Tous Illuminati: Pasito a Pasito

Qué fechas mejores que estas, que son tan señaladas, para despedirnos del Nelsonverso, esa gema editorial que pudo haber sido y no fué. Y desde luego si a algo se debió su fracaso no fué a falta de intentos.

Porque viendo la batalla perdida decidieron recurrir a palabras mayores.

Y narrar directamente la vida de Cristo. Y para ello contrataron a una profesional de reconocida valia que ya tenía experiencia en dialogar argumentos ajenos protagonizados por mesías salvadores.

Nuestra apreciada Wheezy hace un excelente trabajo. No a la altura del que hizo en Los Nuevos Mutantes, claro, que allí adaptaba las ideas de ROB! Pero disfrutable igualmente. Sin embargo, a diferencia de otros tebeos surgidos del sello Nelson…

La Vida de Cristo: Historia de Navidad no ha envejecido tan bien, se aprecian claramente elementos aceptables en su época que no nos lo resultan hoy en día.

Como esa hipersexualización de unos personajes masculinos que se pasean casi completamente desnudos mientras los femeninos lucen púdicos atuendos que tapan hasta el tobillo. Aceptemos que en esto los noventa no fueron una época mejor que nuestro presente.

Su secuela, La Vida de Cristo: La Historia de Pascua mantiene el nivel. Para lo bueno y para lo no tan bueno.

Como esas escenas de sadomaso de tapadillo tan comunes en los cómics de aquellos (por otro lado gloriosos) años.

Las aventuras de Cristo no tuvieron continuación. Aparentemente no había un público dispuesto a pagar por leerlas. Con la sabiduria que da la distancia en el tiempo podríamos decir que la inclusión de gore explícito, de números musicales pop o incluso de elementos de comedia convertibles en memes en el futuro habría arrojado otro resultado. En aquel momento si una cosa sabían las mentes pensantes de Nelson era que los lectores no estaban interesados en salvadores semidivinos que morían sacrificándose para luego resucitar.

Y mucho menos si los escribia Louise Simonson.

Así que volvieron a adaptar otro clásico de la literatura.

Sherlock Holmes vs El Padre Brown: el Amanecer de la Justicia

Siguiendo sus Pasos.

Es lo que propone un reverendo repentinamente concienciado a sus parroquianos de la Norteamérica de finales del siglo XIX, seguir literalmente los pasos de Cristo.

Seguir su ejemplo a rajatabla y no hacer nada que él no hubiera hecho. Y uno tras otro los creyentes van cumpliendo su compromiso.

La cantante renuncia a un jugoso contrato en la Ópera de Nueva York porque ¿en qué parte del Nuevo Testamento Jesús se pone a cantar la Traviata? ¡En ninguna!

(no, lo siento, no me vale si es en los Evangelios Apócrifos)

El empresario ferroviario elige renunciar a su remunerado trabajo antes que denunciar las irregularidades de la empresa porque Cristo NO es un chivato.

Ese era Judas.

Por su parte el editor de periódico se niega a admitir que Spider-Man no es una amenaza seguir publicando publicidad de tabaco y guisqui. Porque ningún personaje de la Biblia fuma, NI UNO. Y señaladme un pasaje de la vida de Jesucristo en la que beba alcohol o siquiera apruebe su consumo. OS DESAFÍO, SÓLO UNO.

Qué sabra Clark, su reportero estrella, sobre lo que haría un semidios redentor recién vuelto a la vida, por otro lado.

Pero nuestros heroes no sólo siguen el ejemplo de lo que Jesucristo no hizo sino la senda de las cosas que sí.

Como aprovechar que estás en el paro para montarte un partido político que lleve a cabo reformas acordes a tus creencias (San Mateo 11:26), usar tu periódico para apoyar a tu candidato afín (Hechos de los Apóstoles, 128:42)…

…o ayudar a sostener la cabecera con la fortuna que has heredado a cambio de que no se desvie de la linea ideológica que le has marcado (Carta a los Corintios de San Pablo, 6:27). ¿Os imaginais la maravillosa utopía que seria nuestra sociedad si cosas como esta sucedieran en la vida real?

Lamentablemente no suceden. Por eso el Nelsonverso es sólo un bello recuerdo. La lejana memoria de que, durante un breve instante, a principios de los 90, hubo tebeos que intentaron que sus lectores se convirtieran en mejores personas.

Que supieran que cuando Cristo nos ordenó que nos amáramos los unos a los otros no incluia a los Viet Congs, que Charlie es budista.

Y que la Salvación y la Vida Eterna se encuentran al alcance de tu mano, ahí delante…

…en los esculturales y muscuolosos brazos de chulazo griego de tu amigo que estás mirando de reojo ignorando completamente las vulgares e infladas tetorras de la enfermera mientras te toqueteas el crSERÁ POSIBLE, PUES NO ME HAN VUELTO A HACKEAR LA CUENTA…

Instagrameos del invierno de la tercera ola

Sí, hoy toca reposiciones. Para material nuevo, volved ayer. O cualquier otro día anterior de esta semana

En Semana Santa, Christopher Priest

Hace tiempo de torrijas y gladiadores. En este periodo extraño en que en cada zona es festivo unos días diferentes, que no hace ni frío ni calor, que no sabemos bien en qué hora estamos por el cambio reciente, los rituales de entretenimiento también son particulares. Y en vista de que ya no se emiten películas de cuatro horas con cadencia pausada sobre seres superiores y resurrecciones, atrévome a recomendaros una lectura o relectura para saciar el ocio en estos particulares días de penitencia y mortificación: el Deathstroke de Christopher Priest.

Vale, esto no es de Priest, pero era momento de poner una imagen y es una bien bonita.

Varios son los motivos. Para empezar, «Christopher Priest» es uno de los nombres más cristianos que puedes echarte a la cara. Es lo que tiene cambiarte el nombre, que puedes ponerte uno molón (o demostrar tu espiritualidad, que llamarse Cassius Clay de serie también era potente). En sus comienzos se llamaba James Owsley, pero le asignaron desde demasiado joven tareas editoriales y comenzó a ganarse enemigos demasiado pronto. En la Marvel de Shooter, ojito, menudo carácter debía tener. De manera que una forma de hacer borrón y cuenta nueva era el cambio de nombre, estrategia que siguen también empresas y partidos políticos para hacerse perdonar pasados y deudas. Siguieron reconociéndole, era lo que tenía el ser de los pocos afroamericanos en la industria de entonces, pero como se limitó a hacer guiones y no a mandar, se le siguió tolerando.

El volumen en cuestión del mercenario tuerto se enmarca bajo el manto de una etapa cuyo nombre también es muy apropiado para la Pascua.

Como es característico en Priest, y conveniente en estas fiestas, no se trata de una lectura que haga demasiadas concesiones al espectador. Hay que seguir las tramas con atención e intentar no perderse, y si en algún momento se tiene la sensación de haberse perdido alguna escena es mejor volver atras (para eso viene bien tener como referencias los marcados de las escenas con rótulos, que pueden recordarnos a las estaciones de los via crucis), releer con atención y verificar que el hecho al que los personajes estén haciendo referencia no ha llegado a verse. Elipsis narrativas. Se ahorra espacio pero da trabajo. Una historia continuada, sin una partición exacta en arcos narrativos, con tramas y personajes que van y vuelven. En definitiva, una lectura que nos saca de la zona de confort y que requiere de nuestra reflexión activa. Que ni pintado para tiempos de penitencia, lo dicho.

Son 50 números, y la edición en castellano se compone de siete tomos, los cuatro primeros en tapa blanda, a los que sigue uno en tapa dura porque se encuentra con Batman (son pocos números, pero para que abulte incluyen otra aparición de Batman de la serie original, la de los años noventa), y termina con dos bajo la cabecera de «temporadas», que también vienen muy bien para esta epoca, pues sus portadas son talmente el Calvario y el Entierro. Si es que con la primera me parece estar oyendo los pasos de la procesión.

Y qué decir de la segunda, titulándose R.I.P…¿acaso habrá SPOILER al tercer día? todo es posible en DC. Se trata de una verdad estadística, existiendo infinitos universos alternativos.

Aparte de esots siete tomos, hay un episodio de la serie que se encuentra en otro tomo de claras resonancias mesiánicas: Renacimiento: Titanes: El Contrato Lázaro. Sí, de un tiempo a esta parte para escribir los títulos de DC hay que recurrir mucho a los dos puntos. Dentro sinopsis: «Deathstroke ha capturado a dos de los mayores velocistas de la Tierra. ¿Su propósito? Servirse de la fuerza de la velocidad para viajar hacia atrás en el tiempo y devolver la vida a su hijo muerto«. De lo más apropiado para estos días, insisto.

Lectura reflexiva para tiempos de recogimiento. Pero falta algo para que se le pueda otorgar el sello de calidad de Adlo! (SCA!, lo dejo aquí por si acaso, que ahora con tantas asociaciones y premios no conviene guardarse ninguna idea que en seguida te la pisan), y me encontré ese algo cuando a tres capítulos de terminar la serie, en ECC incluyeron la portada alternativa del número 48, firmada por Ledkilla.

También remite a la Pascua el que incluyan una portada variante de DCsos tres episodios antes del final de una saga titulada R.I.P., pero en este caso lo que quiero haceros ver es otra cosa.

Se decía que para saber la calidad de un dibujante bastaba con hacerle dibujar un caballo y ver cómo lo resolvía. En Adlo! tenemos otra máxima para reconocer la Genialidad: hazle empuñar una espadadesde 2005!).

Abstenerse de intentarlo gente con pulgares. Grande Ledkilla, cuya portada marca la genialidad! necesaria para perseverar en nuestra recomendación de Semana Santa…por cierto, que firma tan rara ¿no será un alias? a ver…oh, pues sí. De Ken Lashley, nada menos, el único artista, recordemos, ganador de no uno sino DOS Premios Internacionales del Comic Adlo!, PicAdlo!s (en su tercera y cuarta edición). Me pregunto por qué se habrá cambiado el nombre.

Ale, recomendación hecha. Santas Pascuas.

¿Es Dragon Ball una serie para niños?

Niños. Niños. ¿Qué podemos decir de ellos? Por lo visto hacen cosas, molestan cuando teletrabajas y, en general, no entienden que LO TUYO era mejor que LO SUYO. Hombre, por favor. A ver si ahora no van a comprender los infinitos matices de Los Goonies y nos van a vender que esos PokBeyblGormitSuperzings están llenos de recovecos. La gente, cómo es.

Por eso no podemos aceptar que nos vengan a decir a nosotros, A NO SO TROS, lo que es para niños (y dejamos muy claro que niños, ni niñas ni niñes, ¡niños!) y lo que no. ¡SI LO SABE TODO EL MUNDO!

Pongamos un ejemplo al azar. Uno cualquiera. Tanto da. No es como si fuéramos a discutir por ello. Por ejemplo…

Sí, Dragon Ball. ¿Es que ESTO puede ser algo más que una serie PARA NIÑOS?

¡PUES CLARO QUE NO!

Porque si fuera PARA ADULTOS entonces sería

ASÍ

De entrada, emitirían la versión completa y no todas aquellas llenas de cortes y de cambios en el texto, que eran un obvio atentado a la visión autoral que traicionaba lo que realmente quería transmitir con su obra… como se llame el tipo que adaptaba lo del otro tío. Que, oye, el otro tío ese de los cómics originales pues tendría sus cosas. Pero es el director que adapta el que es visionario, a ver si alguien se cree que tiene más tirón las cosas esas en papel que las cosas que se ven en una pantalla.

Obviamente una versión con recortes, con chistes, con COLORES y con… ¡SONRISAS! es una clara creación INFANTIL PARA UNA SOCIEDAD INFANTILIZADA.

Un autor sabe mucho más, sabe, por ejemplo, que son tan grandes que necesitan más vocales: AUTEOURS. Así, con todas las vocales, como Batman.

Y es que se nota, sin duda, una gran mente detrás. ¡Pero se nota incluso más las injerencias de los productores insistiendo en meter toda esa diversidad forzada! Todos esos personajes de color (fundamentalmente verde), todas esas mujeres fuertes (deseosas de meterse en la cocina), todas esas MINORÍAS.

¿Es que nadie piensa en los NAMEKIANOS?

Gente cuya destrucción del planeta se resuelve EN CINCO MINUTOS. ¿Es que no sabéis lo que un VISIONARIO DIRECTOR podría haber estirHECHO CRECER esa escena?

Y todos esos movimientos, ¡pudiendo haberla hecho entera a cámara lenta! ¡¡¡PERO SI ES QUE NO TIENE NI CGI!!!

¿Acaso alguien pagaría por esto?

Pues claro que no. Es una versión que carece de grandeza, de entendimiento, de comprensión, de daños civiles colaterales.

Motivos todos porque los OBVIAMENTE la serie esta cuyo nombre no recuerdo es para la infancia.

A ver si os creíais que nadie piensa en los niños.

Vocabulario joven: nerfear

«Nerfear» quiere decir «hacer bajar las habilidades o capacidad de algo a propósito». Por ejemplo, si en un videojuego multijugador un personaje es tan superior a los demás que es difícil perder con él los desarrolladores crean un parche en que bajan las estadísticas de ese personaje para hacer las partidas más igualadas. Y en argot se dice que han «nerfeado» a dicho personaje. Vamos, que lo han desgraciao

Por cierto, ¿habéis visitado la nueva web de Panini Cómics?

https://www.panini.es/shp_esp_es/comics.html

Totus Illuminati: Endjuego

Nuestra historia tiene un final triste.

El Iluminador cerró prematuramente tras sólo tres numeros. Podría haber sido el punto de partida, el Cuatro Fantásticos de un rico y extenso Nelsonverso contenido dentro del MNCU.

Ciertamente otros personajes que pudieran unirse un dia para vencer a las amenazas del sindiosismo y las filosofias nueva era que ninguno pudiera derrotar por separado ya habían tenido sus propias cabeceras.

Sin embargo tal conjunción no tuvo lugar. El motivo alegado fué el habitual: ventas bajas. Lo que hace que uno se pregunte en qué otros tebeos podría gastarse sus escasos centavos un joven adolescente durante la primera mitad de los años 90.

Queria decir en qué otros tebeos que hablaran de la lucha de la fe contra el poder del Maligno podría gastarse sus escasos centavos un joven adolescente durante la primera mitad de los años 90.

En todo caso Marvel Nelson tenía un plan B. Si el mercado estaba saturado de superheroes quizá había que buscar una alternativa en las adaptaciones de novelas. Al fin y al cabo todo género es válido cuando, a diferencia de los guionistas de hoy en dia, tu intención no es pretender convertir a tus lectores a tu ideología sino simplemente hacerles pasar un rato entretenido.

Y Marvel Nelson pueden presumir de estar entre los primeros en haber transvasado a las viñetas esa obra literaria que hoy en dia conoce todo el mundo. Esa que ha marcado las constantes que han acabado siendo tropos inevitables de su subgénero.

Comenzando por eso de empezar la historia con un mapa que defina las bases de su mundoconstruyendo.

Continuando con ese protagonista normal y corriente que recibe la visita de un poderoso mísitico que le embarca en una peligrosa aventura.

Una gesta que le lleva a atravesar procelosos pantanos…

…a casi despeñarse desde inalcanzables cumbres…

…hasta encontrar temporal refugio en antiguas construcciones habitadas por sabios inmortales…

…y recibir de angelicales criaturas regalos que le ayuden a completar su viaje. Necesarios pues culmina en un efrentamiento con esa legendaria criatura de sombras y fuego.

EL POLLÓN

Ehm…

Quería decir «el APOLLÓN«, en qué estaría yo pensando.

Si por mucho que sude el protagonista se ve claramente que como mucho ahí debajo hay una minúsucula polliQUIERO DECIR me han hackeado la cuenta…

Como todos habreis imaginado, esta obra no es otra que…

El Progreso del Peregrino, el hito imperecedero de la literatura de aventuras. Y habiendo visto y leido decenas de adaptaciones modernas de otras obras del mísmo género la publicada por Marvel Nelson resulta refrescante. En primer lugar porque frente a estos tebeos modernos nacidos bajo la vigilante mirada de editores que se creen comisarios políticos y pretenden hacernos tragar su forzada multiculturalidad en El Progreso del Peregrino se conservan las características étnicas de sus personajes.

¿Acaso no es posible que cuatro doncellas aleatorias sean una blanca, otra asiática, otra latina y la otra negra?

La violencia que contiene es intríniseca a la historia y necesaria para su desarrollo pero nunca llega a regodearse en ella ni mostrarla gráficamente. No hay chorretones de sangre ni decapitaciones

Bueno vale, en esa página sí, pero eso eran serpientes. ¡Serpientes! Ni que las serpientes fueran un animal creado por Dios como todos los demás. Si tanto os gustan llevároslas a vivir a vuestras casas.

Otra cosa compeltamente ausente en El progreso del Peregrino y que tristemente es cada vez más habitual en los tebeos modernos es la omnipresente sexualización, venga a cuento o no. Si puderiamos viajar en una máquina del tiempo (para desesperación del Partido Comunista Chino) y mostrarle a sus autores Martin Powell y Seppo Makinen las barbaridades que se publican hoy en dia se caerian de la silla. Alucinarian de cómo la más inocente obra con la más pura de las intenciones es mancillada con torrentes de sexo.

Más aún, cómo desde el desembarco de los enfermizos tebeos provinientes de Japón que en aquellos días apenas había empezado tímidamente el mero sexo normal ya no basta, debe tener un marcado componente fetichista.

Y ya si combina uno y dos fetichismos diferentes miel sobre hojuelas.

Y quien dice miel dice «lasciva y aceitosa saliva» y quien dice «hojuelas» dice «tenso y musculado cuerpo de chulazo indefAY QUE VER, QUE ME HAN VUELTO A HACKEAR LA CUENTA…

Joven y radical

Bueno, el punk. El punk es joven y radical . El punk lleva siendo joven y radical desde su fundación, que más o menos hemos acordado que data de 1976 y que llega a su punto culminante un año después. El punk lleva siendo joven y radical 45 años, que no es poca cosa para ser joven ni para ser radical. Pero como todos sabemos, el cómic de superheroes es visionario. Casi tan visionario como Zack Snyder. Por eso en 1972 ya había personajes radicales, como Yondu, que han pervivido hasta nuestros días.

Otros han pervivido, pero menos, como OMAC, que ya eran radical en el nada radical año 1974.

Pero visionarios aparte, el punk y los superhéroes radicales empezaron, como empieza casi todo lo bueno, con los mutantes. Así tenemos a Tormenta, que empezó a ser punk y joven y radical en 1983. 6 años después de la aparición del punk.

Como suele ocurrir, el cómic mainstream permitió desarrollarse a las obras pequeñas e independientes, por eso en 1987, cuando el punk contaba apenas una década, tuvimos a otro importante personaje punk y radical.

Y sí, claro que en ambos casos el punk era aún una cosa un poco de mirarla y no tocarla, y por eso ambos personajes estaban inspirados en un personaje de gran importancia en la cultura popular, y en ADLO!

Siempre joven, siempre radical.

Desde entonces, el punk ha definido en nuestra imaginación esas dos facetas inmortales de nuestra cultura, la juventud y la radicalidad. ¿Qué hay más radical que la policía? La policía GENIAL!

Pero en el mismo año 1993, con 17 años de punk, otro personaje joven y radical se presentaba a los lectores.

Y cuando una idea buena, lo mejor es no soltarla. El punk seguía siendo joven y radical con 26 años, cuando en 2003 conocimos a Quentin Quire, que tomaba la radical y juvenil decisión de cortarse el pelo.

Y un año después, en Ultimate X-Men, conoceríamos a la versión joven y radical (¿no lo era todo el Universo Ultimate?) de Alison Blaire.

Aparición taquiónica que influyó en el videoclip de 2002 de la banda The Distillers.

Pero como el punk no puede parar de ser joven y radical, seguía siéndolo con 40 años, cuando conocimos a Xiomara Rojas en las páginas de los nuevos y radicales Teen Titans.

Por supuesto, seguía siendo joven y radical en 2020, cuando con 44 años a sus espaldas se expresaba en la puntiaguda identidad del Clownhunter.

Y es que con 45 años, el punk sigue siendo la mejor forma de expresar que algo es JOVEN y radical.

Y el que diga que hay estilos más jóvenes que el punk, es que no tiene NI IDEA.

Venirse muy arriba

Que estamos con ROB!, y que la visión del artista debe siempre imponerse, pese a la cortedad de miras de estudios o del público. Ya ha llovido desde que ROB! sacó la primera edición remasterizada de su primera saga de Youngblood (0-5), en la que además de hacer un nuevo recoloreado, reordenó las escenas de los seis episodios y cambió los diálogos. El cacareado Snydercut es un poco lo mismo, además del hype de la semana en el competitivo mundo de las plataformas multipantalla, que no es apenas diferente del de los tebeos de los años noventa en cuanto a estrategias de marketing para enganchar abonos (en la actualidad me vienen sentimientos encontrados con la frase Cuando pienses en basura, piensa en Akeem).

Pero parece que la jugada será mucho más maestra de lo que podíamos esperar. El cubata que le están sujetando debe haberse quedado ya aguado.

 

Glorioso.

¿el siguiente paso? lo tengo claro, versión sin diálogos.

Y recordad que debe tener escenas de Watchmen por algún cajón.

Aleluya, aleluya

Todo esta esta polémica, todo este hype, todo este derroche de millones… al final solo ha servido para demostrar que Zack Snyder la tiene más larga

Liga de la Justicia (2017)

Liga de la Justicia (2021)

(Que tiene más larga la lista de agradecimientos, a eso me refería, claro)

Di NOOORL a las drogas

Si existe un azote de la humanidad desde que existe la civilización ese es el de las drogas. Incontables son las vidas que su implacable guadaña ha segado y más incontables aún las que ha arruinado. Su siniestra sombra sólo palidece ante la de una amenaza aún mayor, la de la fibromialgia (pero eso es otra historia).

Como decía, el número de personas cuyas vidas han descarrilado por culpa de las drogas es incalculable. Es por ello que no podemos sino aplaudir la iniciativa del Ayuntamiento de Villaquilambre, Leon (aplaudir a una página offline pero aplaudir igualmente) de dar un paso adelante con su campaña contra las drogas. Es cierto, campañas contra las drogas ha habido muchos y a estas alturas hemos visto de todo desde alegres vídeos de jóvenes felices hasta cronembergianos gusanos trepando nariz arriba. Por eso la campaña ¿villaquilambresa…? es una refescante novedad.

Porque en su Ayuntamiento saben que los niños son el futuro.

Y por ello su campaña se centra en los más pequeños de la casa, usando a personajes de novelas gráficas tebeos con los que tanto se identifican para promover los valores de vida sana y responsable que encarnan.

Porque ese es el mayor peligro de las drogas. Esa promesa de que un ignoto elemento químico va a convertirte en alguien especial.

Y no, pequeñuelos que sin duda leereis este texto. Es una promesa vacua y falsaria. ¿Acaso vuestros heroes en la vida real, los deportistas que tantas satisfacciones internacionales nos proporcionan, han recurrido a las drogas para llegar a donde están? ¡Claro que no! Sus plusmarcas y sus medallas se deben a su tesón y esfuerzo personal y no a ningún suero.

Igual que con vuestros heroes de la ficción.

(via Mastes of Naming via Fino Filipino)