Todas las señales

Es cierto que las cosas nunca acaba de saber uno por dónde van a salir.

Es igualmente real que cuando te quieres dar cuenta hay una moda y hay que subirse a ella y lo que cuesta eso. Con deciros que ROB! no ha hecho ni el #meToon ni el #DollyPartonChallenge. Con lo que nos gustas a nosotros Dolly Parton…

Pero resulta que el éxito de Youker ha traído otra cosa que uno no esperaba. Igual que el éxito de Watchmen ha traído una cosa que uno no esperaba. Y que… Bueno, lo váis pillando.

A ver, vosotros pensáis en el renacimiento del género superhéroico y en su impulso creativo, de premios, de taquilla y todo eso…

(Es decir, si no eres una periodista que lo mismo decide que está declinando en televisión o que Lo que más me gusta son monstruos es de miedo)

y lo lógico es que pienses que va a ayudar a lanzarse a obras más que parecidas. Obras que compoarten una sensibilidad, unos códigos, una intencionalidad ética y estética. Es decir…

¡SPAWN!

¿Porque en qué podrái pensar una persona que está viendo Youker que en hacer esto mismo con la obra magna de TODD!?

Las señales, os digo. Las señales nos esperan. Las señales que nos van a dejar en la cara.

¡A ver si ROB! aprovecha y relanza también SHRINK! !

Esa película que no es de Marvel de la que usted me habla

Frente a los agoreros fatalistas convencidos de que nos acercamos a un escenario de monopolio por parte de Disney, este año asistimos al estreno de una película de superhéroes completamente distinta y nueva por parte de ese estudio que no tiene nada que ver con Marvel: Sony Pictures.

¿Qué? No, no, esa no. Yo hablo de Bloodshot.

Una película que no tiene nada que ver con Marvel. Basado en un cómic de Valiant Comics, la editorial fundada por Jim Shooter (¡nada que ver con Marvel!), el personaje de Bloodshot fue creado por Kevin VanHook (supervisor de efectos especiales de la película de Daredevil en 2003), Don Perlin (guionista de colecciones que nada tienen que ver con Marvel, como el Caballero Luna o el Motorista Fantasma) y un tal Bob Layton, famoso entre otras cosas por haber creado una cabecera llamada X-Factor que, por supuesto, no tiene nada que ver con Marvel tampoco.

La estrella protagonista de la historia, que da nombre a la película, es Vin Diesel.

Junto a él encontramos en el casting de la película al actor Toby Kebell.

Esta referencia no es fácil, es el Dr. Doom del reboot de los 4 Fantásticos.

Junto a ellos el actor de Outlander Sam Heughman y la actriz Eiza Gonzalez, que no sale en ninguna película de Marvel porque ser mujer y latina ya son demasiadas minorías hasta para la woke Disney. Completa el reparto más conocido el actor Guy Pearce, que hace de científico que parece bueno pero al final es un villano que hace experimentos con la gente.

¡Nada que ver con Marvel!

Al mando, siendo su debut como director de una película, tenemos a David S.F. Wilson, cuyo trabajo hasta ahora ha estado relacionado con los efectos especiales (en, por ejemplo, Vengadores 2 La Era de Ultrón) y los videojuegos (destacando Mass Effect 2, The Elder Scrolls Online y numerosos videojuegos de Star Wars).

¡Nada que ver con Marvel!

En los guiones tenemos a Eric Heisserer y a Jeff Wadlow. Para este último no es su primera experiencia escribiendo superhéroes ya que escribió el guion de Kick Ass 2.

Venga, otra vez. Aunque esté pilladito por los pelos aquí… ¡Nada que ver con Marvel!

Y es que evidentemente, frente a las exageraciones sobre el auge de un inmenso monopolio por parte de Disney en la industria, no cabe duda de que sigue habiendo espacio para ideas creativas e intrépidas y para autores que no se conforman con jugar en los estrechos márgenes de la empresa con orejas de ratón. Bloodshot es, sin duda, una de las grandes esperadas para este 2020, y no en vano, puesto que hay en ella, sin duda…

…una gran genialidad.

El Futuro Refuerzo del Packaging

Amigos, voy a decir algo inesperado y sorprendente: vivimos en una Era Dorada™.

La del packaging.

Las continuas reediciones de clásicos en nuevos formatos (los Hombres de Negro necesitan financiación) presentan oportunidades increibles para diseñar nuevas e impactantes carátulas. A ello se une el hecho de que las técnicas reprográficas asistidas por computadora hacen que en el presente sean inconcebibles errores del pasado como que la carátula de Cortocircuito venga con fotos de Cortocircuito 2 o la de Promesas del Este indique «extras por confirmar».

No señor.

Las cuidadas ediciones en formato físico que podemos disfrutar hoy en dia han sido packageadas siguiendo los más altos estándares de calidad. Y las fotos de la película con que han sido ilustradas han sido escogidas acorde a los más estrictos criterios estéticos y de calidad.

Porque bueno, errar es humano y se podría colar una foto que en realidad fuera de RoboCop 3.

Pero no dos.

Ni de coña.

En absoluto.

Para nada.

Y aunque tal hecho improbable pudiera llegar a tener lugar lo que ya sería cósmicamente imposible es que la tercera foto…

…ya fuera directamente la de un jugFIGURA DE ACCIÓN.

Completamente ¡INCONCEBIBLE!, creedme. Que eso pasara implicaria una búsqueda por Google Images en la que no se había acertado ni por casualidad…

…o la malévola intervención de un infiltrado fan de la remake de 2014…

Década y media de evolución

Cuando Robert Kirkman empezó Invencible en 2003 incluyó una escena escatológica en el nº1 para probar que en esa serie no iba a tener miedo a forzar los límites del mainstream. Me estoy refiriendo, claro, a esta:

Y si la viñeta os suena, quizá sea porque no es la primera vez que la usamos en este blog

Cuando Gerry Duggan empezó Dead Eyes en 2019 incluyó una escena escatológica en el nº1 para probar que en esa serie no iba a tener miedo a forzar los límites del mainstream. Lo que pasa es que esos límites se habían ensanchado un poco bastante desde 2003, así que la escena que le salió fue esta:

Adanismo

¿Tenéis vosotros también la sensación de que hay cosas en los tebeos que cada cierto tiempo vuelven a suceder? ¿y también en las cosas que rodean a los tebeos? ¿es acaso esta la primera vez que sale por los medios la noticia de «por fin la app definitiva para leer comics».

Pero hay cosas que distinguen la iniciativa de Tebeox de otras anteriores. Por una parte su contenido es exclusivo, de forma que si no te suscribes, no hay forma, literalmente hablando, de saber qué te estás perdiendo. Esto puede jugar tanto a su favor como en su contra, pero la segunda característica es que este proyecto de negocio está auspiciado por Lanzadera, la plataforma de generación de empresas de Fernando Roig.

Tebeos Hacendado. Un día no sabes ni que existen, y al siguiente no puedes vivir sin ellos, cuidado. Es por tanto algo a tener en cuenta, de forma que me miré la noticia con atención, encontrándome un dato altamente importante:

Describe a su lector medio como un individuo maduro, de entre 40 y 50 años que añora los tebeos de su infancia como «Mortadelo y Filemón» o «13, Rue del Percebe»; a diferencia de lo que representa su púbico objetivo, jóvenes lejanos al papel y pegados día y noche a sus dispositivos móviles, en alusión a «millenials» y miembros de la «Generación Z».

Las métricas de una app consiguen dar más información de mercado que todos los brainstorming y estrategias de mercado de las editoriales más importantes.

Las principales casas de las ideas siguen con el mantra de que cada pocos años el público lector se va recambiando, los lectores que entran por los que salen, de manera que podemos volver a matar a Fénix, abandonar los Cuatro Fantásticos, hacer perder los poderes, etc, porque para el que llega será completamente nuevo.

Pero la realidad es que no hay recambio, somos los mismos de siempre, que vamos comulgando con ruedas de molino cada vez más gordas. Algunos han sabido ver esto, y adecuan los precios al supuesto poder adquisitivo de su público. Así que no os extrañe si de aquí no demasiado los precios hacen una bajada brusca y luego van subiendo un cero como poco por cien cada año. Es porque estarán ajustándose a las pensiones.

Es por esto por lo que podemos hacer eso de «Todo esto ha sucedido antes«. No tanto por sabios, sino más por viejos. Pero también porque se repiten más que el ajo, todo hay que decirlo. Incluso lo que para muchos parece nuevo.

Año 2007. DC Comics publica Green Arrow Year One, historia que cuenta las primeras andanzas del personaje.

Tranquilos, supongo que sabéis que lo del Year One ha pasado antes. Hay una nueva edición cada año que nos lo recuerda.

Año 2012. Una comunidad internaútica reacciona ante la cosificación de la mujer en la historieta con The Hawkeye Initiative, en la que recrean ilustraciones reales cambiando a las heroinas por Ojo de Halcón en la misma pose.

Una forma transgresora de hacer ver lo ridículo de una situación. Algo que no se había visto antes ¿o tal vez sí?

Pues oye, no niego que para muchos les pueda venir de nuevo…

…pero os puedo asegurar que algunos ya lo habíamos visto, y además tomandoselo en serio. Benditos Noventa.

(y ahora pongo como última imagen del post otra foto de Juan Roig para que ni facebook ni twitter espoileen el final)

El Reinado de los MuseosdelCómic

Todo esto ha pasado tantas veces que lo raro es que no vuelva a pasar más de continuo.

En España llevamos a vueltas con un Museo del Cómic tanto tiempo que se diría que su no-existencia es parte de nuestra existencia. Es algo que se ha reclamado desde los sectores del cómic casi más que el que dejen de decir que Superman es de Marvel.

Hace como una década el Tripartito (me niego a hablar de lo que fuera aquello) dijo que iban a desembolsar dinero para un Museo del Cómic. Así que parecía que estaba más cerca de… Bueno, a ver, como haber había foto.

Porque, en realidad, y como decía Joan Navarro, lo aprobaron en el último momento.

Por supuesto en diez años las cosas pueden cambiar mucho -que le pregunten a Navarro– y a día de hoy lo de ese Museo… Bueno, mejor que vuelva a ser Santamaría el que os lo cuente:

Así que parece feo decirlo, no ya porque llevemos algunos años comentando cosas sobre estos museos, sino porque estas cosas con el cómic ya se sabe…

¡EL MUSEO DEL CÓMIC HA MUERTO!

Da comienzo El Reinado de los MuseosdelCómic.

¿Cuál de esos cuatro misteriosos Museos demostrará ser el auténtico MuseodelCómic?

¿Será el Museo del Cómic que si no es niñato al menos es pequeñato?

¿El Museo del Cómic que no computa?

¿El Museo del Cómic que también está abierto pero parece que tampoco existe porque es n?

¿ O será ese extraño Museo del Cómic que nadie sabe muy bien de dónde demonios ha salido?

Estas cosas son cíclicas. Con deciros que los del proyecto de Avilés -sin relación con el InCelsius, por supuesto, al menos hasta que decidan traerse a Dave Sim– llevan años reclamando también que qué hay de lo suyo mientras los políticos lanzan sus consignas diciendo cosas como que «sea un referente del cómic en el Norte de España» porque como todo el mundo sabe Sant Cugat está en Murcia. Pero como el de Sant Cugat dice que es el primero porque Arlanza/ Solarana/ Burgos por fin han debido de lograr la independencia de España, pues tampoco vamos a ponernos muy exquisitos.

Entre otras cosas porque, como todos sabemos, en realidad en esto del mundo del cómic…

…nunca se sabe cuánto tiempo permanecerá algo muerto.

(Un saludo a Joan Navarro que nos estará leyendo)

Series vivirán, series morirán…

Amigos adláteres, ha llegado el momento de revelaros algo que os va a sorprender y que jamás pensasteis que llegaría a decir: vivimos en la Era Dorada de las Series™

Y qué mejor ejemplo de ello el recientemente concluido megacrossover Crisis en Tierras Infinitas que ha revolucionado el Arrowverso.

Cruces de series que comparten universos ya los ha habido antes. Cómo olvidar encuentros clásicos como los del CSIverso, el Leyyordenverso o el de Sleepy Hollow con Bones.

Pero ah, amigos, crossovers tan absolutamente bien escritos, tan preñados de ideas tan inesperadas como innovadoras no los ha habido como estas Crisis. Como botón de muestra sólo contaré que durante el cuarto episodio nuestros heroes, en un desesperado gambito por derrotar al villano cósmico que quiere arrasar el universo, acaban revisitando momentos clave de su pasado memoria.

Sin embargo la asignatura en la que Crisis alcanza la matrícula de honor superando todo lo superable es en la de cameos. Desde el primer minuto del primer episodio la excusa del multiverso ha permitido a Berlanti integrar en su multicontinuidad toda clase de series y películas, de las más clásicas a las más recientes, de las mas recordadas a las más olvidadas. Todas incorporadas como continuidades por derecho propio.

Sí, incluida ESA en la que estais pensando.

En el penúltimo episodio de Crisis asistimos incrédulos a la inesperada participación de un personaje que nunca pensamos que volveríamos a ver y mucho menos en una serie de la DC televisiva. Que bueno, esto es un ESPOILERACO pero ¿qué es un ESPOILERACO entre amigos?

Porque, como quienes ya lo habeis visto ya os habeis imaginado, me estoy refieriendo a…

…la cantera abadnonada donde tenían lugar las peleas finales de los Power Rangers.

Que además cualquier juntaletras podía haberla incluido y haberse quedado satisfecho pero no nuestro Berlanti, no. Él sabe que si muestra la cantera…

…tiene que mostrar una pelea con masillas que explotan…

…y un malo que cuando parece que está derrotado resucita en tamaño Godzilla.

¿Qué impactantes consecuencias puede traer la introducción de la cantera abadnonada donde tenían lugar las peleas finales de los Power Rangers en esa reconstruida continuidad en la que a partir de ahora van a desarrollarse las series del Arrowverso?

Bueno, al principio del cuarto episodio Berlanti deja caer una sutil pista.

¿O sólo yo me he dado cuenta de que los colores de las luces de los edificios de Maltus coinciden sospechosamente con los de los diferentes Power Rangers?

You may say I’m a dreamer…

Ayer se sintió una gran perturbación en la fuerza.

Y no era cosa menor, porque apenas un poco antes había ocurrido una cosa…

Y claro, la gente empezó a especular. Y a soñar.

¿Os imagináis un mundo en el que las cosas de DC se editasen en formatos ridículos para parecer tebeos más serios?

¿Os imagináis DC en España enviando notas de prensa a todos los medios todos los meses a ver si cuela?

¡Y COLANDO!

¿Os imagináis un mundo donde hubiera vuelto el equilibrio a la fuerza, y, de nuevo, los tebeos de Marvel pasasen a ser “los baratos”?

Bueno, o puede que al menos, se pusieran al mismo precio.

Finalmente parecía todo una falsa alarma.

Aunque es cierto que en Astiberri han empezado a hacer movimientos…

…y han fichado a un portadista de Batman para sacar tebeo en 2020.

A ver cómo sale Joker de los Oscars. Igual aún nos sorprenden.

Puntillismo de origen

Cuando le quedaba poco en el convento (es decir, en Marvel), Brian Bendis tomó las riendas de Iron Man. Gran parte de lo que le han pagado en DC puede deberse a cómo dejó despues de aquello a Tony Stark (gracias al cine, el vengador más popular del momento) y a Victor Von Muerte (el único personaje disponible entonces evocador de la grandiosidad de Los Cuatro Fantásticos, que estaban, ejem, deslocalizados). Para desfacer aquel doble combo, Marvel tuvo que llamar a Dan Slott para que cogiese a Iron Man y reabriera la cabecera de Los Cuatro Fantásticos.

Se habla poco de Dan Slott. Pero en ambos títulos, lejos de renegar de la herencia recibida, ha sabido cogerla y sacar algo con chicha de ella. En Iron Man ha creado un entorno coral en torno a Tony Stark que recoge las contradicciones e hiperbólicas vivencias y tira adelante con ellas. Hablaría más sobre el tema, pero me temo que al tratar sobre esos backups físicos y mentales a los que se ha sometido Stark en los últimos tiempos diría que guardan demasiadas coincidencias con asuntos que se están tratando en Altas Grapas Hickmanianas, y no quiero comparar una situación con otra…todavía. Además, esta serie no ha llegado ni a los veinte números y ya la han cerrado. Prefiero hablar sobre lo que hace en Los Cuatro Fantásticos.

En Los Cuatro Fantásticos ha creado un entorno coral…recoge las contradicciones e hiperbólicas vivencias…sí, también, ha hecho avanzar a casi todos los personajes a un nuevo status de manera brusca y al mismo tiempo natural, lo que es motor de nuevas situaciones que han convertido el título en una maravillos sitcom durante su primer año. Pero en el entorno hostil del mercado americano debes ser noticia SIEMPRE, y si no generas un bombazo cada cinco o seis meses se te comen. Es por esto que de cara al segundo año Slott arranca en la serie con la saga Punto de Origen, que nos llega ahora a nuestro país en el nuevo formato de cuaderno (¿o no os habéis dado cuenta de que han cambiado el material de las grapas por algún metal precioso?).

Cuaderno que por cierto Panini ha indexado como su número 14 #114, cuando en realidad debería ser 14 #114 Legacy #659, pero no creo que quede más gente leyéndolo a la que le importen estas cosas. Slott aprovecha una visita de los personajes a una exposición sobre el primer accidentado vuelo del cuarteto para meter el gusanillo al grupo de repetir la gesta e ir, esta vez con la adecuada protección contra los rayos cósmicos, a la lejana galaxia dónde pretendían llegar en sus inicios. El tiempo dirá si la saga será trascendente o si se terminará catalogando como una muesca más en la tradición que tiene el grupo de irse por el espaciotiempo de aventuras. Pero en el primer episodio se nos presentan a dos personajes cuya presencia se dejaba notar desde el primer episodio de la era Marvel:

Duke Duchman y Sandy Saunders, los astronautas que iban a acompañar a Reed y Ben en aquel primer vuelo experimental, aquellos cuyos asientos terminaron ocupando Johnny y Sue.

Visto en perspectiva, parece mentira que hayan pasado casi sesenta años y nadie hubiera caido en la cuenta de siquiera mentarlos.

Si no fuera porque alguien sí que los tuvo en cuenta antes.

Chris Claremont.

1998. Número 11 del volumen III (Heroes Return, para entendernos) de los Cuatro Fantásticos. Claremont y Larroca. El inglés hizo suyos (¡y de qué manera!) a los personajes, y tomó la costumbre de comenzar muchas veces los episodios con escenas inconexas de la trama principal, cuyo verdadero significado solía aclararse o en un futuro muy lejano o directamente nunca. En aquella ocasión volvimos a asistir a la mítica escena del despegue primigenio. Mucha atención al sexto globo de la segunda viñeta.

Burroughs y Hennesey.

Esos eran en aquel momento los nombres de los dos pilotos que no viajaron.

¿Qué ha sucedido? pues que una de las dos versiones debe estar equivocada, evidentemente.

El hecho de que Duke Duchman y Sandy Saunders sean el tipo de nombres aliterados que crearía Stan Lee (a menos que alguien diga ahora que Kirby también ideaba los nombres de los personajes) juega mucho en favor de esta nueva versión. Aun sin conocer los nombres de pila de Burroughs y Henessey, no parece el tipo de nombres que Stan sería capaz de escribir dos veces seguidas de la misma forma.

Tenemos que mirar con cautela pues, Los Cuatro Fantásticos de Claremont.

Y con esta nueva perspectiva se entiende mejor la escena random que abrió el número 16 de su serie.

Resumiendo mucho bastante, el grupo iba a embarcarse en una saga de esas en las que surcaban el espaciotiempo encontrando aventuras, y parecía que el detonante de ese deambular cósmico iba a ser la actuación en la sombra de Margali Szardos (madre adoptiva de Rondador Nocturno), Destino (compañera de Mística) y Legión (hijo de Charles Xavier), personajes que como reza la quinta sexta caja de texto, llevan en el alma cicatrices imposibles de borrar. Los Defensores, vaya.

Lo que pasa es que más adelante, Reed Richards aclara que el ir y venir dimensional de los siguientes episodios viene causado por…por lo que diga en el primer globo de la segunda viñeta.

Por un transceptor experimental doblador del espacio. Uno que apañó con cuatro cosas mientras unos kree habían transportado las ruinas de la torre de las cuatro libertades al area azul de la luna. Reed McGuiver. El primer viaje causado por los Defensores sería una coincidencia. Una coincidencia claremontiana, una de tantas. Al nivel de que cuando persiguen al grupo los Lobos de Guerra y la Tecno-Red (en misión encargada por Roma y Opal Saturnina), huyen por una discoteca, salen por la puerta de atrás…y en el callejón se encuentran con una banda de guerreras con la que al confrontarse contraen una deuda claremontiana de honor, un cabo que seguirá catorce números después cuando la misma banda asalta al cuarteto (para saldar la deuda de honor, obviamente) y resulta que son un ejército dirigido por nada menos el Dios Hares, tío de Hércules. Casualidades. Mi favorita es la forma en la que terminó aquel periplo, cuando recalaron en el futuro de la Zona Negativa. Los apresa el Annihilus del futuro, con la casualidad que en su nave se encuentran con cajas (rotuladas con un 4) de algún momento en que ese Annihilus del futuro robaría componentes del cuartel de los Cuatro Fantásticos. Justo los componentes que a Reed le hacían falta para calibrar bien su transceptor experimental doblador del espacio, del tiempo, y de las dimensiones. Casualidades todas. Si el Universo es un pañuelo, el Multiverso es una caja de toallitas (no tirar al wc).

Pero nada ocurre por casualidad.

Del trío de Defensores no se vuelve a saber nada y sin noticias seguimos de aquella alianza hasta hoy. De manera que revisitando la serie he acudido a Google para ver qué se sabía de aquello. Sí, he rebuscado para saber cómo acababa. Y me ha quedado claro.

¡Era la Margali Szardos de Tierra-99315!

Eso explica también cómo es que Margali Szardos vuelve a aparecer en Paris a la altura del número 20 de la serie y no se hace mención a lo de los Defensores. Era la Margali de Tierra-99315. Eran los Defensores de Tierra-99315. Y siguiendo la línea de pensamiento ¿podría ser que los Cuatro Fantásticos de Claremont y Larroca fueran los de Tierra-99315 o de otra paralela?

Una Tierra en la que entre sus adversarios y compañeros más habituales estarían la Tecno-Red, la sargento Jones, Margali Szardos, el cuerpo de Capitanes Britania, Opal Saturnina, el estado de Genosha…una en la que las piezas de los transceptores experimentales dobladores se buscan entre ellas por el continuo para repararse. Una tierra en la que los pilotos se llamaban Burroughs y Henessey.

Visto así, todo cobra sentido. Los Héroes Reborn ocurrieron en un Universo de bolsillo. Los de Claremont ocurrieron en otra Tierra. Con lo que los Cuatro Fantásticos-616 de Lobdell, Davis y Farmer empalmarían directamente con los de Loeb y Pacheco. Tengo que hacer la prueba de leerlos así y comprobar que no queda ningún fleco. Bueno, está el pequeño detalle de Valeria, pero como los gaditanos le cambiaron el origen seguramente no se notará mucho…

Y todo esto nos lo ha aclarado Dan Slott con sólo dos viñetas. Con Duke Duchman y Sandy Saunders.

Lo dicho, se habla poco de Slott.