Le Gácy

Aunque la bande dessinée francobelga se considere típicamente como obra autoral, lo cierto es que sus grandes superventas son aventuras de personajes cuyos creadores hace tiempo que los dejaron en otras manos.

El mótivo más típico para esta sucesión es el fallecimiento del autor y la continuación por parte de autores (reconocidos o directamente un estudio) que traten en principio de remedar el estilo ambiental y gráfico de la obra original. Ejemplos de esta situación podrían ser, entre otros, Blake y Mortimer

los Pitufos

…o más recientemenet y por eso de colocar españoles, Corto Maltés.

 

Este cambio por cuestión vital se hace menos abrupto cuando el equipo creativo está compuesto por un guionista y un dibujante y no se da la maldita coincidencia de que la parca visite a ambos al mismo tiempo (situación que en la práctica no me consta que se haya dado). El casa más típico fue el de René Goscinny, cuando los dibujantes a cargo de sus series más representativas tomaron también las labores argumentales, como en el caso de Lucky Luke (Morris con otros guionistas, y al fallecer continuaron otros)…

…o Iznogud (Tabary, la serie terminó cuando él), entre otros.

 

Cierto es que tampoco hay que ser tajante, y la retirada puede ser en vida, bien en plena cumbre o siendo amables unos cuantos álbumes demasiado tarde. En el caso de equipos creativos el caso más sonado es el del Jean (not Claude) Van Hamme, el superventas responsable de la génesis de Thorgal, que dejó tras 29 álbumes…

…, XIII, tras 19 entregas (también se marchó su dibujante original, Vance, pero no se le echa tanto de menos)…

…o más recientemente su Largo Winch, tras conseguir en su última saga que toda la cúpula directiva del Grupo Winch se zumbase a alguien (secretarias, antiguos compañeros de estudios, chóferes, hermosas ninfómanas que pasaban por ahí…) en un meeting de la empresa.

 

Y como ejemplo de un autor único a cargo de guión y dibujo que haya cedido los bártulos en vida a otros tenemos el caso de Albert Uderzo, claro…

PERO tenemos que tener en cuenta en el caso de Uderzo este relevo se produjo a la provecta edad de 86 años.

…de manera que si queremos hacerlo servir como precedente, mucho me temo, Don Francisco

…que le quedan todavía unos años de seguir dando el callo. Además ¿de dónde íbamos a encontrar de un día para otro a alguien que dibujase clavado a usted?

Gimme Tha Powaro

Lo bueno de que estrenen cosas basadas en grandes detectives clásicos es que tengo la oportunidad de hablar de ellos aquí. La mala es, por supuesto, que esto es lo que os toca leer hoy.

En este caso concreto me refiero a, por supuesto, el gran Hércules Poirot. Uno de los pocos personajes con un ego tan grande como para que quepa dentro el de Kenneth Branagh. Y, a la vez, lo suficientemente famoso como para que haya tenido múltiples interpretaciones por todo tipo de personas. En serio. Más gente de la que se os pueden ocurrir:

Ya, bueno, estas cosas pasan.

En cualquier caso, la popularidad de Poirot es tal que ha llegado incluso a ¡LOS CÓMICS! Sí, esa es mi excusa de hoy. Cómics y Poirot. Así tampoco me tengo que preocupar demasiado.

Lo mejor del caso es que uno esperaría que los cómics fueran, por supuesto, anglosajones. Pues bien… En realidad llegaron antes los franco-belgas. Que tampoco tendría que habernos sorprendido, la verdad.

François Rivière, crítico, estudiosos, guionista y alguna cosa más no sólo escribió un libro sobre Agatha Christie, también fue elegido para adaptar algunas de sus obras, en ocasiones con la colaboración del dibujante Solidor

Y en otras ocasiones los encargados -a veces también de la adaptación- serán  Marc Piskic,

Bruno Lachard,

David Charrier,

 

Marek,

Alain Paillou,

Frank Leclercq,

Thierry Jollet,

o Chandre.

Por supuesto hay muchos más implicados en los guiones o en los dibujos de obras que no son de Poirot: Didier Quella-Guyot, Laurence Suhner,  Miceal O’Griafa, NormaHughot y Bairi. Por ejemplo.

Cómics que, supongo, acabarán viendo la luz en nuestro país. O algo así. Pero que de momento demuestran que hay un interés -al menos fuera del mercado anglo- por las obras de Christie y por un Poirot con muchas caras.

Pero muchas, muchas.

 

Aún y con eso siempre parece que hay formas para mejorarlo. Y por una vez no me refiero a Con Muppets.

Bueno, vale, con Muppets también un poco. Pero no. Me refiero a que todo el mundo ha dado su propia versión de Poirot. A través de los países y las épocas. Del pasado al futuro. Múltiples actores (Suchet, Ustinov, Finney, Ravikovich, Molina, Holm, Trevor, Randall, Gable…) que llevan a uno a preguntarse si es que todo el mundo ha hecho su propia versión. Pero todos todos

 

De modo que parecía lógico que antes o después eso acabara llevando a un país como…

Japón.

Sí, también en Japón hubo una versión. Concretamente un anime: Agasa Kurisutī no Meitantei Powaro to Māpuru. Que dicen que podríamos llamar アガサ·クリスティーの名探偵ポワロとマープル. Perdón, quería decir Agatha Christie’s Great Detectives Poirot and Marple.

Sí, es el opening. Sí, es una niña. Bueno, una adolescente. Algo así. Concretamente es una sobrina-nieta que le han inventado a Miss Marple que sigue a Poirot haciendo de ayudante. En realidad suele usar frases menores de personajes de los libros, un poco por que no se note y otro para que no altere demasiado las tramas. Mabel West se llama. Sí, es un pato. Sí, es la mascota de la chica. Oliver, se llama. No, no habla. ¿Que si no me parece un cambio reseñable? Psé. Me hace más gracia que el Inspector Japp se llame aquí Sharpe. ¡¿Quién puede adivinar los motivos?! ¿El ending? Claro que os puedo poner el ending.

Ya veremos lo que dura en YT.

Por supuesto el éxito del anime -que para algo lo hacía Oriental Light and Magic para la NHK– significó que habría versión en manga, solo faltaría. Con Yukiyoshi Oohashi y Syouji Yonemura adaptando guiones y dibujos de Morihiko Ishikawa. De modo que otra adaptación más que sumar:

Y es que en estas cosas se nota la talla internacional del personaje. Seguro que en cualquier momento hay hasta una adaptación anglo. Pero de momento que sepáis que podéis encontrar estas en las otras industrias.

Algo lógico, al fin y al cabo, al fin y al cabo es uno de los detectives más reconocibles de la literatura. Para muchos el mejor…

Aunque no para todos, está claro.

Ahora a ver si convencemos a ROB! de que compre los derechos para hacer una adaptación dibujada por él.

Los instagrameos del octubre de la DUI

Mientras España miraba a Cataluña yo leía tebeos viejos y lo contaba en mi Instagram

Persecución simpática e inocente que no perpetúa absolutamente nada #mokf52 #1977 #marvel

Una publicación compartida de Eme A (@emea75) el

Nadie le pregunta a la pobre Sif qué es lo que prefiere #thor165 #marvel

Una publicación compartida de Eme A (@emea75) el

Lady Sif nos enseña que pegarle una paliza a otro es correcto, si el otro te quería quitar la novia #thor167 #marvel

Una publicación compartida de Eme A (@emea75) el

Karnilla hablando de Balder. El Thor de 1969 es un catálogo espectacular de relaciones de pareja sanas #thor167 #marvel

Una publicación compartida de Eme A (@emea75) el

La que está liando Puigdemont #thor182 #marvel

Una publicación compartida de Eme A (@emea75) el

Aunque la mujer se vista de guerrera #thor183 #marvel

Una publicación compartida de Eme A (@emea75) el

Jack Kirby era un manantial constante de nuevos personajes. ¡Y menudo personaje era este! #ca202 #marvel

Una publicación compartida de Eme A (@emea75) el

Parece un problema actual, pero Ivà ya lo denunciaba hace veinticinco años #makinavaja1992 #dolmen

Una publicación compartida de Eme A (@emea75) el

Mismamente Uno

Se nos dice mucho eso de que hay que revisitar los clásicos, pero se trata de tebeos viejos.

El tiempo no pasa en balde, y muchas de las cosas que aparecen en esas antiguas historias pueden sonar confusas para los desprevenidos e indefensos millennials. Transeuntes con gabardina y sombrero fumando en pipa, pero sin barba hipster. Cabinas de teléfono. Jóvenes tomando malteados frente a la gramola. Teléfonos de sobremesa. Geocities. Radios de onda corta. Está bien sacar este tipo de cosas como Huevos de Pascua curiosones en el Stranger Things de turno, pero siempre que te lo ofrezcan bien explicadito. El problema viene cuando te lo venden como algo obvio y sin explicación previa por ser parte de la época en la que se concibió la aventura. Es por esto que cada vez se hacen más necesarios los reboots, reinterpretaciones de lo ya inventado de manera que pueda ofrecerse al público nuevo.

Así, la génesis de Spiderman se entiende mucho mejor si en el último cumpleaños que celebró Peter Parker antes de morir su tío Ben, éste le regala un fantabuloso ordenador (Mackie + Byrne, 1998) en vez de un microscopio (Lee + Ditko, 1962). A Tobey Maguire hay que sustituirle tras tres películas por Andrew Garfield, al que se le rebooteará tras otras dos. Y siempre, siempre, hay que mantener un aire moderno. Muchas, muchas referencias a lo más actual con la tranquilidad de que cuando quede desfasado será momento de una nueva versión. La atemporalidad es de timoratos.

Lo grave viene cuando quieres ir de moderno sin que te reboteen. Esos Waid y Busiek queriendo ir de guays y molones, de teenagers pasando de largo la cuarentena. Recuerdo todavía, por ejemplo, cuando Nicieza había tomado el relevo de forma casi mimética de Busiek en los Thunderbolts, y había una subtrama sobre unos asesinatos corporativos que se descubrieron gracias a lo que el traductor Eduardo Braun nos versionó como un “vínculo flotante” ¿que carallo sería eso de un vínculo flotante? desde luego sonaba muy Carpeta de Geocities. Y gracias a las tecnologías actuales (¡gracias, emule!) he podido saber que decían en realidad en aquella escena:

 

Se referían a una Unattached Floating File Link. Y un Floating File Link es un…o sea, era…se refería a…me rindo, Google, dime que era eso:

Vale…

Una actitud actual que se está reflejando en muchos tebeos y que dentro de unos años vuestros hijos os preguntarán qué están haciendo son las selfies. En estos tiempos de posverdad y Google Images, lo importante no es sacar una instantánea a un lugar o momento interesante, sino reflejar que uno estaba allí. Yo mismo también lo hago en mis viajes familiares, le paso la cámara de carrete  a alguien que pase por ahí y le digo “oye, sácanos una selfie“. Así he perdido ya tres cámaras cuando salen corriendo. Normal que la gente se las haga ahora con un palo. Y eso que la primera vez que vimos ese palo fue en un libro de Inventos Inútiles Japoneses de 1995. Lo inútil de hoy es lo imprescindible del mañana.

Y todo esto nos lleva a Armatura Uno, la mítica obra de Jerry Finger que está siendo revisitada por autores españoles.

Si bien las aventuras originales de Armatura Uno se publicaron en Estados Unidos desde 1942 hasta 1954, momento en que entró en vigor la Ley Wertham, el mensaje de la odisea vital del personaje merecía ser conocido por una nueva generación de lectores. Y ha habido la suerte de que los azares editoriales han querido que los derechos de la obra de Finger hayan recaido en manos patrias, que están remozando el envoltorio para que la aventura clásica parezca moderna. Por actitud, por pose, por molonismo.

Y nada ilustra mejor al moderno rancio…

…que una selfie torcida con perspectiva contraria al campo a fotografíar, y con el flash apuntando al espectador ¿nos está retratando? ¿o es una autofoto enfocando al espejo?

Tebeos clásicos hechos modernos, esa mezcla tan inestable. Como usar una Smart TV 4K para ver youtubes de VHS de Chiquito de la Calzada (true story). La Vida Moderna es esto. Sólo el tiempo dirá si Armatura Uno se convertirá en un clásico otra vez. En los estantes de las grapas de vuestras librerías. Papel ¿os acordáis, millennials?

JL Stretch Blues: The Elongated Man Story

Esta semana sí, ya parece que no hay nada que vaya a hacerme perder la concentración y puedo por fin dedicar a Ralph Dibny el espacio y la dedicación que se merece.

Así que si la industria del cómic tiene a bien dejar de hacer el idiota un rato puede que po…

¿Que el Castigador sigue empeñado en ser ese tipo que saca una guitarra? ¿Es un ex-marine y ex-CEAC? Claro que pocas cosas podrían definir mejor las series de Marvel de Netflix que un tipo sacando su guitarra para tocar probablemente Wonderwall. Mira, es como El Mariachi pero un par de décadas más tarde. ¡Y el arpa!

No, no, no… no voy a dejar que las locuras de la industria me distraigan una semana más de mi cometido.

El famosérrimo editor de DC Julie Schwartz estuvo hablando con el guionista John Broome y el dibujante Carmine Infantino sobre la necesidad de un nuevo secundario para Flash. La idea es que fuera un superhéroe también, con poderes que no fueran de velocista y que permitiera, además, añadir un toque cómico a las historias. Pero, a la vez, que le complementara. Eso llevó a la creación en el número 112 de The Flash de The Elongated Man, Ralph Dibny.

Dibny se nos presentaba como una amenaza para Flash, que estaba convencido de que estaba usando sus poderes para cometer crímenes. Por supuesto era solo un error causado porque Dibny era más inteligente que Barry Allen y resolvía antes los crímenes. A partir de ahí la idea es que apareciera de cuando en cuando en las historietas de Flash.

La siguiente vez sería en el 115. Entre la anterior y esta Dibny había hecho una fortuna realizando actuaciones. Algo que no quedaba lejos de los orígenes que se contaban entre el número anterior y este del personaje, pues aparece aficionado a los trucos de los contorsionistas. Les investiga y descubre que todos ellos tienen en común el tomar una bebida que contiene extracto de una planta generalmente poco tolerada por el organismo humano, el Gingold. A partir de ahí usa sus conocimientos de química para crear un concentrado que toma aproximadamente una vez por semana. Precisamente con todo el dinero decide jubilarse de la actuación y viajar pro el mundo, comenzando por el origen de la fruta. Aunque sea para acabar deteniendo una invasión extraterrestre.

El grupo creativo decide que tener un investigador con humor y dinero puede ser una buena idea pero que necesita algo más. Así que en su siguiente aparición, en el número 119, deciden ir a tope con The Thin Man. Puede que alguno de los que nos leen no entiendan la referencia, o no entiendan qué pinta un libro de Dashiell Hammett aquí. En realidad es menos el libro en sí y más las popularísimas películas protagonizadas por William Powell y Myrna Loy como Nick y Nora Charles. Bueno, y su perro Asta. Resumiendo mucho: El matrimonio de guionistas  formado por Albert Hackett y Frances Goodrich cogieron la historia de una pareja casada en la que él es un antiguo detective y ella una rica heredera y le dieron un barniz de screwball comedy. Diálogos rápidos e ingeniosos con una cierta sensación de ligereza cortante conformando una realidad propia en la que, mientras tanto, iban resolviendo asesinatos. Algo que se convertiría en un tropo en si mismo, en ese momento aún con la pareja como matrimonio másomenos igualitario. Haciendo, por supuesto, que la mayoría de exploits se centraran en matrimonios o, cuanto menos, parejas sólidas. Aún quedaban años para que la Tensión Sexual No Resuelta se convirtiera en el glutamato de las series. De modo que en el 119 descubrimos que Ralph se ha casado con Sue, una rica heredera -algo así-; que el padrino de la boda fue Flash y que decidió hacer pública su identidad secreta. De hecho, les encontraremos en su luna de miel.

A partir de ahí hubo un as pocas apariciones más en The Flash. Schwartz pensaba que los Dibny serían unos secundarios a lso que sacar de cuando en cuando, pero las cartas de los fanes llegaban con regularidad. Se había convertido en un Favorito de los Fanes y eso significaba que había que probar a darle su propio espacio. Pero en The Flash no cabía. No me preguntéis por qué, supongo que con Kid Flash y una menos popularidad consideraron que si alguien necesitaba leer a parejas felices y con un tomo ligero eran los lectores de Batman.

Así que se los llevaron para Detective Cómics. Porque estaba claro que era todo un detective. Había descubierto investigando lo del Gingold, resuelto los casos antes que Flash y actuado en general como una pareja de detectives junto con su mujer. Puede que no tuviera un entrenamiento en las fuerzas policiales pero, a todos los efectos, era el segundo mejor detective del mundo. (De DC) (Y el primero era Batman) (Así que era casi el pr… Da igual) A partir del 327 los Dibny empezarían a viajar por USA disfrutando de la vida y resolviendo crímenes. Serían un complemento de aparición irregular pero no puntual que irían apareciendo en algunos de los 50 número siguientes. Se establecían tradiciones como los Misterios de Cumpleaños y pasaba por laas manos de guionistas como Gardner Fox. Incluso demostraba que era un superhéroe de verdad cambiando de traje.  A la vez que realizaba cameos en Flash o se cruzaba por alguna otra historia de Batman. Logrando la suficiente popularidad por el camino como para que en 1973, en el JLA #105 se revelara que le habían ofrecido ser miembro del grupo. El 13 en la historia del mismo.

De esta manera la etapa clásica sesentera de…

Me da igual. Me da igual lo que haya hecho la JLA. Ya habían dicho que sería sobre 110 millones así que aunque no haya llegado a los 120 y sea la 3ª película más cara de la historia del… ¿Menos? Bueno, da igual, aunque al final hayan sido los 110 millones proyect… ¿Menos? En fin, también hay películas que hacen 100 millo… ¿Menos? ¿Pero cómo va a haber hecho menos? Wonder Woman hizo 103, ¡hasta X-Men: The Last Stand logró hacer 102! ¡¡¡El Iron Man original hizo 98!!! ¿96? Bueno, mira, esto es una estimación, cuando salgan las cifras REALES hablamos, que estoy ocupado… No, no veo cómo puede ser culpa del villano. Me da igual que fuera cajonudo. ¡Déjadme!

Decía… en los ’70 tuvo una presencia más relajada, de cuando en cuando se dejaba caer por unas u otras cabeceras, como cuando se convirtió en el villano Molder. O cuando participó como uno de los principales invitados en el Detective Comics 500 resolviendo el asesinato de Edgar Allan Poe.

También aparecía -normalmente sólo él, sin Sue- por la JLA del satélite. Y esas cosas tranquilas… Hasta que en 1986 cambió todo. Y lo hizo gracias a una  de esas historias recordadas sin duda por las generaciones venideras, un cambio enorme, una creación brillante. Me refiero, por supuesto, a LEGENDS.

Legends no solo fue un hito en el moderno arte secuencia y posiblemente el cómic más influyente que se publicó en 1986, además sirvió para establecer la Liga de Detroit. Una liga con personaje quizá algo menos conocidos.

Es poco probable que te los fueras a encontrar en una serie de televisión, vaya. Ralph estaría allí durante la andadura de esa encarnación de la Liga. Pero a su fin, más allá de que el guionista, un tal J. M. DeMatteis, le diera el gusto de golpear a Vibe -sí, el tipo de las gafas de sol es Vibe, ¿cómo creíais que era?- quedó su vida un tanto en suspenso… por un poco de tiempo. Por ejemplo, se pasó por el Detective Cómics otra vez para detener, en esta ocasión, a Moriarty.

No, Edgar. Edgar Moriarty. Sí, familia. Pero lo importante es que…

No, ¿cómo va a ser importante que Lindelof haya dicho que hacer una serie de Watchmen es correr un gran riesgo. O que la gente que va con una máscara evitando dar la cara lo hacen porque tiene algo que esconder, porque son peligrsosos. ¡¡¡¿Pero a quién le parece aún relevante sus opiniones?!!! ¡Si todos sabemos que de Watchmen hay hasta una película! ¡¡¡Hasta Zack Snyder sabe eso!!! ¡BASTA! 

Como decía…

Por lo visto al tal DeMatteis debía gustarle, porque igual que a algún otro de los miembros de Detroit decidió recuperar a los Dibny. Sí, a Sue también. Y lo hizo cuando su JLI

se separó en dos títulos, mandándolos a Europa.

Europa sirvió no sólo para dejarnos claro que en Francia Ralph era muy apreciado, también para demostrar aún más el valor de Sue. Ahora no sólo sería la persona con la que Ralph contaría para investigar y con la que intercambiaría frases aceradas. También sería uno de los pocos miembros de la liga que supiera francés, encargada de controlar al equipo y de hacerse cargo de los ordenadores. Sue Dibny era uno de los más interesantes personajes y Giffen y DeMatteis lo sabían.

Es lógico que muy pronto Sue Dibny se convirtiera en todo un icono para las lectoras. Lamentablemente al final de esta etapa de la Liga de la Justicia el noventerismo más desatado dejó de lado a estos personajes en lugar de premiarles con su propia serie: Los Dibny.

Y mira que podría haber habido posibilidades cuando protagonizaron aquello del Justice League Quarterly guionizado por un tal… ¿Cómo era?

Ah, eso. Mark Waid. En lugar de eso pasaron a un segundo plano en el que Sue Dibny se convertía a en una reconocida autora de novelas de misterio. Una lástima porque precisamente lo que necesitaban los cómics en los noventa eran más personajes alegres y decididos, inteligentes y con humor, que hubieran podido ofrecer una visión distinta.

¿Qué? No, claro. ¿Quién iba a necesitar múltiples versiones de James Franco? Una es más que suficiente. Dos ya son demasiadas. ¡Múltiples serían insop… ¡¡¡¿QUÉ?!!! ¡¡¡¿PEro por qUÉ? ¿Es que no tienen SUFICIENTE con intentar que salga lo de… ¡¡¡Bueno, con algo de suerte saldrá DESPUÉS de Gámbito!!! Porque es… Espera… relax… estamos con los Dibny… 

Por suerte, puestos a elegir un refugio en los noventa, no podía haber mejor lugar en DC que Opal City. Es decir, Starman. Ahí se instalaron como superhéroes primero de reemplazo y luego definitivamente. A demostrar que todo eso que habíamos dicho antes se podía tener.

Pero las cosas funcionan como funcionan, y mientras Giffen y DeMatteis recuperaban a los personajes en una nueva continuación de SU JLI llegaba Crisis de Identidad, una miniserie en al que eran menos sujetos que objetos de la misma. La responsable de considerar que la mayor forma de lograr un impacto es matar dañar a los más queridos e inocentes. Y así comenzó la veda de miembros de la JLI y la espiral de eventos locos a ver si lograban repetir el éxito de aquella mini.

El visionario dir… escritor Brad Meltzer se encargó en este mediados de los dosmiles de narrar el asesinato de Sue -por aquello de que las mujeres de los héroes tienen que saber cuál es su sitio: El refrigerador– , su violación previa -muy previa-, una serie de lavados de cerebro. En fin, reciclaje. Por supuesto había un misterio que era lo que servía para conducir la trama. Un misterio DE VERDAD. Un asesino desconocido y toda una serie de locas revelaciones de por medio. El Riverdale de las miniseries de superhéroes era aquello.

Después de aquello se intentó arreglar el asunto con una historia en 52 que nos mostraba a un Ralph destrozado por el dolor, aún un gran detective, pero ya sin alegría de vivir y blablabla… El tipo de personaje que a los de DC les gustaba. Menos La cena de los acusados y más Vivir de noche. (Iba a decir Alma Letal, pero todos sabemos que Arma Letal tenía un guión de Shane Black y, por tanto, sentido del humor). De modo que Ralph tenía al menos una de las seis historias de aquel invento para intentar arreglar el asunto. Y algo mejor era, sí, pero la cosa acababa tal que así:

Sí, dos detectives fantasma. Quizá no la mejor de las ideas, pero al menos una en la que aún cabía algún tipo de resonancia clásica. No es que fuera un gran alivio pero el mundo del cómic está lleno de momentos decepcionates que hay que sobrellev…

¿Cómo que Jessica Chastain? ¿Que hay rumores de que le han dado un toque de FOX? ¡¿Que le han dicho que si sigue hablando de acoso en la industria del cine no la van a querer en la X-Franquicia? ¡¿Pero no mantienen aún por allí a Bryan Singer?! ¡¿Pero esto QUÉ… Tranquilidad… no puedo perder la concentración…  

La muerte de los Dibny sumió el universo entero en un batiburrillo mayor. O algo así. Sería como matar a Jimmy Olsen, la forma más rápida y barata de lograr que colapsara tu universo cinematográfico. Los editores no tenían muy claro dónde o cómo estaban. No es que en los últimos  años lo hayan tenido de, digamos, ningún personaje. pero ahora menos. Quizá sacar un Showcase del Elongated Man el mismo año de 52 no fue la mejor de las ideas.

Y si ya con el post-52, el One Year Later y Blackest Night aquello era un lío cuando empezaron los New 52 todavía se armó un batiburrillo mayor. Nadie parecía tener muy claro si los Dibny estaban vivos y menos. Lo mismo te los encontrabas mencionados como los encargados de Traci Thirteen que te sacaban el esqueleto de Ralph o a los Detectives Fantasma. Por suerte para todos la continuidad es algo que en DC dura un instante así que en cuanto llegó la siguiente revisión aparecieron unas manos dispuestas a rescatarles del olvido.

Giffen y DeMatteis dejaban recuerdos en su Liga de la Justicia 3000; el discípulo más avezado de ROB!, Fabian Nicieza, les sacaba de manera regular en Convergence

aunque la que se lleva la palma por aprovechar para darles una segunda oportunidad dentro de la continuidad es otra clásica de este blog: Gail Simone.

Simone se las apaña para convertir su título, Secret Six, en una versión incluso más clara del clásico villanos reformados con un héroe. Solo que aquí en lugar de un héroe tenemos a  Big Shot, un grandullón que se define como un investigador y parece salido de un hardboiled. Y que tiene algunas características especiales…

Bueno, me refería más a lo de crecer, pero también. Por supuesto Big Shot acaba revelándose con Ralph Dibny -me temo que no podremos tener uno de estos posteos sin hacer espoilers-

y, lo que es más importante, acabamos descubriendo que Sue está viva también.

De modo que hay un último enfrentamiento contra el Mockingbird de turno, varias referencias a historias clásicas de los Dibny, y, finalmente, varias explicaciones sobre el grupo.

Recuperando esa esencia de El Hombre Delgado volvemos a tener a un Ralph que salió de los bajos fondos y llegó a convertirse en un personaje de primer nivel gracias, fundamentalmente, a su capacidad como detective. Pero es consciente de que en realidad su origen era otro y podía haber sido distinto, así que ha pensado que podría ofrecer otra oportunidad a la gente. Y Sue -que también estaba de incógnito- le apoya.

Lamentablemente la serie fue cerrada en mayo del año pasado. Justo cuando parecía que Ralph había decidido volver a ser abiertamente El Elongated Man. y poco antes de Rebirth.

Por supuesto eso no significa que no existan en el nuevo universo. Sólo que con el batiburrilo que tienen montado no se han puesto aún a presentarlo.

Claro que tampoco es algo que vaya a sorprenderme. Aún hay gente que no ha escuchado todas esas diferencias con Plasticman, como que Ralph no puede poner formas y no es indestructible. Y tampoco ha visto cómo sus pocas apariciónes fuera de los cómics son celebradas.

Al menos no hasta que llegan para recuperar una serie de televisión que parece haber perdido el rumbo.  Facilitando lo que espero acabe siendo un spin-off en el que el matrimonio resuelva asesinatos mientras viaja por el país. Suponiendo que aún quede gente que sepa guionizar matrimonios y mysteries a la inglesa, claro.

Claro que tampoco puedo entender que Marvel haya decidido… ¡Contratar a Ron Richards! ¡¡¡Un tipo con fama de acosador sexual!!! ¡¡¡¿ES QUE NO PODÍAN PERMITIR QUE LA SALIDA DE BERGANZA… *uf*

Cómo decía…

Por eso es importante recordar y aplaudir la recuperación de Ralph Dibny, esperar la de Sue, y aplaudir la de aquellos que han conseguido que aún hoy sea un icono. Los que han mantenido su recuerdo como Rafa Rivas, que lleva el magnífico blog: Ralph Ribny, the world-famous Elongated Man lleno de artículos interesantísimos como la guía de traducciones de nombres de superhéroes, pero, sobre todo, una cronología del personaje.  Y se acaba de marcar, a cuenta de su aparición como secundario en Flash, un artículo sobre errores comúnmente creídos sobre Ralph Dibny -por aquellos que sólo lo conocen de la wikipedia- que es también lectura más que recomendada.

Así que aquí están. Mis cerca de tres mil palabras sobre el famosísimo personaje que tanto se lo merece y que, desde luego, tiene en su construcción elementos más que de sobra para conectar con los jóvenes lectores de hoy en día.

 

 

Y lo he hecho sin que las múltiples noticias de la loca actualidad comiquera me hayan causado un ataque total llevándome a dejar de lado mi objetivo principal para dedicar un posteo exclusivo a despellejar a toda esa panda que lo mismo te hace películas predestinada a hundirse, contrata depredadores, toma las peores decisiones creativas posibles, o saca una guitarrita para tocar. O, peor aún, un arpa.

Bravo por mí, ya puedo decir eso de lo de mover la nariz diciendo “huelo un misterio” y cerrar por hoy. Otra victoria para las fuerzas del bi…

¡¡¡¿QUE PIKACHU QUÉ?!!!

Los tuiteos del octubre de la DUI

Lo de siempre, cuando no tengo ganas de escribir os reciclo cosas viejas de aquí y os las repito. Vamos, lo que Marvel y DC llaman TPBs

Lamentable Configuración

A veces esperar largamente por algo es bueno. Hace que la llegada del hecho en sí sea más deseada y por ello satisfactoria. Pero en ocasiones una demora excesiva acaba implicando que los factores no son los correctos y lo que era un profundo anhelo deviene en amarga decepción.

Desde el momento en que vimos por primera vez el poster de Hellraiser todos pensamos en un cubo de Rubik infernal. Una vez visto el filme todosunos pocos degenerados deseamosdesearon tener en nuestrassus manos tal puzzle para resolverlo y quizá atisbar la presencia de aquellos que para unos son ángeles y para otros demonios.

Han sido 30 años de espera, que se dice pronto. Pero el resultado ha sido… Hmmm…

Por un lado bien. Por fin podemos tener en nuestras manos un verdadero y funcional cubo de Rubik cenobita con una ejecución que haría que el mismísimo Le Marchand estuviera orgulloso.

Pero por otro lado una vez completado se abrirá una puerta dimensional por la que, en lugar de los esperados colegas leatheronas de Clive Barker, quienes van a aparecer con ganas de hacerte de todo…

…van a ser los Weinstein…

Y qué quereis que os diga, sólo de pensar en cómo les puede quedar el cuero ajustado…