultrón.

Con lo de la oscuridad de las pelis de Time-Warner pasa una de esas cosas en las que Todo esto ya ha pasado antes y volverá a pasar (TM). Es decir, que Emilio Mart a mucha gente le gusta culpar a Nolan de lo que hace Zack Snyder, como cuando se culpaba a Frank Miller o Alan Moore por lo que hacía cualquier guionista de medio pelo que se despertaba en un apartamento de Scranton pensando que él también podía escribir Watchmen o Batman Año Uno.

Lo que quiero decir es:

1) Que no acabo de entender esa manía de la gente DE PONER NEGRITAS Y SUBRAYAR LOS TEXTOS COMO SI EL PÚBLICO FUERA TONTO.

2) Que una cosa no quita la otra. Y que por mucho que nos pensemos que el trato a DC puede ser injusto (véase como la gente río la gracia a Marvel cuando le dijo a DC que si ellos no sabían hacer una peli de Wonder Woman ellos iban a hacer una con Mapache Cohete, cuando la realidad es que DC tiene desde hace años a Supergirl y Catwoman en la gran pantalla mientras Marvel prefiere hacer una peli de un mapache que habla antes que de Hulka, Miss Marvel o La Viuda Negra), también es cierto que las películas de DC son oscuras de cojones, y apuestan por el dramatismo por encima de la diversión.

Pero claro, el problema de DC-Time-Warner es el camino no tomado. ¿cómo podemos saber que las películas que rueda serían mejores si sucedieran de día y tuvieran personajes alegres? ¿Y si las producciones DC no tienen arreglo?

Gracias a la magia de internet hoy podemos descubrirlo.

Saquen ustedes sus propias conclusiones, amigos lectores, y no permitan que cualquier idiota les diga lo que tienen que hacer y pensar sólo por poner negritas en sus textos.

Homenajeando todo lo homenajeable

DC ha cerrado Batman ’66, la cabecera basada en una de las series de televisión preferidas por los adláteres (más información sobre ella en posteos anteriores). Pero lo ha hecho a lo grande, con un Mike Allred (da igual que el guión lo firme su hermano Lee y el color su mujer Laura, el mérito de todo es de Mike siempre) pletórico que nos ofrece esta maravillosa secuencia

Batman_66_073_03Batman_66_073_04Batman_66_073_05

Hacemos un alto en el camino para que aquellos visitantes ocasionales que no tengan memorizada plano por plano la cabecera animada de la serie de Adam West puedan pillar el chiste. Este es el tubo en cuestión:

¡Y ahora volvamos a los Allred!

Batman_66_073_07Batman_66_073_08Batman_66_073_09Batman_66_073_14

AVIV DËRLLA!! SÖDOT SOLLÊ!!

Por fin se estrena Batman en España

¿Cómo eran los tiempos antes de internet? Es decir, suponiendo que hayan existido esos tiempos, que es algo que no podemos asegurar totalmente… En fin, que antes de los tiempos de internet las películas se estrenaban en algo llamado "salas de cine" y no se podían descargar de ninguna manera. Sí, sí, había que acudir a un sitio físico de la vida real y es lo que es peor… ¡había que pagar! Sí, sí, no es una leyenda urbana que os cuentan vuestros abuelos, es algo que ocurría.. ¡de verdad!

No era mi intención contaros una historia de terror, sino más bien tratar de hacer un retrato fidedigno de la época para ponernos en situación. Estamos en 1977, ese año en donde en Cuéntame empieza todos a hacerse cariñitos como locos, y por fin llega a nuestras pantallas… ¡Batman!
 

batman_1966.jpg  

"Batman" ocupa las pantallas de veinticinco ciudades españolas

¡25 ciudades! ¡Estreno mundial nacional! Pero vayamos a la chicha de la noticia.

La película norteamericana Batman se estrenó ayer en veinticinco ciudades españolas. En Madrid ocupa ocho salas, y cuatro, en Barcelona.

¡Ocho en Madrid! ¡Tantas como quedan abiertas ahora! Y cuatro en Cataluña, porque no vivo allí, sino ahora haría un chiste sobre independentismo catalán que seria la hostia.

La película que ahora se estrena está realizada en 1966, fecha que se oculta en su lanzamiento publicitario.

Solo 11 años después, ¡alarmista! Es un tiempo suficiente y necesario para la traducción y para que estrenen una película de superheroes que verdad gane un montón de pasta… más sobre eso adelante.

Batman está realizada por Leslie H. Martinson. Sus protagonistas son Adam West y Burt Ward, en los papeles de Batman y Robin, la pareja inseparable en la vocación justiciera y la persecución de «maldades». También aparecen otros personajes de la serie, como la mujer gata, el arlequín y el pingüino.

Vamos, que pillo es aquel que hace pillerias como malo es el que hace maldades.

El argumento es una variante del tema clásico de Batman: un grupo de personas se apodera de un plan secreto para destruir el mundo; Batman y Robin se ponen en marcha para neutralizar a los «hombres malos» hasta conseguir que el mundo quede tranquilo y viva en paz.

¡Una variante del tema clásico de Batman! ¡De toda la vida de Dios! La muerte de sus padres y eso de clásico no tiene nada.

Trece años después de su realización y estreno es conocida por el público español. Sobre este particular, un portavoz de la distribuidora Incine manifestó ayer que «la película tiene unos seis u ocho años, la fecha exacta no la sabernos».
 
¡Claro! Sin wikipedia ni nada, ¿cómo narices iba a ser él de cuando era la película?

La explosión del fenómeno Superman-El film ha provocado la presencia en las pantallas de otros superhéroes.

Aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaahhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh. Lo que os decía

Hace pocos meses pasó inadvertido Spider Man (el hombre araña), que no logró entusiasmar a los chiquillos.

Claro, es que si no van los chiquillos, ¿quién va a ir?

Incluso la producción española tuvo el proyecto, ya abandonado, de llevar al cine El Capitán Trueno, de Víctor Mora.

¡No inquietarse! Como viajeros del futuro que soy os digo que esa película se hará un día de estos.

Los distribuidores consideran que ha llegado el momento oportuno de imponer Batman, refresco de verano para grandes y chicos, «autorizada para todos los públicos», una de las claves del éxito de este tipo de películas.

¡Es como el tinto de verano, como la mirinda y la pitusa juntas!

La historia de Batman comienza en el mes de mayo de 1939, con su primera aparición en el número 27 de la revista Detective Comics, con textos de Bill Finger y dibujos de Bob Kane, al que se une después Jerry Robinson, que incorpora el personaje de Robin, un joven estudiante que acompaña a Batman en todas las aventuras. Aparece en libros-comics, reeditados en la actualidad en versiones «regias» por la editorial mexicana Novaro, con doce números ya en el mercado y los dibujos originales de Bob Kane.

Ediciones "regias" Eso sí que es un buen nombre para un formato y lo demás son tonterías

Batman también tuvo su viaje a otros medios de expresión, en seriales radiofónicos y en telefilmes, una curiosa «versión pop» que lanzó la televisión norteamericana cuando el personaje estaba en el olvido. La historieta aumenta la audiencia al publicarse, a partir de 1943, en tiras diarias en los periódicos. La prolongación de las aventuras obliga a un relevo de dibujantes. De esta forma, en 1964, se incorporan como ilustradores Carmine Infantino y Neal Adams, que llegó a dibujar más de veinte episodios. Batman cierra su refugio en 1969, para tranquilidad de «los malos», y envía a Robin a la universidad para proseguir sus estudios, ya que sólo había envejecido cuatro años desde su primera aparición, treinta años antes.

30 años de historia resumidos en un plumazo. Ole tus huevos.

Los «infatigables defensores de la ley» reparten sus esfuerzos en las viñetas y en el cine, en una lucha continua contra «el mal». Las aventuras de Batman y Robin saltan de su vida real a sus característicos disfraces para peinar de malhechores la Ciudad Gótica. Para combatir el delito emplean tecnología y esfuerzo humano. Desde su baticueva, el cerebro electrónico ficha a los elementos contaminantes. Después vendrá la dinámica y lo inverosímil, con un cargamento de batimóvil, batimarino, baticópteros, batiseñal y todos los instrumentos con la marca del «murciélago». El cine ofrece una nueva dimensión a las viñetas de Batman y Robin.

¡Bravo! ¡Bravo! Para que veáis que hace 35 años, los artículos sobre cómics también eran de aquella manera.