San Diego Fashion 2004

Y seguimos comentando lo más interesante de la San Diego Comic Con.
Por encima de anuncios, ruedas de prensa, charlas y firmas está el plato fuerte de cualquier convención que se precie. Lo que lleva de verdad a las masas a visitar estos mega eventos comiqueros.
Los disfraces. O mejor dicho, la gente que lleva disfraces.

La convención de San Diego es internacional y por lo tanto hay gente que la visita desde cualquier parte del mundo.

-En representación de España podemos ver en la foto a uno de los morancos vestido de cazafantarmas.

-Hay película de Spider-Man en los cines así que pocos fans se pueden resistir a la tentación de rendir homenaje a su héroe. Pero en las tiendas, por lo visto, sólo quedaban trajes de tallas grandes. Y sí, con ese calzado seguro que te pegas mejor a las paredes.

-¿El salón es en los USA? ¿No? Entonces no puede faltar el Capitán América. Lo que pasa es que seguramente la plancha no es un electrodoméstico muy habitual en aquel país.

Pasamos al apartado femenino.

-Todo el mundo se metía con Quitely diciendo que su Reina Blanca era un machorro y que cómo ¿#$%&¿# se le aguantaba el traje. Pues bien, el traje se aguanta y sobre el tema de su identidad sexual que cada cual opine lo que quiera mirando la foto.

-Esto… Rondadora Nocturna. No hay más que decir.

-La tercera no sé de que va disfrazada pero da lo mismo ya que [insertar aquí cualquier comentario asquerosamente machista]

A estos eventos también asisten los autores pero el único que importa es él.
Y él estaba allí.

Todas estas fotografías, y muchas más, están disponibles en la web de Comicbook Resources. En concreto están aquí, aquí, aquí, aquí y aquí.
El mes que viene les pediremos permiso para publicarlas en este weblog pero como todavía no han contestado…

Todos traen algún paquete, pero nadie a Rob promete

Con el calor comienza la temporada de salones y convenciones: Avilés, Gijón, Madrid, Getxo… Algunas editoriales sacan novedades especiales para la ocasión, pero dado que éstas se pueden conseguir en las librerías pocos días después (y no cobran por entrar), uno de los atractivos principales son los artistas invitados a los que someten a mesas redondas equipadas con traductores con conocimientos sobre cómics o idioma extranjero, pero nunca de ambas cosas al tiempo. O si en las jornadas hay buen rollo, los sueltan para que hagan dibujitos a la gente.

Me he preguntado muchas veces la forma de seleccionar a los artistas extranjeros que invitan (los nacionales están claros, Cels Piñol y los que caigan cerca). Lo primero que se piensa es que deben buscar a los más populares, pero la lógica dicta que esta gente debe estar pegada a la mesa de trabajo amasando pasta. Tentarles a cruzar el atlántico y pasar tres días acosados por una turba de fans que habla en extranjero a cambio de un camastro de hotel no debe parecerles muy apetecible. A menos que seas Sergio Aragonés y seas capaz de dibujar tus páginas de Groo sobre la cómoda del cuarto o en la terminal de cualquier aeropuerto (aparte de entender mejor el español que el inglés). Deben buscarse por tanto autores con cierto nombre en un pasado y que ahora dispongan de, por decirlo de forma fina, un hueco bastante amplio en su agenda que les permita el viaje pagado a un país soleado (otro eufemismo es decir “que se dedican a proyectos especiales”). Sugiero que miren las listas de invitados de los distintos salones bajo esta óptica y se les resolverán bastantes dudas.

Lo que nunca comprenderé es por qué no intentan traer a Rob Liefeld.

Es posiblemente uno de los autores que más pasiones levanta. Es el único que en nuestro país cuenta con una legión organizada de fans. Es aquel autor cuyas declaraciones en cualquier medio son las más comentadas. Es, en definitiva, el más esperado. Los únicos que alguna vez hablaron de traerle fueron los del Unicómic de Alicante, pero no volvió a saberse nada.

Es impensable que Rob no interese. Es más lógico pensar que todos lo han intentado alguna vez, pero este trabajador millonario californiano está demasiado pegado a su trabajo y su familia como para desplazarse aunque sea para contentar a sus numerosos fans. Sí, esto cuadra más. Porque de no ser así, aconsejo a los organizadores de jornadas que intenten traerle. Podría ser el acontecimiento de la temporada. Si a los adláteres nos avisan con tiempo nos cuadramos vacaciones, transportes y alojamiento para coincidir con Rob en el tiempo y el espacio. Todos allí, gentes de distinto pelaje y condición unidos por un amor incondicional a este Apóstol de la Nueva Era. Saldrían fans de Rob de debajo de las piedras, que es donde suelen esconderse. Vaya, si sólo con ponerse a vender gorras de Nike para recibir al Astro como se merece ya se amortizaría la invitación al evento. PensAdlo!

Mirad que carita tiene ¿no es adoraaaaaaaaaaaable?

Lo cierto es que Rob fue diseñado como un artista para minorías, y por eso siempre ha intentado autopublicarse, cambiando de editorial al poco que el sitio donde trabajaba se hacía conocido. Aún así mucha gente sigue con devoción sus trabajos. Y aunque ha estado más de un año sin publicar en ningún título, el público le adora y añora en la misma medida.

La gente hace lo que le da la gana.

This is the dawning of the age of the mighty Rob, age of the mighty Rob…

Luz y taquígrafos

Basado en hechos reales.
(Aunque levente retocados para un mayor dramatismo)
[Como la Guerra de Irak, fíjate]

– Se abre la reunión para planificar los post de la semana que viene.
– ¿Cómo van las cifras?
– Muy bien, con un poco de suerte podremos dejar de hacer Spam en “La cárcel…” en un par de meses.
– No, los de gente indignada. ¿Cómo vamos?
– La lista de “Colectivos polémicos” está casi terminada.
– Deberíamos hablar de los curas… o las mujeres… o los gays…
– “La influencia en los cómics de las monjas lesbianas
– Si son negras y en silla de ruedas podemos meternos con los Políticamente Correctos.
– Yo tengo mi lista para post de emergencia, amado líder. Fotomontajes: “SUPERtramaPOP. Mark Waid en la playa. Rescatamos a Turok. Enrique Iglesias nos habla de Blankets. Poster desplegable de Jim Lee y pegatinas de los Ultimates.” o “PIEDRHOLA! Carlos Pacheco nos presenta su casa en su entrevista bimestral. Cómo leer Top Cow con una sola mano. Declaraciones: No follo por que no me salgó de la continuidad
– La continuidad es un tema interesante, podría escribir dosmil palabras y seis fotos sobre ella.
– ¡¡¡No, más fotomontajes no!!!
– Que falta de espíritu de equipo, si con trabajar un poco más…
– Haz un Slice-of-life: “De la nada al mundillo: Eufemismos“.
– Nunca debí meterme en esto. Quiero algo de actualidad: “El doblador de Homer Simpson ha muerto“. Algo así.
– Podemos hablar de cine otra vez. Aún no hemos homenajeado a Louis Gosset Jr. o Michael Ironside, ni comentado “Duro de pelar” o “Faust“…
– Uh, uh. Podemos poner una foto y dos frases. Siempre funciona, uh.
– ¡¡¡AAAAH!!! ¡¡¡La percha ha hablado!!!
– Ese chiste no tuvo gracia la primera vez. Además, estoy harto de post referenciales.
– ¿Cómo cantar canciones japonesas de nuestra infancia?
– Exacto.
– Entonces borro de mi lista a las CHARM!. Y yo que quería hacer un chiste referencial sobre un chiste referencial…
– Ya encontrarás el tema… además, tiene que haber algo. ¿Aún no han salido portadas nuevas? ¿Ningún autor ha comunicado sus planes? ¿Las editoriales no han hecho movimientos empresariales? Normalmente para encontrar cosas solo tenemos que ir a las librerías.
– ¿En agosto? No sale nada. Por eso lo llaman “El mes Dolmen“.
– ¿Eso era un chiste referencial? Si lo era abandono el Blog de ADLO!.
– Necesitamos ideas. Muchas. Buenas. Y cuando terminemos de hacer El ADLO! el resto podrán publicarse en el blog.
– Creo que estos son los momentos adecuados de recordar las grandes palabras de ese estupendo tipo y excelso guionista apellidado Pérez que merece loor y honra.
– Pelota.
– ¿Viene con poster desplegable?
– “Deberías darte cuenta de que de todo lo que dices solo un 20% es gracioso y de todo ello apenas un 2% es realmente divertido.”
– Luego nos comprarán con “Crónicas Marcianas“.
– Que ilusión, ¿yo sería Galindo, Mariano Mariano, Fuentes…?
– Hace mucho que no ves la tele, ¿verdad?
– Es que a mí.. lo que me gusta son los documentales de la BBC… y Smallville.
– ¿Y Buffy?
– No veo Buffy, es para pajilleros…
– Te equivocas, habla del viaje iniciático hacia la madurez de una joven adolescente que como el Peter Parker del nuevo siglo nos…
– Lo que yo decía, para pajilleros (aunque sean mentales).
– Hablemos de Planeta/Panini. ¿Hay información?
– Llevo.
– No.
– Mus.
– No hay mus. El que quiera información que se compre la Nemo.
– Total, estamos casi los mismos.
– Deberíamos cambiarnos el nombre: Asociación Diletante de Liefeld y Otros.
– ¡Salvadme!
– ¿Le has vuelto a atar hasta que te termine los fotomontajes?
– ¿Importa?.
– No.
– El tiempo se acaba, o sale un tema o tendremos que examinar el CeJota.
– “Al principio fue Ilu” y luego “Superbien“, “Chachi” y “Jo’tía
– ¿Te lo has comprado?
– Lo tenian en oferta en el DC++
– ¡Pirata!
– Es que estoy esperando el TPB con los extras…
– Podemos meter una tira cómica.
– ¿Hacemos unos Sprites?
¡¡¡ME NIEGO!!! ¡¡¡NADA de SPRITES!!!
– Esto parece un patio de colegio, una riña de hooligans, un foro de internet, una…
– ¿Comisión de investigación?
¡¡¡NADA DE POLÍTICA!!!
– Vale, meteremos otro fillín. Copiemos una reseña vieja del U y digamos que es una parodia, nadie lo notará.
– O podemos colgar listas de premiados y que los lectores adivinen cuál es la de los PicADLO!s.
– O colgemos un trozo del libro de Cels como un avance del próximo Sinpa.
– O una conversación sobre cómo elaboramos los post.
– Echadlo a suertes y que salga lo que ROB! quiera.

Kill Ben Dis

¿Qué?
¿Eh?
¿Qué de qué?
Uh… (…)
¿Bendis ayudó a Tarantino con los diálogos de Kill Bill 2?
¿A Tarantino?
¿Bendis?
Sí, Bendis. A Tarantino.
¿Tu crees?
¿Sí?
¿Cómo?
No. No lo creo, sólo preguntaba.
¿Sólo preguntabas?
(…)
¿Y por qué?
Por nada.
¿Por nada?
Por la peli. Hablan mucho.
¿Hablan mucho en la peli?
Sí, mucho.
Ah.
¿Y te ha gustado?
Depende.
¿Depende?
Hasta que me dormí, por rachas.
¿Te duermes por rachas?
No!
¿No? Acabas de decirlo.
No, que me gustó por rachas. Hasta que me dormí.
¿Y el hecho de dormirte qué tiene que ver con Bendis?
(…!)

Y así hasta el infinito. Y más allá.

Se desmienten los rumores de que la versión extra del DVD incluya las escenas donde la prota lleva a lavar los dientes a su hija, le pone el pijama, le cuenta un cuento… etc.

Saldo y derribo

Ir a librerías de saldos (VIPS, Happy Books o similares) es una experiencia altamente recomendable para cualquiera que disfrute de la literatura en cualquiera de sus formas. En la madrileña Glorieta de Bilbao hay un Books Center por el que se dejan caer de vez en cuando algunos adláteres en busca de los libros que ya no se encuentran con facilidad. Algunas de las maravillas que se encuentran en su fantástico sótano son un libro con tapas color furcia donde Jorge Javier Vázquez te explica las personas más in, la imprescindible guía para adolescentes A tu Bola de Ana Chavarri, la novelización del guión de Dungeons & Dragons: La Película o todos los libros editados por los colaboradores y ex-colaboradores del programa Crónicas Marcianas, con Sardá y Casamayó a la cabeza

Pero entre tantas maravillas siempre hay alguna joya que reluce más que las demás, y ésta es la que protagoniza la fotografía de la izquierda: de una pila de un metro de altura de ejemplares de Fanhunter: Herencia de Cels Piñol al ridículo precio de 2’50€. Desde este Diario de lo GENIAL! hacemos un llamamiento a todos los aficionados a Fanhunter a que vayan a dicho establecimiento, compren todos los ejemplares disponibles y los regalen en los cumpleaños a los que sean invitados a lo largo de los próximos doce meses. Es un regalo bueno, bonito y barato y con un poco de suerte añadiremos nuevos aficionados a la legión de adoradores de Cels. ¡Es tan bonito hacer proseletismo! (Claro que lo más normal será que después de semejante regalo el cumpleañero de turno nos retire la palabra, pero no importa: ¿quién necesita amigos a los que no les gusta Cels Piñol?)

Lo que DC preparó para Octubre

Nada es tan divertido como las portadas del Previews.

Sobre todo cuando las “Grandes” deciden competir en genialidad entre ellas.

Ejemplo notorio:

Tim Sale es un GENIO! y Catwoman anuncia “Goodyear”.

Esta es la portada de una serie con declaración de intenciones desde el título: “SOLO” UNO.

No solo en “Solo” se tiene solo el dibujo. Sino que tan solo se usa un color solo.

Claro que una vez visto el resultado uno se pregunta: ¿Cómo logró que Anita Obregón posara para él? Porque, ojo, lograr que una modelo se pusiera en esa posición lleva su tiempo.

Si le añadimos que culo y tetas sufrieron un “Check Friki“… es decir, se les iba enseñando el dibujo a unos Frikis que gritaban “Pon más, MÁS, MÁS!!!” hasta que explotaron. Luego recogieron los restos y enviaron a la editorial el dibujo.

La idea no es nueva, también la usa Matt “Cartónpiedra” Wagner aquí.

Aunque sospecho que este Batman además de tortícolis y una sangre un poco rara se da una capa de cera…

Salvo que esté tan blanquito por el talco, lo que explicaría como se mete en un traje tan ajustado.

Hablando de Batman. El “Homenaje a ROB! de la ADLíana sonrisa” este mes lo hace Sam Kieth

Nos presenta un Bats con tantos dientes (aprox. 17 arriba y 12 abajo…) EN UN SOLO LADO DE LA CARA que solo podemos imaginar que quiere saludar el regreso de ROB!.

O que con ese mentón le sobraba sitio para dientes… Es una pena que sea un hombre-lobo, si fuese un vampiro podría acabar sin problemas con él clavándole la barbilla en el corazón.

Para terminar, y ya dentro de un tono más serio, vemos un auténtico hito en la serie de Wonder Woman.

Lo cogéis, ¿verdad?

Es muy sencillo. WonderWoman está pálida y con las manos temblorosas llevádas a la boca. De fondo en su interior una explosión de color rojo y de “Furia“.

Conclusión:

Greg Rucka nos va a contar la primera “regla” de Diana.

Este sí será un cómic esperado.

Visite Benidorm (y una nueva portada de Los Invasores)


VISITE BENIDORM
[¿Dr. Extraño? ¿Y qué iban a pintar unos adosados en el Himalaya?]

Si hay algo divertido de los cómics que van a salir son las portadas. Especialmente en esa serie de culto llamada “Los Invasores”.

Un zoom aquí, por favor.

Gracias.

Vemos que en efecto el “Pequeño amigo” es realmente pequeño. Si esa “cosa laser” es un indicativo de algo me se de uno que necesita más ayuda que Pelé. ¿Qué se supone que es eso? ¿Una mini-porra laser? ¿Un Calipo? ¿Va a dedicarse ahora a aparcar aviones? O será que ahora el Capitán América va a tráfico… “¡¡¡Pare, pare!!! ¡¡¡A ver, los papeles!!!”

Pero no solo eso, otro Zoom por favor.

Gracias.

Exactamente, ¿qué es eso?

Sí, lo veo, una foto de dos personas.

¿Quienes son? ¿Pa’ y Ma’? ¿Bush & Dick? ¿El capi y un presidente [JFK, Nixon, Carter, Clinton]?, ¿Se trata de la solución evidente: Una foto del periódico con el que envolvió el escudo?, ¿No será una foto suya con Bucky? ¿Van vestidos?

Si es que este capitán es un sentimental.
Entre los esteroides y lo mariquilla ya no me sorprende el tamaño de su “pequeño amigo”.

The Legend Returns

Lo estábamos esperando con ansia y ya lo tenemos aquí. Ya podemos babear sobre el teclado con el primer número completo de la nueva X-Force de Rob Liefeld que se puede encontrar en la página de Milehigh.
Para los que esperamos a comprar la edición en tapa dura (pero dura… dura) es una buena forma de matar el gusanillo.

Vuelven Cable y sus pistolas y Dominó con su parche. En definitiva, vuelve Rob a Marvel y roguemos que sea por mucho tiempo. La diversión está garantizada.

Peleas, frases chulescas, poses imposibles, anatomías preciosamente incorrectas, fondos imprescindibles, armas, más armas…
Esta nueva X-Force huele a clásico moderno. Ese caballo gigantesco y culón, esa Dominó con su nuevo poder mutante de modificar el tamaño de sus pechos a voluntad, ese Cable imitando a Pozí y esas manos más grandes que las cabezas nos devuelven a la edad de oro de las portadas múltiples con brillitos y cromos de regalo. Seguro que no nos decepciona a ninguno de sus seguidores.

Y además, Liefeld evoluciona. Se nota en el tebeo una disminución del número de dientes por viñeta y yo no he podido ver ninguna página en la que el ojo brillante de Cable cambie de lado (si alguien encuentra un cambio de ojo, por favor, que lo diga, que me haría mucha ilusión). Y luego van los puristas de siempre y dicen que no sabe dibujar. Mucha envidia es lo que hay.

Y una única decepción. Liefeld no empieza su historia mostrando una splash page de Cable pisando la patata verde esa que tanto odiamos.
Rob no es vengativo, es magnánimo.
No es como nosotros.

Hola Rob, bienvenido a casa.
Otra vez.

Ben Templesmith: el horror, el horror…


 
Por cosas de estas de el mercado, los Salones y la contraprogramación ha coincidido la publicación de dos miniseries de un género, el de horror, que está haciendo bastante furor en Ultramar, a cargo de los mismos autores: Steve Niles y Ben Templesmith. Son estas cosas que si las saca un extranjero están bien pero que si lo hubiera parido un español aún estaríamos apedreándole. Somos estrictos con nosotros mismos, y eso es bueno.
 
Devir edita Días Oscuros, que es la continuación de 30 Días de Noche. Lo de los títulos no es chiste, sino la pura verdad, aunque como dice el poeta “le vrait peut quelquefois n’être pas vraisemblable” (“increíble pero cierto y que me muera si miento“). La saga comenzó con una miniserie cuyo aval venía de haber vendido derechos para hacer una película. Como Blade o El Hombre Cosa, para entendernos. Pero hete aquí que abriendo sus páginas vemos como el horror de ahora nada tiene que ver con las miniaturas en b/n que editaba la EC. Y más allá de la fecunda inventiva de Niles (porque inventiva le habrá hecho falta para convencer a algunos editores de sacar algunas de sus obras) el horror tiene un nombre. Y ese nombre es Ben. Ben Templesmith.
 
Atrás han quedado tiempos en que para impresionar a las sensibles masas lectoras bastaba un sencillo primer plano del hombre lobo con reguerillo de saliva. El terror inteligente propugnado por Alan Moore en La Cosa del Pantano también queda atrás, poco más o menos cuando se introdujo la LOGSE. Son nuevos tiempos, más intuitivos, menos intelectuales. Abajo la rayita de Bissette y Toteblen. La mancha mola. Y si es mancha con color infográfico mola más.
 
Ben Templesmith es horror, y supedita todo su arte al horror. No a la narrativa. No a la claridad. No a las concesiones al lector. Lo suyo es horror. Un horror. El horror. Si para horrorizar debe llenar una página de grises, negro, dos puntos rojos y onomatopeyas de gritos lo hará. Aunque no venga a cuento. Porque él no cuenta una historia. Él transmite horror. Ver sus páginas es gritar.


 
Hubo toda una corriente de pintamonas antes que Ben. Y un claro referente es Kent Williams. De hecho, podemos decir que la saga de 30 Días Oscuros de Noche (ahora sí es un chiste) sería comparable a la añeja Blood, si en vez de haberla escrito el kármico DeMatteis lo hubiera hecho un potente Bendis.
 
La cosa va de vampiros que como en el ártico las noches duran seis meses se hacen groenlandeses y montan escabechina. Pero como hay una prota y derechos de película, al final se salva gente suficiente para hacer una secuela. En líneas generales esta es la historia, pero en vez de desarrollarla en seis páginas, la editorial IDW ofreció a Niles 3 números. Que lástima que IDW no publicara los 4 Fantásticos españoles:
 
(leerse con acento de Gato con Botas) “Esto de Abraxas y el destino de Franklin y los niños del Universo Marvel para desarrollarlo bien hace falta un mínimo de diez números
 
Marvel: “Perfecto, pero desarrolladlo en dos y dejad dos páginas para introducir un evento”
 
IDW: “¿10 números? Anda ya, 9 tomos, y los vendemos a LucasFilms como tres tetralogías. Vosotros haced el tebeo como siempre, pero entre cada dos páginas que hagáis irá Ben y colará tres de gritos, garras y dientes. No se entenderá mucho, pero os aseguro que molará, que es de lo que se trata, que son tebeos”.
 
En Días Oscuros se sigue el destino de una superviviente de la primera parte. Que como se vendió bien ahora son seis números, aunque tampoco es que pase mucho más. Salen más vampiros y esto permite a Ben dibujar más dientes sobre ese fondo de niebla londinense que tan bien le sale. Y aunque sea un tebeo y lo protagonice una chica, ésta tampoco está para mojarse la puntita. No es un tebeo para eso. No se sabe para qué es, pero no es para eso. Aunque hay gente para todo. El caso es que debe haber gustado porque ya hay tercera serie en marcha, Retorno a Barrow
 
Criminal Macabre ha pasado más desapercibida porque no tuvo tanta publicidad como 30 Días de Noche y además lo saca Norma. Va de un investigador de lo paranormal pero que no es John Constantine, ahí radica su originalidad. Y que no sólo salen vampiros, sino también hombres lobo y zombies (la fanfarria promocional dice “un investigador con cara de pocos amigos dispuesto a enfrentarse contra todo tipo de monstruos de la noche” pero puede inducir a confusión creyendo que saldrán Dinio o Cachuli). Aquí Ben pone toda la carne (muerta) en el asador y además de colmillos dibuja garras. Y oscuridad. Mucha oscuridad. El mestizaje del horror y el género negro se plasma en litros de tinta. Todo lo que no sea relevante debe ser mancha para no distraer. Si acaso usar tintas de distintos colores para distintos ambientes. Y para no desentonar con fondos tan simples, el argumento es sencillo, homenaje a aquellas sesiones de marionetas: “¿habéis visto al monstruo? ¿sí? y por dónde se ha ido? Pues yo no lo veo…“. Quizá alguien encuentre una lectura más profunda, pero ante tanto chapapote gráfico me resistí a bucear, lo admito. 
 
En síntesis, que Steve Niles es el nuevo pope del horror porque ha tenido el valor de sacar un tebeo de vampiros. Y que gente como Ashley Wood o Ben Templesmith son los únicos a la altura de sus guiones. Ya basta de limitarlos a las portadas. Si una portada suya mola, un tebeo entero debe molar veinte veces más. Recordad, lo importante es horrorizar. Y Ben horroriza.