Verdades como puños de ROB!

Como seguimos faltos de noticias y de actualidad en el Twitter de los tebeos (y su hermano importante, el Twitter de las películas de superhéroes), a una panda de indocumentados con ganas de acción y de bronca no se les ha ocurrido nada mejor que sacar de contexto las declaraciones de ROB!

Certificando de este modo que, como dicen por ahí, lo peor que le ha pasado a la cultura friki es haberse hecho popular, esta pequeña legión de ignorantes fans de la pose han decidido arremeter contra la producción artística de ROB! durante la década de los 2000, o intentar atizar al maestro con referencias y alusiones a los tebeos más populares de aquella década. A esto ROB! ha podido contestar sin apenas despeinarse, demostrando sus conocimientos enciclopédicos y su reverente respeto por los clásicos y los orígenes de los que venimos.

Y es que evidentemente, todo es una conspiración contra el talento. Una conspiración que él conoce. Una conspiración EVIDENTE.

Y es que al final, “the first Will always be best”.

No se puede discutir que ROB! tiene toda la razón. Si uno quiere disfrutar de verdaderas historias, originales y rompedoras, debe ir a los orígenes. A los comienzos. A la magra historia fundacional del género y sus personajes. Como por ejemplo, al Batman de Nolan.

Y es que la sabiduría desplegada durante los últimos días por el Maestro no puede dejar indiferente a aquellos que han caído en las garras de la todopoderosa Disney y en el empeño de sus directivos, ya desde finales de los 90, por destruir el legado dejado por los grandes creadores para allanar el camino a un manso rebaño de fans del infantilizado Universo Cinematográfico Disney.

Y es que si atendemos a la Historia y la lógica, vemos que muchos de los supuestos logros alcanzados por las grandes editoriales durante los 2000, comenzaron antes de terminar la década de los 90.

¿The Authority? Comenzó a editarse en 1999. ¿O me váis a decir que preferís la etapa que guionizaba Mark Millar? Y Transmetropolitan arranca en 1997. ¿Me váis a decir que preferís a Warren Ellis escribiendo Ultimate Fantastic Four? ¿Marvel Knights? Varias de sus cabeceras se lanzaron en 1998, incluyendo la más popular: Daredevil. ¿Me vais a decir que preferís a Kevin Smith escribiendo Una chica de Jersey? ¿La Liga de los Caballeros Extraordinarios? Se comenzó a publicar en 1999. Igual que Promethea y Top 10. Ahora va a resultar que somos todos fans del Alan Moore pornógrafo de Lost Girls. ¿Sabéis dónde estaba Bendis en los 90? ¿No? Yo tampoco, y creo que éramos más felices así.

Algunos, por no reconocer con humildad que ante la sabiduría de ROB! no les debería quedar otra que quitarse el sombrero, continúan insidiosamente tratando de ganar una batalla dialéctica que ya tienen perdida de antemano. Y para ello recurren vilmente a las obras menores (si se las puede llamar así) del Maestro.

Esgrimir contra ROB! su incomprendido trabajo en Onslaught Reborn es bajo. No porque la calidad de la obra no esté al nivel habitual de ROB!, sino porque se trata, a pesar el inmenso talento invertido en ella, de una obra alimenticia con la que nuestro hombre pagaba las facturas mientras preparaba el relanzamiento de Youngblood. Un regreso para el que la industria y la audiencia, contaminadas por los altos directivos de Marvel que odian los cómics, no estaban preparadas.

A pesar de eso, ROB! colaboró en los 2000, como hasta entonces había hecho, con los mejores. Por eso trabajó con Robert Kirkman en un relanzamiento de Killraven para el que, de nuevo, el infantilizado y falto de originalidad mercado de los 2000 no estaba preparado. Si hay un autor que en los 2000 desató su creatividad proponiendo nuevas e inexploradas ideas durante la década, ese fue Kirkman, quien en Invencible y The Walking Dead daba muestras de la solidez creativa de un hombre que reconocía a ROB! como un héroe con el que valía la pena trabajar.

Y es que es importante leer con atención a una mente tan grande como la Suya y entender las múltiples capas con las que se expresa ROB! Porque él no dice que no haya buenos tebeos entre el años 2000 y el 2010. Pero siendo sinceros, ante los rápidos y sencillos ejemplos presentados, ¿quién no prefiere una buena dosis de tebeos noventeros?

AVIV BÖR!

#quedateeneledificiobaxter

Ahora que en nuestro país las medidas de confinamiento han comenzado a rebajarse (tanto que antes de repasar lo escrito ponía «confiamiento»), que incluso en las regiones residuales que siguen en fase inicial se les ha dado un empujoncito de ánimo, podemos echar la vista atrás a aquellos primeros, largos y monótonos días. A cuándo ni recordábamos qué día de la semana era. De cuanto la lista de la compra en el móvil era con scroll y nunca traíamos suficientes bolsas. Cuando una vez ordenado todo lo ordenable empezábamos a limpiar todo lo limpiable. Cuando nos lavábamos las manos de verdad, en cantidad y calidad, no como ahora.

Con esto de que los comic-book intentan reflejar la sociedad del momento ¿veremos esta época que se nos viene reflejada en los mismos? pues es más que posible que se empiecen a ver transeuntes con guantes y mascarilla por las viñetas. Erik Larsen ya ha manifestado que en su primer Savage Dragon que se vaya a distribuir ya podremos verlo. No diga ir de craneo con las fechas, diga ir pegado a la actualidad. Pero lo de la primera cuarentena será más improbable.

O no. Porque en un casi olvidado especial de la Primera Familia marveliana se trató precisamente eso. Cuatro en Cuarentena.

Un especial de 2009 a cargo de Cary Bates, guionista clasicote que se había prodigado poco en Marvel, y Bing Cansino, dibujante que tras un escaso puñado de tebeos dibujados vio más futuro en las comissions. En castellano no lo vimos, a Panini no le pareció conveniente meter a Bates y Cansino interrumpiendo a Millar e Hitch.

La trama se inicia con Reed Richars imponiendo una…

Pero tranquilos, que no será demasiado larga, con dos días bastará. Con más de eso nuestra galaxia podría estar en problemas.

¿Qué extraña infección habrán contraido nuestro imaginautas en sus incursiones dimensionales? ¿cómo habrá pasado a los superhumanos? ¿un murciélago mutante, un pangolín supradimensional? pues no, la realidad es algo más cruda.

Como podéis ver, es una p…lantita, que…poliniza…a nuestro amigo Ben. Siempre hay que tener cuidado con esas cosas cuando se conoce una plantita nueva.

Total, que vamos a ver como lo llevan nuestros personajes conviviendo juntos en familia. Pues aunque tengan metros y espacio, se hace largo e intenso. Miradles cómo les han cambiado las caras ya la primera mañana, con todo un día por delante.

Sin posibilidad de salvar el universo de forma telemática, pasan el tiempo como buenamente pueden. Aquí podemos comenzar a identificarnos. Los críos jugando.

Los mayores con la lectura. Era 2009, no había tanto streaming.

Y siempre con medidas de protección. Esta máscara es concreto es una FF4, no disponible en tiendas.

En tiempo Marvel todo pasa más lento ¿o era más rápido? sea como sea, caras del segundo y último día. Poco les falta para buscar las cacerolas.

Los niños, como son más adaptables…olvidAdlo!

Al final dijeron que sus neuras tenían que ver con feromonas de la plantita, pero como toda buena fabulación debemos quedarnos con la moraleja ¿dos hijos y una madre, tres diablos para el padre? no ¿Calentura del hogar, solo dura hasta el umbral? tampoco. Yo, recordando una viñeta de Vázquez en algún Super Mortadelo que no soy capaz de ubicar, y recordando el affaire de Ben con la plantita, diría aquello de

Quien a buen árbol se arrima, cuidado con la resina

Quedan días, sed buenos.

Fecha de estreno mutante

Por ejemplo… el 13 de abril de 2018. Sí, esa parece una buena fecha para estrenar esta película. A ver si hay suerte y da pa franquicia

Mmm… no, ya tenemos dos películas mutantes este año y lo mismo saturamos el mercado. Mejor la pasamos a 2019

No sé, vista ahora no me convence del todo. Vamos a darle otra vuelta y la estrenamos en verano

Oye, que nos compra Disney y va a ser todo un movidón. Mejor esperamos a 2020 para estrenarla

¡Qué susto la pandemia global! ¡Pa habernos matao! Menos mal que parece que las salas van a volver a abrir en verano

Aunque es una pena estrenarla tan pronto. ¿Qué te parece si esperamos un poco más? Ejque me he dado cuenta de que en 2022 se cumple el 40º aniversario de la primera aparición del equipo en los tebeos de Marvel

Desfasando

Queridísimos amigos lectores madrileños, en un pequeño aparte perdido en la nonagésima página del periódico del domingo he leido una indirecta mención a la frustración que habeis sufrido al no haber podido pasar a la Fase 1 de la desescalada (otro día hablamos de lo dificil que es enterarse de qué está pasando allá en medio de esa avalancha de exhaustivas noticias sobre todas y cada una de las ciudades que forman España, he oido que teniais un hospital llamado ¿IFORE?).

La frustración que habeis sufrido, decia, es más que comprensible. Que hasta la isla de La Graciosa os ha adelantado en la lucha contra el COVID-19, tanto que quizá no deberia mencionaros que ni siquiera es una isla, es un pequeño islote. No soy capaz de imaginar la zozobrante confusión que os ha debido embargar a lo largo de esta semana. Que posiblemente entenderiais que los catalanes os hubieran sobrepasado en la Carrera de las Fases (sin duda debido a sus traicioneras artimañas), quizá incluso los vascos (sin duda debido a YA-SABEIS-QUÉ) pero ¿esos mindundis que viven en todas esas otras comunidades que están alrededor? Peor todavía, ¿esos piltrafillas tercermundistas que viven en unas islitas rodeadas por un rectángulo?

No temais, hermanos capitalinos, estoy a punto de compartir con vosotros el secreto de nuestro éxito: hemos derrotado al coronavirus en las calles.

No, no es porque hayamos sacado al ejército a recorrerlas.

Ya sé que eso a vosotros también se os da bien. Y no, tampoco es porque lo hayamos puesto a sobrevolarlas.

Saigon, mierda, todavía sigo en Sai¿de qué estábamos hablando…? Ah sí, de la desescalada. Que no, que la clave ha sido otra.

¿Haber hecho sacrificios de vírgenes al volcán? No. Y no voy a hacer el gastado chiste sobre lo dificil que es encontrar vírgenes a estas alturas de la vida.

¿Que tenemos una inmunidad especial debido a nuestros apareamientos con primigenios homínidos anfibios? Ahhh claro, como vivimos en islas tropicales tenemos que ser adoradores de Dagon o de cualquier otro impío culto primitivo ¿verdad? Cómo es vuestro peninsulocentrismo, coño. Que sepais que en estas atlánticas tierras de toda la vida hemos sido devotos seguidores de El Que Camina Detrás De Las Plataneras.

No, colegas metropolitanos. Nuestro secreto es otro. Un arma que frente al COVID-19 ha sido como la krytponita para Superman. Como el color amarillo para un Linerna Verde. Como el Microsoft Word para Ana Rosa.

Behold: EL PEPE BENAVENTEMÓVIL.

Cuatro semanas de esto paseando por la ciudad y ni virus ni voras, coño.

(y os parecia jevi lo de Mad Max: Fury Road)

25 aniversario de un pequeño adiós

Este mes se cumple el 25 aniversario de uno de los grandes hitos de la Historia del Cómic de Autor. Hablamos de Spawn #31, en el tercer año de la publicación de la GENIAL! creación de TODD!

Y es que si bien Spawn era obra completa de McFarlane, que  tuvo un ferreo control sobre la criatura durante muchísimo tiempo, una cosa que caracterizó a la cabecera casi desde sus inicios, casi ecplipsando su importancia capital como obra de autor, fue la presencia de artistas invitados que entraban y salían para dar aún más renombre y brillo a la flamante estrella inaugural de Image Comics. Si bien son célebres las participaciones a los guiones de Alan Moore (Spawn #8), Neil Gaiman (Spawn #9), Dave Sim (Spawn #10) y Frank -yo creo que en 1993 ya podemos llamarle FRANK!- Miller (Spawn #11), algo menos recordadas son las participaciones de otros artistas sustituyendo a TODD! a los lápices.

El primer caso lo tendríamos en Spawn #16, primer ejemplar de la colección en la que TODD! no firma ni los diálogos ni los lápices, cediendo esa labor, respectivamente, a Grant Morrison y a Greg Capullo. El escritor escocés y GREG! continuaron esta colaboración durante 3 números, seguidas por otros dos números donde los guiones serían acreditados a Andrew Grossberg y Tom Orzechowski, en un breve hiatus de TODD! que se terminaría para el redondo número 20 de la colección, de nuevo firmado, tanto a los guiones como a los lápices, por el padre de la criatura.

McFarlane no volvería a abandonar el control de las historias de Spawn a lo largo de más de de un centenar de números y casi una década de carrera del personaje. Sin embargo, ya para el número 25 de la cabecera volvería a dejar los lápices a otro autor, Marc Silvestri y el siguiente número volvería a estar dibujado por Greg Capullo.

La colaboración entre TODD! Y GREG! se mantendría durante unos cuantos números más, pero McFarlane nunca volvería a aparecer acreditado en solitario como dibujante de Spawn. De hecho, a pesar de que seguiría apareciendo ocasionalmente acreditando junto a Capullo, en Spawn #32, Greg Capullo rediseñaría a su estilo barroco el uniforme y el aspecto del protagonista, el alter-ego de Al Simmons. El aspecto diseñado por Capullo vivió mucho más tiempo que el original, manteniéndose él como dibujante de la colección, con alguna excepción mensual para artistas como Tony Daniel, durante los siguientes 70 números de la colección.

Esto es, este mes se cumplen 25 años de Spawn #31, y por tanto, de la última vez que pudimos ver a Spawn vestido con el uniforme original con el que hizo tambalearse el mundo editorial del los 90. El fin de una prometedora era que, un cuarto de siglo después, solo podemos admirar…

Aunque, siendo sinceros, a estas alturas de los 90, ver, lo que se dice ver, ya no se veía una mierda.

Madre mía, ¿no os morís de ganas de releer esta etapa?

La paguita

Con los cambios que se avecinan en nuestra sociedad, no podemos dejar de citar uno que al menos era esperado por cuanto formaba parte de los programas electorales de los partidos que componen el actual gobierno de la nación: la renta mínima.

A grandes rasgos, y teniendo en cuenta los cambios que pueda tener desde el papel hasta la realidad, consistirá en un ingreso mínimo para el individuo o la unidad familiar, que se daría para facilitar el acceso a las necesidades más básicas en cuanto a alimentación, vivienda, servicios esenciales, etc. En teoría, este ingreso se daría a la gente necesitada por el mero hecho de existir. Por haber llegado en este Valle de Lágrimas a esta Piel de Toro.

La medida llega de manera oportuna por cuanto aun estamos por ver la que caerá cuando la crisis sanitaria nos deje ver algo más. Por otra parte, hay que tener en cuenta también que la producción de bienes y la generación de riqueza en esta era precisa cada vez de de menos mano de obra y se tiende a la automatización, con lo que estamos cada vez se produce con menos trabajadores. Llevado esto al extremo, podemos llegar a un máximo de producción que no llegue a ocupar a toda la mano de obra potencial. Y siendo así, la pregunta que cabe hacerse es si en realidad hace falta que todo el mundo trabaje para que el sitema funcione. Y si no hay trabajo para todos, si a quién no lo encuentre o no lo busque se le debe incluir o excluir.

Es desde luego algo bastante rompedor, pues de siempre se nos ha dicho que el trabajo dignifica, lo que lleva ahora a muchos a opinar que «mis impuestos no van para vagos«. Algunos de estos también decían «Antes de ayudar a los de fuera, primero los de aquí«. Pero es que cuando se trata de ayudar cuesta encontrar el target.

Igual me equivoco, pero no creo que recibir ese ingreso mínimo (ingreso, renta, subsidio, el sustantivo cambia, pero el adjetivo mínimo le acompaña siempre) suponga entrar en una vida de lujos y desenfrenos sin echar un palo al agua. Para mi el ingreso mínimo es algo parecido a Amazon Prime Video. Es algo que por el hecho de haberte hecho el Prime lo tienes. De gratis, por la face. Y un buen día te metes y ves el contenido. Hola, cliente, esto es lo que hay. Puedes ver tele a la carta de gratis, como los del Netflix y el Disney. Entonces usas el buscador a ver si hay algo que te interese. Primero si lo hay, y si es así casi con toda seguridad que te digan que debes volver a pagar.

Pero si las necesidades más básicas quedan de cierta manera cubiertas, y un sector de la gente no es demasiado exigente, entonces podría resulta que el hecho de buscar un trabajo no fuera tanto una necesidad perentoria sino una opción personal para ganar más. Cierto es que en la situación presente muchas veces ni con dos sueldos en casa se llega holgado a final de mes, pero también hay que considerar que si la bolsa de gente que busca empleo se reduce porque ya no es tanta extrema necesidad, puede darse el caso de que los puestos de trabajo que necesiten llenarse deban aumentar sus salarios para interesar a la gente que quede. Y es que si los gastos derivados de trabajar (tiempo, desplazamientos, etc) no compensan, igual es más interesante no hacer nada.

Cuando pasé de la infancia y la sopa boba al crudo mundo laboral, me chocó que hubo una generación de familias, las que comenzaron cotizando en periodo predemocrático, que podían llegar con un solo sueldo no demasiado rumboso a tener piso y vehículo en propiedad, y si me apuras un terrenito donde ir en vacaciones. En este sentido, y alguna reprimenda me he llevado cuando lo que voy a decir no lo he expresado delicadamente, cuando abrieron el mercado laboral a la otra mitad de la población (las mujeres, vaya), nos tomaron bien el pelo. Pues de alguna manera pasamos de no pasar penurias con un único sueldo a tener que trabajar dos para casi no llegar. Ahí pasó algo. E igual esto del esto mínimo puede ayudar a vivir mejor. Igual no con más, pero sí mejor.

Hay quien dice también que esto será un desastre, un criadero de ganapanes, y que no tendrá más recorrido que la alternancia política en los gobiernos. En verdad, no es sencillo saber qué sucederá, pero al menos parece que va a intentarse.

Y es entonces cuando caigo que esto de la renta mínima ya se ha vivido antes en los tebeos, por lo que a lo mejor alguna conclusión podemos sacar.

23 de Agosto de 1948. El entrañable paleto Abner Yokum pasea por las colinas de Dogpatch cuando se siente atraido por un dulce canturreo.

Algunos tics de Groo pueden remontarse a Li’l Abner

Llega a un valle poblado por unos curiosos animalitos: los Shmoos.

Unos seres pacíficos y bondadosos, que producen leche, dan huevos, jugosos filetes, y no hay maltrato animal, puesto que en cuanto se les mira con un poco de ganas, mueren con gusto para que puedas comerlos, es casi su objetivo en la existencia, hacer feliz a la gente. Con su piel pueden hacerse ropas, con sus bigotes palillos, no comen ni consumen nada, y además se reproducen rápidamente.

Unos animalicos con los que todas las necesidades familiares se ven cubiertas. Un ingreso mínimo.

La entrada de este nuevo factor en la sociedad produce al principio imágenes chocantes.

Pero veamos cómo reacciona a la nueva situación un proletario típico. Uno de 1948, cuidado, no confundir con los de 72 años después. El buen hombre llega a una zona desfavorecida con el loable objetivo de ofrecer trabajo, e incluso sueldo si es necesario, a la población.

Y es consciente de que la necesidad ya no es la motivación que atraerá a la gente a las puertas de su fábrica.

Moonbeam McSwine, su presencia en esta escena era imprescindible

No solo eso, sino que la viralidad de los Shmoos hace que hasta su propio personal se le suba a las barbas.

Se les subleva el servicio…

…y las amigas le dejan los mensajes en Visto.

Siempre hay quien dice que una crisis supone una oportunidad, así que algunos buscarán la manera de reconvertir su modelo de negocio. Si lo básico está cubierto, convirtamos los superfluo en imprescindible. Que si dudan entre comer o el último smartphone, que pasen un poquito de hambre. Pero también habrá quien , llamadle antiguo, crea que las cosas ya están bien como han estado siempre.

Uno de estos preocupados empresarios es el que, comisionado mediante, llama a una unidad de acción para resolver la situación.

Entendiendo por «resolver» el devolver la situación al status quo inicial.

Y así, todos contentos (o casi todos)

Y esto es lo que dicen los tebeos. Hay que tener en cuenta que se trata de una fabulación sobre una situación fantasiosa planteada hace más de setenta años, por lo que pese a los paralelismos no debemos tomarlo como advertencia de lo que vaya a suceder ahora. De hecho a Al Capp, autor de la tira, le llovieron en su día capones de derecha e izquierda por esta historia, de unos porque creyeron que estaba parodiando de forma salvaje al comunismo, de otros porque veían una crítica cruel y sin fundamento de los honrados empresarios de la época.

Pero al menos podemos ver quién salió ganando con aquella situación.

El merchadising.

El humor del siglo XX, hoy

Ayer el mundo del cómic, del cine y de las adaptaciones del cómic al cine se vio sorprendido por una inesperada noticia

Los expertos comiqueros entraron en pánico, porque no encontraron ninguna información sobre esta serie en Wikipedia y por tanto el vídeo de Tutube sobre el tema no podría salir al instante. Y los otros expertos comiqueros, esa gente rara que se lee los tebeos que recomienda, se dieron cuenta de que por mucha gente que haya en un blog colectivo no hay forma de tenerlo todo controlado

Por suerte el mundillo comiquero no se acaba ahí, y hay fans de Scott Lobdell para seguir. O dicho de otra forma, ADLO! Novelti Librari acude al rescate

En 1999 Homage Comics era el subsello de WildStorm (que a su vez ya era parte de DC Comics) centrado en los cómics «de guionista». Era el paraguas bajo el que encontraron acomodo para algunos de sus mejores trabajos escritores como Warren Ellis, Terry Moore, Kurt Busiek o James Robinson. Así que era el lugar ideal para que Jim Lee colocara a su amigo Scott Lobdell una vez acabó su etapa en Marvel, donde reinó en los años 90. Y para impedir que se repitiera la debacle de WildCats, donde la estrellita Travis Charest se pasaba por el arco del triunfo el guión de SCOTT! para dibujar lo que le daba en gana, el dibujante sería un jovencito de la casa llamado Alé Garza

La primera escena de Ball and Chain (que en el título hace un juego de palabras con la bola que llevaban atada al tobillo los presidiarios), con el marido llegando tarde a escondidas y la esposa recibiéndolo hecha una furia, ya marca el tono de la serie

Porque sí, hay superpoderes, y peleas contra los malos, y explosiones. Pero este tebeo va de un matrimonio que se quiere pero se pelea

Que se pelea…

…pero se quiere

Y así sigue Lobdell, gustándose más que nunca en los diálogos, hasta el final de la miniserie (uy, me he olvidado de decir lo de ALERTA DESTRIPE más arriba; espero que no tuviérais pensado leer esto proximamente)

Pero la chavalada no hizo caso al último bocadillo y nadie pidió la continuación de este matrimonio «de cadena y bola». Y de su publicación en España ni hablamos…

Aunque en ese país en concreto tampoco hacía falta, porque su espíritu siguió vivo durante otra década más gracias a José Luis Moreno

Presa de Aves

En este blog, obvio es decirlo, lo que sentimos por Scott Lobdell es devoción. Hablamos de alguien que, junto a Fabian Nicieza, es una de las piezas más importantes del epicentro de todo lo que en los noventa era molonidad: los mutantes Marvel. Bueno, «importante» para ser un guionista, claro.

Pero, ay, todos somos humanos (salvo ROB!, que es divino). Y errare humanun est. Nadie tiene un pasado impecable si hurgas lo suficiente en sus olvidados recovecos y más si se tiene en cuenta que sensibilidades sociales que hoy nos parecen básicas y fundamentales no lo eran hace diez o veinte años.

Aun así hay que preguntarse qué se le pasó por la cabeza a nuestro Scott guionista favorito cuando allá por 1990, en el número 43 de Marvel Comics Presents, introdujo a una nueva villana en la historia de complemento protagonizada por Syrin.

Una nereida, una ninfa acuática dotada de místicos poderes (claro) acuaticos que pone en serios apuros a nuestra mutante pelirroja SIN poderes cósmicos favorita.

Y claro, uno puede entender que en el tema de los nicks superheroicos la cosa está muy jodida, tanto que ya por aquella época Alan Davis bromeaba en su Excalibur en solitario sobre que todos los nombres buenos ya estuvieran cogidos. Pero Scott de mi alma, Scott de mis entretelas, habiendo tantas palabras combinables referentes al líquido elemento en todas sus formas y manifestaciones ¿era necesario, por NO QUIERO SABER QUÉ proceso de asociación, llamar a tu personaje…

BOLLERA?

¿EN SERIO JORG SCOTT?