La física en el Universo Marvel

Este verano Marvel ha publicado (entre otros microeventos) The Prodigal Sun, la presentación en sociedad de Prad’d’gul, un alienígena que no tarda en cruzarse con Estela Plateada. Y ejque el espacio son cuatro calles

Pero claro, como todo el mundo sabe, el sonido no se desplaza en el vacío, así que los dos personajes no pueden comunicarse

Cosa que soluciona el más reciente Poochie personaje de Marvel creando una pequeña atmósfera alrededor de las cabezas de ambos interlocutores

Y si os parece raro que ahora se puedan escuchar a pesar de que el sonido todavía tendría que atravesar el vacío que todavía hay entre sus cabezas, pensad que un alienígena acaba de crear dos miniatmósferas a partir del aire de su interior con un chasquido de dedos (un gesto que, al parecer, sirve para todo). ¡La física en el Universo Marvel es totalmente distinta a la que conocemos!

[Viñetas de Silver Surfer – The Prodigal Sun]

El Film

Amigos, adláteres… chsss… Por favor, no aplaudais tan alto, que estuve anoche hasta las tres de la mañana tuiteando y empinando el codo y tengo una resaca que ufs…

Decía que otro año más es nominada al Oscar™ a Mejor Película Extranjera una de Almodóvar. Que es curioso que sepamos que ya hay una película española nominada y luego haya que esperar hasta enero del año que viene para conocer el resto de nominaciones ¿no? Bueno, que me desvío, decía que otro año una de Almodóvar. Y como todos los años vamos a perder. Y seguiremos perdiendo mientras no aprendamos que la única manera de ganar es jugando a su mismo juego.

Y el caprichoso destino acaba de señalarnos el norte…

Si, amigos. El futuro es el Cine de Superheroes Serio. El público por fin se ha hartado de esos tan espectaculares como intrascendentes desfiles de chistosos personajes de colorines viviendo irreales aventuras repletas de explosiones.

Si, vale, ya sé que llevamos diez años diciendo que el público está harto de cine de superheroes pero esta vez va en serio. The Yonker ha ganado el León de Oro a mejor película en el Festival de Venecia y si en algo se especializa el festival de la Ciudad de los Canales™ es en predecir el rumbo de la historia del séptimo arte como atestiguan su visionario premio a Una Paloma se posó en una Rama a Refelxionar sobre su Existencia en 2014. Por supuesto nadie es infalible, ni siquiera un festival de cine, y sólo una temporal ceguera puede explicar que en 2009 no se premiara la remake de El Teniente Corrupto dirigida por Werner Herzog y protangonizada por Nicholas Cage.

Pero estoy divagando otra vez, cosas de la resaca. Aunque la prensa y el público acaben de descubrir el Cine de Superheroes Serios nosotros sabemos que lleva un tiempo existiendo como género por derecho propio. De hecho el año pasado el mayor éxito de crítica y público fué una adaptación de una de las más famosas y clásicas sagas de la historia de la DC que conservaba casi completamente el argumento original y apenas cambiaba una palabra de su título (cosas de la dictadura de lo políticamente correcto).

Así que el camino a seguir está claro. Adaptar un tebeo pero elevándose por encima del infantil material original, usándolo como base para hablar de los Grandes Temas. Desprendiendose de lo supérfluo, todo eso que sólo un inmaduro lector de tebeos podría considerar irrenunciable, para redimirlo haciendo ARTE del de verdad.

Es algo que nuestro cine patrio ya ha hecho antes.

Como en Anacleto Agente Secreto, ese sagaz retrato de la paternidad y cómo su carga de responsabilidades te cambia la vida.

O en Capitán Trueno y el Santo Grial, esa acerada disección de la inestabilidad laboral moderna y de cómo un emprendedor explota y estafa a sus trabajadores impunemente.

Pero si bien meritorios estos filmes son sólo los primeros pasos. Debemos estar a la altura del reto que supone el estreno de The Yonker y responder con una cinta que demuestre que esta es la patria de Buñuel. De Saura. ¡De Fresnadillo! Vale, podríamos hacer una copia españolizada y luego decir que el guión ya estaba escrito cuando se estrenó la norteamericana.

Que en eso también tenemos una larga tradición. Incluso tenemos a un actor perfecto para el papel del Bromista.

No, no me refiero a Javier Bardém.

Hablo del figurante que contrata La Sexta para hacer de independentista revoltoso.

Pero ¿por qué limitarnos a homenajear la obra maestra de Todd Phillips? ¿Por qué no adelantarle por la derecha adaptando otro personaje? Lo que necesitamos es una franquicia inmediatamente reconocible internacionalmente. De la que ya se haya hecho una película que prometía una continuación que nunca se llegó a rodar. Que tenga un personaje central para el que tengamos un actor perfecto. Y no me refiero sólo a que sea bueno. Tiene que poseer una personalidad pública que haga que todo el mundo se pregunte por qué nadie le había dado ese papel antes. Y unas habilidades físicas e intelectuales que hagan que todo lo que veamos en pantalla resulte perfectamente creible y realista.

¿Y sabeis qué?

La franquicia existe y el actor también.

Quién mejor para interpretar a Vega, el maestro luchador de Spanish Ninjitsu…

…que Fran Rivera, cintutón negro de aikido que ha salido en la revista Cinturón Negro (a secas).

(y me habría salido con la mía si no hubiera sido por esos otakus entrometidos)

Salvajes omisiones

Este mes llega a España uno de los títulos más GENIALES que ha publicado Marvel en los últimos años. ¡Y en prestigioso formato grapa, nada menos! Savage Avengers está guionizada por Gerry Dungan, al que asumimos buen acólito de ROB! tras varios años guionizando a Muertopiscinas, y dibujada por uno de los Mike Deodatos que hubiera disponibles este verano. La cabecera conecta con la llegada de Conan el Bárbaro a la actualidad del Universo Marvel, lanzándolo al corazón de la Tierra Salvaje, donde hará equipo con otros populares personajes de La Casa de las Ideas en una historia llena de sangre, batallas y señores que huelen regular.

Lo que me ha llamado la atención, más allá de la indudable GENIALIDAD de toda la colección, ha sido la forma en la que Panini ha decidido promocionar a estos Salvajes Vengadores. Me encuentro este anuncio a toda página en la contraportada de mis Vengadores de la Costa Oeste, y hay una duda que tengo…

“Lobezno, Veneno, Elektra, El Castigador y… ¡Conan el Bárbaro!”. Vale, hasta ahí todo bien (es un decir), pero quién es el señor negro que lanza rayos por las manos que sale en la imagen. ¿Es un villano? ¿Algún personaje misterioso que aún no conocemos?

Pues no, se trata del Dr. Voodoo, un personaje creado en 1973 por unos desconocidos como Lein Wein y Roy Thomas para esa cabecera nada relevante llamada Strange Tales. El buen doctor ha tenido más de 200 apariciones desde entonces, haciendo equipo con Spiderman, Daredevil, la Cosa, Blade y, sobre todo, el Doctor Extraño. También formó parte de algunos grupos menores de Vengadores y participó en el evento Invasión Secreta. A pesar de todo es evidente que es el menos popular de los personajes que nos presenta el anuncio, pero tanto como para ignorarlo no me parece.

Quizá sea una cuestión de espacio para la rotulación del texto, me dije. Pero luego abrí otro de mis tebeos mensuales y me encontré este otro anuncio en formato texto.

¡Caramba! Parece ser que aquí tampoco cabía el nombre del bueno del Dr. Voodoo. Es algo más sospechoso, porque da lugar a avisar de que el primer número es básicamente una pelea entre 2 de los 6 personajes principales, casualmente dos de los hombres blancos del equipo. Digo casualmente porque, bueno, ya sabeís, hay…4. De 6 personajes en el equipo. No está mal. No podemos decir que no haya representación racial, está Elektra (que es griega, pero tendrá que valer) y… ¡pero bueno! No me digas que justo el Dr. Voodoo es el único personaje no occidental de la colección. Seguro que eso no tiene nada que ver con que sea el menos conocido y al que ningunean en la promoción. Es todo cuestión de espacio.

Bueno, quizá la web de Panini podría haber tenido el detalle de haberle incluído, para que no parezca solo un personaje que está para hacer relleno y cumplir la cuota mínima de personajes no blancos del cómic.

Quizá se trata de que el personaje tiene un papel mucho menos relevante en el equipo, pero se le ha incluído en la portada. Haciendo de tripas corazón, me digo, voy a leer SALVAJES VENGADORES número 1.

¡Vaya! Pues sí que sale. En 3 páginas como mucho, hay que decirlo. Por otra parte, el Castigador sale en, literalmente, una viñeta. Y Elektra y Veneno no salen. Claro que viendo como acaba el número, igual es que algunos han dado por hecho que no va a salir mucho más. Debe haber sido eso. Los de marketing han visto que se cargaban al único personaje negro del cómic y han dicho, bueno, este ya no vuelve.

Sin embargo, hay que decir que, como buen tebeo de superhéroes, el personaje muerto no aguanta ni 20 páginas sin revivir. En esas 20 páginas seguimos solo con él, con Conan y con Lobezno. No es hasta el número 3 USA que aparecen en acción Elektra y el Castigador ¡Casi todo el equipo, tal y como nos habían prometido! Veneno sale ya para el número 4. Nada, en 4 meses ya están todos los personajes de la promoción del tebeo, aparte del tío este al que no merece la pena mencionar.

La semana que viene seguimos hablando de Salvajes Vengadores, una serie tan GENIAL que la podría haber dibujado Frazetta ¿Todavía dudáis?

CONTAD

LOS

PIES

Cebulsquito y su voraz apetito

Nada más coger el cargo de Editor en Jefe de Marvel, a C.B. Cebulski le dejaron bien claro cuales debían ser sus prioridades: no interferir con lo que de verdad da dinero, que son las películas y el merchandasing, desarrollar algún que otro concepto nuevo por si sale peliculeable y ya, de paso, vender lo más que pueda, que a Disney eso siempre le gusta. Y en vista de que este año la editorial cumple los 80 años de historia, se lo ha tomado a pecho.

Volver a cifras millonarias de ventas para un tebeo (ey, es de lo poco que nos falta en este revival noventero de eventos, portadas múltiples y demás). Y en vista de esto, este Verano ha sido apabullante en cuanto a salidas. Hemos tenido el número 1000 de Marvel Comics (¿los tienes todos o te faltan 998?), ese en cuya elaboración se han quemado todos los cartuchos de la agenda de Tom Brevoort.

Había otras portadas, pero nos gusta esta

Ochenta equipos creativos diferentes para ochenta páginas (en las que, por cierto, a ROB! le asignaron el año 1991, como ya anticipamos por aquí que harían si tenían dos dedos de frente), un tour de force editorial que bien por lo especial del fasto podría tener la recompensa de las siete cifras.

Pero en Marvel, como en DisneyLand, cada día debe ser especial y magnífico, razón por la cual también han aprovechado el Verano para darle a Jonathan Hickman los aparejos para devolver al Universo Mutante a tiempos pretéritos de gloria. Con dos títulos de entrada, como estaba siendo norma. Dando aquello que se quiere y ama. Con diagrama. Al Yona nadie le hace la cama. Con diagrama. Elfos, mutantes y Krakoa, quien no le guste que se jo*. Otro firme candidato a romper el techo de cristal del mercado.

Otro producto destinado a atraer a las masas y contentar al marvelita es la miniserie con la que Mark Waid y Javier Rodríguez cuentan la Historia del Universo Marvel. Tanto este producto como el anterior contarán en nuestro país con una edición alternativa especial con misma portada y mejor gramaje. La ocasión lo merece ¿será este título el agraciado?

Las demás editoriales se suman también a la fiesta en el río revuelto. En Image, además de un número muy especial en una serie muy popular (no lo desvelo por si alguién de los que siguen los recopilatorios o las series de televisión no lo sabe todavía), Todd McFarlane se apunta el tanto de igualar a Cerebus como serie propiedad de su creador con 300 números a la espalda (de los cuales los primeros 40 pueden encontrarse en castellano en infinidad de formatos recopilatorios, pero el último centenar lo llevan a un ritmo muy relajado).

Y si hay algo más bonito que igualar un récord es superarlo, de forma que también hemos asistido a la aparición del número 301 del Engendro. Haciendo Historia.

Con portada de McFarlane, que siempre es un lujo.

La Distinguida Competencia recurre a sus dos pesos pesados en un título que regurgita conceptos pendientes de la epopeya de «El Snyder que se Ríe» (no preguntes de qué o quién, lector).

Y tambien…ah, no, al final esto no.

Desde luego, Verano ya no es sinónimo de monotonía en el mercado de los tebeos. Cosas de autónomos. De manera que con todos estos candidatos dentro de la coctelera, y sin cifras todavía en la mano, se ha avanzado ya que el tebeo más solicitado del mercado americano en el mes de Agosto ha sido…

…este.

Un hito más en la progresión de Donny Cates manejando secundarios. Una muesca a añadir a haber incorporado al continuo a un Frank Castle que en un futuro alternativo es un Heraldo de Galactus que viaja en moto. Dicen por tantos sitios que lo aclaman que terminarán haciéndolo verdad.

Veremos hasta dónde ha llegado cuando den las cifras, pero entre tanto recordAdlo!: Revival noventero.

Puedes sentirte contento, Cebulski. Con suerte, a lo mejor Disney hasta se plantea sacar película del personaje.

Scooby 50

Mi intención para hoy era repasar los cómics de Scooby Doo aprovechando que el Viernes 13 se cumplieron los 50 años de su primera emisión. Lo que pasa es que eso ya lo hice en 2016. Así que había que pensar en algo nuevo. Y, francamente, en tres años tampoco ha dado tanto tiempo como para que lanzaran muchos nuevos números uno.

En lugar de eso decidieron que, ya que tenían dos series, Scooby-Doo! Where Are You? y Scooby-Doo! Team Up, lo más sensato era ir alternándolas. Cada una un mes. Así hemos llegado a este momento en el que la primera serie está ya en el cien. Moviendo esas portadas:

Sí, desde hace tiempo obligan a los dibujantes a acercarse al estilo de los dibujos oficiales, no fueran a confundir a los lectores.

Además de eso la segunda serie ha llegado a la segunda, como siempre llegan a estos sitios.

Con una Crisis. Que tiene algo de sentido porque es el último capítulo de la serie, claro. Aunque se permiten, por supuesto, algunas cosas…

Pero entiendo que esto os puede parecer poco para celebrar un 50 aniversario, así que quizá… podríamos repasar las series de TV.

Todo lo que lleva a su creación estaba en el posteo de 2016, sí, pero podemos ir a un poco más adelante, a las series propiamente dichas ya. Así que…

Con What a Night for a Knight comenzó la serie en la CBS. La primera temporada sería un exitazo y llevaría a una renovación rápida por ocho capítulos más. Lamentablemente, además de cambiar la intro, decidieron darles menos dinero. Así que empezó el reciclaje -más aún- no tanto de tramas como de fondos y animaciones. De modo que cuando terminó a finales de 1970 decidieron no continuar con este formato… al menos no de momento.

En su lugar en 1972 comenzaron a sacar una serie de películas de una hora que unía a Scooby y la pandilla con otros personajes -reales o no- para unos Team Up que se titularían The New Scooby-Doo Movies.

Batman y Robin, La Familia Adam, Don Adams o Sonny y Cher serían algunos de los invitados especiales durante las dos temporadas que durarían estás… películas. También sería lo último en salir en la CBS en una temporada porque tras la emisión entre 1972 y 1973 quedó la cosa parada hasta que en 1976 el personaje saltó a la ABC.

A la ABC llegó, en parte, porque Fred Silverman -uno de los principales impulsores de la serie hasta el punto de ser el motivo del nombre de Fred– había dejado de dirigir la primera cadena y se había pasado a la segunda. Y quería contenido en el que pudiera confiar, por ejemplo este Scooby… aunque no llegaría solo.

Silverman quería otro personaje de éxito, uno nuevo. Su apuesta sería Dynomutt, Dog Wonder, un robo-perro torpón que acompañaba a un superhéroe. La idea era montar The Scooby-Doo/Dynomutt Hour, con una serie nueva –The Scooby-Doo Show– que ofrecería un capítulo de cada hasta llegar a la hora. En el primer capítulo de Dynomutt este y su compañero superhéroe Blue Falcon se encuentran con Mystery Inc. Siguiendo un estilo similar al de las películas les dan la alternativa, salen de nuevo en el segundo y, a partir de ahí, siguen cada uno por su lado. (Bueno, hubo algún cruce más, pero vaya) Para reforzar el interés la ABC acabaría incluyendo la reposición de uno de los capítulos de la serie original.

Pronto se fue viendo que aquello iba a durar lo que durara, pero mientras incluirían a un nuevo miembro de la familia Doo. Es decir…

No, no, Scooby-Dum. El primo tontainas de Scooby.

Para 1977 quedó claro que lo de Dynomutt iba regular, así que tras pasar de la hora de antes a la hora y media de añadir la reposición de la serie antigua deciden darle un aire completamente nuevo. Dynomutt pasa a tener solo 11 minutos y a los dos episodios de Scooby se añade uno de 11 de Capitán Cavernícola (En su presentación junto con las Teen Angels) y , lo más importante, la nueva serie Laff-A-Lympics. Un programa de competición al estilo del Battle of the Network Stars (un programa de la ABC que enfrentaba a personalidades de los tres grandes: ABC, CBS y NBC) Así que hicieron un grupo con Yogi, otro con Scooby y otro con -claro- los malos.

Y sí, suena exactamente tan peculiar como parece.

Lo curioso es que decidieron que lo más sensato era meterle cambios al año siguiente. Dynomutt se iba a tener su propio programa (ehm…), el título pasaría a ser Scooby’s All Stars y, otra novedad, las reposiciones también se irían a su propio hueco. Porque, de hecho, en lugar de tener reposiciones de la antigua Scooby-Doo, Where Are You? produjeron una tercera temporada, ocho años después… que fueron cancelados como a la mitad. Haciendo que al final se usaran como si fuera The Scooby-Doo Show. De modo que cuando se canceló el contenedor se cancelaron también esas dos series distintas.

En 1979 llegaría el primer especial para televisión, Scooby Goes Hollywood. Un especial meta en el que Scooby celebraba su primera década intentando que los Ejecutivos le dieran un programa en horario de máxima audiencia.

En cualquier caso, y pese al espanto que fue este especial, le dieron una nueva serie. Esta vez intentaron lograr traer de nuevo a una audiencia joven metiendo a un nuevo miembro de la familia Doo. Y sí, me temo que esta vez sí.

Scooby-Doo and Scrappy-Doo sería una serie que incluiría a, claro, Scooby y Scrappy. Entraría primero en un contenedor junto a Richie Rich para, rápidamente, tener su propio espacio junto con una serie de cortos de los dos con Shaggy (sí, sin el resto)y una nueva serie que intentaban vender, Las aventuras de Puppy. Como casi de costumbre. Esto fue así de 1980 hasta el ’83.

En 1983 intentaron crear un punto intermedio. The New Scooby and Scrappy-Doo Show intentaba replicar los misterios pero de una forma más… juvenil. A Scooby, Scrappy y Shaggy se les uniría Daphne, y ahora trabajarían como reporteros de incógnito en una revista juvenil. En serio.

Habrá quien piense que no se podía caer más bajo que esto. Y entonces llegó 1985 para demostrar que nos equivocábamos. Porque en ese año se estrenó…

De nuevo los fantasmas eran reales. Scooby, Scrappy y Shaggy los habían liberado de un baúl y ahora tenían que volver a meterlos allí. Daphne volvía a parecer y añadían un par de personajes más. Vincent Van Ghoul (con voz de Vincent Price, que accediera a participar en la serie fue una de las dos únicas cosas buenas que salieron de esto) que les guiaba con su magia para hacer frente a los fantasmas, y Flim-Flam, un joven hispano huérfano que les ayudaba y que si Scrappy os parece Poochie antes de Poochie tendríais que conocer a este. El personaje era tan detestado que incluso uno de los productores asociados, Tom Ruegger, le tenía manía. Ruegger es la segunda cosa buena que salió de aquí, sus toques de humor -que ya venía usando desde la serie anterior- sirvieron para que cuando la cadena se hartara de todo esto y decidiera un cambio completo le dejaran hacer.

También sería la última serie en al que aparecería Scrappy, así que quizá había una tercera cosa buena.

Ruegger, con ese sentido del humor tan peculiar, salvaje y absurdo, lograría gran éxito en los noventa como creador de Tiny Toon, Animaniacs, Pinky y Cerebro o Histeria! Pero antes de eso crearía una de las mejores series de Scooby-Doo!

A Pup Named Scooby-Doo se estrenó en 1988 y proponía a la vez una mirada en la juventud de los personajes – dentro de una tendencia de la época – y lo hace con mucho humor. Incluido un personaje regular llamado Red Herring. La serie sería un éxito, duraría cuatro temporadas y acabaría en 1991, debido en parte por la deserción de los equipos técnicos y artísticos a las series de Ruegger, incluso aquellas en las que no trabajaba como creador como Freakozoid!

Mientras tanto, seguían las películas con monstruos en lugar de gente disfrazada (sob) e incluso una historia inconsecuente estilo Las Mil y Una Noches. Es cierto que a fuerza de salir películas aparecería alguna interesante como Scooby-Doo on Zombie Island (1998), o se añadiría algo al canon como el grupo The Hex Girls.

Scooby-Doo and the Cyber Chase (2001) sería otro hito, sobre todo por ser la última tras la muerte de William Hanna y antes de la compra por parte de la Warner. Tendría adaptación a un par de formatos, por supuesto.

En 2002 se estrenó la película del personaje en acción real, guionizada por un tal James nosequé. Gunn. Algo así. En 2004 se estrenaría la segunda.

Ese mismo 2002 Warner / Cartoon Network presentaba su primer reboot del personaje centrado en algunas actualizaciones como quitarle el ascot a Fred o hacer a Shaggy vegetariano. El resultado sería What’s New, Scooby-Doo?

Ah, sí, lo de Shaggy era porque su voz original, Casey Kasem, era un vegetariano convencido que tuvo una bronca en los noventa porque le obligaron contractualmente a ponerle voz en un anuncio para Burger King. A partir de ahí se negó a dar voz al personaje si no se especificaba que era vegetariano, algo que le apartaría del mismo durante más de un lustro. Porque hasta este nuevo lanzamiento no aceptarían el cambio.

El éxito de las películas, sin embargo, haría que la CW se interesara por ella. Lo suficiente para hacer una serie ‘actualizada’ con villanos reales pero más informáticos que monstruosos y con una historia tirando a ridícula que incluye centrarse en Shaggy y Scooby y añadir un robot –Robi– como tercera rueda mientras el resto del reparto habitual se queda en un remoto segundo plano. La serie, estrenada en 2006 se llamaría Shaggy & Scooby-Doo Get a Clue! Y es más una obra de humor de aquella época que algo que podamos asociar al personaje.

Esta encarnación duraría dos temporadas -más de lo que yo esperaba- hasta 2008. Para 2009 tocaba un nuevo aniversario -el 40- que incluiría otra película-precuela de acción real, Scooby-Doo! The Mystery Begins, un telefilme para el Cartoon Network. Al año siguiente sería Scooby-Doo! Curse of the Lake Monster. Tendría que haberse estrenado también una nueva serie pero hubo problemas.

Problemas sería casi el segundo nombre de Scooby-Doo! Mystery Incorporated. Una reimaginación de la serie capaz de conjugar a la vez un cambio en los personajes dándole temas y tramas más adultas y manteniendo el humor, añadiendo guiños a los clásicos y sabiendo mezclar todo de manera que nunca falte o sobre. ¡Y añadiendo un arco de largo recorrido! Estrenada finalmente en 2010, los problemas la perseguirían desde casi su primer día.

Estamos ante una de las mejores series de los personajes, pero la cadena la odió desde casi el primer día. Le parecía demasiado oscura, y derivativa. Las broncas entre sus creadores, Spike Brandt y Tony Cervone, con la cadena sería parte de la marejada en la animación que se vivió durante esa década.

Tras el final de esta versión en 2013 Cartoon Network pudo pasar a una nueva versión, más cómica.

Be Cool, Scooby-Doo! estrenada en 2014 y que, aun compuesta solo por dos temporadas, llegaría hasta 2018, tenía un buen punto de partida perdido en una aparente desidia por desarrollar el potencial -inesperadamente el personaje estrella lograría ser Daphne – y, por supuesto, lo malo que era cualquier comparación con la anterior.

Sí, en 2018 también tendría lugar el crossover con Supernatural. Aunque ya había aparecido en 1997 en Johnny Bravo, 2002 con Harvey Birdman, 2011 en Batman: The Brave and the Bold hasta llegar en 2018 con Monster Party, un episodio de OK K.O.! Let’s Be Heroes en las que personajes de Scooby-Doo and the Ghoul School -aunque nadie del Scooby Gang– aparecen en esta.

Y, por supuesto, entre medias seguirían apareciendo especiales y directos a vídeo, incluyendo algunos junto a la WWE. En 2018 saldría también Daphne & Velma, una especie de precuela o algo, de los personajes.

De la música y los videojuegos ya hablaré en otra ocasión.

En 2019, además de un par de estrenos directo a vídeo que recuerdan estos 50 años con Scooby-Doo! and the Curse of the 13th Ghost y Scooby-Doo! Return to Zombie Island. Subiendo la lista de estos telefilmes directos a vídeo hasta 33.

2019 vería también el estreno de la más reciente serie, recuperando el espíritu de aquellos team up y para el servicio de streaming de Boomerang, el cacharro infantil de Warner. Es decir, Scooby-Doo and Guess Who?

Entre la gente que aparecerá esta vez está Weird Al Yankovic, Pen & Teller, Steve Urkel (sí, en serio) y en el capítulo 13, redondeando esos 50 años con What a Night, for the Dark Knight!, tendremos a Batman.

Teniendo en cuenta todo lo que está por venir – película de imagen real, de animación, nuevos cómics y series…- supongo que volveremos a vernos.

Aunque sea en una fiesta de convención de viejos conserjes.

Instagrameos de verano

Aquí vamos: junio, julio y agosto del 19 de un vistazo. No son buenos, pero al menos son recientes

Ver esta publicación en Instagram

Cría cuervos y tendrás un teléfono móvil #1964 #marvel #tos51

Una publicación compartida de Eme A (@emea75) el

Ver esta publicación en Instagram

Me siento TAN identificado :_( #peanuts1995

Una publicación compartida de Eme A (@emea75) el

Tuiteos de verano

Concretamente del verano de 2019, no me he ido muy lejos a buscar

Jokers del futuro pasado

A veces la tentación es fuerte. Por algo tengo la carrera de Periodismo, lo llevo en la sangre, me lo pide el cuerpo: ir a la Wikipedia (o fusilar un hilo de Twitter de alguien que lo haya hecho) y dejaros una lista de películas de superhéroes que ya tiene un Oscar.

Lo sé, lo sé, probablemente es lo que muchos están esperando. Pero creo que supone darle demasiada importancia a los premios. Y todos sabemos que la crítica está comprada, y que todo esto es papel mojado para hacer algo de clickbait con unos premios cuyas nominaciones todavía no conocemos sobre una película que todavía ninguno hemos visto.

¿Qué importan los premios cuando puedes dejar un legado, una huella indeleble sobre la Historia? ¿Qué es un Oscar o, por decir algo, 3, al lado del papel fundamental que Joker ya ha dejado en la cultura popular para la posteridad?

Se han acabado los prejuicios contra el cine de superhéroes. Ya no volverá a pasar que nadie nomine a media docena de premios a, yo qué sé, una película de Marvel de 2018, para que a final no se lleve nada. Nunca más tendrán que preocuparse los superhéroes de que solo se puedan llevar premios menores como Mejor Película de Animación, Mejor Maquillaje o esa chorrada de Mejor Actor de Reparto. Ahora, gracias al Joker, cualquier película ganadora de un Oscar A LA MEJOR PELÍCULA podría NO estar basada en un cómic de superhéroes.

Por ejemplo, la Ganadora del Oscar a Mejor Película en 2017.

O la Ganadora del Oscar a Mejor Película en 2015.

O, por decir, la de 2014

O incluso más atrás. Podría ser la Ganadora de un Oscar a la Mejor Película de 1993.

O la de 1990.

Incluso películas anteriores a que existiera eso que llamamos el cine de superhéroes podrían estar NO basadas en un cómic de superhéroes.

Como por ejemplo, la Oscarizada Kramer contra Kramer.

¡Un nuevo mundo de posibilidades se abre ante nosotros!

¡Viva el CINE!

¡VIVA JOAQUÍN FENIX!

¡VIVA YOUKER!

Rentreesteza

Alguien dijo que las vacaciones no están para dejar de hacer cosas, sino para hacer cosas distintas. En mi caso, aunque por lo poco publicado por aquí parezca que me he estado tocando los narices, he ido leyendo esos materiales especiales que se suelen dejar para las grandes ocasiones. El material europeo en blanco y negro. Lo gafapasta, que también lo llaman.

Dos ucronías han caido: La Noche de siempre (Ramón de España, Montesol, y prólogo de Isabel Coixet) y Los Ignorantes (Étienne Davodeau).

Ucronías ambas, sí. La primera, publicada a principios de los ochenta, juega con las ganas de aquella juventud de beberse la noche, de salir, de ligar, de disfrutar, de querer hacer tan especial cada noche hasta el punto que todas terminan pareciendo la misma. Pero al mismo tiempo es un mensaje optimista, un canto a las libertades conseguidas tras el franquismo (época que entonces era considerada mala). Y esta es la ucronía que plantean los autores ¿Y si el franquismo no hubiera ocurrido?¿que habría sucedido, cómo hubiera cambiado la sociedad? pues según los autores, si no hubieramos perdido esos 39 años por el camino habríamos avanzado hasta el punto…

…de que en los ochenta contaríamos los chistes que en nuestro continuo son actuales en 2019.

Los Ignorantes es más ombliguista. Un tebeo que trata sobre hacer tebeos. De eso y de vino, como buen material francés. El autor se retrata a si mismo, y en estas lides asumimos que será inevitable que se dibuje más guapo, con menos tripa y con más pelo. Es una licencia artística universal (Monteys también lo hace) , aunque en este caso Davodeau extiende este manto de perfección a los amigos que aparecen en la obra. Esto convierte al también en una ucronía, en este caso una en que…

…una en que Gibrat suele entregar a tiempo.

Y así me ha ido el verano. He seguido también, por supuesto, revisitando los clásicos como cuando terminé la temporada pasada, e insisto en las que rumiaba entonces, en que Sinnott sabe cosas. No es normal que me entere más de la soterrada debacle de Ciudadanos en las Bibliotecas Marvel que en los medios.

De vuelta al tajo entonces. Yuju. Snif.

Las portadas de Vampirella

Los que hayáis ido siguiendo la sección DC News este verano habéis asistido en diferido al nacimiento de una estrategia comercial que se relaciona con los años 90, la de las portadas múltiples para un mismo tebeo, pero que goza de una excelente salud y un brillante futuro a día de hoy

Dynamite Comics ha lanzado una nueva serie de Vampirella (la quinta, según sus cuentas) para celebrar el 50 aniversario de la creación del personaje. Y para que el número 1 se venda bien han apostado por las portadas múltiples. Y si Dynamite en cualquier tebeo del montón ya te saca cinco o diez cubiertas distintas, en una ocasión especial como esta publica…

..un total de ochenta y siete portadas protagonizadas por la vampiresa del espacio (siendo exactos solo aparece en ochenta y seis de las ochenta y siete, una es una «blank cover»)

Cada vez estamos más cerca de lo que hace unos años parecía una utopía, el peak de la personalización: un cómic con una portada distinta para cada lector